Este año vamos a celebrar el Adviento. Lógicamente, un “Adviento para niños“, pues la idea es vivenciarlo desde su óptica. Por eso hoy os traigo algunas ideas para trabajar la espiritualidad en esta época del año tan apropiada.

Adviento con niños: qué debo saber

En el blog estoy dedicando varios posts al Adviento, que os recomiendo que os leáis para conocer su origen, significado, símbolos, etc. Pero, para ahorraros trabajo, os resumiré los conceptos.

Los 5 puntos básicos del Adviento
  1. El Adviento comprende los cuatro domingos anteriores al día 24 de diciembre.
  2. Por tanto, el Adviento 2016 comienza el domingo 27 de noviembre.
  3. Los símbolos más tradicionales son la Corona de Adviento y el Calendario de Adviento.
  4. La Corona de Adviento tiene un gran simbolismo: el círculo representa el infinito, el ciclo de la vida; las ramas de hoja perenne, la esperanza y la vida eterna; las cuatro velas simbolizan cada domingo de Adviento y la cinta roja el amor que une a la familia.
  5. La tradición de celebrar el Adviento (y por tanto recuperar la Corona) está volviendo lentamente, con un significado no necesariamente religioso pero sí espiritual como periodo de reflexión, esperanza y agradecimiento.

Me parece una época muy bonita, en la que los padres podemos preparar la Navidad con los pequeños.

 

¿Qué podemos hacer en un Adviento con niños?

Algunas ideas muy sencillas para compartir con los peques:

  • Hacer manualidades relacionadas con la época, como nuestro propia Corona o Calendario.
  • Reflexionar sobre todo lo que ha ocurrido durante el año y lo que está por venir, profundizando en todo lo que a nosotros nos parezca que debemos incidir.
  • Prepararles para afrontar el bombardeo televisivo de juguetes de una forma más sensata.
  • ¡Leer! Hay decenas de lecturas relacionadas con la Navidad.
  • Compartir aún más tiempo juntos, fomentando los valores que queramos trabajar y que parecen muy propios de la Navidad como la empatía, el respeto o la ayuda al prójimo.

 

Adviento para niños: ¿por qué lo vamos a celebrar?

Este va a ser el primer año que celebremos el Adviento en casa.

Y lo vamos a hacer a nuestra manera. Nuestro enfoque no va a ser religioso pero sí espiritual.

Aunque la idea de las velas suena muy bien, con dos niños pequeños y dos gatos me parece algo arriesgado, así que al menos este año no me atrevo.

Este fin de semana vamos a elaborar nuestra Corona de Adviento, en base a alguna de las manualidades que os mostré en este post con 10 ideas de Coronas DIY. Si todo sale bien y no es un big fail, os traeré un tutorial la semana próxima para que vosotros también os animéis. Bueno, si es un fracaso igual os lo enseño igualmente y así nos reímos un rato 😉

Al tiempo que hacemos la manualidad, les voy a explicar qué es el Adviento y por qué lo celebramos.

A partir del día 27 de noviembre, cada semana de Adviento vamos a trabajar un tema.

Llevo varios días dándole vueltas a los temas que voy a escoger porque a) tiene que ser algo adaptado a su nivel de madurez (teniendo en cuenta, además, que el Peque es muy peque todavía), b) lo suficientemente interesante como para que les motive trabajarlo y c) no excesivamente complicado.

A continuación os cuento el esquema que he organizado para que trabajemos al menos cuatro valores que me parecen interesantes.

 

4 ideas para trabajar en Adviento la espiritualidad con los niños

Como os decía, cada semana de Adviento vamos a escoger un valor y vamos a trabajar en base a él.

  •  Semana del domingo 27 de noviembre al 3 de diciembre. Vamos a trabajar la AMABILIDAD. 

Mi idea es hablarles de la importancia de ser amables con todo el mundo y de contar hasta 10 antes de explotar.

De cómo nos sentimos cuando alguien nos trata bien y cómo nos sentimos cuando alguien nos trata mal.

