¿Otra escuela sería posible?

Cuando iba al colegio muchas veces pensaba: ¿para qué sirve que yo me aprenda esto?. Por desgracia, esa pregunta nunca obtuvo respuesta… porque nadie se atrevía a decir la verdad: para nada. No voy a hablar del tema de qué esperararía yo que se enseñara en las escuelas, porque sería muy extenso,sólo planteo una pregunta: ¿sería posible enseñar algo útil y para toda la vida, algo que no se olvide a la velocidad del rayo?.
Ayer pasamos más de una hora maniobrando con la cuna del bebito para conseguir bajar el somier y el colchón a su posición más baja. Hora y media, aproximadamente, cuando cualquier manitas podría haberlo hecho en 15 minutos. Antiguamente, los hombres sabían arreglar los desperfectos de las viviendas y las mujeres sabían coser. ¿Es machista?. Probablemente, pero resulta la mar de práctico tener en la familia quien pueda ayudarte con las chapuzas del hogar o quien pueda coserte los bajos de los pantalones (me da igual que sea hombre o mujer, el caso es conocer a alguien que pueda echarte un cable).
Desde mi modesto punto de vista, haríamos bien en enseñar en la escuela cosas verdaderamente útiles (además de las asignaturas clásicas, por supuesto): rudimentos básicos de costura, cambiar una rueda al coche o los pilotos fundidos, pequeñas chapuzas en casa, configurar una red wifi, planchar, redactar un escrito de alegaciones ante una multa…
Cuando empecé a estudiar la carrera (Derecho) se me ocurrió una idea que he mantenido desde entonces: una asignatura que podríamos llamar “derechos civiles básicos” y que explicaría, a nivel de usuario, cosas tan sencillas como: recursos de multas, derechos de los consumidores, propiedad horizontal (comunidades de vecinos), nociones básicas de todos los impuestos, derecho laboral, etc.
¿Qué conseguiríamos con todo esto?. Podríamos salir de la escuela sabiendo hacer algo, aunque fuera tan tonto como cambiar una bombilla. Que calcular en qué punto se encontrarán dos trenes puede ser muy divertido, pero utilidad práctica no tiene ninguna. Además, si todos los ciudadanos tuvieran una noción básica de Derecho, los políticos mentirían menos y, en general, se oirían menos pamplinas, que yo oigo diariamente cada cosa que me sangran los oídos.
Sobre esta disquisición acerca de si otro tipo de educación es posible, os dejo una charla TED titulada “Las escuelas matan la creatividad” que en su momento me encantó.

¡Espero vuestras opiniones!

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

20 comentarios sobre “¿Otra escuela sería posible?

  • el 26/04/2010 a las 9:26
    Permalink

    La pregunta es, ¿le interesa a las altas esferas que se enseñen cosas realmente útiles? Tener un "ganado" ignorante al que dirigir es mucho más fácil que intentar poner directrices absurdas en un grupo de personas con cierto nivel de coherencia y razonamiento efectivo.

    Cada vez enseñan cosas menos útiles, y ya no sólo en el colegio. En la Universidad también. A mí por ejemplo, en bioquímica, me enseñan las estructuras de nosecuantas moléculas y me hacen perder tiempo aprendiéndomelas. Cuando me llegue un paciente no voy a pensar en las estructuras de sus moléculas, voy a pensar en su diagnóstico y en cómo puedo solucionar su problema, y al final, todo aquel tiempo invertido en aprender moléculas, no me habrá servido para nada.

    Habrá sido un tiempo precioso que me habrán quitado de aprender cosas nuevas y realmente útil, tiempo en el que no habré podido leer un buen libro, escribir, o salir y disfrutar de una juventud cada vez más cargada de contratiempos, tareas inútiles y responsabilidades.

    Cuando era pequeña tampoco podía disfrutar plenamente de mi niñez. En el colegio no paraban de mandarme deberes. Trabajos de educación física que jamás fueron útiles ni sirvieron para algo, proyectos de tecnología en los que había que seguir una pauta y no te podías salir de la tangente. Por no hablar de que tenía que hacer infinitos ejercicios de Matemáticas, Lenguaje, Conocimiento del Medio (conocimiento del miedo le llamábamos a esa asignatura mis compañeros y yo XD)y todas esas materias que te enseñan cosas "útiles".

