La responsabilidad pesa

En los últimos meses estoy todo el día de un lado para otro, cogiendo el coche casi a diario, haciendo un millón de cosas, siempre deprisa… Motivos más que suficientes para estar cansada cuando llega la noche, sobre todo si tengo en cuenta que mi hijo sigue igual de intenso, exigente y demandante que siempre.
Pero creo que el verdadero cansancio no viene tanto por el tute físico diario sino por el peso de la responsabilidad que conlleva estar sola con él todo el día. Mi marido dice que él en ese aspecto está relajado, el tiempo que pasa trabajando es un tiempo en el que confía plenamente en mi para todo, me cede su cuota de responsabilidad con gusto y no se preocupa más. El día a día con el niño no le pesa porque, para desgracia de todos, no lo vive intensamente.
A veces voy en el coche (donde el niño va súper tranquilo y calladito y puedo reflexionar y escuchar mis propios pensamientos) y pienso que jamás he tenido una responsabilidad tan grande. Todo lo que le pasa, pequeño o grande, es responsabilidad mía. Si se pone malo, llevarlo al médico. Si tenemos que ir a una especialista, buscarlo, pedir cita, llevarle. Si se pone muy malo, correr a urgencias. Si se hace un chichón, si sale corriendo sin mirar atrás. Buscar la ropa todas las mañanas, pensar en qué darle de comer sin repetir, sacarle a dar uno o dos paseos diarios, darle un millón doscientos mil besos, calmar sus rabietas. Si no come, si no caga o caga mucho, si no duerme la siesta, si es feliz, si llora, la única encargada soy yo. Me siento responsable de su bienestar, de que aprenda cosas, que enseñarle a ser una persona de bien, de fomentar su autoestima. Lo que se suele decir: madre, enfermera, profesora, masajista, psicóloga…
Luego llega el fin de semana y compartimos en teoría a medias, estupendo, pero ahí tampoco me siento relevada del cargo. Siempre estoy al tanto y las decisiones relevantes las sigo tomando yo.
Un millón de cosas. Y aunque me encanta y me siento tremendamente afortunada por tener esta vivencia, lo cierto es que psicológicamente me agota, ¡siento que pesa!.
El domingo por la mañana y esta tarde mi marido se lo llevó media horita al parque sin mi por primera vez en todos estos meses. Ahí ha sido cuando he dado con esa descripción: la responsabilidad pesa. Porque, literalmente, cuando mi marido se ha llevado al niño, asumiendo el 100% de la responsabilidad, me he sentido más ligera.

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

47 comentarios sobre “La responsabilidad pesa

  • el 13/04/2011 a las 23:22
    Permalink

    estoy en el mismo caso q tú, pero con el doble de niños (en este caso niñas) y si, es agotador, y encima aguantar la preguntita "¿ah, no trabajas?", "no, no, estoy todo el dia tranquilita en casa…", yo hay veces q preferiría trabajar mis ocho horas y llegar a casa diciendo q estoy agotada del trabajo… pero no, trabajo 25 horas y todavía se supone que no haces nada en todo el día, saludos

    Respuesta
  • el 13/04/2011 a las 23:43
    Permalink

    Tienes razón, un niño es una ocupación 100% exclusiva para él todo el santo día!!

    Claro que cansa aunque también sea gratificante… sobre todo porque seguro que cuando compartes el tiempo con tu pareja, sigues tú llevando la voz cantante!!

    Ánimo!!

    Muchos besos…

    Respuesta
  • el 14/04/2011 a las 0:08
    Permalink

    Totalmente de acuerdo. Yo intento ir a la piscina cuando puedo (por mi espalda y salud en general) y esas dos horitas fuera, me cargan las pilas de una forma increible, aunque mis pensamientos siguen siendo mayoritariamente para mi niña. Incluso estoy deseando que mi marido me deje a mi las tareas de la casa (que suele hacer él)y que se ocupe de entretener a la niña durante un rato. Estar el 100% del tiempo pendiente de un bebé o un niño es agotador psicológicamente incluso cuando todo va perfectamente.

