Regalos para el recién nacido.

Cuando estás embarazada cuentas con que te van a hacer muchos regalos. Bueno, en realidad no a ti, sino al niño, pero como el niño no puede elegir, es como si se los hicieran a los padres. Hay muchas formas de enfocar el tema, dependiendo del tipo de familia y la relación que tengamos con ella.

Para nosotros, que no nos sobra el dinero, el enfoque más apropiado era el de “te echo una mano”, que significa que la gente te compra cosas útiles y que necesitas, consultándote primero. En principio, con esta fórmula evitas la acumulación de cosas inútiles, o tener que cambiar regalos, o que te regalen ropa que no te gusta y luego a ver cómo haces para decir que no te ha gustado nada. Como digo, en principio, parece una buena opción. 
Peeeero (¡siempre tengo un pero!), todo depende de cómo se hagan las cosas. Para mi, hay un matiz entre que me regalen algo práctico, que necesito, consultándome a mi primero, y que me den dinero para que haga yo lo que quiera con él. Os cuento nuestro caso para explicarme mejor: mi familia política decidió que querían colaborar en el ajuar del niño, comprándonos cosas como la hamaca, el cambiador, el móvil de cuna, etc. Hasta ahí, todo bien. Me pidieron que elaborara una lista con las cosas que quería, indicando modelo y precio. Ahí ya la cosa me empezó a gustar menos, porque el modelo “subasta” me parecería un poco embarazoso. Una cosa es sugerir y otra exigir pero como se empeñaron, lo hice.
Llegó el día de leerles la lista. Yo pensaba que cada cual iba a escoger una cosa y la iba a comprar por su cuenta, eligiendo lo que le pareciera mejor y luego nos lo iban a dar. Por eso en mi lista había varias sugerencias de cada cosa. Pero no, no, porque eso hubiera requerido el esfuerzo de ir de tiendas, comparar modelos, ponerse en nuestro lugar…Así que lo que hicieron fue darnos el dinero que estimamos que costaba cada cosa y punto. De ese modo, ya habían cumplido.
Quedé muy decepcionada. De familia lejana pienso que puedes esperar cualquier cosa, pero de familia cercana a mi marido esperaba otra cosa. Esperaba algo de ilusión, de iniciativa. Pensaba que les apetecía irse de tiendas a comprarle algo a mi hijo, con todas las ganas de comprar algo bonito, que le fuera a gustar, que le fuera a dar utilidad. Y lo que me encontré es con un montón de gente a la que le pesaba el culo y que no querían complicarse la vida, nos daban el dinero y a otra cosa, mariposa.
Direis que menos es nada, y ciertamente es así. Desde luego, nadie está en la obligación de regalar nada. Pero me sentí muy decepcionada porque para mi fue la constatación de que el nacimiento de mi hijo, el primer bebé de la familia, se la traía al pairo.
Luego, de quien menos te lo esperas, de gente más lejana y/o con pocas posibilidades económicas, te encuentras con que te hacen un regalo con todo su cariño, que han ido a una tienda a elegirlo, que lo han envuelto, que te lo traen a tu casa…y a mi casi me daban ganas de llorar de la emoción, de ver que alguien se había acordado de mi hijo cuando no tenía ninguna obligación de hacerlo.

Es el caso de una vecina de mi abuela, una chica joven que también estaba embarazada, que le compró una mochilita de productos Johnson’s a mi hijo, cuando sólo conoce a mi abuela de encontrársela por el barrio y en el Ahorra Más.

Tengo que añadir que mi cuñada ahora está embarazada (si la envidia fuera tiña…) y yo ni siquiera he preguntado por el tema. A pesar de que no tengo una gran relación con ella, nunca le haría a alguien lo que no quiero para mi, y no entra dentro de mis planes pactar un regalo. Debo aclarar que mi cuñada tiene una posición económica muy holgada y no necesita que nadie la ayude a comprar las cosas, por lo que por mi propia cuenta compraré algo que me parezca práctico y bonito, sobre todo pensando en el niño, quien, para bien o para mal, será primo de mi hijo.
Así es la vida, ¿verdad?. En situaciones como estas es cuando me doy cuenta de cómo son las personas que tengo cerca, cuáles son sus sentimientos y qué se puede esperar de ellas. 

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

38 comentarios sobre “Regalos para el recién nacido.

