El mito de la maruja. Segunda parte.

Continúo por donde lo dejé ayer, tratando de desmontar el mito de la maruja y tratando también, si es posible, de que nos demos cuenta de hasta qué punto es necesario empezar a usar otra terminología. 
Quinto mito de la maruja: todo el día en bata, en chándal, con los rulos puestos…

Pero, ¿la gente qué ropa lleva en su casa?. Vamos, yo en todas las casas donde he ido y/o donde he vivido, la gente cuando llega de la calle y/o ya no va a salir más, se quita la ropa que traía y se pone cómoda. Quien no se pone un chándal se pone unos vaqueros dados de si o un pijama lleno de pelotillas.
Si tu trabajo consiste en estar gran parte del día en casa, tirada por los suelos con el nene, por los parques, en el médico o en el supermercado, ¿qué deberías ponerte, un traje?. A mi me parece súper normal que quien esté en casa esté en ropa cómoda y quien sale a la calle sin compromiso de ver a un cliente y para actividades que suelen implicar desgaste físico vaya lo más informal posible.
En cuanto a los rulos, pues yo no me los he puesto nunca, creo que esto entre la gente joven ya no se lleva mucho, pero ¿el ponerse una mascarilla en el pelo y dejársela una hora puesta no lo hace nadie?.

