Retroceso en el uso de los cubiertos

Me las prometía muy felices. Sin haber hecho mucho esfuerzo, mi hijo manejaba bien el tenedor incluso para pinchar cosas duras y pequeñas y no digamos la cuchara, que podía darle perfectamente un yogur y desentenderme, rebañaba el envase que daba gusto. Pero un buen día, más o menos desde hace un mes, decidió que los cubiertos eran un rollazo y ha vuelto por sus antiguos fueros, más guarro que nunca. Vamos, creo que los trogloditas comían guarreando menos que él.

El tenedor es como si ya no supiera para qué sirve. A veces pincha y a continuación coge lo que sea con la mano. Si intento darle yo de comer o cierra la boca o coge lo pinchado con la mano. Es capaz de quedarse sin comer antes de comerlo del tenedor. La obsesión por cogerlo todo con la mano abarca todo tipo de alimentos. Cuando digo todos es todos: se come hasta las lentejas con la mano, mejor no doy detalles de cómo puede llegar a ponerse.

Pienso que es una nueva fase de experimentación que incluye, desde luego, la experimentación de hasta qué punto alcanza la paciencia de mamá y qué caras pone con según qué guarrerías. También ha comenzado a jugar con la comida, simbólicamente, por ejemplo, diciendo que los fideos son serpientes, paseando un trozo de patata alrededor del plato como si fuera un coche o cogiendo un trozo de cebolla y poniéndoselo en los ojos mientras comenta que son unas gafas. Por supuesto, alimentar a la perruna, muy especialmente cuando no está conforme con el menú, también forma parte de su nueva forma de alimentarse.

En general, creo que cabrearme y regañarle mucho sólo puede contribuir a reforzar esta conducta, sobre todo cuando me mira buscando mi reacción. No dejo de pensar en que es un niño al que le disgusta mucho ensuciarse las manos por lo que está constantemente pidiendo que se las limpie; quiero pensar que en algún momento comprenderá que la mejor manera de mantenerse limpio es emplear los cubiertos, que ya no entrañan dificultad para él.

Supongo que cuando menos me lo espere volverá a comer decentemente pero mientras tanto me está dando unas comidas… un día de estos pongo fotos de cómo acaba la mesa y alrededores.

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

29 comentarios sobre “Retroceso en el uso de los cubiertos

  • el 24/10/2011 a las 16:20
    Permalink

    Ays hija, qué te voy a contar, que mi hijo come sólido desde el año y le encantaba comer solito, y ahora cuando no es con las manos es “mamá dámelo tú”. Yo creo que pasan por una fase de independencia total, en la que descubren que pueden hacer cosas solitos y les encanta, pero luego echarán de menos que mamá esté pendiente y vuelven a reclamarnos.
    Santa paciencia y no hacerles caso es lo mejor, porque buscan nuestra reacción, eso lo he comprobado.

    Respuesta
    • el 25/10/2011 a las 14:44
      Permalink

      Sí, de eso no cabe duda!!

      Respuesta
  • el 24/10/2011 a las 16:24
    Permalink

    Hola! Me pasa exactamente lo
    Mismo que a ti. Ya sabes, un pasito hacia adelante y dos hacia atrás, y así ir avanzando. Un beso vacacional 🙂

    Respuesta
    • el 25/10/2011 a las 14:44
      Permalink

      Pues sí, pues sí!!!

      Respuesta
  • el 24/10/2011 a las 16:50
    Permalink

    Es muy normal, los 2 años son una edad de continuos cambios, donde los niños experimentan, dan pasos hacia atrás para después dar tres hacia adelante. Quizá solo se trata de experimentar, un momento rebelde, vete tu a saber.
    Tienes mucha razón, de poco sirve regañar, poco a poco retomará el gusto del uso de los cubiertos. Mientras tanto, mucha toallita húmeda y kilos de paciencia 🙂

    Respuesta
    • el 25/10/2011 a las 14:44
      Permalink

      Es que ya ni el babero quiere! jaja

      Respuesta
  • el 24/10/2011 a las 17:49
    Permalink

    Efectivamente, parece que siente curiosidad por ver cómo reaccionas ante este comportamiento. Si lo ignoras, seguramente conseguirás que deje de hacerlo, pero ignorarles no me parece correcto. Creo que lo más acertado es decirle que a mamá no le gusta lo que hace, y aplaudirle cuando tome los cubiertos de nuevo. Paciencia hija.

