Google+

3 razones por las que la lactancia materna prolongada cambia el mundo

Lactancia materna prolongada

La lactancia materna tiene muchos beneficios. Para el bebé, para la madre, físicos y emocionales. Eso lo sabemos todos pero yo creo que va más allá. Creo que la lactancia y, en concreto la lactancia materna prolongada, es una forma de cambiar el mundo ¡a uno mejor! ¿Por qué?:

Primero, porque la lactancia materna prolongada normaliza la lactancia en si misma.

No sé si solo me pasa a mi, pero me cuesta  mucho encontrarme con mamás dando el pecho. No sé si es porque hay muchas lactancias en el armario o porque verdaderamente poca gente lo da, pero ahora por ejemplo que estamos ya de lleno en temporada-parques y con el típico boom de nacimientos de la primavera no paro de ver biberones en todos los bancos y prácticamente a ningún niño al pecho. Obviamente si las lactancias que tenemos en España apenas duran un par de meses las posibilidades de verlo en directo, de que te lo comenten en la puerta del colegio o en la frutería, de que sea algo normal en las revisiones pediátricas disminuyen drásticamente.

En cambio, cuando das el pecho durante meses, durante años, las posibilidades de que lo comentes con naturalidad, de que te vean dándolo, incluso de que tu hijo lo verbalice, se elevan considerablemente. La lactancia forma una parte más de tu vida y de alguna manera también de todos los que te rodean.

 

Segundo, porque la lactancia materna prolongada muestra a la sociedad que es posible salirse de lo establecido sin que se acabe el mundo.

Creo que la lactancia materna prolongada despierta a mucha gente de su letargo, les ayuda a perder el miedo, demostrando que no tenemos por qué ser robots siguiendo el caminito para el que nos han programado. De una manera normal se le muestra a la sociedad que se puede ser libre y decidir seguir un camino distinto al del resto sin que pase absolutamente nada.

Por mi experiencia puedo decir que, por norma general, la gente se sorprende muchísimo cuando descubren que Bebé toma teta. Desde luego, algunas veces esa sorpresa roza lo ofensivo por la manera en que la muestran pero soy consciente de que en un 99% de los casos es una sorpresa positiva. Es decir, no se sorprenden porque les parezca espantoso, todo lo contrario, les despierta ternura y les parece loable, simplemente es que encuentran tremendamente chocante que eso sea posible. Porque en nuestra sociedad parece que hay que hacer un esfuerzo sobrehumano para mantener la lactancia más allá de los primerísimos meses cuando, realmente, ni Bebé ni yo hemos hecho gran cosa para llegar aquí, simplemente hemos dejado la lactancia fluir.

Por eso creo que hablar de lactancia materna prolongada es bueno para todos, incluso para quienes no dan el pecho ni lo van a dar nunca, incluso para quienes ya tienen hijos mayores o no piensan tener hijos, incluso para quienes la lactancia se la trae al pairo. La lactancia materna prolongada es una forma de cambiar el mundo porque encontrarse con alguien que hace algo tan poco habitual y tan poco respaldado te hace pensar que en tu propia vida puedes tomar otros caminos distintos de los esperados por todos. Y así es como se mueve el mundo, como se progresa y como se cambian las cosas.

 

Tercero, porque la lactancia materna prolongada puede beneficiar incluso a quien no la ha tomado.

La lactancia materna fracasada con Mayor desembocó en una lactancia artificial exclusiva desde los dos meses de vida que yo disfruté bastante y de la que nunca he renegado. En privado he comentado con algunas mamás cómo podría encajar esto con la lactancia materna prolongada de su hermano. A continuación os lo explico.

Mayor obviamente no tiene recuerdos de esa época y cree firmemente que él también tomo tetita. De hecho, aunque cada vez que lo ha comentado yo le he explicado que él prácticamente no lactó nada y los motivos por los que esto fue así, en su mente sólo concibe la lactancia materna como alimento normal de los bebés. Si a Mayor le preguntaran ahora mismo qué comen los bebés, diría tetita. ¿Qué dirían el resto de niños?

Hay que tener en cuenta que en casa nunca ha visto un biberón con su hermano y las botellas de agua con pitorro o boquilla adaptada Bebé las aceptó hace no mucho y solamente para la noche o para ir al parque ya siempre ha detestado todo lo plasticoso y cuando empezó a beber agua lo hizo de vaso normal.

El año pasado, en la fiesta de fin de curso del colegio, Bebé me pidió teta y me puse a darle. En un instante se formó un corrillo de niños  de primaria a nuestro alrededor flipando en colores y no muy positivamente que digamos. No habían visto en su vida a un bebé de dos años escasos tomando pecho. Les parecía una cosa de otro planeta. Medio entrever una teta (porque yo nunca he enseñado nada y como muchas tengo una técnica depuradísima para dar el pecho sin que se vea nada) para ellos parecía un escándalo. Me puso triste, para qué negarlo.

