Una sociedad enferma

Hace unas semanas terminé de leer el libro de Yolanda González “Amar sin miedo a malcriar”. Ha sido una lectura que he disfrutado. No es tan fácil de leer ni tan ameno como puede ser un libro de Carlos González, pero a cambio tiene más profundidad y da mucho que pensar. Discrepo en algunas cosas que comenta, o al menos hasta las conclusiones a las que llega, pero al mismo tiempo me ha gustado leer cosas que llevo años pensando y hasta la fecha no había oído en boca de nadie.

Una de estas cuestiones es el concepto de sociedad enferma. Algo que a veces he mencionado en petit comité pero que no suelo explicar a los cuatro vientos por temor a ser señalada como la rarita (más aún) y por no sonar catastrofista. Pero, vamos, que tampoco es para tanto. Simplemente pienso que esta sociedad está enferma, carece de valores y respeto por el prójimo, y eso es lo que explica que hayamos terminado viendo como normal y corriente cosas que no lo son. Y al revés.

Un ejemplo práctico de conversación absolutamente enferma es esta situación. Un día de Navidad, por la mañana, paseando tranquilamente los tres juntos con nuestra perra. Nos encontramos con una señora también dueña de perro.

– Ah, ¡no sabía qué íbais a por la niña!.

– Pues no, no íbamos a por la niña, de hecho, es niño.

– Oh, vaya… bueno, pues para el próximo, qué le vamos a hacer.

– No creo que haya próximo.

– Fulanita tiene dos niños y siempre se quedó con la espinita clavada. En fin, son cosas que pasan, ¡qué remedio!.

– Bueno, yo no tengo ningún interés en tener niñas, no sé qué problema tiene la gente con los niños.

– (Cambiando de tema) Oye, y en la guarde que tal, ¿dónde le llevais?.

– No, no va.

– Ah, ¿no? ¿Y con qué abuela se queda? ¿Con tu madre o con la…?

– (Sonrío y la interrumpo) Con ninguna. El niño está conmigo.

– Pero, ¡¡¿no me digas que no trabajas?!!.

– Fuera de casa no. Si a trabajar dentro se le llama no trabajar, entonces no, no trabajo.

La conversación no tiene nada de novedosa. Es una de tantas. En esta semana por twitter he leído a gente que se preguntaba por qué les preguntan una y otra vez cosas como:

– ¿Hasta cuándo le vas a dar la teta?.

– ¿El segundo para cuándo?.

– ¿No piensas volver a trabajar? Te arrepentirás toda la vida.

– ¿No crees que el niño estaría mejor en la guardería?.

– ¿No es muy mayor este niño para ir en brazos?.

– ¿Que duerme contigo? ¡Estais locos!.

Y un largo etcétera.

El problema no es la conversación en sí, no son las preguntas en sí mismas. El problema es que toda esta retahíla de impertinencias, de juicios de valor que nadie ha solicitado, de comentarios estereotipados, se dicen sin pensar porque se consideran de buena educación y normales dentro de una conversación amable.

Cada vez que alguien me pregunta por el sexo de mi bebé y les digo que es otro niño, sienten la necesidad de darme el pésame porque lo consideran un gesto de amabilidad, una convención social tan habitual como dar los buenos días a tu vecino o las gracias al comprar el pan en la panadería. Y ahí es donde está lo enfermizo, en considerar normal lo que no lo es. Y en considerar anormal que a mi como madre me duela que desprecien a mi bebé aún-no-nacido simplemente porque su sexo no es el que esta sociedad espera que sea.

En algunas conversaciones que he tenido con otras blogueras hemos coincidido en que tener esta visión del mundo es dura por cuanto te sitúa como una completa outsider. Ver el mundo como lo ve la mayoría siempre resulta más cómodo y agradable. Pero ya que es así como vemos las cosas y no podemos remediarlo, vamos a conservar la cordura y recordarnos mutuamente que esto no puede ser normal. Todas esas personas que en el día a día recibimos estos comentarios y nos sentimos removidas, no sé si seremos muchas o pocas, pero no estamos solas. Y quizá, sólo quizá, si no contribuímos a la cadena, podamos cambiar el mundo.

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

115 comentarios sobre “Una sociedad enferma

  • el 05/02/2012 a las 13:41
    Permalink

    Muy de acuerdo contigo.
    Estoy harta de los consejos, ayuditas y opiniones que no pido.
    Y por otro lado el hecho de que las abuelas tengan que criar a nuestros hijos. En mi caso mi opinión siempre ha sido que a mis hijos los cuidaría yo, cosa que mi madre conocía de ante mano…pero esta como loca por quedarse con ella (un viaje, boda..) y lo que aun no entiende es que mi hija ira donde yo vaya.
    Comparto profundamente tu opinión.

    Un beso guapa!

    Respuesta
    • el 05/02/2012 a las 18:11
      Permalink

      Es que todas estas cosas sobran… en fin, tendremos que seguir combatiéndolas!!. Un beso para ti también.

      Respuesta
  • el 05/02/2012 a las 13:46
    Permalink

    Si que es verdad que la gente hace estas preguntas, pero a mi me sorprende siempre que comentais las resupestas tan impertinentes que os dan, la verdad. A mi en estas situaciones la sensación que me da es que la gente te pregunta por dar conversación, sin más, y, en mi caso, la mayoría de veces son amables, es decir, si me pregutan si la niña va la guarderia, cuando no iba, decían, “pues muy bien, así en casa siempre están mejor” y ahora que sí que va me dicen “pues muy bien, así aprenden muchas cosas!”.

    Sobre trabajar en casa, yo no trabajo (estoy en paro) y cuando comento que no trabajo nunca he tenido un respuesta como las que dices, en serio, siempre me dicen, “bueno así tendrás mas tiempo para estar con tu hija, es una suerte, por esa parte” y yo digo, “sí sí, si por mi fuera, si no necesitara el dinero, ni me ponía a buscar trabajo, estoy super bien en casa” y todos asienten, “claro, claro”…esa es la conversación más habitual sobre ese tema…

    Bueno, todo eso para decir, que si bien sí que creo que en algunos casos ciertos individuos estan un poco enfermos o son criticones por naturaleza, yo sigo pensando que la mayoría de la gente no tiene mala intención.

    Respuesta
    • el 05/02/2012 a las 18:11
      Permalink

      Sí, sí, si yo tengo claro que la gente lo hace por dar conversación, conversación amable, además. Pero es que no lo es. Ahí es donde veo yo que esto no anda bien, que no se puede pensar que esa conversación insidiosa es una conversación amable y normal. No bastante con no tener mala intención, hay que pensar en lo que se dice y cómo se dice. Yo pienso muchas cosas acerca de temas como la guardería y no se las digo jamás a nadie en la calle porque conozco el poder que tienen las palabras y jamás quisiera herir a nadie. Hay que tener más respeto por la gente.

      En cuanto a no trabajar, si dices que estás en el paro, la cosa cambia y mucho. Si me preguntan, yo digo que soy mamá a tiempo completo, que mi familia es mi trabajo, que lo elegí voluntariamente y de que momento no tengo intención de volver a trabajar, que en realidad se puede vivir con mucho menos y que es cuestión de prioridades. Eso no gusta, ni un pelo.

      Respuesta
      • el 05/02/2012 a las 21:49
        Permalink

        Bueno, no supongo que canvia la respuesta si dices que estas en paro que si dices que quieres quedarte en casa, no lo sé. Lo que te aseguro es que me encantaría poder decir que ya no busco trabajo, que me quedo en casa con mi niña y mis cosas, mis prioridades las tengo clarísimas. De hecho, hemos pensado seriamente en esa posibilidad, pero ya no podemos hacer más malabarismos…si a alguien se le ocurre alguna manera de pasar con 1000 euros al mes, pagando 800 de alquiler, se aceptan propuestas…o mecenas! 😉

        Respuesta
          • el 05/02/2012 a las 21:54
            Permalink

            Sí, sí, te había entendido! jaja

        • el 05/02/2012 a las 21:54
          Permalink

          Oye, ¡me apunto lo del mecenas! Si lo encuentras háblale bien de mi! jajaja

          Ahora en serio, te entiendo perfectamente. ¡En fin!.

          La gente no puede admitir que haya mujeres (y algún hombre, seguro) que se sientan completas siendo madres 24/7. Parece que es obligatorio que la mujer trabaje, si no, no vale nada. Por eso, si de alguna forma indicas que preferirías trabajar (por los motivos que sean), “te perdonan”. Realmente es triste, sobre todo por hacer la consideración en voz alta (porque al final, en nuestra mente, todos podemos pensar o creer lo que nos de la gana).

          Respuesta
  • el 05/02/2012 a las 15:33
    Permalink

    ¿De verdad que lo de sociedad enferma sólo se dice en petit comité? yo, por desgracia, no sólo cada día lo oigo más, sino que cada vez veo más cosas que no me parecen normales de ninguna manera. El otro día, por ejemplo (y quizá sea una anécdota tonta pero a mí me dio qué pensar), estuve en una coordinación con la PT de uno de mis peques. Estuvimos viéndole en su patio, con los demás niños. Era una explanada desierta como la de una penitenciaría. Nos comentó la profesora que no tenían arena, para que no se la metieran en los bolsillos y que tampoco ponían ningún tipo de mobiliario infantil para que no se cayeran (¡!). Así que nos dijo que cuando nuestro peque entró en el cole, la única manera que tenía de estimular su sistema vestibular era rodar por las escaleras, para espanto de todo el profesorado (y encima era un cole de pago). En fin, que aunque hay excepciones maravillosas, estoy totalmente de acuerdo con tu entrada de hoy. Un beso.

