Este verano, después de años pensándomelo, he tomado la decisión de empezar un tratamiento de depilación láser. Y, claro, como parece que cuando estás dando el pecho todo lo que quieras hacerte es un problema, surge la duda de si depilación láser y lactancia materna son compatibles.

En el tiempo en el que estuve informándome no encontré ningún centro que no estuviera en contra de hacer el tratamiento de depilación láser mientras estuvieras lactando. Algunos centros se niegan en redondo y otros, no sé muy bien con qué argumento, te dicen que sí se puede hacer pero no en la zona próxima al pecho, es decir, que axilas nada.

Lo cierto es que estamos, como siempre, ante un nuevo mito. Depilación láser y lactancia materna son perfectamente compatibles y os cuento por qué.

La razón que suelen dar con más frecuencia para negarse es que cuando estás dando el pecho tienes las hormonas revolucionadas y eso influye en el vello. Pero las hormonas que intervienen en la lactancia y en general en todo el proceso reproductivo femenino (estrógeno, prolactina, oxitocina, progesterona) no tienen nada que ver con las hormonas (andrógenos) que producen el crecimiento del vello corporal.

Pero es que, además, el láser no alcanza la glándula mamaria en ningún caso. Su penetración en la piel es mínima, apenas unos 2 mm. No puede afectar en ningún caso a la glándula y por supuesto no se van “excretar” los rayos láser por leche materna (por si a alguien se le había ocurrido tan pintoresca idea).

Eso sí, tenéis que tener en cuenta que durante el embarazo, por efecto de los altos niveles de progesterona, el pelo entra en estado de reposo y luce más fuerte y denso. Este estado, perfectamente natural, vuelve a la normalidad unos seis meses después del parto. Obviamente si nos hacemos el láser durante ese periodo estaremos depilando “un extra” que de todas formas se iba a caer. El matiz es importante porque esto no es un problema de incompatibilidad, en todo caso sería problema nuestro decidir malgastar el dinero depilando un vello que se iba a caer de todas maneras.

Por desgracia, los índices de lactancia materna en España, como en tantos otros países, están por los suelos. El desconocimiento es altísimo (y entiendo que hasta normal en un centro de depilación láser, por mucho que haya control médico) y tampoco les preocupa ya que como apenas nadie da el pecho, el porcentaje de clientes que se pierden es mínimo.

Ocurre como con los medicamentos, si atendiéramos al prospecto, una mamá lactante no podría tomar nada por si acaso. Si das el pecho durante varios años, como es mi caso, ¡parecería que no pudieras ni salir de casa!

Afortunadamente hoy día tenemos páginas como eLactancia, una página elaborada por médicos bien formados donde podemos informarnos de la compatibilidad de casi cualquier cosa con la lactancia materna (y encontrar alternativas en los raros casos en los que no es compatible o existen opciones mejores). Por cierto, de eLactancia os dejo el enlace donde se refieren a la compatibilidad de la lactancia materna con cualquier método de depilación.

En mi caso, como sabéis, tras más de tres años la lactancia materna está casi llegando a su fin. Pero para las que tengáis bebés que lactan abundante y frecuentemente, que lo tengáis claro: la depilación láser y la lactancia materna son perfectamente compatibles.

PD. ¿Os interesa que os vaya contando qué tal me va? Estoy ilusionada aunque como escéptica que soy tengo mis reservas.