Baby-led weaning a partir de un año

Casi sin darme cuenta la Niña cumplió y superó los 12 meses así que entramos en una nueva fase con la alimentación complementaria: el baby-led weaning a partir de un año de edad.

 

¿Qué hacemos con la leche materna o artificial?

A partir del año de edad, de manera paulatina, debemos dejar de priorizar el consumo de leche.

Esto quiere decir que, a partir de los 12 meses, en la medida de lo posible, vamos a ofrecer los alimentos antes que la leche.

En principio con esta edad el bebé ya tendrá unos horarios más o menos consistentes, sobre todo si toma biberón. En el caso de la lactancia materna ya sabemos que los niños toman muchos «chupitos» a lo largo del día así que es más complicado, aunque también es cierto que muchas veces son tomas muy cortas, que no inciden en la comida de otros alimentos.

Sea como sea, mi opinión y experiencia tras casi ya cinco años de lactancia entre el Mediano y la Tercera es que mantengamos la lactancia a demanda sin preocupación alguna. Si son las 13h, tienes un guiso en el fuego a punto de terminar, y tu bebé te pide teta, dásela. Aunque sepas que va a mamar bastante por la hora que es. Dásela y punto. Si el bebé es comilón, comerá prácticamente igual. Si no lo es, ya comerá en otra comida.

No podemos perder de vista que la leche materna al año de edad es muy rica en nutrientes. De hecho, tiene más calorías que un litro de leche de vaca entera. Durante todo el tiempo que dure vuestra lactancia la leche materna va a seguir siendo una fuente muy importante de nutrientes, además de todo lo intangible que conlleva.

Por otro lado, la recomendación de consumo de leche recomendado sería de medio litro aproximadamente. Con la teta nos olvidamos, consumirá mucha más. Si toma biberón, puede tomar ya leche de vaca entera y dejar la fórmula. Pueden también, además, tomar queso, yogures… Es muy fácil que consuman esa cantidad diaria.

 

¿Hay una crisis BLW a partir de los 12 meses?

Uno de los grandes retos, a mi parecer, del baby-led weaning a partir de un año es que suele haber una «crisis».

Normalmente los niños a partir del año de edad empiezan a comer mucho menos porque dejan de crecer tan rápido.

Como leí creo que a Julio Basulto, recordemos que no se trata de comer para crecer sino que comen porque crecen. Su apetito va a estar regido por la necesidad que tengan de nutrientes para crecer y, como van a estirar menos, necesitan menos.

Tampoco podemos perder de vista que el apetito de los niños es errático e impredecible. Si hemos hecho BLW, como alimentación autoregulada que es, lo vamos a ver clarísimo: hay comidas que el bebé coge con muchas ganas y otras acaban en el suelo. Un día come mucho y otro no come nada.

Todo esto es normal y hay que mantener la cabeza fría para no caer en empezar a ofrecer otros alimentos más apetecibles por llevar más sal, azúcar o ser precocinados. Si el bebé no quiere comer, que no coma. Es preferible eso a echar por tierra los buenos hábitos que se supone que ha adquirido durante los primeros seis meses de baby-led weaning.

En el caso de la Tercera yo no noté ningún parón a los 12 meses. Más bien todo lo contrario. De los 12 a los 14 meses la Niña ha comido como una lima. Su plato, el de los demás de la mesa y kilos y kilos de fruta como nunca había visto comer a sus hermanos. De hecho, el principal reto ha sido no caer en darle alimentos poco adecuados porque verdaderamente se indigna si nos ve comer algo y no se lo ofrecemos.

A partir de los 15 meses sí que he notado que el apetito ha bajado. Un poco, pero suficiente para darme cuenta.

Curiosamente (o no), esas semanas ha pedido mucho más pecho de lo habitual en ella. Mi Tercera no ha sido nunca tetadicta pero en las últimas semanas se ha comportado como tal, pidiendo un montón de chupitos durante el día y también haciendo algunas tomas largas que antes no eran habituales en esos horarios.

 

Desayunos BLW 12 meses

El desayuno es, de lejos, la comida del día que menos interés le produce a la Niña. Desde el principio se ha mantenido así.

Es raro que quiera desayunar recién levantada. Algunas veces mama un par de minutos y algunas veces ni siquiera eso. Normalmente a esas horas salta de la cuna como un resorte y se pone a explorar como una loca.

Comer no le interesa a esas horas así que algunas mañanas come algo una hora después de levantarse, otras veces a media mañana y algunos días llega a la comida tan solo con tomas de pecho.

La comida que más le ofrezco por las mañanas es fruta, sola o en combinación con otras cosas como huevo revuelto, aguacate con un chorrito de aceite y una chispa de sal o quesadillas de jamón york (compro uno que es 92% carne). A veces come súper bien, incluso repite fruta, y otras me como yo lo que he cocinado.

 

Comidas BLW 1 año

Con 16 meses la Tercera, que sigue teniendo un gran interés en probarlo todo, come prácticamente igual que nosotros.

