Picoteo entre horas

Llevamos una temporada que el nene no para de pedir comida y picotear entre horas: entre el desayuno y la comida y desde que se levanta de la siesta hasta la cena.

¿Razones?. Se me ocurren tres:

– Primera, que no come lo suficiente. El biberón del desayuno lo toma con poca gana, muchas veces no quiere ni probarlo, sólo quiere beber agua. He probado a meterle más cereales, a darle alguna tostada, galletas, magdalenas… no sirve, nada le gusta. En la merienda estamos teniendo el mismo problema: no quiere fruta ni a trozos ni en puré, los potitos industriales alguna vez los quiere pero no de forma habitual, no quiere galletas, no quiere zumitos ni batitos ni leche ni un sándwich…

– Segunda razón, que se aburre. Como los adultos, se aburre y le dan ganas de comer. Cuando está entretenido y pasándolo bien no se acuerda de comer ni por asomo porque no es un niño de comer mucho. Se acuerda de picotear cuando no piensa en otra cosa, lo cual me lleva a la siguiente razón.

– Tercera razón, es una manía. Como cuando aprendió a decir “agua” y se pasó varios meses bebiéndose más de litro y medio diario. Realmente no tenía tanta sed, simplemente cogió el hábito y no había quien se lo quitara. Hasta que surgieron otras manías y se pasó la moda.

Y, ¿qué es lo que picotea?. Su gran pasión es el pan. Le siguen de cerca las tortitas de maíz, estas que venden como dietéticas, le chiflan. Por supuesto, su siguiente alimento preferido son las patatas fritas, sean de verdad o de las de bolsa, pero esas las cata poco por razones evidentes.

Me tiene un poco aburrida, que no preocupada. Me paso el día pensando qué podría ofrecerle de desayuno y de merienda para que comiera lo suficiente como para no acordarse de comer hasta que le toque. Tampoco me parecería mal que hiciera una pequeña comida a media mañana y a media tarde, pero un refrigerio de verdad y un picoteo cutre. He probado a adelantar la comida y a adelantar la cena pero es un parche. A las 11.30h ya está pidiendo pan (incluso los días que se ha levantado casi a las 10h) y el picoteo de la tarde puede durar… pues eso, toda la tarde.

Me ocurre como me ocurría cuando pedía tanta agua. No puedo negarle la comida con la insistencia que la pide, sobre todo porque no sé si realmente está muerto de hambre o no, y sospecho que algo debe tener porque cuando está lleno no le entra ni un poquito… Al menos lo que come es medianamente saludable (quien no se consuela es porque no quiere) y como sigue estando en los huesitos, por peso no me preocupa. Espero que la manía se le pase pronto, eso sí, veremos a ver por qué la sustituye.

Foto Flickr Flydime.

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

35 comentarios sobre “Picoteo entre horas

  • el 08/08/2011 a las 11:47
    Permalink

    Pues las mías durante la mañana no suelen pedir picoteos, pero por las tardes aunque ya merendaran siempre les apetece algo, la verdad es que no sé muy bien que decirte, yo intento no darles si no falta mucho para la próxima comida, pero si las comidas del mediodía y de la cena te las hace bien, yo le dejaría comer pan entre comidas, eso también lo alimenta…ya nos contarás.Besos

    Respuesta
    • el 08/08/2011 a las 22:09
      Permalink

      Sí que alimenta, sí. Vamos, que el ponerle cereales en el biberón ahora mismo es algo innecesario porque entre las tortitas de maíz y el pan va sobrado!!!.

      Respuesta
  • el 08/08/2011 a las 11:53
    Permalink

    Pues que alegría me ha dado leer este post! Estás describiendo a mi hijo! Con lo del agua y el picoteo, pues como tú… No se lo puedo negar,intentando siempre que sea el picoteo natural claro está… ¿Si es manía? No lo tengo tan claro, supongo que es más bien no comer en su momento (desayuno, almuerzo y cena) En estos días de calor he triunfado con el arroz con leche casero… A ver cuanto dura! Un saludo

    Respuesta
    • el 08/08/2011 a las 22:08
      Permalink

      Arroz con leche casero, pero qué rico!!!!.

      Respuesta
  • el 08/08/2011 a las 12:12
    Permalink

    Igualito que la mía. Desayuna bien para lo que es ella y al ratito ya estamos que si sandwich, que si guisantes, que si maíz o que si fruta. Se lo doy porque me pide cosas sanas, si me pidiera bollos o chocolate así de frecuentemente tendríamos un problema serio.
    Sin embargo por las tardes no me pide apenas nada… Yo también había pensado si será aburrimiento, aunque no para quieta.
    O quizás que con el calor les apetezca más comer así, a poquitos. A mí desde luego en verano me seduce más la idea de picotear todo el día que inflarme en las comidas principales.
    No sé, yo creo que si come cosas sanas no puede ser malo, y si además es delgadito ya no hay de qué preocuparse por que se pase el día picoteando 🙂

    Un beso!

