¿Qué trona comprar?

Si hay un adminículo de puericultura que considero necesario pero fastidioso de comprar es la trona. Que yo disfruto mucho comprando cualquier cosa para mis hijos, y me lo paso pipa investigando, pero la pregunta de qué trona comprar me ha parecido siempre muy complicada de resolver. Y todo para acabar comprando un trasto que vas a usar mucho, cierto, pero que no deja de ser un trasto… al que probablemente tendrás muchas ganas de sacar de tu comedor cuanto antes.

Precisamente porque es un trasto y porque la vas a usar durante mucho tiempo merece la pena emplear unas cuantas horas a investigar las opciones que hay y qué se adapta mejor a tus necesidades.

Con la experiencia de tres hijos y habiendo usado al menos cinco tronas diferentes te cuento lo que yo he aprendido con la intención de ahorrarte un poco de tiempo si estás en la búsqueda de tu trona ideal.

 

¿Qué tener en cuenta a la hora de elegir una trona?

Para empezar, yo esperaría a que tu bebé estuviera a punto de iniciar la alimentación complementaria para tomar cualquier decisión. A veces nos puede la impaciencia, sobre todo si algún familiar o amigo quiere hacernos un regalo de nacimiento, pero comprar con tantos meses de antelación nos puede llevar a meter la pata ya que verdaderamente no sabemos qué necesitamos.

Valora y mide bien el espacio donde la vas a poner. Sobre todo, no te olvides de las patas. Muchas veces una trona nos parece recogidita y no caemos en que las patas ocupan mucho más espacio, ya que son necesarias para darle estabilidad. En salones pequeños como el nuestro esto es un quebradero de cabeza porque las patas pueden llegar a ser una molestia al pasar cerca de la mesa y pueden ser un incordio a la hora de arrimar otras sillas a la mesa.

Si estás pensando en una trona plegable, piensa si de verdad la vas a tener plegada. Piensa que quizá te va a tocar abrir la trona mientras llevas a tu bebé en brazos y eso fácil no va a ser. Piensa también que la inmensa mayoría de las tronas plegables tienen mal equilibro cuando están plegadas por lo que son un peligro una vez que tu bebé gatee o camine.

La facilidad de limpieza es un factor fundamental. Busca una trona que sea fácil de limpiar. Olvídate de las que tengan muchas uniones porque ahí se acumula la comida muchísimo. Créeme que encontrarás comida en sitios que a priori ni te imaginarías.

Súper babero BLW de Bumkins

Aunque pueda parecer una tontería, yo pagaría más por una trona si me gusta mucho estéticamente. Porque si la vas a tener en un sitio muy transitado de tu casa (ya sea la cocina o el salón) eso significa que la vas a estar viendo todos los días de tu vida a todas horas durante unos cuantos años. Compra algo que no odies al segundo mes de vida porque no te será fácil deshacerte de ella.

¿Necesitas bandeja? Valora si realmente vas a usar una bandeja para la trona. Para los inicios del BLW está muy bien porque le puedes ir poniendo ahí sus finger foods, directamente, sin necesidad de plato ni nada. Pero más pronto que tarde querrás que se incorpore a la mesa y entonces dejarás de usar la bandeja.

Cualquier bandeja o reposabrazos va a complicar muchísimo que arrimes la trona a la mesa.

En relación con lo anterior, asegúrate de que podrás regular la trona a la altura de tu mesa o te encontrarás con que no puedes arrimar a tu bebé para que coma con vosotros. No olvides este punto cuando valores qué trona comprar.

 

Tipos de tronas

Yo diría que hay dos grandes grupos de tronas: las pensadas para usar con bebés muy muy pequeñitos, que están empezando a sostenerse sentados y las diseñadas para bebés que ya se sientan bien, que incluso pueden subirse y bajarse solos. Las primeras les dan más soporte y las segundas son casi como una silla alta. Las primeras suelen ser muy aparatosas y las segundas bastante más ligeras y estéticas.

En un punto intermedio están las tronas evolutivas, que en teoría contemplan que se puedan usar en ambas etapas. Y digo en teoría porque luego en la práctica no siempre es así.

Por último estarían las tronas plegables y también las de viaje.

 

Tronas de primera edad

Yo llamo tronas de primera edad a las que puedes usar con un bebé muy pequeñito, desde 5-6 meses. Son tronas cuyo asiento se puede reclinar en varias posiciones y van muy acolchadas para darle soporte al bebé.

No te puedo recomendar de ninguna manera sentar prematuramente a tu bebé si no se sostiene solo porque bueno no es, pero depende de la trona que escojas la postura puede ser mejor o peor y te puede hacer un apaño. Lo suyo sería sentar al bebé cuando ya se sostenga solo, aunque necesite una buena sujeción ya que los primeros meses después de conseguir este hito aún son inestables.

Las principales pegas que suelen tener estas tronas es que suelen ser bastante armatostes. Y que suele ser difícil, o directamente imposible, que el bebé pueda subir y bajar solo de ella una vez que se haga mayor. En muchos casos acabaremos comprando una silla alta o trona de segunda edad para que el bebé/niño pueda sentarse a la mesa de forma cómoda y con autonomía. Que es algo en lo que no siempre pensamos pero acaba sucediendo.

