Sobreponerse al caos

Entre las muchas razones por las que escribo poco y me asomo poco por las redes sociales hay una que destaca: no tengo nada que me apetezca contar. Cuando todo lo que podrías decir son cosas que no te apetece compartir, ¿de qué vas a hablar?

No, no es un trabalenguas, realmente es muy sencillo. Podría escribir sin descanso sobre cómo ha cambiado nuestra vida con la llegada de Bebé y su alta demanda, el larguísimo túnel de mi día a día, el si-te-he-visto-no-me-acuerdo de quienes siguieron su vida sin nosotros y todo tipo de pensamientos negativos que quitarían a cualquiera las ganas de reproducirse (y no digamos ya de ir a por el segundo). Pero no quiero hacerlo.

Al margen de que ya bastantes penas tenemos la mayoría como para andar leyendo las ajenas, creo muchísimo en el poder de la palabra. Las afirmaciones negativas atraen lo negativo. Así que aquí victimismos los justos.

Hace dos años y dos meses me cambió la vida. Y en esta etapa necesito otras cosas. Intimidad, prudencia, comprensión. Cosas alegres y bonitas.

No hablo de maternidad de photoshop, de esa ya sabéis que aquí no hay. Hablo de agradecer lo que tenemos, celebrar la alegría de estar juntos y querernos aún en los peores momentos. De compartir lo que suma, de las pequeños instantes diarios que hacen que todo tenga sentido aunque todo lo demás sea un desastre.

Así que ya que estamos, aprovecho para hacer un llamamiento. ¿Tienes algo bonito qué compartir? Te presto este espacio. Si tienes algo alegre que contar, un proyecto relacionado con la maternidad que merece la pena, quieres sortear una ilusión, en fin, algo que despierte una sonrisa en cualquiera de nosotros: ¡Escríbeme! Soy toda oídos.

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

67 comentarios sobre “Sobreponerse al caos

  • el 26/09/2013 a las 6:43
    Permalink

    Cielo!!!! Preciosa entrada!!!!!
    Ya sabes que a mí me gusta compartir también esos momentos “menos buenos”, que es cuando casualmente me llega la inspiración… Pero tienes razón que deberíamos fijarnos más en los momentos felices, esos que hacen que todo valga la pena.
    Ya te he dicho con anterioridad que esa gente que se queda por el camino es porque realmente NO tienen que estar en tu vida. Adiós muy buenas. Otros irán llegando para quedarse, o no, pero de todos aprenderás algo. Y eso no tiene precio, querida.
    Ojalá tengas MUCHOS de esos buenos momentos, te los mereces. (Si quieres, aquí estoy también para los malos, por qué no… Muchas veces compartirlo, alivia).
    Muaaaaa

    Respuesta
    • el 26/09/2013 a las 8:23
      Permalink

      Tu siempre ahí! Besos

      Respuesta
  • el 26/09/2013 a las 8:10
    Permalink

    Disiento un poco en tu teoría…yo creo que llevas ya un par de entradas en el blog en las que estás deseando desahogarte y al ser este tu espacio, deberías hacerlo sí eso te hace sentir mejor. Tus seguidoras no sólo queremos saber cosas bonitas, también lo menos bonito, en definitiva la vida real. Y si algo me gustaba de este blog era esa sinceridad, ahora me parece que te da vergüenza admitir o escribir sobre ciertos sentimientos que te produce “bebe 2”. Tu nunca has sido una persona con pelos en la lengua pero el derivar tus ideas hacia la “crianza con apego” parece que en ese mundillo está muy feo quejarse sobre lo que nos agotan los hijos…si nunca tuviste reparos, por qué ahora sí?. Estoy segura que muchas de las bloggers y lectoras se sentirían que alguien les da voz. Piénsalo. Besos, te queremos

    Respuesta
    • el 26/09/2013 a las 8:25
      Permalink

      De verdad que no es eso. No tengo reparo ninguno en decirte que muchos días siento que todo es una puta mierda. Ni a ti ni a quien me pregunte, aquí o a pie de calle. Que muchos días siento que no soporto ni un minuto más. Pero no me produce alivio ninguno, te lo aseguro.

      Respuesta
  • el 26/09/2013 a las 8:26
    Permalink

    Pues yo te leo hace mucho, encontré tu blog en un momento de desesperación, y siempre me gusto no solo tu forma de escribir, sino tu calidez, y la forma en que ibas sorteando todos los obstáculos que se te presentaban. Algunas personas somos más sensibles, a los acontecimientos de la vida -digamos-, que otras. Y para mi la maternidad fue un tren que me pasó literalmente por encima. Hace poco, en uno de esos momentos, me planteé que lo que fuera lo iba a encarar de la mejor manera posible, tarea faraónica para mí, pero no tengo nada que perder.

    Yo no tengo nada para vender, o sortear, el correo (en China) es un caos, y nunca llega o recibo nada, pero si de ayudar con la mejor de la energía se trata, puedo hacer unos DIY para hacer con los hijos.

