Soy una afortunada

A veces se me olvida lo afortunada que soy. Aunque he mejorado muchísimo desde que soy madre, sigo teniendo cierta tendencia a ver el vaso medio lleno y eso hace que demasiado a menudo me centre en todo lo que no tengo y me olvide de lo demás.

Es verdad que Dios (o la vida, o la suerte, lo que queráis) no me ha dado una salud de hierro ni una gran paciencia, que me hubiera venido de perlas en todos estos años. También (y muy tristemente) me ha negado (nos ha negado) algo que para mi era tan vital como respirar: el don de la fertilidad. Y a veces me enfado con Él (o con la vida, o con la suerte que tengo) y no comprendo por qué nos ha negado esto tan importante y se lo ha regalado a personas que no lo saben apreciar.

Hace poco me dijo mi marido, cuando le explicaba lo enfadada que me tenía por cosas como esta que le ha ocurrido a Silvia, que nosotros teníamos que estar agradecidos porque quizá no estaba en nuestro destino tener ni siquiera un hijo y sin embargo tenemos al nuestro con nosotros. Quizá, mientras nos lamentamos por las dificultades para tener otro no nos damos cuenta de que ya tenemos más de lo que podíamos esperar.

Hace también unos poquitos días me preguntaba una amiga creyente que por qué no le rezaba y le pedía lo que tanto necesito. No lo hago porque me da vergüenza. Porque pienso que debe estar tremendamente ocupado con los problemas de otras personas, mucho más importantes que los míos, y que a mi ya me ha dado tanto que seguir pidiendo es un gran acto de egoísmo.

En 2008 me ayudó a superar un momento personal malísimo y de la noche a la mañana me encontró un trabajo al lado de casa que jamás pensé ni siquiera que existiera.

En 2009 me dió a mi hijo, a mi ansiado bebé, a través de un embarazo malísimo, sí, pero me lo dió.

En 2010 me puso en bandeja que tomara una decisión que necesitaba tomar: no trabajar fuera de casa para dedicarme a mi familia.

En 2011, aunque el año empezó bastante mal, ha ayudado a mi hijo a salir del bache y podamos olvidarnos de palabras y etiquetas muy muy feas y tristes.

¿Sigo pidiendo?… Creo que tengo derecho a cabrearme, a patalear, a no entender nada, a quejarme amargamente, porque hay cosas que son muy dolorosas. Pero creo que no debo olvidar todas las cosas buenísimas que tengo en mi vida y que debo estar muy agradecida. Mucho, mucho.

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

66 comentarios sobre “Soy una afortunada

  • el 28/07/2011 a las 10:03
    Permalink

    El derecho al pataleo no nos lo quita nadie, pero es verdad que a menudo nos acordamos más de patalear, que de valorar todo lo que hemos conseguido y tenemos.
    Un beso.

    Respuesta
    • el 28/07/2011 a las 10:20
      Permalink

      Creo que es importante centrarse en lo bueno porque es lo que nos hace seguir para adelante con optimismo y disfrutando de lo que se tiene. Si uno se detiene mucho en patalear y cabrearse, al final te caes al pozo y salir de ahí es bien complicado. Un beso.

      Respuesta
  • el 28/07/2011 a las 10:13
    Permalink

    Es inevitable ponerse a pensar esas cosas,pero nos damos cuenta que tenemos muchas cosas por las que dar gracias y no podemos estar siempre pidiendo y pidiendo, la vida es así, hay que saber valorar lo que tenemos y sentirnos afortunados por ello.

    Besos

    Respuesta
    • el 28/07/2011 a las 10:20
      Permalink

      Así lo veo! Besos.

      Respuesta
  • el 28/07/2011 a las 10:18
    Permalink

    Creo que el mensaje vale para todas: para las que hemos sido madre a la primera y para las que necesitásteis un empujoncito… Yo nunca me he sentido más orgullosa y más ‘grande’ como en el momento en que engendré, hice crecer y parí a mis dos hijos y vi cómo se criaban ‘sólo’ con mi leche. Realmente, las madres somos afortunadas, de verdad… Mi apoyo a todas las que atravesáis dificultades!

    Respuesta
    • el 28/07/2011 a las 10:21
      Permalink

      Gracias María. Es verdad que la maternidad nos hace “grandes”, a mi me ha cambiado muchísimo.

