Tras haberos propuesto unas manualidades con niños súper chulas para Halloween y hablado del significado y las tradiciones en torno a la celebración de la Vida y la Muerte, hoy quería escribir sobre el origen de la calabaza de Halloween y su relación con la leyenda de Jack-O’-Lantern.

Como podéis ver, este Halloween 2016 estamos realmente apasionados con la temática del Día de Todos los Santos (como lo llamamos aquí en España, aunque cada vez menos, creo yo) y queremos profundizar en sus raíces.

 

La tradición de los faroles vegetales 

Tallar vegetales para introducir dentro de ellos una velita es una tradición muy antigua, de la que hay referencias muy antiguas tanto en Irlanda y Gran Bretaña como también en países de la cuenca mediterránea, entre ellos España.

Estos faroles vegetales solían hacerse con nabos y con remolachas. Cuando la tradición se exportó a EE.UU. y Canadá fue cuando empezaron a utilizar calabazas ya que allí tenían muchísimas y además eran más grandes, por lo que resultaba más fácil tallarlas y utilizarlas como candil.

La tradición, como os comento, no parece ser únicamente anglosajona, ya que hay referencias en Italia, en Francia con los “guénel” (faroles tallados a partir de remolacha, usados popularmente en el “défilé des guénels”, que se celebra durante en diciembre) e incluso en España. En nuestro país no es nada nueva la costumbre de tallar caras o referencias con los difuntos en calabazas iluminadas con velas, sobre todo en la Fiesta de Todos los Santos pero no únicamente en ella, sino en los meses

Por eso, algunos dicen que más que una costumbre de origen Celta estaríamos hablando de un inicio en la época de los romanos, que utilizaban linternas sepulcrales para ofrecerlas a las ánimas vagantes de los difuntos, ofrenda que se realizaba en el festival de los difuntos.

 

De los faroles vegetales a la calabaza de Halloween

Entonces, si la tradición de tallar vegetales e iluminarlos para ofrecerlos a los difuntos es tan antigua, ¿cuándo comenzó a asociarse la calabaza tallada con Halloween?

A finales del s. XIX la calabaza tallada empezó a denominarse como Jack-O’-Lantern, cuyo origen es la leyenda de un granjero condenado a vagar eternamente con una brasa dentro de un nabo como única compañía.

Los historiadores entienden que es en ese momento cuando empieza a asociarse la calabaza tallada con la festividad de Halloween de manera indisoluble.

En la actualidad está absolutamente extendido en la cultura de tradición irlandesa denominar a la calabaza tallada a mano como Jack-O’-Lantern.

El término sería algo así como “linterna de Jack” y tiene relación también con el fenómeno de los fuegos fatuos (will-o’-the-wisp en inglés) que de manera natural podían verse de noche, algo similar al efecto que se produce al iluminar una calabaza a la que se ha colocado una vela encendida en su interior.

 

La leyenda de Jack-O’-Lantern

Su origen se remonta a un antiguo relato popular irlandés, del cual existen varias versiones.

Jack era un granjero con mala vida, muy aficionado a la bebida, que logró engañar al diablo en varias ocasiones, quedando a su muerte condenado a vagar sin encontrar un sitio donde descansar.

Al parecer una noche consiguió que el diablo se convirtiera en moneda para pagar un último trago y logró encerrarle en su monedero gracias al crucifijo que llevaba dentro. Pactó con el diablo que en 10 años no reclamaría su alma.

Cuando pasados esos años el diablo vuelve para llevarse su alma, Jack vuelve a engañarle pidiéndola una manzana y tallando rápidamente un crucifijo en el tronco. Así conseguirá su compromiso de no llevarse nunca su alma.

Finalmente Jack muere y es rechazado en el cielo, debido a su vida pecaminosa. Pero tampoco puede entrar al infierno, entre otras cosas porque el diablo se había comprometido a no quedarse con su alma.

El diablo, quizá a modo de burla, le arroja una brasa con fuego del infierno, que Jack introducirá dentro de un nabo, su comida favorita. De este modo irá alumbrándose por el mundo mientras vaga eternamente sin encontrar un sitio donde descansar.

La tradición popular acabará llamándole “Jack of the Lantern“, es decir, “Jack el de la linterna” y de ahí se abrevió a Jack-O’-Lantern.

De hecho, dicen que en Irlanda y Escocia era tradición colocar en las ventanas un nabo tallado con la cara de Jack, con el objetivo de ahuyentar al diablo de sus casas.

 

¡Muahahahahahaha! ¿No os parece apasionante? ¡A mi sí! 😉

¿Conocíais vosotros el origen de la calabaza de Halloween? ¿Habíais oído hablar de Jack-O’-Lantern?

 

Más info | Jack O’ Lantern en Wikipedia