    Si me necesitas, aquí me tienes. Te envío un fuerte abrazo, y recuerda, todo pasa.

    Fabiana

    Respuesta
    • el 26/09/2013 a las 8:28
      Permalink

      Hola Fabiana, ¡muchas gracias! ¿Me lees desde China? ¿Tienes familia ahí o estás sola? Otro abrazo para ti.

      Respuesta
      • el 26/09/2013 a las 9:39
        Permalink

        Si, tengo una pequeña familia, con una peque -con necesidades especiales- de 3 años!!! Llevo viviendo aquí casi 7 años, y es aquí donde he conocido a mi marido -holandés- y formamos nuestra familia.

        Mucho ánimo desde aquí, que como decía mi abuela Marta “Lo que no te mata, te hace más fuerte!!!”. Mi lema con esta vida china es “never (ever) give up”.

        También tienes derecho a darte un respiro, y hacer algo lindo que te inspire y llene de energía, así, “porque tú lo vales”. Porque por más que muchas hayan desaparecido, estoy segura que también hay muchas personas lindas que siguen ahí, al pie del cañón, como decimos en mi pueblo.

        Un fuerte abrazo,

        Fabiana

        Respuesta
        • el 26/09/2013 a las 10:52
          Permalink

          Muchas gracias por tus palabras Fabiana, te mando un gran abrazo para ti también, qué buen lema de vida, ¡me encanta!

          Respuesta
  • el 26/09/2013 a las 9:08
    Permalink

    Pues a mí tu post de hoy me ha alegrado el día… Que la mismísima Mamá (contra) Corriente diga que a veces siente que todo es una “puta mierda” me anima que no veas, porque eso significa que yo no soy rara ni tengo ningún problema, sino que es lo normal. Todas sabemos lo exigente que es la maternidad y cómo absorbe las energías, las que hay y las que no, pero que alguien como tú me diga que se siente exactamente igual que me siento yo, me hace saltar las lágrimas de alivio.
    Un abrazo desde el quinto pino!

    Respuesta
    • el 26/09/2013 a las 10:54
      Permalink

      Jo, qué cosas me dices… pero si yo no soy nadie. Si tu me vieras… nadie de nadie!

      Como te decía en el otro comentario, no sé si es normal, pero vamos, si es lo que sentimos, muy raro no puede ser!

      Respuesta
  • el 26/09/2013 a las 9:32
    Permalink

    Hola cariño, ¡Me quedo preocupada después de leer esto!

    Te he echado de menos por las redes sociales pero pensé que estabas ocupada. No me gusta verte tan bajita de ánimo. Yo estoy de acuerdo con Mou en que si necesitas desahogarte, tu blog es el espacio perfecto para hacerlo. Tus lectores no queremos leer sólo cosas buenas, porque la maternidad real no es así para nada!!

    Bueno, querías que te contásemos cosas positivas no? Pues ahí va la mía: He encontrado una guardería para mis mellis en donde me han dejado ponerles juntos en clase, está al ladito de mi casa y es muy respetuosa con los ritmos de los niños. Mi hija no llora nada desde el segundo día de clase, y a mi hijo le ha costado un poco más pero gracias a tener a su hermana en clase con él se ha adaptado mucho mejor de lo que esperábamos. Hoy es el quinto día de clase y al abrir la puerta se han soltado de mi mano, se han metido corriendo a clase y me han dicho adios con mi mano ellos solitos 🙂 ¡Qué orgullosa estoy de mis pequeñines!

    Te mando muchos besos y ya sabes donde estamos si necesitas desahogarte, además de que te recuerdo que vivimos en la misma ciudad por si prefieres un desahogo presencial. No tienes más que silbar, así que ¡Ánimo! ¡Que todo pasa!

    Respuesta
    • el 26/09/2013 a las 10:53
      Permalink

      Hola! Pues no, mujer, yo creo que no es para preocuparse. Que a veces nos tocan cosas chungas, pues bueno, ya pasará. A mi me da envidia tu alegría, tu vitalidad, ¡quién la pillara!

      Qué bueno lo que me cuentas, gracias por compartirlo! Ya leí lo del bocao en el culo, eh, buenísimo jajaja

      Besosssss

      Respuesta
  • el 26/09/2013 a las 9:51
    Permalink

    A lo mejor puedes desahogarte con un post tipo Sombras de la Maternidad en plan brutalmente sincero, y entonces seremos nosotras las que te animaremos a tí… Es normal que estés sobrepasada, con dos niños, y la tienda, y la sociedad en general que no lo pone nada fácil. Ojalá pudiera echarte una mano tal como tú me has ayudado tantas veces sin saberlo. Un abrazo

    Respuesta
    • el 26/09/2013 a las 10:51
      Permalink

      Si te soy sincera, no me paro a pensar si es normal o no, es lo que hay, sin más!!!.

      Me emociona mucho que me digas que yo te he ayudado a ti, ¡qué bueno! 🙂

      Besos.

