¿Dar el pecho adelgaza?

Una creencia bastante extendida sobre la lactancia es que dar el pecho adelgaza. ¿Es así realmente?

La teoría sobre si la lactancia adelgaza

Parte del almacenamiento de grasa que la mujer tiene y que ha acumulado durante el embarazo está destinado a afrontar el esfuerzo que implica generar leche materna.

Se estima que la producción de leche haría que la mamá consumiera unas 550 kcal al día, es decir, que las madres lactantes necesitan más calorías en su vida diaria que una madre que no da el pecho.

Comiendo lo mismo y haciendo la misma actividad física, el gasto calórico de una mujer lactante sería mayor porque dar el pecho es una actividad que consume calorías por si sola.

Si esto fuera así, todas las madres lactantes adelgazarían.

¡Pues a mi me engorda la lactancia!

Ay, amiga, ¡ven a mis brazos! A mi también me engorda dar el pecho, qué le vamos a hacer.

La teoría está clara, ¿no?

El problema es que la lactancia suele dar mucha hambre y mucha sed, por lo que es frecuente que comamos mucho más (y que bebamos algún zumo o refresco con azúcar, ya que estamos).

Es decir, que gastamos más calorías pero también ingerimos más calorías.

A todo ese hambre atroz súmale la falta de descanso. Yo estuve cinco años sin dormir del tirón con el Mediano y ahora ya llevo dos. Me acuesto tardísimo, la niña me despierta cada 3 horas y luego a primera hora ya estamos al pie del cañón.

Hay estudios que explican que la falta de descanso nos engorda y nos hace perder calidad de vida. Nos hace tener más hambre. Suma y sigue.

Por eso ocurre muy a menudo que no perdemos peso durante la lactancia. O que incluso engordamos.

Es mi caso. Cuando nació mi Mediano perdí pronto el peso ganado durante el embarazo, que además fue muy poco. Pero lentamente fui recuperando, bastante por encima de mi peso normal, porque no paraba de comer. Tenía hambre a todas horas, sed y muchísima falta de descanso. Así estuve durante los tres años y medio que duró la lactancia.

Con la Tercera me está pasando lo mismo. Llevamos dos años de lactancia y sigo con el mismo hambre que el primer día. Y no es hambre precisamente de cosas sanas, lo cual es una verdadera lástima porque yo no comía ni un sólo procesado ni tampoco dulces.

¿La falta de menstruación afecta al peso durante la lactancia?

Una característica de mis lactancias es que estoy años sin la regla.

Le pasa a muchas mujeres. La amenorrea durante la lactancia es muy frecuente y es una cosa completamente normal.

Sinceramente, creo que esto influye bastante. Noto que mi metabolismo no es el mismo y que retengo líquidos. Se me hincha la tripa al final del día y no adelgazo con la misma facilidad que cuando no he estado ni embarazada ni dando el pecho.

Es como si mi cuerpo supiera que tiene que retener grasa para poder hacer frente a la demanda de producir leche. Yo me miro al espejo y me veo más redondita, con más curvas. Me parece muy evidente que mi cuerpo está invirtiendo lo que como en hacer esas curvas, como si pensara que son necesarias. No se comporta así cuando no estoy dando el pecho.

Lactancia prolongada y pérdida de peso

La teoría dice que sí hay una relación: cuanto más dure la lactancia más peso se perderá.

Ya te digo que en mi caso no ha sido así, pero ojalá en el tuyo sí 😉

¿Dejar de dar el pecho engorda?

Cuando dejamos de dar el pecho, ese gasto calórico desaparece.

Por tanto, si seguimos comiendo lo mismo es posible que engordemos. Ya no gastamos lo mismo, por tanto deberíamos consumir menos calorías para mantener el peso o hacer más actividad física.

Pero ya te digo que en mi caso ha sido al contrario.

Al dejar de dar el pecho he sentido que mi metabolismo volví a ser el mismo. Mi hambre se regulaba poco a poco y también ese ansia por comer cosas grasas o dulces. La mejora del descanso hace que todo vaya mejor en mi cuerpo y que tenga menos angustia por comer. Todo ayuda.

Entonces, ¿dar el pecho adelgaza o engorda?

Como todo en la vida, depende. No se puede saber de antemano.

Hay mujeres que se quedan en los huesos… Y luego todos los opinólogos les dicen que el bebé las está consumiendo, incluso les aconsejan que lo dejen porque va a acabar con su salud. ¡Seguro que habéis escuchado estas cosas o os las ha contado alguna amiga!

Lo único cierto es que hay mujeres a las que dar el pecho les adelgaza muchísimo y otras que no. Igual que a algunas no nos viene la regla en años y otras mamás lactantes tienen la regla a los muy pocos meses del parto.

Mi opinión sobre si dar el pecho adelgaza es que no necesariamente. Si mantienes una dieta sana y te mueves, seguro que puede ser de gran ayuda. Si sucumbes al hambre, el cansancio y el estrés, muy probablemente no notes ese «consumo extra» que supone fabricar leche.

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo!Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada.Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

2 comentarios sobre “¿Dar el pecho adelgaza?

  • el 09/07/2020 a las 10:56
    Permalink

    Hola! A mí sí me adelgaza. En las 3 lactancias he bajado al menos una talla y eso que como bastante más que cuando no doy el pecho, aunque al no poder comer ciertos alimentos por mis jaquecas (como chocolate, ciertos colorantes…) se me limita mucho el comer bollería o dulces. Así que mi armario se compone de ropa normal, ropa premamá y ropa de lactancia ?. Lo que sí noto es lo que comentas del hinchazón de la tripa por la noche. Un abrazo.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com