¿Qué hacer para recuperar el cuerpo tras el postparto?

Llega un momento en mis postpartos en el que me meto a un probador y cuando levanto la pierna para enfundarme el pantalón de turno me miro al espejo y pienso qué desastre, qué desánimo… ¿qué hago yo ahora para recuperar mi cuerpo o algo que se le parezca? Que en mi caso no es una cuestión de peso. Es una cuestión de hechuras difícil de explicar pero que cuando te pones en esa postura imposible te ves tantas carnes colganderas, pliegues y texturas extrañas que no sabes si necesitas un tratamiento especial, un entrenador personal o una reconstrucción estética de arriba abajo.

Contra todo pronóstico, este tercer postparto ha sido el mejor de todos. Recuperé el peso prácticamente de inmediato e incluso llegué a estar por debajo del peso inicial antes de que el hambre y la sed insoportables de la lactancia me hicieran volver a subir un poco.

Pero, como decía, el peso no lo es todo. Es la distribución de la grasa y, sobre todo, las carnes blandas, los pellejos, las arrugas en sitios insospechados. Cuando me pongo delante del espejo a hacer un hipopresivo… de verdad que alucino con cómo ha cambiado mi cuerpo en estos últimos diez años.

 

Cosas que influyen antes y durante el embarazo para después recuperarse mejor

Partir de un cuerpo en condiciones antes del embarazo es una ayuda. Pero no es una garantía. Yo llegué a mi primer embarazo con un abdomen trabajado y sin embargo se me fue al garete en aquella primera cesárea. Aún así, estoy segura de que si hubiera estado fofa ya de antes, el resultado habría sido mucho peor.

Hidratar bien la piel y luchar contra las estrías desde el principio ayuda un montón. Estoy convencida de que no se pueden evitar determinados efectos, pero cuidar la piel con un tratamiento anti estrías eficaz es importante. Utilizar productos naturales durante el embarazo, incluido un buen aceite anti estrías, es algo que siempre me ha preocupado. Contar con marcas certificadas como Weleda desde mi punto de vista supone un ahorro de tiempo ya que sabemos que serán cosméticos aptos para el embarazo (que si me conoces ya sabes que yo durante el embarazo me preocupo por todo).

No abandonarse durante el embarazo es fundamental. Que es fácil decirlo y muy complicado llevarlo a cabo, sobre todo cuando te encuentras fatal, tienes que hacer reposo o tienes un hambre canina. Pensar en lo que viene después ayuda, pero no siempre se tiene fuerza de voluntad para mantenerse activa y no comerse un mamut en cada ataque de hambre.

Desde mi punto de vista, además, mover el cuerpo y llevar una alimentación sana influye también el estado de ánimo y es una excelente base para luego sentirnos mejor durante los duros meses que llegan tras nacer el bebé.

 

Qué hacer para recuperar el cuerpo tras el postparto

Lo primero que habría que hacer es terminar el postparto.

Parece muy obvio pero en mi caso no lo es tanto ya que yo no vuelvo a ser yo en tanto que no termine la lactancia. Me pasó con el Mediano, con un postparto tan largo como los tres años y medio que le di el pecho. Y no fue hasta unos meses después de que hubiera terminado cuando por fin me sentí yo y mi cuerpo volvió a ser algo reconocible.

Esta vez estoy en las mismas. Aunque la Niña se encamine a toda velocidad hacia el año de edad, yo estoy en pleno apogeo puerpérico. Tengo sed todo el tiempo, tengo un hambre atroz las 24 horas del día, las hormonas de punta y, por descontado, no tengo la regla. Si le sumamos que me la tengo que llevar hasta a hacer mis necesidades y que cuando no estoy atendiéndola a ella estoy con alguno de sus hermanos, que como lo que puedo cuando puedo, que mi afición por andar-casi-correr ha tenido que quedar postpuesta y que las últimas semanas las estoy pasando doblada mientras la llevo de las manitas para que ella practique el andar… en fin, que no tengo tiempo de cuidarme.

Además, ya tengo comprobado que cuando estoy dando el pecho yo retengo hasta una rodaja de melón. Yo no conseguí volver a mis formas hasta terminada la lactancia del Mediano y esta vez me pasa exactamente igual. Seguro que te suena eso de tomarte un vaso de agua y que se te hinche la tripa automáticamente. Es muy frustrante.

Pero, sí, claro que se pueden hacer cosas para recuperar el cuerpo escombro. Ejercicio, una dieta en condiciones y – espera que me da la risa – dormir un mínimo de horas en condiciones.

A mi este cuerpo no me gusta. Puede que desde fuera no aparente haber tenido tres hijos, pero cuando me quito la ropa y me pongo frente al espejo no me gusta lo que veo y, sobre todo, no me reconozco. No es agradable. Ni aunque haya sido por una buena razón. Pero como hoy por hoy no puedo hacer nada, trato de no pensarlo mucho.

