Hace unas semanas me propusieron participar en un tratamiento para tratar las estrías. En mi caso, las estrías blancas. Como ya comenté cuando os explicaba que acababa de empezar a hacerme la depilación láser (y que ésta es perfectamente compatible con la lactancia materna), soy bastante escéptica con todos los tratamientos estéticos… ¡pero estoy dispuesta a probar y a tener esperanza!.

Siempre he tenido la creencia de que estas marcas son para siempre porque en definitiva son cicatrices en la piel, roturas que se produjeron en su día y ya no tienen remedio. Así que me pareció una propuesta más que interesante no sólo para mi sino también para otras mujeres que me puedan estar leyendo ¿os imagináis si verdaderamente existiera un tratamiento que permitiera acabar con las estrías blancas?

El tratamiento me lo voy a hacer en la Clínica Dermaline y consiste en tres sesiones (una vez al mes) con un láser que se llama Starlux 1540. Os cuento en detalle:

Mi primera sesión con el láser Starlux 1540 para tratar las estrías blancas

Hace unos diez días que me hice la primera sesión, tiempo suficiente para explicaros mis impresiones.

La zona que me voy a tratar es el culete. No sólo los glúteos sino un poquito hacia el muslo y un poquito hacia la parte baja de la espalda. No estoy muy segura de si tengo muchas o pocas estrías blancas en esa zona porque tampoco tengo a nadie con quien comparar, pero desde mi opinión sin comparar con nadie sí que creo que tengo bastantes.

Para el tratamiento simplemente me tumbé boca abajo en una camilla y dejé que la profesional me aplicara el láser poco a poco por toda la zona a tratar. Algo que me sorprendió es que, al contrario de lo que he experimentado con las sesiones de depilación láser, el tratamiento con el Starlux 1540 sí que me dolió. No un dolor insoportable, pero si una sensación molesta, más acentuada en las zonas donde tengo celulitis, una sensación de micro-pinchazos, diferente al ligero calor que he notado con la depilación.

Tanto antes como después de la sesión han sido muy amables respondiendo todas las dudas que me han ido surgiendo así que les pregunté por esta sensación de molestia. Pues bien, esto se debe a que el láser Starlux 1540 que me aplicaron en Dermaline genera micro-columnas en la piel, separadas unas de otras, que penetran en la zona a tratar y no daña el tejido circundante. Este “daño” térmico que se produce activa los fibroblastos, que son las células responsables de originar colágeno y elastina. Podéis consultar con más profundidad su funcionamiento en este artículo sobre el tratamiento contra las estrías.

El tratamiento duró en torno a una hora y salí de allí con la zona enrojecida, caliente, irritada y con escozor. Como ya he dicho antes, tenía la idea de que siendo un láser la sensación sería similar a la de la depilación láser, en la que no noto ni dolor ni irritación alguna, pero nada de eso, realmente salí con el culo hecho polvo, no me podía ni sentar sin molestia.

Me proporcionaron dos cremas: una regenerante, para los primeros siete días, y una combinación de aceite de rosa mosqueta y centella asiática, para el resto del mes. Los tres primeros días me estuve echando crema a todas horas porque la piel me lo pedía y me aliviaba mucho. Me han resultado dos muy buenas cremas: calmantes, muy hidratantes y de fácil absorción (algo que valoro mucho porque soy súper escrupulosa con las cremas pringosas).

Resultados tras la primera sesión con el láser Starlux 1540

Incluso cuando en los primeros días lo tenía rojo e inflamado ya se notaban resultados, algo que realmente me sorprendió. Debajo de la rojez podía percibirse, sobre todo, que la piel estaba más uniforme, más lisa, más tersa.

Diez días después sigo notando cierto picor en la piel, una sensación como de estar curando, pero ya apenas tengo marcas quitando unas leves sombras circulares, como con puntitos, prácticamente imperceptibles.

Ahora sí que aprecio que las estrías de la zona de los glúteos están más finas y, sobre todo, la piel está menos hundida. Las estrías de las zonas aledañas están más o menos igual pero las de los glúteos es más que evidente que están menos visibles. De hecho, no es sólo que las estrías estén menos gruesas y, por tanto, se vean menos. Quizá lo más relevante sea que toda la zona de los glúteos tiene mejor aspecto: está más uniforme, más tersa, sin los surcos que normalmente dejan las estrías. Daría la impresión de que me he hecho algún tratamiento reafirmante o anticelulítico, creo que la diferencia es bastante visible.

No sé si es que mis expectativas estaban bajas, pero estoy verdaderamente contenta con el resultado de la primera sesión y eso que sólo han pasado diez días y los resultados son a medio-largo plazo. Dicen que cuando realmente se aprecian es en torno a unos seis meses después de la tercera sesión. Pues bien, si ya estoy así diez días después de la primera sesión creo que el resultado final va a ser estupendo.

Es más, viendo lo que un tratamiento de éste tipo es capaz de hacer con la apariencia de la piel, me estoy planteando seriamente probar otros tratamientos para reducir volumen y celulitis.

Os iré contando cómo resultan las siguientes sesiones y qué resultados obtengo. ¿Habéis probado el láser Starlux 1540? ¿Tenéis muchas estrías? ¿Es algo que os acompleje? ¡Contadme!