Baby-led weaning: cómo empezar

Con la peque estaba completamente decidida a hacer baby-led weaning cuando llegara el momento de introducir la alimentación complementaria.

Con el Mediano lo intenté pero enseguida me eché para atrás porque con su altísima demanda no tenía tiempo ni fuerzas para ponerme al tanto de qué habría que hacer, por lo que al final terminé recurriendo a lo que ya sabía preparar: purés.

Como ya he comentado en muchas ocasiones, mis hijos mayores son muy malos comedores, tanto de cantidad como de variedad de alimentos que ingieren. Los que lo sufráis ya sabréis cómo desgasta este tema. En mi caso, hasta el punto de que si tuviera que elegir la cosa que peor llevo de mis hijos sin duda alguna os diría que es esta: lo mal que comen.

Quizá por ese motivo estaba tan absolutamente convenida de hacer alimentación complementaria autoregulada con la Niña. El método de por si me gusta, pero además vista la mala experiencia con los mayores, pienso que repetir otra vez el mismo camino es absurdo. Algo que me gusta del BLW es que el bebé conoce cómo es cada alimento de verdad, no con mezclas extrañas o texturas que no le son propias. El bebé toca, huele, espachurra y aprende cómo es cada alimento tanto en sabor como en textura, aprende cuánto tiene que masticar cada cosa, etc. Yo no sé si con esto conseguiré que la niña coma mejor que sus hermanos, porque pienso que debe tener un cierto componente hereditario. Pero desde el punto de vista de aprendizaje, me parece mucho mejor.

 

Baby-led weaning: cómo empezar

Desde mi punto de vista una de las peores cosas del BLW es que no sabes por dónde empezar.

Yo al menos me he sentido muy perdida sobre qué alimentos ofrecer y, sobre todo, cómo ofrecérselos.

Creo que tenemos muy interiorizado el tema de los purés y nos resulta complicado salir de ahí:

  • En gran medida porque no confiamos nada en que nuestros hijos sean capaces de alimentarse si no se lo damos todo triturado.
  • Y porque tampoco tenemos referentes.
  • Y es algo tan poco frecuente que es complicado encontrar otra madre cerca con quien compartir experiencias. Yo lo he intentado y lo único que he encontrado son padres y madres a los que les tengo que explicar de qué estoy hablando. Que en general cuando lo cuento la acogida es buena, pero nadie lo ha puesto en práctica así que no me pueden aconsejar.

En definitiva, lo que he dicho siempre: falta de tribu.

He querido escribir este post para compartir las cositas que he ido aprendiendo.

Hoy día hay bastante información en la red, nada que ver con años atrás, pero igualmente espero que mi experiencia como madre-no-experta os pueda servir.

 

¿Cuándo empezar a ofrecer alimentos al bebé?

Hasta los 6 meses de edad el bebé debe estar alimentarse con lactancia exclusiva, ya sea materna o artificial.

A partir de ahí podríamos empezar a valorar introducir la alimentación complementaria.

Es muy importante tener claro que estos alimentos son complementarios a la leche, que sigue siendo la principal fuente de alimento del bebé hasta pasado el año.

Los expertos recomiendan que no atendamos tanto a la edad sino a los signos que muestra el niño de estar preparado para empezar a comer. En concreto:

  1. Que se sostenga sentado solo y sin ayuda
  2. Que muestre interés por los alimentos
  3. Que no tenga reflejo de extrusión

¿Y esto cuando se cumple? Por mi experiencia, difícilmente a los seis meses. Sí que puede que el bebé tenga interés por los alimentos (más por curiosidad que por hambre) pero lo más habitual en un bebé de seis meses es que no se sostenga sentado bien tiesito.

¿Esperamos entonces? Mi idea era esperar. Mi hija tenía interés por los alimentos desde más o menos los cinco meses pero el tema de sentarse lo tenía verde.

Sin embargo, hablando con Iria Quintáns, de Nutri en Familia, me comentaba que las reservas de algunos nutritientes pueden bajar más rápidamente en bebés que han nacido antes de tiempo, aunque sea una prematuridad muy tardía. Mi peque nació el día 36 + 6 por la tarde. No se la consideró prematura ni en el hospital ni tampoco en el centro de salud. Pero no deja de ser una niña que nació casi un mes antes de lo que le correspondía y yo se lo noto en algunas cosas.

Baby-led weaning con seis meses

Puse todo en una balanza y decidí comenzar sin ningún tipo de presión cuando ella tenía más o menos 6 meses y 1 semana.

¿Por qué en ese momento? Porque fue cuando empecé a notar que aunque necesitaba algo de soporte para no caerse, no se bamboleaba sentada en la trona y además era una posición que ella le gustaba mucho porque le permitía ver el mundo mucho mejor.