Sexto mito de la maruja: cuando los hijos se van, te quedas vacía.
Esto ya lo comenté ayer en parte, cuando comenté en el primer punto que parece que se da por hecho que la mujer que se queda en casa es una mujer con pocos o ningún interés personal, sin fondo ninguno, hueca. Yo he llegado a oir algo así como que “estar en casa todo el día embrutece”. No, lo que embrutece es no cultivarse, son cosas distintas.
Cuando escucho este argumento, siempre se me viene a la cabeza el famoso lema de los campos de concentración nazis: arbeit macht frei, el trabajo hace libre (a las personas).  Ni qué decir tiene que la mera insinuación de esto me pone los pelos como escarpias, no hablando ya de marujas, sino en general. Pienso que el trabajo, por si mismo, no realiza a nadie. Lo que realiza son las actividades que uno desempeña en su día a día, que pueden ser laborales o no, pueden reportar beneficios económicos o no. Un cooperante de una ONG que trabaje en un país necesitado sin cobrar nada a cambio seguro que se siente la persona más realizada del mundo y todo ello sin cobrar. Un broker es posible que se sienta fantásticamente bien consigo mismo por desempeñar con éxito un trabajo complicado y que, además, le reporta dinero. En una palabra: las vocaciones, las actividades que nos reportan satisfacción, realizan.
Así que desde mi punto de vista, el trabajo puede realizar o no, pero dar por hecho que el trabajo  completa a las personas, sí o sí, cualquier trabajo, con cualquier condición, me parece incluso peligroso. Es una nueva esclavitud: usted debe trabajar porque todo está carísimo y si no, no puede vivir, y además debe sentir extremadamente realizado por ello. Pues no oiga, lo primero lamentablemente sí, pero lo segundo, como que no.
Anda que no hay mamás que van a trabajar a un curro precario, con un sueldo y unas condiciones lamentables, a hacer tareas que no les interesan en absoluto, dejando a sus hijos a cargo de otros, porque necesitan ese dinero para llegar a fin de mes. ¿A esas personas les contamos también el cuento de la realización mediante el trabajo?.
Volviendo al tema, ¿qué pasa con la mujer que no trabaja y sus hijos se van de casa?. Podríamos decir que se jubila, ¿no?. Y mientras una gran mayoría de los trabajadores fuera de casa están deseando que llegue ese día para dedicarse a disfrutar de su tiempo libre, la maruja parece que se queda en casa, llorando, vacía, sin nada que hacer.
Como dije ayer, casos habrá de todos los colores, que también hay quien adora tanto su trabajo que no quiere jubilarse, pero creo que las nuevas generaciones estamos llenos de proyectos, de iniciativas y ¡hay tanto por hacer!. Mi familia es una parte muy importante de mi vida, es mi principal ocupación, pero también tengo otras muchas cosas que me encantan. Si algún día tuviera más tiempo libre, me encantaría estudiar otra carrera, o más de una, me encantaría colaborar de voluntaria en varios proyectos que tengo en mente, me gustaría seguir dedicándome a la infancia y a la maternidad, adoro escribir y llevo años haciéndolo de una manera u otra, tengo tantos libros por leer que no sé si tendré tiempo en esta vida… 
Séptimo mito: el trabajo de la maruja es fácil porque se ha hecho toda la vida y porque todos, en mayor o menor medida, lo hacemos.
Mito complicado de desmontar, pero voy a intentarlo.
En primer lugar, efectivamente, hasta hace nada lo más normal era que una mujer se quedara en casa, era lo que se debía hacer, a nadie le parecía que eso fuera nada del otro mundo. Pero, que no lo pareciera no quiere decir que realmente fuera un trabajo fácil. Las amas de casa de otras generaciones, las primeras a las que se las llamó marujas, pasaron unos tiempos dificilísimos y se manejaron bastante bien con temas tan complicados como el hambre, la enfermedad, la guerra, algunas muy maltratadas por sus maridos… No me lo quiero ni imaginar.
En segundo lugar, que una cosa se haya hecho toda la vida no quiere decir que sea una cosa sin interés. Vivimos en una época donde todo es moderno, lo que se hace viejo directamente se desecha. Pero la labor de criar y educar a las generaciones venideras, la labor de mantener espiritualmente a una familia, es una labor básica para la sociedad, ¡probablemente la más importante de todas!.
Que esta labor la realizamos todos en mayor o menor medida, estoy de acuerdo, eso es irrefutable. Ahora, cuando hablo con mi marido de este tema, siempre le pongo el mismo ejemplo: tu suponte que desde que te levantas a las 7 de la mañana hasta las 7 de la tarde estuvieras realizando la misma tarea, una tarea de gran responsabilidad, y que no pudieras interrumpirla para descansar cuando tu lo necesitaras, sino aleatoriamente durante el día y eso teniendo suerte. Suponte que cuando llegan las 7 viene un compañero a ayudarte pero sólo a eso, a ayudarte, que no a relevarte, de modo que hasta las 7 del día siguiente sigues realizando la misma tarea, con menor intensidad, pero sigues realizando la misma tarea. Ahora, multiplica esto por todos los días del año, ¿cómo lo llevarías?. 
El ejemplo tiene sus fallos. Un trabajo no satisfactorio no se puede comparar ni por asomo con la crianza de un niño y llevar una familia, al menos en el plano de la realización personal. Pero tampoco se puede comparar en el plano de responsabilidad porque a mi, la verdad, los trabajos que he tenido me han importado poco (incluso cuando he realizado tareas que podían tener repercusiones significativas… claro, yo no he tenido la vida de nadie en mis manos) mientras que la crianza de un niño es de una responsabilidad máxima. Así que, con sus fallos, no me parece un mal ejemplo.
Creo, por tanto, que este mito es, más bien, una injusticia, es una falta de reconocimiento a algo que, en gran medida, cumple una función social.
Octavo mito: te vas a arrepentir. 
Este le conozco de oídas. A mi no me lo han dicho nunca, pero se que es algo que habitualmente se dice.
La verdad que a la gente le encanta jugar con el miedo y la amenaza. Desde que piensas en tener hijos se suceden los comentarios del tipo “verás cuando se enteren en tu empresa“, “no sabes la que te espera cuando nazca el niño“…
Yo preguntaría, ¿arrepentir de qué?:
– ¿De haber empleado tus años de juventud en dedicarte a tu familia?. Pues hombre, yo, puestos a que me salgan canas, prefiero que sea dedicándome a una cosa que me proporciona satisfacción que malgastando mi tiempo en un trabajo basura.
– ¿De haber abandonado durante muchos años el mercado laboral, complicando seriamente las posibilidades que tienes de volver a él?. Mira, aquí estoy de acuerdo, esto no se puede desmontar. Si una persona tiene pensado volver  en algún momento al mercado laboral por cuenta ajena yo no le recomendaría dejar pasar mucho tiempo, porque veo el reenganche muy complicado. Pero, aún así, tampoco entiendo de dónde debe venir el arrepentimiento. Creo que las cosas deben meditarse, ponderarse y decidirse por la opción cuyo riesgo podemos asumir mejor. Como digo, no hay nada del todo seguro en esta vida, por algo hay que optar. 
Todas las elecciones implican una pérdida, por pequeña que sea. No nos olvidemos de eso.
Noveno mito: planchados hasta los calzoncillos del marido.
Como comenté ayer, históricamente se educó a las mujeres para ser el ama de casa perfecta. Tanto que yo he conocido a algunas que en su tiempo libre se han dedicado a tareas tan variopintas como sacar brillo a la plata, limpiar los cristales o almidonar las cortinas. De hecho, por experiencias de mis abuelas, conozco que en muchos casos la prioridad era más la casa que los niños, que eran educados de otra manera muy distinta: menos estimulación, más horas en sus parques o cunas, mucha más rigidez, temor reverencial hacia el padre….
Las nuevas generaciones no hemos sido educadas así. Hemos sido educadas para estudiar, para trabajar, para salir y ver mundo.
Parece que siempre damos bandazos de un lado a otro: o mujer que plancha hasta los calzoncillos o mujer que no sabe freír un huevo. Seamos realistas, lo habitual es el término medio.
Las mujeres que hoy día no tenemos vocación de ama de casa. La casa se mantiene porque debe mantenerse. La que trabaja fuera porque no tiene tiempo ya que pasa muchas horas sin estar en su casa y la que está dentro tampoco lo tiene porque su prioridad es el niño, no los azulejos del baño.
Concluyendo…
Iba a dejar las conclusiones finales para un tercer post, pero como hoy es viernes y entiendo que durante el fin de semana no estamos para cosas tan espesas, prefiero hacerlo hoy por mucho que esto esté resultando largo.
¿Qué he pretendido demostrar?:
– Lo primero, que la figura de la maruja, en su concepción clásica, no existe ya entre las mujeres que ahora mismo estamos en edad fértil. Ese patrón de mujer ya no existe, la sociedad ha cambiado mucho, las mujeres estamos llenas de ilusiones, tenemos poder para cambiar nuestros destinos, salimos, entramos, trabajamos si queremos y podemos permitirnos hablar de temas como este sin que pase nada.
– Segundo, que aunque la maruja, como patrón estereotipado, siga existiendo, se merece el máximo de los respetos. Esas señoras han sido nuestras abuelas, incluso nuestras madres. Han vivido unos momentos políticos, económicos y sociales con una entereza que probablemente no tendríamos muchos. Han pasado hambre, han pasado enfermedades y muchas han pasado por traumas psicológicos importantes… ¡demasiado bien están!. Después de todo lo que han vivido, llegadas a cierta edad, tienen que aguantar que la sociedad, que ha dado un giro radical, crea que tenemos derecho a reírnos de ellas, a utilizar el término como sinónimo de mujer que no vale nada.
Una vez, hace ya muchos años, fui con una de mis abuelas a comprar y cuando llegó la hora de pagar, me di cuenta de que no sabía pagar con euros. Acabó dándome el monedero. Desde entonces, no sé la de veces que volvió a casa con un cambio que no era correcto, ¡la sisaban!.
Otra vez, mi otra abuela, me dió un sobre con dinero de su mísera pensión, y en el sobre ponía “de tu aguela”. 
¿Esto es como para reirse?. Porque a mi me da tanta pena que casi se me caen las lágrimas al escribirlo.
Vamos a dejarnos todos de tonterías. Las mujeres jóvenes no nos vemos reflejadas en estos clichés y debemos dar gracias de que la sociedad haya progresado tantísimo en tan poco tiempo. Pero, dando gracias por lo que tenemos, no nos olvidemos de dónde venimos, que es de bien nacido ser agradecido.
Con la sensación de haberme dejado cosas en el tintero, y esperando haberme explicado lo mejor posible, cierro estas dos entradas, que confieso que llevaba mucho tiempo queriendo publicar.

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

47 comentarios sobre “El mito de la maruja. Segunda parte.

  • el 18/03/2011 a las 9:38
    Permalink

    Cuanta demagogia para empezar la mañana…..

    Respuesta
  • el 18/03/2011 a las 10:39
    Permalink

    Ostras, no creo que te hayas dejado nada en el tintero….bastante largo tu post, pero no falto de razón.
    A mi me gusta mi trabajo (raro supongo) me gusta salir a trabajar, relacionarme fuera de mi mundo de casa, realizar las tareas que comporta. Me gusta, no me cuesta. Pero puedo entender que a todo el mundo no le suponga el mismo placer. Puedo entender y respeto el quedarte en casa a realizar otro tipo de trabajo. Lo que me da miedo de esa situación ( y es una apreciación fruto de la experiencia vivida de un divorcio a mis espaldas) es la poca independencia económica de esta opción. Eso, a mi parecer, es una desventaja hoy en dia… demósle una vuelta. Saludos y buen fin de semana.

