El mito de la maruja. Primera parte.

Al hilo de la excelente entrada que Mamá sin complejos ha publicado sobre las mamás a tiempo completo (que podeis leer aquí) quería aportar mi granito de arena para desmontar lo que yo denomino el mito de la maruja: toda esa serie de prejuicios, falsas creencias y argumentos pintorescos que sólo conducen a la defenestración de la figura de la madre que no trabaja fuera de casa.
Primer mito: la maruja como mujer iletrada, vacía por dentro, sin tema de conversación más allá de la receta de las albóndigas con tomate.
Es posible que hace un par de generaciones hubiera un gran número de mujeres sin estudios, criadas desde su más tierna infancia para no tener más aspiración que abrillantar la cubertería en sus ratos de ocio, pero sólo hace falta tener los ojos abiertos para ver cuánto ha cambiado la sociedad y la educación. Mi madre y la madres de muchos de nosotros ya fueron educadas para el cambio, se les impulsó a que estudiaran, a que trabajaran, a que no se conformaran con nada que no quisieran en sus vidas. ¡Vaya si se las empujó, se las empujó tanto que apenas unas décadas después la maternidad ha pasado del primero al último puesto!.
A mi me educaron no ya para estudiar, sino para comerme el mundo. Como muchas, tengo carrera universataria, master, idiomas y, sobre todo, un bagaje cultural que hace generaciones no existía. No conozco a ninguna chica de mi edad que haya sido educada de otra forma, por más que luego cada cual haya elegido su camino cuando tuvo edad para ello. 
Puedo garantizar que, gracias a la crisis o no, cuando voy a comprar al mercado está llenito de mujeres jóvenes que no trabajan y que no son ninguna Omaíta que no sabe casi ni leer ni escribir ni se apaña con los euros.
Anda que no veo yo profesionales de muchos sectores que te mandan textos redactados de su puño y letra escritos pésimamente, sin puntuación, con faltas de ortografía, con un vocabulario paupérrimo… O gente que lee y no se entera de lo que ha leído. Y son gente que ha estudiado, mínimo, sus estudios obligatorios. Así que para ser casi analfabeto funcional no hace falta ser maruja. 
Y no soy la única mujer que no trabaja y que puede hablar de cualquier tema. Anda que no conozco yo gente que va de súper currantes y sólo tienen dos temas de conversación: su súper curro y las súper cosas caras que se han comprado. ¿Eso no es un aburrimiento?. ¡Pues a mi son dos temas que no me interesan nada!.
Segundo mito: la maruja como mujer dependiente del sueldo del marido, siendo preferible tener un sueldo proveniente de un “trabajo”.
Con todos mis respetos, cada vez que escucho este argumento, me pregunto qué clase de relaciones sentimentales habrá tenido quien me lo dice. Mi concepto de matrimonio, de familia, es el de un equipo. En los equipos, cada cual cumple una función, igual de importante que la del resto, y de cuya continuación depende el equilibrio del todo. En un equipo, los egos personales funcionan mal. Cuando un matrimonio en lugar de ser una comunidad de vida es una suma de dos individualidades, los cimientos tiemblan. 
A mi, que a estas alturas, me digan que es más “seguro” tener un sueldo que venga de fuera, de un trabajo (sea por cuenta propia o ajena) me parece de una ingenuidad supina. Los trabajos, lamentablemente, ya no son para toda la vida. Hoy día es raro quien permanece más de 5-10 años en una empresa. Conozco muchos casos, para mi desgracia, de gente de la edad de mis padres (50-60 años) que ha estado toda su vida trabajando en la misma empresa y, a las puertas de la jubilación, pero sin llegar todavía a ella, se ha quedado de patitas a la calle. Quién les iba a decir que después de 30-40 años en su empresa, esta les iba a poner con una mano delante y otra detrás y les iba a dejar incluso con un problema de cara a la jubilación, en la etapa más difícil para volver a encontrar otro trabajo que pudieran enfrentar.
Que me quieran decir que es más seguro obtener un sueldo del exterior, que eso es más “perdurable” que el sustento que pueda proporcionar un marido, es confiar mucho en el empresario y muy poco en su propia pareja.
Cada vez más, me pregunto qué clase de relaciones construyen las parejas jóvenes, que algunas duran menos y ná. El matrimonio y la familia sigue siendo el sustrato básico de la sociedad y seguirá siéndolo siempre y cuando sus miembros lleguen a él desde la reflexión, el convencimiento y la unión sincera. En un equipo formado con estos valores, el dinero es de todos. 
Unos padres que mantienen a su hijo que está estudiando oposiciones con 30 años, ¿le piden explicaciones de todo lo que gasta? ¿le ponen pegas para comprarle cosas necesarias, incluyo caprichos?. Eso es ser una familia. Apoyarse los unos a los otros, trabajar todos juntos.
Tercer mito de la maruja: los cafetitos mañaneros con las amigas, el gimnasio, la peluquería…¡qué bien se está en casa!.
De todo tiene que haber en la viña del señor. Yo conozco a mujeres que no trabajan, de familias adineradas, que viven como señoras ricas que son, tienen mucama y, aún así, muchas se preocupan por sus hijos, los llevan a actividades, se implican en su educación y dejan para el servicio todo el trabajo sucio. ¿Eso está mal? ¿No será envidia?. Porque yo, desde luego, si me lo pudiera permitir, no iba a dudar en tener una chica para que me ayudara con la casa y para que se quedara con mi niño en tantos y tantos momentos en que me haría falta. 
Pero, no, la realidad económico-social que estamos viviendo no es esa. No es un misterio para nadie que cuando en una casa entra un sólo sueldo, el cinturón está entre apretado y casi ahogando, según el caso. Así que ni cafetitos extras ni cervecitas en el bar ni peluquería una vez al mes.
Cuarto mito de la maruja: el marido es que gana una pasta y ella está en casa como una señorona.
Insisto, de todo habrá en la viña del señor.
La inmensa mayoría de las mamás que conozco que no trabajan (y en las que yo me incluyo) pertenecemos al grupo gastos muy moderados – ingresos normalitos. Es de cajón que, con los sueldos que hay actualmente, quien tenga una hipoteca alta se puede despedir de subsistir con un sólo sueldo salvo que el marido gane un pastizal, algo ahora mismo poco común.
Cuando me argumentan esto, siempre pienso en cómo le gusta a la gente las verdades a medias. “Ojalá pudiera dejar de trabajar, no me lo puedo permitir”. ¡Meeeeeec!. Frase incompleta. La formulación correcta sería: “Me gustaría dejar de trabajar pero si quiero seguir viviendo como hasta ahora, debo seguir trabajando”. Y ahí, nada que decir, cada cual elige como vivir.
La clase media española ha estado viviendo (y pienso que aún vive) de P.M. Pisos grandecitos, en urbanizaciones con piscina, comunidad, plazas de garaje y trastero, pista de paddel incluso, los dos miembros del matrimonio yendo a trabajar en coches nuevos, pagar guardería y/o cole privado, irse de vacaciones siempre que haya un hueco, ropita, regalos… En definitiva, las apiraciones que supongo que tendría cualquiera. Genial, me parece genial. Pero eso no se puede mantener con un sólo sueldo.
Pienso que muchas veces (por desgracia no siempre) es posible conseguir lo que se quiere. Si yo deseara con todas mis fuerzas dejar de trabajar y no pudiera económicamente y además me incluyera en este sector que arriba he descrito (que es muy común, nada del otro mundo), pensaría en soltar lastre. Quizá un piso pequeño, de los construidos hace 40 años, sin plaza de garaje ni trastero ni piscina ni ná. Quizá incluso si vendiera el piso actual casi no tendría que pagar hipoteca por el chiquitín y viejo que comprara, un peso menos… Elucubraciones mías. En definitiva, replantearse las cosas. Una revolución, sin duda, pero todo es planteable, ¿no?.
————-
Corto aquí para no hacerlo eterno. Mañana, la segunda parte.

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

59 comentarios sobre “El mito de la maruja. Primera parte.

  • el 17/03/2011 a las 11:45
    Permalink

    Precisamente ayer por la noche hicieron un reportaje en Comando Actualidad dedicado a las mujeres trabajadores. Llevaba el título "Armas de mujer". No salió ni una ama de casa. Parece ser que las "marujas" ni trabajan ni tienen importancia para la sociedad. ´Como bien dices, de todo hay, pero hoy día muchas han decidido quedarse en casa y no precisamente para sentarse en el sofá a ver la tele. Muy bien desmontados los mitos.

    Respuesta
  • el 17/03/2011 a las 11:46
    Permalink

    Pues a mi me encantaría que uno de los dos, en este caso mi marido claro está, gane suficiente para los dos, para tener una chica que me limpie y poder dedicarme en exclusiva a mi Bichito y ya de paso para poder gastar todo lo que quiero y necesito.

