¿Cuándo abren los parques infantiles?

Probablemente una de las preguntas que más nos estamos haciendo los padres desde hace ya unas semanas es ¿cuándo abren los parques infantiles?

Muchas veces la hacemos en voz baja, porque los niños y las familias estamos siendo muy castigados durante esta crisis. Primero los pequeños fueron señalados como grandes contagiadores, luego se les encerró sin miramientos y ahora parece que se han olvidado completamente de ellos. Una sociedad que está contenta, casi aliviada, de haber hecho desaparecer a los niños.

Cuando en redes algunas personas llevamos semanas clamando por la apertura de los parques infantiles es frecuente que aparezcan personajes de todas las clases y colores para ponernos a parir, con argumentos de lo más peregrinos. Nunca bonitos.

Desde luego, la pandemia no está sacando lo mejor de nosotros. Y las redes son buena prueba de ello.

Estos son algunos mis argumentos.

¿La desescalada no es igual para todos?

Es triste comprobar que la única prioridad que se está valorando durante la desescalada es la económica.

Que abran las tiendas pero que no se encuentren las familias, que no se puedan ver los amigos, que los niños no puedan jugar. En realidad, que no se pueda hacer nada más que consumir.

Yo me pregunto por qué la desescalada no es igual para todos. Sobre todo, me pregunto por qué esta sociedad no clama contra la desigualdad de derechos que han tenido los niños durante el confinamiento y, ahora, durante la desescalada.

Adultos que han estado saliendo todos los días. Varias veces. A sacar al perro, a comprar el pan, a la farmacia, al supermercado, al kiosko. Frente a niños que han estado casi 50 días sin pisar la calle. Ni una gota de sol. Sin balcón, sin terraza, sin jardín.

La situación actual en Madrid: Fase 2

Desde que el 26 de abril permitiera que los niños salieran a pasear ha pasado ya un mes y medio.

En ese tiempo hemos visto como se abrían las terrazas y se llenaban hasta arriba, hemos visto gente mayor incumpliendo los horarios de manera sistemática, gente usando los bancos, entrando y saliendo de casas de familiares y amigos cuando estaba prohibido…

Hemos ido pasando fases y a los niños nunca les toca.

Se han abierto tiendas, centros comerciales, instalaciones deportivas, hoteles, auditorios, bodas…

¿Y a los niños cuándo?

¿Cuándo abren los parques infantiles? ¿Es posible que se hayan olvidado de que hay que reabrirlos?

¿Cómo proteger dos derechos contrapuestos?

Tengo la triste certeza de que muchas personas se han agarrado con fuerza a ese argumento de que los niños son grandes contagiadores cuando ya hay estudios que apuntan que en absoluto es así.

Pero es que, aunque así fuera, aunque contagiaran mucho, no hay que perder de vista cómo el aislamiento y el distanciamiento social y la falta de juego causan un daño brutal en los niños.

Para los niños el juego no es una tontería.

La posibilidad de que un niño enferme y/o contagie es eso, una posibilidad. Más o menos probable, pero un futurible. En cambio, el daño que produce el aislamiento, la falta de ejercicio físico y de contacto con otros de su edad es un daño REAL, PRESENTE y de GRAVES CONSECUENCIAS.

Secuelas que estamos viendo ya pero que las vamos a ir viendo con el paso del tiempo. El coronavirus es una posibilidad pero el aislamiento es un daño que está ocurriendo aquí y ahora, todos los días, y al que nadie parece querer ponerle fin. Yo escucho el tic tac del reloj en mi cabeza a cada momento.

En Derecho a veces ocurre que un derecho entra en conflicto con otro. Por ejemplo, uno que seguro que te suena: la libertad de expresión con el derecho a la intimidad.

Pues bien, hay gente que dice: es que hay que proteger el derecho a la salud pública y ese derecho prima sobre todos los demás.

Si damos por válida la tesis de que el distanciamiento social es la única forma de vencer esta pandemia, entonces no podemos desescalar.

Pero si damos por bueno que los adultos pueden ir a una terraza y estar de risas diez personas no convivientes en una misma mesa, si la gente puede ir a jugar al pádel, pueden ir al Zara y a una misa, entonces los niños pueden ir a jugar al parque.

Porque lo contrario es admitir que no todos los ciudadanos son iguales.

¿Los niños son ciudadanos de tercera? Me temo que sí.

Los parques, ¿un foco de contagio?

Me produce una enorme tristeza que muchos adultos sean incapaces de entender la tremenda vulnerabilidad de la infancia.

En ese sentido he tirado la toalla, creo que es inútil explicárselo.

Sobre si los parques son un foco de contagio y por ello deben permanecer cerrados, lo que pido entonces es que no se abra ninguna instalación en la que los adultos puedan estar en contacto: ni terrazas, ni por supuesto el interior de ninguna tienda o local. Porque o todos somos potencialmente contagiadores o ninguno. O admitimos que no sabemos, que hay que jugársela, y entonces incluimos a todos en la desescalada.

No perdamos tampoco de vista que hay estudios que apuntan a que las posibilidades de contagio al aire libre son muy pequeñas. No estamos hablando de parques de bolas bajo techo, estamos hablando de utilizar las áreas infantiles que existen en muchas zonas verdes, plazas y parques de nuestras ciudades.

Pero, ¿tu no tienes miedo?

Hay un comentario que he leído muy a menudo en redes y que me deja siempre muy alucinada. Es la gente que dice que los padres que estamos poniendo el grito en el cielo con esta situación somos unos inconscientes o unos irresponsables, que queremos exponer a nuestros hijos al contagio.