 

Tronas de segunda edad

Las tronas de segunda edad son las pensadas para bebés que ya tienen muy buen control postural y no necesitan que la silla les sostenga porque ya no se sientan de manera inestable.

Trona DanChair de Baby Dan

Son tronas menos aparatosas, más ligeras, normalmente más acordes estéticamente con cualquier salón y, sobre todo, suelen permitir la autonomía del niño. En algunos casos se pueden convertir en una silla alta evolutiva, como con nuestras DanChair o como en la famosa Stokke.

 

Tronas evolutivas ¿sí o no?

Algunas tronas evolutivas como la famosa Tripp Trapp o la modular Steps, también de Stokke, molan un montón y tienen una gran vida útil. Puedes poner incluso un recién nacido incorporándole una especie de hamaquita y te permite usarla durante muchos años, como nuestras DanChair. Ahora bien, se acaba poniendo en un pico.

Nosotros no somos muy fans de las tronas evolutivas porque creemos que es complicado conjugar bien ambas etapas, que son bastante diferentes.

Ten en cuenta que la trona de primera edad dura muy poco. En menos que canta un gallo vas a tener un bebé que camina y se sienta con soltura, por lo que valora si realmente necesitas una trona aparatosa.

 

¿Y las tronas plegables?

Mi experiencia con la trona de Chicco Polly no fue buena.

Un trasto enorme, incómodo y caluroso que, además, no tenía sentido plegada porque igualmente ocupaba mucho y, además, era un peligro por su inestabilidad.

Antes de decidirte por una trona plegable piensa bien si realmente la vas a tener plegada y si vas a ser capaz de desplegarla con una mano mientras con la otra llevas a tu bebé. Porque eso va a pasar y es posible que acabes jurando en arameo sobre el inventor de la trona.

 

Tronas convertibles

Alucinante: algunas se convierten en mesa y silla para cuando los bebés se hacen mayores.

Son bastante trasto… y a mi no me gustan estéticamente. Pero habrá a quien le hagan su apaño.

 

Tronas de viaje

Clasificadas como tronas de viaje hay todo un universo de tronas pequeñas y ligeras, muchas de ellas bastante majas y que nos pueden hacer un apaño estupendo.

Las hay que se sujetan directamente a la mesa y otras se acoplan a una silla de adulto normal. Nosotros usamos una como trona de primera edad para el Mediano, mientras se hacía lo suficientemente mayor como para usar la DanChair sin problema. Y fue un acierto porque era una trona que le recogía muy bien, la bandeja se podía quitar y poner fácilmente y la funda se lavaba genial. Además, como se plegaba en un segundo nos servía si algún día íbamos a comer a casa de los abuelos. Y no era nada cara.

 

¿Necesito una trona con muchos accesorios?

Cada vez veo más accesorios para tronas. Al comprar la de mi Tercera he alucinado con todo lo que han inventado.

En mi experiencia, se usan muchas veces al día pero no mucho tiempo. Qué le vamos a hacer, mis hijos son de comer en 5 minutos y bajarse inmediatamente.

Baby-led weaning

Así que yo no sé si realmente te merece la pena comprar accesorios o juguetes para la trona.

Es más, yo compré una funda para nuestra trona actual (la de Béaba) y la acabé quitando porque estaba siempre manchada y me aburrí de lavarla todas las noches.

 

Tronas baratas o tronas caras ¿cuál es mejor?

Cuando buscaba información para comprar la trona de la Peque me resultaba muy curioso encontrar un montón de artículos diciendo que tal o cual era la mejor trona del mercado.

A mi es que esto me parece como las mochilas portabebés, que depende muchísimo de las necesidades de cada bebé y de cada familia.

Aunque sea repetirme, es que valores bien qué necesitas de verdad y busques la trona que más se parezca a esa idea que tienes en mente.

Normalmente huyo de las cosas muy baratas porque a mi lo barato siempre me ha salido caro. Pero tampoco necesitas gastarte el pastón que cuesta la trona de Stokke si no te apetece.

Nosotros compramos para la niña la trona de Béaba, que es bastante cara, aprovechando una súper oferta que nos permitió conseguirla por menos de la mitad de su precio habitual.

Estate pendiente porque es fácil encontrar descuentos en tronas de bebé. Te puedes ahorrar un buen pico.

Eso sí, invierte en seguridad. La trona tiene que ser sólida y estable. Las patas grandes suelen ser un incordio, al igual que el peso, pero ojo con las tronas que pesan poco y tienen cuatro patitas de nada porque los bebés son mucho más brutos de lo que parece.

 

¿Tu también tienes un máster decidiendo qué trona comprar? 😛 ¿Me cuentas tu experiencia?

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo!Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada.Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

2 comentarios sobre “¿Qué trona comprar?

  • el 12/09/2019 a las 9:36
    Permalink

    Para mi hay una trona y todas las demás. La trona ANTILOP de Ikea es perfecta. Cómoda, fácil de limpiar, estable, se puede usar durante mucho tiempo… y lo mejor… muy barata.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com