Google+

Mi (positiva) experiencia en Kenay Home

Logo Kenay Home

Antes de Navidad reformamos el dormitorio y la mini-entrada de la casa. En el dormitorio tenía pintura de color, que tan de moda estuvo hace una década, y muebles oscuros. Tenía claro que iba a dar un cambio radical y de hecho meses atrás había estado inspirándome sobre estilo nórdico. Uno de los perfiles de Instagram que más me enamoraban era precisamente el de Kenay Home.

Kenay Home.com es una tienda online de decoración y muebles predominantemente de estilo escandinavo, es decir, que sobre todo tienen diseños limpios y colores claros. Está en un nivel de precios asumible. No son gangas como Ikea (que yo cada vez lo veo menos barato, no sé si sólo me pasa a mi) pero tampoco está a un nivel de precios que sea intocable. Desde que los sigo, no sé si son impresiones mías, pero creo que han ampliado el catálogo muchísimo. Tienen desde accesorios monísmos de cocina como tazas o paños hasta muebles de salón grandes, sofás, mesas, etc. Ahora mismo tienen surtido para decorar prácticamente la casa entera.

Son dos cosas las que compré en su tienda:

- La estantería escalera “Nussa”, en color blanco.

Estanteria Nussa Kenay Home

Cuando empiezas a empaparte de este estilo de decoración te encuentras con estas escalera-estanterías en todas partes. Lo que me gustó especialmente de ésta es que los peldaños con pequeñas baldas, de modo que se puede colocar alguna cosilla.

En la habitación queda muy bonita y es perfecta para el espacio que teníamos, es decir, un espacio muy pequeño. Me sirve para dejar la ropa por la noche y colocar alguna cosita de poco peso y al mismo tiempo queda mona.

- Un zapatero con muy muy poquito fondo para la entrada.

Esto fue un auténtico milagro porque habíamos mirado decenas de tiendas y era imposible encontrar lo que estábamos buscando para la entrada. Como es una zona minúscula la que teníamos, necesitábamos un mueble lo suficientemente alto como para poder hacer de aparador y dejar encima las llaves y colocar un espejo encima pero casi sin fondo porque si no se salía completamente del hueco en el que iba a ir colocado.

Cuando lo vi en la web me sorprendió que tuviera tan poco fondo, más o menos dos palmos, así que les escribí para confirmarlo. Me contestaron enseguida diciéndome que así era, así que lo compré.

No lo he encontrado en la página, seguramente ya no lo tengan. En otra ocasión es pondré foto de cómo hemos dejado la entrada, que creo que nos ha quedado genial para ser un espacio tan pequeñísimo.

 

Os resumo mi experiencia de compra:

- Servicio de atención al cliente. Muy bien. Les escribí varias veces para preguntarles por la estantería, por el zapatero, luego para preguntarles como iba el pedido, etc. Respondieron rápido y amablemente.

- Diseño de la página y variedad de productos. Me gusta mucho su web, la veo muy clara y que no resta protagonismo a las cosas tan bonitas que tienen. Sí que es cierto que algunos productos tardan mucho tiempo en reponerlos, yo con algunos terminé tirando la toalla, pero bueno, probablemente no dependa de ellos.

- Plazo de entrega. Esta es la peor parte porque lo que yo pedí tardó un mes y por lo que vi en la página éste es el plazo de entrega normal. Quizá es que trabajan sin stock, no lo sé, pero el plazo de espera es larguísimo. En mi caso cumplieron, de hecho la estantería me llegó un poco antes, pero es verdad que se hace largo. No es para unas prisas.

- Calidad. El zapatero es metálico aunque no lo parece. Desde mi punto de vista el acabado es bueno y a pesar de estar en una zona de paso y tener trote diario ha resistido bien los embites de los niños con la moto, el patinete, etc. La estantería debo reconocer que me gusta menos. Apenas son dos maderas unidas con grapas, se ve endeble y de hecho como la roces se descoloca porque no pesa nada. El acabado de la madera es áspero, casi diría que corta; no entiendo nada de carpintería pero da la impresión de que está sin lijar. Debo reconocer que no me gusta el acabado, esperaba algo mejor. Simplemente va apoyada en la pared así que es inestable, se puede poner alguna cosa pero con cuidado. Es más un adorno que un mueble auxiliar.

 

¿Volvería a comprar? Creo que sí. Tienen cosas muy bonitas y no está mal de precio. Es fácil encontrar en su tienda los “objetos de moda” (como la escalera que me compré yo, por ejemplo) y como complemento a una casa que básicamente tiene muebles de Ikea me parece una buena opción. No compraría sofás o muebles grandes sin ver la calidad porque los precios no son económicos y menos después de la experiencia de la escalera pero sí cualquier otra cosa. Por cierto que ahora han abierto tienda en Madrid, en el barrio de Salamanca. Yo no he estado pero por lo que me han contado está muy chula.

