Carácter

Hay cosas de las que te vas dando cuenta con el tiempo. Por simple observación, por comparación con el entorno. Desde que nació mi bebito sospeché el carácter que tenía, ahora sé que no me engañaba.
Viendo otros recién nacidos, me he dado cuenta de que mi hijo ya nació protestón. Al margen de que las tomas duraban más dos horas y se juntaban unas con otras, el breve espacio de tiempo que había entre ellas consistía, básicamente, en lamentarse. Muy bajito, muy suave, sin llegar a llorar, pero lamentarse. Dormía muy pocas horas durante la mañana, alguna más durante la tarde, y por las noches tocaban llantos a pleno pulmón por los cólicos, desde las 19h hasta las 4 o las 6 de la madrugada. 
Con dos meses y algo mejoró bastante de los cólicos y, por tanto, de los llantos nocturnos. Comenzó a dormir más y mejor durante la noche. Durante el día seguía durmiendo muy poco pero las tomas se fueron reduciendo en tiempo, se alimentaba mejor por lo que estaba más satisfecho, tenía menos dolores y, en definitiva, estaba de mejor humor. Por eso creo que la mejor etapa que tuvimos fue desde los 3 meses hasta los 5-6. 
En estos diez meses y algo, no recuerdo haber comido tranquilamente más que cuando está durmiendo. De recién nacido, muchos días comía con él tumbadito en el brazo izquierdo o directamente no comía. Cuando ya se hizo más complicado tenerle en brazos al mismo tiempo, anda que no hemos interrumpido comidas. Salir a comer con él fuera de casa es tener un espectáculo garantizado, así era antes y así sigue siendo. 
Cuando entró en el segundo semestre de vida se hizo patente el enorme nivel de frustración que tiene. A partir de ese momento él fue consciente de todas las posibilidades que le daba su cuerpo y el no poder alcanzarlas le tiene obsesionado. La etapa de los 5 a los 7 meses, marcada por los gritos y chillidos, fue mala. Pero la etapa que le siguió a los gritos es mucho peor, la etapa del ñiiiiiiiiiii me saca de mis casillas.
Desde que se levanta hasta que se acuesta nunca está conforme. Se levanta de buen humor, desayuna y ñiiiiiii. No quiere estar en el parque, pero en algún lugar le tengo que dejar mientras desayuno y recojo la casa. Cuando veo que el ñiiiiiii va en aumento, pensando en los pobres vecinos, le enchufo Baby Einstein. Es el único momento de paz. Pero si no quiero tenerle todo el día viendo la tele, la otra alternativa es ñiiiii, ñiiiiii y más ñiiiiiii. En el suelo poniéndose en peligro constantemente, pegándose golpes, haciendo ñiiii porque no consigue toda la movilidad que desearía. En el andador porque todavía no ha entendido bien cómo funciona. En el parque porque no quiere estar en un espacio limitado. En su cuna porque aunque tenga sueño, quiere seguir explorando. En brazos ni loco quiere estar, empuja, da manotazos, da patadas, se aleja con manos y piernas y lloriquea.
Para hacer algo en casa tranquilamente sólo hay estas opciones:
a. Que esté durmiendo.
b. Que esté viendo Baby Einstein.
c. Dejarle en el parque, aguantando el ñiiii y hacer como que no escuchamos nada.
La primera opción es la mejor, claro. El problema es que dormir durante el día duerme más bien poco y además tiene un oído finísimo. Así que descartado hacer tareas que supongan hacer mucho ruido. La opción b. es la más cómoda de todas, claro, pero me da miedo provocarle un vicio irrefrenable por la tele, así que procuro no abusar de esta opción. La opción c. es la que mejor practica mi marido pero yo soy incapaz. Me pongo enferma, me pongo nerviosa, me da ansiedad, no me concentro en nada, no me sirve.
