Mi dieta "espartana" durante el embarazo.

Lo he comentado en varias ocasiones: aunque siempre he sido propensa a coger kilos de más, en el embarazo mi cuerpo quemaba todo lo que comía, así que no tuve que preocuparme en absoluto por el peso. Tampoco es que me preocupara, tengo que reconocerlo. Si me hubiera puesto 20 kilos encima no me hubiera sentido mal, de hecho, estaba mentalizada para ello viendo cuál es mi metabolismo habitual. Pero como tuve la suerte de engordar solamente 7 kilos, un problema que me ahorré.
Lo que sí reconozco es que mi austera dieta contribuyó muchísimo a que no engordara. Mi intención no era evitar los kilos, para nada, mi intención era comer sano y, sobre todo, no comer cosas que pudieran perjudicar al niño. Me encanta la comida basura, no lo puedo evitar, es lo que más me apetece y más me pide el cuerpo. Pero yo sabía muy bien lo que me convenía así que, al final, entre las cosas que me prohibí porque no eran saludables y que soy especial para la comida, no comía apenas de nada.
¿Qué cosas no comía?:
– Ningún tipo de ensalada. No me gusta nada el sabor que aportan la amukina o la lejía así que eliminé de mi dieta todo tipo de verduras crudas. Fuera ensaladas, ya se trata de ensaladas hechas y lavadas en casa como ensaladas ya lavadas, comercializadas en supermercados.
– Ningún tipo de carne a la plancha. Me encanta la carne medio cruda, casi dando saltos en el plato. La idea de comerme un filete seco como una zapatilla no me motivaba en absoluto, así que cuando tocaba comer carne, la hacía empanada.
– Pescado. Como no tenía más remedio que comer pescado, a la plancha y seco sequísimo. Los días que tocaba pescado eran un suplicio.
– Para comer verdura, me inflé a pisto y judías verdes con tomate.

– Por supuesto, nada de embutido curado ni ahumados ni sushi.

– Beber sólo agua mineral. Nada de refrescos.

– Fruta… Mi asignatura pendiente. No me gusta nada la fruta. Al final del embarazo sí que comía una pieza diaria, pero sólo durante el último trimestre, reconozco que el resto del tiempo fui incapaz.

– Casi no comí queso, porque antes tenía que asegurarme de que estaba hecho con leche pasteurizada. La mayor parte de los quesos que más me gustan se elaboran con leche cruda, así que tampoco.

Entonces, ¿qué comía yo?. Una cutrez de menú semanal, está claro. Un día filete de ternera o de pollo rebozado con patatas al horno. Otro día, pescado a la plancha más seco que la mojama. Otro día macarrones. Y otro día judías verdes o pisto, quizá con cinta de lomo (súper frita también, claro). Aguacate, algunas veces…De ahí no salía.

También es verdad que ya que lo que me permitía comer no me gustaba nada, no tenía ni pizca de hambre. Para mi, alimentarme durante esos meses fue una obligación, muchas noches me hubiera acostado sin cenar. Eso que dicen de que las embarazadas tienen mucho hambre, a mi no me sucedió.

Está claro que si te quitas de salsas, comida precocinada o muy aderezada y embutidos, adelgazas. De hecho, durante los dos primeros meses de postparto estoy segura de que no es que no perdiera peso, es que engordé, porque me puse hasta arriba de todo lo que no había podido comer durante el embarazo: sushi, salmón ahumado, anchoas, hamburguesas, fritangas, patatas fritas de bolsa, refrescos, cerveza…¡Todo lo rico!. ¿Por qué será que lo más sabroso, lo que más apetece, es lo que más engorda y lo menos salubale?.

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

36 comentarios sobre “Mi dieta "espartana" durante el embarazo.

  • el 18/03/2010 a las 9:52
    Permalink

    Me surge una curiosidad: Con tan poquito peso ganado, ¿cuánto pesó tu hijo al nacer? ¿Te planteas hacer lo mismo en un hipotético futuro embarazo? Yo he tenido dos niños. Con el primero restrigción total de comida y engordé 14 kg, el niño pesó 2.750g y con el segundo comí "ad libitum" en el octavo mes llevaba 20 kg ganados y dejé de pesarme, el bebé pesó 3.950g . Cuando me lo dieron en el paritorio era como si tuviese cuatro meses.