    Respuesta
  • el 18/03/2011 a las 10:40
    Permalink

    Yo tengo unos "chandals" monisismos, je, je.
    Mi madre que ya es muy mayor 78 años cumple el lunes apenas sabe leer y escribir, lleva desde los 9 años limpiando primero en casa ajena y después en la suya propia, nos ha criado, cuidado, alimentado y estimulado para tener un futuro mejor que el que ella tuvo.
    ¿Reirme yo de eso? jamás, estoy muy agradecida y desde que se lo que es ser madre muchisimo más.
    MIra como eres que tengo un examen dentro de 20 minutos y estoy llorando

    Respuesta
  • el 18/03/2011 a las 10:46
    Permalink

    Me animo a darte mi opinión: Me parece que justificas mucho en lo que tu estás metida, si tu situación fuera diferente otro gallo cantaría.

    Por cierto, utilizar el lema alemán para mencionar lo que sea sobre el trabajo ya sea fuera o dentro de casa, me parece de pésimo gusto. Que a veces por darnoslas de cultos metemos unas patadas que da gusto verlas….

    Respuesta
  • el 18/03/2011 a las 10:47
    Permalink

    Mamá contra corriente: Esto que te transcribo es un poco largo, pero hay un monólogo muy curioso, que se llama MONÓLOGO DE LA MUJER MODERNA….(Es bastante extremo, pero tiene su miga….)

    "Son las 6,00 a.m. El despertador no para de sonar y no tengo fuerzas ni para tirarlo contra la pared.
    Estoy acabada. No querría tener que ir al trabajo hoy. Quiero quedarme en casa, cocinando, escuchando música, cantando, etc. Si tuviera un perro, lo pasearía por los alrededores. Todo, menos salir de la cama, meter primera y tener que poner el cerebro a funcionar.
    ME GUSTARÍA SABER QUIÉN FUE LA BRUJA IMBÉCIL, LA MATRIZ DE LAS FEMINISTAS, QUE TUVO LA PUTA IDEA DE REIVINDICAR
    LOS DERECHOS DE LA MUJER, Y POR QUÉ HIZO ESO CON NOSOTRAS, QUE NACIMOS DESPUÉS DE ELLA.
    Estaba todo tan bien en el tiempo de nuestras abuelas: ellas se pasaban todo el día bordando, intercambiando recetas con sus amigas, enseñándose mutuamente secretos de condimentos, trucos, remedios caseros, leyendo buenos libros de las bibliotecas de sus maridos, decorando la casa, podando árboles, plantando flores, recogiendo legumbres de las huertas y educando a sus hijos. La vida era un gran curso de artesanos, medicina alternativa y cocina.
    Y DESPUES SE PUSO MEJOR, TENIAMOS SERVIDUMBRE, LLEGARON EL TELEFONO, LAS TELENOVELAS, LA PILDORA, EL MAIL, LA TARJETA DE CRÉDITO, AHORA INTERNET!!! CUÁNTAS HORAS DE PAZ, SOLAZ Y REALIZACIÓN PERSONAL NOS TRAJO LA TECNOLOGIA!!!
    HASTA QUE VINO UNA PENDEJITA, A LA QUE POR LO VISTO NO LE GUSTABA EL CORPIÑO, A CONTAMINAR A VARIAS OTRAS REBELDES INCONSECUENTES CON IDEAS RARAS SOBRE “VAMOS A CONQUISTAR NUESTRO ESPACIO”. ¡QUÉ ESPACIO NI QUÉ COÑO!!! Si ya teníamos la casa entera!!! todo el barrio era nuestro, el mundo a nuestros pies!!!

    Respuesta
  • el 18/03/2011 a las 10:47
    Permalink

    Teníamos el dominio completo sobre los hombres; ellos dependían de nosotras para comer, vestirse y para hacerse ver bien delante de sus amigos. Y ahora…¿donde carajo están?
    NUESTRO ESPACIO.. QUÉ COÑO!!! Ahora ellos están confundidos, no saben qué papel desempeñan en la sociedad, HUYEN DE NOSOTRAS COMO EL DIABLO DE LA CRUZ.
    Ese chistecito, esa puta gracia, acabó llenándonos de deberes. Y lo peor de todo, acabó lanzándonos dentro del calabozo DE LA SOLTERÍA CRÓNICA AGUDA!!! Antiguamente los casamientos duraban para siempre. ¿Por qué, díganme por qué, un sexo que tenía todo lo mejor, que sólo necesitaba ser frágil y dejarse guiar por la vida, comenzó a competir con los machos? ¿A quien carrizo se le ocurrió?
    MIREN EL TAMAÑO DEL BÍCEPS DE ELLOS Y MIREN EL TAMAÑO DEL NUESTRO. ESTABA MUY CLARO, ESO NO IBA A TERMINAR BIEN!!!
    No aguanto más ser obligada al ritual diario de estar flaca como una escoba, pero con tetas y culo duritos, para lo cual tengo que matarme en el gimnasio, además de morir de hambre, ponerme hidratantes, antiarrugas, padecer complejo de radiador viejo tomando agua a todas horas, y demás armas para no caer vencida por la vejez, maquillarme impecablemente cada mañana desde la frente al escote, tener el pelo impecable y no atrasarme con las mechas, que las canas son peor que la lepra; elegir bien la ropa, los zapatos y los accesorios, no sea que no esté presentable para esa reunión de trabajo. No me falta más, tener que decidir qué perfume combina con mi humor, o tener que salir corriendo para quedarme embotellada en la carretera y tener que resolver la mitad de las cosas por el móvil, correr el riesgo de ser asaltada, de morir embestida por un autobus o una moto, instalarme todo el día frente al PC trabajando como una esclava (moderna, claro está), con un teléfono en el oído y resolviendo problemas uno detrás de otro, que además ni son mis problemas!!!
    Todo para salir con los ojos rojos (por el monitor, claro, porque para llorar de amor no hay tiempo). Y mira que teníamos todo resuelto!!!
    Estamos pagando el precio por estar siempre en forma, sin estrías, depiladas, sonrientes, perfumadas, uñas perfectas, sin hablar del currículum impecable, lleno de diplomas, doctorados y especialidades.
    NOS VOLVIMOS “SÚPER MUJERES” . PERO SEGUIMOS GANANDO MENOS QUE ELLOS Y DE TODOS MODOS NOS DAN ÓRDENES!!! ¡¡¡QUÉ MIERDA!!!
    ¿No era mejor, mucho mejor seguir tejiendo en la silla mecedora? ¡¡¡BASTA!!!
    Quiero que alguien me abra la puerta para que pueda pasar, que corra la silla cuando me voy a sentar, que me mande flores, cartitas con poesías, que me de serenatas en la ventana. Si nosotras ya sabíamos que teníamos un cerebro y que lo podíamos usar. ¿¿Para quééééé había que demostrárselo a ellos??
    Ay, Dios mío, son las 6:30 am y tengo que levantarme… ¡Que fría está esta solitaria y grandísima cama! Ahhh .. quiero que un maridito llegue del trabajo, que se siente en el sofá y me diga: MI AMOR, ¿NO ME TRAERÍAS UN WHISKY POR FAVOR? o… ¿QUÉ HAY DE CENAR? ; porque descubrí que es mucho mejor servirle una cena casera que atragantarme con un sandwich y una coca-cola LIGHT mientras termino el trabajo que me traje a casa.
    ¿Piensas que estoy ironizando? No, mis queridas colegas, inteligentes, realizadas, liberadas…y abandonadas PENDEJAS!. ESTOY HABLANDO MUY SERIAMENTE. ESTOY ABDICANDO DE MI PUESTO DE MUJER MODERNA.
    Alguien más se suma…?"

