Ser coherente en la educación

Anoche no podía pegar ni ojo y entre pensamiento y pensamiento me vino a la cabeza qué le contaré a mis hijos adolescentes sobre sexualidad. Normalmente no pienso en estas cosas, lo veo todavía muy lejano, me centro en lo más inmediato. Pero anoche me planteaba si le diría, por ejemplo, que pienso que quedarse embarazada es muuuuuy complicado.
Creo que en mi generación somos mayoría los que hemos recibido una educación que nos hacía preguntarnos todos los días si nuestros padres habían sido jóvenes alguna vez. Yo, a día de hoy, ¡sigo teniendo dudas!. Evidentemente, eran otros tiempos, pero dudo mucho que mis padres no hubieran hecho, en su momento, ninguna de todas esas cosas que con tanto afán me prohibían, tanto miedo me metían y tan horribles les parecían.
Quizá uno de los errores que más me espantaría cometer sería el de la falta de coherencia, hipocresía, no sé muy bien cómo definirlo. Ahora soy madre y me preocupo por mi hijo, pero eso no me hace olvidar qué he hecho yo hace relativamente poco tiempo. 
Me explico:
En el tema de la sexualidad, yo no puedo meterle miedo a mi hijo diciéndole que como le ponga la mano encima a una chica la va a dejar embarazada y que eso es una cosa espantosísima porque no lo creo. Esto no quita que yo le explique que el riesgo siempre existe, más cuanto más joven se es, y que hay otros muchos riesgos asociados y mucho más elevados, como es el de enfermedades de transmisión sexual. No me veo diciéndole que no se acueste con nadie nunca jamás antes del matrimonio cuando yo lo hice cuando me vino en gana y cuando me fui a vivir con mi marido sin papel de por medio.
Tampoco me veo prohibiendo a mi hijo ir a un botellón o a una fiesta o a qué se yo qué otra cosa, cuando yo he hecho auténticas burradas y me he pegado unas cogorzas tremendas. No le voy a animar a ello, me gustaría contarle con detalle mi vivencia al respecto, pero hacer como que yo no me he bebido un cubata en mi vida, me parecería una incoherencia.
La lista es larga. Yo no tuve una adolescencia ejemplar. Cuanto más me prohibían, menos caso hacía yo. Y no he salido tan mal, incluso he sido siempre muy responsable, con mis pedos, mis locuras con el coche, mis escarceos amorosos… Es más, pienso que he vivido bastante, que eso me ayudó a madurar, a discernir lo que quería hacer con mi vida y lo que no me gustaba nada y sin duda gracias a ello también estoy hoy día donde estoy. 
No puedo llevarme las manos a la cabeza por el mero hecho de haberme convertido en madre. Equivocarse no es malo. Cometer locuras tampoco lo es. Los palos nos los tenemos que dar nosotros mismos, no vale de nada que te lo digan otros. 
Como madre, me gustaría servir de apoyo, de punto de información. Me gustaría estar disponible, no como amiga, pero sí como consejera, como confidente. Me encantaría que mis hijos me consideraran una persona que está en el mundo, que no se escandaliza por chorradas, que no tiene una falsa moral.
No sé si lo conseguiré. Pero así, visto desde la lejanía del momento y el insomnio de anoche, me parecía posible.

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

36 comentarios sobre “Ser coherente en la educación

  • el 25/03/2011 a las 23:49
    Permalink

    Es un tema que todavia no me planteo. Cuando llegue el momento me imagino que no les alentaré a que hagan esas cosas pero creo que tampoco me escandalizaré si las hacen porque yo las he hecho dentro de un límite y que siempre he sido bastante responsable. Por ejemplo, nunca he conducido si me había tomado una gota de alcohol. L
    legado el momento me imagino que como padres nos dará miedo que les pueda pasar algo si se pasan un poco y por ese motivo les diremos que no las hagan aunque nosotros las hayamos hecho antes. Precisamente porque las hemos vivido antes vemos el peligro ahora.