      Respuesta
  • el 26/09/2013 a las 9:52
    Permalink

    Pues a mi la maternidad me ha hecho ZAS en toa la boca…me explico, hace cuatro era una muerte trabajadora super profesional, super diseñadora de interiores y super divina. Siempre decía que yo no tenía tiempo para niños, que yo no iba a tener hijos…me echaron del trabajo y me quedé muda. Mi chico llevaba siete años diciéndome que quería un hijo y pensé que ahora era el momento…con un niño puedo!!! yyyyy, hoy soy madre de gemelos! Agotador es poco, y eso que son dos santos. Pero les veo crecer dia a dia, veo sus progresos, cómo interactúan, es alucinante!!!gracias vida por esta agotadora y maravillosa experiencia

    Respuesta
    • el 26/09/2013 a las 10:51
      Permalink

      Nada que decir, ¡te entiendo! Enhorabuena por esos dos niños bonitos 🙂

      Respuesta
  • el 26/09/2013 a las 9:55
    Permalink

    Señor corrector, queria decir que “hace cuatro años era una mujer trabajadora”, que no significa que ahora no trabaje, sino que ahora no cobro.

    Respuesta
    • el 26/09/2013 a las 10:50
      Permalink

      Se te entendió 😉

      Respuesta
  • el 26/09/2013 a las 10:16
    Permalink

    Ay cielo, ¡qué duro tiene que ser! Yo ya sabes que prefiero la dura y cruda realidad, que no te calles ni media, porque cuando por fin llegue ese deseado hermanito quiero estar preparada para todo… Entiendo que no te apetezca compartirlo, aunque creo que con lo que dices ya nos podemos hacer bastante idea.
    Te mando lo único que te puedo mandar… un abrazote gordo, gordo, y …. tu ya sabes 😉

    Respuesta
    • el 26/09/2013 a las 10:50
      Permalink

      Sí, yo creo que ya he dicho bastante 😛

      Respuesta
  • el 26/09/2013 a las 10:32
    Permalink

    Tú sigue centrada en lo que estás, disfrutar de todos los momentos, porque sabes que también de los malos se aprende… porque la gente que no está es que no tenía que estar… porque tú si querías formar esa familia… con lo bueno, lo malo y lo regular…

    Muchas fuerza y mucho ánimo.

    Respuesta
    • el 26/09/2013 a las 10:50
      Permalink

      De los malos es de los que más se aprende!! Un abrazo

      Respuesta
  • el 26/09/2013 a las 10:37
    Permalink

    Ainsss Evita….esto no puede ser…en parte pienso como Mou, que tu blog es para contar lo qeu te de la gana, tanto lo bueno como para lo malo…pero claro si no te alivia…eso ya es otra cosa. Sabes que tu blog es el primero que leí, y que me ayudó/aste mucho, que te echo de menos en estos mundos, yq ue te entiendo perfectamente, yo también noto que muhca gente ha desparecido, y porqueé n ecirle a veces me noto sola en cuanto amistades se refiere, no se uqe pasa que se esfuman, pero por otro lado gracias a esto la blogosfera he encontrado a gente que vale mucho la pena. Así que escribe cuando quieras, y cuanto te apetezca, peor ¡ escribe leñe, que te echo de menos! Besos animosos

    Respuesta
    • el 26/09/2013 a las 10:49
      Permalink

      ¡Muchas gracias por los besos! jajaja Es un poco complicado encontrar tiempo para todo y cuando tengo un hueco lo último que me apetece es contar penas! 🙂 Pero intentaré ir sacando ratillos, que siempre hay cosas bonitas que contar.

      PD. Si que se esfuman, sí, algunos corren que se las pelan! jajaja

      Respuesta
  • el 26/09/2013 a las 10:54
    Permalink

    Bueno pues si eso no te alivia compartir lo que sientes, pues así sea. cada cual encuentra el sosiego en cosas diferentes y a veces hablar de algo más que no sea niños viene requetebien. abrazo.

    Respuesta
    • el 26/09/2013 a las 10:57
      Permalink

      Es que es eso.

      Por un lado, repetir trescientas veces diarias lo mal que estás yo creo que sólo pone más peso encima. A mi por lo menos no me ayuda, al contrario, me hace darme pena a mi misma y eso es bastante peor.

      Y, por otro lado, lo que tu dices: me apetece hacer, hablar y pasar el poco rato que me queda libre con otras temáticas, al menos de vez en cuando!

      Besos

      Respuesta
  • el 26/09/2013 a las 11:16
    Permalink

    Sin estar sobrepasada por la maternidad (que paradojas de la vida, ya me gustaría, ya…), te entiendo perfectamente en lo de menuda-puta-mierda-todo. Las que te seguimos desde el principio creo que sentimos penita leyéndote porque nos encantaría poder ayudarte como tú a nosotras tantas y tantas veces. Me pareces una mujer maravillosa y una madre extraordinaria. Siempre te he admirado y estoy segura de que sabrás sacar un gran aprendizaje también de las sombras para disfrutar nuevamente con mucha luz. Si hay algo que pueda hacer, además de mandarte muchos abrazos y sonrisas, dame un silbidito.
    Un beso, preciosísima!!!!