    Respuesta
    • el 08/08/2011 a las 22:08
      Permalink

      Yo en verano estoy muy desganada y a él le ha pasado los dos veranos que ha vivido, así que espero que a la vuelta del invierno la cosa mejore. Más que nada porque estar todo el día picoteando es mal-comer, por muy delgado que se esté.

      Respuesta
  • el 08/08/2011 a las 12:27
    Permalink

    Tu hijo como el mío, adicto al pan, menos mal que como dices es algo más o menos saludable…

    Respuesta
    • el 08/08/2011 a las 22:07
      Permalink

      El pan, dentro de lo que cabe, es un buen alimento. Y como además está en los huesos, pues mira, a ver si engorda un poco! jaja

      Respuesta
  • el 08/08/2011 a las 13:20
    Permalink

    Los mímos atacan al bote de las galletas.
    Ahora entiendo por qué mi madre ponía todas las cosas ricas en el estante más alto de toda la despensa, siempre creí que la tenía mal organizada!

    Respuesta
    • el 08/08/2011 a las 22:07
      Permalink

      Jajajajajajaa. Yo también voy quitando cosas del medio porque mi nene ya va llegando a todo y me coge la caja de galletas y se la lleva directamente para el salón, y eso que no le entusiasman!!

      Respuesta
    • el 08/08/2011 a las 22:06
      Permalink

      Jajaja, sí, te he entendido!. jaja

      Respuesta
  • el 08/08/2011 a las 13:29
    Permalink

    el mío pasó una buena temporada que no había quien le hiciera merendar, ni fruta ni sandwich ni galletas ni ná! y he llegado a darle de merienda tomates cherry con aceitunas y cosas así… con tal de que tuviera algo en el estómago. Ahora con tres años es un poco más fácil, pero siempre chantajeando: o sea, para que coma fruta le “soborno” con lacasitos, natillas de chocolate… y así vamos, una de cal y otra de arena

    Respuesta
    • el 08/08/2011 a las 22:06
      Permalink

      Mi hijo es que no tiene término medio. Ayer conseguí que se merendara un potito de fruta y dos galletas más un actimel. Vamos, que el tío se puso morado. Y otras tarde no quiere nada de nada. ¿Alguna diferencia entre una y otra tarde?. Pues no te creas, porque igualmente me estuvo pidiendo picoteo antes de la hora de la cena. Por eso pienso que en gran medida es por manía…

      Respuesta
  • el 08/08/2011 a las 16:01
    Permalink

    Yo creo que muchos niños pasan por momentos así. El mío ya sabes que come mucho entre horas. Y también se aburre de cuando en cuando con la comida que le pongo. Es cuestión de paciencia, de cambiar de menús, de hacer las mismas cosas de distintas maneras. A veces funciona, pero a veces,…., ni por esas.
    Ánimo guapa.

    Respuesta
    • el 08/08/2011 a las 22:05
      Permalink

      Mi hijo es que está en un momento un poco difícil. Porque se cierra en banda con muchas comidas que estoy segura de que le encantarían y es difícil sacarle de ahí. Es un tema de manías, estoy convencida, por ejemplo, de que no le gustan las tostadas con mantequilla y mermelada más que nada por no mancharse las manos!!!! jaja

      Respuesta
  • el 08/08/2011 a las 16:15
    Permalink

    Yo creo que no es raro y malo tan poco la mia ha tenido temporadas de picar galletas maria otras de pan otros dias picotea de fruta. Y ahora en verano yo creo que todos nos “enveranamos” tanto adultos como niños.

    Y si quieres consolarte más el tuyo picotea sano pero he visto a gente darles una bolsita de sugus a niños de la edad del tuyo que no se en que estan pensando esos padres.

    Respuesta
    • el 08/08/2011 a las 22:04
      Permalink

      Nunca he escrito sobre las golosinas y demás guarrerias, en parte por pereza y en parte por evitar la polémica, pero sí, es cierto, se ven unas cosas por ahí… Siempre podría picotear más sano, me da mucha rabia que haya desterrado la fruta (y prácticamente la verdura también) de su dieta, pero espero que poco a poco vaya “volviendo en razón“.