 

¿Por qué alimentos empezar con el baby-led weaning?

Creo que es uno de los temas que más loca me ha traído porque cada cual te dice una cosa.

En la consulta de nuestra enfermera dan unos consejos totalmente desactualizados en los que te marcan el orden exacto de introducción de los alimentos y hasta las cantidades que debes administrar cada día.

Sin embargo, hoy día existe consenso en que el orden de los alimentos no es importante ya que no previene de alergias retrasar algunos. Que lo único que hay que hacer es introducir los alimentos de uno en uno y en pequeña cantidad, dejando que el bebé aprenda y experimente más que obligándole a engullir.

 

Alimentos que ha probado la niña con 7 meses y 1 semana

Os cuento lo que ha comido la niña durante este primer mes de baby-led weaning:

  • Calabaza en el micro o asada, sola o en otras preparaciones.
  • Patata cocida, sola o en otras preparaciones.
  • Boniato, cortado en bastones y al horno como si fueran patatas o en otras preparaciones.
  • Judías verdes, cortadas muy pequeñas dentro de pequeñas albóndigas.
  • Zanahoria, hecha en el micro, para comerla sola o dentro de alguna comida.
  • Brócoli. Cocido o al micro, le gusta mucho. Quiero probar a hacerlo en el horno.
  • Bimi, que viene a ser lo mismo que el brécol pero con el tallo más largo.
  • Coliflor. Cocida, le gusta mucho pero chorrea un montón.
  • Cebolla, cocinada con carne picada.
  • Pimiento rojo, a la plancha en bastones o dentro de albóndigas.
  • Calabacín, a la plancha.
  • Guisantes, mezclados en otra preparación.
  • Ternera, en carne picada. Le hago hamburguesas (simplemente la carne y vuelta y vuelta en la sartén) o albóndigas (mezclando con otros ingredientes). Le encanta.
  • Pollo, en carne picada, en pequeñas hamburguesas hechas a la plancha.
  • Pan integral y sin sal. El único sitio donde lo encuentro es en Mercadona. Son como panecillos pequeños. Los corto por la mitad, los congelo y voy sacando cuando necesito. Le encantan.
  • Garbanzos, los utilizo muy habitualmente para hacer albóndigas. Le gustan mucho.
  • Arroz, en bolitas con otros alimentos.
  • Avena, bien para hacer albóndigas o bien para hacer un porridge que puede tomar solo o con mini-trozos de fruta. Le encanta.
  • Plátano. Solo o mezclado con avena.
  • Pera. Normalmente se la mezclo con avena porque si no no hay forma de que la coja, se le resbala mucho.
  • Manzana. La meto en el micro 1.5 minutos. No le hace mucho caso así que tengo que probar al horno a ver si mejora la cosa.
  • Aguacate. Le encanta. Normalmente se lo unto en el pan.
  • Tomate. Untado en el pan o bien en otra preparación.
  • Aceite de oliva.

Para entender conceptos, romper mitos y coger ideas de qué preparar me han venido MUY bien estos libros:

Ofertas disponibles en Amazon.es

 

Alimentos que le voy a dar a probar ya mismo

Os cuento los alimentos que tengo pensados, más o menos, para el próximo mes. Luego voy adaptando según surge, pero mi idea es más o menos la siguiente:

Baby-led weaning experiencia

Aunque me da un poco de miedito, hoy mismo voy a empezar a introducir el huevo porque me parece un alimento muy versátil, que nos va a facilitar mucho poder cocinar luego otras cosas. En este caso voy a hacer una introducción larga de una semana, añadiendo cada día un poquito más.

Si el huevo va bien, voy a darle a probar pescado. Los cánones antiguos recomiendan no dar pescado azul pero creo que le ofreceré salmón más pronto que tarde porque es nuestro pescado favorito. En cualquier caso es probable que empiece por la clásica merluza que, por cierto, es uno de los alimentos que más alergias producen, contrariamente a lo que se pueda pensar.

Kiwi y melón. Dos frutas que tradicionalmente se retrasaban mucho pero que en casa están siempre.

Lentejas. Otro alimento potencialmente alergénico (¿lo sabías? yo lo descubrí hace nada) que nosotros comemos con frecuencia.

Champiñones, cuscús, pasta de pequeño tamaño.

 

Ventajas del baby-led weaning

Para mi la principal ventaja es que el bebé aprende en cada comida cómo es cada alimento y a qué sabe y directamente aprende a comer como los mayores, por lo que nos saltamos una etapa de transición que deberíamos hacer después al retirar los triturados.