    Respuesta
  • el 18/03/2010 a las 9:57
    Permalink

    Mi hermana está como tu, sin pizca de hambre. Pero ella come siempre como una lima y está muy muy delgada, su metabolismo lo quema todo, de hecho a veces se fuerza a comer más porque sino pierde peso, una cosa rarísima. Pero ahora, le cuesta un triunfo comer, todo lo hace con esfuerzo. Está de casi 5 meses, y perdió más de 3 kilos…. supongo que esta semana habrá recuperado algo. Así que engordará más o menos lo que tu.
    Yo sí que engordé….. 18 kilos del ala!!!! No me lo podía creer, era tremendo, pero es cierto que todo se concentró en la tripa y en el pecho, una cosa… Pero igual que vinieron se fueron. He recuperado mi talla sin una sola estría! un triunfo!. Pero yo sí que comía… uf, lo que comía….

    Respuesta
  • el 18/03/2010 a las 10:04
    Permalink

    Estoy, no me planteo nada. Quiero decir que me restringí esos alimentos por miedo a que fueran malo, no por no engordar. Y comí lo que mi cuerpo admitía, porque si comía de más me sentaba fatal y me daban muuchas naúseas.

    Mi niño pesó 3 kilos y 49 centímetros.

    De todas formas yo soy bajita y delgada, el mismo ginecólogo me dijo que a mi un niño de 4 kilos no me convenía nada con todos los problemas que tengo de asma y tensión baja.

    Belén, a mi me costaba un montón comer, una cosa increíble, todo lo contrario que sin estar embarazada.

    Respuesta
  • el 18/03/2010 a las 10:09
    Permalink

    Ya te digo Eva que mi hermana está así, le da todo asco, las cosas con salsas las aborrece, tarda una hora o más en comer… la pobre lo está pasando de pena. Y es que cada embarazo es un mundo, el cuerpo te cambia muchísimo. Pero mira tu niño sano y hermoso, con un peso y medida perfectos. Y es que si le falta algo lo chupará de ti, está claro.

    Respuesta
  • el 18/03/2010 a las 10:16
    Permalink

    Es justo eso, Belén. Yo estoy segura de que el niño chupaba todo lo que tenía que chupar, por eso yo estaba con las piernas más delgadas que nunca. La verdad es que mi ginecólogo nunca le dió importancia al peso porque yo comía bien, una cantidad razonable y sano, forzar comer más hubiera sido contraproducente porque lo habría devuelto. Si había días que después de comer me tenía que tumbar para no devolverlo.

    Respuesta
  • el 18/03/2010 a las 11:17
    Permalink

    En nuestro caso, al final del embarazo habíamos adelgazado los dos. Aunque por diferentes motivos.
    A ella, porque le diagnosticaron diabetes gestacional y yo porque decidí dejar de tomar mis cervecitas los días laborables.

    El niño pesó 3,400 si no recuerdo mal.

    Lo único que llevamos muy a rajatabla (las excepciones fueron muy muy raras) fué con el azucar. (Hasta me puse a hacer bizcochos con sacarina) pero no veas lo complicado que es encontrar pan de molde que no lleve azúcares.

    En cuanto a la toxo, pues tampoco nos agobiamos demasiado, ensadas en casa y sitios de confianza. Carne un poco más pasada, y el embutido cocinado, chorizo frito o cocido.
    Eso si el sushi no lo catamos en 9 meses (con lo que nos gusta!!!)
    Ella me decía que cuando diera a luz, no le importaban las flores, ni los bombones, ella quiería Jabugo del weno!! Así que no veas la que lió su hermana para conseguir jamón y una megabandeja de sushi, pasteles, chorizo… juas la habitación parecía una tasca de pueblo (sólo nos faltaba el hornillo!)

    Respuesta
  • el 18/03/2010 a las 11:20
    Permalink

    Fíjate que yo el jamón no es de lo que más eché de menos. Lo peor fue el sushi, sin lugar a dudas, seguido del salmón ahumado y las anchoas. Y el queso, que me encanta.

    Lo de la diabetes gestacional tiene que ser un rollo!. Yo en eso tuve suerte así que de vez en cuando sí que me comía un heladito.

