Niños abandonados en los parques

Voy al parque por obligación. Soy afortunada porque a mi hijo no le entusiasma (de momento),  él lo que quiere es ir correteando de un lado a otro y no nos paramos demasiado tiempo en ninguno. Pero aún así lo llevo regular y no dejo de observar cosas que no me gustan nada.
Hay dos situaciones, íntimamente relacionadas, que me ponen muy nerviosa:
– Por un lado, los niños abandonados en los parques. Esto pasa, sobre todo, en la sesión de tarde. Las madres llegan al parque y sueltan a las fieras dentro para sentarse ellas en el banco, a veces bien lejano, a hablar de lo suyo. Estos niños, incluso siendo algunos bien mayorcitos, se reconocen a la legua. Son niños que se portan mal a propósito, con un único objetivo: llamar mi atención, aunque sea negativamente.
De manera habitual soy la única madre que entra dentro del recinto vallado. A veces noto malas miradas, curiosamente, no sólo de las madres que se encuentran fuera, sino muy especialmente de los niños que se encuentran dentro, sobre todo si estos son ya mayorcitos. No es raro que niños de una cierta edad se esfuercen en empujarme una y otra vez, en chocarse conmigo o en putear a mi hijo… o todo a la vez. Parece que molesto allí dentro.
Las primeras veces alucinaba. Pero no hace falta mucho tiempo para darse cuenta del origen de esta conducta: los niños, por mayores que sean, necesitan atención. Como sus padres no se la dan, la buscan de cualquier adulto que encuentren. Sienten una sensación de interés-odio, por un lado, quieren que les haga caso y alabe lo mayores que son con respecto a mi hijo y, por otro lado, envidian la atención que yo le presto al mío.
A veces, con demasiada frecuencia para mi gusto, pasan cosas que exceden mi paciencia. Creo que no tengo que ser yo la que llame la atención a otros niños para que no arrollen a mi hijo, para que le traten con cuidado, para que no le insulten ni le empujen. Procuro no hacerlo, confieso que me da miedo tener más que palabras con algún padre, pero intuyo que tarde o temprano sucederá, porque algunas fieras están realmente asilvestradas.  
– Si hay niños abandonados en los parques es porque hay padres que los abandonan. Y digo abandono con conocimiento de causa: en el parque que tengo frente a mi casa es habitual ver niños a partir de 4-5 años completamente solos, con la única compañía de algún hermano mayor. En cualquier caso, muchos de los que van acompañados es como si estuvieran igualmente solos. Algunos corrillos de madres se forman tan alejados del parque y mantienen una conversación tan entusiasta que lo que pase dentro se la trae totalmente al pairo.
Coincido algunas tardes con una mamá cuya hija no para de reclamar mi atención. La reclama diciéndome que mi hijo no la deja jugar, que la molesta, que ella es muy mayor y él es un bebé. Lo cierto es que mi hijo la ignora y si la entorpece en algo es porque ella nos persigue por todo el parque impidiéndole hacer nada. Me da pena, sobre todo, por la cara de amargura y agotamiento que lleva la madre. Se sienta en un banco y se pasa todo el rato hablando por el móvil contando sus problemas. Cuando termina, arrastra a la niña fuera del parque, luchando con ella, con un gesto de hartura que me entristece mucho. Con ella tengo esa impresión que tengo con algunas personas que parecen arrepentidas de haber tenido hijos, como si todo les superara, como si fuera una condena. Mal rollo.
Me parece que el tema parque va a dar para mucho que hablar…

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

45 comentarios sobre “Niños abandonados en los parques

  • el 07/04/2011 a las 12:50
    Permalink

    Con el miedo que tengo de dejarlas solas… como para que vayan solas al parque… ni me lo planteo. Pero esta visto que algunos niños molestan a sus madres… que triste.