    Respuesta
    • el 26/09/2013 a las 11:17
      Permalink

      Guapa, de verdad, ¡qué cosas me dices! Si yo no soy nadie, si tu me vieras… no te preocupes, ya saldremos no? Y a ver si nos vemos y nos abrazamos en persona 🙂

      Respuesta
  • el 26/09/2013 a las 13:37
    Permalink

    Pues hace mil años que no te escribo, te sigo desde el principio. Por favor, cuéntanos esas cosas que te preocupan, qué te pasan y que hacen que en algunos momentos todo sea una puta mierda. Porque las comparaciones son odiosas, pero cuando llegas a casa y solo deseas ir a domir tras la agotadora jornada con dos niñas una de 3 años y otra de 8 meses, lo que menos necesito es leer millones de blog que solo me hacen sentirme peor persona, peor mujer y peor ser humano. El cambio para mí de 1 a 2 ha sido bestial, radical, casi que me intento teletransportar a hace 3 años, donde lo que más me preocupaba era por si iba bien peinada, y sentir esa sensación de libertad que tenía. Ya no hablo de ir sola al baño o tener 2 minutos para ducharme, hablo de ahogo, de desesperación, de querer desapareceer en momentos determinados. Eva, cuéntanos por favor. Un besazo

    Respuesta
    • el 26/09/2013 a las 13:53
      Permalink

      Noemí, tal cual estás tú, estoy yo. Espantoso, qué mal me sabe que estés así tu también.

      El cambio ha sido tremendo, creo que “bestial” es una palabra muy apropiada, sí…

      Un abrazo grande.

      Respuesta
  • el 26/09/2013 a las 14:19
    Permalink

    Para mí el cambio de 1 hijo a dos hijos ha sido bru-tal. Yo que pensaba, si puedo con una puedo con dos, nanay.. No se me ha doblado el trabajo, ¡se me ha cuadruplicado! ¿cómo es eso? Todo el día de culo con el bebé, que no para de mamar y reclamar mi atención, y cuando duerme a ocuparme de la mayor para que no se sienta desatendida. No puedo hacer nada! Y no hablo de pintarme las uñas, no! Hablo de limpiar, hacer la comida, ir a la compra… Mi vida social es inexistente y sólo veo a otros adultos en la guardería. A veces me paro y se me saltan las lágrimas de desesperación. Y luego entro en Internet y otras mamás me animan, y sigo p’alante. Que es lo que toca. Ya irá mejorando… 🙂

    Respuesta
    • el 26/09/2013 a las 14:25
      Permalink

      Yo a veces voy a la frutería a que me den conversación y le digan cuatro cosas al niño y así poder descansar. Compro cualquier cosa que realmente no necesito pero por lo menos descanso 5 minutos 🙂

      Respuesta
      • el 26/09/2013 a las 16:47
        Permalink

        Es que el agotamiento mental es mil veces peor que el físico. Me gustaría hacer lo de la frutería, pero aún lucho con mi búlgaro macarrónico… 🙂

        Respuesta
        • el 26/09/2013 a las 17:26
          Permalink

          Apréndete cuatro nombres de frutas y cuatro de verduras y ya has echado un rato 🙂

          Respuesta
  • el 26/09/2013 a las 14:30
    Permalink

    Gracias!! Yo soy de las que se quejan…y mucho!! Y ademas reivindico mi derecho a hacerlo, es lo menos, el derecho al pataleo!!jaja!! Pero tienes razon, no gano nada, al contrario!!Por lo que veo todas pasamos por situaciones parecidas…y sentimos cosas parecidas…yo incluso he llegado a decir que es como un “maltrato psicologico” cuando tengo la mente completamente saturada… Pero todo pasa, asi q a partir de ahora a buscar el lado bueno a todo!!! Positivismo a tope!!!

    Respuesta
    • el 26/09/2013 a las 17:23
      Permalink

      Hola Carmen! Yo me he quejado mucho mucho… pero un día me di cuenta de que sólo me estaba hundiendo más. Es mortal estar todo el día repitiéndose interiormente los mismos mensajes negativos. Te aseguro que yo tenía ya como una voz interior que estaba todo el día diciéndome “vaya mierda” “no puedo más” “no puedo soportarlo”… ¡Terrible error!. Ahora, con mucho esfuerzo algunos días, trato de enfocarlo de otra forma, de lanzar mensajes positivos. Intento rodearme de cosas bonitas y alegres, que me ayuden a apartar esos pensamientos tan malos!.

      Un abrazo grande.