      Respuesta
  • el 08/08/2011 a las 17:23
    Permalink

    Pues mi niño es adicto al pan y si fuera por él pasaría comiendo toooodoo el día que si “ugo, abua, pan, tete, uche (este casi nunca lo obtiene), lleta”, que donde lo dejara terminaría rodando jeje.. lo importante es que coma cosas saludables, ya le pasara esta etapa..

    Respuesta
    • el 08/08/2011 a las 22:03
      Permalink

      Pasará, pasará. Y como está escuchimizado, pues mira, lo mismo hasta engorda un poco.

      Respuesta
  • el 08/08/2011 a las 17:27
    Permalink

    La bruja en esto es igual que tu peque todo el día picoteando pero yo no tengo tres posibles razones, simplemente como come muy poco a las horas de la comida tiene hambre después… pero esto es la pescadilla que se muerde la cola, como se pasa el día picando no puede tener hambre a la hora de la comida.

    Espero ansiosa a ver si te dan soluciones y posibles desayunos y meriendas porque como tú dices yo también estoy aburrida…

    Respuesta
  • el 08/08/2011 a las 18:04
    Permalink

    ¡Hola!

    Todos, mayores y pequeños cuando ya no son lactantes pequeñitos, deberíamos hacer 5 comidas diarias y en horas lo más fijas posibles, son hábitos y rutinas que además de educarles en la comida, les hacen predecir mejor su entorno, y sentirse más seguros.

    Pero esto no es novedad, lo de las 5 comidas: Desayuno, comida, y cena y media mañana y merienda.

    Las medias mañanas y meriendas han de ofrecerse igual, a las mismas horas y como se hará más tarde en el cole, en infantil para educar en hábitos saludables y dieta sana: un día zumo, otro fruta, otro galletas, otro lacteo (batido, leche, yogur, queso…) otro bocadillo-sandwich y el viernes a elegir (entre los anteriores, ni chuches ni bollería industrial)

    Lo adecuado es ofrecer las comidas a sus horas, tengan hambre o no.
    Si te pide picoteo, es porque tiene hambre, porque no tomó el desayuno, o la comida que tocara.

    Si no desayuna, no pasa nada, a la hora de media mañana le ofreces tú, lo que ese día toque (ayuda ponerlo en dibujos en un horario semanal, aunque sean chiquititos) y si no lo quiere, tampoco pasa nada, ya comerá a la hora de la comida.

    A veces es duro, pero hay que ser fuertes. La variedad a lo largo de la semana en medias mañanas y meriendas hace que no se aburran. Es posible cambiar cosas: si no le gusta el zumo de piña, pues el próximo día se cambia a melocotón y ya está, y así se va probando, pero no se cambia de alimento ese mismo día, tomamos nota para el día siguiente y ya está. Hay lo que hay.

    Mi hija de 7 años con esta manera de comer, come de todo. Evidentemente hay cosas que le gustan más o menos, como a cualquiera, y también preferiría comer siempre espaguetis y patatas fritas, pero tiene asumido que hay que comerse la comida que toca, me dice si algo no soporta, y yo procuro no ponérselo más veces, o ponérselo de otra forma.

    Tuvimos nuestros malos momentos a los 18-24 meses: Era una niña de poco peso, y me agobiaba la idea de que no estuviera bien alimentada, resultado: me chantajeaba con ello.

    Cuando entendí que ella me hacía el favor a mí de comer, le di la vuelta. La quité el plato que no quería, terminé ese juego y la dije que su estómago y el dolor si estaba vacío lo sentiría ella (no la iba a decir que mi angustia sería más, claro) y que cuando tuviera hambre, ya me pediría comida.

    Fue lento y costoso, pero mi cambio de actitud fue clave para cambiar sus hábitos alimenticios.

    Espero que te sirva ¡Suerte!

    Respuesta
    • el 08/08/2011 a las 22:01
      Permalink

      Hola Tita,

      Muchas gracias por tus consejos, siempre está bien que otras mamás te cuenten su experiencia.

      La verdad es que nosotros no somos un maravilloso ejemplo de alimentación sana y equilibrada aunque al picoteo no le hemos dado nunca, lo mío, desde luego, es más de sentarme a comer y tomarme una buena comilona jajajaja. Desde luego que lo de alimentarse cinco veces al día es una buena idea y seguramente muy saludable.

      Lo que no comparto contigo es el tema del chantaje y menos con esa edad. Mi hijo tiene 22 meses y “los tiene cuadrados” pero yo lo que le veo siempre es sufrir, no chantajearme. Nunca he creído en los niños tiranos y ahora que lo vivo en mis propias carnes, lo tengo claro. Al menos no con estas edades.