    Respuesta
  • el 25/03/2011 a las 23:53
    Permalink

    Este es un tema que a mi también me preocupa bastante. Yo de adolescente, he hecho auténticas locuras, y tambien temo resultar incoherente aconsejando a mmi hijo que no haga esto o aquello y negando que yo lo hice. No se si me explico.

    Creo que una buena forma de afrontar esos momentos es tener siempre presente como nos sentiamos cuando teniamos esa edad, que nos motivava a hacer las cosas que hacíamos…yo creo que eso nos ayudará a acompañarles y a comprenderles.

    Respuesta
  • el 25/03/2011 a las 23:56
    Permalink

    buff, ni lo pienso¡¡¡
    para entonces igual no existe botellon porque se ha acabado el alcohol

    Respuesta
  • el 26/03/2011 a las 0:03
    Permalink

    Pienso que lo importante es que tus hijos tomen sus propias decisiones y tengan un criterio y una mirada crítica hacia la vida que les ayude a hacerlo.

    Yo no me he emborrachado nunca, he trabajado para pagarme mis estudios, he tomado mis propias decisiones sobre la sexualidad con mi pareja y tengo perspectivas de boda en medio plazo con 19 años. Con todo esto te vengo a decir que pienso que no tiene nada que ver el hecho de vivir más o menos para madurar porque todos tenemos nuestros propios procesos.

    Eso sí, he tenido la libertad de hacer lo que me ha venido en gana y mis padres, en general, lo han respetado siempre.

    ¡Ánimo!

    Respuesta
  • el 26/03/2011 a las 0:18
    Permalink

    Creo que la educación hay que aplicarla con sentido común, estableciendo normas, no muy estrictas pero sí firmes. La adolescencia es una etapa rebelde (la hemos vivido todas) por eso pienso que si les damos bastante libertad a esa edad se corre el peligro de que la entiendan como libertinage, es una edad "malilla" y veo bien atarlos en corto, eso sí intentando el razonamiento y la comprensión. Sí que comprendo a muchos padres que por el miedo a que sus hijos "busquen jaleos" tiendan a exagerar los posibles peligros. Es complicadillo..pero todavía nos queda!

    Respuesta
  • el 26/03/2011 a las 0:27
    Permalink

    Es muy complicado, porque ademas lo podemos pensar muchas veces, y ni asi puede que acertemos. O puede que si! (es que he visto hoy Hermano mayor y me he horrorizado). Pero estoy de acuerdo contigo. En mi caso me prohibian sin cesar, y lo que tu dices, cuando mas me prohibian mas me apetecia hacer y más hacía. Creo que lo importante no es prohibir, es informar, dar una personalidad, unas directrices y estar ahi para que te cuenten y tu les puedas aconsejar.

    En esto de la permisividad y la autoridad, tengo una teoria. Cuanto mas autoritaria ha sido nuestra adolescencia mas permisivos queremos ser con nuestros hijos y al reves.

    Respuesta
  • el 26/03/2011 a las 3:18
    Permalink

    Pues lo más importante es poner las bases AHORA. Cuando llegue la adolescencia, lo que no esté ya hecho… Que prohíbas, amenaces, o des libertad a un chico de 15 años no va a ser tan importante como lo que estás haciendo ahora: fomentando la autoconfianza (para tb poder confiar en él), la comunicación sincera (y que no le de miedo decirte que se va de fiesta y a dónde se va realmente), el sentido crítico (que le ayudará a decidir si se toma esa copa más o no)…

    En fin…

    Para lo que nos da una noche en blanco…

    Respuesta
  • el 26/03/2011 a las 3:30
    Permalink

    anecdota: referente a la menstruacion, mi abuelita le dijo a mi madre: Hijita, pronto tendrás una visita cada mes, estará contigo cinco días, y luego ser irá para volver el mes siguiente. Mi madre hasta ahora recuerda que cada mes se arreglaba esperando la visita… nunca se imaginó que se trataba de la menstruación…

    Cómo han cambiado los tiempos!!!

