El final de nuestra lactancia materna

Bebé ojos cerrados

Tras unas dos semanas en las que Bebé no ha pedido teta ni una sola vez, creo que puedo decir que el final de nuestra lactancia materna ha llegado.

En los últimos días de agosto empezó a pedir mucho menos. Pasó de más de una docena de chupitos diarios a apenas 2-3 y aunque ya de por si eran chupitos rápidos, pasaron ser chupitos fugaces, apenas un trago.

El desenlace final llegó justo cuando acababa el mes. Estuvo cuatro días sin pedir. Luego una noche me pidió dar un chupito, que más que nada fue un beso. Y ahí acabó de todo. Desde esa noche no ha vuelto a pedir y, como digo, han pasado unas dos semanas.

Se que ha terminado porque él sigue hablando con cariño de sus tetitas. Las sigue acariciando, las dice que las quiere, les pone nombres, las abraza… pero no toma.

Esta es una entrada complicada de escribir porque aún hoy no tengo asimilado que haya terminado. Han sido tres años y cuatro meses de lactancia materna y es como si llevara inercia, si me preguntaran si doy teta seguramente contestaría que sí, sin pensarlo, me saldría de modo automático.

Lo cierto es que, como comenté semanas atrás, yo me sentía cansada y tanto mi mente como mi cuerpo me pedían no seguir. No puedo decir que la eche de menos y no es un pensamiento que suela tener durante el día. Pero sí que es cierto que cuando me paro a pensar que la lactancia se ha terminado, cuando compruebo que Bebé ha establecido una nueva relación con sus tetitas del alma, me da muchísima pena. Si intento asimilar que nunca más volveré a darle el pecho a un niño siento una punzada muy dolorosa dentro de mi.

Me hubiera gustado que el destete se hubiera producido un poquito más adelante. Que no se juntara con el inicio del cole. Pero siempre he tenido la sensación de que Bebé tenía las cosas muy claras y ha sido él el que ha decidido cuándo quería dejar la lactancia igual que decidió cuándo quería empezar a dormir en su cuarto o cuándo quería dejar los pañales.

No creo que sea casualidad que, contra todo pronóstico, haya empezado a ir al cole sin sufrimiento alguno. En cierto modo pienso que él cerró el verano dejando atrás la tetita para emprender una nueva etapa que sabía que debía iniciar. Y aunque ahora mismo no estoy segura de si me alegro o no, lo único que voy a hacer es lo que he hecho siempre: caminar a su lado respetando sus decisiones.

Foto | peasap en Flickr CC

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

24 comentarios sobre “El final de nuestra lactancia materna

  • el 15/09/2015 a las 10:06
    Permalink

    Hola guapa, te leo todo aunque no siempre comento. Mi peque tiene 2 años y 5 meses, seguimos con la lactancia. Yo también me siento cansadísima, he intentado “negociar” pero no quiere ni oír hablar del tema. Así que me rindo y decidirá ella, aunque hay ratos que se me hace muy duro, por no hablar de las noches… Nada, que me voy del tema. Me ha encantado el post, ahora a empezar vuestra nueva etapa!

    Respuesta
    • el 15/09/2015 a las 10:26
      Permalink

      Muchas gracias izumi, es que la lactancia muchas veces es así, con altos y bajos, pero es tan maravillosa… un abrazo!

      Respuesta
  • el 15/09/2015 a las 10:09
    Permalink

    Enhorabuena por esa lactancia tan satisfactoria. Es genial que lo haya decidido él mismo 🙂
    Yo desteté al mío pequeño hará un año (con dos años y nueve meses) porque como tú, ya estaba agotada física y mentalmente, casi ni hice parón desde la lactancia del mayor (lo desteté con dos años cansada, embarazada del segundo y encima con agitación del amamantamiento), pero sin duda, la lactancia ha sido la experiencia más bonita, dura, animal y poderosa que he tenido. Como dices, el pensar que nunca más le daré pecho a un bebé me hace sentir una pena infinita, pero hay que cerrar etapas. Un beso!

    Respuesta
    • el 15/09/2015 a las 10:26
      Permalink

      Lo has descrito muy bien, muchas gracias por tu comentarios. Besos!