    Quizá si me hubieran dejado disfrutar más de un precioso tiempo libre ahora sabría dibujar, cosa que siempre he ansiado. Quizá mi abuela me podría haber enseñado a coser, o a cocinar. Quizá podría haber aprendido a cambiar una bombilla, porque no habría tenido que hacer deberes cuando mi padre me quisiera enseñar a hacerlo…

    Quizá si no hubiera estado tan ocupada aprendiéndome las reglas del balonmano, a pesar de que odiase el deporte por la forma en la que me lo imponían, hubiera tenido tiempo de aprender a tocar el violín, el cual es un instrumento que siempre me hubiera gustado aprender a tocar.

    Por no hablar de esas horas inútiles de las clases de Religión, en las que sólo recortábamos papeles, pintábamos cosas y aprendíamos como monitos que Jesús nació tal día, murió tal otro y resucitó tres días después sin entender lo que eso significaba y sin buscarle sentido ni utilidad a todo ello.

    La única asignatura realmente útil para mí, fue lengua y literatura en bachillerato. Quizá por la profesora que nos tocó, que no sólo nos enseñó lo que hicieron otros, no se limitó a tupir nuestras mentes con teoría sobre escritores y tipos de textos. Nos enseñó a comprender y a criticar lo que leíamos. Nos enseñó a formar una opinión coherente y razonable, a tener cierto estilo a la hora de expresarnos.

    Pero en definitiva, veo mucha gente que supuestamente tiene inmensos conocimientos en mi facultad (lo digo por la nota que nos piden en la PAU, lo que antes era la selectividad) y más de la mitad me resultan analfabetos funcionales, que se aprenden todo a base de memorieta, cinta adhesiva y repetición de loro. No comprenden las cosas que ven, y queda bastante evidenciado en las prácticas. Porque les enfrentas a la realidad y no saben qué hacer.

    Respuesta
  • el 26/04/2010 a las 9:39
    Permalink

    Probablemente si alguien se atreviera a poner una asignatura de ese tipo y entre las materias a enseñar estuviera la costura y la plancha lo acusarían de machista. Pero creo que es muy buena idea. No sabes cuánto hubiera agradecido que me hubieran enseñado a coser, la de dinero que me estaría ahorrando. Sobre los temas que propones derechos de los consumidores, multas… me parece más que interesante, esa es la verdad.

    Yo también estoy de acuerdo en que la escuela mata la creatividad de los adolescentes. Salvo que se encuentren con algún profesor especial y algo chalado que lo fomente, el resto cubre el expediente sin pena ni gloria, qué triste.

    En fin, es el sistema educativo que tenemos, y dudo que quieran o puedan cambiarlo.

    Respuesta
  • el 26/04/2010 a las 9:55
    Permalink

    Bueno, yo plantearía una asignatura de "cosas domésticas" para ambos sexos. No hago división entre: "chapuzas" para chicas y "plancha y costura" para chicas. Creo que a estas alturas a todos nos conviene saber de estas cosas.

    Como dice Seishi, mucha gente sale de la escuela y de la Universidad siendo alfabetos funcionales. Yo estudié un master donde los restantes ocho alumnos supuestamente habían sido elegidos tras un arduo proceso y no sabían interpretar lo que leían, no sabían puntuar un texto, no sabían quién es Salman Rushdie ni tampoco eran capaces de defenderse de forma mínimamente decente en inglés. Si esos son los futuros gerifantes del país, que Dios nos pille confesados.

    La escuela mata la creatividad, no me cabe la menor duda. Además creo que hay otro factor añadido: el de la presión del entorno. No sé cómo estará ahora el tema, pero a mi me hicieron bulling por sacar buenas notas. Yo no era la típica empollona, estudiaba muy poco porque tenía la suerte de que todo me entraba con facilidad, pero eso daba lo mismo. En mi colegio, sacar buenas notas era equivalente a ser proscrito del grupo de los "guays". Así es normal que nadie destaque.

    Respuesta
  • el 26/04/2010 a las 9:56
    Permalink

    Estaría muy bien si en la escuela además de todo los que se enseña también enseñaran lo que dices, y es muy buena la idea de meter asignaturas como la de derecho que comentas. Ahora bien lo de coser y cambiar bombillas no se si todos los padres estarían de acuerdo je,je. Y aunque digas que calcular a que distancia se encuentran dos trenes no sirve para nada si que sirve, no exactamente el resultado que te da, pero si todos los pasos que has tenido que dar para llegar al resultado porque has tenido que poner en marcha mecanismos como el calculo, razonamiento… que luego sin darte cuenta los utilizaras en tu día a día. Si que es verdad que estos mismo se podría hacer de una forma más amena.

