¿Y si los primeros meses no fueran los peores?

Una de las cosas que tengo grabadas en mi mente de los últimos meses de embarazo es lo pesada que se ponía la gente diciéndome cosas como que los primeros meses con el bebé eran durísimos, que se acababa lo bueno, que me iba a enterar de lo que era no dormir… en fin, ese tipo de cosas que tanto animan y tan poco a cuento vienen. Creo que lo recuerdo especialmente porque yo en aquella época vivía acojonada por el miedo a la gripe A y mi complicada situación respiratoria y salía entre poco y nada a la calle y cuando me encontraba con alguien (normalmente paseador de perro igual que yo) y me soltaba este rollo siempre pensaba: francamente, peor que esto que estoy pasando ahora, imposible. Tengo hasta recuerdos fotográficos de gente que me lo dijo, lugar exacto, ropa que llevaba yo puesta, qué hacía mi perra mientras… Bien grabado lo tengo.
Vaya por delante, imposible no decirlo, que la denominación peores me parece horrorosa. Me limito a transcribir la palabra tal cual me la decían a mi, por más que la etiqueta me parezca inapropiada. El uso de las palabras, qué delicado es…
En fin, que felizmente llegó el día. Tuve al nene, volvimos a casa y yo estaba feliz cual perdiz. De hecho, estaba más feliz que nunca, lo mío fue alegría posparto. Y, sí, doy fe de que los comienzos fueron algo duros por:
– La recuperación de la cesárea.
– La recuperación de mi problema respiratorio, que me llevó meses.
– La falta de sueño.
– Y, muy especialmente, por lo malísimamente mal que se se alimentaba el bebito.
Pero, igual que digo esto, debo decir que para mi esos meses no fueron los más difíciles ni por asomo. Ni qué decir tiene que cada cual vive una experiencia bien distinta, diferente en cada embarazo incluso, pero tengo que ser sincera: para mi los primeros meses no fueron duros, al menos, no tanto como los que vinieron después.
No dormir es una tortura, estoy de acuerdo, pero al final el cuerpo se acostumbra, las madres terminamos sacando fuerzas de donde no parece haberlas. Y los recién nacidos es cierto que requieren atención constante pero, ¿menos que la de un bebé más crecidido?. Desde luego, no en mi caso.
Creo que muchos sabrán que para mi el verano pasado fue la peor etapa de todas. La fase de los 8-9 meses hasta los 12 meses fue durísima: el bebito muy irritable, con un ñiiiiiiii constante, hiper demandante y exigente, frustración a tope, mucho calor, incomprensión por ambas partes… 
Y la fase en la que estamos ahora, aunque en muchas facetas me resulta maravillosa, es, sin duda ninguna, la más agotadora de todas, infinitamente más agotadora que esos primeros meses tras al parto. Comparto horarios con él, cuando está despierto apenas puedo dedicarme a ninguna otra cosa, nunca como tranquila porque comemos a la par, se acuesta bastante tarde… Podría hacer una lista interminable. 
A un recién nacido se le puede tener en brazos porque pesa poco y no se menea. Mi hijo no pesa ni 11 kilos y me desloma y además se mueve como un pulpo. Imposible realizar otra actividad con él en brazos.
Un bebé pequeñín es feliz en tus brazos, mirándote a la cara mientras le haces tontunas, actividad que es combinable con otras, mientras que mi nene sólo se conformaría si te estruja la nariz o te mete el dedo en un ojo, actividad que no es combinable con absolutamente nada.
Al bebé pequeñín le das un muñequito y con suerte puedes tenerle 10 minutos entretenido intentando cogerlo o llevárselo en la boca. A mi hijo le das un muñequito y lo tira ipso facto porque lo que quiere es que hagas exáctamente lo que en ese momento le apetece y si no se lo concedes lo mínimo que hace es pegarte un grito.
Al bebé chiquitín le dejas en la hamaquita y es posible, incluso, que se quede tranquilito un rato corto. A mi nene no hay quien le siente por la fuerza y menos que se esté quieto, salvo que le pongas la tele (y a veces ni por esas). En cuanto te des la vuelta, se habrá metido dentro del plato de la ducha, habrá usado el bidet para inundarte el pasillo, habrá metido ambos pies dentro del cuenco del agua de los bichos y después se habrá caido, se habrá subido al mueble de la tele con intención de tirarla al suelo o le encontrarás subido al sofa brincando de lado a lado (verídico todo, lo prometo).
En fin, que ni punto de comparación. Y creo que es bastante evidente, porque cuando empecé este blog mi hijo no tenía ni tres meses y yo posteaba con soltura, contestaba comentarios y estaba al día de lo que se cocía en la blogosfera y ahora voy con la lengua fuera, apenas encuentro tiempo para escribir, siempre parezco estarle robando minutos al reloj, paso de puntillas por los demás blogs porque no doy a basto y me subo por las paredes por tener tantas cosas en el cerebro y tan poquito tiempo para plasmarlas por escrito.
Así que no, definitivamente, no me parece que los primeros meses sean los peores, ni de coña.