    Respuesta
  • el 18/03/2011 a las 10:54
    Permalink

    Buffff el monologo si que es demagogia pura y dura.
    El principal problema de las mujeres somos nosotras mismas, está más que comprobado!!!!!
    Y en fin, no hay nada como hacer lo que una cree que es lo mejor, que dudo mucho que todavia haya mujeres que sean amas de casa por obligación, y otras que trabajen por obligacion. Salvo las que les manden al paro sin opcion, o las que trabajan para llevarse algo a la boca, o para que se lo lleve su familia. Y esas si que tienen un problema, que salvo que estemos en su situacion dudo que comprendamos.
    Basta ya de tener que justificarnos por quedarnos en casa, y basta ya de tener que jsutificarnos por trabajar. Que cada una haga lo que quiera pero que respete a las demás oño!

    Respuesta
  • el 18/03/2011 a las 10:58
    Permalink

    Natural, ¿por qué?.

    Kira Permanyer, si te gusta tu trabajo, no hay más que decir!. En cuanto al divorcio, pues ya lo traté ayer, personalmente a mi me parece un riesgo lejano, mucho más lejano que otros, pero en esta vida hay que asumir riesgos.

    Tricius, no, pues no es para llorar. Lo que quiero hacer ver es que los chistes tipo Omaíta y tal están muy bien, a mi me divierten mucho, no pasa nada por reirnos de uno mismo, pero sin perder el norte.

    Arrate, gracias por tu opinión. Sólo estoy reflexionando, es lo que hago siempre, plasmar por escrito mis pensamientos y sentimientos. De hecho, ayer y hoy no hablo de mi solamente, hablo en general de cómo somos esta generación de mujeres con respecto a las generaciones anteriores.

    Mamá de un bebote, había leído el texto en otra ocasión. Bueno, no está mal, me parece un poco exagerado, pero como tono irónico, vaya.

    Natural, estoy de acuerdo contigo. Así que no entiendo muy bien qué ves de demagógico en lo que he dicho…

    Respuesta
  • el 18/03/2011 a las 11:15
    Permalink

    uff!, leer esto casi recién levantada….que miedito me da el secto mito y yo creo que nunca me arrepentiré, bien orgullosa que me sentiré, yo y mis hijas!

    Respuesta
  • el 18/03/2011 a las 11:32
    Permalink

    Me han encantado estas dos entradas!

    Respuesta
  • el 18/03/2011 a las 11:34
    Permalink

    Yo creo que el término maruja ya no es aplicable en este sentido. Yo si lo oigo lo relaciono más con cotila que con todos los mitos que has intentado desmontar

    Respuesta
  • el 18/03/2011 a las 11:41
    Permalink

    Estoy de acuerdo con Suu, el término maruja yo tampoco lo tengo muy asimilado en el sentido que indicas…, más como cotilla o como una caricatura cinematográfica, pero tema rulos, bata y tal yo creo que eso ya está superado, y no he oído nunca a nadie referirse a una madre reciente como maruja por estar en casa cuidando de sus niños…al menos en mi entorno nunca he oído nada así….

    Respuesta
  • el 18/03/2011 a las 11:43
    Permalink

    Buenos dias guapa!
    Entendido perfectamente.
    Sólo apuntar que del mismo modo en que la que no trabaja fuera no es una "maruja" tampoco la generación anterior todas lo eran.
    Mi madre no trabajó, pero es una persona muy inteligente, no estudió porque no quiso o por lo que fuera, pero es una persona siempre ávida de conocimientos, siempre activa, con la que puedes hablar de cualquier cosa.
    Cualquier cosa menos de cocina y de costura, ja, ja. Mayor demostración que esa de que no es una maruja… No le van los cotilleos, ni los rulos, ni las telenovelas.
    La culpa la tienen las películas de los 60 y Almodovar! Ja, ja!
    Buen finde.

    Respuesta
  • el 18/03/2011 a las 12:01
    Permalink

    No puedo añadir mucho más mama cc, sabes que estoy de acuerdo contigo y me aperece injusto el trato que hoy en día se da a no ser "productiva" (para una empresa, está claro…). Ah y yo soy de esas a las que le encanta estar en vaqueros, con una camiseta y unas botas planas para estar cómoda jugando con mi enana!!! Gracias por estas dos entradas, y quien no lo quiera entender pues allá ellos…

    Respuesta
  • el 18/03/2011 a las 12:39
    Permalink

    Creo que estamos mezclando términos:

    En primer lugar ama de casa y maruja no es lo mismo, yo al igual que en los comentarios anteriores entiendo "maruja" como aquella mujer metida en casa y que no tiene más miras y como consecuencia la cotilla que dicen por arriba que se preocupa de las vidas ajenas por que en la suya no hay mucha chicha, como ya dijiste ayer un ama de casa puede tener una vida muy interesante con muchas cosas motivantes, en este sentido la "maruja" típica a mí personalmente poco tiene que aportarme pero el mismo poco que aquel que no tiene otra cosa en su cabeza que su supercoche tuneado (por poner un ejemplo).

    En segundo lugar no es lo mismo ser madre que ser ama de casa, para mí ser ama de casa claro que es fácil, haces un trabajo para ti y para los tuyos, tú decides lo que haces cómo y cuándo y no tienes que dar explicaciones a nadie y si alguien las pide por mi parte se puede ir a la m. Ser madre sí es difícil, sí es duro, todas lo sabemos, no voy a decir nada. Esto me fastidia que se confunda, yo estoy en casa para cuidar de mi hija no de mi casa y hay mucha gente que no lo entiende.