      Respuesta
  • el 26/09/2013 a las 16:47
    Permalink

    Yo sólo quiero decir cosas bonitas y positivas… de tu blog y la labor que estás haciendo. Como te comenté en instagram tengo un niño de 2 años y estoy embarazada de otro, se van a llevar 2 años y medio, ¿te suena :)? Y me está ayudando mucho leerte, todas las entradas, desde el ppio, a mi marido siempre le hablo de ti como mi gurú y mi oráculo de sabiduría :), he seguido algunos consejos de productos, con muy buen resultado y estoy de acuerdo contigo en el método de crianza y cogiendo ideas (imeibaby) para el segundo…

    Cosas positivas sobre mi vida… piufff mi madre se murió hace1mes y el embarazo me está resultando duro, aún así intento levantarme todas las mañanas positiva y sonriendo a la vida, aunque a veces no se consiga, pero lecturas como la tuya siempre ayudan.

    Sólo…. MUCHAS GRACIAS

    Respuesta
    • el 26/09/2013 a las 17:25
      Permalink

      Hola Ana!

      Gracias por tus palabras pero yo no soy gurú de nada, si tu me vieras!! ay si tu me vieras! jajaja

      Me alegra que te sirva leer mi blog y que hayas encontrado cosas interesantes. Así que 30 meses se van a llevar… mejor no digo ná jajajaja

      Siento muchísimo lo de tu madre, qué golpe tan duro..

      Gracias a ti, tus palabras me han animado muchísimo. Cualquier cosa ya sabes dónde estoy.

      Un abrazo.

      Respuesta
  • el 26/09/2013 a las 18:44
    Permalink

    hola, pues parece que el universo maternal anda alineado jaja, estoy escribiendo sobre esto hace un tiempo y no logro publicar la entrada porque el peque no me deja terminarla 😀
    por contar, te cuento algo lindo:
    estamos pasando unos días bastante difíciles, thiago (14 meses) entró en la etapa berrinches con todo… yo a veces los piloteo mejor, otras peor… pero termino el día agotada física y emocionalmente. ayer mario se quedó en casa para que yo descansara. se levantó con thiago y yo seguí durmiendo un rato… en un momento me despierta el silencio (era muy raro no oír nada jeje)… me levanto, no estaban… me asomo por la ventana, y casi muero de amor: venían los 2 con el mei tai, mimoseando y charlando, con una bolsita de pan marsellés calentito para hacerme el desayuno!!!

    Respuesta
    • el 26/09/2013 a las 18:47
      Permalink

      ¡Qué buen detalle el de tu marido, qué bonita imagen! Gracias por compartirlo 🙂

      Respuesta
  • el 26/09/2013 a las 19:57
    Permalink

    Hola Eva, guapa, qué es eso de que no eres nada, de que si te viéramos… Eres una chica y una madre estupenda, que estés agotada y ojerosa, o con los pelos menos arreglados no significa que no seas la misma de antes, sólo necesitas que esta mala época pase de una vez y puedas disfrutar a pleno de tus peques. Eres una valiente y una luchadora, yo te admiro y siempre me acuerdo de ti! Un fuerte abrazo.

    Respuesta
    • el 26/09/2013 a las 20:30
      Permalink

      Hola Adry, ¡qué bueno saber de ti, cuánto tiempo!. Muchas gracias por tus palabras, siempre tan amable. Besos mil!.

      Respuesta
  • el 26/09/2013 a las 21:09
    Permalink

    Mucho ánimo Eva. Este es tu espacio así que nos pides contar lo que desees, faltaría más.
    Yo soy una invisible ( te leo pero pocas comento. Lo siento ) pero me meto muy a menudo en tu blog para ver que nos cuentas, es decir, estoy pendiente de ti y creo que muchas otras personas también. Nos tienes aquí para lo que necesites.
    Yo solo tengo una bebe de 20 meses y estoy abrumada así que dos debe ser tremendo…

    Respuesta
    • el 27/09/2013 a las 23:50
      Permalink

      Hola Laura, bueno, desde mi experiencia en estos cuatro años, y habiendo pasado muuuucho con el mayor, creo que esta etapa en la que estamos, desde los 15-18 meses hasta los 30-36 meses es de las más duras. Luego entienden más, hablan más y aunque surgen otros problemas, quizá más serios, todo se lleva mejor. Al menos en mi caso está siendo así. Un beso grande.

      Respuesta
  • el 26/09/2013 a las 23:25
    Permalink

    Hola guapa, me siento muy identificada con todo lo que escribes de Bebé, Bichito fue un bebé de alta demanda, pero yo sólo le tenía a él! Así que no quiero ni pensar como hubiese sido si en lugar de el primero es el segundo…
    Justo hoy he encontrado un grupo en face que se llama crianza de alta demanda y ya me he leído casi todo, ahora ya lo llevo muy bien pero me hubiese servido dar con el grupo cuando bichito era más pequeño, así que te animo a echarle un vistazo.
    Y ya que quieres buenas noticías te recordaré que ya estamos en otoño y pronto se acabarán estos calores 😉
    Mucho ánimo, besos!