      Respuesta
  • el 28/07/2011 a las 10:23
    Permalink

    Yo creo que la felicidad radica en saber apreciar lo que uno tiene, aunque es totalmente lícito ansiar otras cosas y tratar de conseguirlas! Yo también me considero muy afortunada!

    Respuesta
    • el 29/07/2011 a las 9:38
      Permalink

      Me alegra que así sea, un gran abrazo para ti.

      Respuesta
  • el 28/07/2011 a las 10:27
    Permalink

    Con fe, alegría y perseverancia todo se logra en este mundo

    Respuesta
    • el 29/07/2011 a las 9:37
      Permalink

      Eso dicen. Me gusta pensar que es cierto aunque a veces dudo.

      Respuesta
  • el 28/07/2011 a las 10:42
    Permalink

    Que seas consciente de que eres afortunada no significa que no puedas seguir soñando y deseando. No tengas miedo de pedir a Dios otro hijo. Si eres creyente y eso te reconforta, adelante.

    Respuesta
    • el 29/07/2011 a las 9:37
      Permalink

      Quizá se lo pida, sí, quizá si sea suficientemente importante… Gracias guapa.

      Respuesta
  • el 28/07/2011 a las 10:43
    Permalink

    Cuánta razón tienes!! Tenemos tanto que agradecer!!!

    Respuesta
    • el 29/07/2011 a las 9:37
      Permalink

      ¿Verdad que sí?.

      Respuesta
  • el 28/07/2011 a las 11:01
    Permalink

    Eres afortunada sí, tienes lo que deseas, una familia maravillosa, un hijo que llena tus días de felicidad. Ver a una buena persona sufrir a veces a una le hace pensar si no estará siendo egoista por pedir y desear,…., pero no, no es egoista. Es condición innata al ser humano esperar siempre más. No es malo, y no pasa nada.
    Disfruta de tu felicidad, de tu familia que te hace tan dichosa.
    Sobre el tema de creencias, es muy personal y sabes que te lo respeto, aunque no entro en él.

    Respuesta
    • el 29/07/2011 a las 9:36
      Permalink

      Gracias guapa. No me puedo quejar, esa es la verdad, hay que aprender a aceptar las cosas como vienen aunque sea un esfuerzo inmenso algunas veces.

      Respuesta
  • el 28/07/2011 a las 11:04
    Permalink

    En mi vida he sido muy dada a ver el lado negativo a las cosas y a no apreciar lo positivo.
    Quizás por que he sido un poco insegura o he creido poco en mi y eso hace que nos perdamos muchas cosas que van sucediendo a nuestro alrededor sin ser capaces de verlas.
    Intento y creo que he aprendido,la maternidad me ha ayudado mucho, a ser más consciente de lo afortunada que soy, de lo que tengo y de lo que valgo.
    También tenemos derecho a cabrearnos con el mundo,y a tener sueños, deseos, anhelos… estamos vivas, verdad? Pero sin desmerecer lo que ya tenemos o somos y está al alcance de nuestras manos.
    Cuando la situación me desborda pienso en la gente que tanto me quiere y me da su amor incondicional, en todo lo que eso vale en los buenos momento, no te quiero contar en los malos… Besos guapa y seguro que tus deseos serán escuchados.

    Respuesta
    • el 29/07/2011 a las 9:35
      Permalink

      Muchas gracias por tu comentario, me ha emocionado mucho. Te deseo lo mejor. Un beso.

      Respuesta
  • el 28/07/2011 a las 11:34
    Permalink

    Tal vez desde el mismo momento que nacemos tenemos ya algo que agradecer… pero eso no quita que pienses que quieres más de la vida (y evidentemente no me refiero a lo material), es bueno que nos exijamos pero me da que tú y yo somos de las que nos exigimos tal vez demasiado. Es bueno que de vez en cuando nos sentemos a ver todo lo bueno que tenemos, que hemos conseguido y disfrutemos de ello sin pensar en lo que nos falta.

