22 meses

Hace una semana que el nene cumplió 22 meses. ¡Cuando me quiera dar cuenta estaremos encendiendo las velas de la tarta de su segundo cumpleaños!.

Hace unos días aproveché que estaba de pie bastante quieto e hice una medición aproximada de su altura: unos 85 u 86 centímetros. Eso confirmaría lo que llevo unos meses pensando, que ya no está tan alto como lo estaba hace tiempo. Esa altura estaría más o menos en un percentil 50 cuando ha estado siempre en un percentil 75. Pero, vamos, que no sólo no me extraña sino que me parece lo lógico teniendo unos padres normales tirando a bajitos; no espero que sea alto.

En cuanto al peso, debe haber superado los 11.500 kg. Esto confirmaría también que ha adelgazado un poquillo y que sigue siendo un fideo… De hecho, cada vez se parece más a su padre, ¡ya me le imagino con un par de años más como esos típicos niños con patitas de alambre!.

El mes de julio no ha sido un mes de grandes cambios, desde luego no tan importantes como los de junio.

Ha aprendido nuevas palabras y expresiones, una de las últimas más graciosas es “cajco” y la utiliza perfectamente en el contexto, con lo que nos partimos de la risa (por ejemplo, cuando le quitamos las zapatillas al venir del parque y tiene los pies sudados y llenos de tierra). Sigue usando mucho su lenguaje incomprensible y si antes hablaba sin parar, ahora no calla desde la mañana a la noche. La diferencia es que ahora en ese farfulleo va intercalando todas las palabras que conoce, por lo que poco a poco nos vamos entendiendo mejor. A veces nos suelta el discurso y se nos queda mirando para que contestemos y me da una pena enorme tener que decirle que sí como a los tontos o explicarle claramente que no le hemos entendido, ¡pobre!.

En cuanto al carácter, se nos está poniendo un poco adolescente, lo cual no me hace mucha gracia porque parece que salimos de una racha mala para meternos en otra peor. Empiezo a entender por dónde van los tiros de la famosa crisis de los dos años, de la que desde luego no nos vamos a librar. Pero esto casi que lo contaré en otro post porque podría ser bastante largo.

Parece que quiere empezar a bailar. Le gusta la música e intenta moverse e imitar algunos movimientos pero no acaba de salirse. Nos reimos mucho cuando lo intenta e intentamos animarle a que siga probando.

Creo que no está lejos el día en que empiece a saltar, ya parece que hace sus primeros intentos.

En el plano físico ha avanzado bastante. Se sube muy bien a las casitas de los parques, trepa por sitios que nunca me hubiera imaginado y cada vez pide menos ayuda.

Está muy sensible. No le gusta nada que le hablen o le traten mal y cuando alguna vez ha pensado que nos reíamos de él (y no con él) ha hecho un puchero enorme y se ha puesto a llorar. Así que hay que tener cuidado cuando nos reímos de alguna gracia que haya hecho para que se de cuenta de que nos ha gustado y no piense que nos estamos burlando de que no le salga del todo bien.

Sigue teniendo bastante ambivalencia de sentimientos; es algo que hay que seguir trabajando en atención temprana. Sigue siendo habitual que se ría cuando realmente quiere llorar, como si lo hiciera por compromiso. Y a veces está disfrutando de algo pero al instante se pone a llorar y luego se ríe de nuevo… esto nos ha pasado hace nada, por ejemplo, cuando fuimos a ver a Pocoyó a un centro comercial. Nada más verle le saludó con la mano y le tiró besos para a continuación echarse a llorar cuando los niños gritaban que a la pregunta de si querían que Pocoyó bailara. Creo que le asustaba lo alta que estaba la música y lo grande que era el muñeco pero me pareció que estaba muy confundido. Al final dijo “papaaaaaaaá” y le tuve que sacar de allí corriendo con su padre porque no quería seguir viendo el espectáculo.

Ha sido un mes tranquilo, de consolidación. No nos podemos quejar, el verano está siendo muy bueno.

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

23 comentarios sobre “22 meses

  • el 09/08/2011 a las 19:22
    Permalink

    Cada vez lo veo dejando más atrás el bebé y convirtiéndose en niño. Felices 22 meses!

    Respuesta
    • el 10/08/2011 a las 12:01
      Permalink

      Gracias guapa!.

      Respuesta
    • el 10/08/2011 a las 12:00
      Permalink

      Yo confío en que no sea para tanto porque aquí llevamos con mucho genio desde antes del año… pero sí que le noto que está cambiando y se enfada de otra manera.

