¿Qué tendrá el dedito?

Una de las razones para darle a Bebé el chupete (el famoso chupete de gota que luego no hay quien encuentre) es evitar, o al menos intentarlo, que acabe chupándose el pulgar con el mismo entusiasmo con el que sigue haciéndolo su hermano mayor (y lo que le queda).

Como se lo di al mes, al principio muy bien. No es que fuera un estusiasta, tampoco yo se lo ofrecía más que unas pocas veces en las que resultaba útil, pero lo cogía y le ayudaba a relajarse. La cuestión es que al cumplir los dos meses empezó, como todos los bebés, a chuparse los puñitos. Y de chuparse los puñitos a encontrarse el dedo va una camino muy corto. Y de encontrarse un día el pulgar a darse cuenta de que eso da gustito y mola más que el chupete, ni hablamos. Total, que casi tres años después estoy de nuevo peleándome con un gordito para que deje de meterse el dedo y chupe el chupete.

De momento la lucha va en empate. Hace todo lo posible por chuparse el pulgar y no duda en hacerle palanca al chupete o escupirlo cada vez a mayor distancia para conseguir su objetivo pero tampoco lo rechaza de pleno como hacía su hermano y son muchos los momentos en que lo acepta sin oposición. Además, a parte de que su elegido ha sido el de la mano derecha (el mayor eligió la mano izquierda) de momento no está todo el día dale que te pego, así que ahí sigo. Tirar la toalla, de momento, no entra dentro de mis planes, salvo que ocurririera como ya ocurrió en su día con Raspilla, que no hubo manera de convencerle de que no lo hiciera. Lo que hago en cuanto le veo que insiste e insiste y pasa del chupete es meterle un tetazo, que eso nunca falla. Si quiere succionar algo calentito, que chupe teta, digo yo.

No me quita el sueño ni en uno ni en otro pero me da cierta rabia esta tendencia que tienen mis hijos, ¿será genético? ¡pero si nadie en la familia se ha chupado el dedo (salvo que lo hiciera en secreto)! ¿qué tendrá el dichoso dedito?.

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

14 comentarios sobre “¿Qué tendrá el dedito?

  • el 17/07/2012 a las 11:26
    Permalink

    Yo me chupé el dedo hasta los 12 años, y no más porque comenzaron a crecerme las uñas. Mi hermano menor se lo chupó hasta los 8 años, cuando un compañero de clases se burló de él por eso y no volvió a hacerlo. Tal vez a tu Mayor le pase lo mismo, pero te aseguro que al bachillerato no llegará o durará mucho con el dedo metido en la boca. Y por el Pequeño, no sé, te diría que no le cambiaras mucho el chupón por teta. Yo lo hice al principio (creo que nuestros chiquitines tienen más o menos la misma edad) y era bastante esclavizante, ser su chupón además de su fuente de alimento. Le he estado poniendo el chupón en los momentos del día en que tengo cosas que hacer, y pues me ha funcionado bastante, igual se sigue chupando el puño, y a veces el pulgar y el índice cuando esta semi dormido…

    Respuesta
    • el 18/07/2012 a las 10:42
      Permalink

      Claro, yo también cuento con que el mayor dejará el dedo en cuanto vea que se burlan de él pero ojalá eso no pasa, pobrecillo!!. En cuanto a la teta, la verdad es que para mi no es nada esclavizante, a ver si cuando pueda escribo sobre ello!

      Respuesta
  • el 17/07/2012 a las 12:47
    Permalink

    Yo opté por la exclavitud del pecho, agotador pero no quería pasar luego por quitarle la dependencia del pecho, del dedo y del chupete. Tú decides 😉

    Respuesta
    • el 18/07/2012 a las 10:40
      Permalink

      Tengo que hablar del tema: a mi el pecho no me parece nada esclavo, todo lo contrario! jajaja

      Respuesta
  • el 18/07/2012 a las 0:40
    Permalink

    Mi peque cuando era bebé también se chupaba los deditos. Yo me preocupé, pero luego me dijo el pediatra que no me agobiara, pues era una etapa normal. Y así fue, dejé de darle importancia y no lo siguió haciendo pasados unos meses.
    Ánimo y suerte.
    Besos

    Respuesta
    • el 18/07/2012 a las 10:40
      Permalink

      Sí, Mar, normalmente es una etapa pero… la etapa, con el mayor, todavía no ha pasado, y son 33 meses. Yo también esperaba que dejara el dedito y no, por eso, en la medida de lo posible, tampoco sin ponerme borrica, intento que no coja esa costumbre.