    Respuesta
  • el 18/03/2010 a las 11:25
    Permalink

    Pues con semejante "dieta" lo extraño es que ganases 7 kilos, la verdad… 🙂

    Respuesta
  • el 18/03/2010 a las 11:41
    Permalink

    Yo engordé 12 kilos en el embarazo, algo razonable aunque hay que tener en cuenta que los tres primeros meses adelgacé por los vómitos. Pero luego, cuando se me pasaron no veas qué hambre! Y dando pecho muchísimo más; comía y bebía como una cosaca! Lo que más eché de menos fue el embutido, tanto que al dar a luz mi suegra me subió al hospital lomo y jamón serrano…

    Respuesta
  • el 18/03/2010 a las 11:46
    Permalink

    uf! nunca pensé q hubiera tantas cosas q no se pueden comer embarazada!! imaginaba q no sería bueno comer comida basura, sabia q no se puede beber alcohol, pero lo del chorizo, jamón y queso no tenia ni idea! jo jeje ¿y q voy a comer yo si algún día me embarazo cuando me junte con la familia!!?

    Respuesta
  • el 18/03/2010 a las 11:50
    Permalink

    Yo creo que las mujeres más delgadas o que tienen un metabolismo más rápido son las que engordan más durante el embarazo, independientemente de lo que coman, puesto que necesitan acumular reservas de las que carecen, tanto para el embarazo como para la posterior lactancia. Yo tengo sobrepeso, siempre he sido gordita, que se le va a hacer. En mis dos embarazos no engordé más de cinco kilos, comiendo normal, saludablemente, pero sin privaciones, quizás "arriesgadamente" puesto que no dejé de comer cosas como jamón, tampoco nunca me dijeron que estuviera prohibido. Mis hijas pesaron lo mismo al nacer, 3850 gr, y fueron bastante altas ( 52 y 54 cm). El resultado es que despues de dar a luz pesaba varios kilos menos que antes de quedarme embarazada y que puedo asegurar que el mejor tratamiento natural contra la celulitis es la lacatancia materna, se te quedan las piernas finísimas… Ahora bien, una vez se acaba la teta, ya mi cuerpo está volviendo a sus ser :(( A ver si me pongo a dieta…

    Respuesta
  • el 18/03/2010 a las 11:52
    Permalink

    Yo a dieta y me pongo a leer aquí lo rico qeu es sushi, embutido, cervecitas…jajajaj

    Respuesta
  • el 18/03/2010 a las 12:00
    Permalink

    Yo la verdad comi de todo aunque eso si fruta y verdura lavadas previamente con amuquina 15 minutos y despues otros 15 minutos en agua sola para que se quitara bien el sabor de la amuquina y la verdad es que luego no sabia a amuquina.
    El embutido jamon, chorizo, salchichon, lomo todo previamente congelado un par de dias o tres y luego estaba igual de bueno que siempre.
    Lo de los filetes no comi casi por lo que tu dices que como la suela de un zapato no me gusta
    Yo el unico problema que tenia con la comida era que el niño a la hora de la comida no paraba de dar patadas siempre y no te dejaba comer agusto, es mas despues de nacer siempre se pilla el berrinche a la hora de comer y lo sigue haciendo debe ser que se ha propuesto el no dejarme comer tranquila

    Respuesta
  • el 18/03/2010 a las 12:05
    Permalink

    En el tema de lo que se puede o no comer, ni dios se pone de acuerdo.
    A nosotros nos dijeron que el queso, de leche pasteurizada y del normalito (ni roquefort, cabrales, etc)
    El pescado, bastaba con congelarlo
    El embutido, unos dicen que congelarlo también, otro que ni eso (sólo cocinado, y claro no vas a poner un bellota a la plancha)
    Hidratos de carbono 1 ó como mucho 2 veces por semana.
    Una laaarga lista, que si al final le haces caso te tienes que alimentar a base de agua y poco más. Menos mal que cuando el niño va creciendo dentro te deja poco espacio para el estómago yte llenas antes que sino…

    Respuesta
  • el 18/03/2010 a las 12:07
    Permalink

    Pues mi matrona me dió un truco para poder comer embutido sin riesgo de toxoplasmosis: congelarlo. Así que no me privé de nada, la prueba son los veintitantos kilitos. Luego como vienen se van, normal (de 6.40 am a 00 o más sin parar ni un segundo, digo bien, y comiendo de pie en un rincón) lo raro es que no me ingresen, alguna vez lo he pensado así en plan fantasía (yo solita, en el hospital, sin visitas, con la comida hecha…)

    Respuesta
  • el 18/03/2010 a las 12:21
    Permalink

    A las que habeis comido embutido congelado, ¿qué tal se quedaba después, era comestible?.