Así que, viendo las opciones que tengo, normalmente cuando estamos a solas me limito a seguirle por toda la casa, evitando que se abra la cabeza, hasta que está tan cansado que le deposito en su cuna. En esta operación puedo invertir fácilmente un par de horitas, no es que se canse con facilidad.
Sería injusto hablar sólo de su mal carácter. La frustración la demuestra solamente el 70% del tiempo. El otro 30% del tiempo es un bebé muy sonriente, simpático, que se va con cualquiera, que se ríe a carcajadas, que es fácil de conquistar. Es el típico bebé que de visita cae muy bien. En matronatación ha conquistado a algunos padres con su simpatía, su alegría, su carácter abierto. Pero esta cara suele sacarla sobre todo con los demás, dejándome a mi la mayor parte de sus frustraciones, lloriqueos, lloros a pleno pulmón y demás quejas.
Salir con él es complicado. Cuando son pequeñitos el problema es que comen cada poco. Ojalá tuviera yo ese problema ahora. Porque lo que tenemos ahora encima es un bebé que no está conforme con nada, que protesta para que le saques del carro pero que tampoco quiere estar en brazos. ¿Y qué haces?.¿Le vas a dejar en el suelo del centro comercial o en mitad del asfalto para que se convierta en un niño mopa?. Cuando el carro va en movimiento, normalmente va tranquilo. Pero simplemente que detengas el carrito ya la hemos cagado. Ni pararnos con alguien a saludar, ni mirar un escaparate, ni mucho menos sentarnos a tomar algo. A veces funciona darle trozos de pan, hasta que se harta de pan, claro.
Si no fuera porque he encontrado madres blogueras que han tenido o tienen bebés con este carácter, estaría muy preocupada. Se que es normal, se que esta etapa es mala en muchos niños (sobre todo varones) pero estar todo el día sola en casa con él, luchando, me agota psicológicamente. Me agobia sólo pensar que donde vaya tengo que ir con él y que ya cuento con que no me va a dejar tranquila hacer lo que tenga que hacer. Se me quitan las ganas de ir a los sitios y de quedar con gente.
Hace unas tres semanas entramos en una tienda de bebés con mi hijo retorciéndose en el carro, arqueando la espalda cual niño del exorcista y en un momento dado pegó un grito de esos que me dejan el tímpano tiritando. Se giró una mamá que llevaba un carrito con capazo y miró a mi hijo con un asco que me costó contenerme. Estuve por cogerla del brazo y decirle: la cara de asco te la metes por donde te quepa, sólo espero que tengas un hijo seta porque, si no, seguro que te vas a acordar de este día. Me contuve, me contuve. Pero no quiero que nadie mire a mi hijo así, no quiero que piensen que es un tirano, que es un niño cabrito y se que lo piensan porque lo veo, lo vi en el funeral de su bisabuela cuando había gente en los últimos bancos más pendiente de mi lucha con el niño que de lo que estábamos haciendo allí, porque la gente mira descaradamente, incluso opinan, todo el mundo mete baza sobre lo que le pasa.
Siento pena por haberme pasado los últimos meses deseando que pasara el tiempo porque sé que así no se disfruta igual. Desde que nació he querido que se fuera haciendo mayor para que fueran pasando las malas rachas, pero ahora mismo no sé si esa es la solución. Pienso que cuando pueda andar y hablar todo mejorará, pero también me hago a la idea de cómo serán sus terribles dos. Quizá esto nunca tenga fin, quizá su carácter vaya a ser siempre así de inquieto, de intenso, de indomable.
En estas condiciones, plantearme un nuevo embarazo me parece casi de película de terror. Por mucho que me lo pida el cuerpo, me veo incapaz. Pero esto casi ya lo cuento otro día, que me está quedando una entrada larguísima…