  • el 25/02/2010 a las 17:01
    Permalink

    Por desgracia a muchas personas les pesa el culo, como muy bien has dicho, hasta en las situaciones más hermosas de la vida, como es el nacimiento de un bebé.
    Lo que te sucedió me es familiar, yo viví una situación parecida. No solo con el nacimiento de mi hijo, sino también en su primer cumpleaños. Soltamos el dinero y así cumplimos. Para qué ir de tiendas, elegir, disfrutar, eso para qué. Pues eso lo hizo por ejemplo mi hermana y mi cuñado, que disfrutaron de lo lindo preparando las cositas para su primer sobrino. Pero hay cierta familia que no se merece ser llamada de ese modo. Y efectivamente, yo me sorprendí con parientes que viven incluso en otras provincias y que me mandaron regalos por correo para mi hijo.

    Respuesta
  • el 25/02/2010 a las 17:03
    Permalink

    Yo no me quejo, por que mis suegros si que se portaron muy bien, me compraron cosas que necesitaba para el bebé y yo tan contenta. Además mis compañeros del trabajo por ejemplo me compraron entre todos una trona estupenda y se presentaron en el hospital cuando nació el niño con un ramo de flores. Los compañeros de trabajo de mi marido también fueron al hospital con una cesta con cositas para el bebé que me hizo mucha ilusión. Y a verdad es que como no esperaba mucho me llevé gratas sorpresas. 🙂

    —-
    http://lallavedelbaul.wordpress.com/

    Respuesta
  • el 25/02/2010 a las 17:35
    Permalink

    Buf…. yo es que soy muy práctica y valoro mucho el poder elegir yo lo que realmente me gusta… Así que sí que me parece estupendo lo de la lista con precios.

    Con algunos amigos también lo he hecho así (a tí misma te lo he sugerido!!!! upssss…. jejejeje, ya te compraré algo!!! que lo que quiero es acertar). En principio creía que era la mejor opción porque yo valoro poder elegir el modelo que me gusta, pero me has dado que pensar!

    Besos

    Respuesta
  • el 25/02/2010 a las 17:36
    Permalink

    Yo tengo otro punto de vista, compré el regalo de mi primer sobrino con mucha ilusión, hable con mi hermano y le regalé un carrusel para la cuna. 69€, con música clásica, mando a distancia, unos muñecos bastante originales, y ahi con toda mi ilusión se lo llevo al hospital, se lo ví puesto un día en la cuna, no le gustó.

    Mi hermana, con la niña, terminó con 4 marcos de fotos de plata, iguales y con el nombre de la niña grabado…

    Yo que la gente regale dinero no lo veo mal, al fin y al cabo con ese dinero se puede comprar algo que a uno le guste que igual aceptar regalos que no se necesiten, regalos repetidos, o regalo que simplemente no gusten.

    Pero si realmente te hace ilusión abrir los regalos y encontrarte solo con sobres, es una decepción.

    Respuesta
  • el 25/02/2010 a las 17:47
    Permalink

    A ver, es que es complicado. Yo creo que esto es para hablarlo, que para eso se trata de la familia. Y si la gente te dice que te va a comprar una cosa, pues que te la compre, no que te diga que te la va a comprar y luego te de dinero.

    En nuestro caso concreto, me pareció de una pachorra alucinante. Bueno, no pachorra, sino pasotismo puro y duro.

    Ahora, lo que cuentas tu, rincinhos, pues esto también sienta mal, no me extraña que te doliera. Pero para eso hice yo una lista con modelos y todo, para que cualquier cosa que me compraran de esa lista fuera un acierto!!.

    Respuesta
  • el 25/02/2010 a las 18:15
    Permalink

    Estoy de acuerdo con Eva, si prefieren que elijas tu para que sea lo que más falta te hace, y lo más práctico, fenomenal. Tu les dices lo que es y ellos lo compran. Pero no, compras tu y ellos te dan la pasta. Yo creo que eso no debe ser así. Mis padres por ejemplo me preguntan que prefiero que regalen al niño, si esta ropa, o este juguete, qué le hace más falta,…. Y ellos van, lo buscan, disfrutan en la tienda eligiendo y lo compran. Pero soltar el dinero y despreocuparse, para mi eso no es regalar, es pagar.