    Respuesta
  • el 26/04/2010 a las 10:18
    Permalink

    Para mi hay un problema básico en las escuelas, bueno más que en las escueles, en la universidad. Y es que no enseñan a pensar. Está claro que hay cosas que tienes que aprender y en muchos casos hasta memorizar, pero lo más importante es seguir preguntandote el por qué de las cosas. Seishi, quizás el aprenderse la estructura molecular de una sstancia no sirva de mucho si a lo que no te vas a dedicar a la investigación. Pero creo que no podemos decir que tal o cual conocimiento no nos va a servir para nada.
    Los que os dediqueis a perderos por internet, seguro que alguna vez habéis visto como alguien se ha fabricado un atilúgio (radio/mp3/etc) con las piezas que tenía por casa o comprando los elementos por separado. Esa gente es la que de verdad ha captado el significado de la universidad o de la Formación Profesional.
    Pero creo que para un gobieno, cuanto más borrega sea la gente, más fácil es de controlar y dudo mucho que las nuevas teorías sobre como debe ser la escuela 2.0 sean aceptadas. No vaya ser que un día nos preguntemos si no viviríamos mejor sin ellos y se les acabe el chollo.

    Respuesta
  • el 26/04/2010 a las 10:19
    Permalink

    También yo había pensado en eso de que fuera obligatorio dar una asignatura en el colegio que fueran nociones básicas de Derecho, porque al final, lo de los impuestos, las multas, los contratos laborables, los derechos de los consumidores, etc, es algo que todos los ciudadanos necesitamos, y nos iría mucho mejor, que coincido contigo en que muchas veces, pasan las cosas que pasan precisamente por la ignorancia con respecto a algunos temas.

    Respuesta
  • el 26/04/2010 a las 11:09
    Permalink

    A ver, voy a ser una vez más la nota discordante. No me parece mal que haya una asignatura de hogar (como en yankilandia) o talleres de madera, etc…
    De hecho creo que sería una idea excelente.
    Pero no entiendo eso de que en la escuela nos tengan que enseñar todo.
    Vamos a ver, en mi colegio se estudiaba las asignaturas normales, pero yo sé coser, bordar, montar todo tipo de muebles, cambiar una bombilla y un enchufe y mi próxima meta es cambiar el grifo de la cocina.
    Mi marido también sabe coser y hasta te borda en punto de cruz (le he enseñado yo)
    Porque sabemos hacer todo esto si en la escuela no nos lo han enseñado, pues simplemente porque una se busca las mañas.
    Es que me cabrea un poco eso de que nos tengan que enseñar todo de forma institucional.
    Pero leches tenemos toda esa información disponible, antes con los libros, ahora tenemos internet.
    Si quiero aprender cómo se hace la técnica del craquelado pues busco información,(la otra opción es hacer un cursillo, aunque yo prefiero buscar por mi cuenta)
    Precisamente en la época en la que estamos, con la de información disponible que tenemos creo que el que más y el que menos puede aprender cualquier cosa de forma autodidacta.
    Está claro que el temario escolar es lo que es. Si algunas veces cuesta dar los temarios completos imagínate si ponemos en ese horario escolar otras materias adicionales, mejor ponerlas como extraescolar.
    Y por cierto a mí a planchar me enseño mi madre y a desmontar cuanto aparato electrónico se ponga en mi camino fue mi padre quien me enseñó y me permitió siempre investigar desde pequeña.
    ¿Es que acaso los niños solo tienen que aprender en el colegio?

    Por cierto en la ESO no es que se den nociones de Derecho (que para eso ya está la carrera) o la curiosidad o necesidad (la necesidad enseña mucho) de cada uno, pero si se enseña como funcionan más o menos algunos estamentos, se muestra el estatuto de los trabajadores etc…

    De todas formas, y tu mamá (contra corriente) lo sabes bien, cuando uno tiene interes o necesidad por aprender algo se busca las mañas.

