Las amistades cuando tienes hijos

Unos amigos de mi marido, con los que quedamos de vez en cuando, tuvieron un hijo hace unos años, poco antes de casarnos nosotros, así que el niño va camino de tres años. Como os he contado varias veces, yo no he tenido bebés cerca, así que cuando quedábamos con ellos yo estaba deseosa de que lo trajeran, pero casi siempre venían solos y yo no entendía el por qué.
Vaya por delante que mi consideración de amigo es otra cosa, porque yo creo que a un amigo le puedes preguntar directamente por qué no se trae a su bebé a comer y decirle que estás deseando verle crecer. Pero no hay esa clase de relación, es una amistad que con el paso del tiempo y las vidas distintas de cada uno se ha ido enfriando, así que quedamos cada tres o cuatro meses, hacemos un pequeño repaso superficial de todo y listo. Resumiendo, que al final me lío: yo me quedaba con las ganas de ver al niño y no entendía por qué se lo dejaban a los abuelos para quedar con nosotros.
Tuvimos nosotros a nuestro hijo, fuimos un día a su casa a merendar, todos juntos claro…Hasta ahí todo bien. Pero llegó el día en que nos llamaron para quedar a comer, que hacía ya unos cuantos meses que no nos veíamos.
–  Hola, Y. ¿Os viene bien que quedemos este sábado?.
– Ah, pues sí, nos viene bien, el sábado nos vemos para comer.
– Vale, es que nosotros estamos sin el niño, ¿qué vais a hacer vosotros con X?.
– ¿Ein? Pues llevárnoslo, claro.
– Ah…bueno, pues entonces mejor quedamos otro día, que nosotros también tengamos niño, ¿vale?.
Todavía estoy esperando que llegue ese día y debe haber pasado ya mes y medio. En fin, que uno se lleva sorpresas al entender las cosas de golpe. Está claro que para ellos los fines de semana sin hijo son una institución que nadie debe osar perturbar y como han visto que nosotros no somos de esos…se ha debido producir un desencuentro…o algo parecido, porque os confieso que no tengo el tema muy claro.
Cuando me contaban amigas con hijos que habían perdido amigos porque “a la gente no le apetece tanto quedar contigo cuando tienes hijos” yo flipaba un poco. Porque yo me he relacionado con gente varios años mayor que yo, casada, con hijos, cuando yo tenía “veintipocos” y nunca tuve ningún problema, sino todo lo contrario. No sólo no me ha importado nunca quedar con matrimonios con hijos (quiero decir con matrimonios que se llevan a sus hijos a todas partes) sino que he esperado con ganas el compartir tiempo con ellos.  
El asunto me dejó bastante anonadada en su momento y sigo un pelín sorprendida. ¿Os han pasado cosas similares?.

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

52 comentarios sobre “Las amistades cuando tienes hijos

  • el 15/03/2010 a las 10:09
    Permalink

    Pues que gente más rara, la verdad…. Me dejas un poco patitiesa.
    La verdad que yo he sido una de las que más tarde tuvo al niño, como me costó tantísimo quedarme…. El entorno cercano tenía ya a sus hijos y quedábamos con ellos con niños incorporados. Nunca nos dio por pensar pedirles que "aparcaran" a sus churumbeles para vernos.
    Y ahora ya con niño yo lo que quiero es salir a todas partes con él, la verdad. Solo le he dejado con mis padres o con mi hermana cuando hemos tenido que hacer alguna compra de algo más seria que requería más tiempo del que la paciencia de un niño puede soportar. Pero para salidas y ocio, el peque siempre incorporado por supuesto.

    Fíjate, incluso con una pareja amiga que no tiene hijos (por decisión propia) quedamos tranquilamente con el nene y ellos jamás han puesto pegas, al contrario. Siempre que nos vemos le traen regalitos, juegan con él. No nos vemos mucho, pero mi hijo les adora.

    Me he quedado un poco alucinada con tu historia la verdad. Comprendo las salidas en pareja algún díita solos en plan romántico, alguna cenita puntual de celebración o algo así, pero dos parejas con hijos, salir por norma sin ellos, lo entiendo menos la verdad.

    Respuesta
  • el 15/03/2010 a las 10:11
    Permalink

    Casi nunca estoy de acuerdo contigo, pero a pesar de eso (¿o será por eso?) me gusta leerte. Y mira que con el post del 8 de marzo me tuve que morder la lengua para no contestar en plan guerra abierta, pero me contuve 🙂
    Pues sí, a veces nos pasa y eso que no somos tampoco de los de llevar al niño a todas partes, si eso incluye bares llenos de humo, fiestas con música a tope o sesiones de masaje relajante, donde su presencia está del todo fuera de lugar. Sin ir más lejos, este fin de semana tuvimos una boda. La ceremonia era a las 17:30, así que nos llevamos a D. para poder pasar con él parte del día. De otra forma, hubiéramos tenido que dejarlo casa de los abuelos a la hora de comer y ya no lo hubiémos visto hasta 24 horas después o más. Además, esperábamos que pudiera pasar un rato con los hijos de nuestros amigos (tenemos 4 o 5 de la misma edad), pero resultó que fuimos los únicos que acudimos con prole. Como casi siempre, se portó estupendamente, pero me dio penilla que estuviera tan solo (de compañía infatil, digo).