    Respuesta
  • el 14/04/2011 a las 4:27
    Permalink

    Me pasa exactamente igual que a ti y he intentado explicárselo a mi esposo pero él o no lo entiende o no lo quier entender o yo no se lo se explicar.. eso me frustra.. siento que nadie más que yo se lo que me pasa..y, tienes razón, tanta responsabilidad es agotadora. Solo tengo para mi la hora que voy al gimnasio en la mañan y aveces me siento culpable por dejarla 1 o 1 1/2 hora al día.. por qué somo tan exigentes con nostras mismas? Y eso que ahora que te leo me doy cuenta que yo no soy tan escrupulosa con la comida de Sara, a ella toma teta casi todo el día y con los sólidos aveces si y aveces no… en fin.. que bueno leerte y sentirme identificada!! ,)

    Respuesta
  • el 14/04/2011 a las 4:39
    Permalink

    Yo tengo recien un mes de experiencia.. y te entiendo perfectamente, pero mi has abierto los ojos, esta sensacion parace que agrava con el itempo en lugar de mejorar… Mi nena ocupa todas mis energias y termino muerta. es una responsabilidad hermosa pero extenuante,

    Respuesta
  • el 14/04/2011 a las 7:25
    Permalink

    Te entiendo perfectamente. Por la noche cuando mi hijo se dormia y mi marido se acostaba me quedaba totalmente en silencio en el comedor pensado. Estaba agotada psicologicamente más que fisicamente. Llevar esa responsabilidad durante todo el día pase lo que pase agota.

    Respuesta
  • el 14/04/2011 a las 7:38
    Permalink

    En mi caso, sin niños, me sucede ya lo mismo pero en términos de tareas del hogar. No quiero decir que lo hago yo sola, pero si lo planifico yo todo: cuando hay que ir a comprar, qué toca limpiar a fondo esta semana, cuándo se pone la lavadora, qué comemos, qué cenamos…
    Y yo me he quejado varias veces a mi marido. Suele reaccionar unos días, pero se le olvida pronto. Así que estoy resignada. El día que tengamos un hijo me veo en la misma situación que estás pasando. No sé dónde está la solución.
    Nuestros maridos, no es que tengan morro, es que han sido criados por madres que se ocupaban de todo. El mío, por ejemplo, no gestionaba ni su propio dinero, sus gastos o sus ahorros en general. Su madre se ocupaba de todo. Y luego pasa lo que pasa.

    Respuesta
  • el 14/04/2011 a las 7:58
    Permalink

    Pesa y mucho. Mi marido hay veces que no se da cuenta lo duro que es criar a un niño, el estar tatno tiempo sola, el tomar las decisiones (pequeñas o grandes)… muchos días viene y me dice "anda has visto que dice o hace esto o aquello" y le digo, claro se lo he enseñado yo…
    Bonito pero cansado

    Respuesta
  • el 14/04/2011 a las 8:29
    Permalink

    Es verdad que el sentimiento de responsabilidad agota mucho más que cualquier otra cosa. Yo también estoy sola con mis dos niños la mayor parte del tiempo y realmente poco desconectas. Pero al final del día, el cansancio se ve compensado por pequeños regalos que te dan tus hijos. Efectivamente es la mayor responsabilidad que se puede tener

    Respuesta
  • el 14/04/2011 a las 8:36
    Permalink

    Yo multiplico esa sensacion por dos enanitos.
    Mi marido sale de casa a las 05:30 de la mañana y vuelve a las 20:00 de la tarde la mayoria de los dias y los niños se duermen a las 21:30…
    Es una responsabilidad muy grande, la mas grande a la que nos tendremos que enfrentar en la vida y pesa mucho.
    Para mi ser madre es lo mas grande que me ha pasado en la vida, lo mejor, me llena y me completa, peeero hay dias en que pesa muuucho, y no es ya por atenderlos, si no pro estar pendiente de todo y ser la unica que sabe cuando toca vacuna, que dosis de Dalsy toman, que talla de ropa llevan, cuando hay que entregar un trabajo o ir a una tutoria…es la sensacion de que si yo no recuerdo algo, nadie lo hará y si me pongo mala llega el caso, por lo que no me puedo permitir cuidarme si lo hago….eso es realmente lo que me pesa.