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

46 comentarios sobre “¿Y si los primeros meses no fueran los peores?

  • el 16/03/2011 a las 1:12
    Permalink

    Sabiendo lo que sé ahora,…., sin duda, los primeros meses del bebé son los mejores, los menos trabajosos. Mi bebé fue buenísimo!! se despertaba por la noche, claro! como debe ser, pero fuera de sus tomas nocturnas, mi niño era estupendo! No es que ahora no lo sea,…., es que las fases de los niños son muchas y cambiantes, ajetreadas e inquietas. Descubren el mundo y la vida y …. hay mucho que hacer y explorar!!!
    Tienes una hermosa y a la vez dura etapa por delante, disfrútala, porque créeme, cuando haya pasado, la recordarás con cariño y una sonrisa en los labios.

    Respuesta
  • el 16/03/2011 a las 1:22
    Permalink

    por mi experiencia con los 2 mayores sé q acabo de entrar con el tercero en los meses más díficiles para mi: de los 18 meses hasta la entrada al cole.
    Por todo lo q tu describes: no para quieto.Cambiarle el pañal y vestirle es peor q un día de trabajo… por las "trastadas" q se le ocurren, porq no quiere carro pero tampoco puede ir andando, porq no tiene conciencia de peligro (y hay q tener mil ojos), y a eso le sumo q me queda lo de quitarle el pañal y la preciosa etapa del "no".
    Pero afortunadamente tb es la época en q más ganas tengo de comérmelo: con sus besos y sus abrazos y su lenguaje cada vez más suelto,…
    ¡disfrutémoslo!;D

    Respuesta
  • el 16/03/2011 a las 2:00
    Permalink

    Yo tengo dos, peque de casi un año y mayor de casi cuatro y en mi opinión los "problemas" de nuestros peques siempre van a más y cada vez son más caros. ¡Sino fuera por sus sonrisas!

    Respuesta
  • el 16/03/2011 a las 2:19
    Permalink

    De acuerdo contigo.. a medida que Sara crece (ya casi cumple 8 meses) los días parecen más cortos y yo cada vez má casnsada… no me alcanza el tiempo para nada, hay que estar detrás de ella todo el día porque es toda una exploradora y no se quiere perder de nada. Nada más estos dos días de la semana casi que no he podido entrar a mirar nada ni a escribir en mi blog…solo lo puedo hacer tranquilamente en las noches cuando por fin se duerme…lo malo es que yo también estoy que me muero de sueño. Sin embargo, amo esta etapa, como me mira, me sonríe, la interacción conmigo todo el día lo vale con creces.

    Respuesta
  • el 16/03/2011 a las 2:26
    Permalink

    Totalmente de acuerdo…conforme son más grande también más demandante y luego llega esa edad a partir de los 4 años que todo va a mejor en ese aspecto, ya lo veras!!
    Besos y fuerzas!!!

    Respuesta
  • el 16/03/2011 a las 5:39
    Permalink

    uyyy.. y todo lo que me he quejado con mi post-cesarea..

    No te vendria nada mal, la visita de la super niñera, o de la Niñera SOS, que aparecen en Discovery home and health….. 😉

    Respuesta
  • el 16/03/2011 a las 8:15
    Permalink

    Para mi los primeros meses son los más faciles. metes al bebé en la mochilita o el fular y listos. A moverte por donde quieras. Cuando empeizan a adquirir autonomia, comen otras cosas que no sean leche y se mueven por todas partes, la cosa se complica, jejeee. Besitos

    Respuesta
  • el 16/03/2011 a las 9:12
    Permalink

    Pues para mi, ahora que tiene autonomia de movimiento mucho mejor, cierras las puertas que no te convienene y la peque va por libre! Puede estar toda la mañana con sus cosas, si tiene el dia. Una gozada. Pero claro, eso depende de cada niño.