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

23 comentarios sobre “Carácter

  • el 09/08/2010 a las 12:00
    Permalink

    Poco puedo ayudarte, porque yo no he tenido este problema. Sólo espero que se le pase y que pronto empiece a sentirse que puede lograr las cosas y sentirse más feliz consigo mismo.

    Quien habla de los "terribles dos", quizá el tuyo pase los "terribles cero". Nunca se puede generalizar, esperemos que para esa época esté más tranquilo.

    Es normal que te sientas así de mal y que lo que más esperes es que tu niño madure lo antes posible y, para esto, sabes que se necesita tiempo. Debe de ser agobiante, así que mucho ánimo.

    La verdad es que con lo cansada que estoy yo no me podría imaginar tú con un nuevo embarazo. De todas formas no se sabe lo que puede hacerle cambiar.

    Ánimo guapa!!!

    Respuesta
  • el 09/08/2010 a las 12:18
    Permalink

    Bueno pues que te puedo decir paciencia,los mios la verdad que hasta los dos años no me han dado mucha guerra,pero ahora estoy en plena ebullicion estan todo el dia chichandose,no puedes ir a ningun sitio con los dos juntos.
    Por separado muy bien pero cuando estan juntos…

    Respuesta
  • el 09/08/2010 a las 12:19
    Permalink

    Te cuento, mi peque era como el tuyo, pero con el tiempo fue cambiando y mejorando, de hecho de muy pocas me acuerdo hoy dia cuando se que fueron varias.
    He pasado sofocos en el super, por la calle, en el metro(papi, la yaya y la abuela se han tenido que bajar y todo del berrinche q tenia) y se lo mal q se pasa, yo me ponia roja como el de la verguenza y angustia que pasaba.
    Y q paso?q llega un dia q te das cuenta de q ya no coge esos berrinches, q le puedes llevar a sitios, a comer, etc sin mayor problema q saber q hay q entretenerlo. Mi peque se puede portar muy bien en una comida, pero tiene q estar entrenido, o bien picando pan o lo q sea, o con un cuento, juguete, movil mio, mi cartera, etc. Mi peque y yo hemos pasado muchos ratos en el metro, y a el no le vale, ir mirando a la nada, tiene q estar entretenido, asi q los trayectos me los pasaba sacando juguete tras juguete, cuento tras cuento, todas las cosas del bolso, etc, para q no protestase, acabas agotada pero funcionaba. Ahora es mas sencillo, se entretiene mas facilmente.
    Con todo te quiero decir q en mi caso, con el tiempo ha mejorado muchisimo¡¡¡y q casi no me acuerdo de los malos ratos q me hizo pasar.
    Ah¡ y de los terribles dos, si te sirve julito esta a menos de un mes de cumplirlos y no tiene rabietas. No digo q no tenga en un futuro, pero por ahora no tiene pinta.
    Aysss q rabia me ha dado leer la cara de asco de la señora¡¡¡no me extraña q te costara contenerte. Ya la tocara a ella, ya la tocara…

    Respuesta
  • el 09/08/2010 a las 12:46
    Permalink

    Joo, lo siento mucho, pero como te dicen las otras chicas, puede que sea una etapa. Tal vez es la misma frustración de no poder hacer todo lo que le pide el cuerpo lo que lo tiene de mal humor. En muy poco tiempo ya podrá andar y además en la guarde seguramente le harán hacer actividades, y esto puede que lo ayude a sentirse más animado y tal vez en casa lo refleje quejándose menos. Yo no puedo decir mucho aún de mi peque porque es chiquitín, con 4 meses y medio es bastante tranquilo, podemos llevarlo a comer y él se queda quietito, pero esto es hoy día, dentro de un tiempo no sé cómo será, espero que siga igual, ya veremos. Lo que tiene mi bebé es que cuando llora se le escucha hasta en Canarias, jeje. El otro día cuando le dieron las vacunas de los 4 meses lloró muy poco, pero bien intenso, como siempre, y la pediatra se mostró ensordecida y puso mala cara, cosa que no me gustó mucho, porque pa qué estudió pediatría si a la mínima se fastidia con los niños, no? Por eso entiendo tu malestar con la madre esa de la tienda, qué se cree, que su hijo siempre será "perfecto"? Menuda gili..
    Ah, por cierto, qué bueno lo de las carcajadas, el mío no es muy risueño que digamos, sus carcajadas se limitan a un ja.ja.ja así bien pausado, pero a mí me vale y me causa mucha gracia escucharlo, a veces en sueños se ríe de igual forma, qué rico.