    Respuesta
  • el 14/04/2011 a las 8:56
    Permalink

    Me pasa a mí y eso que hablo sólo de la responsabilidad de la casa. Cuando sea además un nano….

    En fin, aprovecha los momentitos que puedas de desconexión, que bien te vendrán.

    Un abrazote.

    Respuesta
  • el 14/04/2011 a las 9:04
    Permalink

    A mi me pasa algo parecido. Es extrañísimo que el padre se lo lleve a dar un paseo el fin de semana, y a diario llega a las 10, así que recae sobre mí el peso de todo.
    El día que tengo algo que hacer importante y se lo dejo a mi madre me siento rarísima por la calle sin niño y sin la bolsa del niño (que parece que no, pero pesa) me falta algo!

    Unos días son más duros que otros. Animo mamá!

    Respuesta
  • el 14/04/2011 a las 9:16
    Permalink

    Tienes toda la razón, la responsabilidad pesa, haces el 99% de todo lo del peque. A nosotros nos pasa que aunque Jose pasa mucho tiempo en casa (todas las tardes a no ser que tenga curso o guardia)no le sale hacer ciertas cosas de la niña: preparar sus lavadoras, hacer las papillas, cortarle las uñas… si le pido que lo haga, lo hace encantado pero me siento a veces un poco mandona. Al final soy yo en la que cae unas responsabilidades q son de los dos. Mucho animo corazón, esta etapa de que el peque sea tan dependiente pasará y te alegraras de haberla vivido tan intensamente porque aunque a veces te resulte agotador, la gran mayoria la disfrutas como una enana!! Un besazo

    Respuesta
  • el 14/04/2011 a las 9:20
    Permalink

    Tenemos una responsabilidad enorme sobre nosotras y eso es algo que no siempre es facil de asumir y llevar. Yo también tengo momentos en los que siento que me desborda y eso que tengo mucha ayuda de papá-..

    Respuesta
  • el 14/04/2011 a las 9:25
    Permalink

    Pues a mí me alegra saber que no soy la única que se siente así, y eso que mi hijo solo tiene 2 meses y medio. Hay días que siento que no puedo más, que necesito que se duerma ya de una vez y no se despierte hasta el día siguiente (pero claro, aún se despierta cada 3 horas…)
    Además en mi caso, soy madre soltera, así que no tengo en quien delegar ni tareas del hogar, ni cuidados del niño… Siempre hay alguien que te puede hacer un favor, pero intento que sea lo más puntual posible, ya que no quiero abusar de la familia.
    Y nada, mira que me gusta poco trabajar… pero en parte quiero volver a la oficina para estar esas 5 horitas dedicándome a otra cosa que no sea al bebé. Luego sé que me sentiré culpable por no poder estar con él… pero lo necesito.

    Respuesta
  • el 14/04/2011 a las 9:31
    Permalink

    Puff como te entiendo, a mi me pasa exactamente lo mismo. esque te diré que este trabajo no entiende de fines de semanas, esto es full time. Pero hay veces que una necesita un relevito momentaneo porque sino estalla!

    Respuesta
  • el 14/04/2011 a las 9:39
    Permalink

    mi marido es el encargado de dormirle por la noche, se lo lleva un dia o dos a pasar la tarde (un par de horas) con mis suegros y mis padres lo sacan a a pasear un dia a la semana..
    para mi es mucho, aunque el tiempo lo dedique a limpiar la casa o trastear un poco por internete..

    Respuesta
  • el 14/04/2011 a las 9:42
    Permalink

    Normal que te sientas así, estás todo el día con él y aunque son un trabajo y una responsabilidad muy grandes también son lo más bonito que harás en tu vida seguro. Ánimo guapa!

