Este verano hemos conocido un material de manualidades que no habíamos probado aún: PlayMais.

Seguro que te suena porque lleva tiempo en el mercado y hay gente que hace auténticas viguerías con él.

Nosotros aún no habíamos tenido ocasión de probarlo y la verdad es que nos ha sorprendido muy positivamente, por eso quería compartirlo hoy contigo.

 

Qué es PlayMais

PlayMais son unos pequeños cilindros esponjosos que se pegan entre sí humedeciéndolos de modo que los niños pueden hacer con ellos infinidad de manualidades. ¡Las posibilidades son infinitas!

PlayMais cubo 500 piezas

PlayMais está hecho de maíz y agua y teñido con colorante alimentario.

Es 100% ecológico y biodegradable.

 

Primeros pasos con PlayMais

Cuando destapamos nuestro bote de PlayMais lo que más nos llamó la atención fue el olor. ¡Huele a gusanitos!

Las piezas no son tóxicas, ¡es maíz y colorante alimentario! Pero tampoco están pensadas para comer. Así que yo las dejaría fuera del alcance de los niños muy pequeños ¡y de los perros! Sí, mi perra se come los trozos que se nos caen al suelo 😉

Los cilindros son muy ligeros y esponjosos, es algo que también sorprende.

Para que peguen las piezas entre sí, hay que mojarlas ligeramente. Para ello, los botes vienen con una pequeña bayeta que debemos humedecer.

PlayMais toallita húmeda

Yo pongo la toallita en un plato de plástico, para no mojar la mesa y no armar lío.

Cuando queramos unir dos piezas, mojaremos un poquito sus extremos y listo, quedarán unidas entre sí.

Es mejor no mojar en exceso las piezas porque se reblandecen. Con un poquito que las humedezcamos es suficiente.

 

Figuras con PlayMais

El límite con PlayMais está en la imaginación.

Nosotros el primer día optamos por construcciones muy coloridas. Aquí os enseño un par de las primeras que hicimos:

Una casita para nuestro dragón de pasta de moldear Alpino:

PlayMais casita

Y un batmóvil para nuestro Batman de Lego:

PlayMais batmóvil

Las piezas, estando secas, se pueden cortar. Si tenéis un cuchillito de plástico de esos que se utilizan para trabajar la plastilina, podéis utilizarlo. Así, podéis crear nuevas formas, diferentes a los cilindros que vienen en el cubo.

La gente hace auténticas maravillas.

PlayMais ejemplo

He seleccionado algunas ideas creativas que me han gustado en este panel de Pinterest.

 

Plantillas para hacer con PlayMais

Una opción que mola es descargarse una plantilla y luego rellenarla con PlayMais.

O simplemente hacemos la silueta de un dibujo y luego lo coloreamos con estas piezas de PlayMais.

Podéis cortar las piezas previamente o pegarlas tumbadas, ir alternando para darle un toque tridimensional al dibujo…

Si las cortáis muy pequeñitas, podéis hacer un dibujo tipo mosaico.

Es una idea parecida a lo que hacen en los coles de pintar con plastilina, pero en este caso usando un material muy diferente al tacto y al olfato.

Hay ideas chulísimas en Internet.

 

Ventajas de PlayMais

Nos ha gustado PlayMais porque es un juguete diferente.

  • Es totalmente novedoso al tacto, al olfato y en su uso. Nunca habíamos probado un material igual.
  • Aunque parece endeble, las construcciones que resultan de unir las piezas son fuertes. Resulta muy versátil y la variedad cromática es maravillosa.
  • Es un juguete ecológico y biodegradable, que nunca está de más tenerlo en cuenta. Además, una vez seco, si quieres deshacer la figura creada, puedes hacerlo si tienes un poco de cuidado.
  • No es un juguete caro y permite disfrutar de mucha horas de diversión.

 

PlayMais: precio y dónde comprar

La variedad del catálogo de PlayMais es increíble. Tenéis paquetes básicos más o menos grandes, cubos por colores, packs temáticos que ya vienen pensados para que hagáis determinadas figuras… Es imposible que no encontréis un pack que sea ideal para vosotros.

Nosotros compramos un cubo básico de 500 piezas en Amazon:

Cubo PlayMais de 500 piezas

EUR 12,52

Comprar PlayMais en Amazon

Cuéntame, ¿has probado PlayMais? ¡Enséñame tus obras de arte!

 

Foto | Facebook PlayMais España