    Lobo, estoy de acuerdo contigo al 100%. Yo me tomé todas las recomendaciones al pie de la letra y es lo que digo en mi entrada, que ¡¡al final no me quedaba nada que pudiera comer!! .

    Pilar, tu teoría me ha parecido muy interesante y coherente. Yo, aunque soy delgadita, tengo buen culo y buenas piernas. Vamos, que tengo una estupenda reserva. Quizá por eso lo que comía no me engordaba, porque el niño tiraba de ahí. Desde luego, como he tenido las piernas de finas en el embarazo no las he tenido nunca (ni las tengo ahora, perdí esa "esbeltez" en la misma clínica).

    Respuesta
  • el 18/03/2010 a las 12:21
    Permalink

    Marisa, el mío también tiene un radar para fastidiarme la hora de comer, es escuchar el microondas y ponerse a llorar, parece que quiere ayudarme a mantener la línea! xDDD

    Respuesta
  • el 18/03/2010 a las 12:34
    Permalink

    Pues yo he comido jamón despues de haberlo congelado y está estupnedo. Me explico, yo he comprado jamones enteros y en la charcutería me los han loncheado y envasado al vacío. Resultado: 6 o 7 kg de jamón en paquetitos de 250 gr. En la charcutería nos explicaron que la mejor manera de conservar el jamón era congelarlo, puesto que aunque lo envasaran al vacío, al no llevar ningun tipo de conservante, dejándolo solo en la nevera acaba poniéndose rancio. Y está estupendo, puedo asegurarlo.

    Respuesta
  • el 18/03/2010 a las 12:43
    Permalink

    Pues es interesante saberlo, Pilar. Que aunque el jamón serrano no es de las cosas que más eché de menos, una buena tosta con su tomatito, su chorrito de aceite y su lonchita de jamón serrano…¡qué rico!.

    Respuesta
  • el 18/03/2010 a las 12:52
    Permalink

    Humm, muy interesante, me apunto apunto esos truquis que no conocía!
    No suelo comer embutidos, pero un buen jamoncito si que no me lo salto, además parece que te prohiban algo para que te apetezca más, ley de murphy.

    Respuesta
  • el 18/03/2010 a las 13:03
    Permalink

    Yo el embutido que congele estaba luego perfecto despues de descongelado no se notaba nada de diferencia de sabor

    Respuesta
  • el 18/03/2010 a las 13:21
    Permalink

    Mi ginecólogo aquí me dijo que podía comer carne roja, porque el virus de la toxo muere si alcanza una temperatura determinada (60º creo) y que bastaba con pasar la carne por la sartén, aunque por dentro estuviese la carne roja, el virus había muerto… Fue un alivio, porque con lo que me gusta a mí la carnaza, habiendo tenido que renunciar a todos los embutidos, por lo menos fue un consuelo.

    Yo también tenía tendencia a engordar antes de tener hijos… En mi primer embarazo engordé 9 nada más (pero iba en bici a todas partes) y pesó el niño 4 kilos. Y en el segundo como tú, 7, y el niño pesó 3,6. Yo creo que lo que se engorde no tiene mucho que ver… Hay mujeres que engordan 30 kilos y tienen niños de 2. Aunque aquí en Alemania el ginecólogo te dice que lo normal son 20 kilos por embarazo!!!

    Ahora con niños me mantengo en forma. Entre la lactancia, que me dejó en los huesos y lo que se mueven, parezco que tengo entrenador personal. 😉

    Respuesta
  • el 18/03/2010 a las 13:29
    Permalink

    20kg por embarazo!!!! Quizás las Froilan mamás alemanas de metro noventa y complexión de armario ropero puedan con ello. Pero la típica mujer latina 1,60 y delgadita… no me extraña que terminen destrozadas.
    A nosotros la ginecóloga nos dijo que 1kg por més de embarazo (más o menos) con o sin diabetes.