    Respuesta
  • el 09/08/2010 a las 13:01
    Permalink

    David también era así, de hecho sigue siendo un peque muy inquieto y no se le puede llevar a todos los sitios, pero ahora es mucho mas llevadero. Animo y paciencia, poco a poco irá mejorando.
    Y lo de la señora co cara de asco….sin comentarios porque no tengo ganas hoy de cabrearme…
    Un beso.

    Respuesta
  • el 09/08/2010 a las 13:06
    Permalink

    Mama AC, ya sabes que la gente es una maleducada. Yo si veo a un niño llorar pienso que igual está malito, no miro mal a la madre para que lo haga callar.

    En unos meses el ñiiiiiiii pasará a ser mamá o papá ya verás, y entonces te gustará más.

    Respuesta
  • el 09/08/2010 a las 13:48
    Permalink

    Mi hijo mayor y el tuyo son almas gemelas 😉

    Y el pequeño, no tanto, pero también es bastante guerrero.

    Te debo un mail detallado… Eso sí, decirte que este tipo de niños enamorones y súperdemandantes (tocapelotas) no siempre son lo que parecen. Yo lo he descubierto hace poco, cuando ha nacido el pequeño.

    Un beso y ánimo 🙂

    Respuesta
  • el 09/08/2010 a las 13:53
    Permalink

    Mi hijo era igual y con el tiempo mejoro, lo único que creo que ahora hemos empezado una etapa peor porque le ha dado por pegar y yo ya no se que hacer.

    Respuesta
  • el 09/08/2010 a las 13:55
    Permalink

    Suu, pues mira, no te creas que no lo he pensado, que con los terribles meses que llevamos, lo mismo los terribles dos me parecen pan comido. Tu imagínate con un niño así y un mal embarazo. No puedo, ni loca. Es una pena.

    Kithy, mucho ánimo porque no me imagino cómo debe ser con dos. Qué valientes sois algunas!.

    Mamadejulio, yo sudo a chorros del estrés, no me extraña que tenga la cara como una paella, de los nervios que se me ponen. Ya se que es cuestión de tenerle entretenido, el problema es que entretenerle es muy complicado. Además de que cada día es más consciente de las cosas y no se deja engañar fácilmente, menudo es!.

    Adry, espero que tu hijo siga así de tranquilo. Yo hubiera asegurado al 100% que mi niño iba a ser así porque mi marido y yo somos súper tranquilitos pero mira, nos tocó un hijo inquieto, qué le vamos a hacer!!. Y, sí, no sabes qué carcajadas se pega, hay veces que parece que va a llorar ya de la risa que le entra.

    Ana, gracias por los ánimos!

    Ricinhos, yo entiendo que los niños son molestos e irritantes, lo entiendo perfectamente. Pero mirar mal al niño, casi prfiero que me miren mal a mi. Qué gente tan gilipollas, la verdad.

    Mama en alemania, espero tu mail como agua de mayo! jajajaja. Lo de su "superdemanda" lo dejo para otra entrada, que va a dar mucho de sí.

    Respuesta
  • el 09/08/2010 a las 13:56
    Permalink

    Treintañera, te acabo de leer y comentar. Nunca se sabe si la siguiente etapa es mejor o es peor. El otro día en la piscina una niña le pegó un pellizco a mi hijo y ahora él también lo hace, a veces… no sabe ni lo que hace, está probando. No me extraña que digan que para tener hijos hay que ser joven, lo qué agotan!!

    Respuesta
  • el 09/08/2010 a las 15:48
    Permalink

    Tu ya sabes cómo es mi hijo, y sobre todo, cómo ha sido. Inquieto, rebelde, no para, siempre protestando, demandante a tope. Su etapa de bebé para mi fue agotadora, pero a partir del año mucho más. Los dos años fueron terribles, como dicen por ahí y reconozco que lo pasé fatal. Pero ahora se ha convertido en el mejor niño del mundo. Aunque sigue igual de vivo e inquieto (porque no para) pero ahora podemos razonar con él, podemos explicarle las cosas, es bueno, obedece, puedo llevarle a todos los sitios, puedo hacer de todo con él, desde la compra, ir al médico o visitar a una amiga. Así que lo único que te digo es que tengas paciencia, porque ahora está descubriendo el mundo y no le cabe la energía que lleva dentro.
    Como consejo de una madre con un niño que ha sido como es el tuyo ahora te diré que debes buscar actividades físicas que le cansen. La matronatación le va a venir de perlas. Pero si tienes tiempo y paciencia (algo fundamental) busca alguna otra actividad que le mantenga entretenido. O bien haced actividades en casa con papi, pero todo muy físico para que se canse.
    Y mucho ánimo querida. Igual que ahora te exprime al máximo, no sabes las recompensas que te dará con el tiempo.