Lo cierto es que trabajando la amabilidad trabajamos muchos otros valores que están muy relacionados. La empatía, la ayuda al prójimo, la comprensión, la generosidad… Me parece un valor que va mucho más allá de enseñar a los niños  a “dar las gracias“.  Que también está muy bien, por supuesto, pero muchas veces los más pequeños repiten las cosas que les decimos de forma automática así que está bien profundizar en por qué somos amables con la gente.

La propuesta que les voy a hacer para esta semana es que cuando nos despidamos de alguien por la calle, por ejemplo, de la chica que atiende la panadería, o de un vecino, le deseemos que tenga un buen día y lo hagamos con una sonrisa. Es una acción muy sencilla que intento practicar todos los días y es increíble el efecto que tiene en la persona que lo recibe.

Y vamos a trabajarlo con un libro: “Cuando Soy Amable“, de la colección “Sentimientos” de SM (colección súper recomendable, por cierto).

Cuando Soy Amable

 

  •  Semana del 4 de diciembre al 10 de diciembre. Vamos a reflexionar sobre EL AMOR INCONDICIONAL DE LA FAMILIA. 

Es un tema bastante extenso así que ya veremos cómo se va dando esta semana. Quiero incidir en la idea de que aunque nos enfademos siempre nos seguiremos queriendo y en que la familia es el núcleo básico del individuo para poder desarrollarse saludablemente.

Esta semana vamos a hacer especial énfasis en la lectura de un libro que nos encanta “Siempre te Querré, Pequeñín“, cuya reseña podéis leer en Pekeleke.Blanco

Siempre te querré, pequeñín

Seguro que muchos conocéis el libro y lo tenéis en casa. Es uno de esos imprescindibles en cualquier biblioteca y perfecto para trabajar las rabietas. Que el niño comprenda que los actos pueden estar mal pero es no les convierte en malos y que nuestro cariño no es voluble, que con nosotros siempre podrán contar.

 

  •  Semana del 11 de diciembre al 17 de diciembre. La idea central va a ser valorar todo lo que tenemos y desarrollar la GRATITUD

Los niños son muy pequeñitos todavía y apenas tienen conciencia del valor de las cosas y de que existe un mundo a su alrededor que no tiene tanta suerte como ellos. Como os decía antes, no quiero sobrecargar con un tema que es complicado de entender con su nivel de madurez pero sí que creo que podemos ir introduciendo algunas pinceladas para, al menos, ser conscientes de que tienen mucha suerte no sólo en lo material sino especialmente en lo espiritual. Porque no sólo tienen muchas cosas sino, por encima de todo, una familia que está comprometida por su bienestar, algo que por desgracia no tienen todos los niños del mundo.

El libro que vamos a trabajar se llama “Te doy Gracias“.

Te doy Gracias

La orientación del libro es algo religiosa pero me parece tan tan taaaaaan bonito y fácilmente adaptable que no he encontrado ningún otro que me parezca más adecuado para el tema que queremos tratar.

 

  •  Semana del 18 de diciembre al 24 de diciembre. El valor que trabajaremos será la GENEROSIDAD

Es un valor que me gusta mucho trabajar a los niños porque creo que la generosidad no es sólo una cuestión material sino también espiritual. Ser generoso, desde mi punto de vista, no es solamente compartir nuestros objetivos sino darnos a los demás sin esperar nada a cambio. Incluso ser generosos con nosotros mismos, que a menudo somos quienes más duramente nos juzgamos.

Vamos a utilizar un libro muy tierno de Kalandraka que se llama “¿Somos Amigos?“, cuya reseña tenéis también en Pekeleke.

¿Somos amigos? (portada)

Si este año vais a celebrar un Adviento para niños, espero que os resulten de utilidad estas ideas para trabajar la espiritualidad desde un enfoque no religioso.

Y si os apetece compartir conmigo cómo lo vais a celebrar vosotros, ¡me encantaría aprender de vuestras ideas!

 

Foto | Donnie Ray Jones en Flickr CC