    Buen finde

    Respuesta
  • el 26/03/2011 a las 8:55
    Permalink

    A mi aun me queda muy lejos pero creo que es un tema que hay que `pensar muy bien como enforcarlo a los niños sobretodo en estos tiempos que corren que tienen acceso a demasiada información

    Respuesta
  • el 26/03/2011 a las 9:36
    Permalink

    Pues yo espero actuar como mi madre. Supongo que todo depende del niño que tengas, però ella nunca me prohibió nada. Me tubo muy joven y digamos que más locuras que ella era un poco difícil que hiciera…ella quiso actuar al contrario de sus padres,supongo, dándome total confianza y le funcionó. De hecho siempre he sido muy responsable y he salido lo que he querido, pero siempre avisando y con comunicación, digamos. La respuesta a su confianza ha sido que me ha interesado más tener una vida ordenada y novio formal, por así decirlo, que andar haciendo el loco, creo.

    Respuesta
  • el 26/03/2011 a las 10:18
    Permalink

    Estoy de acuerdo contigo…yo soy una madre un poco "bestia" y siempre le digo a mi marido que le compraré yo los preservativos a la niña cuando crezca y, él que se tira de los pelos cuando digo esas cosas!!!! obviamente, va a hacer lo que le salga de las narices, como hemos hecho todos, no? pues al menos que sepa lo que hay y que si hace algo, conozca los riesgos y sepa tomar precauciones…y eso incluye ademas del sexo, el alcohol, las drogas,…

    Respuesta
  • el 26/03/2011 a las 10:18
    Permalink

    HOla, acabo de descubrir tu blog, enhorabuena!
    Tengo una nena de un año, y aunque la adolescencia quede lejos( la suya y la mía) espero ser coherente,no escandalizarme a la mínima y que pueda confiar en mí. Es sin duda un buen propósito.
    http://diariodeunamami.blogspot.com

    Respuesta
  • el 26/03/2011 a las 10:34
    Permalink

    uy, a mi aunque parezca mentira ya no me queda tanto tiempo para "enfrentarme" a esos temas. Mi hijo mayor (8 años) nos ha preguntado a su padre y a mí si alguna vez nos hemos emborrachado. Y le dijimos la verdad. Que sí. y que suponemos q él lo hará en alguna ocasión, pero también le explicamos la cara del día después,… y le explicamos que luego hay q coger un taxi y no conducir,… ya se q lo soltamos al chiquillo una parrafada pero creo q se quedó satisfecho porque le dijimos la verdad.
    Supongo q intentaremos seguir por ese camino: ser sinceros, explicarle las consecuencias de las cosas que hacemos, y dejarles libertad para elegir.
    Mi marido y yo pensamos como Lady A. Pensamos hablarles con claridad de la sexualidad y poner medios anticonceptivos a su alcance ( nos engañaríamos si pensaramos que no van a mantener relaciones simplemente porque no hablemos de ello…)al menos q tengan información y confianza con nosotros.
    uy.. perdona que me haya alargado tanto. Un besico guapa.

    Respuesta
  • el 26/03/2011 a las 10:41
    Permalink

    Mis padres en su día, al igual que los tuyos, me prohibieron TODO, porque para ellos TODO era nocivo y malo. ¿Qué hice yo?, lo que me dio la gana, y si no hice más fue porque yo en el fondo era una niña bastante responsable. ¿Se enteraron mis padres de algo? Sinceramente no lo sé, pero disimularon bien no estar al tanto de nada. Lo que sucedió en aquellos años adolescentes es que yo vivía apartada absolutamente de mi familia, no sabían nada de mi. Y me aterraba que se enteraran de algo, así de claro.