      Respuesta
  • el 15/09/2015 a las 11:09
    Permalink

    El mio pequeño “todavia” tiene 18 meses, el mayor dejo la teta a los dos años (nunca le han gustado los “liquidos”), pero este pequeño adora las tetas.. cuando deja de “salir” pasa a la otra y luego vuelve a la primera…
    pero cuando por la mañana termina de tomar teta pide un “cocaacao”, es un sediento.
    A mi también me da penica pensar que no voy a volver a dar teta a un bebe

    Respuesta
  • el 15/09/2015 a las 11:39
    Permalink

    Enhorabuena por esa maravillosa lactancia prolongada. Ojalá yo hubiese podido dar de mamar tanto tiempo como tú! Por más que luché contra viento y marea mi bebé a los 2 mesecitos ya prácticamente se alimentaba de biberones. Qué pena más grande. Una espinita que siempre tendré clavada… Enhorabuena, esos 3 años ya no te los quita nadie!!

    Respuesta
  • el 15/09/2015 a las 12:09
    Permalink

    Creo que es imposible no sentir pena antes hitos como estos, que nos recuerdan que hay una fase importante de nuestra vida que ha finalizado. Pero por suerte, hay montones de fases nuevas y fascinantes por comenzar. 🙂
    Muchos besos!

    Respuesta
  • el 15/09/2015 a las 13:10
    Permalink

    Yo a veces pienso que no se me va a destetar nunca. Claro, con la de comentarios que tengo alrededor, ya no sé qué pensar. Con 22 meses, últimamente parece que está más demandante que nunca, y viene y va a la teta en un bucle sin fin. Reconozco que a veces se me hace muy cansado. No quiero destetarla por mi propia comodidad, y quiero que ella sea la que tome la iniciativa. Esta mañana, sin ir más lejos, su padre ha estado trabajando desde casa y me ha dicho que me ponga pimienta para que ya no la quiera. ¡Hasta en mi propia casa me quieren hundir!

    Respuesta
    • el 22/09/2015 a las 15:24
      Permalink

      jajajajajaja eso también me pasa a mi! Hasta el papi me ha querido hundir en varias ocasiones, pero ahí seguimos. Con ya 2 años y enganchada a la teta! 🙂

      Respuesta
  • el 15/09/2015 a las 13:26
    Permalink

    Yo pase por algo similar. La leche se fue secando sola. Al ritmo que el niño ya no quería mas y solo quería el consuelo de seguir atado a la titita. Mágico vinculo del cordón umbilical. No permito que nadie diga nada cuando el se abraza a mi pecho desesperado en la noche. Buscando el vinculo mágico que solo a los dos nos ata . cuando pide una tetita que no tiene leche solo para apalear el estrés de crecer.

    Respuesta
  • el 15/09/2015 a las 13:36
    Permalink

    Una nueva etapa que comienza! En todo caso muchas felicidades por tantos años de lactancia, realmente es para sentirse muy orgullosa ????. A mi al final el pequeño ha dejado de morderme así que ahí seguimos. Un abrazo.

    Respuesta
  • el 15/09/2015 a las 16:25
    Permalink

    El vuestro ha sido un destete por parte de él y aunque te de penita siempre os quedarán los más de 3 años de teta. Yo muchas veces me siento cansada tras 20 meses, pero quiero que el fin lo ponga también él y no los comentarios del entorno. Besitos y Felicidades x la lactancia!!!

    Respuesta
  • el 15/09/2015 a las 18:00
    Permalink

    Cuando mi mayor se destetó lo puso un día al pecho para ver si querría. Me miró y me sonrió como diciendo “mamá eso ya lo tengo más que olvidado”. Nos miramos, nos sonreímos. Y ahí se terminó.

    Muchos saludos

    Respuesta
  • el 15/09/2015 a las 20:15
    Permalink

    Te entiendo, aunque mi caso fue distinto. Nuestra lactancia duró 10 meses y un día mi hijo lloró solo de verme sin camiseta, fue la señal que habia acabado, y lo respeté. Eso sí, mi lactancia fue muy dificil, intenté relactar 2 veces y no consegui y nos quedamos con mixta. Pero para mi esos 10 meses fueron como años porque fue una vitoria, por la historia que tuvimos, y sentime muy triste también… Pero es verdad, luego vienen otras etapas en sus vidas que son tan bellas cuanto y ellos siempre tienen un cariño especial por su tetita. Hasta hoy mi hijo hace cariño en ellas, y eso que las dejó con menos de un año. Guarde los momentos bonitos para ti, eso nadie puede quitarte. Besos!

