Ayer por la tarde, por fin, fui a la ecografía de las 12 semanas.

Resultó una ecografía súper rápida, bastante más que el recuerdo que yo tenía de la misma ecografía con mi hijo, y todo estaba correcto.

Según mis cálculos, ayer estaba de 11+4 y por calendario de 12+1. El aparato calculó 11+6 así que bien.

Pliegue nucal 1.4, hueso nasal y todo lo demás como tiene que estar.

Escuchamos el corazón, vimos los deditos de las manos perfectamente e incluso cómo nos hizo la ola nada más vernos para luego cubrirse la cara con las manos (como se puede ver en la imagen de abajo).

Me dijo que el útero estaba perfecto, que no había hematoma ni similar, que la placenta estaba bien situada y que no iba a llegar al cuello del útero así que dudaba que los manchaditos hubieran venido de ahí. Que probablemente fuera algo externo, en la vagina o en la parte exterior del cervix, y no le dió más importancia.

Creo que dijo más cosas pero yo estaba bastante absorta y no me enteré de más. Cuando me quise dar cuenta ya me estaba dando papel para que me limpiara, me supo a poco.

No se pudo apreciar el sexo así que tocará esperar.

La semana que viene tengo ginecólogo, le llevaré la ecografía, le comentaré que volví a manchar hace quince días y nada más para el primer trimestre porque no me voy a hacer el análisis de sangre del triple screening.

No dejo de mirar esas imágenes, las he pegado en el frigorífico y cada vez que paso por ahí ¡no puedo quitarles el ojo de encima!. ¡Qué emocionante!.