    Por cierto, yo en el destino no creo, me parece muy triste que tengamos ya escrito lo que va a ser de nosotros, además que creo que cada uno de nuestros actos lo determina, así que no me convence mucho eso de que tal vez tengamos más de lo que el destino nos tenía adjudicado 😉

    Hoy te veo muy positiva y tu post me ayuda un poco a pensar que no tengo que agobiarme tanto por todo. Un abrazo

    Respuesta
    • el 29/07/2011 a las 9:35
      Permalink

      Me alegra que te haya ayudado el post. Estar triste es una pérdida de tiempo!!!. Un beso.

      Respuesta
  • el 28/07/2011 a las 12:03
    Permalink

    Que cielo, me ha emocionado mucho tu entrada. A ver, somos humanos no? pues en nosotros esta el quejarnos, el querer mas, incluso el exigirnos la superacion en muchas ocasiones, asi que no te flageles por ello! Pero si es cierto que viene bien darse cuenta de lo que uno tiene y de lo afortunados que somos, no solo en comparacion con los que tienen menos, pero asi, en solitario. Y te entiendo perfectamente en que te de cosa de pedirle mas a Dios, a mi me pasa exactamente igual, pero reconozco que aun asi, hablando con “él” mentalmente, alguna cosilla se me escapa pedirle 😉 Besos preciosa!

    Respuesta
    • el 28/07/2011 a las 12:06
      Permalink

      Ah! Es que queria compartir contigo una frase de un escritor belga (ahora no me acuerdo de su nombre pero lo buscare!) que decia algo asi: “La felicidad no esta en tener todo lo que se desea, sino en desear todo lo que se tiene” Buena verdad?

      Respuesta
      • el 29/07/2011 a las 9:33
        Permalink

        Cero que la había oído, está muy bien. Ahora, ¿cómo hacemos para no desear cosas que anhelamos?. ¡Difícil!.

        Respuesta
        • el 29/07/2011 a las 10:57
          Permalink

          Claro, una cosa no quita la otra, hay que anhelar cosas, pero no siempre es bueno conseguir todo lo que queremos en cuanto lo queremos, sin embargo siempre hay que desear/valorar lo que ya tenemos… no se si me explico? Besos preciosa!

          Respuesta
          • el 29/07/2011 a las 12:55
            Permalink

            Sí, sí, perfectamente!!!!

            Yo siempre he dicho, por ejemplo, que mi hijo está “hecho a conciencia” jajaja Que en realidad es una tontería de frase jajaja pero quiero decir que yo valoro mucho el “milagro de la vida” porque realmente me costó mucho esfuerzo y lágrimas tenerle e incluso ahora todavía a veces me parece increíble tenerlo conmigo!!!.

    • el 29/07/2011 a las 9:34
      Permalink

      Quizá me equivoque, pienso que Dios siempre nos acoge, que nos abraza cuando estamos mal y que si necesito algo muy intensamente entonces es que ha llegado el momento de pedirle que me eche una mano. No lo sé, te confieso que cada día pienso una cosa distinta! jaja Gracias por tus palabras.

      Respuesta
  • el 28/07/2011 a las 12:06
    Permalink

    Tal vez lo de ver el vaso medio vacío es resultado de esta sociedad de consumo en la que estamos inmersos en la que, cuando conseguimos (consumimos) una cosa, ya estamos pensando en el siguiente objetivo, sin pararnos a disfrutar de todo lo que realmente tenemos, coleccionando más que disfrutando.

    Yo trato de abstraerme todos los días de este tipo de pensamientos, pero lo cierto es que me cuesta mucho y la mayoría de las veces no lo consigo. Pero me ha gustado mucho tu recopilación de cosas que has conseguido, sobre todo ese mirar atrás y ver cómo era tu vida en 2007 y cómo ha cambiado en tan solo cuatro años. Cómo eras tú entonces y cómo eres ahora. Y yo creo que el resultado es positivo.

    Es cierto que podríamos tener menos, pero yo siempre pienso que no debemos dejar de aspirar a lograr nuestros sueños. Aspirar a ellos, acariciarlos, soñarlos y sentirlos, pero seguir viviendo nuestra vida con los pies en la tierra y si no los conseguimos, no considerarnos menos válidas o peores personas.

    Te deseo mucha suerte en todas tus metas y aspiraciones, porque creo que realmente te lo mereces.

    Respuesta
    • el 29/07/2011 a las 9:33
      Permalink

      No me había planteado nunca esa explicación que das, pero puede ser, puede ser.