    Respuesta
  • el 09/08/2010 a las 17:35
    Permalink

    Mamacc, yo también he tenido ese nivel de frustración por lo que debería estar disfrutando y en ocasiones acababa padeciendo y deseando ir quemando etapas. Hay que ser valiente para reconocerlo cuando eres una integrista de la maternidad. Me parece que cualquier niño que reciba estimulación es inquieto por naturaleza. Si no los sacas de su capazo los tres primeros meses o del parque hasta los nueve es normal que no demanden atención. Se mueven en una neutralidad vital que según quien lo analice puede considerarlo normal. En mi tierra usan un término "encrecer" para los niños que se estimulan generosamente, consecuentemente los niños están "encrecidos". Así tengo yo a los míos, y si juntas a dos varones encrecidos arman jaleo como cinco de los otros,por lo menos.

    Respuesta
  • el 09/08/2010 a las 17:39
    Permalink

    Comprendo cómo te sientes aunque lo único que te puedo aconsejar es armarte de paciencia. Esto es facil decirlo y muy complicado ponerlo en práctica, sobre todo teniendo en cuenta el ñiii, jeje. (Perdona que me haga gracia). Mi hija es tranquila pero tiene que estar pegada a mí literalmente, especialmente si ve que estoy haciendo algo que no está en su campo de visión. El fregadero no puede ni verlo, mejor dicho, no soporta verme allí y empieza a pedirme que la coja y a llorar por mucho que le explique, se pone hasta morada, vaya que tengo que dejarlo todo.

    Respuesta
  • el 09/08/2010 a las 17:40
    Permalink

    Siempre hay gente a la que le es muy fácil juzgar, normalmente, sin saber… A mi hija mi cuñado de pequeña la llamaba "La pequeña dictadora", porque también era muy demandante. Ahora él ha tenido una niña que es doscientas veces más tirana… No se puede escupir para arriba…
    Y que no te engañen: No es problema de como tú educas a tu hijo, que también podría ser, pero no creo que sea el caso, sino de que hay niños con caracter más difícil que otros, y son así desde que nacen. Luego, ahí es donde entrais los padres y la educación, según van creciendo, se les va enseñando y educando y se van "domando" (perdón por la palabra, no me gusta mucho, porque en cierto modo es algo negativa, pero no se me ocurre otra, espero que no me malinterpretes) y mejorando con la edad, a medida que con la palabra y el movimiento pueden expresarse. Puedes imaginar que mi hija mayor también era así, y ahora tiene cinco años, y es una niña encantadora. Sin embargo, mi segunda hija es mucho más tranquila. Y yo soy la misma persona. Lo comento porque mucha gente te dirá eso de que eres tú la que transmites tus nervios al niño. Y no es eso. O al menos, no sólo eso. Porque está claro que les transmitimos nuestro estado de ánimo. Pero los niños tienen su propio caracter y los hay con un caracter más difícil que otros.

    Respuesta
  • el 09/08/2010 a las 17:47
    Permalink

    Belén, lo "bueno" de esto es que hay días mejores y días peores. De vez en cuando tenemos un par de días buenos, en esos me siento más relajada y me ayuda a coger aire para los demás días, los que son bien duros. Para mi, tu experiencia, y la de otras madres que han pasado por casos similares, es fundamental. Yo estoy segura de que mi niño será un buen niño, pero ahora mismo hay que tener más paciencia que el Santo Job.

