Un dolor agradable

Uno de los mejores recuerdos que tengo del embarazo del mayor son los dolores de caderas, ingles, pubis y huesos de toda esa zona propios de las últimas semanas. Empecé a notarlos en torno a las semana 32, sobre la 34 ya tenía la cabeza completamente encajada y recuerdo aquella sensación con total nitidez. Es verdad que tener la impresión de que llevas un melón entre las piernas (melón que además insiste en golpearte una y otra vez el cuello del útero) puede parecer una sensación poco agradable y que los dolores y pinchazos apenas me dejaban andar, pero a mi me encantaba.

Tenía dudas sobre si esta vez sentiría los mismos dolores y sensaciones porque no estaba segura de si es posible que se encaje estando de nalgas, al menos no con tanta facilidad. Curiosamente, desde la misma semana 32 he comenzado a notar esas molestias tan características y paulatinamente noto la tripa más baja. Ni qué decir tiene que estoy igual de encantada.

Hay tres sensaciones físicas del embarazo que me encantan: los movimientos del bebé (incluído el hipo), las contracciones de Braxton Hicks y los dolores de encajamiento. Tienen en común, a mi modo de ver, que nos muestran la perfección de nuestro cuerpo y del de nuestro bebé, cómo la naturaleza sabe lo que tiene que hacer sin necesidad de que nosotras hagamos nada en especial. Son tres experiencias irrepetibles, nunca volveremos a notar algo tan físico y tan palpable salvo durante el embarazo.

Cuando se vive esta experiencia con admiración, es díficil que el dolor moleste. En algunos momentos pienso que es, incluso, muy agradable. Ese sentir que se me abren las carnes, literalmente, para dar paso al nacimiento de mi hijo, me resulta fascinante.

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

39 comentarios sobre “Un dolor agradable

    • el 21/03/2012 a las 10:53
      Permalink

      Ya va quedando menos, sí!

      Respuesta
  • el 21/03/2012 a las 10:03
    Permalink

    Yo también recuerdo esa sensación, y coincido contigo en que es estupenda. A mi las contracciones no me traen tan buenos recuerdos, pero el resto, es maravilloso. Disfruta de estos momentos porque son inolvidables.

    Respuesta
    • el 21/03/2012 a las 10:53
      Permalink

      Aisss, estas cosas se recuerdan siempre, ¿verdad?.

      Respuesta
  • el 21/03/2012 a las 10:28
    Permalink

    Yo nunca note esa sensación de que el niño estuviese encajado, ni la tripa más baja, ni las contracciones de braxton hicks y la verdad es que durante el embarazo tuve muchas ganas de sentirlas, sentir que ya llegaba el final del embarazo de algún mudo, pero nada no sentí nada hasta que no me provocaron el parto estando ya de 41+4 que fue cuando supe por primera vez lo que era una contracción.

    Respuesta
    • el 21/03/2012 a las 10:53
      Permalink

      ¡Vaya! Pues es una pena porque es una sensación muy chula, quizá la próxima vez!!

      Respuesta
  • el 21/03/2012 a las 10:43
    Permalink

    ¡Qué bonito! y ¡qué poquito queda! estarás emocionadísima…
    Un besito.

    Respuesta
    • el 21/03/2012 a las 10:54
      Permalink

      Emocionada y un poco impaciente al mismo tiempo! jajaja

      Respuesta
  • el 21/03/2012 a las 10:47
    Permalink

    Pues no sé si estoy de acuerdo contigo o no…una parte de mí SÍ, totalmente, sentir como se mueve mi chiquitina me hace sentirme más tranquila, después de todos los malos momentos es una maravilla sentirla y saber que está bien.

    Pero por otra parte, cuando estoy conduciendo o en la oficina, que te voy a decir, no es nada agradable…mi peque también está ya con la cabeza para abajo, encajándose y cuando trata de sacar un puño por mi ingle…bufffffff, con decirte q la he preguntado a la ginecóloga si puede llegar a romper la bolsa con los movimientos que hace, me dijo que no, pero mira…no acano yo de estar muy segura.

    Respuesta
    • el 21/03/2012 a las 10:56
      Permalink

      No sé si me he explicado mal, este segundo nene está de nalgas, al menos de momento, y la verdad, si está encajando ya el culete, dudo mucho que vaya a cambiar de posición. Sobre lo que le preguntaste a tu gine, ya te digo yo que no, mi hijo mayor hacía lo mismo, súper fuerte, me daba unos golpes tremendos que me hacían ver las estrellas y nada de nada 🙂

      Respuesta
  • el 21/03/2012 a las 10:55
    Permalink

    Yo recuerdo perfectamente lo que dices en ambos embarazos y es para mí es eso de “sarna con gusto ni pica” porque sí, puede ser molesto o incómodo, pero saber que era mi bebé hacía que necesitara esos dolores para saber que todo iba bien.
    Yo sentí que de verdad se me abrían las carnes en el parto, sobre todo en el segundo que no estaba plenamente lúcida (en el primero me habían puesto un calmante) hubo un momento en el que sentí un dolor en las caderas con unos calambres que se extendían a los muslos y sabía qué estaba pasando, mi cuerpo estaba abriendo paso a la vida a mi pequeña. No se si volveré a pasar otro embarazo, pero tengo todas esas sensaciones grabadas a hierro en mi mente y en mi corazón.