      Respuesta
  • el 18/07/2012 a las 4:00
    Permalink

    El pulgar derecho fue mi mejor chupete hasta los siete años. Lo dejé de manera violenta: lo hacía a escondidas y el día que mi padre me vio me dio una bofetada que jamás ose a hacerlo de nuevo.

    Pero supongo que lo dejará a su momento. Mi madre lo hizo hasta los 16 años…y supongo que dejó de hacerlo por alguna burla de sus hermanos, según me cuenta mi abuela.

    Respuesta
    • el 18/07/2012 a las 10:39
      Permalink

      Vaya, ¡siento mucho que fuera así!

      Respuesta
      • el 18/07/2012 a las 22:13
        Permalink

        Sí, fue un momento muy feo que jamás he podido olvidar. Hay padres así, y me tocó uno. Lo bueno es que mi madre es la mujer más cariñosa del mundo y mi abuela, ambas sanaron mucho de lo difícil con relación a mi padre.

        Ya verás que tu bebo lo dejará por su cuenta. 🙂

        Respuesta
  • el 18/07/2012 a las 9:24
    Permalink

    Haga lo que haga ( chupete o dedo) llegará el día en que tenga que dejarlo, son etapas que hay que ir superando. Tampoco creo que le tengas que dar importancia que se chupe el dedo y termines luchando con el bebe ofreciendole otras cosas para que se acostumbre a ellas jeje es lo mismo, si le gusta el dedo va a chuparse el dedo!!

    Respuesta
    • el 18/07/2012 a las 10:39
      Permalink

      Eso fue lo que pasó con el mayor, que decidió chuparse el dedo y ante eso no hay nada que hacer. No es que me quite el sueño pero dejar el dedo es muy complicado, lo veo en él cada día, preferiría ahorrarle este “problema” al pequeño si es que fuera posible.

      Respuesta
  • el 18/07/2012 a las 12:04
    Permalink

    Eso mismo digo yo…que ¿ tendrá el dedito que no tenga el chupete?
    Mi hijo no quiere chupe, he probado de todas las clases, de lates, de silicona, ergonómicos, etc y nada de nada, se lo intenté dar porque cuando nació siempre se metía el dedito, luego se le fue la manía y el pequeñajo ahora con 5 meses y medio le estoy viendo que se vuelve a llevar el dedito a la boca…y cuando se pone insoportable…tetazo al canto ! jajajaja lo malo será cuando ya no tenga la teta… :-S

    Respuesta
  • el 24/10/2014 a las 11:39
    Permalink

    Me gustaria saber cómo van tus peques con lo del dedo. Llego aquí porque mi bebé de tres meses y medio se ha descubierto el pulgar estos días y aunque no lo hace compulsivamente y no se enfada vsi se lo saco de la boca, me preocupa. Le dejo que experimente o corto por lo sano? Nunca ha querido chupete y tanto mi madre como mi suegra opinan que debería insistir “que si no luego se chupan los dedos y es peor”. Pero no me convence insistir en que use algo que luego voy a tener que quitarle. Un rollo. Yo tuve un novio que con treinta y pico seguía chupando pulgar cuando se distraía y no me apetecería que le pasara eso a mi peque. En fin, perdón por el rollo. Ojalá me digas que es una fase y los tuyos lo superaron solos! Gracias.

    Respuesta
  • el 03/05/2016 a las 22:37
    Permalink

    yo tengo 11 años y me sigo chupando el dedo por mas que lo dejo no puedo pero ya se porque no dejo de chuparmelo nosotros los niños nos chupamos el dedo cuando nos aburrimos o tenemos hambre y no podemos evitarlo es como un vicio

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com