    Respuesta
  • el 16/03/2011 a las 9:22
    Permalink

    Oye, pues ahora que estoy en la recta final del embarazo, casi casi que me alegra leer este post; porque tooodo el mundodice lo mismo "preparate que te espera lo peor" parece un mantra!

    Lo malo de tu opst es que lo peor lo dejas para dentro de unos meses, pero bueno, La Fuerza proveerá ¿no?.

    Besos a ese bebito juguetón; bueeeno y a sus papás otro.

    Respuesta
  • el 16/03/2011 a las 9:37
    Permalink

    Estoy contigo, a mi me decían lo mismo, pero ¿no te pasa a ti que siempre hay alguien que te dice que lo que viene ahora es lo peor? yo ya paso de todo, estaría amargada. Como dice mi medio limón, ¡Ánimo que ya sólo son 30 años más!

    Respuesta
  • el 16/03/2011 a las 10:08
    Permalink

    Escribo este comentario desde el balcón porque me estoy planteando seriamente tirarme jejejej… Ay y yo que tengo unas ganas locas de que la gorda gatee o ande; voy a intentar aprovechar estos últimos meses de tranquilidad. Ya en serio, mi gorda es también muy demandante y aunque no me deja hacer nada, todavía la manejo más o menos bien. Veremos a ver como nos la apañamos más alante. Mucho animo mama cc, ya verás como esta etapa también pasa y el bebito empieza a ser más independiente. Muchos besos!!

    Respuesta
  • el 16/03/2011 a las 10:26
    Permalink

    Totalmente de acuerdo contigo.
    Además, prácticamente todas las mamis que conozco opinan parecido. Creo que quien te decía esas cosas por la calle no tenía muy cercana en el tiempo la experiencia de la maternidad.
    Ahora que estoy embarazada del segundo y mis peques se van a llevar 18 meses, TODAS mis amigas y conocidas que tienen niños seguidos me repiten una y mil veces que "los 6 primeros meses del nuevo bebé son fáciles, lo malo viene cuando tienes un bebé de 8 meses y otro de 2 años".
    Temblando estoy…

    Respuesta
  • el 16/03/2011 a las 10:54
    Permalink

    Imagino que todo depende de como sea el niño.

    Para mi los primeros meses no fueron malos, ni mucho menos, fueron maravillosos. Pero es que a medida que mi Bichito va cumpliendo meses, son todavía más maravillosos.

    Respuesta
  • el 16/03/2011 a las 11:12
    Permalink

    Tienes razón en eso de que cada parto es un mundo y que cada niño otro diferente… para mi el primer mes fue horrible, pero horrible de verdad.
    La frustación de no poder darle el pecho, las hormonas, el post parto, los cólicos del lactante…
    Ahora es más agotador en eso te doy toda la razón pero para mi muchisimo mas gratificante y maravilloso

    Respuesta
  • el 16/03/2011 a las 11:18
    Permalink

    No sabes como te entiendo…..Yo estoy igual, ya lo sabes…y lo peor es que no le veo salida al tema….

    Respuesta
  • el 16/03/2011 a las 11:30
    Permalink

    Estoy de acuerdo en que cada niño es un mundo, mi experiencia estoy pasandolo peor, con el tema de que demanda mucho ahora que en los primeros meses, pero todo se te pasa cuando la peque te sonríe, te abraza…

    Respuesta
  • el 16/03/2011 a las 11:53
    Permalink

    Yo creo q los primeros años son así, por una cosa u otra es cansado y absorbente. Son etapas que pasan y lo bueno ( o malo…) es q ninguna dura mucho pq cambian muy rápido.

    Respuesta
  • el 16/03/2011 a las 11:55
    Permalink

    Al principio no sabes que pensar, ni a quien hacer más caso: Estan los que "ya veras hasta que te hagas al niño, con lo que te gusta dormir, vaya dineral en pañales…" en fín todo pegas para los primeros meses y años. Y despues estan los de "que gusto así de pequeños, que puedes hacer con ellos lo que quieras, te vas de vacaciones y van contigo, no opinan todo les parece bien, no discutes…" Íremos descubriendo cada etapa e intentaremos hacerlo lo mejor posible.