    Respuesta
    • el 25/10/2011 a las 14:44
      Permalink

      Bueno, en muchas ocasiones, cuando la mala conducta no es grave, ignorar es lo mejor que puedes hacer. Si regañas no sólo estás dando más importancia al tema sino que le estás haciendo ver que hay algo por lo que preocuparse y los niños pequeños tienen una curiosidad infinita. Si sabe que mamá se cabrea por tal cosa, la repetirá una y otra vez hasta que entienda el motivo por el cuál no puede hacerse o bien se rinda ante las regañinas constantes. Yo no quiero hacer de la comida un drama, normalmente no es para tanto aunque se ponga perdido así que intento dejar el cabreo para cuando ya la guarrería es demasiado para mi! jaja

      Respuesta
  • el 24/10/2011 a las 20:26
    Permalink

    Paciencia, mi hijo ahora está cogiendo aficción por el tenedor, aunque muchas veces pincha las cosas y luego las coge con la mano, a la cuchar nunca la ha tenido mucha aficción, sabe comer sólo pero siempre prefiere que se lo de yo, así que paciencia, intenta no hacer caso a lo que hace, regañarle no va a servir de nada y seguramente empeore el asunto.

    Respuesta
    • el 25/10/2011 a las 14:42
      Permalink

      Normalmente en este tipo de cosas regañar sólo refuerza la curiosidad por experimentar esa conducta negativa por eso trato de parecer indiferente salvo que sea ya un escándalo lo que está haciedno con la comida.

      Respuesta
  • el 24/10/2011 a las 21:18
    Permalink

    Niña cruzo los dedos pero a mi hijo en tres años que tiene ya jamás se le ha ocurrido “experimentar” y jugar tanto con la comida, y es que es un tragón y tiene claro que con la comida no se juega, vamos es que no le da tiempo porque la hace volar del plato, con todo no me extraña que te estreses. Como siempre sólo se me ocurre aconsejarte paciencia, imagino que cuánto menos le insistas en que corrija su conducta poco a poco dejará de hacerlo y volverá a usar los cubiertos como antaño, no?

    Respuesta
    • el 25/10/2011 a las 14:41
      Permalink

      Yo espero que sí!.

      Respuesta
  • el 24/10/2011 a las 22:33
    Permalink

    Lo siento pero me tengo que reír, que distinto se ve en casa ajena!! jejejee.

    Son fases los niños tienen mil y una… que le vamos a hacer!! quizás la llegada del hermanito y llama la atención, quizás le hace gracia el jugar con la comida… a saber!!

    Mis hijas suelen comer con el tenedor pero cuando no les da la gana no hay manera… de echo se han pasado todo el verano comiendo en bragas!! justo el otro día lo comentaba porque me han criticado muchísimo por cosas así.

    Paciencia… no queda otra!

    Respuesta
    • el 25/10/2011 a las 14:41
      Permalink

      No creo que sea la llegada del hermanito porque ni lo sabe, en fin, como no me lo puede explicar pues no queda más remedio que esperar a que vuelva al redil! jajaja

      Respuesta
  • el 24/10/2011 a las 22:41
    Permalink

    Yo creo que tu hijo es un genio y tú….una madre mmmm digamos que “le gusta el orden y la limpieza” (cosa que entiendo). Déjalo a su aire, no le des más importancia de la que tiene. Por lo que cuentas todavía no va a la guarde, ¿no? pues tranqui, ahí aprenderá como todos…por imitación. No le des más importancia, tiene que investigar y es lo que hace. ¿cómo vas con el embarazo? ¿ya le has contado al “nene” que va a tener un hermanito? Saludos (lo estás haciendo genial)

    Respuesta
    • el 25/10/2011 a las 14:49
      Permalink

      Hola Juana! Pues el nene no va a la guarde, no, y no va a ir… y al cole no se va a quedar a comer así que aprenderá sentadito en la mesa con nosotros. La verdad que sí, que llevas razón, me gusta el orden y la limpieza jajaja pero cada vez menos, la verdad es que no soy nada obsesiva con eso y odiaría ser una madre pesada, cuando vienen aquí mis padres y comemos juntos muchos días me pongo nerviosa de lo poco tranquilo que dejan al niño!!!.

      Al nene no le hemos contado nada del bebé, es muy pequeño y creemos que no lo entendería y no hay necesidad de confundirle. Lo dejamos para más adelante, no hay prisa, ¡es muy pronto todavía!.