Mi momento está por venir. Y, como todo en la crianza, intento tomármelo con humor mientras ese momento llega.

 

¿Tu te has recuperado bien o te has sentido como yo por largo tiempo? ¿Qué te ha ido bien para recuperar tu cuerpo tras el postparto?

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo!Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada.Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

10 comentarios sobre “¿Qué hacer para recuperar el cuerpo tras el postparto?

  • el 25/03/2019 a las 11:25
    Permalink

    Qué díficil es ese momento de mirarte al espejo!
    Supongo que la respuesta es hacer lo que se pueda: sanear estilo de vida general (alimentación, menos sendentarismo), exprimir el tiempo un poco más y y hacer algo de ejercicio, y sobre todo asumir que el tiempo pasa, para todos, y nunca volveremos a lo que éramos. Trabajar la autoestima.
    Ojo que también te puede dar por el fitness y ponerte fuertota si es lo que realmente quieres (conozco ya a varias madres en los 40 que lo han conseguido). Pero vamos, el tiempo pasa, las carnes se caen, las arrugas se multiplican y el pelo canea. Para las madres y las no madres. Puedes hacer miles de cosas para verte y sentirte mejor, desde comer más fruta a pasar por múltiples operaciones, pero en este caso no se puede ir contra el tiempo.

    Respuesta
  • el 26/03/2019 a las 8:49
    Permalink

    Pues yo te animo. El cuerpo es muy agradecido a comer sano y hacer ejercicio (pero en serio). Cuando tengas tiempo, y sea tu momento. Pero hazlo. Es importante estar a gusto en tus carnes 😉

    Respuesta
    • el 01/04/2019 a las 12:25
      Permalink

      Sí, Laura, yo lo sé, porque cuando por fin cerré el postparto del Mediano y me pude cuidar mejoré muchísimo. Pero es verdad que es un desánimo total otra vez verme en una piel que no parece mía y que pasan los meses y no mejora y tampoco hay tiempo ni fuerzas para hacer nada. En fin, la maternidad, que es así 🙂

      Respuesta
  • el 26/03/2019 a las 17:46
    Permalink

    Concuerdo con el primer comentario. No son solo los hijos, son los años y en mi experiencia, entre los 36-38 pega el bajonazo sí o sí. Piensa que desde el inicio del embarazo hasta el final de la lactancia pueden ir fácilmente 3 años. Así que no podemos esperar que al final de ese tiempo el cuerpo esté como antes, somos 3 años más viejas. Se puede paliar pero no hay milagros. Es cuestión de irlo aceptando.

    Respuesta
    • el 01/04/2019 a las 12:26
      Permalink

      Lo tengo claro, Melisa. Si esta lactancia es “tan larga” como la anterior, es posible que llegue a los 40 años dando el pecho. No puedo pretender estar como cuando tenía 20, aunque en algunos aspectos haya estado mucho mejor físicamente estos últimos años de mi vida que en aquella época.

      Respuesta
  • el 26/03/2019 a las 22:42
    Permalink

    En mi caso: diástasis severa, ombligo desaparecido, carnes colgando en abdomen, hernia umbilical… vamos, que guardé los bikinis hasta otra vida y dije hola a los bañadores. Quizá una operación arregle esto pero tendré que esperar a ser madre de nuevo. Respecto al peso y lo demás, la dieta y el gimnasio volvieron casi todo al sitio.

    Respuesta
  • el 03/04/2019 a las 11:18
    Permalink

    Yo llevaba un año haciendo deporte “fuerte” antes de quedarme embarazada, pesaba 54 kilos. Estaba genial. Solo me engordé 8 kilos en el embarazo que los perdí todos nada más nacer mi hijo y con la lactancia recuperé esos 8 kilos y alguno más de regalo. Y ha día de hoy, cuando mi hijo ya tiene 2 años y ya hace tiempo que se destetó… sigo con peso de más que no consigo perder. Mi cuerpo no es para nada el de antes. Y no veo tiempo para empezar a ponerme en forma. Se que llegará el día que tenga más tiempo, pero por el momento poco puedo hacer excepto mejorar la dieta. Pero si, te entiendo muy bien. Es horrible mirarse al espejo y no reconocerse, o no poderte comprar cierta prenda de ropa que te gusta porque te queda fatal… pero bueno!!!! Hay que tomárselo con humor o estamos perdidas, jajajaja

    Respuesta
    • el 10/04/2019 a las 11:17
      Permalink

      Hola Susana,

      Desde luego que a la crianza hay que ponerle mucho humor porque si no, como tu bien dices, estamos perdidas.

      Yo hay días que me desespero, porque el hambre y la sed que tengo con la lactancia son tremendas y, bueno, ya va a cumplir un año pero yo sigo exactamente igual, que me comería un mamut cada tres horas jijijijiji

      Un abrazo.

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com