    Respuesta
    • el 27/09/2013 a las 23:49
      Permalink

      Uy, es que si Bebé hubiera sido el primero no hubiera habido segundo, ¡eso lo tengo clarísimo! jaja

      Besossss (y que viva el otoño!)

      Respuesta
  • el 27/09/2013 a las 7:51
    Permalink

    Ánimo!! Que es también lo que yo necesito avecés, tengo 4 niños y avecés siento que ya no puedo más el estrés es tal que caigo en una pequeña depresión, pensando si lo hago bien o no y sintiendome culpable pero hay momentos tan hermosos como mirarlos dormir ahorita como ángelitos. 🙂 saludos.

    Respuesta
    • el 27/09/2013 a las 23:48
      Permalink

      ¡Cuatro! Sólo de pensarlo me da algo jajaja Un beso.

      Respuesta
  • el 27/09/2013 a las 9:54
    Permalink

    Hola, preciosa!

    Te sigo desde el principio, me encanta leer las cosas tal cual son y no con maquillajes y montones de veces me he sentido taaaan identificada contigo.

    Tú sabes qué es lo mejor para ti, para sentirte mejor y si no es narrar tus penas, no lo hagas. Para mí sería justo al contrario, creo en el valor de ‘vomitar’ lo que hace daño, lo que envenena, ponerlo en negro sobre blanco y después empezar con otra energía.

    Suerte y pa’lante, valiente, tú vales mucho

    Respuesta
    • el 27/09/2013 a las 23:48
      Permalink

      Muchas gracias Raquel, te lo agradezco muchísimo. Besos.

      Respuesta
  • el 27/09/2013 a las 17:04
    Permalink

    Te entiendo perfectamente porque me ha pasado lo que a tí en estos pocos meses que llevo de mama varias veces. Necesitaba escribirlo para desahogarme y aunque si bien me ayudan los comentarios de la gente diciéndome que no estoy sola, tampoco veo la solución el estar despotricando todo el día.
    Es jodido esto de la maternidad, hasta que no lo vives no lo sabes, y ahora estoy aterrada porque voy a empezar a trabajar, y que voy a hacer si mi hija no me deja dormir prácticamente desde que nació? cuando voy a preparar las clases y a corregir? no lo sé…con el tiempo supongo que me iré acostumbrando…
    Te doy animo para que sigas con tu blog que aunque hace poco que lo he descubierto me gusta mucho por lo sincera que eres.
    mua mua
    elisa

    Respuesta
    • el 27/09/2013 a las 23:47
      Permalink

      No estoy segura de si uno se acostumbra a ciertas cosas pero, ¡no nos queda otra!. Muchísimas gracias por tus ánimos, más besos para ti!

      Respuesta
  • el 27/09/2013 a las 22:41
    Permalink

    Hola mama CC! Me uno a los comentarios de muchas de tu seguidoras. Aquí nos tienes para lo bueno y para lo malo, eres una mama extraordinaria y nos has ayudado mucho con tus posts!
    Siguiendo tus peticiones ahí va una buena noticia para compartir……! Hace escasas semanas me he enterado que estoy embarazada! Estoy llena de ilusiones pero por otro lado un poco asustada….. Se llevará solo 26 meses con el mayor…….
    Es increíble porque el primer embarazo tardamos 2 años con un aborto incluido y esta vez zas! A la primera! Quien lo iba a imaginar tan pronto?….. Un besazo y ánimo! Te seguimos caiga quien caiga 😉

    Respuesta
    • el 27/09/2013 a las 23:46
      Permalink

      Hola Bee! Yo también tardé muchísimo menos con el segundo, ¡qué cosas!. Enhorabuena, tienes que estar muy contenta!

      Gracias por tus palabras, un abrazo.

      Respuesta
  • el 28/09/2013 a las 8:12
    Permalink

    Ay qué difícil es todo esto. El cansancio, la falta de sueño, la alta demanda… Agotador. Como diría un compañero mío, cuenta lo que te brote y si no te brota no cuentes nada. Ya conoces el don apaciguador de la palabra. Úsalo cuando lo necesites. Soy de la opinión de que cuanto más conozcamos de la maternidad antes de convertirnos en mamás (aplícalo también a tener el segundo) mejor porque nos hará más fáciles las cosas, podremos relativizar. Pero si no te brota, pues no te brota. Un beso muy fuerte. Por cierto, cuando os conocí no estaba el mayor, pero me parecisteis una familia preciosa. El que no quiera permanecer con vosotros no sabe lo que se pierde

    Respuesta
    • el 03/10/2013 a las 22:21
      Permalink

      Perdóname Leticia por haber tardado tanto en contestar tu comentario. De corazón te agradezco lo que has escrito. Un beso muy fuerte.

