Celos a la inversa


Los agoreros que pronosticaban graves celos perrunos y gatunos en cuanto el niño entrara por la puerta de casa han fallado, como era previsible, en su predicción. Aquí más bien parecía que le esperaban desde hacía mucho tiempo y el día que volvimos de la clínica no se extrañaron lo más mínimo de verle fuera del bombo.
En lo que a los gatos respecta, si tuviera que definir su relación con una palabra, aunque quizá no sea la más exacta, elegiría: indiferencia. Los gatos saben que está ahí pero igualmente saben que lo más interesante que tiene este nuevo habitante es toda la comida que se le cae al suelo. Ni los uno ni el otro se ven interesantes para jugar.
En cuanto a la perra, la situación actual es: celos inversos. Sí, sí, ¡el que tiene celos es el niño!.
Ella le adora desde el minuto uno. El primer día le recibió con cierto nerviosismo, saludándole como si llevara tiempo queriendo hacerlo, y desde entonces no ha hecho otra cosa que buscar su afecto. A la mínima que se descuida ya le está lamiendo, está siempre pegadita a él, si nos sentamos a jugar en el suelo ella se tumba al lado… Somos tres de manera permanente, desde la mañana hasta la noche.
Hasta hace bien poco él pasaba de ella sistemáticamente pero en las últimas semanas parece que no puede ni verla. En muchos momentos parece que le agobia tener a un bicho de su altura todo el día pegado a él y no duda en apartarla, empujarla y decirle: “no, no, noooooooooo“. A veces incluso la grita y la trata regular tirando a mal. Ella pone cara triste mientras se deja hacer: dedo en el ojo, tirones de labios, estrujamiento de hocico… una santa.
Se que son celos, lo se de sobra. Hace meses que le molesta ver a alguno de los gatos sentado encima de nosotros y hace todo lo posible porque se bajen mientras les dice que “no, no, noooooo“. Tampoco le gusta que sea ella la primera en llegar a la puerta cuando papi llega de trabajar. Mi hijo parece muy independiente y muy cabra loca, pero al menos en casa es dependiente y demandante a más no poder.  
Como todos los niños celosos, tiene ratos de no poder verla y ratos de buscarla. es un ni sí ni no sino todo lo contrario. A veces la busca para darle de comer y la pone a prueba arrimándole y retirándole la comida. A veces se acerca a ella para tocarle las uñitas de las patas, incluso alguna vez la ha acariciado. Suele reirse cuando ella le lame las manos. Pero con él todo tiene que ser cuando él quiere y como él quiere. 
No estoy preocupada, no me cabe la menor duda de que con el tiempo la relación irá cambiando. Pero sí que me da penita por mi perrunilla, que no deja de darle muestras de afecto esperando que él algún día la achuche.
¡Qué difíciles son los amores no correspondidos!.

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

27 comentarios sobre “Celos a la inversa

  • el 24/03/2011 a las 18:26
    Permalink

    El gato de mi tía se escondía debajo de la cama cuando mi hermano entraba por la puerta de su casa (con dos añoooos). Lo tenía amargadito y eso que él era como todos los gatos: pasota.
    Y algo que me ha sorprendido mucho: la primera vez que me quedé embarazada la perra de una amiga mía cada vez que me veía se enganchaba a mi. Era una lapa. Estaba como protegiéndome de todo… Hace unas semanas, cuando aún no se lo habíamos dicho a nadie, la perra volvió a engancharse a mi y a sobreprotegerme (y yo no sabía como hacer para que mi amiga no se diera cuenta).
    Yo creo que lo intuyen desde el casi el primer momento y por eso cuando llegan a casa lo ven como uno más…El nuevo "cachorrito" de toda la familia.
    En cuanto al peque: paciencia… E intentad que no los vea como "competidores" Aunque debe ser complicado…

    Respuesta
  • el 24/03/2011 a las 18:31
    Permalink

    Que pena de la perrilla, pobre, pero ya veras como esta época pasa y el aprende a disfrutar de ella. En nuestra caso Noah tiene mas celillos de la peque que al contrario pero la lame, se deja "acariciar" no coge sus cosas… Es muy buena la verdad. Un besito!!