    Respuesta
  • el 14/04/2011 a las 10:03
    Permalink

    Bueno, claro, es que tienes que tener en cuenta que ellos han dejado al niño con la mejor canguro del mundo mundial: su madre.

    Entiendo a qué te refieres… yo estoy igual pero con 3 y agota mucho. los fines de semana son más fáciles, porque somos 2 adultos responsables, pero cansa el no tener un día o unas horas de descanso emocional… Y es que tenemos los radares puestos las 24 horas del día, todos los días de la semana.

    Respuesta
  • el 14/04/2011 a las 10:37
    Permalink

    Pues multiplícala por tres…a mi lo que me hace pensar es que ocurrirá si me pongo mala o me pasa algo….

    Respuesta
  • el 14/04/2011 a las 10:53
    Permalink

    El padre dos domingos en todo el año se llevó al bebé por la mañana para estar con sus otros hermanos por ahí y me quedé sola en casa unas horas…
    recuerdo esos dos días perfectamente, porque no comí y estuve tirada en el sofá sin levantarme, vi dos películas seguidas: Precious y el cisne negro… y mi cuerpo y mi mente estuvieron relajados por primera vez en mucho tiempo….

    Respuesta
  • el 14/04/2011 a las 11:35
    Permalink

    Cómo te comprendo, ya lo sabes. A veces es difícil y muy duro. Eres tu y solamente tu, y si tu fallas, la cosa se pone fea. Pero lo estás haciendo bien, muy bien.

    Respuesta
  • el 14/04/2011 a las 11:35
    Permalink

    Joder que si pesa y más haciendolo bien, a mi me pasa que cuando me quedo sin ella, luego me siento vacia, incompleta pero reconozco que me sienta bien.

    Mami Poppins

    Respuesta
  • el 14/04/2011 a las 11:39
    Permalink

    más de lo mismo, y como se dice mal de muchas…..pero ha sido siempre así, tenemos que dar gracias que ahora por lo menos cambian algún pañal, te ayudan algo en casa, igual en la siguiente generación la de nuestros hijos es la responabilidad al 50%, en nosotras está enseñárselo!!!

    Respuesta
  • el 14/04/2011 a las 12:16
    Permalink

    Hola a todas,

    Que triste me parece lo que leo. Y no porque los niños exijan mucho, que es lo normal y lo que les toca, sino porque tan pocos padres se ocupen de sus hijos. Y permitidme que diga una cosa: la culpa es de las mujeres. Porque nos casamos y toleramos que no hagan sus tareas, incluso aunque los dos trabajen. Ellos no deben ayudar a las mujeres, ellos deben hacer lo que les toca que es la mitad de todo! Y solo asi lo entenderan cuando tengan hijos, porque sino luego el cambio ya es casi imposible, no lo entienden, y no lo entienden porque nunca han tenido la responsabilidad ni de poner una lavadora (sin que su mujer le diga que la ponga, ¿no saben ver un cubo de ropa sucia lleno?), mucho menos de cuidar de un bebe que tiene tantas exigencias.

    Ojala todas las mujeres nos volviesemos menos tolerantes con estas actitudes de los hombres, que los mandasemos al garete directamente, por nuestro bien y por el de nuestros hijos que tendrian de verdad un padre (porque tener un padre que no se preocupa no es tener un buen padre).

    P.D.- Que no pretendo generalizar, muchas mujeres no lo toleran y muchos hombres tampoco y cumplen perfectamente con sus responsabilidades en todos los ambitos. Ellos ya son del grupo que no toleran, a ver cuando nos unimos los demas!

    Respuesta
  • el 14/04/2011 a las 12:36
    Permalink

    Nosotros tenemos la situación inversa. Voy a trabajar y el se queda en casa. pero la responsabilidad la llevamos a medias!! me encargo del niño a la mañana (vestir, comer, llevar a la guarde) y se encarga de la tarde (merienda, jugar, cenar) y cuando vuelvo me toca baño y bibe .No es porque uno trabaja que debe dejar toda responsabilidad!!