    La adolescencia es un periodo complicado, necesitan su espacio, independencia, pero al tiempo necesitan saber que no están solos, necesitan tener una red por si caen.

    Yo sí he pensado en ello, mucho y desde hace tiempo. Tengo claro que mi hijo, con el paso de los años, ganará en independencia, y se distanciará un poco de mi, de nosotros, es como debe ser. Pero quiero estar a su lado. ¿No me gusta lo que hace? y qué! mejor será estar a su lado que no pelearme con él y que me aparte de su vida no?

    Al igual que Lady A, yo también seré la madre que le compre al niño los preservativos 😉
    Quiero diálogo, quiero ser yo quien le explique las cosas, los pros y los contras, para que él decida. Al igual qu hace ahora, mamá explica y él decide. Y es un niño juicioso. Si enseñamos a los niños desde pequeños a sopesar lo bueno y lo malo, cuando llegan a la edad adolescente llevan un buen entrenamiento. Y aunque las hormonas les ciegan, confío en que un destello de cordura asome entre tanta testosterona.

    Y si mete la pata, o se equivoca, quiero estar ahí, no para reprocharle nada, sino para ayudarle. Es muy muy muy complicado, pero no quiero perderme nada de su vida, ni lo bueno, ni lo malo, quiero estar ahí, siempre ahí.

    Respuesta
  • el 26/03/2011 a las 11:28
    Permalink

    Es un tema díficil porque aun nos parece lejano que luego no es tanto.

    Yo aplicaré consejos que siempre nos ha dicho mi madre que quizás no sean los perfectos:

    – Intentad decirme vuestra localización aunque no sea la exacta pero por lo menos más o menos, por si os pasa algo que no me pille por sorpresa.

    – Y en este mundo el embarazo no es lo peor, pero a según que edad no es lo mejor.

    – Luego lo tipico es malo fumar, alcohol y las drogas. Y ahí ella sabia que hariamos lo que nosotras quisieramos.

    Por las que dicen que ellas mismas compraran los preservativos a sus hijos para mi no es la mejor opción, por que luego caes en la tentación de preguntar si los has gastado. Y si es "si" pueden enfadarse y si es "no" a lo mejor preocuparse de si algo no va bien. Así que para mi el tema sexo lo dejaria en que sea una decisión intima y confiar en que ellos solitos sean responsables

    Respuesta
  • el 26/03/2011 a las 11:52
    Permalink

    Totalmente de acuerdo con Nieves. Es verdad lo de los preservativos.Yo tenía mucha confianza con mi madre pero si alguna vez me hubiera comprado preservativos me hubiera muerto de verguenza…tampoco nos pasemos, lo del sexo es una cosa íntima y hay que confiar en sus decisiones.

    Respuesta
  • el 26/03/2011 a las 12:17
    Permalink

    La teoría es muy buena, así debería ser, pero imagino q cuando quieres proteger a tus hijos te sale la vena proteccionista y metes la pata, no creo q sea fácil ponerlo en la práctica, pq sino muchos padres se librarían de caer en mentiras y falsos mitos para protegerte de ciertas cosas. No lo sé, a mi me queda mucho para ponerme en situación. Besos!

    Respuesta
  • el 26/03/2011 a las 12:28
    Permalink

    Una característica de la adolescencia es no ser consciente del riesgo de las cosas, pensar “eso a mi no me va a pasar”. Y luego, con el paso de los años, ves que si no te pasó es porque tuviste suerte y algo de otras cosas, pero sobre todo, suerte. Yo tiemblo sólo de pensar en el tema de las enfermedades de transmisión sexual y las drogas… El otro día hablaba con una vecina que tiene un hijo y decía que estaba aliviada con el tema de los embarazos de los adolescentes, porque como ella tenía un varón, pues no iba a llevar un bombo a casa… yo flipaba… Según ella, si su hijo dejara embarazada a una chica, no tendría ninguna responsabilidad. Eso sí que da miedo, una madre que piense así. Qué pena…

    Respuesta
  • el 26/03/2011 a las 16:30
    Permalink

    Yo he sido una niña y adolescente muy buena así que me gustaría que mis hijos fueran parecidos, aunque sé que está difícil, ja, ja.