    Respuesta
    • el 05/02/2012 a las 18:07
      Permalink

      Bueno, en determinados círculos, como estos cibernéticos en los que nos movemos, sí que se comentan estas cosas. Pero yo en la calle ni loca. Alguna vez, muy de cuando en cuando, topo con alguna madre a la que veo claramente de mi onda y quizá intercambiemos algún punto de vista al respecto… pero muy pocas veces. Esto que comentas es algo incomprensible y más en un colegio de pago, ¿les merece a los padres pagar el pastón que seguro costará para eso?.

      Respuesta
  • el 05/02/2012 a las 15:48
    Permalink

    Tienes razón. Pero es tan fácil llevarse por la sociedad, dejarse arrastrar que hasta alguna vez me he dejado llevar y he acabado diciendo alguna de esas impertinencias. ¿Que más dará el sexo? ¿Qué más dará quien le cuide? Si al final es tu vida y, llegado el caso, tu problema. Obvio todo es muy bien intencionado y tu serás una borde por no saber apreciar todo ese buen hacer con el que te lo dicen.
    Te mando fuerzas para aguantarlo.
    Saludos

    Respuesta
    • el 05/02/2012 a las 18:05
      Permalink

      Es muy fácil dejarse llevar, supongo que a todos nos ha pasado. Creo que uno de los problemas fundamentales de esta sociedad es la falta de discrección en asuntos que son muy privados. Entiendo que cada cual podemos tener nuestra propia opinión, pero lo que no parece lógico es que le vayas dando tu punto de vista a cualquiera, sin que te hayan ni tan siquiera preguntado. Hay que tener cuidado con lo que se dice, ¡las palabras son poderosas!.

      En cuanto a lo de borde… hago lo posible por no serlo. Igual que no me gusta que me hieran a mi, no me gusta herir a los demás. Tengo claro que la mayor parte de la gente que participa de estos comentarios no tienen mala intención, por tanto, intento no ser desagradable al mismo tiempo que intento que comprendan que esos comentarios están fuera de lugar. No es fácil.

      Besos!

      Respuesta
  • el 05/02/2012 a las 15:50
    Permalink

    Conversación de hace menos de dos horas en casa de mis suegro: el niño si tiene una rabieta le tenéis q decir “ya no te quiero” o ” darle una bofetada xq no por un cachete no pasa nada” ” con esa actitud se os esta subiendo a la chepa”.

    Esta vez no me he callado

    Respuesta
    • el 05/02/2012 a las 18:03
      Permalink

      Yo, por desgracia, debo callar. Si le dijera a mi suegro que su frase graciosa “que me quito el cinturón” no me hace ni puñetera gracia, iba a ser mucho peor para el niño y para mi. Sin embargo, creo que no debemos callar y que poco a poco podemos ir cambiando estas actitudes que no son normales ni de lejos.

      Respuesta
      • el 06/02/2012 a las 12:00
        Permalink

        Respecto al comentario de trastadas. Mi Padre hizo un comentario de ese tipo y le dije que como se le ocurriera darle un cachete se terminaba estar con su nieta, y me dijo que que hacia? Le dije que me trajera que ya haría yo lo que viera conveniente.
        Esto fue poco antes de nacer. Por parte de los suegro también piensan que por un cachete no pasa nada. Yo no me pienso callar porque es mi hija y no pienso castigarla con golpes porque es mas rápido que comprender su enfado y hablarlo con ella.

        Respuesta
        • el 06/02/2012 a las 12:06
          Permalink

          No me he visto en esa situación pero pienso que es de esas en las que no tienes más remedio que intervenir. Yo a mis padres les digo claramente lo que pienso aunque afortunadamente no tengo mucha necesidad porque estamos más o menos en la misma onda, además de que a mi madre le hablo muchísimo sobre todo lo que leo, temas de otros blogs… Con mis suegros, al haber poco trato, no ha habido ocasión de tener ningún roce pero si has visto lo que le he comentado a Trastadas… cuando hay algo que no me gusta procuro no decirlo para no echar más leña al fuego. Pero sí que tengo claras dos cosas: a) que hay cosas que no voy a consentir de ninguna manera y, b) que hay cosas que son pasables de momento pero que en cuanto mi hijo tenga entendimiento para preguntar por qué le dicen o le hacen tal o cual cosa voy a empezar a poner los puntos sobre las ies.

          Respuesta
  • el 05/02/2012 a las 16:06
    Permalink

    Yo estoy totalmente de acuerdo con lo que dice Anna, a mi la verdad es que no me paran por la calle preguntandome si trabajo, o no trabajo, y si se lo comento a alguien pues tampoco me critican, que alguna vez me preguntan que si no pienso en volver a trabajar, si, pero siempre me lo preguntan en un tono respetuoso, es una pregunta como cualquier otra, y la de porque no vais a por el segundo pues más de lo mismo, me lo preguntan mucho, pero no veo nada de malo en ello, yo siempre contesto con más o menos detalles del porque y nadie se me ha enfrentado nunca ni ha intentado imponer sus ideas sobre mi.
    Creo que sólo una vez me crucé con una mujer que debía estar medio tarada pq abordó a mi hijo que estaba hablandome en su idioma para decirle que cantaba muy mal y que iba a llover, que no se canta, pero como digo creo que ha sido la única vez, y supera con creces el número de personas que se ha acercado a mi amablemente que el de los hechos desagradables aunque estos por desgracia los recordamos más.

    Respuesta
    • el 05/02/2012 a las 18:02
      Permalink

      Es estupendo que tengas esa experiencia, es bastante triste vivir en otros ambientes… Besos!

      Respuesta
  • el 05/02/2012 a las 16:13
    Permalink

    Totalmente de acuerdo. Yo todavía no entiendo que me digan que guay que se nena por poder hacerla peinados…ais mareeee. Felicidades por el pitilín, qué emoción!!!!!

    Una de las cosas con que flipé fue la cara de circunstancia con que s recibió la noticia de mi segundo embarazo y el alivio que pareció tener todo el mundo cuando tuve el aborto. Frase de consuelo: Todavía eres muy jóven, ya vendrá otro en un mejor momento…¿hola? Acabo de perder a mis hijos (venían gemelos). En fin. Así estamos…

    Un besote!!!

    Respuesta
    • el 05/02/2012 a las 18:01
      Permalink

      No me sorprenden nada las cosas que me cuentas, no eres la primera a la que le suceden. Por eso te digo, que esto no va bien, no es normal que la gente considere esas expresiones como comentarios amables. Besos!.

      Respuesta
    • el 05/02/2012 a las 18:13
      Permalink

      No sé si darte la enhorabuena o lo contrario. Personalmente, en muchas ocasiones hubiera sufrido bastante menos siendo más “estándar”. Pero, bueno, ya que soy así, por lo menos intentaré hacer algo productivo con mi forma de ver el mundo. Eso sí, ser Quijote es… ¡muy duro algunas veces! jajaja Besos.

      Respuesta
  • el 05/02/2012 a las 18:16
    Permalink

    Que te voy a decir, pues que tienes toda la razón. También yo pienso que esta sociedad está enferma y que se dan por hecho cosas que no son normales y alrevés.

    Aquí otra rarita. Confío en que cada una de nosotras aportemos algo para que esto vaya cambiando.

    Un abrazo

    Respuesta
    • el 05/02/2012 a las 18:17
      Permalink

      Estoy convencida. Lo que no podemos hacer es seguir haciendo como que no nos damos cuenta, como que todo va bien. Creo que desde la amabilidad, y entendiendo que la gente no suele saber lo que dice, hay que dejarles claro que estas cosas sobran.

      Un abrazo gordo!.

      Respuesta
  • el 05/02/2012 a las 18:41
    Permalink

    Son frases hechas y cada día odio más las frases hechas!!! no cuesta nada pararse a pensar lo que se dice, no? encima si contestas tienes que aguantar un “es lo que se dice” o “es una forma de hablar” grrrrr pero no son sólo respecto a los niños las hay sobre cualquier tema del día a día…
    Recomiendas el libro supongo, no?
    Besos

    Respuesta
    • el 06/02/2012 a las 14:29
      Permalink

      Pues sí…

      El libro lo recomiendo, está muy bien. Hay alguna parte con la que no estoy de acuerdo, me parece “excesivo”, pero da que pensar y a mi eso me encanta.

      Respuesta
  • el 05/02/2012 a las 18:44
    Permalink

    Estoy totalmente de acuerdo, aun no siendo mami. A mi, por supuesto, me gustaría tener crios, pero me estoy planteando no tener, pq para mi ya es duro llegar a final de mes, incluso recortando gastos innecesarios e incluso, a veces, necesarios. Y cuando me preguntan que cuando voy a tener hijos, yo les respondo que no creo que tenga, y me miran con cara de sorpresa y me dicen: “hombre, no siempre va a ser así, la crisis no va a durar siempre” y yo les respondo, que sí, que tienen razón, pero luego me vienen con lo que yo considero una impertinencia: “además, tiene que ser muy triste llegar a la vejez sin tener familia” CÓOOOOOOOOMOOOOOOOOOOOO? yo conozco a gente que no han tenido hijos y tienen más de 65 años, y son muy felices, hacen lo que les da la gana y no tienen que dar explicaciones a nadie. No sé, yo creo que las decisiones que toma cada persona se deben respetar, sea de la índole que sea, pero el problema que hay es que en España, nos gusta criticar (sí, yo también me meto en el saco) todo lo criticable.
    Un saludo y espero no haber ofendido a nadie.

    Respuesta
    • el 06/02/2012 a las 14:30
      Permalink

      Te entiendo. Esto también es un clásico. Que cuándo tendrás novio, luego que cuándo te casas y luego que para cuándo los niños porque se os pasa el arroz. Es lo que digo, la gente cree que esto es una amable manera de tener una conversación banal pero realmente están tocando temas muy muy delicados.