    Sería genial, pero como no es así, pues trabajamos los dos dado que no podemos permitirnos dejar de trabajar ninguno de los dos y sólo hemos podido permitirnos reducir mi jornada.

    Respuesta
  • el 17/03/2011 a las 11:48
    Permalink

    Ui a mi esto último me gustaba, poder hacer lo que hago, pero sólo dedicándome a las niñas y mientras ellas van al cole y a sus actividades dedicarlo a mi en vez a la casa…pues casi no estaría mal ¿no?…
    Yo me encuentro muy orgullosa y feliz de hacer lo que estoy haciendo, es decir, estar en casa para y por mis hijas, dentro de unos años creo que no me arrepentiré de haberlo hecho.

    Respuesta
  • el 17/03/2011 a las 11:54
    Permalink

    Mamá cc, gracias por la mención. Efectivamente el concepto de "maruja", el mito, hay que desmontarlo ya mismito. Unas cuantas falsedades rodean a la mujer de hoy, y has desmontado algunos divinamente. Me gusta mucho la defensa de "la familia como equipo". Así defino yo a la mía, somos un equipo, cada uno con unas tareas y responsabilidades, y gracias a eso funcionamos a las mil maravillas. Espero ansiosa la segunda parte.

    Respuesta
  • el 17/03/2011 a las 12:06
    Permalink

    Me ha gustado mucho tu entrada, enhorabuena! La pena es que hoy en día siguen existiendo muchas "marujas" que responden al milímetro al mito que tanto daño hace.
    Yo trabajo fuera de casa, pero la motivación va más allá de lo estrictamente económico. ¿Podría dejar de trabajar, económicamente me lo podría permitir? Sí, no tengo dudas, recortando gastos de aquí y de allá, vendiendo alguna cosita para dedicarla a amortizar hipoteca, etc. Pero NO QUIERO hacerlo, y punto. No quiero, y NO ME DA LA GANA, tener que dar explicaciones de por qué tomo esa decisión. No todo es motivación económica, ni siquiera ambición, ni desconfianza en mi marido, ni por supuesto realización profesional. Y no me siento, en absoluto, peor madre por ello. Pero por supeusto tampoco me siento "más mujer", ni una superwoman. Es mi vida, y la vivo como me da la gana, y punto.
    Ya está bien de tener que justificarnos por todo ante todos. Que si trabajo, si no trabajo, si doy teta, si no la doy, si colecho, si no colecho, si soy de la Gutman, si soy de Estivill, si he leido a Carlos González, si no, si doy purés, si doy sólidos, si introduzco la fruta a los 4 meses, si lo hago a los 6, si llevo al niño a la guarde, si no lo llevo, si "delego" en terceros el cuidado de mis hijos, si estoy las 24 horas del día con ellos… SIEMPRE CRITICÁNDONOS UNAS A OTRAS… hasta los mismísimos ovarios estoy.
    Perdona, me he desviado completamente del tema!!!
    Besosss!

    Respuesta
  • el 17/03/2011 a las 12:08
    Permalink

    Opino como Belén, y eso que envidio mucho a mi cuñada que tiene una chica que le va a limpiar y arreglar la casa.

    Nosotros vivimos en el campo, trabajamos fuera de casa y por supuesto nuestros gastos están "adaptados" a poder tener una vida de calidad; como que PequeñoJedi no tenga que estar en la guarde más de lo imprescindible. Pero reconozco que estamos barajando que mi marido deje de trabajar durante dos años para mejorar esa calidad de vida, las cuentas que estamos haciendo no las hace ni el ministro de ecnomía!

    Respuesta
  • el 17/03/2011 a las 12:09
    Permalink

    Mitos en la sociedad que nos toca vivir y de nosotr@s depende que la cambiemos.

    Respuesta
  • el 17/03/2011 a las 12:13
    Permalink

    Qué post más bien escrito y tan cargado de verdad… y totalmente de acuerdo con lo de familia como equipo también al contrario… (llevamos unos meses que los ingresos que entran en casa son solo los míos,porque ha venido algún negocio mal dado… a veces he llegado a plantearme volver a ampliarme la jornada, pero me parece que ese sacrificio es más salvaje (dejar de pasar la tarde con mi bebé) que el de apretarnos el cinturón y tratar de tirar con lo que entra en casa, y eso es lo que hemos decidido hacer…) así que efectivamente hay miles de casuísitcas.. y como en todo hay que decidir, amplío jornada y vivimos todos con más comodidades o paso de éstas y desde las 3 estoy con el cachorro…en mi caso no hay duda….

    Respuesta
  • el 17/03/2011 a las 12:22
    Permalink

    Me ha encantado al entrada.
    Te aplaudo.
    Yo he oido a gente insinuar para que me arreglo, si estoy en casa y tambien a gente dar por cierto, que cuando una está en cas pasa el dia en chandal y viendo el marujeo.
    Todavia está por la primera mañana que me vaya a tomar un cafe al dejar al niño en el cole…y la tele la veo bien poquito.
    Y efectivamente, en esta casa, somos un equipo: si mi marido no trabajes fuera de casa como lo hace, yo no podria hacerlo dentro de casa tal y como lo hago y viceversa.
    Se haria de otra forma, no se si mejor o peor, pero no de esta.
    Por tanto mi funcion y la suya son esenciales para mantener nuestra vida como queremos en este momento.
    Si mañana me toca la loteria, me divorcio o me deja, ya veremos lo que hacemos, jejeje.
    Gracias por la entrada!!

    Respuesta
  • el 17/03/2011 a las 12:25
    Permalink

    Totalmente de acuerdo contigo en que de todo hay, pero como pasa siempre, es muy fácil criticar todo aquéllo que nos es extraño, que no es lo habitual, o simplemente, que no es para lo que nos han educado.
    Creo que pensemos lo que pensemos, en este tema y en cualquiera, hay que analizar desde diversos puntos de vista. Evidentemente el dinero es fundamental y atendiendo a las circunstancias de cada uno se puede opinar con un fundamento, que ya sabemos que la gente muchas veces habla por no callar.

    Personalmente, creo que hay muchos mitos con respecto a las "marujas", pero está claro que también hay mujeres que son así, quizá las que dan mala fama, pero existir, existen. Afortunadamente, como en cualquier colectivo, hay multitud de referentes y tu post de hoy es una forma más de ver que la realidad y la sociedad están cambiando.

    Respuesta
  • el 17/03/2011 a las 12:27
    Permalink

    Bueno desde luego te has currado el decálogo de la maruja tipo, jeje!!
    Ni que decir que estoy totalmente de acuerdo con todo, haber marujas así las habrá, pero son las menos sin duda.
    En cualquier caso también coincido con Tiempos en que cada mujer tiene sus propias razones para elegir un camino u otro, lo importante sería que nadie nos criticase por una cosa u otra. Mal vista está la que se queda en casa y también la que trabaja. Es así de triste.

    Respuesta
  • el 17/03/2011 a las 12:30
    Permalink

    Creo que el mito almodovariano de la maruja ha quedado desmontado.
    Ojalá pudieramos desmontar también las críticas, el meterse en la vida de los demás, el juzgar, el dar consejos… Es muy atrevida la gente!
    Hacemos lo que podemos, yo no me dejo llevar por la vida, por los lujos, pero con la hipoteca que tenemos por una casa de 50m tenemos que trabajar los dos, uno de mañana y uno de tarde.
    Intento darle todo mi tiempo y toda mi dedicación y no escatimar en besos, abrazos y juegos.
    No permito que me juzguen y paso de los consejos de la gente sobre la crianza de mi hijo. Los odiosos "deberías…"
    Para que luego te digan "que suerte que niño más bueno" ah, pues no ha sido siguiendo tus consejos!
    Animo guapa!

    Respuesta
  • el 17/03/2011 a las 12:39
    Permalink

    Muy bueno el post, muy completo, da para una buena charla. Estoy de acuerdo en casi todo, pero respecto a lo de la maruja dependiente del dinero del marido:
    Esta claro que un matrimonio es un equipo. Pero que pasa si el equipo se rompe? Pasa muy a menudo. Si la mujer ha mantenido su puesto laboral, creo que no le resultará tan duro la separación como a aquella que dejo todo por la familia y el marido y se ha quedado descolgada del mundo laboral. Aquella que dejo de currar, a parte del palo de la separación, tendrá que afrontar un palo mucho mayor, volver al mercado laboral despues de unos años de paron, y eso me parece mas dificil aun. No?

    Respuesta
  • el 17/03/2011 a las 12:39
    Permalink

    Estoy especialmente de acuerdo con el punto dos. No soy madre (seguramente aún me queda para serlo). Soy una simple estudiante que vive todavía de sus padres.
    Ayer mismo hablaba con una compañera de piso sobre el tema de los matrimonios y el dinero. Porque a mí me han sorprendido cosas que he visto en familiares cercanos (que pasan por poco la cincuentena) donde "unos se deben dinero a otros". Es decir, el marido paga una cosa que es para la mujer y la mujer luego se lo paga y viceversa. Francamente, no entra para nada dentro de lo que yo creo que es una familia, donde TODO es de TODOS. Aporte el dinero quien lo aporte o lo aporten los dos.

