La locura de los juguetes

No sé por qué pensaba que esto nunca llegaría a nuestra casa. Pensaba que siendo poquitos de familia era imposible que el nene se juntara con una gran acumulación de regalos en Navidad como ocurre, casi inevitablemente, en otras familias con muchos miembros.

Otros años así había sido, un detallito y punto. Este año, para más inri, tanto mis padres como nosotros hemos sufrido para comprarle algo que nos pareciera adaptado a su edad y que le pudiera gustar. Así que estaba convencida de que iban a ser un par de cositas y para de contar, ¡si en algún momento hasta habíamos sentido que le habíamos comprado muy poquita cosa!.

Pero la noche del 24 al 25, en casa de mis padres, empezaron a salir paquetes y paquetes… y lo vi venir. Pensé en lo que aún guardábamos nosotros y en lo que presumiblemente tendrían sus otros abuelos y me pareció una barbaridad. La solución parcial ha sido dejar para Reyes bastantes regalos (casi todos los nuestros), pero cuando estos se destapen, el salón de casa va a parecer una juguetería.

Hasta la fecha ha recibido: la mochila parlanchina de Dora, un parking con cochecitos, dos puzzles, un libro, un memory de Dora, un Lego de coche de policía y un juego de ensartables (de estos de hacer collares). Demasiado.

Me tranquiliza pensar que más de la mitad de las cosas, a las que ahora no le he prestado mucha atención, tendrán utilidad más adelante, que el año es muuuuuy largo y que además son juguetes educativos. Es el caso de los puzzles que ya tiene y los que le faltan por recibir, los libros de pegatinas y el juego de plastilina que recibirá por Reyes, los ensartables… porque de lo demás, ya sé yo que de momento tendrá mucho éxito y luego quedará en el olvido.

El año que viene creo que aplicaremos la regla que ya conozco de muchas otras casas: un detallito por persona. Más que de sobra.

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

40 comentarios sobre “La locura de los juguetes

  • el 27/12/2011 a las 19:50
    Permalink

    Mis niños nacieron el 18 de diciembre… asique te podrás imaginar que se les junta regalos navideños y regalos cumpleañeros… como ya me lo olía prohibí a mis padres y hermana comprarles nada y les di las instruciones pertinentes: “esperar a reyes que tengo que hacer una lista con todo lo que necesitan de ropa”… mi padres y hermana son sumamente obedientes y mi abuela les dió la propinita… eso por parte de mi familia.
    Deduje que por parte de la familia de mi marido vendría el problema, son 3 su padre, madre y hermano y a priori podrás pensar que por mucho que compren…. pues no hija… cada uno de ellos un juguete para cada niños, conclusión el día de su cumple se han juntado con 6 cosas inútiles a las que no han prestado atención y que ocupan un sitio enorme…
    Pero claro teniendo en cuenta que no ha habido papa noel vienen los reyes e intuyo otros 6 juguetes… y me dirás que hable con ellos bla bla bla… pues no hay nada que hacer de esta monto la juguetería de fijo…

    Respuesta
    • el 28/12/2011 a las 10:11
      Permalink

      Jajajajaja! Bueno, es que es complicado, eh, muy complicado, sobre todo dependiendo de la familia, que algunas no admiten que les digas nada!!! Felicidades a tus niños, aunque sea con retraso!!

      Respuesta
  • el 27/12/2011 a las 20:28
    Permalink

    Yo he aleccionado a ambas familias para que no regalen al niño nada en Nochebuena o, como mucho, un pequeño detallito.

    Mis padres nunca han sido de regalar en Papá Noel sino en Reyes así que de ellos no debo preocuparme.
    Mi suegra sí es un problema y es que está como una loca babeante y totalmente desborada de la emoción por lo que tengo que pararla los pies para que no compre todo el Toys’r’us. No quiero que los juguetes nos coman ni que el peque se acostumbre a recibir mogollón de regalos por todos los lados.