    Por otro lado me alegra haber leído el tema del trabajo y la realización personal, cuando yo hace tiempo decía que yo trabajaba por dinero y que a mí mi trabajo no me realizaba había quien me decía que cómo podía decir eso. Casi todos los trabajos que he tenido me han gustado, los he hecho bien y me he sentido valorada pero realizada no y sinceramente creo que la mayoría de los trabajos se hacen por necesidad, cuántos de nostros seguiríamos haciendo el mismo trabajo si nos tocara un Euromillón??

    Respecto a tu "aguela" cuando yo veo estas cosas en personas de cierta edad pienso que cada uno lo hace como mejor sabe o puede, pero si veo eso en alguien de mi edad…

    Y por cierto cuántos domingos en esta casa nos los pasamos en pijama!!! pero todos los que vivimos aquí!!

    P.D: qué rabia no poder seguir la bronca que se va a montar por aquí (porque seguro que se monta) pero nos vamos hasta el domingo ;P

    Respuesta
  • el 18/03/2011 a las 13:14
    Permalink

    Me hubiera gustado que esto me hubiera pillado estando al 100% y con más tiempo pero no ha sido posible. Aun así no entiendo que nadie se haya podido sentir ofendido.
    Ya sabes que yo trabajo fuera y en ningún momento me ha parecido insultante nada de lo que has dicho.
    Cada caso es diferente. No sé porque nos empeñamos en llevar todo al terreno personal y verlo como un ataque.

    Mi madre que empezó a trabajar con 11 años, se levanta a las 5 de la mañana para ir a currar y encima tiene la casa al día (no sé como lo hace…)siempre dice con choteo que se caga en todas las feministas que reinvindicaron el trabajo para la mujer.

    Sigo pensando que todo esto tiene que ver con la libertad de la mujer con elegir lo que quiere hacer, ya sea trabajar fuera o en casa, o cualquier otra decisión que quiera tomar en su vida, sin ser juzgada.

    Respecto a lo que has comentado de tus abuelas, bueno se me ha puesto un nudo en la garganta xq me ha hecho recordar algo parecido que me pasó a mi con una de mis abuelas.
    Quien puede reirse de eso?

    Y por cierto, me ha llamado la atención un comentario de ayer, que os acusaba de ir de víctimas.
    Ahora resulta que no nos podemos quejar de lo que nos de la gana y encima en nuestra propia casa. Esto es el colmo!

    Un beso y feliz finde!!!

    Respuesta
  • el 18/03/2011 a las 13:19
    Permalink

    Pues sigo estando de acuerdo contigo, y es que los tiempos cambian.

    Respuesta
  • el 18/03/2011 a las 13:56
    Permalink

    Más contenta con este post. Segun que trabajo embrutece mucho más y saber pasar el tiempo en casa, saber estar contigo misma es importantisimo. Yo sin trabajar estoy contentissima. Buen fin de semana!

    Respuesta
  • el 18/03/2011 a las 15:08
    Permalink

    Después de leer estos días tus entradas y también la de mamá sin complejos sigo sin entender muy bien dónde está la polémica. Entiendo vuestra postura y lo que debe suponer para una madre "a tiempo completo" sentirse sola en muchas ocasiones. Y digo que lo entiendo porque valoro profundamente el sentirme arropada por una tribu y poder contar en cada momento con unas cuantas manos para cualquier cosa y aun así hay momentos que es muy duro.
    En cuanto a lo de maruja, puede haber distintas interpretaciones del término y yo creo que encajaría en algunos de ellos, jeje.
    A mi me gusta mi trabajo, aunque haya días para salir corriendo, sin embargo, sí me planteo un cambio o incluso dejarlo aparcado por un tiempo ahora que pienso en la posibilidad de ampliar la familia. Nuestros hijos lo que necesitan es nuestro tiempo, más que nuestro dinero, y por desgracia en nuestro país las posibilidades de dedicarles ese tiempo desarrolando un trabajo es casi incompatible.
    No entiendo qué mal hay en que cada uno haga lo que quiera, si es que tiene las opciones y lo exprese libremente. No se si con este rollo al final he dicho algo claro.
    Un saludo

    Respuesta
  • el 18/03/2011 a las 15:27
    Permalink

    Cartafol, un besto.

    Albertina, me alegro entonces.

    Suu, puede ser, aunque yo creo que cuando se dice en plan insulto es para dar a entender todo lo que he enumerado… y seguro que me he dejado cosas.

    mama de parrulin, estoy de acuerdo, mi madre es la antítesis también de esta figura, además ella ha luchado mucho!.

    María, yo voy en deportivas, son más fáciles de quitar jajajaja. Un beso.

    Arual, gracias.

    Lamamadeunabruja, yo creo que hoy día sí hay una identificación muy clara entre ama de casa y maruja. De ahí que cuando pasas a ser ama de casa se te cuelgue el cartelito, a modo despectivo. Estoy totalmente de acuerdo contigo en lo que has dicho de que estás en casa para cuidar de tu hija, no de tu casa. Yo es algo que repito muchas veces a mucha gente, pero creo que no captan el mensaje.

    Como te digo, mi impresión es que desde el momento en que dejas de trabajar te cuelgan el cartel de maruja y el cartel de maruja va unido a tener la casa como una patena, priorizándola sobre los hijos… Todo esto es por algo que dijo Mamá en Alemania ayer (ahora mismo no recuerdo dónde!!): que ahora estamos una nueva generación de madres, jóvenes, modernas, con estudios, que voluntariamente hemos decidido dejar de trabajar para ocuparnos activamente de la crianza de nuestros hijos y eso es algo que todavía no se ha entendido bien, estamos todavía situándonos!.

    No sé qué haría la gente si le tocara la Lotería, habría quien seguiría trabajando porque le gusta mucho lo que hace, pero una inmensa mayoría mandaría todo a la porra, estoy convecida.

    La teta reina, totalmente de acuerdo contigo. En cuanto a lo de ir de víctimas… bueno, después de todo este tiempo escribiendo sobre mis sentimientos y mis pensamientos y haber recibido todo tipo de interpretaciones rocambolescas, te aseguro que, aunque sigo sin entenderlo, cada vez me preocupa menos. Creo que hilo súper fino cada vez que escribo, suelo releer varias veces, intento utilizar las palabras con mucho cuidado, todo para que se entienda lo que quiero decir. Si alguien coge y va más allá, no puedo hacer nada para evitarlo. Pero sí que es curioso, sí, pero sobre todo por falta de empatía, ¿no?. Besos.

    Mis chicos y yo, los tiempos han cambiado muchísimo.

    Anna, buen fin de semana, me alegro que estés más contenta hoy.

    Nuria, a mi me ha sorprendido bastante la polémica, sobre todo en estos dos post míos, porque realmente creo que son mitos que nos conviene desmontar absolutamente a todos, ya que a todos nos salpican de alguna manera!. Pero, bueno, es lo que hay. "Marujas" y "marujos" en el sentido divertido e irónico del término, somos todos en un momento dado.