    Respuesta
  • el 24/03/2011 a las 18:32
    Permalink

    Es increíble lo bien que aceptan nuestros perrillos a nuestros bebés!! Al igual que a tí a nosotros también nos decían que la perra no iba a querer a la niña, y que terminaríamos por tenerla que regalar. Las dos primeras semanas lo pasó un poco mal porque cuando lloraba la peque se ponía nerviosísima, pero acabó dándose cuenta que era normal. Desde entonces, nuestra perrita nos sigue incondicionalmente por toda la casa y mira a nuestra hija con una ternura especial. Se acerca a su trona muy delicadamente para olerla, pero de momento la niña no le hace ni caso.Eso sí, miedo me da cuando la niña le empiece a hacer caso, como la trate igual que a sus juguetes…
    Lo de los celos por parte de tu pequeño me imagino que sea una etapa, ya verás como se le acaba pasando!!

    Respuesta
  • el 24/03/2011 a las 18:42
    Permalink

    Pobrecitaaaaa….. menos mal que son fases y en cuanto vea que puede jugar con ella de un modo más interactivo, seguro que no se separa de ella. Pero normal que la pobre lo pase mal esperando su atención… tienes razón, los amores no correspondidos son así! jeje!

    Respuesta
  • el 24/03/2011 a las 18:42
    Permalink

    Para mi era una preocupación como se comportaria mi Titan cuando naciese mi hija. Nos avian aconsejado que dejaramos oler sus cositas(crema,colonia…) para que fuera haciendose a sus olores. Llegué con la niña del hospital y el perro se salió a la puerta de entrada de la casa,allí estuvo la primera semana que mi hija pasó en casa, pasaba de ella, era como que le incomodaba su presencia, si ibamos para la cocina(que estaba cerca de la entrada)el perro se iba al salón, siempre lo más alejado de ella. Pues luego cambió, pero mucho, es increible, se metia debajo de su carrito, al lado de su moises…el día que mi hija se cayó de la cuna, Titan amortiguó el golpe.

    Respuesta
  • el 24/03/2011 a las 18:51
    Permalink

    Pues que decirte yo, con dos golden Retriever y cuatro gatos en casa! Espero que los celillos pasen pronto; lo que SI estoy segura es que vuestra perra sentirá pasión por el niño para la eternidad.
    Con mi hermano, era alucinante ver a un Pastor alemán enooorme llorar cuando se le caia un juguete de la trona al "enano" pues sabía que no lo podía tocar; o verle tumbado para que mi hermano tuviese "su almohada" en la playa.

    Respuesta
  • el 24/03/2011 a las 18:53
    Permalink

    Que penita la perrilla!!! seguro que al final la adoración es mutua!!

    Respuesta
  • el 24/03/2011 a las 19:40
    Permalink

    Qué rico, celoso y todo… Seguro que dentro de poco serán grandes amigos.

    Respuesta
  • el 24/03/2011 a las 19:59
    Permalink

    Seguro que es pasajero, mi hijo tuvo una temporada que no quería ni que se me acercara mi marido.

    Respuesta
  • el 24/03/2011 a las 21:32
    Permalink

    En mi caso la experiencia con la peduga (nuestra perrita) no es con hijo sino con sobrino de 2 añitos. Es más, con sobrino al que vemos cada 2-3 meses (viven en Bélgica).
    A priori, tanto el peque como Iuna, nuestra peluda, son más bien tirando a brutos jugando. Sin embargo, entre ellos son bastante delicados. Tanto es así que la única persona a la que Iuna hace caso cuando le dice "da" (para que dé el juguete que lleva en la boca y volver a tirárselo) es al enano. Con él es todo delicadeza, y él se vuelve loquito de alegría cuando la ve. De hecho, los que tenemos celos somos mi chico y yo, porque cuando vamos los 3 a verlo cuando vienen a España, su primera pregunta es "¿Nna?". Aissss…. estos nanos…. 😀

    Estoy segura segurísima de que lo de tu peque es una fase que tiene que pasar. Después fijo que no quiere separarse de la perra.