    Respuesta
  • el 15/03/2010 a las 10:21
    Permalink

    Estoy de acuerdo contigo Belén, ya te digo que me quedé bastante alucinada.

    Celita, muchas gracias por leerme. No te muerdas la lengua, por favor, si no estás de acuerdo estaré encantada de que me lo cuentes, ¿vale?.

    Nosotros es que no somos de bares con humo, ni fiestas de pueblo y no me he dado nunca un masaje relajante. Vamos, que nuestras actividades habituales se pueden hacer con hijos perfectamente aunque, como dice Belén, de forma puntual claro que puedo dejarle el niño a los abuelos.

    Es curioso lo que cuentas de la boda porque…¿no son las bodas un evento familiar?. En fin, no sé, yo creo que es lo más normal del mundo acudir a una boda con tus hijos pero como está claro que soy más rara que un perro verde, quien sabe…

    Respuesta
  • el 15/03/2010 a las 10:23
    Permalink

    Pues algo parecido sí…. mis amigos están organizando un finde todos juntos. SOy la única que tiene hijos ( bueno, hijo) Y aunque pregunté expresamente si el n´ño podía venir (porque sin él no voy) el plan no se adapta nada para niños…Así que al final no ire. Pero lo peor es que sé que me van a criticar por ello, porque no participo, no hago el esfuerzo, etc. No sé si cuando tengan hijos me entenderán.

    Respuesta
  • el 15/03/2010 a las 10:25
    Permalink

    Estos son los amigos de la universidad. Con otros amigos que tienen niños pues no hay problema, claro. Nos juntamos todos y es un jaleo que da gusto.

    Respuesta
  • el 15/03/2010 a las 10:25
    Permalink

    Mamareciente, no sé si te entenderán cuando tengan hijos. Y ¿sabes por qué?. Pues porque hay muchos padres modernos que largan a sus hijos día sí día también para poder seguir llevando una vida como si nos los tuvieran.

    Sin ir más lejos, ayer escuché hablar a mi cuñada, que está de siete meses, y su único tema de conversación era planear distintas vacaciones y escapadas, diciendo expresamente "si se lo quedan mis padres, si se lo queda fulanito, menganito…" y el bebé no ha nacido todavía!!!

    Respuesta
  • el 15/03/2010 a las 10:26
    Permalink

    Bueno, yo paso por aquí ligeramente, casi de puntillas por que tu ya sabes que a mi si que me ha pasado. Ya no solo es eso de que los fines de semana sean sagrados para algunas parejas, es que los planes luego se hacen para para parejas sin hijos. Me explico, para ir a comer, perfecto no hay problema en llevarse al niño, pero a lo mejor lo que les apetece es cenar y volver a las tantas, así que descartado el niño y por añadidura tu y tu marido que vais en el lote, no es una forma directa de decirte, mira a ver si buscas a alguien que se quede con el niño pero es igual de efectiva. De todas formas yo no tengo necesidad de trasnochar ni de ir a bares (llenos de humo) o discotecas, ya lo hice todo en su momento y cuando decidí tener al niño lo hice de manera responsable así que no me siento como si me estuviera perdiendo algo. Hay cientos de cosas que se pueden hacer con niños, y si alguien no quiere compartir la compañia de mi hijo, pues mala suerte. 🙂

    —-
    http://lallavedelbaul.wordpress.com/

    Respuesta
  • el 15/03/2010 a las 10:29
    Permalink

    Celita, cuando he hablado de llevar a mi hijo a todas partes es a sitios "sanos", yo no soy de bares llenos de humo, de salir de noche, y cosas así. Yo soy de paseos largos, de conocer parques y sitios al aire libre, de comer con amigos, de disfrutar de la naturaleza…..

    Respuesta
  • el 15/03/2010 a las 10:32
    Permalink

    Sí, yo suscribo lo que dice Tifoidea, ya tuve mi época de sitios con humo, llenos de gente, discotecas, fiestas populares y demás planes no aptos para niños. Yo me apunto al plan de Belén.

    Y la verdad es que, viviendo en una gran ciudad, tiene delito no hacer planes teniendo hijos, porque hay muchísimas posibilidades.