    Respuesta
  • el 14/04/2011 a las 13:43
    Permalink

    A mi me pasa también y eso que mi marido comparte muchas tareas, que no ayuda, pero el esfuerzo mental siempre es mío y de la recuperación de mi princesa también me ocupo yo y eso al final pasa factura 🙂

    Respuesta
  • el 14/04/2011 a las 13:58
    Permalink

    Ya sabes que mi situación es muy similar a la tuya en este sentido. El problema en mi casa no es que uno haga esto y el otro no porque las tareas físicas no son las que más me cansan sino el estar ahí siempre, el estar pendiente de todo y no porque no me fie de mi pareja ni mucho menos sino porque yo soy así tengo que organizarlo todo para poder estar tranquila.
    Por otro lado cuando estamos los tres juntos, no se divide la responsabilidad entre dos, no es que yo pueda estar relajada al 50%, pero me siento acompañada en esa responsabilidad al 100% que es mucho.
    La única forma de poder desconectar un poco es no estar, irme, dejarles solos y no ver.

    Respuesta
  • el 14/04/2011 a las 14:46
    Permalink

    Es cierto, es así. Necesitamos nuestro tiempo, despejarnos, relajarnos, por un momento pensar en nosotras. Y tenemos que exigirselo a nuestros maridos, porque ellos no están tan agobiados con el día a día de los peques. Estar 24h al día con ellos es muy satisfactorio pero muy cansado, y no tanto fisicamente, sino psicologicamente.

    Respuesta
  • el 14/04/2011 a las 15:28
    Permalink

    Leyendo todos los comentarios, veo que varias mamis estamos en situaciones parecidas.Sí, la responsabilidad pesa, yo me noto agotada en muchas ocasiones, pero nunca lo suficiente como para no poder continuar. Me armo de paciencia y valor y pienso en esos ansiados domingos en losque pasamos más tiempo los 3 juntos ó en los días de holidays en que visitamos a la familia y nos ayudan con la nena.

    La quiero y es mi compañera, a veces necesito un break, no siempre lo tengo, pero aún así, sé ue lo estoy haciendo bien.

    Respuesta
  • el 14/04/2011 a las 15:53
    Permalink

    Y seguro que aunque te hayas sentido más ligera no llegas a despreocuparte y desconectar tanto como suelen hacer la mayoría de los padres.

    Ya sabes ese refrán de madre no hay más que una… pues eso es para toooooodoooooo!

    Respuesta
  • el 14/04/2011 a las 16:05
    Permalink

    No sé si te he entendido bien, porque a raíz de algún comentario me han entrado dudas, pero lo q he entendido es q tu no te estás quejando de llevar el peso de las tareas físicas y de la casa que conlleva un hijo, si no de que recae sobre tí la responsabilidad de las "pequeñas cuestiones" de cada día.
    Xq si es así estoy contigo. Mi marido y yo llevamos al 50% las tareas de casa y el CUIDADO de nuestros hijos (baños, comida…), pero ha delegado en mí la "toma de decisiones": ¿Está el pequeño tan resfriado como para llevarlo al médico? ¿deberían revisarle la vista al mediano? ¿ha estudiado suficiente x hoy el mayor? ¿lee el segundo lo suficiente? ¿hace calor cómo para ponerles manga corta? Rellena autorizaciones de excursiones, firma agendas de clase, lleva pañales a la guardería, cuida que no se rasquen las conchas de las heridas, que sean agradecidos, respetuosos al pedir algo en la tienda, … qué se yo miles de pequeñas cosas que pueden parecer tonterías pero que cansan psicológicamente… y mucho. A veces hay que añadir verdadero cansancio físico.
    Y no es que él no se preocupe, xq hay constante comunicación, pero la responsabilidad del dia a dia recae sobre mí
    Y este día a día con ellos es agotador y necesitamos desconectar.
    (ay, que parrafada te he metido, perdona 😉

    Respuesta
  • el 14/04/2011 a las 16:21
    Permalink

    Has expresado exactamente como me siento. Me he sentido aliviada al ver que no soy la única que se siente así! Alguna vez he intentado ecplicarle a mi marido esto y no he sabido como decirlo…cómo explicarlo sin parecer que es una queja o un reproche.