    Respuesta
    • el 28/12/2011 a las 10:10
      Permalink

      Nosotros no hemos sido nunca de Reyes y cuando el nene sea mayor como para hacer carta y vaya al cole, los detallitos los dejaremos para Reyes. Pero vamos, que da igual cómo sea haga, al final el recibir muchos regalos es el mismo problema, sea cuando sea. Y lo de tu suegra… pues visto desde la distancia es hasta bonito porque hay abuelos que están completamente ausentes de las vidas de sus nietos, ¿sabes?. Y eso es triste de narices.

      Respuesta
  • el 27/12/2011 a las 22:39
    Permalink

    Me recuerdas un poco a mi misma el año pasado. Es que de repente el niño ya no es un bebe y se le pueden comprar mas tipos de juguetes y te vuelves loca comprando (y la familia igual) y luego te das cuenta que te has pasado y que muchos de los juguetes todavia no son adecuados para su edad. Así que el año siguiente seleccionas todo mucho mejor, mas que nada porque el niño va teniendo sus propios gustos y ya te dice mas o menos lo que quiere.
    En la casa encendida hacen todos los años un trueque de juguetes. El año que viene creo que voy a probar.

    Respuesta
    • el 28/12/2011 a las 10:08
      Permalink

      Qué curioso lo del trueque, no lo había oído. Creo que en alguna ocasión ya he comentado que a mi las cosas usadas no me van nada pero la idea de donar juguetes es algo que tengo muy en cuenta para cuando ya no vayan a a tener más uso. Besos!.

      Respuesta
  • el 27/12/2011 a las 23:59
    Permalink

    Nosotros no somos de Papa Noel y nunca lo he visto ni en mi casa ni donde mis suegros, pero este año uno de mis cuñados nos sorprendió con un regalito para los niños.
    Pero lo que temo son los reyes, se va a juntar con demasiados también.
    El año que viene tenemos que hacerlo de otra forma porque a mi esto no me convence.
    Un abrazo

    Respuesta
    • el 28/12/2011 a las 10:08
      Permalink

      ¡Pobre Papá Noel! Nosotros no somos de Reyes y, de hecho, me sorprende que guste tanto, es una costumbre que nosotros no entendemos, pero bueno, eso es otra historia.

      A ver el año que viene porque, como tu dices, esto no me convence a mi tampoco.

      Respuesta
  • el 28/12/2011 a las 8:30
    Permalink

    Lo más práctico, a mi gusto.
    Hablar con la familia y si no… guárdale los juguetes que creas que puedan usarse más adelante y sácaselos en febrero o marzo verás la ilusión que le hace y no le compras nada nuevo (o para cuando nazca el hermanito, como premio) Le sacas alguno de los regalos, él te considerará la mejor madre del mundo, ¡y solucionado!

    Respuesta
    • el 28/12/2011 a las 10:07
      Permalink

      Sí, había pensado en hacer eso, no creo que tengan ningún sentido sacar en Reyes muchas más cosas…

      Respuesta
  • el 28/12/2011 a las 9:28
    Permalink

    Este tema a mí también me trae de cabeza. Es una bola taaaan grande que no sabe una como pararla.
    Mi marido dice que bueno, no es tan grave porque el resto del año no se compran juguetes.
    Pero es que tanto junto, sólo piensan en desenvolver el siguiente regalo…
    Al final yo intento pensar que la Navidad es algo puntual y excepcional, que hay que intentar que mantengan la ilusión a pesar de la sobredosis, y sobre todo, que hay que trabajar en educarles los otros 364 dias del año.Lo que por otra parte tampoco es fácil con un mundo tan consumista.

    Respuesta
    • el 28/12/2011 a las 10:07
      Permalink

      Pues… en nuestro caso sí compramos juguetes durante todo el año. Bueno, juegos educativos, tipo libros o puzzles o cosas así, pero sí que compramos, puesto que además nosotros partíamos de cero y el niño tiene que jugar con algo, conforme va siendo mayor y va requiriendo juegos más acordes con su edad. Así que en nuestro caso no aplica. Pero es una ayuda, está claro, porque con esto podemos estar una buena temporadita sin comprar nada.

