En muchos resúmenes del desarrollo mensual decía que me parecía importante que el niño empezará a decir “” para contestar a las preguntas que le hacemos. Hasta el momento, solía contestar repitiendo algo de lo que le habías dicho, normalmente la última palabra, por lo que muchas veces teníamos la duda de si su respuesta era realmente afirmativa.

A principios de este mes de octubre, nada más cumplir los dos años, empezó a decir “” con mucha más frecuencia hasta que días más tarde ya lo ha generalizado y es raro que responda con la misma palabra. El salto de comunicación ha sido muy importante. Parece mentira lo que una palabra facilita las cosas pero ha abierto mucho el abanico de posibilidades comunicativas y a él se le ve muy satisfecho por haber ganado esa opción.

Ademas, no sé qué tiene esta palabra, pero siempre me ha parecido que los niños parecen más mayores cuando empiezan a usarla. ¡Está súper gracioso!.