      Mi vida ha cambiado muchísimo, es increíble. Ni siquiera yo misma podría haber pensado que estaría aquí ahora, tal como estoy. Pero es inevitable darse de cabezazos contra la pared por cosas importantes que se nos ponen en contra, sobre todo si no las podemos controlar.

      Muchas gracias por tus palabras, un beso grande.

      Respuesta
  • el 28/07/2011 a las 12:45
    Permalink

    Es cierto hay veces que solo nos centramos en lo que no tenemos sin darnos cuenta que lo que tenemos es mucho, muchisimo. Tienes un niño increiblemente increible, disfruta… (los hermanitos seguro que llegan)

    Respuesta
    • el 29/07/2011 a las 9:31
      Permalink

      Gracias Tricius. Un beso.

      Respuesta
  • el 28/07/2011 a las 12:56
    Permalink

    Me encanta leerte. Hoy incluso se me ha saltado alguna lagrimilla…A mi tambien me costó tener a mi gordita en brazos, y ya casi tiene un año. Un año que ha resultado ser el mas feliz de nuestras vidas, incluso aun cuando mi marido se quedó sin trabajo hace tres meses. Ahora vemos la vida con otros ojos, mucho mas positivos. Creo que nos ha hecho mejores personas. Y por eso, aunque a veces no podamos evitar el pataleo, somos tan afortunados!Gracias por hacerme sonreir, y emocionarme. Buen verano

    Respuesta
    • el 29/07/2011 a las 9:31
      Permalink

      Muchas gracias por tus palabras, Blanca. La maternidad nos cambia muchísimo, ¡yo soy otra persona!. Un beso muy grande.

      Respuesta
  • el 28/07/2011 a las 13:13
    Permalink

    A veces viene bien patalear un poco…. pero sólo un poco. Me parece estupendo que valores todo lo que tienes y no tanto lo que no tienes. Si todos pensásemos así seguramente seríamos más felices…. a pesar de todos los reveses que nos da la vida.

    Un abrazo.

    Respuesta
    • el 29/07/2011 a las 9:30
      Permalink

      No te voy a engañar. Tengo días muy malos, días en los que digo “Señorrrr, por qué a miiiiiiiii?!”. Pero es que creo que eso no es forma de vivir, que cómo puedo estar tan mal como a veces me siento con todas las cosas buenas que tengo, no es justo para nadie, empezando por mi misma.

      Respuesta
  • el 28/07/2011 a las 14:42
    Permalink

    Yo el vaso medio vacio solo lo veia cuando bebia cubatas, ahora que lo mas fuerte que tomo es una cañita a la semana (si el peque nos deja), intento ver las cosas de forma positiva

    Respuesta
  • el 28/07/2011 a las 15:09
    Permalink

    Muy cierto.

    Debemos ser conscientes en todo momento de lo que tenemos, no solo lamentar lo que no hemos conseguido. Aunque sé (sabes que sé de lo que hablo) que es duro ver como pasa el tiempo sin lograr conseguir aquello que más deseas.

    Y dejando a un lado las creencias religiosas que, me parecen absolutamente respetables pero que no comparto, te diría una cosa:

    No te subestimes pensando que lo bueno de la vida te lo ha regalado Dios, la vida o la suerte. Tú, con tu esfuerzo, has hecho posible que muchas de esas cosas ocurran, es injusto para uno mismo pensar que no es así. Que la suerte, los astros o los dioses puedan conspirar a nuestro favor? posiblemnte, pero la verdadera fuerza que hace posible el cambio reside en nosotros mismos.

    Respuesta
    • el 29/07/2011 a las 9:29
      Permalink

      Mmmm…. bueno, es cierto que el día a día lo labramos nosotros. Pero hay cosas, muchas, que escapan de nuestro control. Yo no sé por qué me quedé embarazada cuando me quedé embarazada, de forma totalmente natural, después de un porrón de meses intentándolo ni sé cómo puede aguantar un embarazo tan malo. Realmente yo ahí no tuve nada que ver, fue la “naturaleza” o como tu quieras llamarlo quien obró el milagro. Si de mi dependiera, anda que iba a estar yo como estoy! jaja

      Muchos besos.