    Respuesta
  • el 16/03/2011 a las 12:26
    Permalink

    Yo ahora aunque estoy agotada me noto que disfruto más de mi bebé, podemos hacer más cosas juntos, le veo asombrarse de todo, tener solo ideas malas y me hace mucha gracia, también influye que yo soy una persona que necesita estar fuerte y descansada y ahora duermo de un tirón por la noche y parece que he logrado organizarme un poco mejor, al principio con la infección que tuve y todo lo demás, lo recuerdo todo como en una nebulosa porque yo estaba muy débil en muchos sentidos, y así la percepción de tu realidad es muy distinta….

    Respuesta
  • el 16/03/2011 a las 12:31
    Permalink

    Los primeros meses no son los peores ni de coña, son maravillosos, y más con un bebé como mi hijo que al mes ya empezó a dormir de tirón 6-7 horas, un lujo, sólo por revivirlos me entran ganas de volver a ser madre, aunque si logro repetir no creo que me salga otro bebote tan rebueno, jeje!

    Respuesta
  • el 16/03/2011 a las 12:37
    Permalink

    Totalmente de acuerdo.
    Para tu tranquilidad a los casi tres años sigue igual la cosa. Bueno, no, en realidad se le ocurren infinitas formas más de jugarse la vida, poner en peligro su cabeza y mis nervios.
    Nos encanta ser mamás pero… que tal un momento de tranquilidad?

    Respuesta
  • el 16/03/2011 a las 12:47
    Permalink

    Ay ay ay! Yo soy lo contrario a todas vosotras, los primeros meses de mi bebé, para mí, fueron una pesadilla, cólicos, llantos día y noche, yo inexperta como la que más, sola con mi marido sin saber porqué lloraba tanto el peque, las noches sin dormir (yo llevo especialmente mal lo de no dormir, para mí es algo terrible dormir "en cuotas"), un post parto horrible, con molestias, depresión, etc. Mi peque la semana que viene cumple un año y siento que casi todo es maravilloso, duerme mejor, juega, gatea,da pasitos, se ríe, me abraza, me llama mamá, bailo con él, va a su bola por la casa (no rompe nada o muy poco porque acondicioné todo para no tenerle que estar persiguiéndolo y/o regañándolo), come bien(aunque es muy selectivo), ya no regurgita, no tiene cólicos, solo los dientes, pero con una cremita se calma. Vamos, una maravilla, espero que lo que viene sea así o mejor.

    Respuesta
  • el 16/03/2011 a las 12:52
    Permalink

    Bueno, Tricius es de las de mi equipo, jeje. Y me hizo recordar el trauma que fue para mí no poder darle el pecho a mi bebé, pensando que era lo más sencillo del mundo. Otra pesadilla de mis primeros tiempos como madre.

    Respuesta
  • el 16/03/2011 a las 13:08
    Permalink

    Yo creo que se dice que los primeros meses son los peores por el golpe, la revolución, el cambio radical de vida que supone tener un hijo, el primero principalmente, con el segundo y subsiguientes, ya sabes de que va la cosa. Yo " sufrí" esa revolución, ese impacto con mi hija mayor. Tuve un embarazo estupendo, casi idílico, y de golpe me vi con mi niñita, con lo puntos, con la teta todo el día, sin dormir, con una absoluta inexperiencia en todos los aspectos… El contraste con mi "relajada" vida anterior fue brutal y aunque yo estaba encantada con mi niña ( y conociendo el significado del amor verdadero), no puedo negar que eso primeros meses fueron malos, y los tengo muy grabados.

    En realidad, lo más difícil viene despues, eso está claro, y cuanto más mayores, más difícil. Y si tienes otro o más, pues no te cuento. Ves, para mi los primeros meses de mi hija segunda fueron mucho más fáciles, teniendo ya otra y compaginando con un trabajo que no permitía estar ausente ni mucho menos el tiempo de baja maternal que tuve con la primera.

    Ahora, ay amiga, ahora, que tiene 26 meses la "peladilla" ( así la llama mi suegra), tengo clarísimo que la época más fácil es cuando son bebes recien nacidos, que son unos " santicos", y no ahora, que mis hijas son " las monstruas".

