Madrileña de 30 años, cumplí mi gran sueño, ser madre, en octubre de 2009, y he repetido en abril de 2012.

El camino hasta la maternidad no fue sencillo. Me costó encontrar el momento para tener hijos, temiendo decepcionar las expectativas que todo el mundo tenía hacia mi: una carrera de éxito, incompatible con una maternidad antes de los taitantos y aún más con una maternidad tal y como yo la quería. Cuando tomé las riendas de mi vida descubrí que no era nada fácil quedarse embarazada y cuando más de un año después el milagro se hizo realidad, el embarazo se complicó por mi asma, una neumonía que me tuvo ingresada dos semanas y la amenaza de la gripe A.

Durante esos meses de reposo, encierro voluntario y miedo, me sentí sola e incomprendida. Busqué información en Internet, deseaba encontrar a alguien que estuviera pasando lo mismo que yo, pero no encontré a nadie. Ahí fue cuando gesté la idea de iniciar un blog para contar lo que me estaba sucediendo, cómo había llegado hasta allí y exponer mis ideas y vivencias sobre la maternidad, pues tampoco sentía que la gente entendiera que quisiera tener hijos “tan joven“, renunciara a una carrera profesional de supuesto éxito y pensara criar a mis hijos de una forma que no estaba de moda.

No inicié el blog en ese momento sino cuando mi hijo tenía ya casi tres meses. Antes no me sentí con fuerzas. Pero la euforia que sentí habiendo cumplido en mi sueño me hizo escribir y escribir y escribir, a pesar del cansancio y de las pocas horas de sueño normales con un recién nacido. De hecho, empecé a escribir de madrugada, cuando esperaba que mi hijo se despertara de nuevo para la siguiente toma.

La experiencia como mamá bloguera ha supuesto un antes y un después, paralelo a mi maternidad. Tras dar a luz me sentí más segura, más fuerte, llena de paz, más positiva y en conexión con mi yo interior. Gracias a Internet he encontrado un lugar donde exponer y compartir mis ideas libremente y donde reunirme con gente que siente las cosas como yo. La realidad 2.0 me ayudado en muchas ocasiones a superar los contratiempos y dificultades de mi vida 1.0 y supone un apoyo diario, un desahogo y un punto de encuentro y aprendizaje.

Me sitúo muy próxima a la llamada crianza con apego o respetuosa o natural, aunque no me gusten esos términos ni las definiciones absolutas. Defiendo la lactancia materna pero no reniego de la artificial, que no me fue mal con el primer hijo, prefiero la crianza de primera mano pero comprendo que cada familia elige las opciones que buenamente puede o quiere, colecho con mi hijo porque él así lo ha decidido pero dormiría estupendamente en una cama de 2 x 2 y completamente sola… En realidad, lo que defiendo es una maternidad consciente, es decir, informarse, plantearse todas las opciones, inspeccionarse a uno mismo, no aceptar las cosas porque sí y ser conscientes de la importancia que tenemos en nuestro papel de padres y de que no todo vale.

Me apasionan Internet y las nuevas tecnologías. Estoy en Twitter y Facebook y aunque esté bastante abandonado, tengo un segundo blog, Cosas que me gustan (¡o no!), donde escribo sobre temas que nada tienen que ver con la maternidad sino con mis otras pasiones, como el maquillaje o las cremas.

Aunque la vida nos de golpes, a veces duros, me siento afortunda. Tanto, que he recibido un nuevo regalo del cielo: mi segundo hijo. Con él he descubierto que aún se puede amar más todavía, que hay sitio para todos nuestros hijos en nuestro corazón, y estoy gozando de dos experiencias que no pude disfrutar al primer intento: la lactancia materna y el porteo.

En la actualidad estoy dedicada en cuerpo y alma a mi tienda online: Mochilas-Portabebes.es.

Bienvenid@s a mi casa.