      Estoy de acuerdo en lo del consumismo, a nosotros todavía nos pilla lejos pero desde luego que hay que tenerlo en cuenta.

      Respuesta
  • el 28/12/2011 a las 9:29
    Permalink

    En casa Papa Noel no ha dejado nada. Ni un detallito ni nada. Porque sabía que dejaría cosas en casa de los abuelos. Chiquinini ya sabe que hay que elegir y que en nuestro caso mandamos la carta a los Reyes Magos.

    Respuesta
    • el 28/12/2011 a las 10:05
      Permalink

      Ya veo que Papá Noel tiene poco éxito en la blogosfera, qué curioso 🙂

      Respuesta
  • el 28/12/2011 a las 9:55
    Permalink

    Nosotros este año, en casa de la familia de Jose hemos decidido que nosotros no podíamos regalar a todos los sobrinos y que no queríamos nada para Abriñ, mi suegra nos ha dado dinero que meteremos en su cartilla, y nuestros regalos la mayoria son libros, mi madre un detallito y poco más… Y aún así se va a juntar con demasiadas cosas!!! Un besito, el peque seguro que disfruta mucho de todos sus regalitos, poco a poco! Un besito

    Respuesta
    • el 28/12/2011 a las 10:05
      Permalink

      Sí, leí cuando lo contaste… Yo creo que cuando los niños reciben muchas cosas, al final no saben con qué jugar, pero sí, disfrutarlo seguro que lo disfruta.

      Respuesta
  • el 28/12/2011 a las 12:45
    Permalink

    Pues nosotros tenemos divido y más o menos aleccionada a la familia con el tema de los regalos para nuestra peque, en casa de mis suegros celebramos Papá Noel, ellos viven el pueblo y el único día que nos juntamos todos allí (16 casi nada) es en Nochebuena, y allí ha tenido dos peluches, un cuento y un puzzle, luego los demás me dieron dinero para que le compre lo que le haga falta más adelante, ropa o zapatos o lo que sea, y en casa de mi padres con mi hermano y mi cuñada celebramos los Reyes, y solo tendrá dos paquetes uno de mis padres y otro de mi hermano y aquí en nuestra casa le dejarán un detallito (un cuento seguramente) los Reyes pero ya está, creo yo creo que la chiquilla ya va a tener bastante.
    Besitos y por si no nos hablamos antes os deseo un FELIZ 2012!

    Respuesta
    • el 28/12/2011 a las 17:51
      Permalink

      Otro beso para ti!!!!! Feliz 2012!

      Respuesta
  • el 28/12/2011 a las 13:42
    Permalink

    Nosotros decidimos poner un detallito en casa, y que fueran los demás los que regalaran. Aun así, hemos vuelto con unos seis regalos ¡y todavía queda Reyes! Si es que tenemos mucha familia… por lo menos, a esta edad, puedes dejarle un par de días los regalos, y luego ir retirando y sacarlos más adelante.

    Respuesta
    • el 28/12/2011 a las 17:52
      Permalink

      Si, además el rotar juguetes funciona estupendamente!! jijijijii (risa malvada)

      Respuesta
  • el 28/12/2011 a las 14:38
    Permalink

    Imagínate nuestro caso: trillizos y de cumple el 27 de diciembre!!!

    Yo cuando eran más chicos y podía “engañarlos” guardaba regalos para más adelante y los hacía aparecer cuando estaban aburridos. Ahora no puedo hacerlo porque se acuerdan de todo lo que han recibido, pero sí puedo proponerles guardar algunos de los juguetes antiguos por unos meses, y lo aceptan felices. La idea es que sientan que el stock se va renovando durante el año.