    Estoy, si es que una cosa no quita la otra. Se me ocurrió decir en una reunión familiar que cuando empezara la guarde me iba a tomar esos días hasta que yo me reincorporara al trabajo de vacaciones y creo que no cayó muy bien, creo que no se entendió. Yo estoy profundamente tocada por la maternidad, me ha removido muchísimo por dentro, estoy enamoradísima de mi hijo y de mi familia, pero no por ello dejo de reconocer que el carácter de mi hijo es muy duro y que lidiar con él a diario podría con cualquiera. Entiendo muy bien lo que has comentado.

    Nuria, es que el único consejo es ese, paciencia. Mis padres también se ríen cuando mi hijo protesta, porque desde fuera puede hacer hasta gracia. Pero cuando hemos salido por ahí y nos ha "reventado" el día con sus lloros y protestas, comida incluída, ahí ya no les hace tanta gracia, claro. Nunca estamos conformes, eso también, a mi me encantaría tener un niño-lapa jajajaja.

    Superamatxu, qué fuerte lo de tu cuñado, ¿no?. Me parece bastante mal que se permitan esas confianzas, ¿no te parece?. Yo creo mucho en esto del karma (o la voluntad divina, como quiera cada uno). Mejor que no te rias de nadie, no sea que se vuelva contra tí algún día. Yo estoy segura de que mi hijo va a ser un buen niño. No tiene que ver con la educación, tengo mis ideas bastante claras en ese sentido. El desarrollo de un niño depende de la educación, sí, pero también depende de la personalidad. Negar eso es una tontería.

    Respuesta
  • el 09/08/2010 a las 17:50
    Permalink

    Ya sabes que mi hijo es igual, aunque va camino de los dos años que, preveo, van a ser más que terribles.
    Ahora mismo mi solución para poder parar el cochecito donde sea es un cuaderno y un estuche con plastidecores de los gruesos; eso me da unos diez minutos, porque le encanta dibujar. Ya sé que esto ahora no te sirve, pero igual más adelante…
    Recuerdo que, cuando era más peque, se entretenía bastante en el cochecito con este teléfono de Fisher-Price http://www.fisher-price.com/es/infanttoys/product.asp?id=41749&media=822229&history=2&s=bulnl&index=12&pos=3
    Por lo demás, pues lo que te comenta Belén, actividades físicas a tope.
    ¡Arriba el ánimo! Que todo son fases, ya sabes 😉
    La gente… Pues lo que digo siempre: pasa. Pero si no les puedes ignorar, contesta o corres el riesgo de que te salga una úlcera 🙂

    Respuesta
  • el 09/08/2010 a las 23:49
    Permalink

    Jaja, como me pude reir con tu post, y cuantos recuerdos me trajo ! No soy adivina, pero por lo que he vivido y lo que he visto, con el tiempo mejoran, muchísimo ! Siempre hay fases malas, y hay niños difíciles, pero suelen ir a mejor. En mi caso mejoró mucho cuando habló, porque ya no era "pero que narices le pasa ahora ?", sino que te decía lo que había. A veces eran chorradas imposibles de adivinar, y la comunicación verbal fue mágica para eso.
    Respecto a lo de tener otro bebé con ese brujillo, llegará un momento en que el primero estará más suave, y las ganas serán más fuertes, entonces te lanzarás. Mi segundo es muuuuucho más fácil que el primero (cosa sencilla de conseguir, con lo jodido que fue el primero) y se lleva bien. Además es maravilloso verles estar juntos.
    No te agobies por el tema, que ya te preocuparás en su debido momento, no hace falta anticipar, ya que la situación será tan diferente que tus reflexiones de hoy no servirán.
    Ánimo !!

    Respuesta
  • el 10/08/2010 a las 3:46
    Permalink

    creo que te lo han dicho ya.. creo que deberias cansarlo , mi hijo desde cque empezo atrncion temprana y sus clases de psicomotricidad duerme como un ceporro.. vale que s un lirocente desde que nacio, pero una hora de ejercicio y no tiene ganas ni de pestañear..
    yo en casa no le meto tanta caña, soy mas blanda, pero se nota ..