      ¡Ánimo!.

      Respuesta
  • el 05/02/2012 a las 19:03
    Permalink

    Mucha gente lo hace para dar conversación sin pensar ni siquiera si se está vulnerando la intimidad de la otra persona o sin importarle un pimiento la respuesta. A mi me agotan los comentarios de ese tipo pero intento no entrar en enfados ni nada, simplemente intento cerrar el tema de conversación. Me apunto el libro. Gracias

    Respuesta
    • el 06/02/2012 a las 14:31
      Permalink

      Pues sí, estoy de acuerdo.

      Respuesta
  • el 05/02/2012 a las 20:27
    Permalink

    Yo ya me harté, y últimamente pego cortes a diestro y siniestro. Una cosa es preguntar qué tal, y otra soltar tu opinión/juicio a diestro y siniestro. Con mi suegra sé que a veces me paso, pero le ha dado a la niña algún cachete en las manos. Casi la mato, a falta de eso, le solté una frase seca que recibió con cara de odio. Cosas que pasan, pero es mi niña, y con lo que me cuesta a mí contenerme para algunas cosas ¡para que me lo estropeen los demás en un minuto!
    Hace unos meses una completa desconocida, en el súper, le arrancó el chupete de la boca. ¿Pero quien le manda? Alucinante.
    Yo entiendo la pregunta ¿vais a ir a por el segundo? como una pregunta amable, de interesarse. Pero ¿cuándo vais a ir a por el segundo, que la niña os va a salir mimada? eso es otra cosa.
    En fin, paro, que el temita me enciende.
    Por no hablar del colecho, de que comiera trozos desde el principio, de la lactancia materna a demanda y absoluta hasta los seis meses… muchas muchas cosas.

    Respuesta
    • el 05/02/2012 a las 20:48
      Permalink

      Yo procuro evitar dar cortes, no me hace sentir bien… Y ¿sabes qué me pasa muchas veces? Pues que me quedo tan alucinada con lo que me acaban de decir que no sé ni qué contestar. Lo que has comentado es increíble…

      Sobre la pregunta de ir a por el segundo, a mi sí me parece impertinente. A nadie le importa si quieres tener hijos, cuántos, cuándo… Y además es un tema en el que se puede hacer muchísimo daño porque no tienen ni idea de si esa persona puede o no puede tenerlos, de cual es su situación económica o personal… un tema delicadísimo, me parece a mi.

      Respuesta
  • el 05/02/2012 a las 20:59
    Permalink

    Completamente de acuerdo contigo.

    A mí la mayoría de los comentarios no me afectan, sobretodo los que se refieren a mí o a mis decisiones (la teta, el colecho…) me resbalan bastante.

    Pero hay uno que a mí también me han hecho y que me duele cada vez, y es el de la gente que te mira con cara de pena (y algunos hasta te lo dicen) cuando dices que el segundo también es niño. ¿Qué pasa, que los niños son menos que las niñas? Y ya cuando digo que yo estoy muy contenta porque prefería otro niño (y es cierto, aunque cueste de creer!!!) la gente me mira como si fuera de otro planeta… Me da mucha penita, que me juzguen a mí no me importa pero que a mis niños, lo más precioso que tengo, se les vea como inferiores a las niñas es algo que me duele muchísimo.

    Respuesta
    • el 05/02/2012 a las 21:36
      Permalink

      Creo que todas las madres de niños los hemos padecido. Y cuando te quedas embarazada del segundo, todos esperan a la niña. Y todos te dan el pésame por el niño. A mi también me duele y me da una rabia… en algunos países no quieren a las niñas, en éste no quieren a los niños, lo tengo clarísimo. Quizá debería dedicarle una entrada al tema…

      Respuesta
  • el 05/02/2012 a las 21:06
    Permalink

    chica, pues yo soy como tu. No le llevo a la guarde, y aunque mi suegra nos ayuda, está sobre todo con nosotros. Y si voy a por otro, rezare para que tb sea un niño. Estoy encantanda.

    Respuesta
    • el 05/02/2012 a las 21:35
      Permalink

      Si lo de menos es cómo seas o cómo pienses. Lo que me parece realmente preocupante es la poca discrección que tiene la gente, como sueltan alegremente perlitas como si nada… falta mucha prudencia!.

      Respuesta
  • el 05/02/2012 a las 23:22
    Permalink

    Por eso, afortunadamente, existe la red, los blogs, twitter, para que madres como tú y como yo podamos comunicarnos, apoyarnos y empatizar. Es una suerte vivir en esta época donde no estamos solas en nuestra casa o en nuestro barrio.
    Un saludo

    Respuesta
    • el 06/02/2012 a las 11:33
      Permalink

      Estoy contigo. Para mi la red ha sido una ayuda muy importante, este tipo de crianza resulta bastante solitaria y además en mi caso más aún por las circunstancias familiares. Hemos constituido una verdadera red, es un lujo para los tiempos que corren. ¡Un abrazo!.

      Respuesta
  • el 06/02/2012 a las 0:29
    Permalink

    Totalmente deacuerdo yo todabia no soy mama pero lo que si tengo claro
    y para mi es una question ideologica no solo sentimental es que no voy a trabajar para que otros se hagan ricos a mi costa.No pienso implicarme mas de lo extrictamente necesario en este sistema economico ,me niego rotundamente.No hemos nacido para esto.Mi pareja etrabaja(basicamente porque es imposible salir totalmente del sistemas y hay que hacer frente a los gastos basicos) yo no trabajo.Pero dedico mi tiempo a varias asociaciones como volutaria activa.Me da rabia que la gente que me conoce y sabe como ocupo mi tiempo todabia me digan ya eres mayorcita para trabajar ,como si fuera una vaga que se pasa el dia delante de la tv en plan maruja.Yo desde pequena e tenido algo muy claro he nacido para ser madre, asi es el ciclo de la vida.Realmente somos una sociedad enferma trabajamos para obtener un papel, con ese papel obtemos productos y pagamos impuestos.Con esos impuestos se pagan bienes sociales basicos pero no nos olvidemos la grandes marcas (comida,productos de ocio,etc..)..Me da pena esta sociedad..

    Respuesta
    • el 06/02/2012 a las 11:34
      Permalink

      Estoy muy de acuerdo contigo en muchas de las cosas que dices. ¡Tu mensaje es muy subversivo, ¿lo sabes, verdad? jaja

      Respuesta
  • el 06/02/2012 a las 8:55
    Permalink

    Muchas veces he pensado que en la blogosfera hay posiciones muy extemas en lo de la crianza. Pero cuando oigo comentarios ocmo los que cuentas ( que los oigo), entonces pienso que quizá las mamás blogueras tengan razón, porque en el mundo 1.o se oye cada cosa…

    Yo simplemente hago oidos sordos, peor para ellos ( y sus niños, eso es lo malo). A veces pienso que hablan por hablar, como quien habla del tiempo en el ascensor.

    Si un compañero me dice: “es que mi hija no quiere cuna y se va a acostumbrar,bla,bla.” yo simplemente le contesto: “Pues que se acostumbre, ya ves. Cómo te crees que se duerme la mía” Sin darle mayor trascendencia.

    Mi hija aún no va a la guarde pq está con su abuela ( aunque irá en breve ). El caso es que unos amigos que llevan a los suyos desde los 5 meses me preguntaron:
    -Y cuando llevas a Chiquinina a la guarde? No la llevas ya?
    -Bueno, si…ya pronto…
    -Pues Fulanito (su hijo) está super contento en la guarde.

    Qué hacer? Pues nada, sonreir y no contestar. Son sus circunstancias y a ellos les parecen bien.Están bien asi.Pues ya está, mejor. No me van a convencer a mi, ni yo a ellos de lo contrario.

    Respuesta
    • el 06/02/2012 a las 11:36
      Permalink

      En la blogosfera hay posiciones muy extremas, en esto estoy de acuerdo contigo. Y en el 1.0 también, pero casi todas en el mismo (y horroroso) sentido. No se admite la disidencia, que no sé qué es peor.

      Yo suelo sonreir. Sonreir y contestar, porque quedarme callada va en contra de mis principios. Es verdad que a veces no digo nada, depende de cómo me pille, pero intento contestar siendo amable, porque son conversaciones insanas… es decir, que yo sí creo que tienen trascendencia.

      Respuesta
  • el 06/02/2012 a las 8:56
    Permalink

    Por cierto, tema a parte son los bocazas, con si vas a por la niña, si te casas, si no…
    y lo de la niña, qué manía. Es cierto, no sé por qué la gente tiene esa predilección poar las niñas: Eso si tien un punto enfermizo, la verdad.

    Respuesta
    • el 06/02/2012 a las 11:37
      Permalink

      Lo de las niñas a mi me tiene preocupada… no sé qué está pasando, parece que los niños varones son de segunda, como si el embarazo de un niño valiera menos. Yo llevo ya una pila de comentarios en ese sentido que me da para escribir un libro.

      Respuesta
  • el 06/02/2012 a las 9:26
    Permalink

    Si te cortas el pelo porque te lo cortas y si no porque te lo dejas largo. Y por supuesto si el niño se pone malo es por tu culpa, que lo abrigas poco o porque el agua de la bañera no está lo suficientemente caliente. Yo tengo opiniones para todos los gustos, según algunos mi hija come mucho y según otros come muy poco, ¡pues qué te vamos a hacer!

    Respuesta
    • el 06/02/2012 a las 11:38
      Permalink

      Si a mi que haya opiniones diversas me parece genial. Lo que no entiendo es que se vea como normal soltar todo esto, como si fuera algo amable, cuando es una intromisión en la vida ajena y, además, nada neutral.