    Respuesta
  • el 18/03/2011 a las 16:22
    Permalink

    Te leí esta mañana temprano y he reflexionado un poco. Me han gustado mucho tus conclusiones. Mucho ha cambiado la sociedad en los últimos 30 ó 40 años. Esas mujeres, amas de casa, que sin estudios ni mucho conocimiento conseguían administrar el sueldo del marido para dar de comer a cuatro hijos, vestirles, educarles y atenderles. Que sacaban tiempo de donde no lo había, que conseguian tener todo impecable, que hacían malabarismo de todo tipo. ¿Cómo se puede una reir de eso?, ¿cómo se puede creer que esas mujeres tenían un papel secundario? Millones de familias, maridos e hijos han salido adelante gracias al sustento de esas mujeres, que eran los referentes de sus familias. Hoy se infravalora ese papel, se menosprecia. Ellas mismas se menosprecian en muchas ocasiones diciendo que si volvieran atrás,…., otro gallo cantaría. La sociedad nunca las ha dado el puesto que deberían ocupar. Ellas han sido las cabezas de familia.

    Creo que Marujas hubo muchas, las hay hoy en día y las seguirá habiendo, pero no me parece que su papel sea secundario.

    Por otro lado, las mujeres que hoy hemos decidido dejar de trabajar y asumir por entero las tareas domésticas,…, entre otras muchas cosas, somos mujeres muy distintas de aquellas. Aquellas mujeres del pasado no pudieron elegir, pero nosotras, en su gran mayoría, sí podemos. Ese es nuestro avance, el poder decidir, el poder elegir nuestro destino.

    Respuesta
  • el 18/03/2011 a las 17:11
    Permalink

    Pues despues de las dos entradas, no veo donde esta la polemica. Me parece que has desmitificado muy bien el término "maruja" y que a la vez le has dado el valor que deberia tener la palabra. No se puede añadir nada más ni decirlo mejor.

    Queda claro que no nos parecemos en nada a una "maruja" por mucho que estemos en casa cuidando de nuestros hijos. En todo caso, considero que he cambiado mi profesión. Ahora soy madre.

    Respuesta
  • el 18/03/2011 a las 17:17
    Permalink

    Me uno a la polémica con otro punto de vista.

    En mi caso sinceramente prefiero irme a trabajar, porque las tareas de la casa -excepto cocinar- las destesto. Tengo la suerte de que mi trabajo por ahora me satisface plenamente y además me permite tener a alguien que me ayude con las tareas y así, yo puedo estar con mi bebé todo lo que quiero (dudo que quedándome en casa consiguiera estar con ella como estoy ahora).

    Pero es cierto que madres cercanas a mí lo han pasado mal porque sus trabajos exigían demasiadas horas, demasiada entrega, y apenas veían a sus hijos a mediodía y antes de acostarse. No es mi caso.

    Quizás lo que debiéramos reclamar son horarios laborales más flexibles para aquellas que quieran trabajar o que lo necesiten. Y por supuesto, la opción de quedarse en casa es tan lícita como la otra, porque está claro que no todos somos iguales y, como ya se ha dicho, hoy podemos elegir.

    De todos modos, la flexibilidad laboral hoy en día es una entelequia. Pensemos en qué ha quedado aquella ley que concedía a los papás 30 días de baja por paternidad.

    Podría decir más cosas, pero no me quiero enrrollar más.

    Respuesta
  • el 18/03/2011 a las 17:33
    Permalink

    Tengo que ir a buscar al peque pero sólo quería añadir que conozco mujeres que van a trabajar y encajarían perfectamente en una definición mitológica de maruja. Quizá ser "maruja" no tenga mucho que ver con quedarse en casa o no.
    Gemma

    Respuesta
  • el 18/03/2011 a las 19:17
    Permalink

    En mi caso si que me gustaba mucho mi trabajo y disfrutaba con él, pero me sentía incapaz de dejar a mi peque de meses en la guarde. Así que elegí dejar de trabajar un tiempo. Y sí que he sentido que se me adjudicaban algunos de los mitos que tú desmontas.

    Respuesta
  • el 18/03/2011 a las 20:52
    Permalink

    Yo también escuché mucho el término de maruja refieríendose a las vecinas cotillas que hablan entre sí. A mí al leer lo de tu abuelita también se me llenaron de lágrimas los ojos, me dió mucha ternura y a la vez pena. Besotes y buen finde.

    Respuesta
  • el 18/03/2011 a las 21:55
    Permalink

    Excepcional la esposicion. Me ha gustado mucho la comparacion del trabajo fuera de casa con la responsabilidad del trabajo en casa.

    Respuesta
  • el 18/03/2011 a las 22:08
    Permalink

    Supongo que tus dos ultimos post se pueden resumir en "estoy harta en que me compares con la definición despectiva de maruja" que en tu caso pues no encaja.

    Pero hay que tener en cuenta que hay mujeres que su aspiración es buscar un marido que las mantenga y cumplir en todo con el concepto despectivo de maruja.

    Y luego informarte que en estos posts he llegado confundir a ratos los conceptos que defiendes o atacas. No sé si le ha pasado a más gente y por eso la diveridad de comentarios.

    En fin que este es un tema muy complicado y el problema es que no nos ponemos de acuerdo y de ahí que se consigan avances pero no se llegue a la solución.

    Respuesta
  • el 18/03/2011 a las 23:39
    Permalink

    A mí me han encantado estos 2 posts, no me he sentido atacada en ningún momento, decirte que me encanta estar en chándal, me encantaría poder ir a trabajar en chándal, y doy gracias de que no tengo que ir arreglada ni llevar falditas, puedo ir en vaqueros y jersey, por suerte. Lo de reírse de las amas de casa, por Dios, mi madre era ama de casa, y me gustaría ver a much@s licenciad@s dar unos consejos tan acertados como los que me da ella. ¿Por qué habría de reírme de mi madre? Eso nunca.

    Y ya diría que en lugar de aprovechar estos post para las que trabajamos recordar que también tenemos problemas, pues ¿qué nos cuesta escribir sobre ello? Este es tu blog, y lógicamente, escribes sobre TUS problemas. De hecho, me han entrado ganas de escribir yo un post (espero que con el mismo buen humor que tú) sobre los mitos de madres trabajadoras.

    Saludos!