    Respuesta
  • el 07/04/2011 a las 12:54
    Permalink

    El tema parque es espesito, tienes razón y tú acabas de empezar con él, jeje! Pero vamos yo estoy convencida que estas madres que van al parque, sueltan a los niños y se van a la otra punta a charlar tranquilamente con las amigas ignorando por completo a sus pequeños, son las que habitualmetne han tenido hijos porque tocaba no porque les apeteciera. Yo disfruto yendo al parque de mi ciudad con mi hijo, es grande y está lleno de árboles altos que hacen una sombra fantástica cuando empieza a apretar el calor como ahora, hay pájaros, incluso un pavo real suelto, fuentes y tiene una zona infantil muy bonita y acolchada en el suelo. Me gusta porque corremos, sí corremos los dos, cogemos flores, hojas, piñas, le columpio, le vigilo al bajar por el tobogán, comparto las tardes con él, con sus juegos, y si juega con sus amiguitos de la guardería yo me coloco siempre cerca y atenta a cada movimiento. Es nuestro momento de ocio al aire libre y me gusta tanto como cuando jugamos en casa juntos. Pero es que yo he sido madre de modo muy consciente, cuando decidí quedarme embarazada me moria de ganas de compartir todo esto con mi hijo y de ahí que lo disfrute tantísimo. Pero si lo haces por hacerlo porque toca la situación te acaba desbordando y lo peor es que los niños que acaban sufriendo las consecuencias no tienen la culpa… triste, muy triste!!

    Respuesta
  • el 07/04/2011 a las 12:58
    Permalink

    Precisamente ayer la mamá de parrulín escribió una entrada muy buena sobre este tema y muy en línea con lo que comentas…
    A mí no me gustan los padres que pasan de todo, me da muchísima pena por sus críos, no entiendo para qué les llevan al parque, si en vez de estar pendientes de sus niños están pegando la hebra con otros padres y pasando de todos, pero tampoco me gustan los padres muy intervencionistas..,creo que todo tiene un término medio.

    Respuesta
  • el 07/04/2011 a las 13:00
    Permalink

    nosotros acabamos de venir del parque y nada de eso.. es lo que tienen las mañanas, tenemos el parque para nosotros solos o algun niño mas con sus padres o abuelos, por las tardes los evitamos o lidia mi marido con las bestiezillas asilvestradas sin atencion..
    pobrecicos, mirando a mi marido como juega a la pelota con el niño y ellos solicos, intentando pillarle los dedos a mi hijo por ser el que tiene el padre cerca

    Respuesta
  • el 07/04/2011 a las 13:15
    Permalink

    Me has recordado a las mamis de aquí (bueno madres, abuelas y cuidadoras) se sientan a parlotear y estan en el banco sentadas toda la tarde ¡¡que agobio!!, yo soy de las que juega y también ando de columpio en columpio…un día hablaré de como pasan una tarde en la piscina!…eso si que es para ver!

    Respuesta
  • el 07/04/2011 a las 13:31
    Permalink

    Con el miedo que me da perderles de vista, como para sentarme en un banco, que estoy el tiempo justo del yogur de gordi y mirando a todos los lados como si estuviera en un partido de tenis 🙂

    Respuesta
  • el 07/04/2011 a las 13:32
    Permalink

    Desde luego que da que hablar este tema porque lo que cuentas lo vivo yo también a diario y supongo que muchas de las madres de por aquí. En más de una ocasión he tenido que soportar que niños pequeños le peguen tortazos a mi hija sin mediar palabra. Muchas veces veo como vienen directamente a por ella y consigo frenarlo. Y eso a pesar de que mi hija no discute para subir al tobogán o cualquier otro sitio, espera pacientemente a que no haya nadie. La única explicación que le encuentro es que quieren llamar mi atención. Las veces que ha ocurrido algo así ni siquiera hay padres alrededor mirando a esos niños.

    Respuesta
  • el 07/04/2011 a las 13:42
    Permalink

    El parque, uf!! que te puedo contar que no haya hecho ya. Todas las situaciones que describes las conozco al dedillo. A mi tampoco me entusiasma el parque, en algunos aspectos. No me apetece alternar con algunas madres, no me apetece prestar atención a otros niños cuyas madres pasan absolutamente. Pero me encanta ver a mi hijo disfrutar, pasarlo bien. Desde que ha llegado el buen tiempo, las tardes las pasamos en la calle, en el parque. Eso me quita a mi cualquier posibilidad de hacer algo, es cierto, pero soy feliz viéndole disfrutar.

    Así que no puedo entender la cara de amargura de esos padres, no puedo entender ese abandono para dedicarse al parloteo, sinceramente, no puedo entenderlo. Todos estamos cansados, todos tenemos miles de cosas que hacer, pero,…., eso no justifica que esos niños deambulen sin ningún control por el parque.