    Ya te queda menos, un besote.

    Respuesta
    • el 21/03/2012 a las 10:57
      Permalink

      Debe ser impresionante sentir eso durante el parto, me hago una idea. Son recuerdos que se guardan siempre, ¿verdad?. ¡Qué increíble es la naturaleza!. Besos.

      Respuesta
  • el 21/03/2012 a las 12:47
    Permalink

    Mi embarazo fue doloroso,no me podia ni levantar de la cama,pero los recuerdos que tengo son preciosos,pasaba horas tocandome la barriguita para notar como se movia mi hija.
    El parto lo repetiria mil veces si hiciera falta,la sensación de cuando salió es inexplicable,sientes un cumulo de emociones…quieres llorar,reirte…cuando salió me abrace a ella y a mi chico,ojala pudiera volver a vivir ese momento tan bonito.

    Respuesta
    • el 23/03/2012 a las 9:39
      Permalink

      Qué bonito, qué bueno que guardes tan buen recuerdo!!

      Respuesta
  • el 21/03/2012 a las 13:06
    Permalink

    Tienes toda la razón, sarna con gusto no pica, y esos dolorcillos saben a gloria…Besos!

    Respuesta
  • el 21/03/2012 a las 15:32
    Permalink

    Mi hijo también se pasó sentado todo el embarazo y la sensación que describes yo no la experimenté. Siempre he pensado que sería porque estaba de nalgas pero al leer que el tuyo también está de nalgas y sientes lo mismo que con el mayor ya no sé porqué fue que no sentí igual.
    Yo no recuerdo las contracciones, el hipo y los estiramientos de mi hijo con agrado. Recuerdo cuando se estiraba y me ponía la cabeza en el esternón que me cortaba, literalmente, la respiración. Recuerdo que le podía palpar la cabeza perfectamente a través de mi abdomen y le daba pequeños golpecitos para que cambiara la postura porque me dejaba sin poder respirar.

    Pero no cabe duda de que luego son sensaciones que se echan de menos y te queda un gran vacío cuando nacen

    Respuesta
    • el 23/03/2012 a las 9:38
      Permalink

      Cada cual tiene su experiencia, no me cabe duda. A día de hoy no noto esos dolores con tanta intesidad ni tan contínuos como con el mayor y, bueno, no te puedo asegurar que se esté encajando así, de nalgas. Pero sí tengo claro que mis huesos se van abriendo y que la tripa va bajando, eso lo noto claramente.

      Entiendo perfectísimamente lo de no poder respirar!!!!.

      Respuesta
  • el 21/03/2012 a las 15:54
    Permalink

    Que poco queda ya!

    Yo nunca tuve esa sensación en mi embarazo, en realidad la niña nunca se encajó. Las últimas semanas me las pasé esperando a que se “bajase la barriga” como me decía todo el mundo, pero nada de nada, nisiquiera bajó durante el parto y tuvieron que sacarla con forceps y a lo bestia. Aprovecho también para decirte hola , que ya llevo leyendo tu blog una buena temporada y nunca había comentado!!

    Respuesta
    • el 23/03/2012 a las 9:37
      Permalink

      Gracias por animarte a comentar!!!

      Bueno, cada cual tiene su experiencia, está claro!!

      Respuesta
  • el 21/03/2012 a las 20:34
    Permalink

    Te sigo (y a tu marido también) desde el silencio porque me da como vergüenza ponerte comentarios, pero decirte que no me pierdo una. De hecho tú has hecho que iniciara mi humilde blog (dificil los comienzos), 1º darte las gracias por ello y 2º decirte que me pasaba o sentía lo mismo cuando estaba embarazada de mi nene y aunque era pesado esa sensacion no era del todo desagradable, era como sentirlo encajadito y agustito dentro de mí. Saludos de mamaydetodounpoco.blogspot.com

    Respuesta
    • el 23/03/2012 a las 9:36
      Permalink

      Muchas gracias por tus palabras, me paso cuando pueda!. Un beso.

      Respuesta
      • el 23/03/2012 a las 12:04
        Permalink

        Gracias a tí por iniciarme en esta nueva ilusión del blog, que por cierto, si no te importa te añadí a mi lista de blogs, es que aún estoy descubriendo como funciona todo ello.
        Saludos de mamaydetodounpoco.blogspot.com

        Respuesta
        • el 23/03/2012 a las 12:26
          Permalink

          Me ha encantado tu rollo de carne, a ver si me animo un día! jaja Un beso.

