Estrenando la timidez

Aquel niño que se iba con cualquiera y no miraba atrás pasó a la historia. Sigue siendo un niño al que le gusta la gente y al que se conquista fácilmente, pero ya no se fía de todo el mundo y ha empezado a dar las típicas muestras de timidez y miedillo que suelen tener todos los niños.

Ahora cuando le hablan desconocidos que no le han entrado por los ojos se esconde detrás de nosotros, se abraza a una pierna nuestra, gira la cabeza o incluso se tapa la cara con las manos. Si quieren darle un globito o cualquier otra cosa, no lo coge de ninguna manera pero pide que seamos nosotros los que lo cojamos (¡tonto no es!, dirá: “cógelo tu si eso y ya me lo pasas a mi cuando hayas comprobado que está todo bien“).

Si alguien le gusta y le ofrece la mano, puede que se la coja y se den una vuelta, pero está siempre mirando atrás para ver si le seguimos y buscando nuestra aprobación para saber qué nos parece.

No le gusta nada que otras personas le regañen, enseguida viene corriendo como asustado.

Estoy convencida de que para algunos este cambio de carácter es para mal, pensarán que era mucho más majo cuando todo le daba igual y no distinguía entre propios y ajenos. Pero yo estoy contentísima de que haya desarrollado ese apego hacia nosotros y la timidez normal para su edad porque aquello de hace unos meses no era nada bueno y esto significa que las cosas han cambiado, que todo está mucho mejor de lo que estaba.

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

26 comentarios sobre “Estrenando la timidez

  • el 22/08/2011 a las 12:10
    Permalink

    Me parece muy bien que no efeéis la conducta al pequeño. Los niños pasan por muchas etapas y no se les ha de forzar. A mi siempre me ha sorprendido que obliguemos a los niños a ser simpáticos con todo el mundo cuando los adultos no vamos saludanto a todo aquel que se nos cruza por el camino, más bien todo lo contrario. Como mis hijos siempre han sido asociales y hasta que el adulto no se ha ganado su confianza no se han relacionado no me sorprendre y no me parece nada raro.

    Respuesta
    • el 22/08/2011 a las 22:54
      Permalink

      Es que no me parece que se lo tenga que afear. Como el clásico “dale un beso”, joer, pues si no quiere, no quiere, yo tampoco voy por ahí intimando con desconocidos!!! jajaja Los niños asociales no venden mucho pero yo alabo que cada cual tenga su personalidad siempre que no sea algo patológico (que casi nunca es el caso).

      Respuesta
  • el 22/08/2011 a las 13:29
    Permalink

    ¡Es normal! Puede tratarse de un periodo temporal o no. El tiempo lo dirá pero lo importante es que le infundeis confianza.

    El mío de momento no ha tenido cambios. Siempre se ha comportado de la misma forma siendo un niño muy serio con desconocidos pero a la vez muy confiado. Las risas quedan de puertas para dentro y siempre con conocidos.

    Respuesta
  • el 22/08/2011 a las 14:41
    Permalink

    Yo creo que es buena señal que desarrolle esa timidez. Es algo natural y forma parte de su desarrollo. Mejor que no acabe siendo vergonzoso, pero hoy por hoy os necesita para seguir explorando el mundo.

    Respuesta
    • el 22/08/2011 a las 22:53
      Permalink

      Eso creo. Y si es vergonzoso o yo ya lo veremos pero nosotros no somos muy dicharacheros de primeras así que…

      Respuesta
  • el 22/08/2011 a las 15:36
    Permalink

    mi enano es MUY TIMIDO, y reconozco q me gustaria q no lo fuera tanto. Tarda mucho en entrar en confianza y mientras eso pasa esta pegado a nosotros como garrapata jaja. Haciendo exactamente lo mismo q el tuyo, tapandose los ojos, girando la cabeza, etc.

    El tema es q tambien lo hace con la familia q ve seguido, y si vamos a almorzar a casa de mi suegra, puede q estemos 1 hora tratando q socialice con el resto de la familia, ahi es cuando pienso, “porq sos tan timido enano”

    Respuesta
    • el 22/08/2011 a las 22:52
      Permalink

      A lo mejor no le gustan nada las comidas familiares!!! A mi no me gustan, desde luego, y si no fuera porque soy adulta lo mismo actuaría igual!!!

      Respuesta
  • el 22/08/2011 a las 15:38
    Permalink

    Pues los míos sí que suelen dar el cambio (pero en cuestión de segundos) y pasan de saludar con la mano desde la silleta de paseo como si del rey de España se tratase, a meter la cabeza donde quepa para esconderse del que le devuelve el saludo.