    Respuesta
  • el 25/02/2010 a las 18:21
    Permalink

    El tema es complicadillo…
    A mi no me parece nada mal lo de la hacer una lista de "Necesidades" con precio incluído y que cada cual elija comprar lo que quiera o lo que buenamente pueda…ya que ellos se han ofrecido y te han preguntado…y que te den el dinero, pues ya lo veo un poco frío y con bastante desinteres por su parte…
    Hace muy poquito te comentaba que una muy buena amiga acababa de ser mamá y le reglalé un vestidito de lino (q tanto te horrorizó jijij ;)) que tanto le gustó a ella…
    Y para comprárselo, me tiré mas de una hora dando vueltas por un Benetton…que si tallas, que si calcula la edad con la cual se lo pondrá…Y sobre todo buscaba algo que me enamorase, para que le pudiese gustar a ella también.
    Y ella supo valorar el regalo por todo eso…y no por lo que le llevé que tampoco supuso un gran gasto(tampoco estoy en una situación muy bollante), pero si supo, que estaba comprado con mucho amor para su pequeña Nira…q al fin y al cabo es lo que cuenta.
    Saludos

    Respuesta
  • el 25/02/2010 a las 18:38
    Permalink

    Está claro que es una cuestión de opiniones y gustos.

    Tengo una gran amiga a punto de dar a luz (está de casi 41 semanas cumplidas) y como es casi de la familia le pregunté qué quería que le regalase. Me pasó una lista de cosas sin precio, y le dije que nos gustaría regalarle la bañera. Le pregunté qué modelo quería que le comprase y me dijo que no lo tenía claro, que quería verlos porque no había decidido nada. Así que le dije que cuando lo supiera me avisara para ir a comprarla. A los pocos días me llamó por teléfono desde una tienda de puericultura para decirme que acababa de ver una que le gustaba, me dijo el precio y me dijo qeu si me parecía bien la reservaba. Le dije que adelante con ello. A los pocos días le sugerí que fuéramos a recogerla o si lo prefería me diera un número de cuenta para hacerle el ingreso, y me dió el número de cuenta. Nos pareció lo más normal del mundo a las dos!!!

    Ahora estoy organizando un regalo de grupo en el que NO voy a participar, me estoy encargando de recoger todo el dinero del grupo de amigos, ya he investigado qué cosas necesita, y disfrutaré como una enana yendo a comprarlo mucho más que haciéndole una fría trasferencia bancaria, pero sé que tiene la bañera que ella considera más adecuada, la ha comprado cuando ha querido y se la ha llevado a casa cuando ella ha estimado conveniente….

    Respuesta
  • el 25/02/2010 a las 18:43
    Permalink

    … Pues básicamente estoy de acuerdo con MLD: yo tenía muy bien educaditos a mis progenitores; se les dijo que tal dia a tal hora en el Corte Inglés con las tarjetas en ristre: nosotros elegimos y ellos pagaron. Todos felices y contentos 🙂 Pero escuchamos sus ideas, ¿eh? Mi madre quería un cochecito más clásico. Se la escucho y, después, se eligió un Jané rojo Ferrari. 🙂

    Respuesta
  • el 25/02/2010 a las 18:46
    Permalink

    enestadodeguerra!!!! voy a imprimirme esta frase que acabas de escribir:

    "Pues básicamente estoy de acuerdo con MLD", enestadodeguerra dixit.

    Tú y yo de acuerdo!!!! Sabía que este momento llegaría algún día. Hagamos fiesta en el blog!!!!

    😉

    Besossss

    Respuesta
  • el 25/02/2010 a las 19:21
    Permalink

    Jajaja, MLD, estoy de acuerdo con los ejemplos que has puesto. Pero partimos de la base de que tu te has preocupado por hacer lo posible por "acertar" y ya cada cual ha hecho lo que le ha parecido mejor.

    A mi nadie me preguntó si me parecía bien que me dieran el dinero y me lo comprara yo. De hecho, si hubieran sido un poco observadores, hubieran notado que titubeé bastante y estuve a puntito de decir lo que pensbaa. Es un matiz.

    Respuesta
  • el 25/02/2010 a las 19:24
    Permalink

    Glory, jajajaa, me horrorizó por el lino, que le tengo una manía que no veas ! xDDD

    Pues es lo que decimos al final todos, que siempre y cuando ambas partes estén de acuerdo, genial, pero no fue mi caso. Yo siempre he valorado más un regalo "currao" que el soltar la pasta y escurrir el bulto.