          Respuesta
        • el 23/03/2012 a las 12:28
          Permalink

          Eso sí, ¡quita las dos palabras de verificación! ¡Son un horror! jajajaja

          Respuesta
          • el 23/03/2012 a las 13:02
            Permalink

            Ok. Ves aún me falta mucho por aprender, seguiré tu consejo y añguno que otro puedas dar. Saludos de mamaydetodounpoco.blogspot.com

          • el 23/03/2012 a las 13:36
            Permalink

            Gracias! 🙂

  • el 21/03/2012 a las 20:53
    Permalink

    Uffff esto si que me ha recordado los momentos que tuve que parar en seco en la calle- de UPS algo no quiere que ande mas y literal sentarme en el suelo del dolor jaaaa se me había olvidado!!! De las contracciones yo ilusa de mi pensaba que era indigestión jajajaja eso si del hipo maravilloso y las pataditas ni que decir—-lo mejor!

    Respuesta
    • el 23/03/2012 a las 9:36
      Permalink

      Con el mayor me pasaba eso, en las últimas semanas algunos días iba por la calle y me tenía que parar porque pensaba que allí mismo se me salía, de hecho alguna vez me puse la mano a modo de tapón! jajaja

      Respuesta
  • el 21/03/2012 a las 21:32
    Permalink

    Tube un embarazo estupendo y sin ningún síntoma asique lo del dolor de caderas, pubis y demás me suena a chino, también puede ser porque se adelantaron y no llegué a ese punto.
    Lo que recuerdo como algo maravilloso eran sus movimientos, sus pataditas, sentir a cada uno por un lado diferente, identificarlos y reñirles por dar tanta guerra, la niña colocada junto a las costillas era un constante movimiento, no paraba, parecía señalar que cuando naciera la cosa iba a ser bien movidita….

    Respuesta
    • el 23/03/2012 a las 9:35
      Permalink

      Qué recuerdo tan bonito!

      Respuesta
  • el 21/03/2012 a las 21:57
    Permalink

    Sabes que me muero de envidia verdad? Si en agosto no hubiera sufrido el último aborto ahora los estaría sintiendo yo también… Bufff mejor no pensarlo…

    Respuesta
    • el 23/03/2012 a las 9:35
      Permalink

      Arual, siento que tengas ese sentimiento… No sé qué decirte, si te hace mal leerme quizá no deberías hacerlo, lo último que quiero es que sufras!. Muaaaá!!

      Respuesta
  • el 25/03/2012 a las 15:29
    Permalink

    Es una maravilla vivirlo así… porque realmente es lo que tu dices.. esas molestias nos muestran la perfección de nuestro cuerpo y su capacidad para dar vida. Es impresionante.

    Respuesta
    • el 27/03/2012 a las 17:51
      Permalink

      Desde luego que sí…

      Respuesta
  • el 09/04/2012 a las 12:15
    Permalink

    DE MI HIJO MAYOR NO SENTÍ ESE DOLOR YA QUE A LAS 42 SEMANAS ME LO PROVOCARON Y TUVE MUY MALA EXPERIENCIA. PERO EN EL DE MI HIJA FUE COMPLETAMENTE DISTINTO. SENTIR ESOS DOLORES TAN DUROS Y ESPERANZADORES ME HACIAN SER FELIZ (POR LO MENOS DESDE EL RECUERDO).
    SIN PROVICAR , PARTO ESTUPENDO Y RECUPERACIÓN SUPER LIGERA.

    Respuesta
    • el 09/04/2012 a las 12:37
      Permalink

      Gracias por compartir tu experiencia Vanessa.

      Respuesta
  • el 28/08/2012 a las 12:54
    Permalink

    Está claro que cada una lo vivimos de una forma diferente. Mi bebé está en transversal y ya estoy de 8 meses así que hay muy pocas probabilidades de que cambie de postura (o eso me han dicho) No noto ese encajarse pero sí lo de cortar la respiración (supongo que será al mover los brazos) o las patadas en el lado derecho.

    Recuerdo que en una ocasión acompañé a una amiga que ya está de 30 y muchas semanas al gine y le comentaba estos dolores y él le dijo “bueno, eso son molestias normales en este momento” y ella diciendo “no, no, de molestias nada son DOLORES!!”

    Respuesta
  • el 23/10/2014 a las 15:54
    Permalink

    estoy pasando por TODOS estos sintomas que mencionas & otros mas
    estoy casi en la 32 sem & los pinchazos & la sensacion de que al caminar siento la cabeza de bebe ahi abajit, la presion . en las noches la cadera, la fatiga & muchos otros sintomas me hacen la noche dificil jajaaj
    sin duda es fascinante pero muy muy dificil de llevar 🙂

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com