      Respuesta
      • el 29/07/2011 a las 15:11
        Permalink

        Es cierto, hay cosas que se nos escapan, que no dependen de nosotros. Lo único que digo es que no por eso sintamos que no tenemos nada que hacer y que todo está en manos de Dios o de la diosa fortuna. Muchas veces, tras situaciones de esas en las que la persona dice que ha tenido una inmensa suerte, lo que hay detras , más que suerte, es esfuerzo y dedicación por conseguir cumplir sus sueños. Y me pongo como ejemplo , puesto que mis sueños se están empezando a cumplir ahora que me he decidido en esforzarme por hacerlos reales, no antes. Que la suerte está jugando a mi favor, posiblemente, pero sé que es simplemente una ayuda, el mérito de ver realizados mis sueños es mío.

        Respuesta
        • el 30/07/2011 a las 23:59
          Permalink

          Estoy de acuerdo contigo. Me alegro que estés consiguiendo tus sueños, me alegro de verdad.

          Respuesta
  • el 28/07/2011 a las 16:00
    Permalink

    Un amigo mío una vez me dijo que si se pusieran en un montón las desgracias de todas las personas del mundo y luego lo repartieran a partes iguales estaríamos más que satisfechos si nos llevasemos la parte que habíamos aportado…
    Es cierto que a veces no tenenemos derecho a quejarnos, pero eso no significa que no tengamos derecho a pedir más…pedir más sin quejarnos.
    Siendo conscientes cómo tú dices, que somos muy afortunados.
    Un abrazo.

    Respuesta
    • el 29/07/2011 a las 9:27
      Permalink

      Pues puede ser. Yo hubiera preferido que me tocaran otras desgracias, la de las dificultades para tener hijos es una de las peores que me podían haber tocado.

      Respuesta
  • el 28/07/2011 a las 17:10
    Permalink

    ¿sabes? Al leer tu entrada parece que estaba escuchando a mi marido. Todos estos días me ha estado diciendo lo mismo: hemos llorado durante años porque no teníamos 1 hijo y ahora que lo tenemos estamos perdiendo tiempo de estar con él lamentándonos porque no tenemos otro.
    Soy consciente de que somos unos afortunados y que deberíamos estar muy agradecidos por tener lo que tenemos: un hijo con salud. Eso es lo más importante de todo.

    Pero cuando ocurren cosas como esta que estoy viviendo se pierde la perspectiva por unos segundos y te sientes una desdichada, olvidándote muchas veces de las cosas que ya tienes para lamentarte por las que no tienes. Creo que es algo innato en el ser humano lo que ocurre es que hay gente muy fuerte y muy positiva que sale a flote enseguida y ve siempre el vaso medio lleno… En este momento no me da vergüenza admitir que no es mi caso…

    Respuesta
    • el 29/07/2011 a las 9:26
      Permalink

      Nuestros maridos seguramente lo vean desde otra forma, por su forma de ser pero también porque ellos viven de otra forma la fase pre-concepcional, por decirlo de alguna manera. Mi marido, como intuyo que el tuyo, es un hombre muy positivo, eso ayuda mucho.

      Como digo, creo que tenemos derecho a sentirnos mal, muy mal, porque la vida a veces nos trata fatal. Pero al mismo tiempo debemos estar agradecidos y centrarnos en eso para volver a salir a flote.

      Respuesta
  • el 28/07/2011 a las 20:03
    Permalink

    Me ha gustado mucho tu entrada! y es humano esperar más, no te mortifiques.

    Mucho animo!

    Respuesta
    • el 29/07/2011 a las 9:24
      Permalink

      Gracias, de corazón.

      Respuesta
  • el 28/07/2011 a las 22:20
    Permalink

    Hay veces que nos centramos en pensar solamente enmlonuennos falta y se nos olvida disfrutar de lo que tenemos, a mi me pasa habitualmente y cuando paro me pasa como a u y pienso que soy muy afortunada, que tengo una vida maravillosa y que los problemas que tengo son minucias comparados con los que hay por ahí. Me gusta tu reflexión de hoy y te tomo la palabra y me apunto la lección. Muchos besos

    Respuesta
    • el 29/07/2011 a las 9:24
      Permalink

      Lo que pasa es que el pensar que los demás tienen problemas más serios es una injusticia para nosotros mismos. Porque nuestros problemas son importantes, para nosotros son los más importantes, y no porque otros estén peor significa que no debamos sentirnos mal. Solamente debemos encontrar un equilibrio y no pensar que todo nos sale mal cuando realmente hay muchas cosas en las que nos ha ido estupendamente.