    El ejemplo más practico: los mejores informáticos que conozco (y conozco muchos) no lo son de carrera. Conozco licenciados en historia, matemáticos, licenciados en literatura y personas que no han pasado del bachillerato que le dan mil vueltas a un informático de carrera. 😛

    —-
    http://lallavedelbaul.wordpress.com/

    Respuesta
  • el 26/04/2010 a las 11:10
    Permalink

    Yo llevo un tiempo intentandome leer los libros de Rebeka Wild sobre educar, pero la falta de tiempo, por ahora, me lo impide.
    Yo nunca me había planteado que existieran otras formas de educar… hasta que nació Alex. Ahora me planteo buscar algún tipo de escuela no tradicional….

    Respuesta
  • el 26/04/2010 a las 11:32
    Permalink

    lobo, yo sé que ese conocimiento no va a servirme el día de mañana en lo que será mi actividad laboral. Y me quejo de que nos enseñen cosas así en la facultad, porque veo a mucha gente que llega con ilusión al primer año de carrera, que piensa que ahora sí podrá dedicarse a lo que le gusta, que las cosas ahora serán distintas. Y se encuentran con una pared delante de sus narices. Porque se ven obligados a aprender cosas que no tienen nada que ver con la función que quieren desempeñar en un futuro, porque ven que la ilusión se les esfuma poco a poco.

    Vería más útil que me den conocimientos orientados a cómo relacionarse con un paciente, o que me expliquen que tal molécula sirve para X cosa en las analíticas que uno puede encontrarse en los hospitales y centros de salud.

    Nos llenan la cabeza de paja y al final uno no sabe distinguir lo que es verdaderamente importante. Así después me encuentro con que una persona que saca notas increíbles en los exámenes, tiene dificultades para hacer una regla de 3 en un ejercicio de farmacología… Porque no sabe razonar, sólo sabe empacar bien la paja que le meten en la cabeza para que le quepa más.

    Respuesta
  • el 26/04/2010 a las 12:55
    Permalink

    Yo estoy de acuerdo con Tifoidea, para que estamos los padres sino para enseñar cosas a nuestros hijos??
    Lo que decis de coser y cambiar bombillas y eso a mi me lo enseñaron en el colegio, por supuesto no cosiamos a maquina pero nos enseñaron los puntos basicos que se hacen a mano como el punto lineal, la cadeneta y el punto de cruz.
    En ciencias nos enseñaban a hacer circuitos electricos con una bombilla, una pila de petaca y un enchufe, y como eso mas cosas.
    Supongo q no en todos los colegios se hara por lo que me estais diciendo pero vamos que juegos para enseñar a hacer esos circuitos a los niños hay un monton en el mercado y por cierto yo me lo pasaba pipa haciendo mis circuitos.
    A mi en el instituto me hicieron cogerme una optativa de economia que todos pensareis que bien una q es util, pues para mi fue inutil como el resto de las asignaturas porque con esa edad te la estudias para aprobar el examen y al dia siguiente ya ni te acuerdas y la verdad q tanta tecnicidad les interesara a los economistas pero a mi no.

    Respuesta
  • el 26/04/2010 a las 12:56
    Permalink

    Aquí hay un colegio religioso, que tiene una asignatura que se llama hogar, y en la que todos los alumnos, aprenden a coser, planchar, hacen punto de cruz, etc. Todos, tanto chicos como chicas y es un colegio de monjas, que si no lo ves no lo crees, y llevan años haciendolo.

    Yo aprendí a coser un botón de ver a mi madre y para hacerle los vestiditos a las muñecas. He arreglados mandos a distancia, y cambiado el enchufe proque en egb, nos hicieron montar un circuito que acabo siendo una lampara, de diseño discutible, y aprendí a base de eso. Y con los ordenadores lo mismo, a base de andar rebuscando y probando cosas, y cargando otras.

    Al final montastéis la cuna, no? Os llevase media hora o 3, así que eso es lo fundamental.

    Saludos a tod@s!

    Respuesta
  • el 26/04/2010 a las 13:19
    Permalink

    Seishi, a mi me pasó lo mismo cuando llegué a la facultad. Pensaba que el mundo universitário era otra cosa. Pero como me dijo una vez una profesora, las fórmulas están en cualquier libro, con saber leer les llega, aquí lo que les vamos a enseñar es a saber cuando hay que aplicarlas.