    Ella me contó otra experiencia que conocía en su familia donde algunas cosas las pagaban entre los dos y otras las pagaban con el sueldo de cada uno.

    Yo no entendía nada, la verdad.

    Respuesta
  • el 17/03/2011 a las 12:57
    Permalink

    Totalmente de acuerdo y aun así todos mis respetos a todas esas mujeres que tenían poco que ofrecer, salvo una receta de albondigas con tomate, xq fue lo único que se les ofreció en la vida y xq dar las comodidades que necesita una familia no es tarea facil, sobre todo si los demás dan por hecho que es tu obligación y en pocas ocasiones se valora y se agradece como se debe.

    Maruja me parece una termino totalmente desacertado y machista.

    No digo que no haya mujeres que no se vayan de cafecito y al gimanasio, que además están en todo su derecho y por eso no desmerece lo que hagan el resto del día.
    Y si las posibilidades económicas le permiten tener a alguien que le mantenga la casa al día y eso les permita dedicarse a otras cosas, pues ole sus huevos. Que más quisiera yo…

    Aun queda mucho por andar y en nuestras manos está el poder para cambiar la mentalidad de nuestros hijos respecto a muchas cosas, entre otras el tema de hoy.

    Respuesta
  • el 17/03/2011 a las 13:09
    Permalink

    Pues… en algunas cosas estoy de acuerdo. Y en otras no.
    Primer y tercer mito: nada que añadir a tu estupenda reflexión.
    Segundo mito: Totalmente en desacuerdo. No por nada… sino porque… torres más altas han caído. Porque la vida da un giro radical en menos de lo que canta un gallo, porque LO HE VIVIDO, y porque… no sólo de divorcios viven los matrimonios… qué pasa si el marido fallece? Lo has pensado?
    Una vez que sales del circuito laboral, es muy complicado volver. Esto es España, no es un país nórdico y adelantado donde los empresarios entiendan que las mujeres pueden hacer un parón por su maternidad y luego volver.
    Cuarto mito: En desacuerdo… relativo.
    No ocurre siempre, pero yo conozco parejas así. Parejas en las que el marido se desloma y NO VE A SUS HIJOS NUNCA, porque llega a las 11 de la noche para traer el dinero suficiente a casa para mantener a la familia. Desde luego, si ambos están de acuerdo… Chapeau. Pero en los casos que yo conozco, la sensación que tengo es la de marido "obligado" a mantener 2 ó 3 trabajos para que ella viva, efectivamente, como una señorona.

    En cualquier caso… a mí me pasa como a Tiempos… que trabajo PORQUE ME DA LA GANA. Y también PORQUE NO QUIERO DEPENDER DE NADIE. Y ese es mi planteamiento de familia. No es peor que el de nadie. Ni mejor, por supuesto. Es el mío. Y es válido (estoy totalmente de acuerdo con el comentario de Tiempos).

    A mí no me gustaría estar todo el día en casa. Ni tampoco de cafés. Ni en el gym. Ni en la pelu. A mí me gusta trabajar media jornada y pasar la tarde con mi hija.
    Y yo soy de ese sector privilegiado que podría vivir, sin grandes aprietos, con el sueldo de mi marido. Pero no quiero. Y tampoco quiero renunciar a una casa más grande, ni a irme de viaje, que me encanta, ni a comprarme (y comprarles a mis seres queridos) lo que me apetezca. O a llevar a mi hija a las actividades extraescolares que ella quiera. Me gusta cómo vivo. Nos gusta cómo vivimos.

    Otro tema que pienso… y que supongo que tratarás mañana es… qué pasa cuando los niños van al cole y crecen? Esas madres… a qué dedican entonces su tiempo? No se sienten un poco… vacías entonces? Vuelvo a repetir que en el caso de otros países, se puede contemplar la posibilidad de reengancharse al mercado laboral tras unos años de parón, pero en España… no veo capaz a ninguna mujer que se haya "descolgado" durante 15-18 años de volver a trabajar.

    Perdona el ladrillo, pero me apetecía comentar largo y tendido!

    Respuesta
  • el 17/03/2011 a las 13:17
    Permalink

    Mi niño va a la guarde unas horitas, para jugar con otros niños y asi irse preparando para el proximo año que le toca cole; Y si, me tomo el cafe con otras mamás, porque me gusta charlar un poco con otras personas que estan en situacion parecida a la mia, pero no por esto soy maruja o que pasa, ya empezamos con los machismos. Si mi marido que "trabaja" se toma un cafe en el descanso ¿está marujeando?. O mas bien, teniendo un momento de desconexion de la rutina, de distension… Nosotros mismos nos tiramos por tierra poniendo definiciones a lo que hacemos, que cada uno haga lo que quiera, para prohibir ya estan los politicos. Lo ideal para mi, estar todo el dia con mi niño y que otra u otro, se encarge del trabajo sucio (limpiar, cocinar…) y claro, no tener que ajustar el cinturon al maximo para llegar a fin de mes, pero como la vida es asi, elijes lo que crees mejor y apechugas es lo que toca. O te marchas a otro pais con politicas sociales en condiciones… pero eso ya es harina de otro costal….

    Respuesta
  • el 17/03/2011 a las 13:31
    Permalink

    PUes yo tengo un piso de esos construidos hace 40 años, sin ascensor, piscina ni na de na, pequeñito, reformado y con una hipoteca alta porq lo compramos en el peor momento de la burbuja inmobiliaria, un solo coche, nada de lujos..
    Y porque ahora tengo el paro pero cuando no lo tenga no tendré mas remedio que ponerme a trabajar porque con el sueldo de mi marido no llegaríamos.

    Respuesta
  • el 17/03/2011 a las 13:39
    Permalink

    Pues no sé, siempre estás recalcando que nadie se meta contigo por tu decisión, pero siempre me encuentro con que estás atacando el sector contrario. Pocas veces te comento pero las últimas entradas son todas acerca de los mismo de lo sola que esta la mamá a tiempo completo y lo mal que lo pasa por los comentarios que le hacen….

    Creo que en tu post de hoy ofendes de alguna manera a muchas mujeres, a las "marujas" de toda la vida, para mí personas respetadisimas, sabes porque porque ellas si que no tenían poder de decisión para quedarse en casa o salir a trabajar. ¿Una receta de albondigas con tomate? para mi la peor frase de todo el post. Eso es caer muy bajo.

    por otro lado, como tu dices, yo si que conozco muchas mamás, de clase media, que viven también con gastos muy moderados, incluso nulos pero que necesitan ir a trabajar porque no llegan a final de mes.Y no tienen ni plaza de garaje, incluso ni hipoteca.

    Creo que el mundo no evoluciona porque seguimos siendo NOSOTRAS; LAS MUJERES, las que atacamos unas o a otras. No recrimines una actitud, si tu lo haces igual.

    Entiendo que estés enfandada con la gente que no entiende que te quedas en casa, pero no te metas tu, entonces, con la que trabaja de casa.

    ¿¿¿¿Se es peor persona por ir a trabajar en dos coches nuevos y tener plaza de garaje????

    Laura

    Respuesta
  • el 17/03/2011 a las 13:50
    Permalink

    Ahhhhhhhhhhhhhhhh se me ha ido mi comentario.
    Bueno, resumiré, que el tema merece.
    Respecto al primer mito, para mí el tema "despectivo" de maruja es la/el (por Dios, sin susceptibilidades) que sólo habla de cacas, como quitar manchas del uniforme y las verduras del potito del niño… más allá no hay vida. Pero el equivalente en tío suele ser temas informáticos y fútbol… vamos, plastas, más que MARUJ@S. La gente con poca cultura, por lo que sea, se merece toda mi consideración, afortunadamente yo he tenido oportunidades.
    Segundo mito, mujer dependiente. Pues sí, si no trabajas dependes del sueldo de tu marido a no ser que te apellides Hilton, Koplowitchcccc, Ortega… etc. No hablo de que no seas un buen o mal equipo, que la familia funcione mejor o peor, pero económicamente eres dependiente. Eso es ¿bueno, malo, regular, ni fú ni fá? pues cada uno que se lo piense, tiene sus riesgos y eso, por lo menos en lo que yo he visto, es innegable.
    Tercer mito, ¿cafetitos, gim, chica en casa, spa…?, no sé, no le veo lo negativo… Supongo que cada uno en su parcela lo intenta pasar lo menos mal posible, creo que quien critica eso está comido por la envidia, nada sana.
    Marta.
    P.D: No tienes opción para participar como anónimo y a mí se me pierden los comentarios… sniff. Además, yo como anónima siempre firmo, piénsatelo que abrirme la cuenta de google cada vez que comento es un coñazo.