    Respuesta
  • el 14/04/2011 a las 16:37
    Permalink

    Moschino, totalmente de acuerdo, y además con dos, no me lo puedo ni imaginar!

    La chica de las flores, así es! Gracias, besos.

    Mamá de Anabel, a mi me gustaría poder hacer algo para mi de vez en cuando, no te digo ya ni todas las semanas. Pero no tengo red de apoyo, sólo cuento con mi marido y es complicado, entre semana directamente imposible. Qué le vamos a hacer.

    Zary, en mi caso no es por ser exigente, es que o lo hago yo o no lo hace nadie. No me importaría nada compartir la responsabilidad con sus abuelos, pero no puede ser, y es obvio que me encantaría que su padre estuviera disponible entre semana, así que tampoco puede ser. Por tanto, la responsabilidad es mía y sólo mía… y a veces pesa como una losa.

    Quiteñabonita, así es! Pero, bueno, se sobrevivive, se sobrevive!

    Treintañera con hijo, exacto, yo hay veces que me tumbo al lado del niño mientras duerme la siesta y disfruto de ese silencio, aunque se que ahí tampoco he dejado de ser responsable, ni mientras duerme.

    Respuesta
  • el 14/04/2011 a las 16:37
    Permalink

    Mamá mimosa, bueno, en esta entrada no hablo del reparto de tareas domésticas. Es evidente que si mi marido pasa 12-14 horas fuera de casa, el reparto no puede ni de lejos recaer a medias. Hablo de la responsabilidad de tener una vida en tus manos, de hacerle feliz, ayudarle a crecer, cuidarle… Pero sí que es cierto que nuestros maridos no han sido educados para asumir ese tipo de responsabilidad, ni con la casa ni con los hijos, han sido educados para que les dieran todo hecho. De todas formas, a mi marido le encantaría pasar más tiempo en casa y hacerse responsable en mayor medida, pero no puede ser.

    Tricius, te comprendo!

    Sandra, así es.

    Myriam, lo has descrito muy bien.

    Susana, sí, aunque últimamente no hay muchos, se acuesta tarde, se despierta por la noche, se levanta pronto, la siesta es cada vez más breve…

    Mama de parrulin, yo ya no me acuerdo de esa sensación, llevo mucho tiempo llevándome el niño a todas partes y renunciando a ir a muchos sitios cuando no puedo ir con él porque no tengo red de apoyo. Como tu dices, hay días peores que otros.

    María, pues sí, pues sí.

    Ana, es bonito pero agotador. Compensa lo positivo pero lo negativo parece que está poco valorado.

    Beatriz, a veces es necesario desconectar un poco, yo tampoco tengo apoyo así que mis necesidades se quedan ahí aparcadas hasta mejor momento…

    Mamalis, hay veces que pienso que explotaré jaja pero luego siempre se puede con más, así somos las madres.

    Brujilla, pues eso está muy bien.

    Arual, así es.

    Mamá Española en Alemania, qué te voy a contar yo a ti!!

    Cartafol, ponerse mala no entra en los planes, yo tampoco sé qué pasaría. Me consuelo pensando que dentro de unos meses mis padres se jubilarán y aunque no vivan cerca, supongo que podrían echar una mano si hiciera realmente falta.

    Mamá de un bebote, jajjajaja

    Belén, gracias!

    Elena, sienta bien, sienta muy bien, una paz…

    Tanpancha, bueno, en mi caso no es problema educacional. Mi marido trabaja muchas horas fuera de casa así que por más que lo desee es imposible que asuma una responsabilidad al 100% ni al 50% de diario, es matemáticamente imposible. Yo sólo espero que en un futuro haya otra flexibilidad horaria, aunque mucho me temo que vamos a peor.