    Un abrazo.

    Respuesta
  • el 24/03/2011 a las 21:39
    Permalink

    Ohhhh qué mona!…..pues mi Yorky de 3kg no hace ni caso al BB (2 meses y medio). No sé si le he protegido demasiado no dejando q la perrita le chupe, pero es que aunque está vacunada de todo, no deja de ser un perro que sale a la calle donde hay otros perros. Qué opináis?

    Respuesta
  • el 24/03/2011 a las 22:01
    Permalink

    Para Sara (con tu permiso, mamá (contra) corriente).

    Bueno, cada cual hace lo que considera oportuno, pero si tu perrita está sana, yo no veo problema a que se acerque al bebé. Cierto es que aún es muy chiquitito, pero cuando sea más mayor….

    Un saludo.

    Respuesta
  • el 24/03/2011 a las 22:42
    Permalink

    Pobrecita, te mando a Eric que le encanta eso de achuchar y besuquear a todo perro viviente

    Respuesta
  • el 24/03/2011 a las 22:47
    Permalink

    Juliete, tengo la sensación de que mi hijo todavía no entiende muy bien qué son los animales ni qué lugar ocupan en la familia. No te diría que los vea como muebles o juguetes, pero a veces me pregunto si los identifica como seres vivos. Me gustaría saber qué se le pasa por la cabeza.

    María, bueeeno, la mía de vez en cuando se come algún juguete de plástico o de madera, en eso nos ha salido rebelde la pedorra!!.

    Yahorapapas, espero que sea una etapa, creo que terminarán siendo grandes amigos, ella es un amor. Me alegra que vuestra situación sea también buena, es lo más habitual.

    Gem, tiene el corazón herido jajaja

    Ángela, algunos perros necesitan un poco de tiempo para acostumbrarse a la nueva situación, pero normalmente es raro que haya problemas.

    Leia, vaya foto ahí tumbados los dos en la playa!

    Ana, pues eso espero porque sería una pena que mi hijo se perdiera esa experiencia tan bonita que es el amor animal!

    Nuria, espero que sí, creo que pueden ser grandes compañeros.

    Treintañera con hijo, mi hijo está cada vez más apegado a mi, quizá sea eso en gran medida, veremos cómo evoluciona con el paso de los meses…

    Susana, eso creo yo, que después no querrá separarse. Además, con lo bruto que es él, porque todavía no ha descubierto las "posibilidades" de juego que le daría la perra, ella estaría encantada de jugar con él a cualquier juego. Aunque casi mejor, porque ahora mismo pesan lo mismo y ella podría con él seguro! jajaja

    Sara, bueno, eso ya depende mucho de cada familia y de lo que vosotros querais. Si me pides mi opinión, yo considero que lo mejor que puedes hacer es integrar a bebé y perro desde el principio, sin ningún temor. Si tu perrita está vacunada, no hay ningún riesgo. Si le chupa, pues luego le limpias con una toallita y listo. Nosotros los primeros meses vigilábamos de cerca los encuentros por si acaso ella se ponía nerviosa, más que nada por precaución, pero ahora ya les dejamos a su aire totalmente. Creo que lo peor que se puede hacer es que el perro vea que desconfías de él (o de ella), que tienes miedo, porque eso te lo huelen a la legua. Cuando tu perrita y tu bebé estén juntos, acariciala mucho, dile "guapa, perrita buena", que ella vea que cuando está tu bebé te sigues ocupando de ella y que la quieres igual, que cada uno tiene su sitio.