    Respuesta
  • el 16/03/2011 a las 13:19
    Permalink

    Me dijeron lo mismo! que los tres primeros meses eran los mas dificiles!! Yo disfruté de esos meses! Me parece que la cosa se complica a medida que pasa el tiempo! Mi hijo tiene 2 años y me siento mucho mas cansada! Me parece mucho mas duro ahora..

    Respuesta
  • el 16/03/2011 a las 13:32
    Permalink

    si lo hubiese leido ayer o antesdeayer te daria la razon (con la regla y muy bajita de energias, sin ganas de jugar con mi hijo ni de hacer nada)
    pero no se si son las vitaminas que he empezado a tomar, que mi hijo esta de paseo con los abuelos (diluviando), o que ya no tengo la regla y mis hormonas estan en su sitio.. pero hoy mi hijo me parece un santo (que de hecho es bueno y tranquilo, aunque no pare quieto, no tiene , aun, ideas destructivas)
    ayer la nueva psicopedagoga me dijo que le ve con paz interior (sera de la hapypandy??, no tengo aun confi para preguntarle)
    animo y ya sabes estas con astenia primaveral, asi que come bien, jalea real o vitaminas, y en un par de meses veras las cosas mejor

    Respuesta
  • el 16/03/2011 a las 14:02
    Permalink

    Pues yo también soy de esas pocas que lleva mejor que el bebé se haga grande. La mía siempre ha sido muy de brazos, y de siempre compartimos horarios de dormir -hasta las siestas-. Con este panorama, ahora que tiene 10 meses agradezco un montón que se mantenga en pie sola y así yo poder hacer algo mientras la vigilo por el rabillo del ojo. De la otra manera era imposible.
    En fin, cada mamá y cada bebé son un mundo.

    Respuesta
  • el 16/03/2011 a las 15:02
    Permalink

    Pues a mi la verdad es que los primeros 4 o 5 meses se me hicieron muy cuesta arriba, aunque ahora lo pienso y pienso lo mismo que tú, que ahora es más difícil cuidar del peque, es más exigente y todo eso, pero aún así lo llevo mucho mejor que esos 4 primeros meses, eso sí ahora mismo todo sería distinto porque lo que me agobiaba entonces ya no me agobia.

    Respuesta
  • el 16/03/2011 a las 15:17
    Permalink

    Podría decir q los primeros meses para mi fueron malísimos pero como ahora tampoco estamos pasando una buena racha, ya no se.
    Resumiendo los primeros meses fueron muy duros y desde septiembre hasta ahora las noches están siendo las peores desde q nació Julito.

    Respuesta
  • el 16/03/2011 a las 15:55
    Permalink

    Belén, mi nene nunca ha sido "buenísimo". Al principio la lactancia fui muy mal y tenía cólicos, por lo que dormía poco y lloraba bastante, pero aún así, creo que no fue tan malo… En realidad, todas las etapas son malas por unos motivos y buenas por otros, pero en cuanto a cansancio físico y mental, me quedo con esta.

    Porfinyomisma, el pañal!!! qué gran lucha! Pero, sí, yo también me quedo con esta etapa, es muy bonita. De todas formas, es que a mi la etapa de recién nacido no me parece la mejor, es muy entrañable, muy dulce, vives un enamoramiento bestial, pero el bebito es muy pasivo, luego cuando empiezan a despertar al mundo es fantástico.

    Lavidanoestancomplicada, jajajaja, muy bueno!

    Zary, estoy de acuerdo contigo, así es.

    Tersina, pues no sé si será así… de todas formas, de aquí a los 4 años anda que no me queda, madre mía!.

    Quiteñabonita, si la Super niñera es la Super Nanny española, ¡no gracias! jaja

    Yasmin, se complica por momentos!. Besos.

    Anna, genial, me alegra que esa sea tu experiencia, qué distintos pueden ser los nenes, eh?.

    Leia Organa, yo creo que cuando has tenido un embarazo regular, que éste termine es siempre un alivio. Lo que viene después es duro por el cansancio físico, es obvio, pero la recompensa es taaaan grande. Tu no te preocupes, todo irá genial.

    Lulu, jajajaja, 30 años!. Bueno, yo en realidad me desahogo pero no me quejo, me hace feliz estar con él aunque el día a día a veces sea estresantísimo.