    Desde luego, Tifoidea, cuando alguien te propone ir a cenar te está dejando claro que pasa de tu "circunstancia" ampliamente.

    Respuesta
  • el 15/03/2010 a las 10:47
    Permalink

    Pues sí, eso de las cenas yo ya lo desterré hace un tiempo, je, je, je. Todos nuestros planes son aprovechando el día. Y ahora que al peque nos le podemos llevar a comer fuera, es lo que hacemos, pero nunca nos hemos planteado cenar desde luego. Como me pase de sus horarios estoy perdida.
    Además ahora con el buen tiempo puedes hacer tantas cosas, aunque solo sea una preciosa mañana de parque, comer fuera en algún sitio apto para niños (a mi hijo le encanta comer costillitas en Ribs, o pizza en una restaurante italiano de nuestro barrio, donde se portan estupendamente con los chiquitines), algún paseito, incluso siesta en el coche y si ya no puede más a casa, pero si aguanta otra vueltecita por ahí con el triciclo o con la moto.

    Respuesta
  • el 15/03/2010 a las 11:08
    Permalink

    Yo en general procuro adaptar mis planes a mis hijas y hago las cosas que puedo hacer con ellas. Si las dejo al cuidado de los abuelos es cuando considero que el plan en cuestión no es lo más adecuado para ellas, se van a cansar, se van a aburrir o van a montar el numerito. Un ejemplo es el de las bodas,salvo que sean de familia super directa, por suerte para mi economía y para mi, no tengo muchas, las dos últimas han sido de compañeras de trabajo, una fuera de mi ciudad; pues las niñas se quedan con los yayos que es con quien mejor estan, y no aguantando ceremonias interminables y aburridos convites. Y así de paso tengo mayores opciones para aguntar con los tacones todo el tiempo ;)Por otro lado, en cuanto al tema de quedadas con amigos, yo reconozco que cuando mi hija mayor era pequeñita siempre que podíamos, hacíamos las reuniones en mi casa ( solíamos hacer cenas) para no sacar a la niña de su ambiente y que se durmiera tranquila en su cunita. Cuando la niña fue mas mayorcita era más dificil que se durmiera y yo no soy partidaria de tener a los niños hasta las tantas por ahí, aunque sea en casa de amigos. Con lo cual, como te digo, el tipo de planes se acaba adaptando a los niños. Lo de tus amigos es raro, o no, tiene su explicación, prefieren quedar con vosotros o con otros sin tener que estar preocupados todo el tiempo con el niño, es una opción.

    Respuesta
  • el 15/03/2010 a las 11:19
    Permalink

    Sí, Pilar, es una opción. A mi lo que me parece chocante es que lo digan así, tan directamente. Porque eso equivale a no tener ningún interés en mi hijo y hasta cierto punto es comprensible, pero no por ello deja de dejarme helada.

    Respuesta
  • el 15/03/2010 a las 11:31
    Permalink

    Yo coincido en parte con Tifoidea. creo que no viene mal hacer algún plan de vez en cuando sólo para adultos (a parte de lo ovbio, jajaa)
    Ir a cenar, salir luego, etc.. entiendo que eso es lo que buscaban tus amigos.
    A mi me da pena ver al niño dormido en cualquier parte a las tantas de la noche, pero también a los padres que se van justo cuando empieza lo bueno, para que su hijo descanse (que conste que no me parece mal, pero a mi me molesta muchísimo tener que irme antes de tiempo porque mañana hay que trabajar por ejemplo. Así que me imagino que ante ese tipo de planes, el peke se quedará con sus abuelos)

    Respuesta
  • el 15/03/2010 a las 12:48
    Permalink

    … Imagino que todo depende de las costumbres que se quieran mantener. Como yo, antes de ser papá, tuve ración triple de humo, salidas nocturnas hasta el alba y visitas a garitos que a alguno/a os harían enrojecer, no tengo necesidad de seguir "saliendo" de ese modo. Mi casa está abierta a mis amigos… si vienen, estupendo. Si no quieren "juntarse" con niños… entonces no son mis amigos y no tengo porqué preocuparme. Es tan fácil como eso. Los que lo entiendan bien, a los demás que les ondulen.

    Respuesta
  • el 15/03/2010 a las 13:07
    Permalink

    Es una buena filosofía, enestadodeguerra, por lo menos para no sufrir por nadie.