    Respuesta
  • el 25/02/2010 a las 20:49
    Permalink

    Yo creo que si lo que quieres es regalar dinero, regalas dinero y punto, y no andas preguntando, ni pidiendo listas. El dinero viene muy requetebien; evidentemente los regalos hacen mucha ilusión, sobre todo con el primer hijo, en que no tienes de nada y cualquier cosa es bien recibida, si te preguntan, mucho mejor, aunque yo particularmente tengo la "virtud" de pedir cosas que no me han hecho falta, aunque yo pensaba que si ( lease, los intercomunicadores de jané, que finalmente no usé, asi como alguna que otra mochila portabebés) ). Ah, pero llega el segundo y la cosa cambia, tienes prácticamente de todo (cunas, carros, tronas, juguetes, ropa sin estrenar o muy poco usada de recien nacido en adelante, bañeras, cambiadores, ajuares varios de sábanas, toallas, arrullos, etc); si el sexo del hermanito es distinto, hay opción ( aunque sea machista) , pero si son del mismo,… yo me quedaba en blanco cuando me preguntaban qué quería. Nunca jamás se me ocurrió pedir dinero, salvo quizás a mis padres, pero reconozco que me hubiera encantado dar un número de cuenta, o empezar a encargar paquetes de pañales, que era lo que más necesitaba, así como toallitas, cremas y jabones variados y… punto, realmente poco más me hacía falta. Y si lo pienso, en el fondo sigue así, lo que más gasta mi hija pequeña son pañales, leche de continuación que la teta se acabó, papillas… Bueno , que me voy de tema. Eva, te comprendo muy bien, tu tenías ilusión en que ellos tuvieran ilusión, y al final todo quedó en un frío intercambio económico, que lo que digo yo, entonces para qué preguntan, que suelten la pasta y ya está

    Respuesta
  • el 25/02/2010 a las 23:07
    Permalink

    Yo distingo tres tipos de regalos: los que se hacen por compromiso y con cariño, los que se hacen por compromiso y sin cariño y los que se hacen sin compromiso y con cariño (no creo que se pueda dar la cuarta opción aunque quién sabe). A mí me hacen ilusión todos los que se hacen con cariño, aunque sean sencillos y no me gusten especialmente. El dinero también lo considero un regalo porque hay personas (por ejemplo, mis suegros) que no se sienten seguros y piensan que no saben comprar bien y prefieren darnos dinero porque creen que con él nos vamos a comprar algo que nos guste (aunque, al menos en mi caso, a menudo acaba en la compra del súper). Yo creo que lo que te ha dolido a ti, Eva, es la falta de cariño que has percibido por parte de algunas personas,¿o no?

    Respuesta
  • el 25/02/2010 a las 23:58
    Permalink

    Pilar, Naia, efectivamente, lo que me ha dolido es comprobar la falta de cariño y de interés. Siento bastante pena.

    Respuesta
  • el 26/02/2010 a las 10:14
    Permalink

    A ver el tema es complicado… es que me he sentido identificada y por eso me animo a daros mi opinión. Es la primera vez que escribo pero sigo el blog desde hace tiempo. (Enhorabuena Eva me gusta mucho!)
    Yo creo que tu familia política lo tiene difícil contigo y no creo que consigan acertar nunca. Lo digo no por lo de hoy sino por lo todo lo que has escrito en anteriores entradas. Yo estoy viviendo un caso parecido con mi cuñada, casada con mi marido y con dos niños. Bueno, nunca acertamos: cuando vamos a verla porque vamos a verla, cuando no vamos porque no vamos, cuando le compramos algo porque que feo, cuando la damos dinero porque qué cutres… en fin todo malas caras.
    Tengo dos hermanas y los últimos cumpleaños hemos hecho lo mismo que tu familia y sinceramente dentro de nada tendré un bebé y vamos a hacerlo igual. A mi me gusta ir a elegir lo que quiero y ya que estoy en la tienda no me importa comprarlo y no decirlas a ellas que se den el viaje para encargar los mismo. Creo que cuando hay mucha confianza estas cosas son naturales y no deben molestar. A lo mejor en tu caso debería haber sido tu marido (ya que es su familia) el que debería haber dicho claramente que no estáis de acuerdo en vez de poner malas caras y no quedarte tranquila porque a lo mejor ellos lo ven lo más natural del mundo. Cada familia tiene sus cosas…
    Un saludo!