      Respuesta
  • el 06/02/2012 a las 9:40
    Permalink

    Yo tampoco trabajo fuera de casa, hago algunas cosillas remuneradas sin moverme de casa y relacionadas con mi profesion, pero no como para considerarlo “trabajo”. He elegido estar en casa con mis hijas, dos, niñas (y muy contenta de ello, tanto que el tercero, cuando venga, estaria encantada de que fuera del mismo sexo), y ahora que la peque empezara el cole, tambien seguire en casa. Me gusta tener tiempo para dedicarlo a los que quiero, auqnue a veces me agoten la paciencia. Me gusta, en mi tiempo libre, poder hacer “mis cosas” y no tener que dedicar ese tiempo a limpiar, cocinar, planchar… eso lo hago en mi “horario de trabajo”.
    A mi mucha gente me mira con pena afirmando que claro, en los tiempos que corren y con esta crisis, no habre podido encontrar trabajo. Nada mas lejos de la realidad, es que no lo he buscado, y si me han enviado alguna oferta, que lo han hecho, no he respondido por miedo a que me ofrecieran el trabajo!!
    Mi hija no va a la guarderia, porque no me da la gana, pero por desgracia casi nadie lo entiende y me contestan, claro, es que con un solo sueldo, no os lo podreis permitir, ni que la guarderia fueran unas vacaciones en las Bahamas!
    Y sigo dandole teta… pero hija, es que te va a dejar seca! No se como lo haces, estaras agotada y blablabla…
    En fin, que estoy de acuerdo contigo, si no tienes nada agradable que decir, mejor no digas nada, que para conversaciones sin importancia siempre se puede hablar del tiempo.

    Respuesta
    • el 06/02/2012 a las 11:41
      Permalink

      mucha gente me mira con pena afirmando que claro, en los tiempos que corren y con esta crisis, no habre podido encontrar trabajo.

      Sí, a mi también me pasa. Entonces yo contesto que no, que es que no he buscado, ni tengo intención de buscar si nada cambia, porque yo ya tengo un trabajo, que es el de cuidar y educar a mis hijos, que no es poco.

      De todas formas, lo enfermizo del tema es que estos comentarios, cargados de ideología, se consideren normales. ¿Imaginas que nosotras, con nuestra idea del mundo, fuéramos por ahí soltándoselo a cualquiera?. No se consideraría normal y lo mismo hasta nos linchaban. Esa es la reflexión que yo hago. Por qué ciertos comentarios deben considerarse amables conversaciones cuando están profundamente cargados de prejuicios…

      Respuesta
      • el 13/03/2015 a las 0:23
        Permalink

        Hola me gusta lo que escribes, yo tambien vivo contracorriente, tengo un niño de 2 años y estoy embarazada de 7 meses de una niña (los dioses me han debido de bendecir jajaja, chorradas el sexo yo queria otro miembro mas en mi familia con coletas o con pito),
        Una duda que me gustaria contestarais yo deje el trabajo cuando iba a nacer mi hijo, volvi cuando cumplio los 8 meses (por presiones del entorno y el comedero de coco de nuestro tiempo, el tu estas loca te piden que vuelvas, te ofrecen un horario de 5 horas a medida y vas a volver a decir no?, y cosas por el estilo), pero este año empezara el cole y cuando su hermana (dentro de 3 años vaya antes me parece un error) creo volvere a trabajar fuera (y no es que no trabaje porque tenemos una empresa de transporte y llevo papeleo pero antes tambien lo hacia y aparte ganaba otro sueldo con un trabajo a 8 horas, pero claro no habia nenes),
        No creis cuando van al cole sobra tiempo?

        Respuesta
  • el 06/02/2012 a las 9:46
    Permalink

    Totalmente de acuerdo con lo que cuentas, con tu percepción de estar en otra onda. Tengo la sensación de que cada vez somos más las que estamos al otro lado y tengo la esperanza de que algún día ya dejará de estar mal visto ir contracorriente ;D

    Respuesta
    • el 06/02/2012 a las 11:42
      Permalink

      No sé. Yo me acuerdo mucho de vosotras porque en este barrio no he encontrado nadie de mi onda. Vamos, es que ahora mismo en los parques no hay ni un solo niño por las mañanas que tenga la edad de mi hijo, pero ni uno sólo… Así que te puedes imaginar los comentarios…

      Respuesta
  • el 06/02/2012 a las 10:04
    Permalink

    Cuanta razon llevas!
    en mi caso, el segundo también va a ser un niño, y cuando la gente me pregunta y se lo digo, la reacción normal, es : Vaya! que pena! pues luego tendreis que ir a por la niña! Estoy harta de dar explicaciones y de decir que nosotros preferiamos niño.
    Por que la sociedad piensa que lo mejor es la parejita?
    Bueno, pasa con esto y con un montón de cosas, a veces me resulta hasta gracioso que todo el mundo te pregunta lo mismo y reacciona igual a las respuestas.

    Respuesta
    • el 06/02/2012 a las 11:43
      Permalink

      No sé si es por la parejita o es porque no es niña. Porque cuando tienen dos niñas, o tres, nadie suele hacer decir nada.

      Este tema me tiene muy quemada, cada vez contesto peor porque me parece verdaderamente indignante.

      Respuesta
      • el 06/02/2012 a las 14:07
        Permalink

        Tened por seguro que es porque no es la parejita… Lo dice una madre de dos niñas.

        Respuesta
        • el 06/02/2012 a las 14:19
          Permalink

          Sí, sé que esa es tu experiencia pero no acabo de tenerlo claro. Me gustaría saber la opinión de otras familias en las que todas son niñas, ¡podía hacer una encuesta!. Yo creo que los niños son mal recibidos, en líneas generales.

          Respuesta
          • el 06/02/2012 a las 14:32
            Permalink

            Conozco bastantes familias con dos niñas, y tooooodas hemos escuchado cada lindeza que alucino. Si es cierto que entre mujeres esta de moda lo de tener al menos una nena, supongo que quien piensa así tiene algún síndrome tipo Madonna de tener un mini-yo en casa o una muñeca a la que disfrazar… Pero tener tooooodo chicas es una desgracia, sobre todo para el padre….

          • el 06/02/2012 a las 14:35
            Permalink

            No me he puesto a analizar por qué gustan tanto las niñas. Pero tengo claro que es por alguna razón absolutamente banal como poder ponerlas coletitas o comprarles vestidos porque no creo que haya ningún argumento sólido para despreciar un sexo a favor de otro. Es increíble… en fin, la desgracia, en nuestro caso, parece ser que es la mía, en una casa llena de hombres 🙂

  • el 06/02/2012 a las 10:48
    Permalink

    Aún no soy madre, así que me he librado por el momento de estas faltas de respeto flagrante que mencionas, pero tengo una hijastra de cuatro años que si se ha llevado más de un ‘consejito’ por parte de desconocidos estando con nosotros.
    Mi niña es muy dulce y muy tímida, por lo que hablar con desconocidos o que estos se dirijan a ella directamente no suele gustarle en absoluto. En los últimos dos años he tenido que escuchar autenticas barbaridades por parte de estos. Desde que si seguía usando chupete se le iban a caer los dientes (¡por dios! ¿quien es capaz de decirle eso a una niña de tres años?) hasta que era un ‘bebé tontito’ por seguir usando pañal a los dos años y medio… En fin, una serie de cosas monstruosas, y lo peor de todo es que estas personas que se inmiscuyen en tu vida sin venir a cuento esperan que les estés eternamente agradecido, como si te hubieran hecho un enorme favor por meterle a tu hija esa idea en la cabeza… De verdad, que cuando sea madre a tiempo completo no creo que agradezca demasiado estas ayudas ‘externas’.

    Respuesta
    • el 06/02/2012 a las 11:44
      Permalink

      Se que pasan esas cosas. Tengo amigas con niños mayoers que el mío, de la edad de tu hijastra, y sé de sobra las cosas que les dicen. Con el daño añadido de que esos niños comprenden totalmente lo que les están diciendo. ¿Con qué derecho la gente se permite esos comentarios?. ¡Es que es inadmisible!.

      Respuesta
  • el 06/02/2012 a las 10:49
    Permalink

    Tienes mucha razón. La pregunta que hay que hacer en estos casos al interlocutor es ¿acaso te he pedido tu opinión? En fin… hay tantos tópicos que romper…

    Me gusta mucho tu blog, enhorabuena.

    Respuesta
    • el 06/02/2012 a las 11:45
      Permalink

      Muchas gracias por tus palabaras.

      Confieso que me cuesta ser desagradable y cortante aunque muchos se lo merezcan. Intento no ser borde, no me gusta hacer daño. Pero se merecen esa frase y alguna otra más fuerte.

      Respuesta
  • el 06/02/2012 a las 10:58
    Permalink

    Mi enhorabuena por tu segundo hijo, es genial que sea niño así compartirán más cosas los dos hermanos….no entiendo como piensa la gente. Yo si tuviera un hijo preferiria tener otro niño y además llevandose tan poco tiempo es genial, porque además de hermanos van a ser amigos y compañeros para siempre.

    Respuesta
    • el 06/02/2012 a las 11:46
      Permalink

      ¡Gracias!. Bueno, no sé si ser del mismo sexo garantiza o no que tengan una mejor relación, si hubiera sido niña me hubiera alegrado también mucho, hubiera sido un reto nuevo y supongo que distinto. Un abrazo.

      Respuesta
  • el 06/02/2012 a las 11:30
    Permalink

    ¡Cuánta razón tienes! Yo añadiría una más a tu lista: ¿Qué hace un niño tan mayor con chupete?
    A lo que yo contestaría:Señora, mi hijo tiene solo 20 meses y usa el chupete cuando yo considero oportuno, como cuando quiero tiene sueño o para que tenga la boca cerrada y no le diga a usted que es una maleducada). Lo peor es que a veces hasta le quitan el chupete de la boca, que el pobre crío ni rechista… Eso es una agresión y un asalto a la intimidad de mi hijo y les parece lo más natural del mundo. Una sociedad enferma, tienes razón.