Hace unos días, la típica señora de ¿por qué no me das al perrito? insistía en llevarse a Bebé a su casa. Y Mayor le contestó: no te lo puedes llevar primero porque es mi hermano y le queremos mucho y además ¿quién le va a dar tetita? Bebé tiene que estar con mamá, no te dejo que te lo lleves. Obviamente la señora miró a Bebé, me miró a mi para ver si lo de la tetita era una invención del niño y ante mi movimiento afirmativo con la cabeza puso los ojos en blanco. Cambiando el mundo con 5 años y sin ser consciente de nada, ¡ole ahí!

Con sus 5 años y medio ya está generando sus propios recuerdos. Cuando Mayor algún día sea padre (si es que llega a serlo) no se recordará a si mismo tomando biberones pero si recordará que su madre le daba el pecho a su hermano y que en su casa era lo más normal. Mayor tendrá la suerte de ser verdaderamente libre de elegir con su mujer y sus hijos lo que ellos quieran y le resbalará lo que diga la gente, si es que por entonces siguen dando la murga, porque sabrá que nada de lo que dicen tiene fundamento.

Tengo el convencimiento de que la lactancia materna prolongada de su hermano también le ha beneficiado a él. No hay manera de transmitirle los beneficios nutricionales y afectivos que se perdió de la lactancia, pero sin hacer ningún esfuerzo, simplemente por estarlo viviendo día a día, su forma de ver el mundo está siendo abierta y sin prejuicios y eso creo que tiene un gran valor.

 

Como ya he dicho alguna vez, nosotros lactamos porque es lo normal, lo que la naturaleza nos tenía previsto. Aunque no tuviera unos beneficios extraordinarios lo haríamos igualmente. Pero debo reconocer que, más allá de lo que la evidencia científica nos pueda decir al respecto, a mi me gusta esta parte de la lactancia materna. Porque siempre he sido un poco Quijote y siento que humildemente estamos aportando algo de nosotros para hacer de este mundo un sitio un poquito mejor.

Foto | Mothering Touch en Flickr CC

3 cuentos infantiles imprescindibles en nuestra biblioteca

En el último año nuestra biblioteca de cuentos infantiles ha crecido mucho. Algunos cuentos han gustado más y los leemos casi a diario, otros los leemos de vez en cuando porque nos han enamorado menos pero todos tienen algo… ¡Ya me hubiera gustado a mi tener tantísimos cuentos tan geniales cuando yo era niña!

Hoy es el Día del Libro y me parecía un día estupendo para seleccionar los 3 cuentos infantiles que son imprescindibles en nuestra biblioteca actualmente:

El Cazo de Lorenzo, de la Editorial Juventud

El cazo de Lorenzo, Editorial Juventud

Este libro me parece una auténtica joya, es mi favorito de todos los tiempos y veo difícil algún día dar con otro cuento infantil que me pueda llegar más hondo.

Es un libro sobre la discapacidad, que trata de manera metafórica las dificultades que tiene Lorenzo con ese cazo que tiene que llevar a todas partes y que a menudo le hace tropezar y no le permite avanzar. Es una historia preciosa que puede aplicarse a las dificultades que podemos tener todos, por supuesto también los niños.

Confieso que me cuesta leerlo sin que se me salten las lágrimas. Quizá sea un poco profundo para niños pequeños, probablemente mis hijos no entiendan el trasfondo de la historia, pero me parece tan tierno y tan bonita la historia de superación de Lorenzo que no puedo dejar de léerselo cada dos por tres.

- El libro inquieto, de Kókinos

El libro inquieto, de Kókinos

Con este libro tengo una relación extraña. A mis hijos les chifla, terminan de leerlo y quieren leerlo otra vez y raro es el día que no lo cojan varias veces. A mi sin embargo debe ser el único cuento de la editorial Kókinos, de la que me declaro fan, que no me gusta nada. Me parece que tiene unas ilustraciones feísimas y la historia es totalmente disparatada. Pero a mis hijos les encanta que sea un “libro interactivo” y que la historia vaya sucediendo conforme ellos van tocando un huevo, girando el libro, soplando las páginas… Así que lo leemos mucho y desde luego cumple muy bien con el objetivo de que la lectura sea divertida para los niños.

- Voy a Comedte, de Kókinos

Voy a comedte, de Kókinos

Hay muchos álbumes ilustrados que me parecen joyas tanto por la narración, el trasfondo y las ilustraciones en si mismas pero si tuviera que elegir uno, me quedaría con la historia de este lobo tontorrón con problemas de dicción que como no espabile se va a quedar sin comer nada.

Yo no tengo mucho arte contando historias pero mi marido clava al lobo y nos reímos muchísimo con esta historia. Para mi, un cuento perfecto.