    Nose, sobre las tareas domésticas podría escribir otra entrada, aunque tampoco me puedo quejar mucho. Pero lo que he querido decir aquí no tiene nada que ver con cambiar pañales, poner la lavadora o jugar con el niño. Tiene que ver con el hecho totalmente objetivo y nada deseado por mi marido de que se pasa 12 horas o más fuera de casa todos los días de diario. A él le encantaría asumir más responsabilidad pero es imposible, los horarios son los que son y hay que traer el pan a casa.

    Etiketa, no es que porque uno trabaje ya no tenga responsabilidades, pero si uno llega a las 20h cuando el niño ya está justo para el baño, pues poca cosa se puede hacer, es lo que decía sobre que el tiempo de calidad no existe, llegar justo para baño y cena no es asumir apenas ninguna responsabilidad ni es pasar tiempo suficiente con el niño. Pero es lo que hay, el sistema es el que hay, y casi te digo que no nos podemos quejar porque hay gente que está mucho mucho peor.

    Siempre mamá, pasa, te digo yo que pasa factura, yo algunos días me noto ya fatal de la cabeza!

    Lamamadeunabruja, sí, la única forma de desconectar para mi es irme sola… algo que he hecho tan poquitas tan poquitas veces que casi ni me acuerdo.

    Supermama, así es.

    Respuesta
  • el 14/04/2011 a las 16:38
    Permalink

    Diana, eso creo yo, gracias por tu comentario.

    La teta reina, pues mira, ayer sí que desconecté totalmente, qué relax! y eso que me puse a hacer la comida para el día siguiente!!.

    Porfinyomisma, me has entendido bien, hay gente que se lo ha tomado por el tema de las tareas domésticas pero no iba por ahí. Nosotros no podemos llevar al 50% ni el cuidado de la casa ni el del niño porque es obvio que una persona que está siempre en la calle no puede hacerse cargo, así que, lógicamente, la toma de decisiones a la que tu te refieres, está al 100% sobre mi espalda. Tu lista es buena, son cosas pequeñas, quizá anecdóticas como saber la talla de pañal que usa el niño, pero cansan muchísimo.

    Respuesta
  • el 14/04/2011 a las 16:39
    Permalink

    Mamá y su mundo, no es para nada una queja, es una realidad, simplemente. Yo sé que mi marido anda más ligero por el mundo porque es mucho peso el que no lleva encima, con independencia de que no lo haga por gusto sino por obligación.

    Respuesta
  • el 14/04/2011 a las 17:47
    Permalink

    Yo en parte me siento afortunada porque desde que nació el peque nos ocupamos de él a medias, y también trabajamos los dos en casa y nos ayudamos y apoyamos todo lo que podemos. De todas formas tener un bebé implica muchas responsabilidades, y hay noches que termino agotada psicológicamente, tal vez me preocupo demasiado por el peque, porque se porta bastante bien, pero yo siempre ando con miedo de que se dé un golpe o que se caiga, o cualquier cosa, y mi marido me dice que tanta obesesión no es buena, pero qué diablos, una vez me descuidé un segundo y se cayó de mi cama y se dio un coscorrón, así que no es que sea obsesiva, sino que es una etapa delicada y hay que estar pendiente todo el tiemp que no esté durmiendo o en la trona. Y así con todo, pero, mamá cc, me encantó esa parte de la responsabilidad que mencionas de darle un millón doscientos mil besos… es lo más bonito!!!

    Respuesta
  • el 14/04/2011 a las 21:01
    Permalink

    el sentimiento de responsabilidad es tan grande que cuando te pones a pensar en ello, te agota al toque. Es grande, esto no se niega. Por suerte, en mi caso, yo estoy mas tiempo con el peque, pero el padre sabe ocuparse de el a diario tambien unas cuentas horas, donde yo "me libero" de esa presion.

    un beso

    Respuesta
  • el 14/04/2011 a las 21:53
    Permalink

    Suscribo cada una de tus palabras porque has plasmado al 100% mi realidad, que es estar siempre pendiende de todo, porque si no lo estoy, mal asunto…