Poco después de haber hecho mi pedido me enteré de que Sara Carbonero había comprado también en esta tienda. Yo desconocía que fuera tan conocida pero, como os digo, no me extraña mucho, creo que tienen cosas muy bonitas y desde lo poco que yo se de decoración, originales.

¿Conocéis esta tienda, habéis comprado alguna vez?

3 razones por las que la lactancia materna prolongada cambia el mundo

Lactancia materna prolongada

La lactancia materna tiene muchos beneficios. Para el bebé, para la madre, físicos y emocionales. Eso lo sabemos todos pero yo creo que va más allá. Creo que la lactancia y, en concreto la lactancia materna prolongada, es una forma de cambiar el mundo ¡a uno mejor! ¿Por qué?:

Primero, porque la lactancia materna prolongada normaliza la lactancia en si misma.

No sé si solo me pasa a mi, pero me cuesta  mucho encontrarme con mamás dando el pecho. No sé si es porque hay muchas lactancias en el armario o porque verdaderamente poca gente lo da, pero ahora por ejemplo que estamos ya de lleno en temporada-parques y con el típico boom de nacimientos de la primavera no paro de ver biberones en todos los bancos y prácticamente a ningún niño al pecho. Obviamente si las lactancias que tenemos en España apenas duran un par de meses las posibilidades de verlo en directo, de que te lo comenten en la puerta del colegio o en la frutería, de que sea algo normal en las revisiones pediátricas disminuyen drásticamente.

En cambio, cuando das el pecho durante meses, durante años, las posibilidades de que lo comentes con naturalidad, de que te vean dándolo, incluso de que tu hijo lo verbalice, se elevan considerablemente. La lactancia forma una parte más de tu vida y de alguna manera también de todos los que te rodean.

 

Segundo, porque la lactancia materna prolongada muestra a la sociedad que es posible salirse de lo establecido sin que se acabe el mundo.

Creo que la lactancia materna prolongada despierta a mucha gente de su letargo, les ayuda a perder el miedo, demostrando que no tenemos por qué ser robots siguiendo el caminito para el que nos han programado. De una manera normal se le muestra a la sociedad que se puede ser libre y decidir seguir un camino distinto al del resto sin que pase absolutamente nada.

Por mi experiencia puedo decir que, por norma general, la gente se sorprende muchísimo cuando descubren que Bebé toma teta. Desde luego, algunas veces esa sorpresa roza lo ofensivo por la manera en que la muestran pero soy consciente de que en un 99% de los casos es una sorpresa positiva. Es decir, no se sorprenden porque les parezca espantoso, todo lo contrario, les despierta ternura y les parece loable, simplemente es que encuentran tremendamente chocante que eso sea posible. Porque en nuestra sociedad parece que hay que hacer un esfuerzo sobrehumano para mantener la lactancia más allá de los primerísimos meses cuando, realmente, ni Bebé ni yo hemos hecho gran cosa para llegar aquí, simplemente hemos dejado la lactancia fluir.

Por eso creo que hablar de lactancia materna prolongada es bueno para todos, incluso para quienes no dan el pecho ni lo van a dar nunca, incluso para quienes ya tienen hijos mayores o no piensan tener hijos, incluso para quienes la lactancia se la trae al pairo. La lactancia materna prolongada es una forma de cambiar el mundo porque encontrarse con alguien que hace algo tan poco habitual y tan poco respaldado te hace pensar que en tu propia vida puedes tomar otros caminos distintos de los esperados por todos. Y así es como se mueve el mundo, como se progresa y como se cambian las cosas.

 

Tercero, porque la lactancia materna prolongada puede beneficiar incluso a quien no la ha tomado.

La lactancia materna fracasada con Mayor desembocó en una lactancia artificial exclusiva desde los dos meses de vida que yo disfruté bastante y de la que nunca he renegado. En privado he comentado con algunas mamás cómo podría encajar esto con la lactancia materna prolongada de su hermano. A continuación os lo explico.

Mayor obviamente no tiene recuerdos de esa época y cree firmemente que él también tomo tetita. De hecho, aunque cada vez que lo ha comentado yo le he explicado que él prácticamente no lactó nada y los motivos por los que esto fue así, en su mente sólo concibe la lactancia materna como alimento normal de los bebés. Si a Mayor le preguntaran ahora mismo qué comen los bebés, diría tetita. ¿Qué dirían el resto de niños?

Hay que tener en cuenta que en casa nunca ha visto un biberón con su hermano y las botellas de agua con pitorro o boquilla adaptada Bebé las aceptó hace no mucho y solamente para la noche o para ir al parque ya siempre ha detestado todo lo plasticoso y cuando empezó a beber agua lo hizo de vaso normal.

El año pasado, en la fiesta de fin de curso del colegio, Bebé me pidió teta y me puse a darle. En un instante se formó un corrillo de niños  de primaria a nuestro alrededor flipando en colores y no muy positivamente que digamos. No habían visto en su vida a un bebé de dos años escasos tomando pecho. Les parecía una cosa de otro planeta. Medio entrever una teta (porque yo nunca he enseñado nada y como muchas tengo una técnica depuradísima para dar el pecho sin que se vea nada) para ellos parecía un escándalo. Me puso triste, para qué negarlo.