    Coincido plenamente con lo que dice Tifoidea. Un ejemplo, a mi sugra una vez se le fastidió la goma de un grifo, vino el fontanero y le cobró una pasta por abrir el grifo y cambiar la goma. Así que ahora lo hace ella.
    A mi me ha encantado siempre saber cómo funcionan las cosas, pero también me he encontrado con gente que no tiene el más mínimo interés.
    Vivimos en una sociedad en la que no hace falta saber de nada, siempre y cuando tengas dinero claro, que hay que coser un botón, lo llevas a la brocherie (o como se llame), que no planchas, pues a la tintorería, no cocinas, llama a teleX, etc.
    No se, a mi me da la sensación que cada día nos dejamos llevar y nos volvemos más vagos.

    Respuesta
  • el 26/04/2010 a las 13:28
    Permalink

    Yo no lo veo así. Ni mi marido ni yo sabemos hacer arreglos en casa porque: 1. A su vez, nuestros padres tampoco sabían y 2. Porque somos unos negados para el tema. Supongo que si me lo hubieran enseñado, hubiera aprendido, pero a mi me das las instrucciones de Ikea y no sé qué hacer con ellas. Es así de simple: o pago porque me lo monten o tenemos accidente doméstico asegurado (y cabreo entre nosotros, el bricolaje es una causa de discusión segura!).

    Coser, tres cuartos de lo mismo. Mi madre no sabía así que yo tampoco. A mi marido ni le preguntes porque mi suegra no le enseñó ni a hacer las camas. En fin, yo ahora me apaño para coser un botón y hacer algún remiendo pero me compré una máquina de coser y no he sido capaz de enhebrar la aguja por más instrucciones que he mirado en Internet!!.

    ¿Somos poco hábiles? Pues seguramente pero vamos, hubiera preferido aprender estas cosas a un montón de chorradas que olvidé a la misma velocidad que aprendía.

    Por supuesto que hace falta enseñar a pensar, aunque eso me parece una tarea, sobre todo, de los padres.

    No sé, a mi me gustaría que la escuela pudiera enseñarles todo lo que yo no puedo.

    Respuesta
  • el 26/04/2010 a las 14:23
    Permalink

    A ver, que me recuerdad a Sherlock Holmes tocando el violin y cabreado porque no le sale bien a la primera. Te digo lo que te decian antes, habeis montado la cuna, tardando más o menos tiempo pero la habeis montado.
    Pues de eso se trata.
    Yo cojo un mueble de Ikea y lo monto del tirón, pero porque lo he hecho muchas veces, casi toda mi casa está con muebles que he montado yo. Con el primero te rompes la cabeza pero luego vas cogiendole el truco.
    Con la costura igual. No te va a salir bien a la primera pero en eso está la gracia.
    No se si sois poco habiles pero si te rindes a la primera por la que se pueda liar, como leches vas a hacelo bien luego.
    Eso te pasaria en el colegio también.
    Yo se hacer muchas cosas que no me han enseñado mis padres. De hecho mis padres no entendían de ordenadores y yo empecé con ellos a los 10 años. Y el primer PC serio que tuve, lo primero que hice al llegar a casa fue abrirlo para ver como iba por dentro, donde estaba la memoria, etc y luego lo fui ampliando a mi aire ¿y como lo hice si en mi entorno no había nadie interesado en los ordenadores? pues investigando, leyendo, y muchas veces por ese socorrido metodo de pueba y ensayo.
    Mi padre por ejemplo todo lo que sabía de electrónica lo aprendió leyendo, comprando libros sobre el tema, y lo mismo te montaba una radio que te hacía un panel de mandos para las luces de la casa que ni el del Enterprise.
    Si tienes interes en algo acabas aprendiendo, otra cosa es decir que no sabes y es muy díficil y darte por vencido antes de empezar. 😛

    Respuesta
  • el 26/04/2010 a las 14:30
    Permalink

    Vale que hay gente más dispuesta o hábil para unas cosas que otras. Por ejemplo, la declaración de la renta (ahora que estamos en fechas) me encantaría que alguien pudiera hacerla por mí, lo reconozco, con el papeleo me pierdo. Pero como dice Tifoidea, hay muchas cosas que puedes enseñar a tus hijos, aunque no sepas cómo hacerlas. Es cuestión de ponerse un día.
    y si tal como dices, sin saber coser te compraste una máquina de coser, valor desde luego no te falta, jajaja.