    Respuesta
  • el 17/03/2011 a las 13:57
    Permalink

    He visto el post de una mama sin complejos, y supongo que todo viene a raiz de mi comentario anterior.
    Solo decirte que este post me decepciona mucho, no sé, como mamá, como mujer,como persona, me he sentido super triste.

    Creo que las mujeres, las mamás nos sentimos atacadas en todos los entornos, como que para que ahora nosotras mismas, las mamás, las mujeres nos sigamos atacando y apuñalando.

    No te sientes aceptada¿?¿?, pues cómo te crees que nos sentimos las mujeres trabajadoras???, pues IGUAL.

    Ya me da igual lo que opinen los demás, pero tú te sientes mal cuando te dicen esos comentarios, pero tú te imaginas como me siento yo cuando dejo a mi pequeña en la guardería??

    Solo un comentario mamás somos todas y como mujeres deberiamos apoyarnos y querernos y tratarnos bien. Crear una sociedad donde da igual lo que hagamos, tenemos que sentirnos bien y hacer sentir bien a todas las mamás para que nuestros hijos crezcan en un entorno bueno.

    Un beso

    NOEMI

    Respuesta
  • el 17/03/2011 a las 14:20
    Permalink

    a mi me acaban de llamar de una ex-empresa (tengo varias) para empezar a trabajar el 1 de abril y les he dicho que no.. en septiembre el niño empieza el cole pero solo media jornada (sino aqui con 3 años no encuentras plaza), por lo que seguire de "maruja".. ya buscare un curso para hacer por las mañanas o sino pasare de todo y al gim, que total van a se 4 horas, tampoco da tiempo a tanto¡¡ y les tendre al padre y al hijo a comer a casa a las 12,30
    que me enrrollo.. la cuestion es que cuando le he dicho a mi marido que el año que viene no buscare trabajo, que lo dejare para el siguiente su respuesta ha sido.. o vamos a por el segundo y lo dejas para mas adelante..
    por una parte me daria miedo, me plantaria en los 40 y parece que no quieren mujeres de esa edad, pero si es asi, me acabare liando la manta a la cabeza y poniendo mi consulta privada, que ha sido lo que he tenido en mente hacer con esta edad desde que cabe la carrera
    Yo de todas formas tengo unos ingresos propios de 1000€ (subvencion por excedencia mas el alquiler de mi piso) con lo que no tengo que oir lo de "mantenida"
    Pero lo peor es, como digo siempre, que somos las mismas mujeres las que nos lo decimos¡¡

    Respuesta
  • el 17/03/2011 a las 14:24
    Permalink

    Buenisimo, tienes toda la razón. Yo tengo un ejemplo claro en mi caso, mi madre es una mujer culta con su carrera y que trabajó hasta que decidió no hacerlo para poder estar con sus hijos. El problema es que mi padre no cumplió su parte del "trato" y la engañó durante 5 años con una chica 25 años más joven que él. De la noche a la mañana se vio humillada y sin recursos "propios" para salir adelante… Aún así yo confío plenamente en mi marido y "he renunciado" a una carrera laboral "triunfante" para dormar una familia, trabajo lo justo para permitirnos llegar a fin de mes y echarle una mano a mi madre. Y en nuestro caso también he de decir que Jose podría trabajar más, hacer más guardias, buscarse trabajos de fin de semana (en la Cruz Roja y demás), pero que preferimos ganar menos y privarnos de cosas y que él también pueda disfrutar de su familia. Muy buena entrada mama cc. Muchos besos

    Respuesta
  • el 17/03/2011 a las 14:26
    Permalink

    Sandra, me alegra que te haya gustado el post. Mañana más. No vi el reportaje que me dices pero no me extraña mucho, en los medios no se habla de las mujeres que no trabajan fuera de casa.

    Suu, estoy de acuerdo contigo… aunque he intentado que el post no trate de "vamos a comentar la situación personal de cada uno". No quiero que nadie se justifique, no hay que justificarse, tenemos que ser libres!!.

    Cartafol, bien por ti.

    Belén, gracias. Pues sí, mañana más. De hecho, no sé si me va a ocupar más de un día, es posible, tengo mucho que decir.

    Tiempos, pues sí, te has desviado del tema! jajajaja. Pero muy bien por tu comentario, estoy completamente de acuerdo contigo. Es más, estaba pensando hace un rato, que no me gustaría que se entendiera lo que escribo (ni esto ni otros posts ni nada en general de lo que digo) que estoy justificando o no mis conductas o las de los demás. Sólo pretendo que reflexionemos.

    Leia Organa, como digo, no quisiera que este post se convirtiera en un "pues yo…" porque entonces estaríamso dando explicaciones y ¡no hay por qué darlas!. Son solamente algunas de las reflexiones que se me ocurren en torno a este tema, donde creo que se ha montado un "mito" que no existe.

    Tanpancha, si depende de nosotros, la cosa va despacio… pero no tiro la toalla, intento aportar mi granito de arena día a día.

    Mamá de un bebote, gracias, efectivamente, hay miles de casuísticas.

    Myriam, pues mañana más, me han quedado unas cuantas cosas. como le digo a Belén, quizá me ocupe un tercer post incluso… Un beso.

    Respuesta
  • el 17/03/2011 a las 14:27
    Permalink

    Gem, bueno, yo no he conocido mujeres así, no de menos de … puff, no sé qué edad decir, pero no de mi generación, desde luego. Y con esto lo que quiero decir es que la maruja, hoy día, en mujeres en edad fértil, dudo mucho que exista. Y, enc cualquier caso, aunque exista alguien así, no pasa nada, esta sociedad se ha cebado brutalmente con la maruja para vilipendiarla y considerarla de segunda categoría hasta unos puntos tremendos!.

    Arual, espera, espera, que todavía hay más!. Yo también coincido con Tiempos, de hecho, es una de las cosas que trato de defender aquí, no sé si con mucho éxito.

    Mamá de parrulin, muy bueno lo del "mito almodovariano". Los "deberías" son una losa para todas las madres, hay que luchar contra ellos con uñas y dientes, es vergonzoso!.

    Frikimami, sí, tu argumento es bueno. De hecho, el principal miedo que tiene una persona que deja de currar para cuidar a su familia es tener que volver y encontrarse desenganchada. Es un riesgo que hay que valorar. Pero yo te digo una cosa, ¿existe una vida exenta de riesgos?. Creo que no. Nadie puede asegurarnos que el trabajo durará toda la vida. Mucha gente se ha visto en el paro y jamás se hubiera imaginado así. Gente que luego no es capaz de volver a encontrar curro. Yo creo que hay que valorar la situación global y decidir, riesgos, como te digo, siempre va a haber.

    Irene, yo no lo entiendo, pero te diré que desde mi experiencia, cada vez veo más matrimonios que no son equipo sino conjunto de dos egos (a veces enormes) y eso no puede salir bien, es imposible. ¡Y no lo digo ya sólo por el tema económico!.

    La teta reina, el término maruja es absolutamente espeluznante, es un insulto a todas las mujeres, pero ¡somos nosotras quienes más lo usamos!. Las mujeres de otras generaciones han tenido una vida durísima y, sin embargo, no sólo hay mucha gente que no se lo ha agradecido sino que encima se ríen de ellas. En fin, no sé, mucho por andar como tu dices.

    Respuesta
  • el 17/03/2011 a las 14:27
    Permalink

    MadreYMas, sabía que me ibas a poner algunos peros, lo hemos comentado tu y yo en otras ocasiones, ¿verdad?. Bueno, al tema divorcio o fallecimiento te digo lo mismo que he dicho más arriba: que la vida no está exenta de riesgos. Personalmente, veo más probable quedarse sin curro y pasarlas canutas para volver a encontrar otro, por ejemplo. Y te dogy toda la razón con el tema descolgarse del mercado laboral. Si te sirve de algo, yo te diré que no tengo ninguna intención de volver al trabajo por cuenta ajena, quizá por eso, para mi, es un riesgo relativamente bajo.

    En cuanto al tema del señor que, hablando en plata, "trabaja como un cabrón", estoy de acuerdo contigo. De hecho, eso entraría en conflicto con mi concepción de crianza. Es decir, si para que yo cuidara de mis hijos mi marido tuviera que sacrificarse hasta el punto de no verlos, habría que encontrar una solución mejor porque no concibo una crianza sin padre.

    El comentario de Tiempos, totalmente acertado. Y ole tus ovarios, es que es así como tiene que ser. Lo único que yo añado al respecto es "ole por vivir así y ole por decirlo". A mi me parece genial desear esas cosas que me comentas, si te gusta, pues sigue con ello y enhorabuena por vivir como quieres!!!.