    Respuesta
  • el 26/03/2011 a las 17:13
    Permalink

    A mis padres les ha ido la marcha tanto o más que a sus hijos y nunca lo han ocultado, de hecho ahora que somos adultos de vez en cuando mi padre en alguna comida le da por contarnos sus batallitas juveniles (que si cogorzas, chicas y demás) y le tengo que decir “no me cuentes eso, que me da vergüenza” y pasa de mí y sigue con el tema, nunca me han metido miedo ni me han prohibido nada aunque evidentemente había cosas que no les gustaban y que yo procuraba que no se enteraran.Como tu dices he hecho cosas que ahora cuando lo pienso no me entra en la cabeza como fui capaz y soy consciente de que mi hija las hará también, no me hará ninguna gracia porque desde esta perspectiva veo el peligro que ella en ese momento no verá pero sé que es inevitable. De hecho la adolescencia está para eso, lo que no hagas en esos años no lo vas a hacer más adelante, igual sí pero para mí es muy patético ver a personas de 30 años haciendo ciertas cosas que criticaban a los 18, cada cosa tiene su momento.De todas formas creo que los adolescentes no son tan inconscientes, que se hacen locuras pero no es para tanto, en la tele nos sacan barbaridades pero que creo que son minoritarias y sólo sirven para acojonar a los padres, de todas formas aún nos queda mucho.

    Respuesta
  • el 26/03/2011 a las 19:06
    Permalink

    Tengo una amiga estudiando ahora mismo psicologíaadolescente y ella siempre me recalca,que lo que queramos enseñar e inculcar lo hagamos ahora de pequeñitos,y de adolescentes crucemos los dedos,pues es ahora cuando podemos dar todo nuestro amor y seguridad ,para que el día de mañana sepan de sobra que tienen unos padres en quien confiar,unos padres que nunca les fallarán.Encantada de conocer tu blog!http://www.kanguret.blogspot.com

    Respuesta
  • el 26/03/2011 a las 23:05
    Permalink

    Estoy totalmente de acuerdo contigo, creo que para que ellos confien en nosotros no podemos engañarles, creo que el que ellos vean que nosotrs también hemos hecho cosas o que sabemos lo que hay fuera y que en determinados momentos nos hemos equivocado, hace que nos vean más cercanos y confien más en nosotros a la hora de contarnos. no se si lo conseguiré pero lo intentaré. Un besito

    Respuesta
  • el 26/03/2011 a las 23:50
    Permalink

    Pues si es complicado y yo también he pensado lo mismo que tú más de una vez, pero supongo que el cómo actuaremos el timpo lo dirá, para entonces lo mismo está prohibido todo por el estado y ya no nos hace falta prohibirles nada, porque según está hoy día el panorama…