    Respuesta
    • el 06/02/2012 a las 11:46
      Permalink

      ¡Mi hijo se chupa el dedo con 28 meses! ¡Te puedes imaginar!. En fin…

      Respuesta
  • el 06/02/2012 a las 11:47
    Permalink

    Sí, estoy de acuerdo contigo en que estamos en una sociedad enferma pero no comparto que los ejemplos que pongas sean los más adecuados. Te leo desde el principio porque me gusta tu preocupación por elaborar los temas (pareces documentalista, ¡lo haces realmente bien!)pero encuentro que te quejas demasiado por cosas que no tienen importancia. Que alguien demuestre su desencanto porque vas a tener otro niño no es de una sociedad enferma es que esa persona, simplemente no es prudente. Que alguien te pregunte a qué guardería va entra dentro de lo normal entiendo como normal lo que la mayoría hace, no te puedes enfadar por esas tonterías!!
    Y luego encuentro que estás constantemente justificándote (le dedicas muchos posts) por no trabajar fuera de tu casa y eso me mosquea. SI lo tienes tan claro, ¿por qué defenderlo tan vehementemente? Las mujeres madres que trabajamos también fuera de casa no pensamos que las mujeres como tú sois marujas ni nada de esas cosas que insinúas constantemente. Encontramos en trabajar en lo que hemos estudiado una inmensa satisfacción tanta como tú criando a tu hijo en casa. Son elecciones personales y no por ello somos peores madres. Luego también te diré que cuando los hijos van al cole las cosas se ven con otra perspectiva. Tú ahora estás encantada con un hijo que no está en edad escolar obligatorio y a punto de tener otro (por cierto, me acabo de enterar que es otro niño, enhorabuena) Tu vida ahora gira en torno a ese micromundo feliz que es tu familia y te entiendo perfectamente porque yo también he sido (y soy) muy feliz en mi micromundo y mi familia (tengo 4 hijos)pero los hijos crecen, la vida sigue y a veces cambiamos de opinión.
    También dices que no va haber más hijos. Supongo que quieres decir que no es vuestra intención pero…eres jovencísima, la fertilidad (aunque creas que no la tengas) es muy alta, quizás en tres o cuatro años tengas una sorpresa y te diga, ¿y por qué no? No recuerdo haber leído nada tuyo sobre el aborto pero puede ser que estés a priori en contar. No lo sé.
    En fin, perdona el rollo. Sólo quería trasmitirte que creo que eres una magnífica madre pero eres en exceso neurótica, probablemente porque vives un mundo demasiado pequeño. A veces, cuando por temas laborales una tiene que efrentarse a una realidad terrible (trabajo con gente excluida socialmente) la vida se ve de otro color.
    AH y por cierto, de outsider no tienes nada. Eres muchísimo más conservadora de lo que imaginas. Los outsider son otra cosa, créeme
    Un beso, y relájate!!!

    Respuesta
    • el 06/02/2012 a las 12:03
      Permalink

      Hola Mayka,

      Te agrezco tu punto de vista aunque, claro, no estoy de acuerdo en buena parte de lo que dices, supongo que te lo imaginas! jajaja

      A ver, creo que no hay que mezclar las cosas. No he dicho que me enfade (salvo el tema de que mi segundo hijo también es niño, que eso más bien me duele y me preocupa), simplemente digo que me parece propio de una sociedad enfermiza donde se considera normal y educado soltar comentarios con fuerte carga ideológica a personas que apenas se conoce.

      Lo de estar justificándome por trabajar en casa… perdóname que te lo diga así, pero es que siempre que criticais post de madres a tiempo completo decís lo mismo. Parece que si hablamos del tema es porque tenemos que justificarnos. Simplemente comentamos cómo vemos el mundo, cuál es nuestra visión, cómo nos sentimos. ¡Eso no es justificarse!. Y, aunque así lo fuera, no veo qué tiene de malo. Me parece genial que tu tengas el punto de vista que tienes, mis amigas que trabajan también lo tienen, pero mucha gente no es así, los comentarios son realmente insidiosos, ¿no pueda una responderlos?. Es que al final tendría que coger y cerrar el blog porque resulta que para algunas personas cada vez que hablo de ciertos temas es que me estoy justificando, ¡vaya por Dios!.

      Sobre tener más hijos… bueno, no es objeto del post, pero si me has estado leyendo sabrás que tengo una cesárea y una extirpación de un mioma (relativamente) grande. Por ese motivo, es muy probable que para tener a mi segundo hijo tenga una nueva intervención. Tres incisiones en el útero, además en dos sitios distintos, me parecen muchas ya de por sí, como para tener una cuarta (para tener un tercer hijo). Por ese motivo, y por muy joven que sea, dudo mucho que en un futuro decida tener otro, me parece que correríamos ambos un riesgo bastante importante. Y, al margen de la salud, hay otras consideraciones que te imaginas (de espacio, económicas…).

      Sobre el aborto ya he hablado otras veces en el blog, tampoco tiene mucho que ver con el post… pero sí, soy lo que tu llamas conservadora.

      En cuanto a lo de outsider… bueno, cada cual tendrá una idea. Mi forma de vivir y de ver el mundo es bastante extraña en los tiempos que corren y en una ciudad tan grande como Madrid, supongo que en eso coincidirás. Creo que eso me coloca en esa situación. ¿No se puede ser conservadora y outsider?. Llamémoslo cómo queramos, entonces. Lo de conservadora supongo que es por querer dedicarme a mi familia en cuerpo y alma, ¿no?, que no resulta nada moderno… Bueno, no me importa ser conservadora o cómo me quieran llamar y no tengo especial interés en ser moderna.

      No me considero para nada neurótica, me parece un calificativo un poquito fuerte, la verdad… creo que se utiliza a la ligera esta terminología y otras similares y no pensamos a lo que realmente nos estamos refiriendo: una enfermedad mental. Que reconozco mis defectos y los conozco de sobra (joer, ¡llevo media vida con casi los mismos!) pero me parece que exageras un poco. Te aseguro que me siento muy relajada, más aún en este periodo de mi vida. ¿Que soy apasionada en lo que cuento? Pues sí, ¡es parte de mi encanto! jajaja

      En fin, me gustaría que cuando escribo este tipo de cosas no apareciera siempre alguien con los mismos argumentos, siento que me repito como el ajo y que no llegamos a ninguna parte.

      Te agradezco mucho tu punto de vista, de verdad, le daré una vueltecilla a todo lo que me dices, siempre se aprende de las críticas constructivas. Un abrazo.

      Respuesta
  • el 06/02/2012 a las 12:37
    Permalink

    Ay tienes razón en lo de neurótica, perdóname si te ha ofendido, no era mi intención. la verdad es que las cosas cuando las escribes no suenan a como las dices. Tienes mucha razón en la falta de respeto de la gente, es cierto. Nadie en su sano juicio te preguntaría, hola, de qué color llevas las bragas y sin embargo sí te preguntan si vas a tener más hijos. A mí me ponen caras cuando me ven con cuatro. Ya no te digo si cuento que vamos a misa!!! y no somos del OPus, sólo creemos y practicamos (es más, no me gusta nada el Opus Dei) Y hemos tenido cuatro porque tanto mi marido como yo somos hijos únicos y queríamos que nuestros hijos tuviesen hermanos. No hemos tenido más por falta de dinero que no por falta de ganas (cómo te entiendo!)
    Justificarse? sí, en ambas partes, las que trabajan fuera y las que no. Deberíamos ser un poquito (sólo un poquito) más solidarias.
    COnservadora tú? Sí, pero para mí ser conservadora no es despectivo. Yo soy muy conservadora y antes de ser madre no lo era. Con cada uno de mis hijos he estado hasta los seis meses y no he podido arañar más días pero nunca he querido dejar de trabajar porque en mi caso concreto, en mi forma de ser, sé que me terminaría “rayando” y no sería feliz. EL que decida hacerlo, si le hace feliz, adelante. Lo importante y valioso es poder escoger.
    Y con respecto a un tercer parto, ¿ya te han dicho los médicos que tendrás cesárea? Ojalá que puedas tener un parto natural
    Suerte. CUándo sales de cuentas, por cierto?

    Respuesta
    • el 06/02/2012 a las 12:49
      Permalink

      ¡No te preocupes, Mayka!. No me ha ofendido lo de neurótica, sólo que me parece exagerado y creo que no debemos usar esas expresiones alegremente, porque hay gente que sí padecen enfermedades graves y, vaya, me parece poco respetuoso, como cuando decimos “parece autista” o “debo tener alzehimer”.

      Estoy totalmente de acuerdo en lo que has comentado sobre justificarse y sobre lo del Opus. Sobre esto último… uff, es que en este país parece que sólo los del Opus pueden tener familias numerosas!. Por eso te digo lo de la sociedad enferma, ese también me parece un buen ejemplo, ¡¡¡qué cortitos de miras!!!.

      Totalmente de acuerdo también en lo de la solidaridad. Y respeto. A mi nunca se me ocurriría decirle a nadie muchas cosas que pienso porque no es mi vida, no conozco los detalles de la suya, no puedo valorar las decisiones ajenas alegremente y dormir por la noche y, más aún, odiaría hacerle daño a nadie con mis comentarios. Pero eso creo que debería ser lo normal, ser prudentes, discretos… Si no tienes nada que decir que no sea prudente, ¡mejor no digas nada!.