    En fin… He llegado a convencerme que no serán unos niños consumistas y materialistas sólo por recibir demasiados regalos en diciembre. La verdad es que durante el año nunca les compro nada. Y ahora que están grandes y entienden de $$ y de precios, comprenden también que las cosas cuestan esfuerzo y que el asunto no consiste en amontonar.

    Creo que siempre seguirán nuestro ejemplo. Y mientras nosotras no seamos de esas mujeres que acumulan objetos por acumular, ellos harán lo mismo.

    Un abrazo!

    Respuesta
    • el 28/12/2011 a las 17:53
      Permalink

      Pienso que el ser o no consumista o, más bien, el entender que las cosas cuestan dinero y el dinero cuesta ganarlo, es algo que se educa en el día a día. También podemos enseñar lo excepcional de recibir regalos en Navidad, ¿no?. En fin, a veces es más complicado enseñar a la familia adulta, ¡mucho más!.

      Respuesta
  • el 28/12/2011 a las 15:44
    Permalink

    Los juguetes no tienen por qué ser “educativos” si por educativos entendemos desarrollar destrezas, conocimientos, habilidades. Pueden ser sólo juguetes con los que divertirse y no tener que aprender a la vez, qué manía con que el juego sea educativo.

    Respuesta
    • el 28/12/2011 a las 17:54
      Permalink

      Es verdad que no tienen por qué serlo. Pero en el caso de mi hijo lo digo porque son los que más le gustan y los que sé que dentro de unos meses le van a seguir gustando. Los juguetes que son simple diversión, muchas luces de colores, muchos sonidos y poco más, por experiencia, sé que al principio le resultan los más llamativos pero en pocos días quedan olvidados para siempre. Sin embargo, unos puzzles, unos encajables, son juegos que duran meses y meses, aún está jugando con algunos que tienen desde hace más de un año, por eso lo digo.

      Respuesta
  • el 28/12/2011 a las 15:46
    Permalink

    Pues imagina yo que Boliche cumpleaños el día 18 de diciembre… yo ya estoy loca con tanto juguete y todavía falta reyes. Este año especialmente ha sido, casi, vergonzoso, porque se juntaron mis amigas del pueblo que eran 14 y no te quiero ni contar la de regalos que le dieron.

    Yo ya he guardado muchos. Lo único que me consuela es que este año los regalos son mejores. Muchos cuentos, puzzles y juegos educativos… algo es algo.

    Paciencia.

    Felices fiestas guapa!
    El año que viene será un gran año para vosotros ;D y os deseo lo mejor.

    Respuesta
    • el 28/12/2011 a las 17:55
      Permalink

      Lo bueno es que en esta casa los juguetes tendrán una doble vida… los que sobrevivan, claro! jajajjaa

      Un beso para ti!

      Respuesta
  • el 28/12/2011 a las 16:32
    Permalink

    Misión imposible. Te entiendo tanto, me ha pasado lo mismo pero no con juguetes sino con ropa, y cómo le digo a la gente que no más regalos? Sería una descortesía total!! Así que sacaremos unas cuantas cosas para que comience a usar y otras las guardaremos. Un abrazo.

    Respuesta
    • el 28/12/2011 a las 17:55
      Permalink

      Sí, el problema es cuando empiezan a ser grandes y ya no se puede hacer eso! jaja

      Respuesta
  • el 28/12/2011 a las 21:43
    Permalink

    yo estoy igual de horrorizada con la avalancha de juguetes, y eso que yo ya había dicho lo de “solo un detallito por persona, pero ni por esas. Manuel se ha juntado con siete regalos en Navidad y le quedan otros cuatro o cinco para Reyes, y me parece totalmente innecesario la verdad. Porque aunque el año sea tan largo, mi hijo va por rachas, y de pronto le vuelven loco los coches pero resulta que en verano no les hace ni caso y lo que quiere es una cuerda para saltar… POr no decir que los regalos de Navidad ya han sido olvidados a día 28 de diciembre. Total, un despropósito. El año que viene voy a intentar lo de 1 regalo por familia y a ver qué tal!