    Respuesta
  • el 27/03/2011 a las 0:09
    Permalink

    Treintañera con hijo, desgraciadamente yo sí he conducido con una gota de alcohol… y con más de una. Ahora lo pienso y se me ponen los pelos de punta. Pero precisamente por ese motivo, no quisiera jamás llevarme las manos a la cabeza por cosas que pudieran hacer ellos, me parecería espantoso haberme olvidado así de lo que pasé yo. Ahora veo todo desde otra perpectiva, sólo espero no ponerme en plan “negacionista”, creo que sería lo peor que podría hacer.Ana, eso espero! Yo tenía muchas ganas de contarles a mis padres ciertas cosas, pero si lo hubiera hecho creo que me hubieran encerrado de por vida.Brujilla, jajajajaAlba Arroyo, como el otro día tu misma decías, tu también vas bastante contra corriente y eso, desde mi humilde opinión, es excelente. Está claro que has tenido muchas vivencias (vivir no es sólo ir de fiesta en fiesta, son muchas cosas) y eso te ha convertido en quien eres hoy. No sé qué pensarán tus padres pero yo de ellos estaría muy muy orgullosa.Madredemellizos, yo creo que un adolescente con la cabeza bien amueblada (trabajo que debe ser previo a la adolescencia) va a ingeniárselas para hacer las locuras que desee hacer tanto si le das mucha libertad como si no. Para mi, lo importante no es si le permito mucho o poco sino si le sirvo de apoyo, de consejera o si, por el contrario, me miente, me tiene miedo, piensa que no le comprendo o que estoy fuera de onda.Supermamá, no veas Hermano Mayor, es como Supernanny pero años después, es desalentador! jajaja Es posible que tu teoría sea correcta, a mi me educaron muy en corto y me las apañé para hacer el cabra todo lo que quise.Elena, estoy de acuerdo. A mi nunca me fomentaron la autoestima, muchísimos temas eran tabú (tanto que hoy día siguen siéndolo) y en cuanto al sentido crítico… jajajaja me río porque mi sentido crítico tenía que ir en la onda de su pensamiento, si no, era porque yo no tenía ni idea (reforzando mi autoestima, nuevamente). Ni te imaginas lo que me dan de si a mi las noches en blanco!!.Quiteñabonita, cuánta desinformación, madre mía!Sandra, precisamente porque los adolescentes de ahora tienen acceso a muchas cosas es importante que estemos los padres ahí para poder contrastarles todas las informaciones que les lleguen y para que compartan sus experiencias y sus sentimientos con nosotros.Anna, me encanta tu experiencia.LadyA, creo que yo voy a ser de las tuyas.Diana, como propósito es bueno, espero cumplirlo y no desmayarme el primer día que me diga que tiene novia! jajajaPorfinyomisma, yo creo que estoy también en la onda de LadyA y dudo mucho que vaya a cambiar en los próximos años. Soy de las de “las cosas claras y el chocolate espeso”.Belén, me ha gustado muchísimo tu comentario, lo suscribo totalmente.Nieves, bueno, supongo que si le doy preservativos a mis hijos es porque tengo confianza con ellos para que me cuenten luego lo que me quieran contar, sin presiones. Es una decisión íntima, desde luego, pero espero que me hagan partícipes de sus inquietudes.Anna, a mi no me parece mal. Quizá se pueden poner preservativos en un punto de la casa y que los coja quien los necesite. No sé, se puede hacer de muchas formas. De todas maneras, espero que a mis hijos no les de corte contarme si se acuestan con alguien o no.Un lieu avec Allure, veremos, veremos!Toñi, complicado el tema de la vecina, eh?. Por un lado, pensando bien de ella, entiendo lo que quiere decir. Cuando tu tienes un hijo varón, por muy responsable que sea, el “marrón” siempre es mucho más grande para la chica. De ahí a desentenderse va un trecho… trecho que algunos padres parecen encantados de recorrer, no?. Sí que da miedo, sí.

    Respuesta
  • el 27/03/2011 a las 0:09
    Permalink

    Laky, ojalá! jajaLamamadeunabruja, totalmente de acuerdo, no puedo añadir una coma.Ana Cardenas, estoy completamente de acuerdo, así debería ser. Gracias por pasarte por aquí, un beso.María, lo intentaremos y ¿nos lo contamos? ;-)Mis chicos y yo, jajaja qué derrotista te veo!