    Respuesta
  • el 19/03/2011 a las 0:10
    Permalink

    Belén, pero es normal que esas mujeres se menosprecien porque ha cambiado tanto el mundo desde entonces que parece que lo que ellas hicieron con sus vidas es algo inútil, que no vale nada. A mi me da mucha pena porque como bien dices, son personas que hicieron mucho por sus familias y, por añadidura, por la sociedad. Y pensemos que muchas no lo hicieron por vocación sino por obligación. En cuanto a las mujeres de hoy día, podemos estar orgullosas de haber cambiado tanto, aunque en tantos otros aspectos estemos fatal… que quizá hemos cambiado tanto que el bandazo ha sido exagerado.

    Supermama, muchas gracias guapa.

    Silvia, me ha parecido que has planteado una cosa muy interesante, has dicho: "dudo que quedándome en casa consiguiera estar con ella como estoy ahora". He entendido que con esto quieres decir que gracias a que trabajas unas horas y tienes a una persona que te ayuda, pasas más tiempo y de mejor calidad con tu hija. Corrígeme si me equivoco. Pues me parece interesante que lo digas porque te tengo que dar la razón en gran parte. Yo hay días que me meto en la cama y me pregunto cómo es posible que, no trabajando fuera de casa, tenga la impresión de no haber pasado suficientes horas del día con el niño prestándole toda la atención que yo considero que se merece. Cuando yo pensaba en esta situación, antes de que mi hijo naciera incluso, pensaba que una mamá que no trabaja tendría todo el tiempo del mundo para dedicárselo a su hijo pero, fíjate, estoy aquí y ahora, inmersa en esto, y muchos días los paso de la ceca a la meca, corriendo a todas partes con el niño en volandas. Es curioso.

    Euphorbia, ser "maruja" actualmente, en el sentido estricto del término, no tiene que ver con trabajar o no, pero se utiliza de forma despectiva para toda aquella que deja de trabajar. Si te apetece contarme esos casos, genial, así lo podemos comentar.

    @Mousikh, yo te podría contar un montón de anécdotas que me han ido sucediendo y que no he contado aquí en el blog jaja

    Adry, bueno, es que creo que "maruja" se puede usar de dos formas. Como adjetivo, donde es probable que su acepción principal sea la de "cotilla". Y como sustantivo, donde describiría a una mujer de escaso nivel cultural que no tiene nada que aportar al mundo.

    EVA, gracias, me alegra que te haya gustado.

    Nieves, no, en mi caso no encaja y verdademente no creo que pueda encajar con ninguna mujer que ahora mismo esté fértil porque vivimos otro modelo de educación y de sociedad. Lo que comentas de mujeres con esas aspiraciones, sí, yo he conocido alguna, pero no creo que cumplan con el concepto. Espero en próximas ocasiones poder explicarme mejor, a veces también ocurre que el lenguaje escrito es mucho más pobre que el verbal y eso, en temas tan complicados como este, hace que pierda mucho la explicación.

    Misteriosa, mi marido dice que si pudiera iría a trabajar en chandal. También te diré que yo conozco a gente con carrera que no tienen ninguna cultura, no entienden lo que leen y no saben redactar, y no conozco precisamente ni uno ni dos (que esto podría dar también para un post). Gracias a Dios, hoy en día ser una persona formada y con intereses no tiene absolutamente nada que ver con un título universitario, la información está al alcance de todos (¡o de casi todos!). A mi me encantaría encontrarme con un blog de una mamá trabajadora que contara sus problemas del día a día, que me imagino que serán un montón. Si te animas, ya sabes, yo si quieres te cedo mi espacio y lo comentamos.

    Respuesta
  • el 19/03/2011 a las 4:31
    Permalink

    Es interesantísimo leer todo esto. Estoy en México y nunca había escuchado nada de esos mitos, la maruja para nosotros es aquella mujer que escuchaba el eco de su voz en un concurso vía telefónica jajaja.
    Yo también estoy fastidiada de que me confundan, es mas, me fastidia que me hagan escribir que soy ma de casa en los formularios cuando preguntan "a que se dedica" y les respondo soy madre de tiempo completo, me ven con cara de "pobrecilla" y escriben "AMA DE CASA" lo detesto!
    Gracia x tan gran post!

    Respuesta
  • el 19/03/2011 a las 4:33
    Permalink

    Me ha encantado el comentario de mama de bebote! Tienes tooooda la razón!

    Respuesta
  • el 19/03/2011 a las 11:19
    Permalink

    Me han encantado los post, te has explicado perfectisimamante !!!

    Soy de las k piensa k realmente las k decidis dedicaros por completo en la familia es una labor digna de encomiar, de verdad.
    He trabajado desde bien jovencita, al llegar llegar mis dos princesitas tuve k hacer un parón en seko.
    Disfrute mucho del momento, pero llegó el día k se me empezó a hacer cuesta arriba…
    Por eso digo k kien pinse k es tarea facil ná de ná.
    Me llegué a sentir agobiada, triste y vacia…
    No por mis niños, k eran los k en el momento me daban todo su cariño, sino a nivel personal, estaba mal kon migo misma…
    En cima el dinero no llegaba (con 4 es komplicado)
    A si k vuelta a mi currillo y la verdad, la mejor decisión k tomé.
    Acabo haciendo lo mismo k antes, pero no las 24 h kompletas, cuido a mis hijos, la casa, mi pareja… trabajo, cosa k me ayuda a desconectar un pokillo, me hace sentirme cansada, pero feliz conmigo misma, k es lo k importa.
    Nos hemos konvertido en una familia felizmente organizada, nos da tiempo para trabajar y disfrutar, creo k aprobechamos más el tiempo.
    Creo k kada kien tiene k buscar su felicidad, se trabaje o no.

    Por eso desde aki Felicitaros !!!

    Respuesta
  • el 19/03/2011 a las 14:22
    Permalink

    Yo no pienso todas esas cosas que dices de marujas y chandals de las madres que no trabajais fuera, lo que sí pienso es que adoptais una actitud quizás más cómoda o serena. Es como yo lo veo y vivo, estaba más tranquila en casa con la baja maternidad, que todo el ajetreo de la casa y el trabajo, y con mellizos!! Respeto las dos opciones, pero reconozco que dá que pensar cuando veo a madres con sus hijos ya mayorcitos y con pocas ganas de entrar al mundo laboral.
    Qué polémica teneis! Chicas, no entreis en guerra, eh?

    Respuesta
  • el 19/03/2011 a las 15:22
    Permalink

    Me ha encantado tu post, mamá CC.