      Respuesta
  • el 28/07/2011 a las 23:16
    Permalink

    Claro que sí, eres muy afortunada, tienes una familia (conozco casos de gente que está muy sola y gafada en el tema parejas)maravillosa, un hogar, tu blog con montones de seguidores, y seguro tantísimas otras cosas! Disfruta a pleno de todo eso y no te desanimes por lo que no puedas lograr, porque si tienes una meta concreta y luchas por ella seguro que tarde o temprano lograrás lo que te propones, pero procura no desanimarte, y si cases, vuelve a levantarte! Muchos besos.

    Respuesta
    • el 29/07/2011 a las 9:23
      Permalink

      A veces es difícil levantarse, algunos de los palos que uno recibe son muy duros y no se pueden digerir fácilmente. Pero es lo que toca y no puede uno centrarse en lo malo!.

      Respuesta
  • el 28/07/2011 a las 23:40
    Permalink

    Ya supongo que imaginas lo que me ha encatantado tu entrada de hoy….
    Qué suerte tenemos!!!

    Respuesta
    • el 29/07/2011 a las 9:22
      Permalink

      Muchisimas gracias! Lo sé, lo sé…

      Respuesta
  • el 29/07/2011 a las 0:57
    Permalink

    Lo de Silvia y casos como el de Silvia, son un duro golpe, no cabe duda,pero estoy segura que todo será recompensado, más tarde o más temprano, tu y yo somos un claro ejemplo de que eso es así,así que sí, eres afortunada, y yo también, aunque parece que en mi caso también he pagado un precio, o más bien estamos pagando un precio…después de tantos años en busca de un hijo, en busca de Maria, después de todo…ahora que por fin somos padres, estamos peor que nunca como pareja. No sé como acabará esto, si mal o bien, pero llevamos meses así, es incomprensible, pero es cierto. A veces me pregunto si es el precio que nos toca pagar por ser padres contra todo pronósstico…da que pensar, no?

    Respuesta
    • el 29/07/2011 a las 9:22
      Permalink

      No puedo opinar “sobre lo vuestro”. No lo haría ni aunque os conociera en persona, menos así. Pero yo te diría que no lo enfocaras como “haber pagado un precio” porque seguramente haya muchas razones que intervienen en el tema.

      Respuesta
  • el 29/07/2011 a las 1:41
    Permalink

    No sabes cuan identificada me siento con esta entrada!… Yo tambien tengo mis momentos de debilidad. Pero cuando veo a otras personas con problemas mas graves que los mio, entonces digo: ¿Porq tanta pataleta por no tener tal cosa? si esta persona tiene problemas peores que los mio y lo mejor aun es que pidiendo con fé y rezando salen de ese graviiisiimo problema y siguen la vida!!!

    Pero somos humanos sabes? y no creo que haya problemas de que le pidas a Dios, lo importante es que de las gracias por lo que te ha dado! (como lo has hecho ahora) Porque aveces solo pedimos cuando nesecitamos y luego nos olvidamos, y no valoramos lo que tenemos,a mi me ha pasado, Yo si creo en Dios, yo si tengo fé, y se que con su ayuda todo se puede!!..

    Un besote y gracias por tan linda entrada!

    Respuesta
    • el 29/07/2011 a las 9:21
      Permalink

      Creo que tenemos derecho a cabrearnos y a sentirnos mal por no conseguir determinadas cosas, porque algunos palos que nos da la vida son muy duros. Pero, al mismo tiempo, debemos conservar la objetividad y estar contentos por lo que sí tenemos, que seguro que es mucho y muy bueno. Un beso para ti.

      Respuesta
  • el 29/07/2011 a las 6:57
    Permalink

    ¡¡¡¡Cuánta razón tienes en lo que dices!!!!

    Me alegro que hayas salido adelante de las situaciones difíciles de la vida y que des gracias por ello.

    Yo también doy gracias a Dios a diario por dejar que mi niña se quedara entte nosotros.