    Respuesta
  • el 27/03/2011 a las 3:46
    Permalink

    la verdad q aun no me lo planteo. Pienso que la juventud de hoy en dia no se parecera mucho a la juventud de mi hijo (desafortunadamente), asi como la juventud de mis padres, poco o nada se parece a la juventud de mi epoca.Creo que hay que hacerle saber todos los riesgos, no prohibirle todo, pero si dando sus limite y que sepan que toda accion tiene su consecuencia.La sociedad del mañana (la de la juventud de nuestros hijos) jugara mucho en nuestra contra, o al menos en la mia!. besos

    Respuesta
  • el 27/03/2011 a las 10:53
    Permalink

    Yo he pensado en eso muchas veces y no lo tengo demasiado claro.Yo me he bebido todo lo que fuera líquido (como se suele decir, “hasta el agua de los floreros”), he pasado por momentos “chungos” y otros geniales y aquí estoy y puedo contarlo, pero otros amigos se han quedado en el camino o están pagando las consecuencias.Hoy por hoy, lo que creo es que hay que tener la suerte de encontrar una buena combinación entre el grupo de amigos, padres y lugares que frecuentas. ¿Por qué a mi no me ha pasado nada y a otros de mi generación si?¿Cuál ha sido la diferencia? Esas son las cosas que me pregunto muchas veces.Se que mis hijos, en la adolescencia harán todo lo que puedan hacer, quiera o no quiera, pero no creo que sea lo mismo que yo les diga “hazlo” que si saben que a mi no me parece bien. Puede que suene hipócrita que me oponga a aquello que yo si hice, y tampoco apoyo la opción de prohibirlo todo, les daré toda la información que conozca e intentaré estar lo más a la última que pueda (teniendo muy claro que será muy complicado). Hablar con ellos es básico al igual que respetar su espacio, pero no puedo confiar en que como yo salí bien ellos saldrán bien también.

    Respuesta
  • el 27/03/2011 a las 11:24
    Permalink

    Está claro que es un tema que queda lejos. Todos hemos viviod nuestras cosas y hemos salido mejor o peor.Que hizo que salieramos airosos de sitiaciones de las que otros no? Que podría haberse torcido mucho la vida de lo contrario… Claro, pero es eso fruto del azar? No del todo.Siempre he pensado que mis padres no me conocieron en ebsoluto. Supongo que lo importante es darles las armas necesarias para afrontar las situaciones.No podremos evitar que alguien les de una cerveza, un cigarro, un porro y demás. Lo importante es que sepan que hacer en ese caso.Quieres probar, ten cuidado y pon en la balanza las eventuales cosecuencias…No sé, es cierto que es muy delicado. Buen tema!

    Respuesta
  • el 27/03/2011 a las 12:19
    Permalink

    Temo ese momento, tres nñas aún encima!!, es algo que debo pensar y mirar como plantearlo, pero prefiero no pensar en eso aún…aunque pronto llegará!

    Respuesta
  • el 27/03/2011 a las 20:04
    Permalink

    Perfecto!!! Nos lo vamos contando, ya nos veo los viernes por la noche esperando a los muchachos hablando por twitter 100.0 jejejej. Un besazo

    Respuesta
  • el 27/03/2011 a las 21:15
    Permalink

    A mí todo esto me queda lejísimos, pero siempre he pensado que trataría de ser los más dialogante posible con mis hijos, y si eso incluye tener que contarle experiencias propias de mi adolescencia pues lo haré (siempre que no sea para alardear de lo loca que era mamá cuando estaba en el insti, claro).Mis padres me llegaron a prohibir salir a la calle y yo, para rebelarme, me escapaba y hacía todo lo que no debía hacer y más. Hice muchas muchas muchísimas locuras. No me avergüenzo, tampoco me siento orgullosa. Simplemente lo hice así y, desde esta perspectiva, pienso que hay cosas que ahora no las haría ni loca, pero bueno. Con la experiencia se aprende y si contarle a mis hijos que una vez bebí tanto que acabé vomitando por todo el parque les va a servir para que tengan cuidado con el alcohol, pues bienvenido sea.

