Nuestros primeros días sin niños

Pareja

Los dos días que Bebé y Mayor han pasado en casa de sus abuelos no sólo han supuesto la primera vez que Bebé ha estado sin mi y sin tomar tetita por largo tiempo, para nosotros también ha sido nuestros primeros dos días sin niños.

En casi seis años nunca habíamos estado solos tanto tiempo, alguna vez máximo 2-3 horas y para ir a alguna cosa a la que fuera impensable ir con ellos pero, vamos, me sobran dedos de una mano para contar las veces. Además hay que tener en cuenta que aunque Mayor nació en octubre, desde finales de abril de 2009, que es cuando me ingresaron con neumonía estando embarazada de él, no habíamos estado nunca solos disfrutando de tiempo en pareja. Con mi pánico a la gripe A y en el estado deplorable físico y mental en el que me encontraba una vez que me dieron el alta en mayo me encerré en casa hasta que di a luz en otoño. En definitiva, que han sido más de seis años sin tener un momento en el que pudiéramos plantearnos hacer algo que nos gustara solamente a nosotros y no fuera un plan en familia.

Ambos teníamos planeada una larga lista de tareas de trabajo que pensábamos llevar a cabo en esos dos días, muchas de ellas esas típicas tareas que no siendo urgentes dejas para un momento mejor y al final nunca haces. Yo incluso me había planificado mis tareas por horas porque mi idea era aprovechar al máximo esas 48 horas de silencio y paz que íbamos a tener en casa. No eran planes románticos pero nos hacía hasta ilusión poder sacar adelante, por fin, ciertas tareas planeadas tiempo atrás.

Pero luego, una vez que nos vimos solos, nuestras fuerzas parece que se escaparon corriendo. A mi en concreto me dio un bajón físico tremendo y lo único que me pedía el cuerpo era estar tumbada. Confío mucho en mi cuerpo, creo que sabe muy bien lo que quiere y que en cuanto vió la oportunidad dijo: ahora a descansar que llevas muchos años con mucho estrés y sin parar y es ahora o nunca.

Así que en contra de lo que mi cabeza me decía, le hice caso a mi cuerpo y he intentado descansar todo lo posible. Algunas comidas las hicimos fuera de casa, incluso nos tomamos un cocktail en una terracita de verano, pero sobre todo he aprovechado para dormir, sentarme en el sofá (¡nunca me siento en el sofá!) y darle largos paseos a mi perra.

Estar sin niños, al menos para nosotros, ha sido un plan extraño:

– Por un lado, me ha servido para constatar lo que yo ya intuía: que estoy física y mentalmente al límite, que necesitaba muchísimo esa pausa y que me vendrá muy bien que Bebé empiece el cole en septiembre. Ha sido un gusto poder ducharme sola, disfrutar del silencio, poder conversar con mi marido tranquilamente, sacar el lavavajillas sin que peligre la integridad de los platos o comer un sándwich viendo la tele y sentada en mi sofá.

Al mismo tiempo, como padres, hemos confirmado que a nosotros no nos sobran los niños. Es cierto que los nuestros son complicados de llevar, que hay muchas cosas que no hacemos porque no creemos que sea el momento, que hay días que piensas que no vales para esto, pero como nos sentimos plenamente bien es estando juntos.

Foto | Jaime González en Flickr CC

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

8 comentarios sobre “Nuestros primeros días sin niños

  • el 31/07/2015 a las 23:03
    Permalink

    Qué bien haber podido disfrutar de unos días de descanso. Yo también hace mucho que no hago algo a solas con mi marido, ni me siento en el sofá. Por otra parte, hace tanto que me dedico por entero a cuidar de mis hijos, que las raras veces en que salgo sin ellos a hacer un recado me siento extraña, parece que me falta algo. Creo que si estuviese unos días sin ellos mi cuerpo también me pediría pasar el día tumbada, y al cuerpo hay que escucharlo! jejeje.

    Respuesta
    • el 04/08/2015 a las 12:39
      Permalink

      Desde luego, yo al cuerpo le hago mucho caso María 🙂

      Respuesta
    • el 04/08/2015 a las 12:39
      Permalink

      Creo que eso también me ha pasado a mi 🙂

      Respuesta
    • el 04/08/2015 a las 12:39
      Permalink

      Sí, es que da tiempo hasta para aburrirse!

      Respuesta
  • el 18/08/2015 a las 0:27
    Permalink

    A mi me parece curioso como veo muchas mamás que cuando se habla de este tema en seguida sentencian “pues a mi mis hijos no me sobran”. Yo creo que una cosa no está reñida con la otra. A mí mi bebé tampoco me sobra, de hecho, pensar en que va a empezar la guardería… Ufff, qué mal lo llevo! Sin embargo en más de una ocasión se ha quedado con su papá mientras yo me he ido a dar una vuelta. A veces se queda conmigo y se va papá y, de manera excepcional, se ha quedado un ratito con los abuelos para que vayamos a hacer un rato de pareja. Y yo por lo menos no siento que eso me haga querer menos a mi bebé, como no quiero menos a mi pareja cuando decido hacer algún plan por mi cuenta. Teniendo en cuenta cómo cambia la vida de la pareja con la llegada de los hijos, creo que es de vital importancia tener espacios y momentos sólo para adultos (siempre respetando los ritmos del bebé, por supuesto). Así recargamos pilas, descargamos tensiones e incluso como bien dices, nos aburrimos, que eso a veces sienta muy bien!

    Respuesta
    • el 25/08/2015 a las 17:11
      Permalink

      Hola Kletva, yo creo que eso lo decimos a veces porque hay parejas en las que verdaderamente parece que sobran. Y lo cierto es que cuando son muy pequeñitos con quien necesitan estar en con sus padres, necesidad que puede chocar con la de sus progenitores pero que no por ello deja de ser real. En cualquier caso entiendo lo que comentas, además son paseos! Un abrazo!

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com