    Respuesta
  • el 10/08/2010 a las 5:24
    Permalink

    Te entiendo perfectamente, ya que mi niño de 13 meses es prácticamente igual. Tiene muy poca tolerancia a la frustración y eso hace que esté todo el día quejándose, conmigo, claro. Yo hay días que estoy a punto de perder la paciencia y me altero mucho…la verdad es que se pasa muy mal. Pero si te sirve, a nosotros, para salir de casa y poder hacer cualquier cosa, comprar, pasear, etc, nos ha ido muy bien llevarle colgado en una bandolera. Le encanta que le llevemos pegadito a nosotros y no se queja. Eso ha sido un descanso muy grande porque se ve a nuestra altura y puede interaccionar con los adultos.
    Yo se que tendrá rabietas muy fuertes y tendremos que ayudarle a contenerse cuando llegue el momento.
    Pero verás que cada día se vuelve más simpático y calmado durante más tiempo.

    Respuesta
  • el 10/08/2010 a las 10:08
    Permalink

    Tuca, lo cierto es que le hemos comprado varios juguetes y al principio sí les hace caso, pero enseguida opta por cosas más peligrosas y prohibidas, es normal. Lo de poder dibujar lo estoy deseando pero ahora mismo lo único que haría es comerse las pinturas jajaj.

    Patricia, yo también creo que es imposible tener otro hijo con más carácter. Y también creo que cuando llega el momento de tener otro, lo sabes.

    Brujilla, sí, hay que cansarle, pero tampoco mucho, que luego cuando está cansado le cuesta más dormirse y no veas los pollos que monta. Estos niños con tanta energía se pasan de rosca fácilmente.

    Mametadebad, mi hijo a veces se calma si le cogemos por la calle, pero enseguida quiere alcanzar cosas que no puede coger o tirarse al suelo y entonces da patadas, empuja… veo impensable lo de la bandolera, esa es la verdad.

    Respuesta
  • el 10/08/2010 a las 10:46
    Permalink

    Alex era igual que tu hijo, pero por suerte, cuando estaba en mis brazos se calmaba, con lo que a mi me funcionaba muy bien los portabebes. Siempre llevaba encima la bandolera de anillas o el mei-tai y cuando se ponía muy tonta, me la colgaba… Pero te comprendo perfectamente. yo también he estado muy agobiada durante mucho tiempo y deseando que pasara el tiempo…Alex también era de esos bebes que se pasaban el día frustrados, pero el día que empezó a andar mejoró un poquito…
    Bueno, solo puedo darte ánimos y usar los tópicos de que con el tiempo mejorará, que es una etapa normal,…Lo único que puedes hacer es armarte de paciencia.

    Respuesta
  • el 10/08/2010 a las 11:20
    Permalink

    Mi hijo fue muy aborbente pero, al mismo tiempo, tenía muy buen carácter, siempre sonriendo. Hasta los 6 meses creo que no lloró, mi madre decía que no sabía hacerlo. Siempre estaba de buen humor pero, eso sí, en brazos o haciéndole caso porque entre que no dormía y que requería atención constante. Yo también comía con él en brazos o si no, a esperar a que alguien terminase, lo cogiese y entonces, con la comida fría, poder hacerlo yo.
    Pero, chica, todo pasa y luego te da la impresión de que no fue para tanto y que no lo has disfrutado como debieras; al menos esa es la impresión que me quedó a mí…Ánimo!

    Respuesta
  • el 10/08/2010 a las 11:31
    Permalink

    LadyA, yo muchas veces le cojo pero enseguida se lanza a por lo que vea y ahí empieza un nuevo pollo, porque además lucha por desahacerse de mi. Dudo mucho que en una mochila o similar fuera a gusto. En fin, mucha paciencia, está claro.

    Laky, yo creo que mi hijo está llorando muchísimo más ahora que antes. Y no sólo con más frecuencia sino, obviamente, con más sentimiento, más volumen y más rabia. Pero es muy cierto eso que dices de que con el tiempo parece que fue menos. Porque yo recuerdo los dos primeros meses como bastante absorbentes, muy duros, con pocas horas de sueño y sin embargo cada vez he relativizado más esa etapa. Con lo cual el consejo de "todo pasa" es mu muy cierto.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com