      Normalmente lo de conservador se dice como algo peyorativo. Pero… es como todo, es relativo. Mira, yo cuando leo muchos comentarios de gente que tengo en twitter alucino, me doy cuenta de que para esa gente sí que soy muy conservadora. En cambio, cuando hablo con otras personas, resulta que soy “hippie” y espérate tú que baje a la calle con mi bebé en un portababé tipo fular o similar, ¡ya veras si esos piensan que soy progre o conservadora! jajaja

      Sobre el tercer parto… tengo la suerte de tener un ginecólogo estupendo con el que puedo dialogar. Ambos deseamos un parto vaginal pero lo valoraremos al final del embarazo porque el riesgo existe y no es tan pequeño como pudiera parecer, no se puede comparar a lo que se llama “PVD2C (parto vaginal tras dos cesáreas)” porque en mi caso no son dos cesáreas, son dos cicatrices distintas, de cirugías que nada tienen que ver, y además relativamente recientes (la miomectomía fue nueve meses antes de que me quedara embarazada), considerando además que la zona extirpada para quitar el mioma es (tirando a) grande. No sé qué sucederá finalmente pero no soy de correr riesgos inncesarios, por tanto, psicológicamente estoy preparada para volver a pasar por quirófano. Por desgracia, no tenemos la vida que idealmente hubiéramos querido. No me hace especialmente feliz pensar que tengo el útero tan “parcheado” con menos de 30 años pero doy gracias a Dios por haberme permitido ser madre dos veces, que ya es más de lo que tienen muchos y quizá más de lo que nosotros mismos podríamos esperar (pues no somos un dechado de fertilidad, por otra parte, y parece hasta milagroso que hayamos tenido a los dos nenes sin ayuda médica).

      Salgo de cuentas el 1 de mayo. Pero si es cesárea será antes, claro.

      ¡Un abrazo!.

      Respuesta
  • el 06/02/2012 a las 13:27
    Permalink

    Si sirve de algo, aplausos de un hombre (veo que comentan pocos en esta entrada) que aún no es padre pero que espera serlo y que comparte contigo el diagnóstico de que la sociedad está enferma. Hacen falta más entradas así y espero que sí, entre muchos que lo digan alto y claro se cambien las cosas.

    Respuesta
    • el 06/02/2012 a las 14:23
      Permalink

      Hay pocos padres aún por la blogosfera! Gracias por tus palabras. Pienso que si creemos en algo que es bueno para todos, debemos hacer por cambiar la sociedad, poquito a poquito seguro que podemos. Un abrazo.

      Respuesta
  • el 06/02/2012 a las 13:35
    Permalink

    Mucha polémica se ha armado! Me entretuve bastante leyendo los comentarios…

    Yo creo que llamarla “sociedad enferma” es un poco exagerado… Equivalente a llamarte neurótica (que por ciero, es una “patología”, pero todos tenemos un algo de neuróticos).

    A mí lo que me molesta no es que las personas piensen diferente a mí… De hecho, yo tengo dos niños y una niña… Y a cualquiera que no tenga niña le deseo la experiencia de tener una. Son maravillosas!!!

    Lo que sí creo que es impertinente, muy impertinente es hacer estos comentarios a personas que apenas conoces. Yo a mis amigas íntimas sí les doy mis opiniones… Soy la que tiene los hijos mayores (la mayoría de los hijos de mis amigas tienen al menos dos años menos que los míos, soy Psicóloga Infantil y además tengo trillizos, así que me siento con experiencia suficiente como para ayudar en algo a mis amigas, y ellas me lo agradecen). Lo que no haría jamás es ir lanzando comentarios y consejos a desconocidos. Eso es muy irrespetuoso.

    Lo que más me violenta es lo de sacarle el chupete a un niño, tocarlo, hacerle cosquillas… Eso no se hace con un niño que no se ha ganado tu confianza, es una falta de respeto. ¿Te imaginas que alguien te agarra en una tienda y te hace cosquillas? jajajaja!

    En fin… Mi opinión es que todas las posturas son válidas, incluso las que a mí me parecen extremas. Lo que debemos saber es cómo, dónde y a quién decírselas.

    Por eso tenemos blogs… Porque en ellos podemos expresar nuestras opiniones una y mil veces. A mí no me parece que te justifiques, me parece que usas tu blog para hablar de lo que te importa y te interesa y eso está perfecto.

    Ún abrazo!

    Respuesta
    • el 06/02/2012 a las 14:22
      Permalink

      Estoy totalmente de acuerdo contigo. Me quedo con esto que has dicho:

      Mi opinión es que todas las posturas son válidas, incluso las que a mí me parecen extremas. Lo que debemos saber es cómo, dónde y a quién decírselas.

      Sobre lo de tocar al niño, fíjate, recuerdo que fue una de las primeras cosas que escribí en el blog. Es algo muy difícil de combatir, la gente tiene unas ganas de sobar impresionantes y, como tu dices, es una falta de respeto total, es una intromisión en el espacio vital del niño, en su intimidad corporal.

      Besos.

      Respuesta
      • el 06/02/2012 a las 19:20
        Permalink

        Es curioso, leyéndoos me voy acordando de diferentes situaciones, con diferentes personas, por ejemplo, en mi trabajo (soy esteticista), cada vez que viene una clienta con su bebé, mi jefa siente la necesidad de tocarl@ incluso de cogerl@, la mayoría de los bebés acaban llorando, pq además mi jefa en vez de susurrarles cosas les grita con entusiasmo, y es que eso, me molesta incluso a mi que no soy la madre. A mi me gusta dejarles su espacio (tengan la edad que tengan), me gusta que me vayan conociendo poco a poco, no les hablo gritando ni poniendo esa voz que pone mucha gente cuando les hablan a los niños como si fueran tontos o algo así. Me encanta que me miren, les sonrío, les hago alguna cara rara para que se rían, pero en ningún momento los toco o los cojo si no es que me da permiso la madre, pq para mi es una falta de respeto.

        Por otro lado, mi madre es de las que dice “ni se te ocurra dormir a tu hijo en los brazos” cuando ella, de sus 4 hijos a tres les acostumbró a eso, a eso y a más cosas y luego ella se escuda en que como a ella ya le había pasado, pues para que no les pase a los demás, en fin…

        Y también está el tema de la edad. Si tienes hijos entre los 20-25, que eres demasiado joven para tenerlos. Si los tienes entre los 25-30, eres joven pero es una buena edad. Si los tienes entre los 30-35, que un poco más y se te pasa el arroz. Si los tienes a partir de los 35, que ya eres mayor para tenerlos, que no se tiene la misma paciencia, que ya no tienes tanta fuerza (yo creo que lo último es mentira, pq toda la vida se han tenido hijos incluso con más de 40 años, en fin…) y muchas más cosas que he oido a lo largo de mis casi 29 años. Y sí, a mi ya me han preguntado tropocientas mil veces que cuando me voy a quedar embarazada que dentro de poco se me pasará el arroz jajajajajaja.

        Respuesta
        • el 07/02/2012 a las 16:49
          Permalink

          Estoy contigo, estoy contigo…

          Respuesta
  • el 06/02/2012 a las 14:01
    Permalink

    Solo quería decir a las madres de dos niños que yo soy madre de dos niñas y también me han dado el pésame millones de veces por no tener la parejita… Y a mi pobre marido lo miran con taaaanta pena! Vamos, que he tenido que oír muuuuchas veces eso de “a ver si tenéis suerte de que el tercero sea niño y conserváis el apellido”.

    Respuesta
    • el 06/02/2012 a las 14:07
      Permalink

      Que atrevimiento!!! Será que la gente no medita ni un segundo en lo que dice?

      Respuesta
      • el 06/02/2012 a las 14:18
        Permalink

        Seguro que es por eso. ¡Pero deberían pensarlo!. Yo prefiero que piensen que soy una sosa o una borde pero procuro no despegar mis labios si no tengo nada prudente que decir!!

        Respuesta
      • el 06/02/2012 a las 14:20
        Permalink

        Zary, yo me lo tomo casi a broma. Además mi marido y yo ya hemos ensayado una respuesta que damos sieeeeempre. Decimos “no, ojalá que la tercea sea una niña, que en estos tiempos de crisis hay que ahorrar y nos saldría mas barato. Y además es mas cómodo, que aprender a criar a un niño cuando ya somos expertos en niñas nos da mucha pereza!”. Mi marido a veces responde con mucho salero “no, no, yo quiero que todas sean niñas, que quiero montar un equipo de natación sincronizada”. La gente se queda cortadiiiiisima y no sabe que responder.

        Respuesta
    • el 06/02/2012 a las 14:20
      Permalink

      Jajajajaja, ¡qué bueno! ¡Lo del apellido es que no se me había pasado por la cabeza ni por lo más remoto!. Madre mía, la gente tiene impertinencias para todas las situaciones, ¿eh?.

      Respuesta
      • el 06/02/2012 a las 14:28
        Permalink

        Si, si, argumentos hay buenísimos para tener lastima porque todo sean niñas: el apellido, que los niños son mas madreros y las niñas son muy despegadas, que son mas interesadas y menos nobles que los niños, que son mas difíciles de criar, que las adolescencias de las hijas son terribles, que son mas problemáticas, que cuando llegan a casa con el primer novio empiezan las preocupaciones reales… Os prometo que todo eso me lo han dicho personas casi desconocidas. Y no soy la única madre de niñas que ha escuchado semejantes lindezas…

        Respuesta
        • el 06/02/2012 a las 14:33
          Permalink

          Jajajajajajaja! Bueno, a mi me han dicho que si sólo tengo hijos el día en que se vayan de casa me quedaré sola completamente. ¡Me lo ha dicho hasta mi madre!