    Respuesta
  • el 14/04/2011 a las 22:00
    Permalink

    Son las 10 de la noche de un juevescualquiera y estoy literalmente agotada, física y psicológicamente. Mi marido recoge la cocina en este momento, pone todo en orden, y leerá en breve un cuento al niño. Hay reparto de tareas, pero no es de eso de lo que hablamos. Llevo todo el día decidiendo, aportando, cuidando, manteniendo. Estoy muerta. ¿Relevo?, obviamente lo ha habido, mi marido ha llegado y se ha ocupado de muchas cosas. Pero como han dicho más arriba, las decisiones pequeñas, el estar pendiente de todo, el ir de la ceca a la meca con el nene, todo recae sobre una. Y estoy contenta!! conste, pero se puede estar contenta y agotada. De hecho, puedo declarar que estoy al borde del colapso mental. Benditas vacaciones, porque el papi estará conmigo esta semanita, yo lo necesito. Será fantástico!!

    Respuesta
  • el 14/04/2011 a las 22:27
    Permalink

    yo también llevo un cansancio, que no puedo con él. esta semana no he conseguido pasar de las 12h de la noche ningún día, yo que me acostaba casi a las 2h aunque a las 8h tocara diana!

    Respuesta
  • el 14/04/2011 a las 22:50
    Permalink

    Chicas, yo creo que es una cuestión genética, llevamos al sargento en la sangre y la hoja de cálculo en la cabeza. Mi marido hace de todo con nuestros tres peques pero yo me encargo de esas PEQUEÑAS COSAS? simplemente porque creo que,como mujer, tengo esa predisposición extraña para estar en mil y una cosas a la vez, aún a riesgo de caer a plomo un día de estos. Qué le vamos a hacer, caprichos de la naturaleza! 🙂

    Respuesta
  • el 15/04/2011 a las 0:33
    Permalink

    Leyendote me he sentido identificada. Además leyendo tantos comentarios he podido sentir que nos pasa a todas…que no somos "caso único".Yo estoy encantada con mi niña,como todas vosotras, pero lo que no llevo bien es que todo el peso caiga sobre mi…eso no y además no me gusta.
    Este es uno de los factores que ha resentido mi matrimonio…como alguna dice por aquí…me siento mandona "haz esto así, así no, cambiale el pañal, vistela…etc…"y encima no tengo ni un solo dia libre y el…sí.aunque el tiempo que paso con mi niña es muy agradecido…es agotador y también necesito mi tiempo…ese que me permita depilarme, hacerme mascarillas, darme una ducha sin prisa y tantas cosas que hace 8 meses que ya no puedo hacer…de manera regular y tranquila.
    Así que cómo te entiendo…

    Respuesta
  • el 15/04/2011 a las 10:13
    Permalink

    Pues sí la verdad es que pesa y mucho, porque el estar 24×7 al cuidado del peque agota física y mentalmente, y cuando una tiene una tarde libre dices uff que descanso, eso sí a los 10 minutos estas pensando ahora que hago yo sin el niño, jejeje.

    Respuesta
  • el 15/04/2011 a las 10:48
    Permalink

    Hija, pues es lo que yo siento también, aunque he de decir que ultimamente estanjano parece más implicado y hace que yo pueda relajarme un poquito, siempre estoy con mil ojos, ahí por si acaso…
    Debes relajarte un poco y pensar menos!! yo lo hago de vez en cuando si no no llegaremos a viejas!!

    Respuesta
  • el 15/04/2011 a las 12:38
    Permalink

    No sabes lo que te entiendo (o quizás sí) porque has descrito perfectamente mis sentimeintos: LA RESPONSABILIDAD PESA (y cansa)… eso es justo lo que siento. Pero entiendo que es lo que toca.

    Y aunque mi santo esposo "comparte" (hace la comida, va a la compra, baña al niño…) siento que la carga la llevo yo (y no sé si la cosa puede cambiar).

    Pues eso… ánimo!!!!!

    Besos

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com