    María, no te tires! jajaja. Nosotros ahora realmente no nos podemos quejar. Es cierto que el nene sigue siendo exigente y demandante, pero no hasta el punto en que estaba este verano, más que nada porque ahora es más autónomo y se comunica mejor y eso le ha liberado de muchas frustraciones. Besos.

    Tiempos, es posible, es posible, la mayor parte de la gente que me lo comentaba, efectivamente, era gente a los que la infancia de sus hijos ya les quedaba lejos. Tu no tiembles, que la ansiedad anticipada es malísima y lo que tenga que ser, será. De todas formas, teniendo dos, no sé si existe una diferencia de edad "buena", creo que tener dos debe ser un trabajazo.

    Suu, genial, ojalá siga así y puedas decir lo mismo de tu Embri. Besos.

    Respuesta
  • el 16/03/2011 a las 15:56
    Permalink

    Tricius, puedo suscribir eso que cuentas de la frustración del fracaso de la lactancia materna, el postparto, los cólicos… pero creo que en mi caso esa euforía que sentí al dar a luz y tener por fin a mi tesorito en brazos lo compensó todo. Lo cierto es que a mi entonces me cundían más los días, tampoco mucho, eh?, que muchísimos días no me quitaba ni el pijama, pero recuerdo que por aquella época todavía leía, iba más relajada con mi blog y los otros que leía, podía ver alguna cosilla en la tele… En cualquier caso, y a pesar de todo lo "malo", me quedo con la etapa actual, sin duda.

    LadyA, a ver, seamos sinceras, salida no tiene. Yo tengo asumido que mi nene es nervio puro y dudo mucho que eso vaya a cambiar. Sólo espero ser capaz de conducir su energía adecuadamente y llevarlo lo mejor posible, que es más o menos como manejo el cotarro yo ahora mismo. Ánimooooo!.

    Tanpancha, sí que se pasa, si no, no repetiríamos!

    Mamareciente, muy bueno tu comentario, seguro que es así!.

    Ángela, eso haremos, desde luego.

    Mamá de un bebote, me alegra que tu percepción sea otra, me parece genial lo que me cuentas.

    Arual, como le he dicho a Belén, mi nene lloraba bastante, dormía poco y la lactancia era desastrosa, pero al no moverse nada y "conformarse" básicamente con el calorcito de mamá, ahora pienso que era más sencillo… Todo sea que cuando tenga otro nene cambie de opinión jaja

    Mama de parrulin, aiss, me lo imagino!. Pues los momentos de tranquilidad aquí se dan a partir de las 23h y no siempre, que las noches que tenemos varios despertares madre mía!.

    Respuesta
  • el 16/03/2011 a las 15:56
    Permalink

    Adry, me alegra que esa sea tu experiencia, disfrútalo mucho!.

    Pilar, jajajajaja me ha encantado tu párrafo final!. Mi nene tenía una carita tan linda cuando nació y ahora tiene unas expresiones de pillo… ayyy, me lo como!

    EtiKeta, es que cuando es un recién nacido, lo más que puede hacer es llorar y llorar. Ahora el mío puede llorar, patalear, tirarse al suelo, empujarme, qué se yo… Creo que es más duro conforme van creciendo y, si no, que se lo digan a quien tenga adolescentes.

    Brujilla, qué tiene paz interior? qué bueno!. Sí, la astenia, vaya palos me pega cada primavera…

    Silvia, pues sí, cada cual tiene su experiencia.

    Mis chicos y yo, será porque aprendemos, al principio nos agobian cosas que luego con el tiempo nos parecen poca cosa, es normal.

    Mamadejulio, es que el mal dormir es lo peor que hay.

    Respuesta
  • el 16/03/2011 a las 16:42
    Permalink

    En mi caso sí que los primeros meses fueron los peores con diferencia.
    Sin dormir, Boliche todo el día llorando (hasta los 7-9 meses), los comienzos terribles con la teta, muy demandante, todo el día encima de mi, mamitis agudísima. Muy duro.

    Ahora se pilla sus perras de vez en cuando pero la diferencia para mí es abismal.
    Aunque no duerma del tirón, el Boliche de ahora es genial.

    Ánimo!, que como no nos cansamos de decir siempre, cada niño es un mundo.