          Respuesta
  • el 06/02/2012 a las 14:07
    Permalink

    Me quedo con tu última frase “no sé si seremos muchas o pocas, pero no estamos solas. Y quizá, sólo quizá, si no contribuímos a la cadena, podamos cambiar el mundo”

    Respuesta
    • el 06/02/2012 a las 14:19
      Permalink

      Es que creo que es con lo que hay que quedarse. Algo podemos hacer, sobre todo porque la mayoría de la gente no sabe lo que dice. ¡Hagámos que reflexionen para la próxima vez!.

      Respuesta
  • el 06/02/2012 a las 15:49
    Permalink

    Yo también pienso que no estamos solas y que podemos hacer mucho mucho por esta sociedad enferma!

    Respuesta
  • el 06/02/2012 a las 16:53
    Permalink

    Mamacontracorriente quería hacerte la apreciación que lo de borde iba con ironía, no quiero que creas que quería llamártelo. Pero es que yo a veces me quedo con esa sensación, la de sonreír aunque te hayan dicho una impertinencia por no ser borde o por no quedar como borde.

    Respuesta
    • el 06/02/2012 a las 17:00
      Permalink

      Sí, sí, ¡te había entendido! 🙂 Besos.

      Respuesta
  • el 06/02/2012 a las 19:08
    Permalink

    Mira, embarazada del niño recuerdo una vecina que me preguntó el sexo y al decirle que era unnene va y me dice “ay qué pena!”, con lo feliz que yo era con mi churrita! y el último embarazo igual, la gente me preguntaba el sexo y cuando decía que era niña los comentarios era “qué suerte, anda la parejita, ahora ya te puedes plantar” y cosas similares, y yo, que adoro a mi niña, también le hubiera querido con locura si hubiera sido otro nene. La gente no tiene bastante con su vida que tiene que andar metiendo el dedo en la de lso demás y convierte en normales situaciones que no lo son…

    Respuesta
    • el 07/02/2012 a las 16:50
      Permalink

      Es increíble la desfachatez que tiene la gente, ¡y les parece normal!.

      Respuesta
    • el 07/02/2012 a las 16:46
      Permalink

      Faltaba que aprobara el comentario, por eso no salía 🙂

      Respuesta
  • el 07/02/2012 a las 11:24
    Permalink

    xHola, no he leído los comentarios porque son muchos, así que es posible que me repita. La sociedad está enferma en muchos sentidos, yo me he sentido más veces fuera que dentro y creo que me he acostumbrado. La gente siempre juzga, siempre, hagas lo que hagas siempre hay gente en contra, lo cual es lógico, pero a veces también agotador. Mi pequeño granito de arena: respetar a los demás y sus circunstancias, yo creo en una serie de cosas en cuanto a la educación, en muchas no coincido contigo, en otras sí, pero respeto que no a todos les gusten o les funcionen, e intento no aconsejar a menos que me lo pidan. Yo tampoco estoy trabajando, por elección, tengo dos carreras y no está muy bien visto, no sé si volveré a trabajar pronto o tarde, cuando lo considere, trabajaré, pero en unas condiciones muy claras, si no, no trabajaré. Para mí lo primero es mi hija, siempre, y a veces pienso que hemos retrocedido en cuanto a la maternidad, creo que la libertad está en poder elegir, antes al menos te dejaban cuidar de ellos (30 años atras) ahora si te quedas en casa no eres válida. Yo respeto de corazón a aquellas madres que tienen que trabajar y dejan a sus hijos con 16 semanas y a las que se quedan con ellos porque no soportan la idea de dejarlos tan pequeños, también.

    Respuesta
    • el 07/02/2012 a las 16:45
      Permalink

      Hola Isa,

      Me ha gustado mucho tu comentario, estoy contigo en todo lo que has dicho, especialmente en esto:

      (…) no sé si volveré a trabajar pronto o tarde, cuando lo considere, trabajaré, pero en unas condiciones muy claras, si no, no trabajaré. Para mí lo primero es mi hija, siempre, y a veces pienso que hemos retrocedido en cuanto a la maternidad, creo que la libertad está en poder elegir, antes al menos te dejaban cuidar de ellos (30 años atras) ahora si te quedas en casa no eres válida

      Un abrazo.

      Respuesta
  • el 08/02/2012 a las 22:17
    Permalink

    Sin duda todos debemos intentar ser lo menos impertinentes posibles, es algo que cuesta trabajo pero se debe tomar conciencia, tal como han dicho al responder a esos comentarios sin groserías pero haciéndoles ver que es una intromisión tal vez podamos hacer que en un futuro las personas pensemos antes de hablar.

    Por cierto aquí en México casi todos prefieren el niño sobre la niña, hombres y mujeres, yo estoy embarazada de mi segundo hijo y tengo 10 semanas aún es muy pronto para saber, pero si es nuevamente niña tengo unas tías que me miraran con ojos de lástima, como si por ser niña no fuera mi hija, a mí en realidad no me importa niño o niña de cualquier manera es mío.

    Saludos

    Respuesta
  • el 09/02/2012 a las 9:52
    Permalink

    hombre, yo sinceramente confío un poquito más en la sociedad, al menos en los círculos que yo me muevo no hay gente falta de valores y demás. Que existen otras personas con ningunos valores y demás, sí claro, existen ahora y siempre han existido. No considero que nuestra sociedad esté enferma. Lo siento.
    Que hay gente entrometida y un poco desconsiderada como los ejemplos que tu pones, sí, pero de ahí a la reflexión posterior va un trecho. Es cierto el ejemplo que tu pones con lo de los sexos de los bebes, pero de ahí a decir que se desprecia a tu bebé… Se hará sin duda por otro tipo de cosas, pero dudo que el sexo sea una de ellas. ¿Que es inusual que una madre no trabaje fuera de casa, en estos tiempos que corren y con la disminución de ingresos que significa? Pues claro, es una decisión muy valiente y que impacta. Pero me parece por tu parte una opinión excesivamente crítica y generalista a la sociedad. Porque cada persona es un mundo y eso es lo bonito, no?

    Respuesta
  • el 21/02/2012 a las 17:11
    Permalink

    Después de lo que comenté y de lo que leí en los comentarios a esta cuestión, lo he sufrido de nuevo.
    El pasado jueves supimos que el bebé que esperamos va a ser un niño igual que el que ya tenemos y desde entonces a la noticia sólo he oído respuestas del tipo “vaya, el siguiente ya verás que es niña seguro” o “a lo mejor se han equivocado al verlo, no te preocupes” o la peor de todas “bueno, no pasa nada, lo importante es que venga sano”.
    ¿¿En qué momento yo he dicho que quería una niña?? ¿El pobre bebé va a vivir estigmatizado por ser un niño y no una niña como todos creen que debería de ser? ¿es necesario que se tenga “la parejita”? Porque sea otro niño, ¿voy a tener que estar pensando ya en el siguiente hijo? Si decidimos mi marido y yo tener otro hijo será porque así lo queremos, no porque consideremos que si no tenemos niñas nos falta algo en la vida.
    Además, mi hijo está feliz con tener un hermanito que jugará a los coches y a la pelota con él, y eso es más importante que el hecho de que sean mayoría masculina en casa…

    Respuesta
    • el 21/02/2012 a las 19:44
      Permalink

      Me solidarizo totalmente contigo y muchos otras mamás seguro que también porque esto lo estamos padeciendo todas las que hemos tenido la “desgracia” según la gente de tener otro niño. No sé qué decirte, es algo bastante desalentador y, como digo en la entrada, un signo más de lo enferma que está esta sociedad, donde ese tipo de pésames están bien considerados, como si fueran lo más normal del mundo.

      Respuesta
  • el 23/03/2012 a las 17:32
    Permalink

    La gente es muy preguntona y le gusta mucho opinar. Y con los niños, pasa lo de siempre: todos saben cómo se padres, menos los propios padres.

    A mí me parece una falta de tacto preguntar lo de los niños. Porque por ejemplo, lo puedes preguntar a una pareja que llevan meses intentándolo y no lo consiguen.

    Respuesta
    • el 27/03/2012 a las 18:00
      Permalink

      Desde luego que lo es, se puede meter la pata, y mucho!.

      Respuesta
  • el 21/08/2012 a las 17:14
    Permalink

    Si te puedo preguntar, ¿de qué clase de gente te rodeas tú? Tal vez tengas parte de culpa, porque vaya personajes. Mi madre tuvo a 3 niñas y a mi padre le hubiera gustado un niño, y nunca les dijeron nada así, y mucho menos lo de la guarde y tal…
    Yo, si me considero incómoda y veo que no comparto nada con la gente sobre un tema que suele ser habitual en las charlas, me voy y santas pascuas.
    Espero que no te ofendas.

    Respuesta
    • el 25/08/2012 a las 22:41
      Permalink

      Gente muy normalita, ya lo verás cuando te llegue el turno 🙂

      Respuesta
  • el 06/10/2012 a las 18:54
    Permalink

    Yo tengo dos. Son completamemte diferemtes ,pero las madres ¿a que lugar quedamos? No es trabajo,cuidar una familia,pasar malas noches etc….