Por otro lado, aprovechamos que los bebés ahora mismo quieren probarlo todo. Porque dentro de muy pocos meses empezará a rechazar alimentos y por sus hermanos se muy bien que luego es muy difícil luchar contra esa negativa. Con el BLW me aseguro de que ahora que tiene ganas va a probar un gran abanico de alimentos sanos y ricos, algo que espero que le ayude más adelante a seguir comiendo bien.

Aunque pueda parecer lo contrario, a mi me parece mucho más cómodo preparar la comida en plan finger food que hacer purés. Tardo menos, mancho menos la cocina y es más rápido.

Otra cosa que me gusta es que dentro de nada ella estará comiendo los alimentos que comemos habitualmente en casa, por lo que no tengo que estar comprándole cosas en exclusiva para ella, que me parece cero práctico.

 

Desventajas del baby-led weaning

Personalmente creo que la principal desventaja es que supone un cambio de chip muy importante.

Hay que tener muy muy claro que el objetivo es que el bebé aprenda y que no pasa nada si prácticamente no come. Es duro porque a veces ves cómo ceban a los niños con el potito una cucharada tras otra y tienes una voz interior diciéndote “¡haz tu lo mismo!”. Pero luego me recuerdo que yo ya he pasado por eso y que no es lo que quiero para la niña. Que ella está bien alimentada con el pecho y con que pruebe un par de bocados, bien está.

Además me siento sola porque no tengo ningún referente cercano con quien comentar y, por si fuera poco, en la consulta de la enfermera pondrían el grito en el cielo si se enteraran. Que ya debería estar acostumbrada a ir contracorriente… pero no.

 

Nuestra experiencia con el primer mes de BLW

El comienzo no fue fácil. Yo estaba muy perdida y había muchos días que sentía que esto no era para mi. De hecho, publiqué en Instagram sobre este tema.

Con los consejos que me dieron otras madres 2.0 decidí seguir para adelante y al cabo de dos semanas parece que empecé a ver la luz.

Lo cierto es que la niña ha estado encantada desde el primer día y ahora le está cogiendo el tranquillo. No solo noto que tiene más habilidad cogiendo los alimentos y llevándoselos a la boca sino que noto:

  • Que empieza a tener preferencias por ciertos alimentos, es decir, que sabe lo que hace.
  • Alucino a diario con cómo es capaz de masticar, algo que yo nunca había visto con mis hijos con esa edad porque los purés no se mastican. Tiene dos dientes abajo desde los cinco meses.
  • Me encanta ver cómo coge algo que le gusta e intenta por todos los medios comérselo como puede.
  • Ha aprendido a beber agua con un vasito (este), algo que tampoco intenté tan pronto con sus hermanos.
  • Empieza a tener una rutina de comida de la que ella participa activamente.

¿Come mucho? No, come más bien poco, algunas veces apenas mojarse la boca. Varía mucho de una comida a otra. Como bien dice Julio Basulto, el apetito de los niños es errático e impredecible (esto lo tengo grabado a fuego).

De momento le ofrecemos comida al mediodía y en la merienda. La comida la hace bastante bien, con interés. La merienda suele tener muy pocas ganas y la principal beneficiada es la perra, que está ya esperando el plátano o la manzana con ansiedad.

 

¿Qué necesito para hacer BLW?

  1. Baberos

Tengo una lucha con este tema porque:

  • Los baberos le suelen quedar enormes de cuello, de modo que se le cuela la comida y lo que chorrea por ahí.
  • Los baberos con mangas le queda inmensos por lo que se le meten en el plato y no apañamos nada.

Los mejores que he encontrado hasta ahora, también recomendación de mamás 2.0, son los baberos Silly Billyz sin mangas y con bolsillo.

Se le ajustan muy muy bien al cuello y el bolsillo es genial porque se queda abierto y recoge mucho de lo que cae. Para las mangas lo que hago es subirle bien la ropa y ya. Además la calidad que tiene me parece buenísima.

 

2. Quitamanchas

Hay que reconocer que el BLW es un método muy sucio. Los mayores al principio estaban escandalizados.

Además del babero que le pongo al cuello, suelo ponerle otro en las piernas como buenamente puedo para evitar desastres en el pantalón.

En cualquier caso se agradece tener a mano un quitamanchas. Que son todos bastante malos, pero algo hacen. Mi recomendación, sea como sea, es lavar la ropa antes de que se sequen las manchas porque si no estamos perdidas.

 

3.- Limpiador desinfectante sin lejía

Yo utilizo Sanitol, os lo he nombrado un millón de veces.