    Respuesta
  • el 22/08/2011 a las 16:07
    Permalink

    A mi me parece muy bien también! es parte del proceso de su desarrollo, no podemos pretender que se vayan siempre con todo el mundo!!!

    David tambien es bastante tímido, mas que tímido desconfiado. Porque el puede regalar su mejor sonrisa a un desconocido ( si le da por ahí) pero no quiere compartir mucho mas allá con casi nadie (y mucho menos quedarse, de ahí mi horror al cole)

    Respuesta
    • el 22/08/2011 a las 22:52
      Permalink

      Eso está bien, significa que conoce los límites, lo que le gusta y lo que no. Me parece estupendo.

      Respuesta
  • el 22/08/2011 a las 16:32
    Permalink

    Pues me parece muy bien, supongo que será una etapa pero a mi tampoco me parece un cambio para mal, significa que conv vosotros se siente protegido y bien. Un besito

    Respuesta
    • el 22/08/2011 a las 22:51
      Permalink

      Supongo que es más agradable encontrarse con un niño majo que se vaya con todo el mundo, ya sabes, de esos que regalan besos a cualquiera. Pero yo prefiero que haya dado este cambio porque lo de antes no era nada sano.

      Respuesta
  • el 22/08/2011 a las 17:33
    Permalink

    Yo tambien lo veo como un paso estupendo, es un paso hacia su independencia, hacia su desconocimiento del mundo. Es buena señal, se siente protegido por vosotros, es bueno que desconfie. Vais por buen camino, esta claro. Besos

    Respuesta
    • el 22/08/2011 a las 22:50
      Permalink

      Eso me parece. Gracias! Un beso.

      Respuesta
  • el 22/08/2011 a las 17:54
    Permalink

    Pues yo estoy deseando que mi hija pase por esa fase, no me hace ninguna gracia que sea simpática con todo el mundo porque además cuando es así todo el mundo se cree con derecho a decirle lo que le dé la gana o a toquetearla, encima a ella parece que le gusta la gente más rara… de momento hay algunas personas a las que mira mal pero son muy pocas.

    Respuesta
    • el 22/08/2011 a las 22:50
      Permalink

      Pues seguro que llegará. Mi hijo parecía que nunca cambiaría pero si le vieras ahora… es cuestión de que empiece a darse cuenta de dónde están los límites de su casa y los de la calle, quiénes son personas que ve a diario y quiénes no, etc etc.

      Respuesta
  • el 22/08/2011 a las 18:57
    Permalink

    Hola:
    Pues el mío ni muy muy ni tan tan… está en la época que prefiere a sus padres pero que si los ve cerca da una vuelta o incluso se acerca a las otras personas, pero si no los ve se asusta y corre a buscarnos..

    Respuesta
    • el 22/08/2011 a las 22:49
      Permalink

      Pues mira, en su justa medida, estupendamente!.

      Respuesta
  • el 22/08/2011 a las 19:44
    Permalink

    Qué lindo, se hace mayor. Es una fase más en su desarrollo, cada vez es más consciente de su entorno y de las cosas y personas que le dan seguridad. Mi hija todavía no ha dejado esta etapa, hay veces que hasta le fastidia bastante que algún extraño le diga cosas.

    Respuesta
    • el 22/08/2011 a las 22:49
      Permalink

      ¡¡Algunos no la dejan nunca!! jaja

      Respuesta
  • el 22/08/2011 a las 22:07
    Permalink

    Puede ser una etapa, que luego superará sintiendose protegido y seguro o puede ser que esté formando su caracter y ésta sea una de sus futuras características personales. Así como hay adultos ultra sociales hay otros tímidos, que de igual manera establecen relaciones, tanteando… Tendrás que dejar que el tiempo pase y ver como tu hijo se desarrolla. Si la cosa persevera y vez, que para él es un problema, tendrás que buscar ayuda, pero pienso que aún es algo precipitado pensarlo.
    Un abrazo!

    http://mamdeunamonita.blogspot.com/

    Respuesta
    • el 22/08/2011 a las 22:49
      Permalink

      Nosotros no somos la alegría de la huerta precisamente, ¡ya veremos!.

      Respuesta
  • el 23/08/2011 a las 9:59
    Permalink

    Te entiendo perfectamente. Lo que todas las madres queremos es que nuestros hijos hagan lo que hacen los demás y ésta es también una etapa por la que pasan todos, o casi todos, los niños.
    Un beso

    Respuesta
  • el 23/08/2011 a las 23:28
    Permalink

    Pues yo por el momento prefiero que sean tímidos (que así nos ahorramos escenas embarazosas, jajaja)

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com