Hoy doy rienda suelta a mi faceta como amante del material de escolar y de papelería. ¿Os suena eso de no poder empezar un curso nuevo con una libreta que no sea nueva a estrenar? ¿La obsesión por llenar todo de notitas de colores? ¿Ser incapaz de ver un tachón y tener que arrancar la hoja para empezar de nuevo? En fin, sí, me encantan los productos escolares y de papelería.

Y por eso hoy os voy a hablar de los cuadernos Oxford. De las 5 razones por las que elijo este material escolar siempre que puedo.

 

De cómo llegaron los cuadernos Oxford a mi vida

Empiezas por una libreta monísima, luego sigues por un boli precioso, porque… ¡¿cómo vas a escribir en esa libreta tan bonita y tan nueva con un boli cutre?!

Luego sigues con un cuaderno igual de mono, porque, claro, cómo vas a mezclar varios usos en un mismo cuaderno.

Luego una agenda, luego una libreta pequeña para el bolso (con su correspondiente boli)…

En fin. Seguro que a muchos os suena.

En mi caso, a mi ya me gustaba la papelería y el material escolar. De toda la vida. Pero fue conocer a mi marido y rematar el vicio. A mi marido le encantan los cuadernos y las tiendas de papelería. Vamos, era un planazo cuando empezamos a salir.

De hecho, fue él quien me introdujo en los cuadernos Oxford. Que yo por aquel entonces me dejaba guiar sobre todo por la vista. Y fue él quien me hizo ver que, además de que el formato se ajuste a lo que necesitamos (y que la estética nos enamore), es importante elegir un producto de calidad.

Ya he perdido la cuenta de cuántos cuadernos Oxford hemos gastado en estos años. Proyecto nuevo, cuaderno nuevo. Vamos, la cajonera del escritorio de mi marido está abombada del peso, no os digo más.

Y eso que, como os he dicho un millón de veces, yo soy 100% tecnológica. Bueno, pues menos en los cuadernos. Creo que es lo único en lo que escribo manualmente todos los días. Soy capaz de utilizar una app para la lista de la compra, por ejemplo, ¡sin problema! Pero…

  • Mis ideas las tengo que anotar en un cuaderno.
  • Todas las citas y to-do, en una agenda.
  • Y además llevo un control diario de mi trabajo, siempre por escrito.

Así que normalmente tengo al menos tres cuadernos distintos en los que voy apuntando todo lo que me hace falta. Es más, igual que no salgo a la calle sin el móvil, rara vez salgo sin una libreta para el bolso. ¡Que nunca se sabe cuánto vas a tener que apuntar algo!

 

5 razones por las que elijo los cuadernos Oxford como material escolar

Como bien me enseñó mi marido, no todos los cuadernos son iguales.

Si quieres que duren, que realmente sirvan para el uso que les quieres dar, hay que ir a lo mejor.

Estas son las características de los cuadernos Oxford que nos enamoran:

    • El papel de los cuadernos Oxford es súper blanco. Que puede parecer una tontería pero no lo es. Da gusto empezar a escribir en un cuaderno tan blanquito y cualquier cosa que escribas resalta mucho más. El acabado es mucho mejor en un papel bueno que en uno malo.
    • La textura de las páginas es maravillosa. Además del color blanco, tienen un satinado muy especial. Son gorditas, vamos, tienen el mejor gramaje del mercado, lo que se traduce en que puedes escribir con muchos colores sin peligro de estropear la otra cara. Ah, y el bolígrafo se desliza que da gusto. Que parece una tontería pero no lo es para nada. Por ejemplo, para Mayor, que le cuesta esfuerzo mover la mano para escribir, este tipo de papel es lo mejor que hay.
    • La tinta no traspasa el papel. Esto es fundamental para mi porque yo aprieto mucho al escribir. Cuando utilizo un cuaderno de mala calidad, dejo la hoja completamente machacada, incluso llego a traspasar el papel. Con los cuadernos Oxford esto no pasa. Puedo escribir por las dos caras sin problema ninguno, la hoja sigue lista y no traspaso con la tinta.
    • Las tapas son súper resistentes, aguantan muchísimo trote. Esto es fundamental en una casa como la mía, con niños y animales. Además de que mi marido sale y entra un millón de veces con los cuadernos, los mete en la mochila, en el asiento del coche… Los cuadernos malos no te aguantan ni dos asaltos, los cuadernos Oxford podrías usarlos años (si te duraran, claro, que no es nuestro caso, que nosotros los consumimos a toda velocidad)

Cuadernos Oxford - detalle de la espiral

  • Las espirales son amor. A lo mejor solo una loca de la papelería podría pensar en cómo es la espiral de un cuaderno a la hora de elegirlo pero os aseguro que es súper importante. ¿Tu no odias esos cuadernos que al segundo días tienen la espiral hecha una pena, que se engancha con todo, te destrozan hasta la ropa, se enganchan con los cuadernos de al lado y acabas perdiendo las tapas? Pues esto con los cuadernos Oxford no pasa. Además de llevar una espiral que no se deforman, tampoco se sale porque va enganchada de tal manera que es imposible que suceda. Me parece muy práctico para adultos y no digamos ya para los niños… Por cierto, que a mis gatos les encanta mordisquear las espirales de nuestros cuadernos ¡pero con los cuadernos Oxford no se la cargan porque no pueden!