    Respuesta
  • el 17/09/2015 a las 21:42
    Permalink

    Hola! Pues yo la verdad soy muy diferente a todas vosotras. Llevo casi seis meses y si fuera por mí ya habría destetado a mi bebé. Lo intenté en verano (antes de empezar a trabajar de nuevo) pero no hubo manera, así que de momento sigue tomando y mientras voy a trabajar no quiere comer absolutamente nada (eso sí, peso no parece que pierda). Apenas consigo que tome una papilla al día (la de frutas, porque la de cereales no la puede ni ver) y el biberón tampoco lo coge, salvo si quiere agua y le da un sorbito. Mi marido siempre me anima y me dice que no me agobie, que al fin y al cabo es un bebé y es normal que necesite tiempo para aprender a comer, y aunque sé que tiene razón y lo mejor es respetar sus ritmos en la medida de lo posible, estoy algo cansada.

    Respuesta
    • el 23/09/2015 a las 10:19
      Permalink

      Es normal estar cansada, yo te animo a que te tomes un rato un día para valorar cómo estáis y hacer lo mejor para ambos. Un abrazo.

      Respuesta
      • el 26/09/2015 a las 12:54
        Permalink

        Gracias! La verdad es que al meterse la incorporación al trabajo de por medio ha hecho que sea todo más difícil. Pero bueno este es el mundo en el que vivimos…

        Respuesta
  • el 17/09/2015 a las 21:47
    Permalink

    Me siento totalmente identificada, mi historia es exactamente la misma, pero a los dos años y medio, las mismas sensaciones, lo único, que mi hija volvió a pedir cuando llevábamos ya 15 días, tomo un chupito (si es que salió algo) como de despedida, y ya.

    Respuesta
    • el 23/09/2015 a las 10:18
      Permalink

      Qué bonito…

      Respuesta
  • el 22/09/2015 a las 15:22
    Permalink

    Hola bonita! como te entiendo!! Yo sigo con la lactancia, la piccola ha cumplido dos años y aunque estoy bastante cansada mental y fisicamente, sigo por ella y porque en el fondo, a mi también me gusta ese momento de intimidad nuestro. Al igual que te pasaba a ti, da la impresión que la piccola está enamorada de las tetas de mamá y que jamás se vaya a destetar… pero estoy segura que al igual que Pequeño cuando este lista se despegará. Y es que ella también ha demostrado tener las cosas muy claritas y cuando ha querido algo, lo ha hecho todo ella solita! Animo que ya verás que ahora podréis dar paso a otra relación un tanto diferente, pero no por ello, menos apegada!

    Respuesta
    • el 23/09/2015 a las 10:11
      Permalink

      Claro que sí! Un abrazo.

      Respuesta
  • el 28/02/2018 a las 6:31
    Permalink

    Me has echo llorar, cuantas emociones transmiten tus palabras. Yo sigo dádole el pecho a mi niña. Actualmente tiene 14 meses y lo seguiré haciendo hasta que ella quiera. Con tu permiso estoy en tu blog porque buscaba información acerca de un malestar intenso que sentí anoche: parte del pecho derecho estaba duro como las piedras. No me lo pensé dos veces y le estuve ofreciendo a Ana toda la noche el mismo pecho endurecido. Ahora son las 6:25 de la mañana y sigue duro, pero en una zona mas reducida. Al comprobar en el espejo que en el pezón tengo un puntito blanco de color nacarado, me he lanzado a buscar infrmación y he dado contigo. ¡Gracias por compartir todas tus experiencias sobre la lactancia! En un rato iré a la farmacia de guardia (vivo en Andalucía y hoy es festivo) a comprar los probióticos. Desde esta parte del mediterráneo, te mando un abrazo muy sincero y te doy las gracias por este post tan bonito, tan cargado de ternura y respeto hacia tu hijo. Muchísimas gracias. Que tengas un maravilloso día.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com