    Respuesta
  • el 15/03/2010 a las 13:14
    Permalink

    Teniendo en cuenta la música que ponen ahora y lo que cobran por una copa como dios manda, no sólo es una buena filosofía, sino que no queda más remedio, jejeje

    Respuesta
  • el 15/03/2010 a las 14:28
    Permalink

    Desde que tengo a mi hija yo también he alucinado con mis amigos pero gratamente. Son muy pocos, por no decir una pareja, los que tienen hijos y sin embargo cada vez que decidimos salir cambian todos sus planes para amoldarlos a nuestras propuestas. De todos modos nosotros no salimos por las noches, así que ellos pueden desparramar en esos momentos. De todos modos, si hay planes no adecuados para un niño no siento que me esté perdiendo nada porque todo lo que me apetece es pasar el máximo tiempo posible con mi bebé. Ya me pierdo muchas cosas el tiempo que estoy trabajando. No entiendo la gente que está deseando de endosarlos y conozco unos ejemplos. Tampoco veo la imposibilidad de viajar con un niño, para mí los recuerdos del viaje son, sin duda, mucho mejores cuando me acompaña.

    Respuesta
  • el 15/03/2010 a las 14:34
    Permalink

    Nuria, a mi me pasa lo mismo, mi niño no "me sobra" para nada y tampoco entiendo la facilidad que tienen algunos para endosarlos…aunque, como tu dices, conozco muchos ejemplos (pero no por ello me deja de sorprender).

    Respuesta
  • el 15/03/2010 a las 14:50
    Permalink

    Tengo la suerte de tener los amigos tan estupendos que tengo, para mi son lo mejor…hemos ido teniendo hijos poco a poco y siempre nos hemos adaptado a ellos, ahora que yo llevo también al mio igual, hay sitios a los que ya no podemos ir pero en fin, es la vida, siempre hay momento para todo.Yo voy con el niño siempre, pero también hay momentos en los que no puede ser, este verano tuvimos una boda que empezaba a las 9 de la noche, evidentemente el niño se quedó con sus abuelos, en cuanto acabo la cena nos volvimos…y de vez en cuando nos escapamos los dos a tomarnos una cervecilla solos, pero son contadas ocasiones.

    Respuesta
  • el 15/03/2010 a las 14:58
    Permalink

    Eso es lo ideal, ana maría. Está claro que hay momentos en los que no puede ser pero son los menos habituales.

    Respuesta
  • el 15/03/2010 a las 16:55
    Permalink

    Nosotros somos los unicos de nuestros amigos que tenemos hijo, asi que pocos planes hacemos con ellos, mas que nada pq ellos sobre todo salen por la noche y para nosotros eso no es viable. Normalmente los viernes cenamos pizza y camino del de mi barrio hay al lado una gran terraza, pues siempre esta llena de carritos de bebe,(11 noche aprox) he visto a madres de pie arrullando a sus hijos para que se durmieran y mogollon de bebes durmiendo en su carrito y he flipado. Nosotros yo creo que 2 veces en año y medio nos hemos saltado la hora de acostar al pequedos veces. Una vez que estuvimos de viaje los tres y llegabamos al hotel un pelin mas tarde los dos estabamos padeciendo por el peque pq se estaba pasando de su hora, auqnue el estaba tan feliz en su cochecito. Nosotros si hemos salido por la noche en alguna ocasion y el peque se ha quedado con los abuelos, y a las bodas, a la de mi cuñada ira, es familia directa y habra mas peques, con lo cual se lo pasara bien, pero a la semana tenemos otra de amigos que es cena y a esa no nos lo llevaremos, no nos parece apropiado tener al peque a esas horas danzando. Para ver al peque mis amigos normalmente han venido a casa y de momento no me he encontrado con ninguna de mis amigas q no quisiera quedar conmigo pq me llevaba al peque, al contrario siempre estan deseando verle. No entiendo muy bien q pensaban tus amigos, la verdad. En fin, ya sabes hay de todo en este mundo y nunca dejan de sorprenderte.

    Respuesta
  • el 15/03/2010 a las 18:18
    Permalink

    María, yo tampoco lo entiendo y es verdad, nunca deja uno de sorprenderse.

    Ahora cuando empiece el buen tiempo veré otra vez lo que tu comentas, lo mismo de todos los años, las doce de la noche y las terrazas llenas de bebés durmiendo en sus carritos y de niños pequeñísimos todavía chillando y corriendo.

    También te digo una cosa: ellos mismos. Porque los niños necesitan unos horarios, una rutina. Si los padres pasan, estoy convencida de que al final no les va a merecer la pena.

    Respuesta
  • el 15/03/2010 a las 18:33
    Permalink

    Buen tema, niños gritando y jugando a las 12 de la noche y más tarde….
    No sabéis la de veces que se han medio reído de mi por no querer compartir una mesita en una terraza por la noche por tener que ir a acostar al niño.
    Habrá niños que no les afecte, no digo que no, pero al mío, cualquier alteración de horarios le afecta mucho, y como consecuencia nos afecta a todos.
    Igual este año que ya es más mayorcito podemos pasar de las 10 de la noche, pero el que manda es él, como siempre.