    Respuesta
  • el 16/03/2011 a las 17:49
    Permalink

    para mi sobre todo los 15 primeros días fueron duros, pero a la vez felices. una mezcla de sentimientos encontrados. poco a poco todo fue siendo más normal, y conociendo mejor a la niña a a vez que adquiriendo experiencia en la maternidad todo fue siendo más fácil.
    ahora tiene un año y unos meses y es que es muy buena…… a ver si el segundo es así, y con lo que he aprendido todo será más sencillo.

    un beso

    Respuesta
  • el 16/03/2011 a las 21:59
    Permalink

    A mí me sucede lo contrario, a medida que pasan los meses lo llevo mejor, más cansada físicamente pero mejor en el sentido de que puedo hacer más cosas con la peque, se entretiene más, llora menos,… supongo que cada caso es distinto dependiendo del peque y también de nosotras. Aunque la semana que viene igual te digo lo contrario 😉

    Respuesta
  • el 16/03/2011 a las 23:30
    Permalink

    Para mi fueron difíciles las primeras semanas porque tenía cólicos, dormía poco y todo era nuevo para mí. No me sentía segura, tuve que dejar el pecho, me desbordé, pero no fue por él,¡ fue por mí.
    Ahora me deja más tiempo libre (tiene 2 años y medio)porque se entretiene solo pero está muy pegón, ya no quiere carro con lo que las salidas tienen que ser más cortas,come de todo y en cualquier sitio, tiene rabietas…
    Creo que todas las etapas tienen su lado malo y su lado bueno pero todo hay que pasarlo así que tomatelo a bien y dale más importancia a lo positivo y así será más llevadero.

    Un beso

    Respuesta
  • el 17/03/2011 a las 1:13
    Permalink

    Yo tengo que decir que en general mi hijo nos lo puso bastante fácil… a ver a hora la nena, que viene en camino, qué tal nos lo pone!
    Te he dejado un premio en mi blog, pásate por allí. Besotes

    Respuesta
  • el 17/03/2011 a las 4:59
    Permalink

    pues yo realmente la pase mal, muy mal los 2 primeros meses. Tuve depresion postparto seguido de una lactancia materna fracasando.

    Para mi, sin duda, fueron los meses mas dificiles.

    Respuesta
  • el 17/03/2011 a las 7:42
    Permalink

    Pues en esto no estoy de acuerdo contigo!
    Para mí, los peores fueron los primeros… sin duda!
    No estás acostumbrada a ceder todo tu tiempo, en exclusiva, los bebés son más tranquilos, pero no interactúan, estás cansada, no os acostumbrais el uno al otro…
    Otra cosa es que, efectivamente, a medida que crecen sean más demandantes… pero para mí, desde el año hasta ahora, han sido meses muuuuuucho mejores, sin duda!
    Tengo menos tiempo para mí, pero me lo paso tan bien con Criatura, que esa sensación de demanda y falta de tiempo, me importa muchísimo menos!!!!

    (Por cierto… tu nene siempre siempre siempre me recuerda, con sus actitudes y lo movido que es a Criatura).

    Respuesta
  • el 17/03/2011 a las 11:31
    Permalink

    Yo creo que la gente dice que los primeros meses son los peores porque es un cambio del que no te haces demasiada idea antes de que ocurra por mucho que lo hayas pensado…además, la lactancia (en mi caso un fracaso), el no entenderte demasiado bien con el bebé, las dudas, inseguridades, el caos de un pediatra a otro, el miedo que te atenaza por cualquier cosa que piensas que le puede pasar a esa cosa tan chiquitita…Yo creo que a medida que pasa el tiempo a pesar de que los niños son muy demandantes (la mía no te creas que se queda quieta ni en la hamaca, ni en la sillita ni ná, vamos, que hasta hace 2 días era una tortura tenerla en brazos!!) tb entienden más cosas, y además de recibir dan. Los bebés eso de dar no lo acaban de entender, jejejeje. Son más interactivos, a eso me refiero, y eso, supongo, es más gratificante. Mi beba tiene ahora 4 meses y ahora estoy empezando a llevarme bien con ella, a entender más o menos lo que quiere y a no desesperarme cuando tiene una tarde de lloro. Supongo que mi tranquilidad es la suya!.