    Respuesta
  • el 26/04/2010 a las 15:33
    Permalink

    Bueno, vamos a ver. Me toca 🙂

    Personalmente, creo que el colegio no es el lugar adecuado para aprender ciertas cosas. Recuerdo que tuve un amigo, de origen sueco, que estudió en aquel país parte de su infancia. Defendía vehementemente las bondades del sistema sueco, porque a determinadas edades dedicaba más tiempo a la asignatura "hogar" que a las humanidades. Siempre pensé que era una tontería: y así se lo hice saber cuando le pregunté: "¿Y en tu casa, que aprendes? ¿Latín o historia antigua?" Es decir, teniendo en cuenta que la mayor parte de nuestras escuelas están produciendo analfabetos funcionales, a ver quien es el héroe que consigue adjudicar horas del temario para temas tan abstrusos como freir un huevo, coser un botón o cambiar un enchufe.

    Hay cosas que pueden, y deben, ser enseñadas en la familia. A ser posible, por los propios padres. Pero si éstos no saben/pueden/quieren, siempre quedan tías, tíos, abuelas, abuelos… etc. Y si tampoco… no queda sino buscarse las mañas uno mismo, que también funciona. En mi casa así lo hacemos; mi mujer es la estrella del montaje de mobiliario, y yo el superhéroe de la electricidad, fontanería y colgamiento de enseres. Vamos, todo lo que tenga que ver con taladros. Y el día que tuve que poner un sistema de luz encastrable en la cocina, averigué como hacerlo buscando instrucciones en internet. Hasta vídeos hay en youtube. 🙂

    Respecto al otro tema, los supuestos conocimientos superfluos… er… bueno: haberlos, haylos. Pero ciertamente menos de los que parecen. ¿A qué me refiero? A ver. Por poner un ejemplo, tomemos el latín. Nadie va a conversar con nosotros en latín; mucha gente opina que estudiar latín es una soberana pérdida de tiempo… y yo creo que es terriblemente importante: lo es para llegar a escribir bien: te enseña muchos recursos: además te da referencias del origen de muchos términos… y supongo que cualquier abogado podrá dar fé de lo utilísimo que es para llegar a una comprensión "fina" de muchos términos de leyes que, de otra manera, pueden sonar terriblemente incoherentes. 🙂

    Respuesta
  • el 26/04/2010 a las 18:15
    Permalink

    Creo que lo que deberían hacer es enseñar bien los idiomas y no los chapuerreos que enseñan, eso si que es para toda la vida!

    Respuesta
  • el 26/04/2010 a las 20:55
    Permalink

    No conocía a Ken Robinson, me ha parecido muy interesante. No sé si sería posible otra escuela, pero sería recomendable empezar a pensar en lo que este hombre propone, más que nada porque sí es cierto que empieza a hacer falta. De hecho ya hace tiempo que se va viendo lo obsoleto y absurdo de la educación de hoy en día. No lleva a nada beneficioso, ni en lo personal ni en lo profesional. Uno siente simplemente que sigue una linea programada que se supone que algún día le dará de comer, pero a veces ni eso. Y de la satisfacción personal ni hablamos. Otra cosa es cómo se puede llevar a la práctica este cambio, porque no me parece fácil ni rápido, y como otros han apuntado ya aquí, pienso que todo el peso no debe recaer en el sistema educativo. La familia es tanto o más importante, como punto de partida.

    Respuesta
  • el 26/04/2010 a las 21:44
    Permalink

    Pues yo creo que independientemente de que esas cosas las enseñasen en el colegio… como en todo hay que tener habilidades. Yo por ejemplo… durante toda la EGB y BUP tuve clases de pretegnólogia, y si hacer figuritas de barro se me daba mal, el coser se me daba peor, todas las manualidades de costura tenía que hacermelas mi madre, porque yo no daba puntada. Con decirte que una vez teníamos que hacer un cojín, y yo hice una panera!!! (bueno, el que fuese panera fue "solución" de mi madre, cuando vió que tenía unicamente un lado del cojín cosido (cojín al que no le compré el relleno) y encima media tela estaba manchada de tinta de un rotulador verde al que se me olvidó ponerle el capuchón!!!.

    Besosssssssssssssssssss

    Besosssssssssssssssss

    Respuesta
  • el 26/04/2010 a las 23:02
    Permalink

    Me encanta este post…yo soy madre y aún le digo a la mía que todo lo que aprendí en su día no me sirvió para nada…a las pruebas me remito!! Por qué no enseñan cosas útiles…cómo aprender los términos de una hipotéca…que es algo que tendremos que hacer todos los españoles no?? O como dices tú, a coser, a manejar un taladro, etc…

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com