    Respuesta
  • el 15/03/2010 a las 18:36
    Permalink

    Jajajaja, es alucinante! Yo este tema lo conozco bien porque en verano muchas veces se nos hacía tarde sacando a la perra (coincidimos con un grupo grande de gente con perro y por la noche en verano da gusto) y, bueno, ya sabes que por la noche los perros pueden ir sueltos sin problemas pero aún así había padres que ponían careto cuando los que tendrían que estar en casita durmiendo son sus hijos.

    Respuesta
  • el 15/03/2010 a las 18:36
    Permalink

    es la primera vez que opino en este blog y aunque aún no tengo hijos entiendo lo que dicen de que se les discrimina en los planes por este hecho… yo no siendo mamá no me imagino decirle a alguien con un hijo que quede conmigo pero que no traiga a su bebé…
    Por otro lado tengo amigas que recientemente han tenido hijos y que ya no me invitan a sus eventos por este hecho… pero cuando estaban embarazadas les encantaba que les organizara salidas. Así que aunque he compartido los embarazos las fiestas de los peques y su crecimiento ya no se me ha permitido compartir… así que gente rara las hay en ambos bandos.

    Respuesta
  • el 15/03/2010 a las 18:36
    Permalink

    PArece que salir de fiesta es algo malo…Qué soy yo una depravada o algo así?

    Yo no veo porque una pareja con hijos, o un padre/madre soltero no pueda salir algún día de fiesta sin sus hijos.

    Que os guste o no, os respeto, pero no lo pongais como si fuese una herejía.

    Si a vuestros amigos no les gusta quedar con vosotros y con vuestros peques, y a vosotros sí os importa que no quieran incluir a los peques, es que no os conocen y no saben que teneis otra forma de pensar, así que en mi opinión, esa gente no son amigos, puesto que no os conocen. Y opino lo mismo en el caso contrario.

    Respuesta
  • el 15/03/2010 a las 18:41
    Permalink

    Pues vaya, Ángelica. Está claro que hay gente que "no se porta muy bien" ni en un sentido ni en otro.

    Ricinhos jajajaja, claro que no!! No se trata de eso para nada.

    Yo soy de la opinión de que cada cosa tiene su momento y si realmente eres una persona que te encanta trasnochar, salir de fiesta, los bares y demás…probablemente no sea buena idea tener hijos, seguramente no ha llegado tu momento.

    Creo que tener hijos es un sacrificio y un ejercicio de responsabilidad, lo cual no quiere decir que de forma excepcional no puedas hacer un plan "de adultos". Pero yo sí comparto la opinión de gente que ha opinado aquí que lo único que quiero hacer es pasar tiempo con mi hijo, en los bares y demás a mi ya no se me ha perdido nada.

    Y lo último que has dicho, pues llevas muchísima razón. Como ha dicho enestadodeguerra, esa gente no son amigos porque a mi que excluyan a mi hijo no me mola nada.

    Es más, a mi no me importaría excepcionalmente dejar a mi hijo un día para cualquier cosa, si se da la ocasión, pero bástese que me lo quieran imponer para que no me de a mi la gana.

    Respuesta
  • el 15/03/2010 a las 18:46
    Permalink

    No creo que sea incompatible que te guste salir de fiesta con tener hijos. Otra cosa es llevarse a los niños de copas.Eso sí que me parece una inmadurez tremenda, por mucho que sea una persona que salga una vez al año como si se quedan hasta las tantas en una boda con el peque.

    Y la relación de pareja también hay que cuidarla, además de papis soys una pareja. Y los papis os soleis olvidar de eso…

    Respuesta
  • el 15/03/2010 a las 18:47
    Permalink

    ricinhos, no sólo no es malo, sino que en algunos casos debería de prescribirlo el médico. Tengo un caso cercano en que los niños se iban a casa de sus abuelos a pasar la noche del sábado (todos los sábados), pero era algo que les encantaba, y al final todos salían ganando.
    Vivimos en un país donde se puede disfrutar de la noche y está muy arraigado en nuestra cultura. Y me parece genial, pero personalmente prefiero que mi hijo esté a una hora prudencial en la cama (puede haber excepciones por supuesto, pero no me gustaría que fuese por norma) Es lo que yo haría, si para otros, el trasnochar no les causa problemas, pues fenomenal.

    Respuesta
  • el 15/03/2010 a las 18:50
    Permalink

    No, si cada cual que haga lo que le parezca, pero yo no cuido mi relación de pareja yéndome de copas. Vamos, que es que no salía de noche antes de tener hijos, tampoco lo voy a hacer ahora.

    Pero, te lo digo en serio, tu ahora lo ves así, pero estoy segura de que el día que tengas hijos coincidirás conmigo en que hay que "estar mentalizado". Y si te gusta mucho la fiesta, mal vas a llevar el sacrificio que conlleva, porque vas a tener que hacer un montón de renuncias (cosas que para mi, por ejemplo, no lo son).