    El tema "niños que vuelan del nido". Lo trataré mañana o pasado, creo, porque al final voy a escribir la biblia… Bueno, yo creo que esto es volver al mito de la maruja en estado puro, concebir que la mamá que se quedó en casa perdió todos sus intereses vitales y quedará vacía cuando crezcan. No estoy de acuerdo. Yo estoy llena de intereses, no sólo mis hijos. Ya ves que me apasiona la crianza, que hemos iniciado un proyecto de Grupo de Madres, tengo muchas cosas por hacer, muchísimos proyectos… Que quizá no vuelva a trabajar por cuenta ajena es más que probable, pero ten por seguro que algo haré, tengo tanto por hacer que no se si me va a alcanzar esta vida!!!. Besos.

    Gema, totalmente de acuerdo contigo, no tengo más que añadir.

    Respuesta
  • el 17/03/2011 a las 14:27
    Permalink

    Tricius, por eso digo que hay tantos casos como personas, simplemente he hecho una reflexión de que en muchos casos se pueden hacer cosas si uno realmente quiere.

    Laura, lamento muchísimo que hayas interpretado mal mi post. No sé si es mucho pedirte que leas el tochazo que he escrito más arriba contestando comentarios porque creo que no me has entendido. De todas formas, te respondo con detalle porque quiero que me entiendas. El objetivo de este post no es otro que desmontar el mito. Yo considero e intento demostrar que las mujeres que estamos ahora mismo en edad fértil no nos convertimos en "maruja", tal y como se ha definido la maruja, en un sentido horrorosamente peyorativo.

    En ningún momento he querido meterme con las mujeres que efectivamente responden a ese perfil, más bien todo lo contrario. Como bien dices, hace no mucho las mujeres no tenían ninguna elección, se las educaba para no ser nadie, para no pensar. ¡Es terrible!. No sólo se han sacrificado para que estemos aquí y ahora, con la situación que tenemos, que en muchos aspectos es infinitamente mejor que la suya, sino que la sociedad se lo ha agradecido denominándolas marujas. ¿Me explico?.

    También lamento que hayas entendido que me meto con quien trabaja fuera de casa o con quien quiera vivir de P.M. De hecho, lo que he dicho es que si esa es la opción vital que uno ha elegido, genial, me parece muy requetebién, de hecho, ojalá todos viviéramos así, pero lo que no entiendo es por qué no se dice claramente, porque a mi muy poquita gente me ha dicho lo que me ha dicho hoy MadreYMas, que a ella le gusta su vida tal cual la tiene y que por eso trabaja. Ole por ella!!.

    Laura, espero de corazón que sepas entenderme. Un beso.

    Respuesta
  • el 17/03/2011 a las 14:27
    Permalink

    M, lo que pasa es que en España, gracias a Dios, hoy día casi todos tenemos cierta "formación" y se nos ha subido la "titulitis" a la cabeza y nos creemos mejor que los pocos que no han tenido esa oportunidad, de ahí calificativos como "maruja". Es fiel reflejo de como somos!.

    En alguna ocasión he dicho que odio acusar a nadie de envidia porque me parece una acusación muy injusta y muy difícil de rebatir, pero quizá lleves razón.

    En cuanto a los comentarios anónimos, es una opción que tomé hace tiempo y viendo cómo anda el percal en otros blogs donde sí se permite, creo que no voy a reconsiderarlo. Lo lamento muchísimo por gente como tu, lo siento.

    NOEMI, yo llevaba mucho tiempo queriendo escribir sobre esto, he aprovechado el post de Mamá sin complejos de hoy para rescatar este borrador que tenía a medias desde hace tiempo. En mi caso, te puedo asegurar que no es por tu comentario en concreto ni por el de nadie en especial, es por un conjunto de cosas que observo en la sociedad y me apetece reflexionar sobre un mito que creo que debe desmontarse.

    Siento mucho que te hayas sentido triste, desde luego, no es mi intención. En más de una ocasión he dicho que lo paso mal cuando alguien se incomoda por lo que digo (no sé si recuerdas que escribí que a veces siento que tengo que pedir perdón por ciertas cosas y eso tampoco me gusta). Pienso que tengo, en este blog, dos opciones: callarme, no disgustar a nadie y hacer migas con todo el mundo, o bien decir lo que pienso, lo mejor que puedo, con la mejor de las intenciones, y apechugar si alguien se me ofende o se me cabrea. Intento que haya un equilibrio, pero necesito poder expresarme.

    De verdad que lo siento. Un beso.

    Brujilla, entiendo lo que comentas, perfectamente… Yo no creo que vuelva a trabajar por cuenta ajena, no me gusta como está el patio y pienso que yo puedo aportar muchas cosas por mi cuenta. Un beso.

    Maria, gracias, me alegro de que te haya gustado. Efectivamente, nadie puede saber qué pasará dentro de 20 años, ni con el trabajo, ni con la relación de pareja ni en nada, pero hay que apostar por algo, ¿no?.

    Respuesta
  • el 17/03/2011 a las 14:39
    Permalink

    Yo creo que el problema es la puñetera manía que tenemos en esta sociedad de ponerle etiquetas a todo y crear estereotipos. Cada una de las que aquí comentamos habrá elegido su modo de vida en función de su situación, posibilidades, intereses, etc. Incluso algunas, puede que quieran hacer una cosa pero se hayan visto obligadas a otra, por sus circunstancias. Y seguro, que cada una tenemos un "sanbenito" colgado, por esa elección. Además, muchas veces ese tipo de decisiones no son fáciles y quizá también necesitemos "criticar" un poco lo otro, para reafirmarnos en lo nuestro. De todas formas, es cierto que si te quedas en casa para cuidar de los hijos, se te aplica el rol marujil, ojo, que a mi me parece perfecto. Pero te molesta que se den esas cosas por hecho si no es así. Igualmente si sigues con tu trabajo, parece que se te adjudica el rol de madre que antepone sus intereses a los de su hijo, y eso no es así. Trabajar o no, no define a una buena madre.

    Respuesta
  • el 17/03/2011 a las 14:56
    Permalink

    Pues estoy de acuerdo contigo, y la verdad es que nunca me ha gustado el término maruja pues me parece bastante despectivo.

    Respuesta
  • el 17/03/2011 a las 16:02
    Permalink

    Estoy esperando ya la segunda parte!! Esto tiene mucha miga y no quiero enrollarme demasiado.
    Respecto a lo de la dependencia económica entiendo los comentarios de "los matrimonios no siempre son para siempre", pero si cuando decido compartir mi vida con otra persona (decisión que no creo que nadie se tome a la ligera) estoy pensando en si no funciona casi que mejor lo dejo para otro momento, puede que yo ahora esté dependiendo económicamente de mi pareja pero durante 20 años dependí económicamente de mis padres ¿cuál es el problema? y nadie ha pensado que mi pareja también depende de mí? que si yo no me hago cargo de nuestra hija él no puede ir a trabajar? porque eso es dependencia también, no??
    Últimamente ha salido en casa el tema de como se comparten los bienes en algunas parejas y alucino con ciertas cosas pero ya lo hablaré en mi blog, no quiero apoderarme del tuyo, jaja.
    Sinceramente lo de la incultura del ama de casa, al igual que a ti me toca los huevos, como si viviéramos en un país de eruditos!! por supuesto que hay gente sin tema de conversación, cuya cultura se basa en lo que dice la televisión pero reducir esto a las amas de casa me parece demasiado simple.

    Respuesta
  • el 17/03/2011 a las 16:39
    Permalink

    Muy buena la entrada! no estoy muy de acuerdo con el segundo mito, porque considero que es importante tener una independencia economica "por lo que pueda pasar", aunque temporalmente admito que se puede actuar como un equipo.
    Otra cosa que te iba a decir, pero que he visto que ya has comentado y que vas a tratar, es el tema del vacio cuando los hijos se hacen mayores. Es cierto que puedes llenar el tiempo con otros intereses. Que no es necesario recurrir siempre al trabajo por cuenta ajena. Ahora bien, si piensas que el trabajo por cuenta propia te va a dejar tiempo para cuidar de tus hijos…va a ser que no…te quita hasta mas tiempo incluso…aunque el tiempo lo organices tu. Esto lo he vivido con mis padres, y aunque eramos ya mayores, ni de lejos nos pudieron dedicar el tiempo necesario.

    Y esta es otra cosa que me gustaría saber…las que decidimos ser de "profesión mamás", ¿es porque nuestros padres trabajaban demasiadas horas y los echabamos en falta? ¿es porque no queremos hacer lo mismo que hicieron nuestras madres, anteponer el trabajo a la familia por tener una independencia y que de alguna forma las valorasen como mujeres?

    Respuesta
  • el 17/03/2011 a las 16:57
    Permalink

    @Mousikh, totalmente de acuerdo, sobre todo con tu última frase (que, aunque no sea el debate de hoy, no viene mal recordar).

    Mis chicos y yo, es muy despectivo.

    Lamamadeunabruja, pues eso, mañana más. En una familia, todos dependemos los unos de los otros, nos apoyamos, vamos de la mano… o así debería ser. Espero leer lo que escribas en tu blog, yo te diré que casi todas las parejas que conozco en mi entorno funcionan de una forma muy distinta, no sólo en lo económico, en general, pero bueno, cada uno es libre de vivir como quiera, aunque yo tenga mis reservas sobre que determinados modelos de matrimonio puedan funcionar a largo plazo.