    20kg, me has dejao de piedra! ¿cómo consiguen eso? El primer trimestre con las nauseas poca comida entra, en el último no entra porque no hay espacio físico, total que 3 meses viviendo dentro de la nevera (supongo yo)

    Respuesta
  • el 18/03/2010 a las 13:34
    Permalink

    30 kilos es una burrada pero Lobo, lo de los 20 kilos que no te extrañe, porque es muy habitual. Luego se pierden bastante rápido, la mitad los dejan en el paritorio y el resto…pues depende de cada una.

    Yo también creo, mamá en alemania, que no tiene nada que ver el engorde de la madre con el engorde del niño. Y siempre es mejor que la madre engorde poco porque si ya de por si el embarazo es un esfuerzo, con kilos de más debe ser fatal.

    Lo del kilo por mes se suele decir, sí, pero es que yo muchas en el primer trimeste no sólo no engordan sino que pierden.

    Respuesta
  • el 18/03/2010 a las 13:36
    Permalink

    Lobo, no todo el mundo tiene náuseas 🙂
    Yo no he tenido en ninguno de los embarazos (menos en este un poquito, a ver esto quiere decir que es niña!)…

    Pues no sé cómo lo hacen… (y tampoco son tan altas). Mi cuñada, que engordó 30 kilos, es que se desayunaba 7 panecillos con Nutella todas las mañanas, así que no me quiero ni imaginar qué es lo que comía y cenaba.

    Respuesta
  • el 18/03/2010 a las 14:00
    Permalink

    Está claro, si engordas es porque comes…. que no vengan con cuentos. Yo engordé mis 18 porque me harte como una cerda, así de claro, no lo escondo, ni lo pretendo. Y es que yo tuve muchísimas naúseas durante los primeros 3 meses, no quería comer de nada, no me apetecía nada. Pero llegado el cuarto mes me encontraba fenomenal, llena de energía, así que a comer, y luego 3 meses metida en una cama, me contaréis, pues así cogí. Si no llego a tener vómitos y naúseas no sé cuanto hubiera engordado XDDDDDDDDDDDDDDD
    Yo el jamón lo eché de menos cosa mala, me dijeron lo de congelarlo pero pensé que no ´quedaría igual, pero por lo que contáis craso error. Bueno ya lo sé para la próxima.

    Respuesta
  • el 18/03/2010 a las 14:56
    Permalink

    Yo engordé 16 kilos pero había que verme. El cuerpo lo tenía igual, si acaso más delgado pero lo que es la barriga, era descomunal. Cuando estaba de 7 meses dejé de hacerme fotos y no se me olvidará cuando un tendero amigo de mi barrio me dijo "¿Si te empujo ruedas?" XDDDD El caso es que con lo de la toxo me pasaba como a tí que no soportaba el olor que quedaba en las ensaladas con el producto ese asqueroso, y mi dieta normal es un 50% ensalada así que en el embarazo dejé de tomarlas. Los embutidos también me los quitaron así que tomaba legunbres a lo pobre. Con la carne igual, me gusta sangrante y claro tan hecha me daba un asco horrible, así que lo que más comia era pescado. La verdad es que comia mucho menos que de costumbre pero la tripa llevaba un ritmo increible, era como que iba por libre. Vamos que le preparé una piscina a mi canijo que ya la quisieran muchos XDDD Con decirte que cuando fuí a dar a luz, no había dilatado aún suficiente y aunque tenía una pequeña fisura en la bolsa, me mandaron para casa por que me dijeron que con la cantidad de liquido amniotico que tenía y el ritmo de pérdida podia pasar muchisimo tiempo antes de que fuera preocupante XDDD. El caso es que cuando dí a luz me quedé más delgada que cuando me quedé embarazada, pero todo lo que engordé fue luego, que me pasó lo que a tí. Me tomé la rebancha y comí lo que me dió la gana. Por cierto que mi peque nació ya casi criado 4.070 pesó la criatura y media 52 centimetros.

    —-
    http://escalpeloliterario.wordpress.com/

    Respuesta
  • el 18/03/2010 a las 15:05
    Permalink

    Madre mía Tifoidea!!! sí que nació criado el chiquitín XDDDDD.
    Yo recuerdo mis anchuras cuando di a luz, la tripa fláccida, rarísima. De golpe 9 kilos de los 18 se esfumaron, y a la semana al ritmo de teta que mi amigo llevaba yo creo se fueron 5 más. Después por otras historias mi dieta no fue muy regular, y yo creo perdí el resto. Eso sí, el sujetador aumentó 3 tallas, una barbaridad.

