¡Me he quedado embarazada sin tomar ácido fólico! ¿Ahora qué?

«¡¡¡ Socorro, me he quedado embarazada sin tomar ácido fólico!!»

Cuando vi aquellas dos clarísimas líneas en mi test de embarazo, aquel que compré para malgastar el dinero y que me viniera la regla de una vez, lo primero segundo que pensé fue exactamente eso.

(Lo primero fue «¡cómo ha sido posible este milagro!«)

Debido a nuestras ya conocidas dificultades para concebir y el paso de los años sin que llegara un nuevo embarazo, la edad y todas esas cosas que no ayudan, nuestros médicos nos dejaron claro que nuestras posibilidades de tener un tercer hijo eran remotas.

Por este motivo, te puedes imaginar que el embarazo de la Tercera no fue esperado. Por tanto, no fue planificado.

Nada de sintotérmico, nada de programar relaciones, nada de ácido fólico o vitaminas prenatales, nada de nada.

¿Para qué sirve el ácido fólico?

El ácido fólico previene los defectos del tubo neural en el bebé. Si se produce un defecto las consecuencias pueden ser muy importantes. La más conocida es la espina bífida pero también se puede dar anencefalia o encefalocele.

Como esta parte del desarrollo se produce en los primeros días de la vida del embrión (antes del primer mes de embarazo), es importante que se tome desde que se planifica la gestación.

Por este motivo desde hace ya muchos años se recomienda a las mujeres que están planificando un embarazo que lo tomen al menos tres meses antes de dejar de tomar precauciones.

Si como muy bien, ¿me sigue haciendo falta el ácido fólico?

Según los expertos, parece complicado que tomemos suficientes folatos a través de nuestra alimentación, por bien que comamos. Además el cuerpo humano no asimila igual de bien los folatos que están presentes en los alimentos que el ácido fólico sintético que podemos tomar en comprimidos.

Por eso se recomienda a todas las futuras mamás que tomen un suplemento de ácido fólico tanto si tienen una dieta estupendísima como si no.

¿Qué suplemento tomar? ¿Yodocefol o vitaminas prenatales?

Cada ginecólogo tiene su preferencia.

De mis mayores recuerdo haber tomado Yodocefol y Folidoce, y después de haber cambiado a suplementos prenatales, en concreto los de Gestagyn.

El Yodocefol está financiado por la Seguridad Social, no recuerdo cuánto cuesta pero es muy barato.

Las vitaminas para el embarazo como Gestagyn, Donna Plus o Natalben no lo están y suponen un pico al mes.

¿Qué pasa si no he tomado ácido fólico y estoy embarazada?

Yo me enteré de que estaba embarazada de la Tercera cuando estaba ya de de dos meses.

Te puedes imaginar que lo primero que hice fue ir corriendo a la farmacia a comprarme el ácido fólico y después llamar a pedir cita con mi ginecóloga.

Ella no le dio mucha importancia.

Me dijo que había hecho bien en empezar a tomarlo de inmediato, aunque no existe evidencia de que tomarlo a partir del segundo mes reduzca de forma apreciable los riesgos ya que el embrión ya tiene formado su tubo neural.

Muy dulcemente me explicó que ya llegábamos tarde para que la suplementación disminuyera los riesgos. Pero que, en mi caso, era un riesgo bajo.

Al no tener antecedentes, el riesgo era pequeño. Además, mi alimentación en ese momento era muy buena y tampoco tenía otros factores predisponentes como son la obesidad o la diabetes.

Pero aún así es algo que no me quité nunca del todo de la cabeza. Jolín, con lo planificadora que soy yo, ¡¿cómo me pasó esto a mi?!

Ahora bien, viví todo el embarazo con tal sensación de irrealidad que quizá este fue el aspecto en el que menos pensé.

Afortunadamente en la ecografía de las 12 semanas se vio que estaba todo perfecto y luego la niña nació sin ningún problema.

Sea como sea, aún ahora hecho la vista atrás y me da rabia porque es un riesgo fácilmente evitable. Podíamos haber tenido un gran disgusto.

La toma de ácido fólico es una suplementación sencilla y económica. Hay expertos que plantean si no debería extenderse a todas las mujeres en edad fértil precisamente para evitar que pasen estas cosas.

¿Te has quedado embarazada sin tomar ácido fólico? ¡Cuéntame!

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya diez años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo!Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada.Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com