      Respuesta
  • el 28/09/2013 a las 10:39
    Permalink

    Hola mamá CC! Quiero contarte algo bonito:
    Tengo 2 hijos que se llevan casi 2 años. El mayor fue un bebé tranquilo, independiente y muy fácil de llevar, vamos, el sueño de cualquier primeriza. Acababa de descubrir que estaba embarazada del pequeño cuando me quedé en paro. A los pocos meses me vi “recluida” en casa con un niño de 2 años y un recién nacido, que al poco se reveló como un bebé de muy “alta demanda”, tomando prestada tu expresión. Fueron meses muy duros, ya lo sabes de sobra…
    Ahora mis hijos tienen 5 y 3 años respectivamente. Han crecido y se han hecho “mayores”, van al cole juntos, duermen juntos, juegan juntos, se pelean juntos y yo tengo mi espacio y tiempo para muchas más cosas porque ellos están juntos.
    He montado mi propia empresa, trabajo fuera de casa durante el horario escolar y las tardes las pasamos en familia.
    Imagínate cómo ha cambiado la cosa que estoy animándome a ir a por el tercero!
    Un abrazo muy fuerte y ¡ánimo!, esta fase en la que estás pasará pronto, ya lo verás.

    Respuesta
    • el 03/10/2013 a las 22:20
      Permalink

      Enhorabuena MC, es genial verte tan animada, me sirve de mucho tu experiencia. Eres muy valiente. Un beso grande.

      PD. Yo si pienso en el tercero me mareo y todo. Mi chiringuito está cerrado a cal y canto jajaja

      Respuesta
  • el 30/09/2013 a las 23:05
    Permalink

    Hola Eva! Al leerte tan sincera me has llegado al corazón, me has parecido genial. Te sigo desde hace un montón y al notarte tan baja de ánimo pensé que además de todo el cansancio que acumulas se añadía también alguna enfermedad tuya o de tu pareja. Pues claro que estás agotada si es que estos niños nos roban la energía, el tiempo y el alma.Yo tengo dos (uno de 5 años y otro de 2) y también a veces me encuentro mentalmente agotada, se pelean un montón y la casa esta hecha un caos, pero como afortunadamente con los tiempos que corren trabajo fuera de casa, ahí vivo yo mi relax diario.Ahora vivo los domingos por la tarde de otra manera, al igual que las vacaciones: no me importa que terminen 😉
    Sólo te quiero mandar mi energía positiva y decirte que cuando te asalten pensamientos negativos no los rechaces, obsérvalos, medítalos y dejarlos marchar. Pronto tendrás a los dos en edad escolar. Muchísimo ánimo

    Respuesta
    • el 03/10/2013 a las 22:20
      Permalink

      Hola Núria. Pues es que hay muchas cosas. También temas de salud, de trabajo, lógicamente de dinero… los últimos tiempos han sido un cúmulo de cosas malas y regulares, parecemos un imán. Pero bueno, ahí vamos, creo que poco a poco veo la luz ahí al fondo, muy muy al fondo. Te agradezco muchísimo tu comentario. Un abrazo grande.

      Respuesta
  • el 01/10/2013 a las 23:15
    Permalink

    Hola,

    Me llamo Lorena. Te sigo desde hace un montón de tiempo y siempre estoy esperando que escribas una entrada porque me siento muy identificada con tu manera de pensar. Yo tengo dos niñas, de 4 años y 9 meses.

    No te digo más que mi marido no me deja hablar con embarazadas porque las dejo muertas matadas. Me siento un método anticonceptivo con patas. Y eso que lo llevo con humor y aunque hay veces que me siento al borde del ictus, sigo, sigo, sigo, hasta que se me pasa.

    Vivo en modo “supervivencia” y he aprendido a abstraerme cuando las dos lloran a la vez, me es de mucha utilidad. Intento no cabrearme con mi marido pase lo que pase y sólo espero que lleguen tiempos mejores. Sé que cuando empiece a dormir 4 o 5 horas del tirón, no pido más, lo veré todo de otra manera e incluso a lo mejor me depilo y practico sexo más de una vez cada tres meses. Hasta entonces me repito “sigue, sigue, sigue”.

    Con la segunda, infeliz, tenía planeado pedirme una execedencia para estar con ella hasta el año, pero resulta que la segunda es una bebé de alta demanda (también conocidos como llorones incansables) un día se me encendió la bombilla y dije “ni de coñá, yo me voy a currar”porque si no ya estaría en manicomio, lo mejor que me ha pasado. Sólo trabajo media jornada y de pie, pero descanso que no veas. Desde entonces soy mejor madre y mejor persona.

    Un abrazo. Todo llega y todo pasa.

