Me apetece cambiar un poco de tercio hoy que estoy más optimista. Hablar de algo más alegre y banal. 
Ya sabeis que el tema de los zapatitos para los primeros pasos de mi hijo me trae de cabeza. Lo conté, por ejemplo, aquí y aquí. Un pie tan pequeño como el suyo, tan gordito… ¡es un problema!.
El verano me lo he pasado buscando unas zapatillas deportivas para ir a la guardería, porque el uniforme es un chandal. He visto niños que van con el chandal del uniforme y zapatos de calle, pero a mi me parece una combinación espantosa y, con sinceridad, aunque creo que a los bebés les queda bien cualquier cosa, aquí he dado con una excepción. Así que si ya era difícil encontrar unos zapatitos para él, encontrar unas deportivas ha sido un triunfo.
Os cuento cómo está el tema por si hay alguien en la misma situación.
La mayoría de las zapatillas con suela para caminar se comercializan a partir del número 20 o incluso del 21. En el Corte Inglés, por ejemplo, me dijeron que, aunque les constaba que se fabrican en números más pequeños, ellos no las trabajan. Lo cierto es que muchas marcas ni siquiera las fabrican.
Dejando a un lado el tema de las tallas, que es complicado, está el tema de la flexibilidad. Porque hay cada ladrillo por ahí que no entiendo cómo se puede vender para un bebé, ¿no hacen controles de los zapatos infantiles?. ¡Creo que deberían!.
Nike y Adidas fabrican calzado deportivo infantil con suela desde la talla 17. Lo he visto con mis propios ojos. Y, sorprendentemente, el precio es relativamente asequible, entre 20 y 30 euros, según el modelo. Si tenemos en cuenta que cualquier zapato de marca Pablosky, Chicco o Crios está en torno a los 45 euros, la diferencia es más que importante. Pero es que además, sorprendemente, las zapatillas que cayeron a mis manos están muy bien en cuanto a flexibilidad, suavidad y plantilla interior. 
Como suele suceder, después de haberme pateado todo Madrid, tienda de Nike incluida (donde no les quedaban tallas pequeñas y no iba a traer hasta mediados de septiembre y yo las necesitaba para ya), encontré las que os enseño ahora donde menos las esperaba: en una tienda Décimas.
Ahí os dejo las fotos de su lindo pie de geisho con sus nuevas zapatillas talla 19.
PD. Muchísimas, muchísimas gracias por todos los comentarios de apoyo y ánimo con respecto a mi situación laboral. ¡Me siento muy arropada!.