    Supermama, yo no reconozco que un trabajo (ni por cuenta ajena ni por cuenta propia) de ninguna independencia. No vivimos precisamente unos tiempos en los que abunde el trabajo, ni la estabilidad laboral, ni los derechos del trabajador sean una maravilla. Hoy tienes trabajo, mañana hoy. Hoy ganas cinco veces el salario mínimo interprofesional y mañana te ves dos años en el paro. Lo siento, no creo que el trabajo de independencia económica, vivos tiempos muy muy chungos.

    En cuanto al trabajo por cuenta ajena. Mi prioridad total y absoluta es mi familia. Nunca haría nada que fuera incompatible con esa prioridad. Así que aunque bucólicamente hablando me encantaría montar, pongamos, un centro de animales, nunca lo haría, porque eso significaría unas renuncias que no estoy dispuesta hacer. Pero hay muchas cosas que se pueden hacer como autónomo, desde casa, de forma flexible… sobre todo cuando, como yo, no pretendes ganar una pasta sino un poquitín de dinero, lo justito para ir tirando.

    En cuanto a lo último que comentas, en relación con nuestros padres. Bueno, yo a mis padres les he echado muchísimo en falta. Aún a día de hoy, que siguen trabajando, les echo en falta. Pienso que mi madre ha sido admirable porque ha hecho con su vida lo que le ha dado la gana, ha cumplido sus sueños y puede sentirse muy satisfecha y muy orgullosa. Mi madre ha luchado mucho por ser una superwoman, ella sentía que tenía que ser así, y desde luego que lo consiguió, ole por ella, ¿no?.

    Ahora, eso no lo quiero para mi ni para mi familia. Espero haber aprendido mucho de mis padres para no cometer sus mismos "errores", que ya tendré bastante con los que yo cometa por mi misma.

    Respuesta
  • el 17/03/2011 a las 17:08
    Permalink

    El mundo laboral esta muy mal, estamos de acuerdo, pero que te despidan de un trabajo no quiere decir que no haya mas, vamos que me parece mas facil encontrar otro trabajo que otro marido en el caso de que me separe o pase otra cosa peor.
    Si el trabajo por cuenta propia es con pocas pretensiones, sí que puedes flexibilizarlo. Eso estaria genial. Ojalá lo consigas.

    Estoy de acuerdo con los errores de los padres, de ahí lo que estoy haciendo, y creo que muchas de las que hemos elegido esta opción es por esa razón, no crees?

    Respuesta
  • el 17/03/2011 a las 17:16
    Permalink

    Supermamá, sobre tu última pregunta:
    Precisamente en mi caso, todo lo contrario.
    Mi padre murió cuando yo era un bebé. Mi madre se vio sola, en paro y con una niña de meses, así que tuvo que salir adelante como pudo.
    Ha trabajado muchísimo, la pobrecita mía ha tenido que "lamer muchos culos", porque se aprovechaban de ella de mala manera en el trabajo: contratos basura, contratos temporales durante años, pidiéndole que hiciera horas extras gratis y amenazándola veladamente con no renovarle… Todo porque ella dependía exlusivamente de sí misma para sacarnos adelanta y no contaba con otro sueldo en casa.
    Yo he pasado muchíiiisimas tardes de mi infancia con mis abuelos porque mi madre se estaba deslomando en el trabajo. Y su INCONMENSURABLE esfuerzo es un ejemplo ÚNICO para mí. Todos los monumentos del mundo son pocos para mi madre.
    Y precisamente porque sé lo que es ser madre trabajadora y encima de una familia "monoparental", tengo clarísimo que siempre que pueda seguiré trabajando fuera de casa.
    El modelo de papá-mamá-hijos como una piña, todos a una, es maravilloso, pero por desgracia (o por suerte, que también hay familias monoparentales por elección) no siempre es una realidad. Y no hablo de divorcios, sino de temas infinitamente más trágicos.

    Respuesta
  • el 17/03/2011 a las 17:17
    Permalink

    Supermamá, totalmente de acuerdo en lo de los padres. De hecho, creo que somos muchos los que hemos sido educados con un determinado modelo y ahora estamos aplicando otro.

    En cuanto al trabajo, sí y no. Siempre desde mi experiencia personal, creo que encontrar otro trabajo hoy día fácil no es. Mi marido, en un sector incluso a día de hoy con poco paro, y con buen cv y demás, estuvo… creo que fueron 8 meses en el paro. El teléfono no sonaba nunca!!.

    Por otro lado, mi propio caso: yo trabajaba a 10-15 minutos en coche de mi casa, el horario era hasta las 18h (no está mal del todo) pero creo que hubiera podido reducir la jornada (de hecho esa fue mi intención) y no me lo hubieran podido negar (por Ley, más que nada) aunque me hubieran relegado a ficus de la empresa… El sueldo que me iba a quedar trabajando sólo 4 horas y media que fue lo que pedí no estaba nada mal, casi era mejor que el de trabajar 8h. Dime tu a mi si yo quisiera encontrar un trabajo por cuenta ajena ahora dónde iba a encontrar yo algo de pocas horas y cerca de casa (para "desprenderme" de mi hijo lo menos posible). De hecho, a día de hoy, considerando que el nene no va a la guarde y que no tengo apoyos familiares, trabajar, aunque quisiera, no sería una opción viable…

    Por eso te digo que a mi me parece más fácil, más "probable" hoy día perder el curro que la pareja. Pero eso depende, nuevamente, de la circunstancia de cada uno. Yo, por si acaso, no pondría la mano en el fuego por el curro de nadie.

    Respuesta
  • el 17/03/2011 a las 17:19
    Permalink

    Tiempos, pues sí, conozco vuestro caso y es un gran ejemplo de vida. Qué pena que a veces sea todo tan injusto!. De todas formas, pienso que una cosa no quita la otra, es decir, la fatalidad (que también lo mencionaba MadreYMas) siempre puede ocurrir pero es bastante poco probable, ¡gracias a Dios!.

    Respuesta
  • el 17/03/2011 a las 17:30
    Permalink

    Yo no estaba muy enterada de que aquí a la mujer que se queda en casa con sus hijos le llaman maruja. Qué tontería, sin ir más lejos yo tengo a mi mejor amiga que casi toda su vida fue ama de casa y de inculta nada, todo lo contrario. La gente se mete mucho donde no la llaman, pero eso a cada uno nos debería importar poco, porque llegado el caso nadie nos da de comer sino nosotros mismos como adultos que somos. Besotes.

    Respuesta
  • el 17/03/2011 a las 17:31
    Permalink

    Claro, MCC, por eso no he sacado mi experiencia personal a colación hasta ahora. Fatalidad? por supuesto. Pero esa fatalidad me llevó a mí a una experiencia concreta, que fue la ausencia de mi madre en muchas ocasiones, porque estaba trabajando. Recuerdo que el día de mi Confirmación fui solita a misa porque ella estaba trabajando. Tenía 11 años recien cumplidos, me vestí con mi "vestido de los domingos" y me fui sola para la Iglesia con la duda de si mi madre iba a poder ir o no. Mis abuelos estaban demasiado mayores para venir. Llegó, tarde, pero llegó.
    Pero en mi caso, esas ausencias, en lugar de darme un motivo para quedarme en casa, es un aliciente para trabajar fuera de casa. Jamás le recriminaré a mi madre ni una sóla de esas ausencias, porque en NINGÚN momento sentí que estuviera anteponiendo su trabajo a mí. Ni mucho menos, estaba trabajando para sacarme adelante, por el bien de la familia.

    Respuesta
  • el 17/03/2011 a las 17:35
    Permalink

    Adry, ¡pues ya ves!. No tomes nota de la palabra, que es bien fea!!.

    Tiempos, por eso he dicho siempre que cada cual tiene una experiencia y, lamentablemente, hay algunas tan triste (y a la vez tan aleccionadoras) como la tuya. Es evidente que tu madre luchó por ti, ¡tenía que hacerlo!, así que entiendo que nunca se te pasara por la cabeza que lo hacía por otros motivos. Lo que no entiendo, perdóname, es por qué infieres de ahí que tu debes trabajar (y en cualquier caso, no quisiera que esto derivara al eterno y aburrido debate de si una madre debe trabajar o no, ¡qué pestiño!).