      Respuesta
      • el 25/10/2011 a las 18:37
        Permalink

        Lo vas a enviar al cole directamente con 3 años? Ah pues me parece fenomenal, supongo que es de lo más coherente teniendo en cuenta que has decidido no trabajar en lo que has estudiado para ejercer de mamá. Me parece muy bien.
        Pero no estoy de acuerdo con que no se enterará de nada si le contáis que va a tener un bebé en casa, es más igual es bueno para evitar los celos, ¿no te parece? no lo subestimes! yo creo que sí lo va a entender, entienden mucho más de lo que imaginamos. Además se va a quedar mosqueado cuando te vea la barrigota y ya no te digo cuando nazca el nuevo bebé que será cuando tenga dos años y medio, no? Es una sugerencia en todo caso, pero yo sí se lo iría contando con cuentos, dibujos…

        Respuesta
        • el 26/10/2011 a las 9:50
          Permalink

          No es que no se lo vayamos a contar, es que ahora mismo no puede entenderlo porque es muy pequeño y ni tengo tripa ni la tripa se mueve. De hecho, hace poco le dijimos que en la tripa de mamá había un bebé y ahora cada vez que ve una tripa de mujer dice “bebé” en lugar de tripa, lo cual demuestra que todavía es pronto. Nosotros creemos que tenemos muchos meses por delante (de aquí a mayo falta mucho), no sólo para que el embarazo vaya avanzando y sea más evidente sino también para que él vaya siendo más mayorcito y tenga mayor comprensión, será algo paulatino. Tu ten en cuenta que en mayo él tendrá… creo que 31 meses. No es lo mismo tener 2 años y 7 meses que tener 2 años (o menos) que tenía cuando me quedé. No hay prisa ninguna.

          Respuesta
  • el 25/10/2011 a las 0:22
    Permalink

    Pues… mucha paciencia (y a fregar!)! El mío come con la chucara pero a veces, cuando no quiere más, arriba con el plato en la cabeza a modos de sombrero y a meter las manos en lo que sobra de comida por todas partes… No es nada “carlosgonzalista”, pero casi siempre me sale un grito por el susto que mete la escena y le hago un discurso en contra, que aqui los niños son personas y de cerdos nada de nada (sus hermanos están a su lado comiendo) y él se queda sonriente mirando a ssu hermanos muy cosnciente de la ilicitud!

    Respuesta
    • el 25/10/2011 a las 14:40
      Permalink

      Jajajajaja! Nosotros la etapa sombrero ya la pasamos aunque siempre puede volver, a veces coge un cacho de comida y se lo estampa en el pelo jajaja

      Respuesta
  • el 25/10/2011 a las 11:46
    Permalink

    Mira q tiene q ser difícil las lentejas una una con la mano… Ya sabes sin etapas, paciencia

    Respuesta
    • el 25/10/2011 a las 14:40
      Permalink

      Pues muy difícil, te puedes imaginar, aunque a veces las mete directamente “a puñaos”.

      Respuesta
  • el 25/10/2011 a las 11:53
    Permalink

    Aún a veces a nosotros se nos apetece coger algo con las manos!, yo creo que es algo normal, sobretodo en la comida de tenedor, las mías hay días que son anticubiertos!

    Respuesta
    • el 25/10/2011 a las 14:39
      Permalink

      Jaja, bueno, la verdad es que yo también cojo muchas cosas con la mano pero ¡las lentejas! ¡la sopa! ¡tiene delito! jaaja

      Respuesta
  • el 25/10/2011 a las 13:36
    Permalink

    La mía entresaca los guisantes con los deditos, de cualquier guiso que le des. Y ha cogido la manía de escupir la última cucharada de lo que sea que ya no quiere más. Nunca la hemos forzado a comer nada, en cuando dice que no quiere más la dejamos… pero le da igual, es que le gusta lo de escupir… También le gusta meter la mano en el plato y “amasar” lo que sea que haya…
    Y sí, son fases, pero ¡que agotamiento de fases!

    Respuesta
    • el 25/10/2011 a las 14:39
      Permalink

      Sí, mi hijo también entresaca los guisantes, ¡qué tendrán!.

      Esto de las fases es muy socorrido pero es salir de una y entrar en otra!! jaja

      Respuesta
  • el 25/10/2011 a las 16:50
    Permalink

    Ya sabes que en estas edades dan un paso adelante y otro atras continuamente. Paciencia!!!!!

    Respuesta
  • el 25/10/2011 a las 19:48
    Permalink

    Supongo que serán fases, como todas! Mi hijo ha retrocedido en varios aspectos como el chupete, el pañal o el tema del sueño. Quizá dentro de unos días esté contando yo también lo mismo que tú. ¡Paciencia!

    Respuesta
    • el 26/10/2011 a las 9:47
      Permalink

      Claro que sí, hay que tener paciencia, si al final uno mira atrás y se queda alucinado de todo lo que han cambiado, ¿verdad?.

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com