    Respuesta
  • el 26/02/2010 a las 10:19
    Permalink

    Rosa, ¡muchas gracias por leerme y por animarte a comentar!.

    Sí, ciertamente mi familia política lo tiene muy difícil conmigo. A veces me pregunto cómo mi marido ha podido criarse con ellos, porque son como la noche y el día, no se parecen en nada, afortunadamente. A menudo pienso que somos los "apestados" de la familia y que a nadie le interesa demasiado cuáles sean nuestros sentimientos o preocupaciones. Me da que no me equivoco demasiado.

    Estoy de acuerdo contigo en que si hubiera confianza se podrían decir las cosas claras. La cuestión es que no la hay, todo lo contrario.

    Mi marido nunca ha sido capaz de decirles nada. El calla y calla y punto. De hecho, si tiene que elegir, prefiere pelearse conmigo que con ellos.

    De todas formas, en lo que conté ayer, ya te digo que todo lo que puse en la lista estaba revisado por ambos, es decir, que eran aciertos seguros. Sigo empeñada en interpretarlo como una falta de interés y cariño porque estoy convencida de que es así.

    ¡Llevas mucha razón cuando dices que cada familia tiene sus cosas!.

    Un beso.

    Respuesta
  • el 26/02/2010 a las 10:57
    Permalink

    Perdona que vuelva a la carga pero tú te preocupas por ellos?, les muestras cariño?? es que esos comentarios también los hace mi cuñada y yo alucino. Me voy a desahogar un poquito: Es una tía que jamás en la vida me ha llamado para interesarse por mi, ni por nadie, fíjate que hay años que ni me ha felicitado por mi cumpleaños y encima pretende que estemos detrás de ella. Solo llama cuando quiere algo. Insisto, no estoy diciendo que sea tu caso pero es que muchas veces se recibe lo que se da. Y en el caso de mi cuñada está más sola que la una porque ella se lo ha buscado.
    Gracias por prestarme tu espacio para desahogarme, jajaja. Me das permiso para utilizarlo más? 😉

    Besos

    Respuesta
  • el 26/02/2010 a las 11:19
    Permalink

    Rosa, ¡desahógate siempre que quieras!. Espero que este siempre sea un espacio donde podamos contar nuestras cosas, nuestras preocupaciones y, si podemos, echarnos un cable para llevarlo mejor!.

    Creo que tu caso y el nuestro no se parecen.

    Mi marido sólo tiene esta hermana y nunca han tenido relación. Él siempre ha sido muy "profundo", con muchas inquietudes personales, filosóficas, artísticas. Y ella siempre ha sido una persona muy superficial. Como no han tenido nada en común, no han compartido apenas nada y su relación es lejana.

    Así que ni ella se ha preocupado por nosotros ni nosotros por ella. Ella ha vivido con sus padres hasta hace un año y pico y nunca ha venido a nuestra casa a vernos (a pesar de estar cerca) ni ha llamado por teléfono. Pero es algo que no me tomo a mal porque no hubiera tenido sentido que viniera o llamara, porque, como te digo: no hay relación.

    Por tanto, nosotros tampoco llamamos ni visitamos ni nada y nos encontramos con ella en "fiestas de guardar" únicamente.

    Supongo que en tales circunstancias es muy difícil pedir cariño.

    De todas formas, lo que cuento en la entrada no fue sólo cosa de mi cuñada, sino del resto de la familia: primos, tíos…gente que en principio parece que son cercanos pero realmente no lo son, puesto que nunca hemos tenido nada en común con ellos ni se preocupan de nuestra vida ni a nosotros nos interesa la suya.

    No sé si me he explicado. Te doy la razón, vamos, supongo que no se puede pretender que te den cariño cuando tu no lo sientes ni lo sentirás.