 

Estos son los 3 cuentos infantiles imprescindibles en nuestra biblioteca, ¿cuáles son los vuestros? ¿Los ponemos en común para ver qué joyas descubrimos?

Ideas de regalo para un niño de 3 años

Bebé soplando velas

Dentro de poco celebraremos el tercer cumpleaños de Bebé (¡al que supongo que en algún momento tendré que cambiarle al apodo, por cierto!) y ya tenemos preparados los regalos.

Tanto en cumpleaños como en Navidades intentamos aplicar las siguientes normas para elegirlos:

- Un regalo por unidad familiar. A parte de que el dispendio no nos entusiasma, creemos que es mejor dosificar, ¡se disfruta mucho más! Tampoco tenemos una casa grande que nos permita guardar e ir sacando así que un regalo por familia nos parece una medida idónea.

- Que sea algo que verdaderamente vaya a aprovechar (al menos en principio, que luego nunca se sabe). Así que evitamos en la medida de lo posible juguetes llenos de luces y sonidos que al principio son muy atrayentes pero que tras dos días de juego quedan olvidados en la estantería.

- Lo más económicos posible, no sólo porque normalmente el juguete más caro no es el que más utilizan (más bien al contrario) sino porque nosotros compramos juguetes a lo largo de todo el año. Conforme van pasando etapas evolutivas y teniendo en cuenta también sus gustos, raro es el mes que no compramos algún juguete, varios cuentos, material de manualidades… Así que tampoco tiene sentido centrar todos los regalos en dos momentos al año cuando realmente ellos van teniendo cositas distribuidas poquito a poco.

Este año ha sido bastante difícil elegir algo para regalarle. Bebé ahora mismo no está en una etapa en la que necesite juguetes porque lo que más le gusta es gastar su energía en la calle. Vamos, que el con una pelota (que tiene media docena por lo menos) y un palo que se encuentre en el parque es feliz.

Pero como algo había que comprar, aunque fuera un detallito, esto es lo que hemos elegido este año:

- Cofre de disfraces de Imaginarium

Maletín de disfraces de niños de Imaginarium

A los abuelos les ha costado encontrarlo, estaba agotado en casi todas las tiendas y en Internet, pero finalmente han dado con él. A Bebé le encantan las cosas de caballeros y además con ese cofre de disfraces podrá disfrazarse también su hermano. Se que la van a liar en casa cada vez que se disfracen con esto, pero creo que se lo van a pasar pipa.

 

- Pack de pinturas líquidas de Crayola

Pintura lavable Crayola

Ya teníamos un set para pintar con pintura líquida de Imaginarium pero las pinturas se nos gastaron. Como ya tenemos vasos, pinceles, rodillos, etc, sólo necesitábamos el recambio y nos apetecía cambiar de marca para ver qué tal.

No hemos probado nada de Crayola pero tiene buenas opiniones así que esperamos que nos guste. La pintura se supone que es lavable por lo que imagino que va a salir bien de la ropa, porque si algo le gusta a Bebé es rebozarse cual croqueta.

 

- Pack de 4 botes de plastilina Play Doh

Plastilina Play Doh Pack 4 botes

Aquí la plastilina la gastamos muchísimo, ya os conté que a Bebé le gusta mucho jugar con ella.

Así que nos pasa igual que con las pinturas, tenemos muchos accesorios y lo que necesitamos son los repuestos de toda la plastilina que vamos perdiendo cada vez que jugamos.

 

- Puzzle de vehículos de construcción Orchard Toys

Puzzle Vehículos de construcción Orchard Toys

Me encantan los puzzles de esta marca, son de muy buena calidad, súper baratos, originales y con el número de piezas que necesito.

No me resulta fácil encontrar puzzles que tengan pocas piezas para que Bebé pueda ir practicando. La mayoría de los que me encuentro o tienen 2-3 piezas o ya pasan a tener 12-16, que para Bebé son demasiadas. Además a Bebé le gustan mucho los camiones, excavadoras y demás, creo que le va a encantar este puzzle.

 

- Bunny Boo, de Smart Games

Bunny Boo de Smart Games

Es de la misma marca que Castle Logix, el puzzle de madera en 3D con retos progresivos del que os hablé hace poco. En casa estamos encantadísimos con Castle Logix así que estamos deseando probar otro de la marca. Este juego parece similar, es decir, también son retos progresivos que implican colocar piezas, pero teóricamente es más sencillito, se supone que está pensado para niños entre 2 y 5 años.

Es el regalo con el que más arriesgamos, no sé si Bebé va a tener paciencia suficiente para los retos pero precisamente para eso lo he comprado, para poder sentarme con él y hacerle descansar un rato y hacer ejercicio mental, no sólo físico.

 

¡Ya os contaré si hemos acertado y han tenido éxito!

Foto | Richard Ashurst en Flickr CC