    Respuesta
  • el 17/03/2011 a las 17:42
    Permalink

    No es la razón principal, sino una más. Voy sumando razones, argumentos, experiencias vitales, mi forma de ver las cosas, y todo me conduce a esa conclusión. Pero sin duda, ha influido, y mucho.
    Mi madre no trabajó hasta que yo no tuve 6 años. Y durante esos 6 años, vivimos de la "caridad" de mis abuelos, que eran unos santos pero se encargaron muy bien de que yo fuera consciente de que ellos eran quienes nos daban cobijo y casa desde que tuve uso de razón.
    Y eso es muy muy muy muy triste, créeme…
    Yo, mientras esté en mi mano, no me arriesgo. Precisamente para "asegurarle" a mis hijos que no tendrían que pasar por ello en una situación parecida. No hay cosa más triste que el que tu madre te diga con 4 años que no te puede comprar un peluche porque no tiene dinero. Todavía recuerdo la escena. Habíamos ido a comprarle un regalo a un primo, y nos fuimos de la tienda. Dos minutos después el dueño de la tienda bajó la calle corriendo con el muñeco en la mano y me lo regaló. Un elefante azul. Me sentí miserable.

    Respuesta
  • el 17/03/2011 a las 18:14
    Permalink

    uy, esto ha dado para mucho, he tardado mucho en leer todos los comentarios…
    Mis 2 mejores amigas son 2 casos muy distintos: una estudió derecho y ha decidido quedarse en casa con sus hijos, la otra se ha ido a más de 400 km de casa a trabajar y no lo necesita economicamente. Las dos me parecen unas madres fantásticas; entregadas, cariñosas,… las dos son dos mujeres increibles: inteligentes, divertidas, cultas,…
    A lo que nos dedicamos no nos hace ser ni mejores ni peores madres, ni mejores o peores personas.
    Creo q cada una debe vivir su vida como quiera o como mejor pueda en algunos casos, y yo creo q bastante tengo yo en mi casa para meterme en la de las demás.
    No podemos ser jueces de la vida de nadie, ni es bueno tener prejuicios ni creer en los estereotipos, ni como han dicho por ahí poner etiquetas. A veces lo hacemos inconscientemente pero todas deberíamos hacer un ejercicio de reflexión (y no de justificación), como tú bien dices.
    Un beso guapa,… esperaré la segunda parte…

    Respuesta
  • el 17/03/2011 a las 19:41
    Permalink

    MamaCC, muy acertado tu entrada de hoy. A colación del menosprecio por las "marujas" a mí es algo que me ofende muchísimo.
    Son esas "marujas" las que se sacrificaron (porque tocaba o porque así eran las cosas) para sacar adelante a una familia y ahora lo hacen para que sus hijas pueda "liberarse" y tener un trabajo, cuidándoles horas y horas a los nietos. La mujer joven española se ha "liberado" a costa de todas esas "marujas" que sin pestañear arriman siempre el hombro.
    Sé que Elvira Lindo ha tenido textos menos afortunados, pero te invito a que leas éste, que es un homenaje a esas "marujas".

    http://www.elpais.com/articulo/opinion/Senoras/aman/cultura/elpepusocdgm/20101017elpdmgpan_2/Tes

    Respuesta
  • el 17/03/2011 a las 19:56
    Permalink

    Hace tiempo que leo tu blog pero nunca hasta hoy había comentado entre otras cosas por el rollo de tener que abrir una cuenta google. ¿Por qué no tienes la opción de anónimo como otros?
    Bueno, quería comentar que me hace mucha gracia tu entrada de hoy cuando en numerosas ocasiones te has referido a gente conocida tuya con el término que precisamente hoy criticas: "maruja". Es más creo que hasta lo has dicho en más de una ocasión más despectivamente si cabe diciendo algo así como "maruji". De verdad que me ha llamado la atención porque creo que no lo has dicho solo una vez.

    Ya que tengo cuenta comentaré más a menudo porque muchas veces me he quedado con las ganas. Casi siempre estoy de acuerdo contigo, eh? jaja Pero hoy me gustaría que explicaras ese matiz.

    Gracias

    Raquel

    Respuesta
  • el 17/03/2011 a las 20:05
    Permalink

    Un poco triste con la entrada de hoy, también he leído la de mamá sin complejos. La he tenido todo el día en la cabeza y no sabia si comentar. Me parece un poco ofensivo que digas que las mujeres que trabajan lo hacen porque quieren un nivel de vida más alto. Hay gente muy jodida, que necesita el dinero y punto. Y sus niños serán muy felices también. Seguro. Todas hacemos lo que podemos.

    Respuesta
  • el 17/03/2011 a las 20:19
    Permalink

    Tiempos, muy triste, tristísimo. No te puedo decir nada más que lo siento.

    Porfinyomisma, pues mañana (o quizá esta noche) tendrás la segunda parte. Gracias por tu comentario, yo creo que reflexionar siempre está bien, es un buen ejercicio.

    Mistress, cuánto tiempo sin leerte, qué bien tenerte de nuevo por aquí!. Me suena haber leído esa entrada de Elvira lindo. Lo cierto es que esta mujer me deja que no sé qué pensar de ella, unas veces dice unas cosas que están muy bien, otras muy mal, no entiendo que la pasa. Estoy completamente de acuerdo con lo que has expuesto en tu comentario, quería dejarlo para las conclusiones, que quizá me ocupen un tercer post, ya veré cuando me ponga a escribirlo.

    Raquel, hace tiempo que eliminé la opción de postear como anónimo porque en los primeros tiempos de este blog aquí se liaba parda cada vez que se sacaba un tema como el de hoy, por ejemplo. Y desde entonces por aquí se está mucho más tranquilo, aunque eso no quite que no sea poco habitual que me insulten cuando comento en otros blogs. Por lo menos por aquí estamos ahora mucho más tranquilos.

    En cuanto a lo que comentas del término maruja, sí, lo he utilizado varias veces, de hecho creo que lo he utilizado con frecuencia para referirme a mi misma y tengo una etiqueta en el blog que se llama "pensamientos marujiles". En cierto modo, también es una forma de reirme de mi misma y de quitar leña al fuego.

    "Maruji", mi "amiga" "maruji" jajaja, me estaba extrañando a mi que nadie se acordara de ella. Pues sí, pues sí, la llamé maruji, no sé si muy acertadamente, pero sí que se lo llamé. No sé si en descargo mío, diré que utilicé la "i" final para quitarle carga peyorativa al término e intentar hacerlo más suave y con un punto de ironía. Aunque también es cierto que lo que quise hacer ver con esa denominación es que esta mujer sí pertenece a ese club tan denostado de mujeres con bajo nivel cultural pero que no por ello dejan de opinar como si supieran de todo (esto último, deporte nacional, parece que todos somos médicos, abogados, arquitectos…).

    Esto es un poco como lo que se está comentando hoy en el blog de Mamá sin complejos sobre la denominación "mamá a tiempo completo": que nos puede gustar más o menos, pero cuando la utilizamos todos sabemos qué quiere decir. En cualquier caso, sigo pensando que habría que borrarla del mapa, aunque su uso sea muy descriptivo.

    Si te animas a comentarme, yo encantada.

    Anna, siento que estrés tiste, pero me has entendido mal. He dicho:

    "Es de cajón que, con los sueldos que hay actualmente, quien tenga una hipoteca alta se puede despedir de subsistir con un sólo sueldo salvo que el marido gane un pastizal, algo ahora mismo poco común".

    Es decir, que reconozco que hay muchísima gente pasándolas canutas incluso con dos sueldos, mucha mucha. Pero no por ello dejo de sostener que hay familias que podrían vivir con un solo sueldo pero prefieren tener dos para vivir mejor, lo cual no es malo, sino simplemente un hecho. Siento que me hayas entendido mal.

    Respuesta
  • el 17/03/2011 a las 20:42
    Permalink

    Mama CC, madre mia…cuanto para responder wapa!!

    Yo no se si es que he leido mal la entrada o he entendido lo que a mi me ha dado la gana…tendre que meditar sobre ello, pero el caso es que a mi me ha gustado precisamente por que he creido entender que no es una critica hacia las madres que trabajan fuera de casa , si no una "oda" a las que no lo hacemos por que no queremos y una queja por que se nos miré mal por quedarnos voluntariamente.
    Me ha parecido que la intencion era tirar abajo los mitos que existen alrededor tanto de las madres que trabajan fuera de casa, como las que lo hacemos exclusivamente dentro.

    Y me parece ya rizar el rizo si nos tenemos que poner a analizar caso a caso todos los posibles:

    La madre que abusa del pobre marido que se ve obligado a trabajar pluri empleado y no ve nunca a sus hijos mientras la mujer esta en casa tumbada en el sofa…

    La super ejecutiva agresiva que podria perfectamente no trabajar y manda a sus hijos a un internado ingles.

    La madre que trabaja por que no le queda mas remedio a pesar de que le encantaria no hacerlo.

    La que puede permitirselo y decide quedarse en casa durante los primeros años de la vida de sus retoños.

    La que habiendo tomado esta decision se ve por circustancias de la vida obligada a agarrarse a cualquier empleo para poder sacar a sus hijos adelante.

    La que se alegra de no haber dejado su trabajo,aunque en un principio pensó en hacerlo y lo pasó fatal cuando dejo a su hijo por primera vez en la guarderia…

    Y podria seguir y seguir, por que hay tantos casos como madres en el mundo…

    Para mi el sentido peyorativo de Maruja, no lo lleva la propia palabra de origen, si no que es a veces el que te lo llama el que lo escupe y otras veces es quien lo escucha quien lo mal interpreta….