    Y no tengo mucho que añadir… Porque lo has dejado todo bien claro. Sólo que mi abuela es lo que muchos dirían "una maruja" pero la admiro profundamente. Crio a 3 hijos seguidos y luego a 2 más (un total de 5) pasó penurias en su casa y aprendió a apañárselas como nadie, cocina como yo nunca llegaré a saber cocinar, sabe coser, sabe hasta cortar el pelo como si hubieras ido a la peluquería (verídico, que me lo cortó ella la última vez que me lo corté) Por no hablar de que, a pesar de que no pudiese estudiar más allá de la educación básica que se daba antiguamente, es una mujer muy avispada y guarda la sabiduría acumulada de muchos años.

    Aún recuerdo cuando fuimos toda la familia de viaje a Francia, y ella, a base de escucharnos hablar en inglés a mi tia y a mí para pedir indicaciones, o la comida, aprendió a decir algunas cosas de forma intuitiva, sin nisiquiera tener que preguntarnos. Nos dejó con la boca abierta.

    Respuesta
  • el 19/03/2011 a las 20:18
    Permalink

    Me ha encantando lo que has escrito. llevas toda la razón. Si escucharas a mi jefa…te cortas las venas!!ella critica a las "marujas" y dicen que son personas vacías. Lo que le pasa a ella, es que tiene un marido con mucho dinero y ella un buen trabajo en el que se toca el… y lo peor es que ella mucho criticar y no lee, ni tiene aficiones, ni nada de nada, mucho cuento tiene!!!
    me ha encantado tu post de verdad.
    Un abrazo,
    yolanda

    Respuesta
  • el 19/03/2011 a las 20:50
    Permalink

    me ha encantado tu opinión sobre el tema

    yo estoy en el paro y de repente me vienen dos gemelas a mi vida,por consiguiente es imposible que vaya a ponerme a currar,pero siempre tengo la sensacion de tener que justificarme por ello,cuando creo que como tu dices,el matrimonio es un equipo y yo ahora lo mejor que puedo hacer es quedarme a cuidar de mis hijas,cuando dejaremos de pedir perdón por todo lo que hacemos???

    Respuesta
  • el 20/03/2011 a las 0:14
    Permalink

    Misteriosa, ya te comenté en tu blog, me gustó lo que escribiste, matizaría alguna cosa, pero en general me gustó mucho. Gracias por hacer la reflexión.

    Ishamommy, bueno, es que la crianza no se considera un trabajo si la realizan los padres. Quiero decir, que cuando los nenes van al cole o a la guarde, ahí sí se considera un trabajo digno del mayor de nuestros intereses, pero cuando eso mismo lo hacemos los padres y madres, parece ser que pierde su valor. Es incomprensible.

    Virgini@, gracias por tu comentario, me ha encantado leer tu experiencia.

    Madredemellizos, ¿más tranquila? jajaja. Bueno, ya he dicho que cada cual tiene su experiencia, yo te aseguro que mi día a día era más relajado cuando trabaja jajaja.

    Seishi, gracias por tu comentario, me ha gustado muchísimo. Entiendo muy bien todo lo que cuentas de tu abuela, no todo en esta vida se puede resumir en el trabajo, es demasiado simplista. Parece que cuanto mejor sea el curro, más vales de modo que si directamente no trabajas, no vales nada. Ole por tu abuela.

    Yolanda, en realidad, si tu jefa piensa eso (que lo piensa mucha gente) habría que ver cómo anda ella por dentro. Esto de la "maruja", como insulto, pues puede ser muy eficaz, pero que alguien piense que la definición es extensible a todas las mujeres que no trabajan, por el mero hecho de no trabajar fuera de casa, es para preguntarse muchas cosas!!!!.

    Nuncaestarde, no tengo muchas ilusiones con respecto a que algún día dejemos de pedir perdón. Enhorabuena por tus gemelas, disfrútalas mucho, es un regalo que te da la vida que no se puede comparar con ninguna otra cosa!.

    Respuesta
  • el 20/03/2011 a las 1:13
    Permalink

    no tengo ya tiempo de leer todos los comentarios, pero creo que ha habido polémica…..

    yo he retrasado la maternidad por el trabajo, hasta encontrar el adecuado…. y ahora llevo un año y pico de excedencia. me gusta mi trabajo, pero no lo echo nada de menos. ahora en parte me arrepiento de no haber tenido hijos más joven, pero bueno.
    nunca me había dedicado a la casa como ahora, y la verdad es que no me gusta, pero el poder haber estado con mi hija todo este tiempo al 100% es lo mejor que me ha pasado en la vida y no me arrepiento, aunque tengamos que apretar más el cinturón, aunque esté casi todo el día en chandal (o similar) y como dije, a pesar de gustarme mi trabajo, no lo echo de menos.

    Respuesta
  • el 20/03/2011 a las 18:55
    Permalink

    Agradezco enormemente a mi madre que fuese (y sea) una gran y estupenda maruja, siempre disponible y a mano para ayudarnos.

    Respuesta
  • el 21/03/2011 a las 23:06
    Permalink

    Totalmente de acuerdo con La Mamá de una Bruja: hay marujas que trabajan fuera de casa, y mujeres que no trabajan fuera de casa y no son marujas. Son cosas que no tienen por qué ir unidas.Con todos mis respetos a las marujas, que también tienen todo el derecho a que se las respete y permita vivir sin menospreciarlas.

    Respuesta
  • el 22/03/2011 a las 23:46
    Permalink

    Lasnaranjasdelachina, gracias por tu comentario. Me alegra que estés contenta con tu situación actual, te diré que a mi tampoco me gusta la casa, cada vez menos! pero es la parte negativa de no trabajar fuera, está claro. Besos.Camaleona, desde luego que sí! Ya me hubiera gustado a mi…Supermatxu, gracias por tu comentario, un beso.Eureka, gracias por el enlace, es interesante jeje

    Respuesta
  • el 03/08/2011 a las 11:57
    Permalink

    mi madre siempre ha sido ama de casa, y casi es mejor no echarla una mano porque es una completa desagradecida. si intento hacer mi vida fuera de casa, me dice que el mundo esta trastornado y no merece la pena trabajar (no se por quien lo dira, ya que ella nunca ha pegado un palo al agua, nacio rebelde sin causa y asi se ha quedado que ni sus padres podian con ella) y como la lleves la contraria pobre de ti que vas a un psicologo. pero vamos, con decirte que a sus padres y a los de mi padres, les llama “los putos dictadores”…. y sus propias crisis de pareja las crea ella, pero luego es muy bonito ir echando la culpa a los demas!!!! asi que yo lo siento por las que os gusta estar en casa, pero a mi lo justo y si puede ser que me den un sueldo, que yo paso ser la mantenida de nadie!!!!

    Respuesta
  • el 03/08/2011 a las 11:58
    Permalink

    y si acaso el dia que sea mantenida, que sea porque he trabajado y el estado me de mi pension, no por viudades, divorcios varios y demas retailas!!

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com