    Susana, estoy de acuerdo contigo. Yo creo que es malo tener "miedo" o "recelo" del perro porque el perro eso lo percibe como falta de confianza y puede llegar a no entenderlo y al final volverse en contra de todos. Un perro de buen carácter y que ha sido bien preparado para la situación no tiene por qué dar ningún problema.

    Respuesta
  • el 24/03/2011 a las 23:36
    Permalink

    Buuu este post me recodo a mi perrito robado.. con mi madre soliamos conversar de como se llevarían el Piñuflas y mi Mayleen, y siempre llegabamos a la conclusion, de que el pobre sufriria los abusos de mi hija… ya que siempre he pensado que los perritos se rinden ante los encantos de un niño.

    Ahora cuando mi nena esté mas grandecita, queremos un golden retriever.

    Tu perrita y tu hijo a la larga se llevaran bien…

    Respuesta
  • el 25/03/2011 a las 0:07
    Permalink

    Mi perra, cuando mi hermana era un bebé, montaba guardia al lado de su cuna. Llegó un momento en el que mi madre podía estar perfectamente tranquila, que desde que mi hermana hacía el más mínimo quejido, gesto raro, respiración profunda o achís XD la perra iba corriendo a ladrarle a mi madre en plan "Oyee mira a la niñaa"

    Y se dejaba hacer también. Aunque mi hermana también la quería mucho, y se acostumbró en seguida a tenerla todo el rato al lado, como una manta.

    Un poquito de celos sí le tenía. Sobre todo cuando mi hermana entró en la edad de las monerías en la que los niños son graciosos quieran o no. Una vez se tragó un chupete entero, en plan venganza… Y la tuvimos que llevar de urgencia a hacerle una endoscopia al veterinario XD Sólo fue esa época, y se le pasó. Se llevaron siempre bien.

    Respuesta
  • el 25/03/2011 a las 0:12
    Permalink

    Jejjeje! Me imagino a tu pequeñín quitándose de encima a tu perra como tratándola de pesada, pobrecita, ella debe pasarlo mal!
    En casa no tenemos mascotas pero mi hijo se pone celosísimo con el perro que tienen mi hermana y mi cuñado, en cuanto lo ve en brazos de mi hermana le grita: "La tía es mía" y le tira del rabo para que se vaya.

    Respuesta
  • el 25/03/2011 a las 9:38
    Permalink

    Qué bonitas son las relaciones entre animales y niños, se me cae la baba hasta más no poder. Es una relación difícil porque compiten por tu atención y cariño, por supuesto!. El peque es el pequeño de la relación e intenta manejar a su antojo a la perra, y la pobre es tan buena, que se deja hacer. A medida que crezca los juegos irán aumentando, y la perruna se verá correspondida.
    Mi hijo con las gatas mayores tiene una relación parecida, ni contigo ni sin ti. Pero con la pequña, bien sabes tu que es ,….., como decirlo, un amor especial, se adoran, se quieren, se buscan y se entienden, pero claro, se han criado juntos.

    Respuesta
  • el 25/03/2011 a las 11:43
    Permalink

    Me da pena tu perra, pobrecita!
    En mi caso, mi perro no se si tuvo exactamente celos pero no quería mucho al niño. Era un perro muy tranquilo al que cualquiera, salvo yo, le estorbaba. Y el niño pasaba de el… hasta que se murió. Ahora le echa mucho de menos!

    Respuesta
  • el 25/03/2011 a las 11:59
    Permalink

    Hay pobre perrilla, yo creo que son fases que pasen los niños, mi hijo nunca había sido celoso hasta hace unos meses, que cuando cogía a mis sobrinos venía corriendo y les empujaba y les decía "no no no" como tu peque con los animales, las últimas semanas parece que ya se le va pasando el momento celos y ya no hace caso al hecho de que yo coja a mis sobrinos, así que estoy segura de que a tu peque se le pasará el momento celos.