    Respuesta
    • el 31/12/2011 a las 9:59
      Permalink

      Lo intentaremos, a ver qué tal, sí, creo que los niños reciben mejor los regalos en dosis pequeñas.

      Respuesta
  • el 28/12/2011 a las 23:18
    Permalink

    No te cuento con lo que me junto yo en reyes, miedo me da este año con la nena… a ver si alguien me regala un cuartillo para guardarlo todo? jajaja. Y al final, la mitad de lis juguetes no les hace caso…

    Respuesta
    • el 31/12/2011 a las 9:58
      Permalink

      Eso estaría genial, lo bien que me vendría a mi un trastero!!!!

      Respuesta
  • el 29/12/2011 a las 18:07
    Permalink

    Pues imagínate que además de los regalos de Papá Noel y los Reyes Magos, sumamos que cada visita que viene a ver a la recién nacida estos días trae un regalo para el niño “por aquello de que no tenga celos” (¿celos? si la ignora completamente…).

    Por cierto, ¡los playmobil 1,2,3 han sido un éxito y creo que les vamos a sacar mucho partido!

    Respuesta
    • el 31/12/2011 a las 9:58
      Permalink

      ¿La ignora? Qué curioso…

      Feliz Año 2012, un abrazo.

      Respuesta
  • el 29/12/2011 a las 22:45
    Permalink

    Por aquí también apareció un parking-gasolinera con cochecitos, jeje.
    Yo ya conté que este año compramos nosotros los regalos y los distribuimos por las casas, y luego el que quiera que no s dé lo que le venga bien en metálico para ropa y cosas de esas, sino sería una locura!!

    Respuesta
    • el 31/12/2011 a las 9:58
      Permalink

      El parking Bip Bip bólidos ha aparecido por aquí, por si es el mismo 🙂

      Buena idea la vuestra!

      Respuesta
  • el 31/12/2011 a las 8:13
    Permalink

    Pasaba por aqui para desearte feliz año. Que todo salga genial, que disfruteis mucho de este 2012 en familia de cuatro y que tu peque siga creciendo sano y feliz. Un abrazo muy fuerte y feliz año.

    Respuesta
    • el 31/12/2011 a las 9:54
      Permalink

      Muchísimas gracias, Rocío. Un abrazo para ti y tu familia!

      Respuesta
  • el 31/12/2011 a las 14:34
    Permalink

    A mi me ha pasado siempre lo contrario:todo me parece poco.es aquello de querer compensar nuestras carencias con los hijos.Yo de pequeña siempre pensaba que los REYEs venian”pobres”.Con mis hijos he celebrado el Tió,el Papa Noel ,los Reyes…y porque no hay más!.Me entristezco si en la mesa no hay 7-8 regalos para cada uno como mínimo…y si is sobrinos solo recibieran un regalo de mi parte me sentiría una tacaña sin remedio..han de ser tres o cuatro cosas como poco…no creo que sea una manera acertada de encarar el tema de los regalos,pero para que veas que hay visiones distintas del mismo tema…ah,por cierto,mis niños…ya tienen 18 y 12 años,y mi manera de pensar no ha cambiado

    Respuesta
    • el 31/12/2011 a las 18:45
      Permalink

      Te comprendo perfectamente y es estupendo que sepas cuál es el motivo que te hace sentirse así. Yo he tenido otras carencias y también soy consciente de lo mucho que quiero suplirlas. De todas formas, el tema de los regalos depende mucho de la familia y de cómo se enfoque. Por ejemplo, yo he vivido muchas situaciones en las que los regalos parecían obligados o bien un sustituto de la afectividad que no se expresaba de ninguna otra forma, una manera de compensar ausencias. Pero si los regalos son una muestra más del mucho afecto que tenemos a nuestros seres queridos, la cosa cambia, ¿no?. Feliz 2012!

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com