    Lo que dice Lobo me hace mucha gracia jajaja porque yo no sé qué tal aguantarán los demás el trasnochar, pero madre mía, el irse de fiesta y después a las 7 de la mañana que te levante el niño debe ser mortal de necesidad. No me lo quiero ni imaginar!

    Respuesta
  • el 15/03/2010 a las 18:53
    Permalink

    A ti te puede gustar salir de fiesta, tengas hijos o no, otra cosa es que se quiera o se pueda hacer. Por esa regla de tres, me gusta el helado de chocolate, cuando tenga hijos tiene que dejar de gustarme?

    Respuesta
  • el 15/03/2010 a las 19:00
    Permalink

    Ricinhos, no me entiendes!!! jajaja. Yo sólo digo que un matrimonio que le encante salir de fiesta si se decide a tener hijos lo va a pasar mal por el sacrificio que conlleva, igual que lo pasarán mal las mujeres que dejen de fumar durante el embarazo o yo, por ejemplo, que no como nada de fruta y no sé cómo leches voy a dar ejemplo.

    Pero que yo no digo que esté bien o mal, que yo soy la primera que he salido muchísimo y me lo he pasado muy bien y si saliera ahora me lo pasaría en grande…Que no tiene que ver una cosa con la otra.

    Y, además, no sé cómo hemos terminado hablando de este tema jajaja si lo que yo contaba es de unos amigos que no son nada fiesteros ni trasnochadores y el plan era para comer…

    Besos guapa.

    Respuesta
  • el 15/03/2010 a las 19:01
    Permalink

    Lo de aguantar a los peques con resaca se me ha pasado por la cabeza y prefiero no pensarlo demasiado, jajaja.

    Coincido con ricinhos, me sigue gustando el chocolate, el buen vino, el uigky y el rock duro.

    Respuesta
  • el 15/03/2010 a las 19:03
    Permalink

    Los chillidos de mi hijo con resaca deben ser para ir a urgencias (el padre, no el hijo). A mi me encanta el chocolate, la comida basura, la cerveza…madre mía, ¡vaya ejemplo de alimentación!.

    Respuesta
  • el 15/03/2010 a las 19:06
    Permalink

    Eva, hay que ver la vidilla que damos a este blog con cualquier entrada que hagas hija mía.
    Ricinhos, no creo que sea comparable. Supongo que es una cuestión de edad. A mi antes me encantaba salir, trasnochar, bailar, irme de copas…. pero con el tiempo me fueron gustando más otras cosas, simplemente, no he renunciado a nada, he ido cambiando de "aficiones". Y cuando tuve a mi hijo pues he pasado a preferir otras actividades, otro tipo de ocio. Que alguna noche me apetecería salir con mi marido de cena, tomarme una copilla, regresar a casa no muy tarde. Que si me gustaría?? mucho! pero por un lado mis padres no pueden ocuparse siempre del nene, y por otro, la mayoría de los fines de semana puedo llegar a estar tan cansada que te aseguro que ese plan, que suena tan estupendo, no es nada apetecible.
    No se nos olvida ser pareja, ¡en absoluto! es que cuando los niños son muy pequeños lo que se te olvida a veces es dormir, y sinceramente una cansada no tiene cuerpo pa ná.

    Respuesta
  • el 15/03/2010 a las 19:12
    Permalink

    Para comer les molestaba el peque? Esos no son amigos.

    Respuesta
  • el 15/03/2010 a las 19:27
    Permalink

    … Lo de los niños pequeños en las terrazas de verano es algo que me espanta: tengo una terraza cerca y a veces estoy tentado de llamar a la policía… hay dos tipos básicos de niño: el animal sin orejeras que se dedica a patear un balón contra la cristalera de la esquina a las 12 de la noche… bajo la complacida (y alcohólica) mirada de su (presunto) padre y el "desmayado"; es decir, el niño que cae dormido en la mesa de la terraza, con la carita aplastada en una superficie que chorrea cerveza y la nariz metida en el plato de bravas.

    Respuesta
  • el 15/03/2010 a las 20:59
    Permalink

    Fliping me has dejado Eva…
    No entiendo lo de tu pareja amiga por más que intento buscarle lógica, ni antes de qeu vosotros tuvieseis a vuestro bebé y mucho menos ahora.