    Respuesta
  • el 26/02/2010 a las 12:02
    Permalink

    Yo creo nuestros casos sí se parecen. Creo que no me has entendido bien: cuando hablo de mi cuñada no la intento asemejar con la tuya sino contigo. Las dos estáis contra el resto de la familia y os sentís "apestadas" (como tú dices). No conozco tu caso en profundidad pero si dices que tu marido es tan diferente a ellos, seguramente hayáis decidido vosotros mismos aislaros. A mi me parece muy bien (las compañías las debe elegir uno y no que te las impongan) pero lo que luego no se puede pedir es que a la gente le hagan ilusión cosas tuyas o que pretendas que estén pendientes de ti si tú eres la primera que no te interesa su vida ni te preocupas por ellos. Lo dices literalmente al final del anterior comentario.
    Si por tu parte no pones nada no exigas ni te sientas ofendida cuando por la suya tampoco lo hacen. Lo que realmente indigna es que tú estés pendiente e intentes ser codial y la otra persona solo ponga malas caras. Pero en vuestro caso veo que es algo mutuo por lo tanto, cada uno por su lado y punto. Además qué suerte que en tu caso solo os veáis en fiestas de guardar. Eso que ganáis ambos!
    ¿A que se me nota que estoy indignada con este tema y me has tocado una fibra muy sensible de mi vida?

    Respuesta
  • el 26/02/2010 a las 12:17
    Permalink

    Lo de las familias políticas es complicado, de hecho es bastante raro que la relación sea BUENA sin peros, la naturaleza humana debe ser así. Yo, despues de muchos años de relación con ellos, ( me casé en 2002, despues de ¡10 años! saliendo con mi marido) he tomado la determinación de no enfadarme demasiado, y acepetar las cosas como vienen, bajo la premisa de que básicamente no puedo cambiar su carácter ni su forma de pensar o de actuar. Tampoco voy a cambiar yo, eso está claro. Pero actuando así se consiguen pasar esos malos tragos sin que sean tan malos, e incluso encuentras un punto de cordialidad en la relación. Besos

    Respuesta
  • el 26/02/2010 a las 12:41
    Permalink

    Jajaja Rosa, se te nota, se te nota!!

    ¡Te he entendido desde el principio, ya sabía que la estabas comparando conmigo! jajaja.

    Pues mira, es difícil comparar porque ni conozco tu caso ni tu el mío, pero desde luego llevas razón en que cada uno por su lado y sin pedir nada el otro.

    Lo único que digo es que si primero te interesas, luego no pegues el hachazo. Mejor hubiera sido pasotismo total, entonces, y un detallito el día que hubiera nacido y punto. No pedirme hacer una lista para luego acabar dándome dinero.

    Apestado no sé si es la expresión, simplemente que no tenemos nada en común y como suele ocurrir en todos los ámbitos de la vida, cuando en un grupito comparten una serie de cosas y una minoría no, la minoría queda automáticamente excluída, ya sea por voluntad propia o no.

    Pero vamos, que yo por eso no sufro, sino porque de vez en cuando quieran simular como que son una familia unida, cuando no es así.

    De todas formas, Rosa, me da que el debate no va a llegar a ningún lado jajaja porque tu estás con lo tuyo, que es muy comprensible y yo, que domino bien mi tema, no me voy a apear del burro! jajajajaaja.

    Una última cosa: te aseguro que mi cuñada ni intenta estar pendiente ni intenta ser cordial. ¡Tan mala no soy!. jajajajaa

    Pilar, sí, es muy complicado. Creo que tu filosofía es la mejor. A mi lo de mi familia política cada vez me resbala más, pero una cosa es que me resbale y otra que no me percate.

    Respuesta
  • el 26/02/2010 a las 13:03
    Permalink

    Rosa:
    Yo te he entendido desde el primer comentario, y estás bastante acertada 🙂
    A veces (y lo digo por Eva) cuesta verse a uno mismo de cierta manera.

    Respuesta
  • el 26/02/2010 a las 13:19
    Permalink

    Fernando, no te creas, a mi no me cuesta nada verme así, me reconozco en muchas cosas y no me importa, porque las decisiones que tomo casi siempre son muy meditadas.

    Sólo digo que, por una vez, pensaba que tratándose del nacimiento del primer bebé de la familia iba a ser algo que hiciera mucha ilusión, pero luego comprobé que nada que venga de nuestra parte hace especial ilusión. Y eso le dolería a cualquiera.

    Respuesta
  • el 26/02/2010 a las 13:44
    Permalink

    Eso pasa porque se tienen expectativas sobre las demás personas. No se puede pretender que los demás actúen como nosotros queremos. La gente es como es, y hay que aceptarla así.
    Como este es un blog sobre niños, aprovecho para decir que no voy a poner ninguna expectativa sobre mi hijo, de tal manera que le querré tal y como sea y haga lo que decida hacer, siempre que sea una buena persona, claro está.