    Un besito

    MI PRINCESA DE 28 SEMANAS
    EL VESTIDOR DE MI PRINCESA

    Respuesta
    • el 29/07/2011 a las 9:19
      Permalink

      Todos tenemos cosas por las que alegrarnos, deberíamos estar satisfechos por ello. Un beso!.

      Respuesta
  • el 29/07/2011 a las 13:06
    Permalink

    Me ha gustado mucho tu reflexión. Tienes toda la razón. Pero es inevitable que a cada uno nos duela lo nuestro. Y yo también pienso a menudo, en por qué se empeña en dar hijos a padres que no lo desean y que, además, no lo hacen bien.
    Pero… ante esto, un amigo muy querido me dijo lo siguiente, que a mí me ayuda mucho.

    “Cuando Criatura se pone muy pesada y quiere algo que tú sabes que no es bueno para ella, se enfada y no entiende por qué su mami le niega algo que ella quiere. Pero tú, que eres su madre y sabes lo que necesita, lo haces no por joder, sino porque sabes qué es mejor para ella. Pues lo mismo pasa con Dios, la vida, el destino o como cada uno quiera llamarlo. A veces los planes no salen como queremos, y no sabemos por qué. Pero ese ente superior tiene planes mejores para nosotros, que no entendemos… todavía”.

    Es un planteamiento simple, pero muy entendible. No crees?

    A mí me ayuda en esos momentos de “por que a mí?”.

    Respuesta
    • el 31/07/2011 a las 0:02
      Permalink

      Hombre, lo que pasa es que yo en esos momentos le diría a Dios: “mira, te agradezco muchísimo que tengas planes mejores para mi, pero no te compliques la vida, si yo lo que te pido es esto, que total, para ti no es gran cosa, la gente lo consigue todos los días, ¿por qué yo no puedo?”.

      El “¿por qué a mi?” es algo que me pregunto últimamente demasiado a menudo, no consigo sacármelo de la cabeza.

      De todas formas… a tu amigo no le falta la razón, en absoluto. Mi experiencia con Dios ha sido siempre que él me ha mandado las cosas en el momento en que tenían que llegar. Me ha hecho sufrir mucho en algunas ocasiones, pero a posteriori he podido ver que llegaron cuando debían llegar. El problema está en sobrellevar el “antes” porque nunca sabes realmente si llegarás a alcanzar la meta…

      Respuesta
  • el 29/07/2011 a las 16:30
    Permalink

    Aunque no soy creyente, me ha gustado mucho tu punto de vista. Es verdad que deberíamos valorar mucho más lo que SÍ tenemos, que muchas veces no nos damos cuenta. Y hablando de pedírselo a Dios, en la película “Como Dios” hubo una frase de “Dios” que me encantó: “La gente mira arriba y pide cosas, y no se dan cuenta de que en realidad, tienen el poder en sus propias manos: una madre soltera que combina 2 trabajos y lleva al hijo al fútbol, un joven que dice NO a las drogas, etc”. La película no es gran cosa, pero esta frase sí.

    Un saludo

    Respuesta
    • el 30/07/2011 a las 23:58
      Permalink

      Muy buena la frase. Y en gran medida es así. Peeeero, hay cosas que no, hay cosas que no están en nuestra mano. Esas son, a mi juicio, las más difíciles de llevar. Yo tengo una gran fuerza de voluntad, sé que puedo conseguir muchas cosas con mi esfuerzo, pero cuando llego a algo que no puedo controlar… puff, eso sí que es duro, saber que no puedes hacer nada más que confiar!!. Un abrazo.

      Respuesta
  • el 14/08/2012 a las 18:14
    Permalink

    …Uff, esta entrada y estos comentarios dan para mucho!!

    Que del dolor, a pesar de todo, se aprende…..que con el dolor se crece, se tiene otra visión más rica y compleja de las circunstancias….A mí pensar en ello (en lo que me iba a aportar personalmente esa tristeza, ese sufrimiento, ese dolor) me ha ayudado a llevar del mejor modo posible los malos momentos de mi vida….porque también es cierto que los malos momentos pasan…que siempre, cada día, sale el sol y cada día tenemos la oportunidad de ser un poco más felices….a veces lo conseguimos, otras lo seguimos intentando….

    Me encantan estas entradas más reflexivas…..Felicidades!!

    Respuesta
    • el 15/08/2012 a las 12:54
      Permalink

      Gracias guapa!

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com