A mi me hubiera gustado mantenerla un tiempo más comiendo con muy poquita sal y nada de azúcar pero me he rendido a la evidencia de que si comemos todos juntos tenemos que comer todos lo mismo, ya que ella no entiende que no le demos de lo que está viendo que comemos.

Esto nos ha servido para rebajar el nivel de sal y evitar ciertos alimentos, así como introducir otros, como la pasta y el arroz integral, cambio que hemos hecho sin problema alguno (hasta nos gusta más, de hecho).

Por otro lado, comer todos lo mismo ha facilitado muchísimo la logística familiar ya que cocinar solo para ella era una carga.

Lo que sí hago algunas veces es sacar a la mesa alguna «versión más sana» del plato que comemos todos. Por ejemplo, si hago lentejas, su plato lleva un montón de verduras picadas y nada de chorizo. De momento a ese nivel de suspicacia ella no llega.

 

Cenas BLW 12 meses

Las cenas suelen ser el quebradero de cabeza de todas las casas y aquí no son una excepción, pero tengo que decir que la mayoría de los días es la comida que mejor hace la Tercera. Por alguna razón a esas horas parece una aspiradora y es de estómago agradecido así que cualquier cosa le viene bien.

Siempre intento que las cenas no sean pesadas así que es habitual el pescado a la plancha (rape o merluza), las hamburguesas de legumbres o el huevo en tortilla.

 

«Mi bebé comía muy bien y ahora no quiere comer»

Pues sí, suele pasar.

Me lo dice mucha gente y yo misma lo viví con sus hermanos.

La Niña ha comido muy bien desde el primer día y sigue interesada en comer pero ahora rechaza muchos alimentos que antes se comía perfectamente.

Por ejemplo, se nos ha caído el brócoli y la coliflor de su lista de alimentos favoritos. Vamos, es que ahora no los puede ni ver. Yo sigo insistiendo pero en los últimos meses han acabado en el estómago del perro.

Es muy normal que a partir del año o los dos años se vuelvan «picky eaters» pero la mejor forma de prevenirlo es precisamente dejarles que se autoregulen, no presionar, y seguir ofreciendo cosas sanas, no cayendo en el error de darles galletas, bollos, snacks y demás que son muy apetecibles y les terminan quitando las ganas de comer sano.

Si algo he aprendido de estos diez meses haciendo baby led weaning es que es importante ofrecer alimentos novedosos constantemente, perdiendo muchos miedos irracionales que a veces tenemos.

Así que aunque ahora rechace cosas, yo sigo añadiendo nuevas texturas y sabores todas las semanas.

Ha rebajado considerablemente la cantidad de verdura que come (incluso a veces aparta la verdura del plato y se come los trocitos que le interesan) pero come muchísima fruta. Pero mucha mucha mucha. Junto con la leche materna, diría que es su principal alimento.

Como decía antes, pienso que el reto del baby-led weaning a partir de un año es mantener ese entusiasmo por la comida sana y, aunque vaya incorporándose a la comida de toda la familia, no caer en comer comida innecesaria. Cuando me preguntan que si la Niña puede comer tal o cual cosa siempre contesto que poder puede, pero ¿qué necesidad hay? Tiene toda la vida por delante para comer patatas fritas, golosinas, helados o galletas. Llegará un momento en que será muy difícil evitar que las coma. Esperemos a ese momento.

 

Asco a las texturas

Otra cosa que he notado a partir del año es que hay determinadas texturas que no le van mucho, por ejemplo la fruta muy blanda como las paraguayas o las ciruelas.

Este asco a las texturas también es algo muy normal y lo único que podemos hacer es respetarlo e intentar adaptarnos.

Con el paso de los meses me he dado cuenta de que no disfruta manchándose con la fruta que chorrea, así que le facilito que la pinche con un tenedor y que la coma ella o acuda al que yo le voy ofreciendo.

 

Los cubiertos a partir del año

Yo le empecé a poner cubiertos antes del año porque tenía interés.

Las precucharas son geniales para texturas tipo puré como el humus o el guacamole, los guisos de lentejas….

Tanto el tenedor como la cuchara los ha manejado muy bien desde el principio pero es ahora con 16 meses cuando empieza a no derramar casi nada de alimentos con la cuchara.

También hemos empezado a ofrecerle el agua en vaso normal y corriente y lo cierto es que bebe sorprendentemente bien.

Vuelvo a lo de antes: si algo me ha enseñado el BLW es que hay que dejar al bebé experimentar y que se manche. Y dejándole nos encontramos con que con tan solo 15 meses puede beber de un vaso normal sin apenas mancharse nada o comer arroz con cuchara sin perder la mitad por el camino.

 

Ideas y recetas de BLW a partir de los 12 meses

Ten en cuenta que un bebé de 12 meses puede ir ya comiendo lo mismo que coméis vosotros. Con esa edad habrá probado muchísimos alimentos, masticará genial y además puedes ir dándole pequeñas cantidades de sal (cuanta menos, mejor).

Con esto quiero decir que lo bueno del baby-led weaning a partir de un año es que no tienes que centrarte en recetas exclusivamente para bebés pequeños porque realmente puede comer lo mismo que un adulto, con alguna pequeña variación.