    Respuesta
  • el 26/02/2010 a las 13:45
    Permalink

    Es verdad, no hay que tener expectativas de ningún tipo, pero ¡todos tenemos nuestro corazoncito!.

    Respuesta
  • el 26/02/2010 a las 14:15
    Permalink

    Estoy de acuerdo con Fernando en que el tener expectativas sobre las personas nos hace llevarnos muchos disgustos, porque nos acaban decepcionando. Creo que especialmente nos pasa a las mujeres: mi marido, mi padre, mis hermanos y el resto de los chicos que tengo cerca no tienen ese tipo de problemas y es que saben pasar más y quitarle importancia. Aunque me cueste reconocerlo en eso son más prácticos y listos que nosotras.

    Respuesta
  • el 26/02/2010 a las 14:18
    Permalink

    Fernando gracias por el apoyo! y totalmente de acuerdo en lo que comentas. Oye, qué divertido este tema…
    Efectivamente muchas veces esperamos que la otra persona se comporte de una manera y cuando no es así nos cabreamos sin parar a pensar qué es lo que hemos sembrado y qué nos toca recoger.
    Eva, dices que te parece que todo lo venga de vuestra parte no hace ilusión a tu familia política. Cómo les va a hacer ilusión si comentas que sólo os veis en fiestas de guardar!! Vamos que seguramente celebrarán más el nacimiento del vecino que ven todos los días en el ascensor que el vuestro. (Espero que esto no te moleste, lo digo con tono de broma).
    El cariño hay que ganárselo día a día porque la gente va a su bola y con todas las cosas que tenemos cada uno no nos paramos a pensar en cómo se puede sentir la otra persona y más cuando esa persona a penas participa en tu vida, muestra interés por ella y parece que todo lo que haces le sienta mal.
    Madre mía, podría seguir hablando del tema todo el día… pero ya paro, tranquila! jaja
    Es que muchas veces estas cosas que siento me cuesta hablarlas con mi marido porque al fin y al cabo es su hermana.

    Saludos!!!

    Respuesta
  • el 26/02/2010 a las 14:56
    Permalink

    Pues llevas razón, Rosa, no me cabe la menor duda de que hay personas de mi familia política que se han entusiasmado mucho más por otros nacimientos, aunque el de nuestro hijo, en teoría, sea el más cercano.

    Esto es un ejemplo de lo que yo siempre he dicho: que a la familia se la quiere por cómo se comportan y no por lo que son.

    Como he dicho antes, yo misma he elegido no tener más relación con ellos, porque no me gustan nada. Si mi marido hubiera sido muy de estar con ellos, probablemente no estaríamos juntos, porque no es gente con la que me apetezca estar.

    Así que, efectivamente, debo pasar más.

    Me alegro de que te hayas sentido aquí tan a gusto comentando estas cosas y espero que lo hagamos en más ocasiones.

    Un abrazo.

    Respuesta
  • el 26/02/2010 a las 14:58
    Permalink

    Estoy de acuerdo Naia, los hombres son más prácticos. ¡El ni se da cuenta de los feos que le hace su familia!.

    Respuesta
  • el 26/02/2010 a las 15:12
    Permalink

    Sí Naia, de acuerdo al 100%. Y es que nunca aprenderemos… En eso (y solo en eso, eh?) nos ganan… 😉

    Respuesta
  • el 26/02/2010 a las 15:32
    Permalink

    Ufff… ¿qué decirte?… el tema de los regalos es un marrón. En mi caso hubo una guerra campal con el tema de la cunita. Mis hermanos junto a sus parejas querían comprar la mejor cuna del mundo, miraban por internet, salía yo de tiendas…. y les jodía un montón el no poder venir a comprarla ellos mismos a Italia o enviarla desde España… aún así, todos poníamos la máxima ilusión. Hasta que se metieron mis suegros enmedio y mintiéndome "Unos amigos nos dan la cuna de su nieta, que está casi nueva y así nadie tiene que gastar nada. Que te den el dinero que hay que pagar facturas" compraron una cuna de 2ª mano que no resistió a los primeros saltos de Ari. Lo peor es que de la mentira me he enterado ahora, cuando toca deshacerse de la cuna y yo preguntaba si se la puedo pasar a una amiga embarazada o había que devolverla. Ni te cuento cómo ha sentado en mi família la mentira… Algo muy similar pcurrió con la trona, el carrito…. cuando me planté fue cuando mi suegra "sugirió" que les pidiera dinero a mis amigos como regalo del bautizo (pensando como siempre en facturas, alquiler etc…) y ya le dije que "Una mierda!!!" Nadie consiguió quitarle el placer a mis amigas de salir todas juntas de tiendas y elegir lo que más les gustaba a ellas !!