    Respuesta
  • el 07/04/2011 a las 13:46
    Permalink

    Pues te entiendo… pero no me gustan algunas de tus apreciaciones.

    Estoy totalmente de acuerdo con mamá de un bebote. Hay un término medio en todo.
    Yo soy de las que se sienta en el banco… a ratos. Pero siempre, y digo SIEMPRE, estoy pendiente de lo que hace Criatura. Eso implica que me tengo que levantar cada medio minuto a llevarla de un columpio a otro, o que, si hay cualquier disputa (que ahora que tenemos el sentido de la propiedad muy desarrollado, te aseguro que las hay), estoy allí para ver qué ha pasado.
    Estoy harta de ver a madres (de nuevo siento personalizar, pero suelen ser madres SIEMPRE), que están metidas en la arena o al lado de sus hijos, y tienen auténticas bestias que pegan o empujan a mi hija, mientras ellas, al lado, y sin conversar con nadie, pasan olímpicamente.

    El hecho de que estén sentadas en la arena, créeme, no garantiza que estén educando bien a sus hijos.

    Yo estoy sentada, sí, pero como no soy de las habituales que forman grupillos ni se pasan la vida mirando el móvil, estoy pendiente de lo que hace mi hija. Y ella, que es muy independiente, me lo agradece. Eso sí, si quiere que juguemos a hacer tartas de arena, se sienta a mi lado y me lo pide. Y jugamos juntas tan felices. Y si quiere ir a explorar… pues explora sola, pero bajo mi atenta mirada.

    También he de decir, que, por la edad de mi hija, nosotros siempre vamos a un parque minúsculo, que está todo vallado y que debe medir 70 metros cuadrados como mucho. Es decir… que la tengo a la vista todo el tiempo, aunque yo esté sentada tranquilamente.

    Creo que después de levantarme a las 6 y media de la mañana e ir todo el día como una loca para llegar a todo, no soy peor madre porque esté sentada (a ratos) en el banco.

    Respuesta
  • el 07/04/2011 a las 13:53
    Permalink

    El parque ufff…. no me gusta nada ir al parque pero entiendo que a mis pequeños les encanta,te entiendo perfectamente y eso que mis enanos se sientan a jugar con la arena y pasan las horas y ellos es raro que se muevan de su sitio pero aun a si alli estoy yo al ladito de ellos o incluso sentada en la arena a su lado no me fio nada de nadie y mucho menos consiento que lleguen los niños mas mayores a quitarles sus juguetes porque claro segun ellos hay que compartir cueando lo unico que quieren es fastidiar en fin el fantastico mundo del parque….

    Respuesta
  • el 07/04/2011 a las 13:59
    Permalink

    Parece que con el buen tiempo y el echarnos todos a la calle, en todos los sitios estamos viendo este tipo de situaciones. Yo tambien veo madres/padres/hijos comos los que comentas. Yo soy la rara que se tira con su hija al suelo y jugamos con los peque que se acercan. A mi tambien me ha dado penita de algun nene pero poca cosa podemos hacer, en fin…

    Respuesta
  • el 07/04/2011 a las 14:00
    Permalink

    Pues yo voy al parque con mis chicos y tambien palpo esto que comentas, y la verdad es que con la edad que tienen los mios no estoy precisamente encima de ellos, pero si los tengo controlados en todo momento, estoy pendiente de ellos… De todas maneras hoy toca tema parque, pero yo creo que este tipo de padres que literalmente los sueltan y pasan de todo son iguales en cualquier otro recinto o establecimiento, me da mucha rabia, en mi tienda por ejemplo llegan los papis a mirar o comprar y los niños desmontando media tienda (ojo que esto pasa igual en centros comerciales, …)

    Respuesta
  • el 07/04/2011 a las 14:01
    Permalink

    Quizá sea ignorancia, pero yo el tema parque no le veo problema. Tu vas con tu hijo, y aunque te den mucha pena los demás niños, no son tu hijo, por lo que tristemente he de decir que no debes ni puedes hacerte cargo de ellos. Por lo que una mirada severa a tiempo y les dejas claro que vuestro espacio no se invade (el de ti hijo y el tuyo).

    Eso es lo que he hecho yo en más de una ocasión con mis sobrinas (4 y 2 años) y salvo algún niño asilvestrado no hemos tenido mayor problema. Imagino que cuando me toque ir al parque con PequeñoJedi, la cosa cambiará, y serás tu la que me diga "jaja, te lo dije".