    Respuesta
  • el 25/03/2011 a las 12:17
    Permalink

    Pobrecita, pronto la verá como un amiguito de juegos, yo tengo al gato Pancho que se sienta con ranita a jugar y el pobre recibe cachetes, estiramientos de cola, y al final acaba por marcharse, y la otra detás.

    Respuesta
  • el 25/03/2011 a las 15:08
    Permalink

    Mis cuñados tienen una labradora loca (y jovencita) y un gato super achuchable. Al gato mis sobrinso lo llevan frito. De cachorro hasta lo lanzaban por los aires… el gato volvía a por más! Se ve que le iba la marcha. Y es bueno para ellos porque aprenden a relacionarse y a respetar a los bichos.
    Con la perra, que es un poco bruta, han aprendido a tener cuidado y a marcarle las distancias cuando se pasa, lo cual está de maravilla!

    Respuesta
  • el 25/03/2011 a las 16:10
    Permalink

    Pues no sabes que envidia q me das, a mi m tienen prohibido meter perros/gatos en casa y en mi familia siempre nos hemos criado con un perro que chupara las orejas jajajaja

    Es más, me da una pena terrible ver a Boliche gritar de pánico cuando un perro se pone a ladrar cerca de él y todo por una mala expriencia cuando tenía 12 meses…
    Espero que lo supere xq yo adoro los animales, en especial a los perros.

    Seguro que tu nene con el tiempo sabrá corresponder el amor de vuestra perra. Que tierno!

    Respuesta
  • el 25/03/2011 a las 19:41
    Permalink

    Qué linda la perra!
    A mi ya ha habido quien al enterarse que estamos buscando me ha preguntado qué voy a hacer con la gata… sin comentarios.
    Me parece sanísimo que los niños se crien con animales. En breve seguro que son inseparables!

    Respuesta
  • el 25/03/2011 a las 23:54
    Permalink

    Yo he crecido con perros en casa, una maravilla, y al ser hija unica eran como mis amigos…me pegaba todas las horas con los perros. La pena que tengo ahora es que mis tortuguitas no vivan esa experiencia… aprovecha tu situacion en casa, los celos son temporales, a medida que vaya creciendo cada vez disfrutara mas de tener a la perra cerca. Vivir con un animal es un aprendizaje.

    Respuesta
  • el 26/03/2011 a las 15:14
    Permalink

    Qué foto más bonita por dios!A mi me parece maravilloso que los niños crezcan con animales. Tengo dos gatos y estoy intentando ser mamá y me parecerá maravilloso que mi hijo crezca con los animales. Por tu blog, pareces una madre genial.Un abrazoYolanda

    Respuesta
  • el 27/03/2011 a las 0:17
    Permalink

    Quiteñabonita, qué bonito, un golden! Seguro que se llevarán bien a la larga, estoy segura.Seishi, un chupete entero! pobreeee!Arual, jajajjjaaj, qué bueno!Belén, me encanta la combinación niños-animales, ya lo sabes tu.Laky, normal que la eche de menos. A veces pasa que te acostumbras a tener ahí a los animales, igual que tienes a tu familia y a tus amigos. Y un día te falta alguno y ostras, es cuando te das cuenta de que dabas por hecho demasiadas cosas. Aiss, pobre laky.Mis chicos y yo, estos celosss! Tanpancha, jajajaja, cómo son!Aida, qué bueno el gato! a uno de los míos también le va la marcha, el otro es mucho más asustadizo.La teta reina, a mi mis padres me prohibieron tener animales y ahora me he desquitado jajaja. Seguro que mejorará la relación, seguro.Trax, a mi también me parece muy sano.Irene, estoy de acuerdo, estoy deseando que disfrutemos más todos juntos.Yolanda, muchas gracias por tu comentario, un beso.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com