    Respuesta
  • el 26/02/2010 a las 15:35
    Permalink

    Joer, Alex, en todas partes cuecen habas, ¿eh?.

    Mira, yo con el bautizo no tengo rollos porque, simplemente, no va a haber bautizo.

    Respuesta
  • el 01/03/2010 a las 16:06
    Permalink

    Bueno, en mi caso hubo de todo, gente que fué con nosotros a comprar cosas para el bebé, otros que nos preguntaron qué queríamos y salieron a comprarlo, gente que regaló dinero y gente que apareció con regalos. Pero en general, si que lo común fué que a todos les hacía ilusión hacer algún tipo de regalo. La verdad es que me puedo hacer a la idea de lo que sientes cuando hablas de falta de ilusión, y espero que sólo sea por parte de tu familia política y no de la tuya propia o amigos.
    Como pega he de decir que siempre que alguien me preguntaba ¿qué os regalo? Yo decía… ¿qué tal una lele nueva para los papás? Pero ni puto caso que me han hecho!
    En mi caso, prefiero que alguien lo elija y yo lo pago, ya que mis gustos en lo que a ropas y demás trastos para bebés, no son lo que se dice muy comunes.

    Un saludo y espero que cuando nazca el bebé la cosa mejore

    Respuesta
  • el 01/03/2010 a las 16:10
    Permalink

    Nosotros también somos peculiares para la ropa y demás, lobo.

    Por cierto, el bebé cumple mañana cinco meses! jajajaa

    Respuesta
  • el 01/03/2010 a las 18:20
    Permalink

    Si es lo que tienen las sobremesas de los lunes, que al final la lías en algo, jajaja.

    Esta claro que a estas alturas ya sabrás a quien le preocupa tu peke y a quien no (en el caso del nuestro con 3 meses ya nos hemos hecho una idea, jejeje)
    Disfruta de los tuyos y al resto, pues como los medicamentos (por prescripción médica y sólo cuando falle todo lo demás)
    Saludos

    Respuesta
  • el 15/07/2010 a las 23:14
    Permalink

    yo soy feliz cuando la gente me regala $$$, soy complicadisima y casi que NUNCA me gusta lo que me regala mi familia, incluso ha llegado a pasar que vinieran ilusionadisimos de haber comprado algo perfecto para mi y que a mi no me gustara y terminara cambiandolas, sintiendome mal porque sabia q se habian esforzado, asi que hace dos años que mi padre siempre me da plata. Claro que no siempre me compro algo, pero es lo que me gusta mas y se que si compro va a ser algo que me gusta. Asi todos contentos.

    Mi madre ya aprendio tambien este año y me dio dinero, asi como mi abuela paterna jeje.

    Yo creo que si ya tenias una lista, tampoco es que se hubieran esforzado en comprarlo ya que era ir a buscar las cosas conmodelo y todo a las tiendas nada mas, supongo que sera esa la vision que tuvieron ellos (que si ya sabias q querias era lo mismo que fueras tu). Igualmente a mi eso de hacer listas no me gustaria nada, nunca sabes cuanto quiere o puede gastar el otro (tu caso es distinto pero aca es raro que te regalen tantas cosas como tu dices, ya que salen mucha plata como para que cualquier pariente no muy cercano gaste tanto)
    Un saludo y sigue escribiendo 🙂
    De paso me gustaria compartir el link de mi blog infantil, http://juegosymusicainfantil.blogspot.com/ esta aun muy simple y empezando pero van a encontrar muy buen contenido de a poco 🙂
    Gracias

    Respuesta
  • el 16/07/2010 a las 7:33
    Permalink

    Admin, pues sí, el dinero no es mala idea, pero en fin, yo prefería que la gente se esforzara un poquito, pensaba que la familia cercana estaba más ilusionada.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com