Mayor va a cumplir ocho años. Y no lo puedo evitar: cada vez que se acerca su cumpleaños echo la vista atrás a todo este largo camino que hemos andado juntos como familia. ¡La de cosas que nos han pasado!

El mundo ha cambiado mucho desde que me quedara embarazada en 2009. Yo he cambiado mucho.

Anoche reflexionaba sobre cómo han ido cambiando nuestros hábitos de compra. Los de la sociedad española en general pero, muy en particular, los míos propios. Si ahora tuviera que empezar de cero, haría elecciones muy diferentes. Sin duda he aprendido a comprar de manera más inteligente.

 

¿Dónde comprar lo que necesitas para tu bebé?

Diría que tenemos tres opciones:

  1. La opción más clásica: acudir a unos famosos grandes almacenes.
  2. La opción en auge: hacer tus compras en una tienda física de productos para bebé.
  3. La opción más eficiente: comprar en una tienda online especializada en puericultura.

Os comento cómo veía y cómo veo ahora mismo estas tres opciones para comprar lo que necesitas para tu bebé.

 

Opción clásica: comprar las cosas de tu bebé en esos famosos almacenes en los que el otoño empieza en agosto

No sé si coincidiréis conmigo, pero en 2009 la opción de referencia era acudir a unos grandes almacenes donde incluso te podías hacer una lista de nacimiento y que al cabo de unos meses te lo mandaran todo a casa. Creo que muchísima gente como yo no nos planteábamos otra opción.

Lo que ocurre es que en estos casi 10 años las cosas han cambiado mucho y, para temas de puericultura, los grandes almacenes están de capa caída:

  • Ya no tienen un gran surtido expuesto, por lo que si tu idea es ver y tocar, por ejemplo cunas, vas a volver a casa frustrada. Sí, por catálogo lo que tu quieras, pero en exposición tienen muy poca cosa.
  • Ya no tienen dependientes con los que te puedas asesorar. De hecho, en los últimos años el cliente ha terminado por darle cien mil vueltas al dependiente de turno. La mamá o el papá que quiere comprar un producto de puericultura muchas veces viene ya con un master online hecho desde la tranquilidad del ordenador de su casa… y el dependiente muchas veces se queda fuera de juego. Con lo cual, las dudas que puedas tener, allí no te las van a resolver.
  • La financiación suele ser un punto a su favor, sin duda, pero los precios juegan en su contra. Hay que valorar qué compensa más.

Personalmente, esta opción ha pasado de ser mi opción de referencia para mi primer hijo a quedar completamente descartada. Curioso, ¿verdad?

 

Opción en auge: elegir una tienda física especializada en bebés para comprar todo lo que necesitas

Con el paso de los años han ido surgiendo tiendas físicas muy especializadas en bebés.

No hablo de grandes cadenas de puericultura, esas han ido cerrando en masa. Me refiero a tiendas de puericultura más o menos pequeñas pero que se han especializado mucho, se han hecho expertos, y han ido creciendo a través del boca a boca.

No hay muchas, no suelen estar en sitios de fácil acceso, pero haberlas haylas. Sobre todo si vives en una gran ciudad, es difícil que no haya una.

Son una buena opción si:

  • Eres de las personas que necesita ver y tocar antes de comprar. Normalmente aunque sean espacios pequeños tienen mucho producto expuesto.
  • Si te has hecho un máster online en puericultura y necesitas resolver tus dudas con alguien que realmente sepa más que tu.

Normalmente tienen dos contras que a mi me echan mucho para atrás:

  • Tener que desplazarme. Acostumbrada a comprar todo online, muy bueno tiene que ser lo que me ofrezcan para desplazarme hasta una tienda pudiendo comprarlo desde mi ordenador en casa.
  • Aguantar la cola. Como son sitios muy recomendados y en los que atienden a conciencia, tienes que ir mentalizado para pasar horas allí, algo que a mi se me hace muy difícil.

En mi caso, salvo que necesite algo muy muy concreto, tampoco son mi primera opción.

 

Opción más eficiente: comprar online en tiendas especializadas en puericultura 

Hoy por hoy, me parece la opción más eficiente para comprar lo que necesitas para tu bebé.

Para mi son todo ventajas:

  • Yo necesito analizar los productos con calma. Que te asesore un dependiente está muy bien, pero yo me acabo aturrullando y cuando vuelvo a mi casa no me acuerdo de la mitad de las cosas que me ha dicho. A veces acabo con más lío que antes. Online puedo mirar tranquilamente las características de cada producto, hacerme mis propias comparativas (¡tengo cuadernos que dediqué a eso en su día!), mirarlo, remirarlo, consultarlo con la almohada y finalmente darle a comprar.
  • A través de Internet tengo todas las opciones disponibles. Por grande que sea una tienda física, como el catálogo online no hay nada. ¡Anda que no me lo paso yo bien cotilleando páginas web!
  • Yo no necesito ver y tocar. Lo primero porque por mucha innovación que haya salido al mercado, dos hijos son dos hijos, y ya no tengo necesidad de ver nada en persona porque ya sé cómo es. Hoy en día, además, tenemos ecommerces con unas fotos buenísimas, que casi ves mejor el producto online que en persona.
  • Para mi, el desplazamiento y el tiempo empleados son una pérdida de tiempo. Llevo ya muchos años comprando online y estoy tan acostumbrada que tener que ir de tiendas me parece perder un tiempo que puedo emplear en otras cosas que me gustan más. Yo no disfruto yendo de tiendas, es más, a menudo me parece frustrante.
  • No tengo que aguantar aglomeraciones y colas. Pocas cosas me agobian más que un sitio lleno de gente hasta la bandera, ¡para comprar algo! Es que no le encuentro sentido alguno. En fin, no soy de esas personas que iría a una feria de puericultura, que se que a otros les encantan. ¡Con lo bien que estudio, comparo y compro desde casa!
  • Comprar online y recibirlo en casa me parece la cosa más cómoda del mundo. ¿Buscas una silla de paseo? Pues tranquilamente echas un vistazo a varias webs, te informas, comparas características, precios… y una vez que te decidas sabes que en unos pocos días lo tienes en casa. Y así con todo lo que necesitas para tu bebé. Un click y listo.

 

Me imagino que en esto habrá muchas opiniones. ¡Las personas somos tan diferentes en gustos! Cuéntame, ¿dónde recomiendas comprar lo que necesitas para tu bebé?