    Respuesta
  • el 18/03/2010 a las 15:25
    Permalink

    El nuestro también se había hecho una piscina hermosa. Amos que podía entrenar para las olimpiadas.
    la frase típica era "¿seguro que no hay otro escondido?"

    Respuesta
  • el 18/03/2010 a las 16:09
    Permalink

    Jajajaa. Pues fíjate que yo, con esto que digo que nunca está una conforme, me hubiera encantado tener más tripa. Ya lo he dicho varias veces, que yo tuve poca tripa y el día que fui a parir podría haber pasado por una embarazada de 6/7 meses, ¡qué rabia me daba!.

    De todas formas, yo creo si engordas 20 kilos no es sólo porque comas mucho. Es porque algo te cambia en el cuerpo que engordas más porque, pensémoslo friamente, 20 kilos es un montón… Vamos, es mi opinión, yo creo que las hormonas ahí tienen mucho que ver.

    Respuesta
  • el 18/03/2010 a las 16:28
    Permalink

    Yo engorde 18 kilos pero 10 se quedaron en el parte y la verdad es que yo tenia muchisimo liquido, no me extraña que el pequeñin no quisiera salir de alli.
    Supongo que lo que engordes va en funcion del liquido que retengas siempre y cuando no te infles de bollos o tengas problemas de tiroides y esas cosas.

    Respuesta
  • el 18/03/2010 a las 16:43
    Permalink

    Pues yo engorde 13 kilos, era todo tripa, parecía que traía gemelos y el niño peso 4,300 kg y midio 53, lo que no se como podia el pobre estar ahi dentro. Yo tampoco me prive de nada, pero es que se lo debió de llevar todo él porque yo tampoco engorde tanto para lo que comía.

    Respuesta
  • el 18/03/2010 a las 20:58
    Permalink

    El parásito de la toxoplasmosis no resiste la cocción, como muchos de los parásitos de los alimentos, así que si se comen los alimentos suficientemente cocinados no hay problema. Lo de la congelación es un poco controvertido, ya que algunos necesitan una determinada temperatura de congelación.

    Respuesta
  • el 18/03/2010 a las 22:46
    Permalink

    Guau! Yo lo intentaba, pero me costaba resistirme a comer porquería, sobretodo durante el segundo embarazo…
    En los dos gané 16 k pero los perdí rápidamente

    Respuesta
  • el 21/06/2012 a las 20:11
    Permalink

    Ya sé que son post de hace mucho tiempo pero me entran ganas de comentar…no puedo evitarlo..ja, ja, ja

    Hasta dónde yo sé, no por engordar más el niño será más grande ni al revés….no por tener menos barriga es señal de que algo va mal…

    Creo que cada mujer tendrá unos patrones ideales de engordar (ideales en el sentido de deseables) en función de su constitución….el IMC (índice de masa corporal)o por lo menos así me lo ha explicado a mi mi matrona con la que estoy muy contenta….Según ella, yo deberé engordar de 9 a 16 kilos….en este momento llevo 4 pero creo que los últimos meses son los que más se engordan….así que a ver cómo lo llevo….La última vez que fuí a la matrona me echó bronca porque según ella estaba engordando mucho (en aquel momento 3 kilos) pero esque yo soy de comer, me gusta hacerlo, me gusta comer de todo (legumbres, verduras, pasta, carne, pescado, fruta) y en cantidad…yo creo que como sano y variado….Por ahora no me ha dado por pegarme atracones de helados o de pastas, ni por tener antojos de cosas imposibles…..
    Veremos cómo acabamos….

    Respuesta
    • el 24/06/2012 a las 13:36
      Permalink

      Lo de los patrones ideales es una tontería, con todos los respetos, es como los percentiles y demás, son medias estadísticas, pero luego cada persona somos un mundo. Yo debía haber engordado más o menos lo que tu dices que te han indicado y no he llegado en ninguno de los dos embarazos y sin ningún problema, para engordar más habría tenido que comer panceta y donuts todos los días.

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com