    Respuesta
    • el 03/10/2013 a las 22:18
      Permalink

      Me he leído tu comentario tantas veces antes de responderte… ¡pero sigo sin saber qué decirte!. ¿Puedo dejarlo en onomatopeyas?: uffff, argggg, ayyyyy… 🙂

      Respuesta
  • el 02/10/2013 a las 15:43
    Permalink

    Cuánto te entiendo. Mezclar el cansancio, las necesidades propias, las ganas de desconectar por un rato, las continuas demandas del bebé… Me he sentido muy identificada con esta entrada porque me siento igual que como comentas. Muchas veces con ganas de desaparecer. Mi hijo es muy nervioso, de alta demanda, lo quiere todo para ayer y si no se lo das los llantos y gritos te desesperan. Llevo este último mes en un continuo corre corre a hacer todo cuando duerme y sin llegar, llena de nervios, a llantos cada día… nada sano. Y pasa factura. La maternidad es bonita, pero difícil cuando es 24 horas y llega el día en que sientes que ya no puedes más. Últimamente he leído mucho sobre el tema y se agradece saber que no somos las únicas. Ayer hablé con un médico que tan solo me dijo “te entiendo” y casi lloro, porque el mensaje de todo el mundo es que tengo que relajarme porque a lo mejor soy yo que lo pongo nervioso, y no es eso. Si sientes que te ayudará hablarlo, adelante que aquí estamos para escucharte. Si no, publica sobre otras cosas que te interesen y que te sirva de distracción, que al fin y al cabo como te han dicho ya, este es tu espacio y estás en todo tu derecho. Pero no te calles, habla, grita, llora, lo que quieras, pero descárgate que no es bueno guardar los malos sentimientos. Y por leer penas ajenas, piensa que todos las tenemos e igual tu experiencia puede ayudar a otro a salir del bache. ¡Ánimo, que no estás sola!

    Respuesta
  • el 03/10/2013 a las 1:36
    Permalink

    Como madre de 7 hijas se lo que es vivir en el caos, intentar sacar un brazo de vez en cuando y casi conseguirlo pero nunca sacarlo del todo.
    Decirme en mas de una ocasión, en que estaríamos pensando para llegar a tanto, para seguidamente decirme, ¡¡perdóname Dios Mio !!, porque que haría sin estas niñas tan estupendas la mayoría del tiempo.
    Pero… es que lo que me tiene hasta el gorro es todo lo que me rodea y que siento que me hace perder el tiempo. El trabajo, necesario si, pero solo por el dinero, la hipoteca, los problemas mil que hacen que siempre haya algo rondando.
    Cada vez me importa menos lo demás, solo lo que es importante para nosotros, no pierdo el tiempo en florituras y quiero valorar lo que tengo. Familia, marido y poco mas.
    Estoy en una época de cambio y desapego importante. Hasta yo misma me doy miedo.
    Pero yo ademas soy una privilegiada, porque tengo 7 hijas si, maravillosas y todo eso, también tocapelotas, egoístas, que van a lo suyo y según crecen mas. Pero ser madre es para toda la vida con tiempos rosas y tiempos grises.
    Y soy consciente que entre las madres, yo soy una privilegiada. Pero es que mi sexta hija es un bombón.
    Un bien preciado del que poca gente disfruta, por miedo e ignorancia. Es una lotería que me ha tocado y que valoro mucho. Es raro que existan pequeñas como ella porque mucha gente no sabe la suerte que es tenerla, disfrutarla, criarla. Mi pequeña tiene síndrome de down.
    Y soy una privilegiada por ser la persona que ve en primera linea como se abre camino feliz y contenta en este mundo a veces tan implacable.
    Entonces pienso, pero ¿quien soy yo para quejarme del desgraciado de mi jefe? si esta criatura maravillosa se abre paso a trompicones con una sonrisa.

    Respuesta
    • el 03/10/2013 a las 22:16
      Permalink

      Muchas gracias por pasarte por aquí de nuevo, como siempre que lo haces me siento tremendamente honrada, te lo digo de corazón.

      No sé cuánto hace que te leo, ¡mucho!. Ahora con menos periodicidad pero te sigo y sé que estás en una época complicada de tu maternidad. Es posible que ahora tus hijas no valoren lo que tu bombón os enseña a diario pero estoy segura de que al final lo harán. Los niños, por desgracia, a veces no responden como quisiéramos, pero aun cuando parece que no hacen ni caso, el mensaje está calando, seguro!

      Un beso grande.

      Respuesta
  • el 04/10/2013 a las 14:32
    Permalink

    Qué buena idea. La verdad es que aunque no hay que culparse por sentirse mal (todos pasamos baches, unos más profundos que otros), distribuir sentimientos negativos no ayuda a la sociedad, si queremos verlo así. Me parece fenomenal que ofrezcas tu espacio para hacer del mundo un lugar mejor con sonrisas y proyectos, que es lo que necesitamos.
    Espero que en tu entorno cercano sí estés encontrando el apoyo necesario de donde sacar ánimos. Seguro que sabes que todo esto pasará y pronto será solo un mal recuerdo, pero ¡qué duro y largo se hace hasta entonces! Un abrazo de gigante.

    Respuesta
    • el 22/10/2013 a las 22:40
      Permalink

      Sí, se hace eterno… Gracias por tu comentario, aunque haya tardado casi un mes en responderlo, no tengo perdón!!

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com