    Respuesta
  • el 17/03/2011 a las 12:45
    Permalink

    Pues para mi el primer mes y medio fue un horror, me quedé fatal de la cesárea, el pecho no fue bien, el nene se portaba muy bien y él me lo puso fácil, más bueno…, pero yo me mareaba cada dos por tres, hacía muy mal tiempo y casi no podíamos salir a la calle y además vivo en un pueblo que en invierno no hay ni Dios por fuera, soy muy activa y ese parón me sentó mal, depresión postparto me imagino.

    Respuesta
  • el 17/03/2011 a las 18:00
    Permalink

    Anoche me enganché a tus post y leí no sé cuántos seguidos…
    ¡Qué razón te doy!
    Cuando los tenemos tan pequeños, porque duermen poco, tienen el cólico del lactante, no se enganchan bien al pecho… y cuando son algo más mayorcitos… uf…
    Yo ahora que los tengo con 20 meses y 3 años… te digo que si cogiera de nuevo a uno como bebé, "sería pan comido"… jejeje. Y es que pienso que la experiencia hace mucho.
    Eso sí, tener 2 tan seguidos… una locura… imagínate!!!! jajaja.

    Respuesta
  • el 17/03/2011 a las 23:04
    Permalink

    Bueno, yo creo que no hay una época mucho mejor que otra.
    De recién nacidos, es un cambio muy grande que suele agobiar y dependiendo del niño puede ser un infierno.

    de 1 a 3, se podría definir como muy dura física (estar todo el día detrás de un ser de medio metro sin miedo a nada y con ganas de probarlo todo es duro) y mentalmente (las rabietas no son plato de gusto para nadie)

    A partir de aqui hablo de oidas….

    de 4 – 8, quizás sea la más tranquila si te ha tocado un niño más o menos dócil

    8 – 13, descansas físicamente (generalmente ya no hay que llevarles en brazos, jajaja) pero las fases de pre-adolescencia pueden ser complicadas.

    adolescencia, miedo me da…

    Y como dice mi madre, no hay un sólo día de la vida que no estés preocupada por un hijo.

    Respuesta
  • el 17/03/2011 a las 23:18
    Permalink

    La teta reina, cada niño es un mundo, efectivamente.

    Lasnaranjasdelachina, pues a ver si con el segundo es así, ¿me lo contarás?.

    Lamamadeunabruja, jajajaja, bueno, eso de cambiar de opinión por momentos es una cosa que yo practico mucho, es que hay días que todo se ve muuu negro verdad?. Ánimo!.

    Mamen, has dicho algo que yo repito muchas veces: que todas las etapas tienen su lado bueno y su lado malo. Gracias, un beso.

    Nereida, me pasaré cuando pueda, muchas gracias.

    MamáBlue! es que la depresión post parto son palabras mayores, normal que tengas esa opinión.

    MadreYMas, si, parece que nuestros nenes son parecidos… pues no sé, chica, quizá es que como yo en esa etapa tenía un chute hormonal de la leche me pareció más fácil, es que no sé explicártelo mejor, simplemente que ahora me cuesta mucho más llegar a todo lo que quiero hacer en el día, pero muchísimo más!.

    mamáprimeriza, no tengas ninguna duda de que tu estado de ánimo será el suyo. Cuidaros las dos.

    MARTA, buff, te comprendo, lo pasaste mal!

    Inma, bienvenida, gracias. La verdad, que a pesar de mi locura diaria, estoy deseando tener otro nene, no sé si me terminaré de volver tarumba, ya os contaré! jaja

    Papalobo, qué razón lleva tu madre!.

    Respuesta
  • el 20/03/2011 a las 22:45
    Permalink

    COn mi hijo los primeros meses sí que fueron los peores. Por el no dormir. Y, no creas, el cuerpo no llega nunca a acostumbrarse; al menos, el mío no lo hizo: al final, se me caían las cosas al suelo, tenía miedo de caerme yo con el niño en brazos porque no guardaba el equilibro, tenía lagunas en la memoria… A partir de los seis meses mejoró un poquito. Pero cuando realmente mejoró fue a partir de los dos años.
    Con la niña ya veremos…

    Respuesta
  • el 30/03/2011 a las 22:23
    Permalink

    Cuando lleguéis a la adolescencia, lo 8-9 meses os parecerá un dulce. Os lo aseguro

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com