Por la red hay un montón de información sobre baby-led weaning si necesitas más ideas y recetas.

También te recomiendo que leas mis posts sobre cómo empezar con el BLW y acerca de los primeros meses de alimentación complementaria sin triturar. En ellos doy muchas recomendaciones y hablo, por ejemplo, del tema del hierro, que no voy a repetir aquí por no extenderme más.

Tiro mucho de libros de recetas, que tenemos suerte de tener a nuestro alcance algunos muy buenos. Los compro en versión Kindle y los llevo siempre en el móvil. Así los puedo consultar de noche mientras le doy el pecho y consultarlo fácilmente a la hora de hacer una receta cuando estoy en la cocina.

Mis favoritos son:

 

Al hilo de coger ideas de baby-led weaning a partir de un año te recomiendo la cuenta de Instagram @cenasparapeques. No es una cuenta de BLW en si misma sino de comidas y cenas sencillas pero ricas, rápidas de hacer, con ingredientes que todos tenemos en casa y sanas, pensando en toda la familia. María, su autora, es madre de 4, así que experiencia tiene un rato. Y además es un amor.

Me parece que es una buena recomendación porque, como digo, un bebé que ya lleva seis meses manejando alimentos en trozos está preparado para empezar a comer lo mismo que el resto de su familia. Así que realmente no necesitas recetas específicas de baby-led weaning sino ideas para presentar las comidas de una forma atractiva y apetecible. 

Justo ahora he sabido que va a sacar un libro recogiendo algunas de sus mejores recetas y también otras nuevas. Se llama como su cuenta: «Cenas para peques». Ya se puede comprar en Amazon, sale a la venta el 17 de septiembre.

 

 

Una pequeña guía de comidas aptas a partir de los 12 meses

Entiendo que necesitas ideas de comidas concretas. Qué ponerle de desayuno, de comida, merienda y cena. Te entiendo porque a mi me pasa igual y además no tengo ni tiempo ni ganas de complicarme la vida. Necesito ideas fáciles de hacer, con ingredientes muy básicos y que sean lo más sanas posibles.

Así que voy a ser muy concreta para ver si te puedo echar un cable:

Desayunos BLW

Un hábito fantástico es empezar el día con una pieza de fruta.

El aguacate también es una opción estupenda, ya sea solo o en una costa, un poquito untado, quizá en versión guacamole incluso.

El pan tostado con tomate rallado y un chorizo de aceite está de lujo.

Unas quesadillas con aguacate, queso (lo más bajo en sal posible) o pollo asado o cocido, jamón york (con el mayor porcentaje posible de carne que podáis encontrar).

Porridge solo o con frutas.

Comidas BLW desde el año de edad

El bebé puede comer lo mismo que un adulto evitando el exceso de sal y el azúcar. Tampoco debe comer frutos secos enteros, zanahoria cruda ni pescados grandes por su contenido en mercurio. Quitando esto, puede comer de todo.
Ideas concretas: huevos revueltos, tortilla (con mil rellenos posibles), arroz con «cosas», pescado a la plancha, «nuggets» caseros de pollo o pescado, guisos de todo tipo, legumbres en guiso, en «tortitas» o en hummus, ensaladas, guacamole, muffins caseros (que puedes hacer salados con aguacate y frutos secos molidos, por ejemplo), fideuá, croquetas, sopa, albóndigas de carne o pescado…

Meriendas BLW con 12 meses

Ofrécele variedad de frutas y procura evitar las galletas o bollos, incluso si son caseros. También puede tomar yogur, leche entera, quesos (mejor bajos en sal), hummus, tortitas de plátano…

Cenas baby-led weaning con un año

Puede cenar lo mismo que tu. Si es ligero, mejor que mejor.
Huevos, pescado a la plancha, pollo asado, batata al horno, calabacines rellenos, verdura al vapor, cremas de verduras…

 

Los retos del BLW a partir del año de edad

No sé si te acordarás de que al principio tuve mis dudas, pero ahora mismo estoy súper contenta de haber optado por confiar en mi instinto y ofrecer la alimentación complementaria de este modo.

Realmente no sé si en un futuro la Niña seguirá comiendo así de bien o terminará siendo mala comedora como sus hermanos mayores, pero a día de hoy veo que tiene sentadas unas bases sólidas y si en algo le ha ayudado el BLW, me alegra que así sea.

 

Creo que el reto que tenemos ahora por delante es seguir conservando una alimentación sana. Aunque cada vez coma más comida de adulto, y la comida de adulto no sea lo más sano del mundo, que tenga buenos hábitos y desde pequeña entienda lo que es excepcional y lo que debe ser diario.

Hace años, al dejar la lactancia del Mediano, emprendí el camino de comer mejor haciendo cambios de los que estoy súper contenta y aplicar el baby-led weaning con ella me resulta una ayuda para comer mejor todos en familia.

 

¿A ti te preocupa el baby-led weaning a partir del año? ¿Ya has superado esta etapa y quieres compartir conmigo tus impresiones? Te espero en los comentarios.

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo!Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada.Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com