    Respuesta
  • el 09/10/2012 a las 11:48
    Permalink

    Dios mio! Durante mucho tiempo me he sentido la rarita, la enterailla y la exagerada por sentir que me hierve la sangre cuando escucho ese tipo de comentarios! Gracias a dios que no soy la única! En mi caso a sido muy pero que muy duro, tengo 25 años y mi hijo ya ha cumplido 2. Y a sido desastroso la manera en como por ser “joven” han cuestionado cada una de mis decisiones respecto a mi hijo. ¿Es que acaso ser joven va asociado a ser mala madre? Yo no me considero así. Mi hijo es un niño encantador, muy cariñoso y sobre todo educado, dice gracias siempre que le dan algo, pide perdón cuando hace daño y cuando pide algo siempre dice porfavor. Además es un niño muy sano y crece con vitalidad. Pero claro, si se resfria es mi culpa, si coge un virús de la barriga es k no le doy bien de comer. Como todos tienen mas “experiencia” se creen con el derecho de darme “consejitos” y “opiniones” que no solo sobran sino que molestan. Que yo, como todas las madres, tengo mi instinto maternal que me funciona a la perfección y me he empapado de leer y preguntar sobre la maternidad y los cuidados de un bebé! Y si, al principio de mi embarazo la gente me daba el pésame por ello, porque según todo el mundo, me habia arruinado la vida. Pero no, terminé la carrera, he montado mi empresa y soy la madre más feliz del mundo viendo crecer a mi bebe y compartiendo con él cada uno de sus momentos. Gracias por compartir vuestra opinión con las demás madres!

    Respuesta
    • el 09/10/2012 a las 11:51
      Permalink

      Es que además lo de ser joven también es algo muy relativo, yo creo que ser madre con 25 años no es ser joven, es una edad normal. Lo que no es normal es esta sociedad en la que vivimos que por causas totalmente ajenas a nuestra biología y sentimientos obliga a las mujeres a retrasar la maternidad hasta edades avanzadas. Al final llamamos a las cosas de maneras distintas para ocultar la realidad.

      Enhorabuena por tu maternidad y por vivirla como quieras. Besos.

      Respuesta
  • el 10/12/2012 a las 11:26
    Permalink

    Todo el mundo reconoce la existencia de esos comentarios pero hay dos posturas en los posts: los que se cabrean y los que le quitan importancia. Pues bien, me dirijo a los que le quitan importancia, esos comentarios tienen consecuencias: puede que no en mi o en muchas de las que escriben en este foro pero si en muchas otras/otros que son más vulnerables. Si te llevan diciendo desde el nacimiento lo problemático que es que el bebé duerma con sus padres, o lo exagerado que es que siga con la teta a los dos años, etc, etc, y estás pasando una semana de dormir poco porque en esa temporada el bebé por la razón que sea se despierta un montón de veces o tarda en quedarse dormido, si no eres muy, muy fuerte pueden hacer que se tambaleen tus convicciones, que te metas en un mar de dudas, que te metas en un lío con la pareja…
    Es mi caso, desde el principio, por instinto, la madre fue de las partidarias del colecho, teta a demanda, no guardería, etc, y yo lo fui siendo por lecturas y sentimiento. Ahora estoy luchando muy duramente para evitar que el bebé vaya a la guadería (ya sé que no sería ninguna tragedia que fuese) hasta los 3 años, lo peor es que a la madre la están cambiando de bando, si, con esas frases en apariencia “inocentes”: el bebé de la vecina que duerme del tirón 10 horas después de sólo 1 día de estivill, el que come como un campeón aunque a sus pocos meses ya está como una bola, lo felícisima que va menganita a la guarde después de “sólo” 1 semana de llorar desconsoladamente cuando la dejaban y tantas y tantas otras cosas que hacen que criarla de esta otra manera se vuelva una lucha tan agotadora mentalmente.

    En fin, yo sólo prometo seguir en la lucha… recuerdo este verano en casa de unos amigos viendo, casualmente, la aplicación del método “encerrar en habitación a solas unos minutos para pensar, cuando el niño hace algo incorrecto”. A la vuelta, en el coche, le prometí solemnemente a nuestro bebé que jamás le haría eso y sé que habrá momentos en que nos recordarán lo efectivo que fue el método comentado, momentos en que nos harán dudar pero también sé que cumpliré lo prometido.

    Respuesta
  • el 20/12/2012 a las 15:42
    Permalink

    Estoy totalmente de acuerdo contigo. Te felicito por esta estupenda pagina web.
    Soy madre recientemente y lucho diariamente por vivir la maternidad de la forma en que más feliz me hace: Junto a mi niña. No creo que la guardería sea el lugar idóneo donde los niños se eduquen, creo que son los padres los principales educadores, lo que ocurre es que nos meten miedo en el cuerpo diciéndonos continuamente como debemos o no educar a nuestros hijos. Igual ocurre con la lactancia. Se pasa muy mal al principio, y todo gracias a esas personas que por alguna razón u otra no dieron el pecho y alimentaron a sus hijos con biberón y realizan entonces esos comentarios impertinentes que a toda madre le hace dudar si realmente lo estará haciendo bien o no.
    Yo he tenido la gran suerte de tener el mayor apoyo que toda madre puede tener y es el de su pareja. Gracias a él puedo permitirme estar junto a mi hija veinticuatro horas al día, gracias a él superé la primera etapa de la lactancia. Pero también he sufrido todos esos comentarios (que supuestamente son para ayudarte) y que lo único que han conseguido en mí es revelarme ante todo aquello que la gran mayoría considera como “normal”.
    Me alegra que no esté sola y que hayan otras madres que piensen como yo. Un saludo y felices fiestas !!!!

    Respuesta
    • el 22/12/2012 a las 20:02
      Permalink

      Marta, no estás sola, gracias por acompañarme tu a mi también. Un abrazo y feliz Navidad 🙂

      Respuesta
  • el 02/08/2013 a las 22:12
    Permalink

    Yo tengo un hombre y ahora espero una mujer y la gente al enterarse me dice “pero qué bueno, que felicidad, la “parejita”, que perfecto, te felicito, me alegro mucho”… y yo me pregunto ¿y si fuera otro hombre qué?, ¿es que me dirían “pero que malo, que tristeza, dos hombres, que imperfecto, lo siento tanto, que pena por ustedes”?… y como me ven la cara seria, porque no me puedo sonreír con esos comentarios tan absurdos me preguntan algo aún mas bruto ¿y no estás contenta?, y les contesto “sí, estoy feliz, pero porque con los exámenes me dijeron que está sana, no porque sea niña o niño, eso me da igual. Y ahí me miran más raro, como que la loca soy yo.

    Respuesta
    • el 03/08/2013 a las 17:31
      Permalink

      Ya, te entiendo perfectamente…

      Respuesta
  • el 28/05/2014 a las 15:06
    Permalink

    Como entiendo todo lo que cuentas yo creo que ya la cosa va cambiando pero muy lentamente… aunque cuando escucho a la gente por la calle quejarse de las vacaciones de sus hijos o de que a nacido en enero y le tendré que pagar la guardería un año mas (de echo una chica estaba el día 31 del 12 paseando a tope haber si nacía ese año y no el siguiente por esta tema….) sin palabras… y otro tema que a mi me preocupa y mucho es que en mi propia familia (mis padres y hermana) yo sea un bicho raro por que aunque no trabaje fuera de casa mi hijo no a ido al fabuloso aula de 2 años que tenemos por aquí… y e decir que me a permitido vivir este año con el para conocer al niño maravilloso que se esta convirtiendo pero es que es mejor que estaría en el aula de 2 y no tan pegado a su madre…..
    Y si que creo que la sociedad esta enferma de gilipollez que tienen que solo piensan en móviles nuevos en coches nuevos y en mil cosas nuevas y digo yo luego les cambian por un marido o mujer “nuevo” y se quejaran sin mas… besos para esa preciosa familia que tienes por aquí queremos completar el puzzle dándole un hermanit@ haber que tal lo lleva luego mi peque….

    Respuesta
    • el 28/05/2014 a las 16:01
      Permalink

      Gracias por compartir conmigo tu experiencia! Besos para ti también, ánimo en la búsqueda de otro pequeño 🙂

      Respuesta
  • el 19/10/2014 a las 3:05
    Permalink

    Yo siempre pienso, y perdona que lo expresé asi: “las opiniones son como los culos, cada uno tiene el suyo” asi que da igual, que opinen. Que más da… El otro día salía un psicólogo en televisión diciendo que ante cualquier cosa que hagamos esta demostrado que siempre va a haber un 30% de personas a las que le parezca genial, 30% que te pondrá a parir y un 40 al que le dará igual… Pos eso

    Respuesta
    • el 22/10/2014 a las 14:06
      Permalink

      A mi me encanta “debatir” pero no todo el mundo sabe hacerlo sin insultar. Gracias por compartir!

      Respuesta
  • el 27/04/2015 a las 10:25
    Permalink

    Hace tiempo que le doy vueltas a esto y tienes toda la razón. Con las niñas también pasa. Cuando estaba embarazada de la segunda y respondía: “Es otra niña”, muchas veces obtuve por respuesta: “Ah, ¡qué le vamos a hacer, una no puede elegir!” y cosas así… Y yo respondía: “A nosotros no nos importa que sea niña”. A ver si ahora el único objetivo es tener a la famosa parejita. Vaya chorrada. A la mayor siempre le dicen que se van a llevar a su hermana a su casa, y ella alucina. Me parece horrible ese comentario. ¿Y los hombres que, sentados en el coche, le gritan por la ventanilla “¿Te vienes a mi casa?” amablemente…? Es por hacer una gracia, pero ¿qué gracia es esa? ¡Señores mayores sentados en el coche! Es que… Yo nunca contesto mal y hasta sonrío, porque me han educado así, pero me molesta.
    Ah y gracias a mi hija me he dado cuenta de que los adultos tocamos la cabeza de los niños al pasar por su lado por la calle, y ella lo odia. Ahora grita: “¡Me ha tocado la cabeza, mamá!” con cara de asco, y no me extraña. Desconocidos que te tocan la cabeza como si nada. Me he dado cuenta de que yo también lo hacía, y muchas veces es por evitar darle al niño al pasar, para asegurarte de que no le empujas ni nada, pero ahora intento hacerlo de otra manera porque he entendido que eso es invadir su espacio.

    Respuesta
    • el 01/05/2015 a las 11:40
      Permalink

      Ay Helena, qué razón llevas!

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com