 

Así empiezo yo el curso escolar

Os enseño los dos cuadernos y la libreta con la que empiezo el curso escolar.

De la gama Soft Touch he elegido este cuaderno de cuadrícula y tamaño DIN-A4 con 5 apartados de colores. Como ahora mismo llevo cinco webs, a cada color se lo asignaré a una de ellas.

Cuadernos Oxford - gama Soft Touch

Como su propio nombre indica, las tapas son súper súper suaves. ¡Qué pena que no podáis tocar mi foto!

Es un cuaderno que veo ideal para cuando los niños tengan ya que estudiar de verdad porque con uno sólo pueden organizar varias asignaturas, teniéndolo además muy bien clasificado por colores. Me encanta que lleven el troquelado para poderlas separar sin dificultad, tanto si te has equivocado como si quieres archivar la hoja (veréis que van ya taladradas).

Un cuaderno mediano de la gama Floral.

Cuadernos Oxford - gama Floral

El año pasado había fichado la agenda, este año he optado por el formato cuaderno A5, que es un tamaño que me parece súper práctico para sacar de casa.

Curso nuevo, libreta nueva. Así que he elegido una Open Flex para llevar en el bolso.

Cuadernos Oxford - libreta Open Flex

Es de tapa blanda, va grapada y no pesa nada, que es justo lo que busco. Ya he tenido otras y repito porque se que aguantan todo el trote de llevarlas siempre encima y las puedes abrir a tope sin descuajeringarlas (que ya me ha pasado antes con otras marcas y no me arriesgo más).

Esta libreta se que va a ser la envidia del Peque… Procuraré no enseñarla mucho o ¡acabará arrebatándomela! :-)

 

Por qué me gustan los cuadernos Oxford para los niños

Mis hijos todavía son pequeños, en el cole hacen fichas o libros que hay que completar.

Pero ya son grandes amantes del material escolar. De hecho, como al Peque le encanta dibujar, son muchas las veces (sobre todo hasta hace unos meses) en los que hemos tenido que esconder nuestros cuadernos para evitar que acabaran decorados a su modo.

Hay cosas que han visto desde pequeños y que tienen muy interiorizadas:

  • Que el material escolar hay que cuidarlo y tratarlo con mimo.
  • Que con los productos adecuados el trabajo es más sencillo y queda mejor.
  • Que estrenar un cuaderno nuevo puede suponer la misma ilusión que estrenar un juguete.

En casa tenemos claro que cuando estén en edad de usar cuadernos intensivamente en el cole, apostaremos por un material de calidad como el que os estoy enseñando de cuadernos Oxford. No sé si os acordáis de que a principios de verano os mostré que Mayor estaba haciendo un diario este verano. Pues bien, le está costando bastante escribir en él. ¿Por qué? Pues porque el diario es muy bonito, atrae mucho con el candadito, pero no facilita la escritura porque la encuadernación se abre mal, no se sujeta bien y además el papel se arruga cuando Mayor aprieta. He probado a escribir yo misma y, francamente, no me gusta, y menos con lo exigente que soy yo para estas cosas.

Por eso os digo que en cuanto mis hijos tengan que usar cuadernos (y en el colegio den libertad para poder elegir), vamos a apostar por el mejor material posible. Tengo claro que con los cuadernos Oxford:

  • No van a tener problemas de apertura de cuadernos o libretas.
  • No van a tener problemas de tapas destrozadas o espirales dadas de sí.
  • No van a tener problema de triturar la hoja si aprietan al escribir.
  • Van a tener un papel que permite deslizar la escritura sin dificultad.

 

La app gratuita Scribzee

Como la tecnología no podía faltar en mi vida, os cuento sobre la nueva app gratuita de cuadernos Oxford: Scribzee.

No sé si a vosotros os pasa, pero yo muchas veces hago fotos a mis notas o a las páginas de los cuadernos, por ejemplo si mi marido ha salido y necesita que le pase algo escrito en uno de sus cuadernos que no se ha llevado. Es un método rápido pero no es muy funcional porque para consultarlo suele hacer falta ampliar la imagen y no suele ser muy legible.

La app de Scribzee lo que hace es escanear los cuadernos que están preparados para ella, de modo que digitaliza lo que has escrito. Como se almacenan en la nube, las notas van siempre contigo y puedes modificarlas o compartirlas.

¿Mola, eh? A mi me parece una idea genial.

Y para los niños, que son aún más tecnológicos que nosotros, es un valor añadido. Una forma perfecta de combinar lo bueno del papel y lo bueno del formato digital.

 

¿Compartís mi gusto por la papelería y el material escolar? ¿Sois fans de los cuadernos Oxford como nosotros?