    No entiendo el tener que "aparcarlos" para ningún momento en concreto… yo creo que si tuviese algun peque, sería como mi sombra o yo la suya, si hay algún lugar donde mi pequeño no pudiese estar, evidentemente yo tampoco voy a ir. una cosa es una urgencia puntual, pero por gusto? no lo concibo, si salgo a cenar mis peques vendrán conmigo, si salgo de compras, viajes o cualquier movimiento fuera de mi casa, mis hijos van a esta bajo mi ala…siempre!!
    Y si no me pueden dar un masaje, ya me lo daré yo en casa, pero mis niños, conmigo, faltaría más!
    enestadodeguerra, tu descripción de la pobre criatura dormida en la mesa de una terraza por desgracia es muy habitual y para mi totalmente desacertada e incomprensible :/

    Respuesta
  • el 15/03/2010 a las 21:09
    Permalink

    A mí me da igual que mis amigos traigan a sus hijos. Es más, dada mi situación personal me encanta, tenerlos cerca porque no sé cuándo podré tener yo un hijo (dentro de nada, la única alternativa que tendré será pedir hora al espíritu santo jajaja). Lo que me jode son los niños maleducados que monopolizan la comida con sus gracias/gritos-intencionados/juegos-desagradables y los padres que no se dan cuenta de que sus hijos nos están saboteando a todos.

    Pongo por ejemplo a mis sobrinos y cuñados, respectivamente. Ahí tienes a mi cuñada pidiéndole por favor a la niña que coma, al otro que no se arrastre por el suelo, a la niña que no mire/ría/respire y a mi cuñado pasando hasta que se le inflan los c.. y les pega dos gritos. Mis sobrinos no son unos niños fáciles, pero obviamente el problema lo tienen sus padres, el uno por no permitirles nada y el otro por permitírselo todo.

    Sin embargo, tengo otros amigos que tienen dos niños pequeños realmente encantadores y que pueden hablar de otra cosa que no sean sus vástagos durante la comida aunque estén los dos dando vueltas por el salón. De todo hay en la viña del señor.

    Respuesta
  • el 15/03/2010 a las 21:13
    Permalink

    Yo tambien he salido por la noche teniendo el peque, alguna salida ha caido, pero en mi caso, no tento en el de mi pareja es q me gusta, aunque cierto es q cada vez aguanto menos los bares llenos de humo y con la musica super alta, pero de vez en cuando me lo pide el cuerpo, eso si, ya se nota la edad y tengo 30 años y cada vez aguanto menos,y al dia siguiente lo pago. No he llegado a cuidar al peque al dia siguiente con super resaca, pero si con dolor de cabeza por tres cervezas¡¡¡¡y cuesta, pero sarna con gusto no pica.
    Creia q era la unica rara que salia por la noche de vez en cuando, me alegra saber q no es asi. Afortunadamente cuando me he tenido q ir de una terraza pq era hora de bañar al peque, mis amigas lo han entendido, sera q se acostumbraron bien pronto a mis nuevos horarios y entienden que la preferencia es el.

    Respuesta
  • el 15/03/2010 a las 21:57
    Permalink

    ¡Si antes lo digo!…Esta tarde han llamado a mi marido para ver si quedábamos a comer CON niños. ¿Les habrán estado pitando los oídos todo el día?.

    Respuesta
  • el 15/03/2010 a las 22:34
    Permalink

    Pues igual se lo pensaron mejor…Espero que no sea con segundas intenciones…

    Respuesta
  • el 15/03/2010 a las 23:14
    Permalink

    jajajaaj, pues seguro¡¡¡como dice ricinhos lo habran pensado mejor, no tenia sentido no querer ir a una comida sin niños. Ya nos contaras q tal¡¡

    Respuesta
  • el 15/03/2010 a las 23:37
    Permalink

    Buf, Eva, menuda cantidad de comentarios!!! Mi experiencia me dice que las relaciones cambian mucho cuando se tienen niños: muchas se enfrían o incluso se pierden, surgen muchas nuevas y unas pocas, muy pocas, se mantienen.

    Respuesta
  • el 16/03/2010 a las 0:28
    Permalink

    ¡Dos meses para pensárselo no está mal!

    Pues sí, Naia, estoy contigo, creo que es así.

    Respuesta
  • el 16/03/2010 a las 8:58
    Permalink

    Vaya Eva, para que luego digan, yo creo que la energía de todos nosotros criticándoles ha debido llegarles, je, je, je.
    Ya nos contarás cómo ha ido esa super comida con niños y si ellos son igual con que sin niños.
    Naia tiene razón, pocas, muy pocas amistades se mantienen, yo me he llevado gratas sorpresas con algunas (poquísimas) personas y decepciones muy grandes con otras.

    Respuesta
  • el 16/03/2010 a las 11:57
    Permalink

    Yo he perdido el contacto con muchas amistades en cuanto he tenido hijos. No sólo por ellos, sino también por nosotros, que hemos cambiado totalmente nuestro tren de vida. Somos prácticamente los únicos que tienen hijos y es muy difícil adaptarse a sus planes: fines de semana de viaje cultural, fiestas, cenas, copas y demás. A comer los sábados, si no están todavía durmiendo a esa hora y con resaca, sí que se apuntan y encantados con los niños.