Hace unos días, la típica señora de ¿por qué no me das al perrito? insistía en llevarse a Bebé a su casa. Y Mayor le contestó: no te lo puedes llevar primero porque es mi hermano y le queremos mucho y además ¿quién le va a dar tetita? Bebé tiene que estar con mamá, no te dejo que te lo lleves. Obviamente la señora miró a Bebé, me miró a mi para ver si lo de la tetita era una invención del niño y ante mi movimiento afirmativo con la cabeza puso los ojos en blanco. Cambiando el mundo con 5 años y sin ser consciente de nada, ¡ole ahí!

Con sus 5 años y medio ya está generando sus propios recuerdos. Cuando Mayor algún día sea padre (si es que llega a serlo) no se recordará a si mismo tomando biberones pero si recordará que su madre le daba el pecho a su hermano y que en su casa era lo más normal. Mayor tendrá la suerte de ser verdaderamente libre de elegir con su mujer y sus hijos lo que ellos quieran y le resbalará lo que diga la gente, si es que por entonces siguen dando la murga, porque sabrá que nada de lo que dicen tiene fundamento.

Tengo el convencimiento de que la lactancia materna prolongada de su hermano también le ha beneficiado a él. No hay manera de transmitirle los beneficios nutricionales y afectivos que se perdió de la lactancia, pero sin hacer ningún esfuerzo, simplemente por estarlo viviendo día a día, su forma de ver el mundo está siendo abierta y sin prejuicios y eso creo que tiene un gran valor.

 

Como ya he dicho alguna vez, nosotros lactamos porque es lo normal, lo que la naturaleza nos tenía previsto. Aunque no tuviera unos beneficios extraordinarios lo haríamos igualmente. Pero debo reconocer que, más allá de lo que la evidencia científica nos pueda decir al respecto, a mi me gusta esta parte de la lactancia materna. Porque siempre he sido un poco Quijote y siento que humildemente estamos aportando algo de nosotros para hacer de este mundo un sitio un poquito mejor.

Foto | Mothering Touch en Flickr CC

3 cuentos infantiles imprescindibles en nuestra biblioteca

En el último año nuestra biblioteca de cuentos infantiles ha crecido mucho. Algunos cuentos han gustado más y los leemos casi a diario, otros los leemos de vez en cuando porque nos han enamorado menos pero todos tienen algo… ¡Ya me hubiera gustado a mi tener tantísimos cuentos tan geniales cuando yo era niña!

Hoy es el Día del Libro y me parecía un día estupendo para seleccionar los 3 cuentos infantiles que son imprescindibles en nuestra biblioteca actualmente:

El Cazo de Lorenzo, de la Editorial Juventud

El cazo de Lorenzo, Editorial Juventud

Este libro me parece una auténtica joya, es mi favorito de todos los tiempos y veo difícil algún día dar con otro cuento infantil que me pueda llegar más hondo.

Es un libro sobre la discapacidad, que trata de manera metafórica las dificultades que tiene Lorenzo con ese cazo que tiene que llevar a todas partes y que a menudo le hace tropezar y no le permite avanzar. Es una historia preciosa que puede aplicarse a las dificultades que podemos tener todos, por supuesto también los niños.

Confieso que me cuesta leerlo sin que se me salten las lágrimas. Quizá sea un poco profundo para niños pequeños, probablemente mis hijos no entiendan el trasfondo de la historia, pero me parece tan tierno y tan bonita la historia de superación de Lorenzo que no puedo dejar de léerselo cada dos por tres.

- El libro inquieto, de Kókinos

El libro inquieto, de Kókinos

Con este libro tengo una relación extraña. A mis hijos les chifla, terminan de leerlo y quieren leerlo otra vez y raro es el día que no lo cojan varias veces. A mi sin embargo debe ser el único cuento de la editorial Kókinos, de la que me declaro fan, que no me gusta nada. Me parece que tiene unas ilustraciones feísimas y la historia es totalmente disparatada. Pero a mis hijos les encanta que sea un “libro interactivo” y que la historia vaya sucediendo conforme ellos van tocando un huevo, girando el libro, soplando las páginas… Así que lo leemos mucho y desde luego cumple muy bien con el objetivo de que la lectura sea divertida para los niños.

- Voy a Comedte, de Kókinos

Voy a comedte, de Kókinos

Hay muchos álbumes ilustrados que me parecen joyas tanto por la narración, el trasfondo y las ilustraciones en si mismas pero si tuviera que elegir uno, me quedaría con la historia de este lobo tontorrón con problemas de dicción que como no espabile se va a quedar sin comer nada.

Yo no tengo mucho arte contando historias pero mi marido clava al lobo y nos reímos muchísimo con esta historia. Para mi, un cuento perfecto.

 

Estos son los 3 cuentos infantiles imprescindibles en nuestra biblioteca, ¿cuáles son los vuestros? ¿Los ponemos en común para ver qué joyas descubrimos?