    Respuesta
  • el 27/03/2011 a las 22:21
    Permalink

    Mamá Blue!, pues no sé si habrá muchas diferencias o no. Yo tengo la suerte de ser una madre joven, cuando mi hijo sea adolescente yo tendré cuarenta y muy pocos y espero no haberme descolgado porque me siguen gustando las mismas cosas que hace quince años y no veo que eso vaya a cambiar… Aiss, ya veremos. Papalobo, Lirovi. No tengo respuesta para lo que planteais, yo tampoco sé por qué hay adolescentes que se tuercen y otros que no. Sólo puedo hablar de mi experiencia, yo hice muchísimas locuras de las que ahora me arrepiento pero tampoco me avergüenzo de ellas. Pienso que, a pesar de todo, siempre fui bastante responsable y creo que en parte se debió a la educación que me dieron (que en muchos aspectos estuvo muy bien) y en parte a mi propio carácter. Cartafol, ya nos irás contando, pobre!María, jajaja, pues yo es probable que aún siga ahí en twitter, me encanta! jajaAnuda, estoy de acuerdo contigo, compartimos el enfoque.

    Respuesta
  • el 26/02/2012 a las 16:10
    Permalink

    Pues yo pienso que en la adolescencia, es muy importante lo que se ha trabajado con ellos antes, en la infancia. A mí me gustaría centrarme en la inteligencia emocional, en el pragmatismo; me explico. Yo sé que todos nos equivocamos en la adolescencia, pero sólo me preocupa que mis hijos sepan cuidarse, que hagan el tonto pero que no comprometan su salud. Si quieren acostarse con alguien porque lo estiman oportuno, que utilicen los medios a su disposición. Con las drogas soy totalmente intransigente, jamás permitiría a mis hijos tontear con ellas y hacer la vista gorda. Tenemos un cerebro para toda la vida, y las consecuencias son espantosas a corto y largo plazo, y de esto hay que ser consciente. Temo que una visión relajada sobre las drogas es muy peligrosa a esta edad. Nadie sabe cómo hacer las cosas para que los hijos “salgan bien” pero en mi caso nunca he consumido drogas y eso creo que juega a mi favor, ni siquiera me he emborrachado nunca, así que no caeré en la hipocresía porque es en lo que creo y lo que soy. Ojalá sepa enseñarles a ser coherentes y cuidar de sí mismos.

    Respuesta
    • el 27/02/2012 a las 9:46
      Permalink

      Qué difícil, ¿verdad?. Ojalá tuviéramos la receta perfecta…

      Respuesta
  • el 07/08/2012 a las 16:09
    Permalink

    Qué interesante este post!!!
    El comentario de Papalobo y el de Belén me han encantado….
    Como todos, en la adolescencia hice locuras, creí que el mundo se acababa, difruté y sufrí…Muchas veces recuerdo una conversación con mi madre (yo me quería ir un fin de semana con el que entonces era mi “noviete”, era muy joven…unos 16 o 17 años…)

    -“que sepas que a mí no me gusta que te vayas pero si tú quieres ir, vete y disfrútalo, pásalo bien. Me alegra que me lo hayas preguntado”

    Pues eso, yo tuve la confianza de decirle donde me iba (otras amigas mentían) y su frase….”a mí no me gusta pero tú haz lo que quieras” me ponía entre la espada y la pared (su opinión siempre fue muy importante para mí) pero me daba a mí la libertad y la responsabilidad de elegir…..de equivocarme o no….y de que hiciera lo que hicese, lo disfrutase y me sintiera bien por haberle contado a ella, mi madre…..

    En mi caso, mis padres sí fueron un modelo para mí !ojalá yo sepa hacer lo mismo con mi hijo!!….cuando hice cosas que no les pareció bien, me lo decían….yo era la que decidía, me equivoqué, sí….en otras ocasiones acerté….

    Me ha encantado el post!!

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com