      Gracias por compartir tu experiencia, un abrazo.

      Respuesta
  • el 08/08/2011 a las 20:16
    Permalink

    Yo creo que es por aburrimiento, me pasa con mi nena mas grande, que al rato de almorzar empieza a “garronear” la lata de galletitas… y por lo general come bien la comida… confiemos en que son manias que acaban pasando…(la cambian por otra) jaja

    Respuesta
    • el 08/08/2011 a las 21:59
      Permalink

      Las cambiarán por otras, eso seguro, pero bueno, es que esto del picoteo es un auténtico vicio!.

      Respuesta
  • el 08/08/2011 a las 20:45
    Permalink

    A David le pasa igual!!! lleva una epoca que no para de pedir cositas para comer entre horas. Y, como al tuyo, también es complicado saber que darle de merendar y almorzar porque no es que coma precisamente de todo…

    Respuesta
    • el 08/08/2011 a las 21:58
      Permalink

      Mi hijo cada vez come menos cosas, lo que dificulta el tema. En fin, espero que pase…

      Respuesta
  • el 08/08/2011 a las 23:12
    Permalink

    Pues no te puedo decir mucho porque mi experiencia es corta pero la gorda no come prácticamente nada en toda la mañana, no desayuna, no quiere nada hasta la hora de comer, supongo que porque con lo q mama en alguna toma de noche se levanta llena y después pues depende del día come mas o menos, supongo q cuando aprenda a pedir ya te contare! Un besazo!!

    Respuesta
    • el 10/08/2011 a las 12:06
      Permalink

      Estoy segura de que se debe a lo que tu dices, que se levanta llena. En definitiva, que comen cuando tienen hambre!.

      Respuesta
  • el 08/08/2011 a las 23:47
    Permalink

    Puede que sea por ansiedad, a mi peque le pasa cuando estamos mucho rato en casa, él manifiesta el hambre o la sed diciendo repetidamente la palabra “ñam”, jeje, y hay tardes que me tiene loca con los ñam ñam! Yo procuro darle agua y hacerlo aguantar hasta la hora de la merienda, para que no se ponga morado a galletas, por ejemplo. Cuando estamos fuera no se comporta así, y merienda de lo más normalito y a su hora. Qué cosas tienen estos peques, verdad?

    Respuesta
    • el 10/08/2011 a las 12:06
      Permalink

      Desde luego que sí, es que son pequeños adultos!.

      Respuesta
  • el 09/08/2011 a las 2:19
    Permalink

    Oh!, que complicado dilema. Creo que tu pequeño no tiene una manía, solo que ya es un hábito de comer a deshoras… Mi hija tiene 5 años y con los horarios de sus comidas siempre ha sido super dramática… salió super estructurada la pobre. Lo de los horarios es una muy buena idea. Desayuno, aunque se lo salte, colación a media mañana, variando… (frutas, lácteos, cereales, vegetales), luego su almuerzo, con postre. A media tarde su leche con una mini merienda (barra de ceral, pan con jamón, queso u otra cosa) y finalmente la cena con postre. Será cosa de que todos en casa hagan ésta Dieta…, que el se sienta parte del todo familiar a la hora de comer (también se come por imitación).Subirá de peso y de manera equilibrada (el pan solo le aporta azucar, es un carbohidrato), aprenderá a comer de manera variada, si le ofreces matices en las meriendas y si no, que espere hasta la cena (así me dijo el pediatra una vez). No es que te diga que le niegues el pan, pero es que le ofrezcas cositas más nutritivas en vez de él, ya que el pan puede ser adictivo.
    Un abrazo, ojalá todo mejore y mucha suerte!!!

    Respuesta
    • el 10/08/2011 a las 12:05
      Permalink

      Es difícil, ¿eh?. Bueno, poco a poco, estoy segura de que dentro de nada irá aceptando otras cositas para comer y entendiendo que no se puede estar todo el día picoteando!.

      Respuesta
  • el 11/08/2011 a las 17:19
    Permalink

    pues que quieres que te diga, si el picoteo no le quita el hambre, le irá perfecto, por eso lo pide, no’?
    Yo le doy de picar algo a la mia también, claro que tampoco es mucha cosa, de todas formas, cuando más cerca de la cena estoy, no suelo darle por si acaso, prefiero que cene, claro. todo depende de muchos factores.

    Respuesta
    • el 11/08/2011 a las 23:02
      Permalink

      Este nene es que es de comer poco. Ahora, cuando tiene hambre no perdona!!!!

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com