Me gusta mucho cómo limpia y el olor que tiene. Imprescindible para limpiar la trona después de cada comida, antes de que se quede todo reseco.

 

4.- Una trona 

En esto hay opiniones para todos los gustos sobre si comprar una sencilla, una acolchada, una con varias posiciones, plegable…

Yo me decidí por esta trona de Beaba y estoy encantada. Es regulable en altura y la bandeja se puede quita muy fácilmente. La compré con el cojín en gris, que me parece sufrido el color 😉

Ofertas disponibles en Amazon.es

 

5.- Platos con ventosa y una pre-cuchara

Como vamos a dejar al bebé que se apañe solito, me parece imprescindible ponerle un buen plato con ventosa para evitar que salga volando nada más ponerlo en la trona.

Nosotros tenemos dos bandejas Bumkins, que recomiendo totalmente porque se pegan genial, “pesan”, y son muy cómodos tanto para mi como para ella.

La pre-cuchara sirve para que el bebé pueda tomar cosas medio líquidas, como por ejemplo el porridge de avena. Una muy buena compra que hemos hecho. Normalmente yo se la cargo y ella se las apaña para comer algo. Son de la marca ChooMee.

 

En definitiva, la niña y yo estamos aprendiendo. Como explicaba el otro día, me siento primeriza en esto, pero tras un inicio un poco confuso ahora sí lo estoy disfrutando.

Creo que cuando coma algún alimento más, como el huevo, será más fácil, y también espero con ganas el momento en que pueda hacer la pinza.

 

¿Tu bebé y tu habéis hecho baby-led weaning? ¿Os ha ido bien? ¿Qué consejo me darías?

Foto portada | Weiss Pediatric Care

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

2 comentarios sobre “Baby-led weaning: cómo empezar

  • el 30/11/2018 a las 19:08
    Permalink

    Hola!!
    Nosotros nos informamos sobre baby led weaning con nuestra primera hija porque pasaba absolutamente de los purés. A pesar de estar convencida de que era lo que mi hija quería, también tuve mis momentos de crisis, sobretodo al principio porque varias veces se atragantaba y como tenía mucha facilidad para vomitar terminaba echando la leche que había tomado anteriormente y que se suponía que era la base de su alimentación. La recuerdo devorando los arbolitos de brócoli. Para mí fue una maravilla cuando aprendió a hacer la pinza con los dedos y fue gestionando mejor lo de masticar porque reconozco que lo del principio no era baby led weaning, sino un método propio adaptado a mis miedos e inseguridades combinado con los intereses que yo veía en mi hija por manejar ella su propia alimentación. O sea, básicamente machacar las cosas sobre la bandeja de la trona y dejarla untarse hasta acertar con meterse algo a
    la boca. Ahora empezamos con la segunda de la casa que tiene 6 meses y medio. Ha probado la patata,calabaza, arroz y algunas frutas pero para llevar la contraria parece que la gusta mezclado con leche, más diluido y con cuchara. Así que, supongo que tendremos que inventar un nuevo método 🙂 . Me gusta la tranquilidad de poder estar en casa acompañando en este proceso, con calma, experimentando más que otra cosa y con la tranquilidad de que la teta siga siendo el alimento principal. Iremos ofreciendo comidas de la familia que esa es la parte que más me gusta y como me dijo mi pediatra sin orden ni medidas establecidas rigurosamente, eso sí de uno en uno.
    Mi hija mayor no comió purés,es una niña que disfruta mucho comiendo y lo que más nos gusta es que siempre está dispuesta a probar. Ha sido genial poder ir con ella a cualquier sitio y que comiera lo mismo que nosotros. Mucha suerte y que vaya muy bien! Seguro que sí! Y muchas gracias por compartir.

    Respuesta
  • el 01/12/2018 a las 22:19
    Permalink

    Yo lo he aplicado con los 3 (no exclusivamente, tambien daba papillas en la comida. BLW desayunos meriendas y cenas, ninguno cogió biberon). La mayor es de 2012. Y te das cuenta de que cada niño es un mundo y tiene preferencias muy distintas (una adoró desde el principio el tomate, otro lo odia aunque lo probo por imitacion mil veces… una come de todo y prueba, otro es muy adicto al dulce, otra es muy picajosa y fruta la que quieras pero verduras sueltas nada…), haciendo lo mismo con los 3, distintos resultados!! Asi que no es la panacea para conseguir “buenos comedores”. Aunque sí reconozco que comen muchísimo mejor que yo a su edad (bastantes verduras ?) y son muy autonomos comiendo desde bien pronto. Y nunca he tenido atragantamientos graves, ni sustos, hay que estar atenta pero normalmente tras una arcadita se soluciona solo.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com