Veo poco probable que haya personas adultas con más miedo que yo. Algunas sabéis del trauma que arrastro desde la neumonía que padecí estando embarazada de mi Mayor. A mi todo esto del coronavirus me da pavor.

Pero, ¿sabes qué me da más miedo? Que mis hijos se rompan. Puedo tolerar el miedo al contagio pero lo que me quita el sueño desde principios de marzo es el daño que esta situación le está causando a mis tres hijos, especialmente a mis dos más pequeños.

Estoy preocupada por todos los niños de este país que están sufriendo. Y me reconcome la impotencia y la frustración de ser incapaz de aliviarles, porque es que no puedo hacer nada.

De ver como mis hijos cada día están peor y yo no puedo remediarlo.

¿Me da miedo ir al parque? Pues mira, más claro no te lo puedo decir: a lo mejor me tengo que tomar un ansiolítico para poder llevarles. Pero estaremos allí a primera hora el primer día que se pueda porque mis hijos lo necesitan con urgencia.

Entonces, ¿cuándo abren los parques infantiles?

Yo no lo sé.

No he escuchado a ningún político hablar del tema, al menos en Madrid.

A veces pienso que se han olvidado de que tienen que volver a abrirlos.

Quizá los prefieren cerrados.

Quizá prefieren seguir ajenos a millones de niños dando vueltas por sus barrios desde hace un mes y medio por calles de asfalto, esquivando personas, paseando sin rumbo y sin saber cuándo van a recuperar sus vidas, como están haciendo los adultos.

¿Sabes que me produce mucha tristeza? Tener la certeza de que si hubiera que pagar por ir al parque, ya estarían abiertos.

La situación que están viviendo los niños es maltrato. Y hay que decirlo alto y claro. No podemos ser cómplices de esto.

¿Cuándo abren los parques infantiles? Ojalá ahora mismo.

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo!Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada.Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

10 comentarios sobre “¿Cuándo abren los parques infantiles?

  • el 15/06/2020 a las 7:46
    Permalink

    Totalmente de acuerdo contigo en todo. En Galicia abren todavía hoy, que ya no estamos en estado de alarma, los parques infantiles que están al aire libre, y con un aforo limitado. Mi hijo también lo necesita mucho. Mucho ánimo.

    Respuesta
  • el 15/06/2020 a las 8:05
    Permalink

    Esa explicación daba mi peque de 8 años… tú vas al parque y es gratis, pero vas a un bar y tienes q pagar, así q han abierto primero los bares para q la gente pueda ganar dinero y tener comida para su familia. Y ese pensamiento la consolaba…

    Respuesta
  • el 15/06/2020 a las 10:18
    Permalink

    Yo estoy TOTALMENTE deacuerdo contigo. Mis hijos estan deseando entrar a subir y bajar por todos los parques. Por lo que escuché por la radio, ni abrian por no saber como hacer la desinfeccion, en cambio los parques de interiores de centros comercial si podran, porque tienen servicio peopio de limpieza y desinfeccion. A mi me olia a excusa. No lo entiendo, durante TODO el confinamiento los perros han tenido mas derechos que mis hijos, y eso, me rebienta.

    Respuesta
    • el 15/06/2020 a las 19:23
      Permalink

      Lo de los perros es curioso porque desde el primer momento se entendió que tenían necesidades y se intentó cubrirlas de la mejor manera posible. Sin embargo, nadie atendió, ni siquiera parecieron plantearse, las necesidades de una población tan vulnerable como son los niños. No dice nada bueno de nuestro país.

      Respuesta
  • el 16/06/2020 a las 19:28
    Permalink

    no puedo estar mas de acuerdo contigo. Es terrible como se han olvidado de los niños en todos los aspectos, parece que ahora solo importa la economía… Que han abierto las discotecas!! Las discotecas!!! Es que no me cabe en la cabeza!!!
    Yo no he podido tener los hijos que hubiera querido, y mi pequeña es hija única. A pesar de que es maravillosa y nos ha dado a todos una gran lección, ha estado , y sigue estando, terriblemente sola, sin nadie con quien jugar en más de tres meses. Estoy segura de que ésto les va a pasar factura y parece que a nadie le importe lo más minimo

    Respuesta
    • el 16/06/2020 a las 22:56
      Permalink

      Lo más terrible es tener la certeza que tenemos muchísimos padres de que a nadie le importan los niños de este país. De verdad que es que no me salen ni las palabras.

      Respuesta
      • el 03/07/2020 a las 14:15
        Permalink

        Lo cierto es que los padres con niños pequeños somos, y hemos sido siempre, un colectivo muy poco reivindicativo. Normalmente entre el trabajo, la casa y los niños, no tenemos tiempo para ir por ahí gritando qué hay de lo nuestro, ni montar asociaciones para hacer presión, etc.. Y de ahí el trato que se nos dispensa. Hay colectivos minoritarios que se lo montan mucho mejor que nosotros, que somos muchos más. No es que tenga en mente pasar a la acción, no tengo tiempo ni ganas, pero sí tengo claro que estamos como estamos por esto. Porque cada vez que se pisotea a los niños no salimos a montar el pollo en redes sociales ni a poner el grito en el cielo como hacen otros sectores, ni a buscar en los entresijos del sistema a ver cómo montamos asociaciones, entrar en partidos políticos o negociar para que algún partido llevara como bandera nuestras necesidades. Por todo eso, desgraciadamente, estamos así. Yo estoy muy dolida, y eso que la cuarentena la hemos llevado bien, con balcón y patio soleados, pero que hayan puesto por delante a los perros… no se me va a olvidar.

        Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com