    Sólo tengo una amiga con una hija y no ha cambiado su estilo de vida para nada. Se la lleva de copas hasta las tantas si hace falta (tiene 2 años la niña), lo que no me parece nada bien.

    Respuesta
  • el 16/03/2010 a las 12:11
    Permalink

    Yo no me he encontré con ese problema. Salvo excepciones puntuales, hemos ido con el niño a todas partes y a la gente le ha parecido bien. También es verdad que la mayoría de nuestros amigos ya tenían hijos y que no vamos a bares ni sitios donde no conviene que vaya un enano así que… A nosotros tener un niño nos cambió la vida en todos los sentidos: desde que nació nos adaptamos a él y hacemos planes de parejas con niños. Un beso

    Respuesta
  • el 16/03/2010 a las 13:39
    Permalink

    Que una pareja que ha conseguido "colocar" a sus hijos un día no quiera quedar con otra pareja con hijos, lo entiendo perfectamente. Esos ratos no tienen precio (si llevas criando 6 meses, un año, dos años, puede parecerte cruel pero si llevas seis años con uno primero,dos después y tres últimamente lo ves de otra manera)No es tan facil "colocar" a tres y una cualidad de esa pareja fue deciroslo. Hubiese sido mucho peor no tener la suficiente confianza y haber estropeado su momento.
    Por otro lado que haya bebés en las terrazas no significa que sus respectivos padres o madres los estén atendiendo mal. Quizás sea que como la lectora que habla, que se lo hubienes permitido en alguna ocasión. ¿o llevaba un registro de D.N.I y horario de todos los presentes?
    De verdad que no entiendo que problema tiene un bebé durmiendo tranquilamente en un carricoche (estando limpio, arropado y alimentado).

    Respuesta
  • el 16/03/2010 a las 13:51
    Permalink

    y con respecto al término "colocar" creo que se puede decir de otra manera, que los niños hacen una actividad distinta a la que tú les ofreces normalmente. No sé si tenéis recuerdos de cuando érais pequeñas y os quedábais con vuestros abuelos/as? los míos son maravillosos y me gusta que mis hijos los disfruten. La pena es que están en otra ciudad y son muy escasos.

    Respuesta
  • el 26/08/2017 a las 17:31
    Permalink

    Bueno, pasaba por aqui por casualidad, y aún que no soy padre, ni tengo intenciones de serlo (tengo 37 años), me gustaria dejar mi punto de vista, un poco como contrapunto de lo que estais comentando.

    En mi caso, a mi no me apasionan los niños, no tengo tacto con ellos, ni me nace ese sentimiento de ponerme a jugar con ellos, etc. Logicamente, muchas de mis amistades, ya son padres, y cuando quedo con ellos, y vienen con los hijos, lo primero que pienso es “Pufff”, a parte de darme una pereza increible, lo reconozco jajaja. Pero, tambien me pongo en el lugar de ellos, si son tus amigos, no puedes dejarlos de lado por que a ti no te gusten los niños, o te incomoden lo mismo en algun aspecto, asi que, me aguanto, y pues voy jajaja.

    Ala, luego si que es cierto, que ya estando en el meollo, tomando algo con ellos, o dando una vuelta, pues paso bastante de los hijos, no les hago ni caso, al margen de la tipica carantoña que les haces cuando les saludas al encontrarte de primeras. Es algo que se nota, que no me gustan, por que mientras que la mayoria de la gente del grupo, no paran de cogerlos sin son bebes, yo ni lo agarro ninguna vez, y sigo hablando con los padres, o con el resto de amigos. En el caso de ser mas mayores los chavales, en plan 7 años, pues ya te vienen a ti ellos mismos, te dicen alguna cosa, y bueno, intento hacerme el simpatico, y mantener el tipo, y no les caigo mal la verdad, a veces incluso les he regalado alguna chapa mia friki, de las que tengo enganchadas a mi bandolera, por que les ha gustado. Pero vamos…

    En fin, ¡la vida esta!.

    Respuesta
  • el 15/11/2017 a las 13:09
    Permalink

    Pues siento discrepar con vosotras…. No creo que se trate de que sean unos irrespetuosos. Más bien creo que se trata de que ese finde no tienen al peque y preferían tener una comida sin niños. A veces, para las relaciones sociales y para uno mismo, salir con los amigos a cenar sin niños está muy bien, ayuda a “despejarse”. Mi pareja y yo salimos una vez al mes solos o con amigos, sin niños, y tan ricamente. El peque se queda con su abuela, y los dos encantados. El resto del tiempo por supuesto, los planes incluyen a mis hijos.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com