    Espero la siguiente entrada y mientras me releo esta a ver si la entiendo otra vez de la msima forma…jejeje.Besos!!

    Respuesta
  • el 17/03/2011 a las 20:49
    Permalink

    Myriam, lo que intento con esta entrada y con las dos o tres que le seguirán son dos cosas. La primera y más importante es desmontar el mito de que la mujer que se queda en casa es una "maruja" porque creo que las mujeres de hoy día que estamos en edad fértil no respondemos a ese patrón, que pertenece a una mujer de otro tiempo. Y, en segundo lugar, demostrar que todas esos prejuicios, aunque pudieran encarnarse en alguien, tampoco son nada que se pueda utilizar para defenstrar a alguien y que la maruja, la clásica maruja, es una mujer que podrá ser todo lo inculta que queramos, pero que merece todos nuestros respetos, por un montón de razones que ahora mismo no me voy a poner a explicar.

    Respuesta
  • el 17/03/2011 a las 21:40
    Permalink

    Ok…pero sigo sin estar de acuerdo en general con el tono del post. Otra vez serà… 😉

    Respuesta
  • el 17/03/2011 a las 21:51
    Permalink

    A medida que he ido leyendo los comentarios he tenido que releer varias veces el post porque de verdad no entiendo que alguien se haya podido sentir ofendido cuando no has hablado mal de nadie ni ni siquiera has puesto una opción frente a otra valorando cual es mejor.
    Lo leo y lo releo y sólo veo como muestras que en la mayoría de los casos esos mitos no son ciertos.
    Supongo que muchos comentarios vendrán de otros post u otros blogs porque sino de verdad no lo entiendo.

    Respuesta
  • el 17/03/2011 a las 22:06
    Permalink

    Mama CC, que conste que yo estoy de acuerdo contigo..que es que hoy no tengo un dia muy florido y lo mismo parece lo contrario…Que yo opino lo mismo que tu y no nada ofensivo en la entrada..
    Besos´!!

    Respuesta
  • el 17/03/2011 a las 22:48
    Permalink

    Aunque te leo desde hace tiempo porque me encanta cómo escribes, opino, como otras lectoras de más arriba, que ya está bien el papel de víctima. Sinceramente, creo que te ofendes muy rápidamente. Y me explico.

    Todas recibimos críticas, todas, no te creas que tú más que otras. Y todas criticamos algún día. La gente somos así. Y aunque es normal que un día u otro te ofendas y escribas sobre ello, no lo es que últimamente este sea tu monotema.

    La mayoría de gente que te critica o que te hace un comentario feo, se ha olvidado de ello a los cinco minutos. La gente critica porque sí, no le des más vueltas. Si tú estás contenta, como dices, con tu vida y tu elección, no deberías dedicar tantos posts a justificarte y a compararte con las demás. Un día tonto lo tiene cualquiera, claro, pero tanta defensa de tu opción de vida a mí casi me provoca el efecto contrario, parece que no estés muy a gusto con la situación.

    Respuesta
  • el 17/03/2011 a las 23:13
    Permalink

    Anna, pues nada, esperemos que otro día te guste más.

    Lamamadeunabruja, bueno, yo tampoco lo entiendo, pero cada cual interpreta a su manera, así somos!.

    Myriam, gracias. A mi me ha sorprendido mucho que se hayan ofendido algunas personas porque precisamente es un post en torno a "vamos a dejarnos de tonterías" pero, en fin, es imposible gustarle a todo el mundo.

    Metafrastida, una gran parte de mi blog son reflexiones que hago en voz alta sobre temas de la maternidad y la crianza. Como el tema es amplio pero al final siempre es lo mismo, muchos temas son similares. Si tu a mis reflexiones las consideras justificaciones, yo lo lamento, pero no puedo hacer nada para evitarlo. Como tu bien dices, todos recibimos críticas y las hacemos (escribí un post hace ya varios meses en torno a lo útil y necesario que me parece el espíritu crítico, de hecho)… Es posible que yo sea susceptible, no te lo niego: soy una persona sensible y tengo la sangre caliente, qué le vamos a hacer. En cuanto al papel de víctima y demás… bueno, es tu interpretación, obviamente no la comparto, pero no pasa nada.

    Respuesta
  • el 17/03/2011 a las 23:50
    Permalink

    Me ha gustado mucho éste post.
    Has dicho en él muchas verdades, y a veces me he sentido como mujer y ama de casa que lo soy, además de madre y trabajadora por cuenta ajena.

    Pero está dando mucho que hablar un tema que en cada caso y familia depende tanto de cuales son nuestras circunstancias…

    Es más sencillo que todo eso, y tantas explicaciones de cada decisión tomada… quiza tú no tuvieses interés por seguir en tu trabajo y yo sí que lo tuve porque merecía la pena.

    Y ya está.

    No me he sentido maruja ni abandona-niñas. Simplemente tengo la vida bien planteada y llego (como puedo y con sacrificios) a todo…

    Ésta pelea entre mujeres es absurda.

    Porque cualquiera de vosotras en otras circunstancias, hubieseis hecho otra vida diferente… seguro.

    Besicos y buenas noches!!

    Respuesta
  • el 18/03/2011 a las 0:20
    Permalink

    Menuda has liado. Después de leer el post dos veces no veo que nadie se pueda sentir ofendido con él pero claro todo es cuestión de matices. Espero la segunda parte.

    Respuesta
  • el 18/03/2011 a las 1:40
    Permalink

    Yo te leo desde México, soy una madre con una niña de 2 años y que trabaja en casa y fuera de ella… ahora si que enhorabuena por ti que te atreves a plasmar tus reflexiones… muchos estarán de acuerdo otros muchos no, pero esta es la sal y pimienta de la vida, si todos pensaramos igual que aburrición no?… Yo tengo amigas que trabajan tiempo completo en su casa con sus hijos, y tambien amigas que como yo partimos el trabajo entre y casa y el de fuera en alguna empresa, y en ambos casos todas nos esforzamos y tratamos de dar lo que creemos es mejor para nuestros hijos … Por cierto no entiendo muy bien el término Maruja, acá en México no es muy utilizado pero por tu post me hago una idea…

    Saludos, Norma =D

    Respuesta
  • el 19/03/2011 a las 6:21
    Permalink

    He leido el post, y los la mayoría de los comentarios, solo puedo decir, que A cada quién lo que le acomode, nadie sabe lo de nadie, y pienso que las críticas, vienen de mujeres que no están conformes con lo que les ha tocado, las que deciden y/o se ven olbigadas a trabajar, crítican a las que deciden y/o se ven obligadas a quedarse en casa y viseversa,deberíamos ser un poco más tolerantes, a las libertades y variedad de opiniones y circunstancias de la otredad, mientras nuestra situación personal nos acomode, bien por nosotros, y bien por el resto.

    En todo caso, como reflexión, tiene muchas cosas de cierto.

    Cariños

    Respuesta
  • el 20/03/2011 a las 23:00
    Permalink

    Yo creo que lo importante es que cada una pueda vivir la vida cómo haya decidido hacerlo y de la forma que más le satisfaga.
    Pienso que cada caso es diferente. No es lo mismo si tienes un trabajo bueno (que te gusta, bien pagado, buen horario) que si tienes uno malo (lo aborreces, te pagan una mierda, jornadas maratonianas o jornadas partidas que no te dejan un minuto para tí o los tuyos).
    En mi caso, ya sabes que actualmente estoy encantada de que se me acabe la sustitución y espero que no me llamen en meses. Pero también estoy contenta de tener esa "puerta de seguridad" y saber que algún día me volverán a llamar. Y es que mi trabajo es de los buenos y me permite compaginar la vida laboral y familiar. Date cuenta que, cuando la niña vaya al cole, yo les dejaré en el colegio y les recogeré a la salida: para ellos es como si yo estuviese a la puerta del cole todo el día esperándoles!
    Yo no me he planteado dejar definitivamente de trabajar. No porque no confíe en mi marido (al contrario, confío plenamente en él) ni porque no nos lo podamos permitir. Pero es que pueden pasar tantas cosas… ¿y si él se queda sin trabajo? ¿o le pasa algo? Claro que podríamos recortar gastos pero es que hay gastos que no quiero recortar. Por ejemplo, el de colegio, que pago casi tanto como de hipoteca (por un niño así que cuando tenga que pagar por dos…); pero en determinadas cosas no me importa gastar el dinero. Y si algún día mis hijos quieren ir a estudiar fuera, me gustaría poder pagárselo; así como ayudarles a comprarse un piso, etc, etc… Y, para eso, ahora es el momento de hacer bolsa.
    Eso sí, si nos tocase la lotería ya te digo yo que le iban a dar candela a mi trabajo a pesar de que me gusta!

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com