Tras el éxito con nuestro primer juego de mesa cooperativo, Hoot Owl Hoot!, en casa estamos súper animados con los juegos de mesa.

Así que una de las incorporaciones que teníamos claro que queríamos hacer era Carcassonne Junior, el clásico juego de mesa de estrategia de Devir, en versión para niños.

Nosotros no hemos jugado al Carcassonne de adultos, pero son tan buenas las opiniones que todo el mundo tiene tanto acerca de la versión de mayores como la de niños que era inevitable estar deseando incorporar a nuestra ludoteca un juego tan recomendado, además de una marca con tanta fama en el mundo de los juegos de mesa como es Devir.

 

Carcassonne Junior: un juego de mesa de estrategia para niños desde 4-5 años

Como os comentaba, Carcassonne Junior es una adaptación para niños del famoso juego de mesa Carcassonne, de Klaus-Jürgen Wrede.

Carcassonne Junior (caja)

Aquí ya no hablamos de un juego cooperativo como Hoot Owl Hoot!

Carcassonne Junior es un juego de mesa de estrategia, en el que los jugadores compiten para ganar de forma individual.

Carcassonne Junior (reverso de la caja)

El juego recrea el pueblo de Carcasona. Es el día 14 de julio, fiesta nacional de Francia. Los niños lo pasan en grande intentando devolver a todos los animales a sus corrales antes de que se ponga el sol, ya que es tradición ese día soltar a ovejas, gallinas y vacas por el pueblo.

Por si alguien se lo pregunta: sí, Carcassonne es un pueblo real. Situado al sur de Francia, a 80 km de Toulusse, Carcasona es una ciudad amurallada de origen medieval de gran interés, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1997.

 

Qué incluye el juego de mesa Carcassonne Junior 

Carcassonne Junior incluye 36 piezas de terreno, en las que veremos a estos niños paseando por los caminos.

Carcassonne Junior (caja abierta)

También incluye 32 figuras de niños, 8 de cada uno de los cuatro colores con los que se puede jugar: azul, rojo, verde y amarillo.

 

Objetivo de Carcassonne Junior

El objetivo de Carcassonne Junior es colocar todas las figuras de su color sobre las fichas de terreno.

Para ello, el objetivo de cada jugador será ir cerrando caminos por ambos extremos.

Si al colocar una ficha de terreno el camino queda cerrado, cada jugador deberá poner sus figuras sobre los niños del mismo color que tenga el camino cerrado.

De ahí que sea importante tener una estrategia:

  • Para colocar la ficha de terreno de manera que puedas cerrar un camino que lleve niños de tu color en ese turno (o en el siguiente).
  • Para evitar que se cierren caminos que tengan niños del color de tus rivales.
  • Para intentar, en la medida de lo posible, que al cerrar un camino no se beneficien también otros jugadores rivales.

 

Reglas básicas para jugar a Carcassonne Junior

Cada jugador tiene ocho fichas de su color.

Las piezas de terreno se reparten en pilas, boca abajo, al alcance de todos los jugadores, dejando una central, boca arriba, que es la ficha de inicio.

En esta imagen podéis ver la ficha de terreno con la que hemos empezado nosotros al hacer esta review.

Carcassonne Junior (pieza de terreno)

A Carcassonne Junior se juega por turnos, empezando por el jugador más joven (o lo que acordéis).

Cuando sea su turno, cada jugador debe coger una ficha de cualquiera de las pilas. Y con ella debe intentar crear un camino, pensando siempre en que el objetivo es cerrar uno que contenga fichas de su color.

Carcassonne Junior (como poner piezas)

Como podéis ver en la imagen, las fichas de terreno se pueden colocar de varias formas, según cómo la orientemos. Toca pensar.

 

Cómo se gana o se pierde en Carcassonne Junior

Gana el primer jugador que consiga colocar todas sus figuras sobre el terreno.

Las partidas son relativamente rápidas para niños, unos 20 minutos.

En esta imagen podéis ver cómo iba desarrollándose nuestra partida. Yo jugaba con el color verde y acababa de cerrar un camino, por lo que había colocado dos de mis fichas encima de mis niños del mismo color.

Carcassonne Junior (cómo se juega)

 

Jugando a un juego de mesa competitivo como el Carcassonne Junior

El otro día, al hablaros de Hoot Owl Hoot!, os comentaba que me apetecía mucho tener en casa un juego cooperativo. Mayor ya lleva mucho mejor lo de perder pero el Peque, con cinco años, a veces complica un poco las cosas. No es que los juegos cooperativos lo solucionen del todo, porque cuando el niño tiene ganas de discutir, es capaz de inventar cualquier cosa, pero hay que reconocer que tener un objetivo común ayuda a que todo fluya mejor.

En nuestro caso, no hemos tenido problemas de discusiones o enfados por el hecho de que Carcassonne Junior sea un juego de mesa competitivo.

Ahora bien, lo que sí le está costando al Peque (recordemos, 5 años) es el hecho de que sea un juego tan de estrategia. Normalmente le tenemos que ayudar a que tome la mejor decisión y a veces se enfada porque él quiere hacer otra cosa, aunque le digamos que no es la mejor opción. Además, si la partida se prolonga mucho, le cuesta aguantar concentrado, se termina aburriendo. No tiene paciencia tampoco para aguantar que los demás jugadores piensen su estrategia.

En cambio, Mayor, con 7 años (casi 8) está jugando muy muy bien a Carcassonne Junior, lo está disfrutando muchísimo. No necesita ayuda, es capaz incluso de pensar en las siguientes jugadas y hasta de perdonar a su hermano cuando ve que puede hacer algún movimiento que le perjudique.

 

Conclusiones sobre Carcassonne Junior en casa

Ya sabéis que hay decenas de opiniones sobre Carcassonne Junior.

Desde luego, nosotros nos unimos a ellas: estamos ante un gran juego de mesa, realmente divertido para adultos incluso siendo una versión para niños.

En cuanto a la edad, quizá discrepo un poco en que sea a partir de 4 años. Por lo menos en nuestro caso, con el Peque de 5 años, creemos que se hace algo complicado. No es el juego favorito del Peque, creo que necesita madurar aún un poco para poder disfrutarlo.

Por tanto, desde mi punto de vista y experiencia, Carcassonne Junior está bien a partir de unos 6-7 años. Ya sabéis que esto de la edad es muy relativo. Si tenéis un peque experto en juegos de mesa, seguro que puede jugar antes.

Además de ser un juego que divierte y hace pensar a partes iguales, me encanta la calidad de todos los materiales, no sólo las fichas sino también la caja y hasta las instrucciones.

Carcassonne Junior (instrucciones)

Parece una tontería, pero que un juego tenga unas instrucciones bien explicadas no es tan frecuente. Algunos juegos de mesa son un horror. Tardas tanto en entender la dinámica que pierdes el interés.

Otra cosa que valoro muchísimo, ya me lo habréis leído en más ocasiones, es que el juego se pueda guardar bien. Odio esos juegos de mesa o juguetes en general que los sacas la primera vez y luego no hay manera de volverlos a meter en la caja. Aquí no ocurre esto: la caja tiene espacio más que de sobra para recoger todo y además es una caja muy sólida. Sin duda Carcassonne Junior es un juego de calidad y que merece lo que cuesta. En todos los aspectos.

 

Dónde comprar Carcassonne Junior

Nosotros compramos Carcassonne Junior en Amazon:

Juego de mesa Devir Carcassonne Junior

EUR 22,95

Comprar Hoot Owl Hoot! en Amazon