      Respuesta
  • el 09/08/2011 a las 22:20
    Permalink

    Felicidades Pequeñin!!! Ayyy dentro de nada dos añitos… Para comerselo! Un besazo

    Respuesta
  • el 09/08/2011 a las 22:43
    Permalink

    Como crecen de rápido, se van convirtiendo en niños tan rápido que casi no nos damos cuenta mi peque cumple hoy 23 meses y la verdad no lo puedo creer, en qué momento dejo de ser el chiquitin al que hasta los pañales le quedaban grandes para convertise en un hombrecito hehco y derecho cuya palabra preferida es “no” con cara de desaprobación… me ha dado una nostalgia terrible

    Respuesta
    • el 10/08/2011 a las 12:00
      Permalink

      Aquí el “no” también está muy de moda!!! jaja. A mi también me da nostalgia… pero esta etapa me esta gustando mucho.

      Respuesta
    • el 10/08/2011 a las 11:58
      Permalink

      Si, ¿verdad?.

      Respuesta
  • el 10/08/2011 a las 7:46
    Permalink

    Que curioso eso que cuentas de la ambivalencia de sentimientos, me ha llamado muchísimo la atención.

    Que mayor se hace tu nene, ya teneis ahí los dos añitos!!

    Respuesta
    • el 10/08/2011 a las 11:58
      Permalink

      Sí. Y eso que no lo has visto in situ. Es una de las cosas que más se está trabajando en AT. Y eso que ha mejorado mucho porque cuando entramos allí estaba bastante peor. En fin, qué cosas pasan a veces!.

      Respuesta
  • el 10/08/2011 a las 10:29
    Permalink

    ¡Qué bien! Ya se está convirtiendo en un hombrecito con carácter. El mío tiene 25 meses, no habla tan bien como el tuyo, no me preocupa por ahora, sin embargo corre, baila y salta que se las pela ¡y canta! yo que quería que me saliese ingeniero pero imita a Eli bailando ballet que es una cucada jajajajajjaja ¿Sabes a lo que hijo tiene un pavor horrible? A cuando se canta el cumpleaños feliz, bueno, en realidad ya cuando ve que se ponen velas en una tarta, sale corriendo desesperado llorando y llamándome, que cosas…

    Respuesta
    • el 10/08/2011 a las 11:57
      Permalink

      Bueno, no te creas que el mío habla nada bien, ¿eh?. La mayor parte del tiempo usa la jerga esa que nadie entiende. Lo que pasa es que ya conoce muchas palabras y cuando aplica, pues se le entiende, claro. Y ya estamos en esa fase en la que yo le entiendo mejor que nadie. Pero para el común de los mortales, a mi hijo no se le entiende apenas jajaja

      Me encanta esta edad que tienen nuestros hijos, es que son taaaaaan monos!!!.

      Respuesta
  • el 10/08/2011 a las 11:58
    Permalink

    Los terribles dos sí son terribles, esperemos que los paséis levemente y que el otoño sea tan bueno como el verano!!!

    Respuesta
  • el 10/08/2011 a las 15:48
    Permalink

    Cada vez que leo estos resúmenes que haces mes a mes tengo más ganas de conocer a este niño!!! Me meo con lo de “cajco”, jeje

    Respuesta
    • el 10/08/2011 a las 23:09
      Permalink

      Pues nada, cuando quieras nos haces una visitilla! Aunque con lo que me gusta tu tierra, lo mismo un día vamos pa’llá! jaja

      Respuesta
      • el 11/08/2011 a las 21:23
        Permalink

        Ya sabes que sólo usamos un dormitorio así que sitio tengo de sobra, tú me avisas un día antes para limpiar y listo 😉

        Respuesta
  • el 11/08/2011 a las 17:15
    Permalink

    que quieres que te diga…que tu niño es muy listo, porque perdona, pero yo veo al Pocoyó gigante y me cago de miedo!!jajaja estoy acostumbrada a verlo chiquitín en la tv, así que no me imagino el impacto que puede tener verlo de pronto tan grade y con la música a todo taco desde la visión de un niño…la mia posiblemente también se asustara all principio, luego no sé que haría, igual se lanza a bailar!
    por los demás avances me parecen estupendos, lo de “Cajco” es muy gracioso, la mia no dice la palabra aún, pero dice Agss! cuando le digo algo similra o le quito el pañal jajaja.
    Un besote

    Respuesta
    • el 11/08/2011 a las 23:04
      Permalink

      Joer, el Pocoyó gigante no te creas que me gustó a mi tampoco, era realmente enorme!!! Y esa música a todo trapo! Jajaja. Pero lo que veo extraño es que primero sonrisa y salude y luego llore y vuelta a empezar. Qué se yo, si es que son un caso!.

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com