    Respuesta
  • el 07/04/2011 a las 14:07
    Permalink

    Carezco de experiencia, pero me gustaría opinar de todos modos. Alguna vez he acompañado a mis sobrinos al parque, cuando ellos tenían unos 5 o 6 años, y me gustaba jugar con ellos. Ellos también parecían encantados, pero supongo que era por la novedad de tenerme allí alguna vez.

    Cuando sea madre, me gustaría acompañar a mi hijo en sus juegos durante todo el tiempo que me demande. Supongo que cuando vaya creciendo y conozca niños de su edad, preferirá jugar con ellos.
    No sé, como digo, no tengo experiencia, pero creo que lo de sentarse en el banco igual está bien para cuando los niños son más mayores. Mientras sean renacuajos, habrá que estar más pendiente de ellos, ¿no?

    Respuesta
  • el 07/04/2011 a las 14:15
    Permalink

    Historias de parque lo llamo yo, sería interminable. Lo malo es darse cuenta que ese es el comportamiento habitual de la mayoría.
    Por eso estoy tan contenta con este mundo blogueril que he encontrado.
    Ya no soy rara!
    Yuju!!!

    Respuesta
  • el 07/04/2011 a las 14:42
    Permalink

    Yo esa sensación y situación que comentas la vivo muchos días.
    Reconozco que no me gusta el parque pero voy casi todos los días, a Eric le entusiasma asi es que imaginate, hoy tenemos programado hacer tartas de arena…
    Veo a niños sin sus padres, niños pegones, gritones, madres alejadas de ellos, pasando olimpicamente,
    Creo que nuestros niños son todavia pequeños para dejarlos solos que llegará el momento en que bajemos al parque y quieran jugar con sus amigos y sin nosotras pero por ahora veo que nos necesitan
    Me he llegado a encontrar a un bebé gateando por la arena, comiendose la arena y su madre tan pancha habalndo con las amigas..

    Respuesta
  • el 07/04/2011 a las 14:42
    Permalink

    Pues a mi me da pena la situación, sobre todo la de la madre con cara de amargura, y q arrastra a la niña. Yo recuerdo q llevaba al parque a la hija de mi prima, y había una niña q con sólo un mes más, le quitaba todos los juguetes, aunq era muy tranquila y no le molestaba en absoluto, yo dejé de ir a ese parque, pq parecía q a la madre y a la abuela les resultaba gracioso q la nena le quitara los juguetes. En fin, q da mucho de si la vida en los parques.

    Respuesta
  • el 07/04/2011 a las 14:48
    Permalink

    JAJAJAJA!!! Soy un afan de los parques!! Será porque vivimos en un pueblo y en nuestro caso el parque es la extensión del cole. Los compis de clase de mi hijo son sus compis de parque y las madres, pues eso, como todas/os nos conocemos no miramos mucho si a quien reñimos es a nuestro hijo o no. Mientras estamos en el parque (mi hijo es un adicto) no pienso en cenas, ropas, tabajo ni ná de ná, me relajo y disfruto viendolos jugar.

    Hay que decir a favor nuestro que el pueblo es muy pequeño, son pocos niños y el parque es muy grande, no hay zona "vallada" para peques, asi que todos juntos y se respetan un montón (supongo que porque los "peques" son los hermanos de los demas)en fin me dais un motivo más para no volver a la ciudad….

    Respuesta
  • el 07/04/2011 a las 15:41
    Permalink

    Muy mal rollo… y la situación que describes de los niños abandonados a su suerte es la que me encuentro habitualmente en el parque que frecuento.

    Una vez más, parece que la actitud normal es esa y que las raritas somos nosotras.

    En fin….

    Respuesta
  • el 07/04/2011 a las 15:46
    Permalink

    Ayer me pasó con una niña preciosa de unos 3 años que apenas ve llegar a mi hija al parque empieza a perseguirla y se estaciona justo donde mi hija quiere jugar. Si mi niña se va a subir al rodadero, entonces ella se sube más rápido y se queda sentada sin tirarse. Y como mi hija es más pequeña se queda abajo dudando si subir o no. A mi mamá le da mucha rabia y empieza a lanzar frases sobre niñas fastidiosas. A mí la verdad me da mucho pesar porque se nota que la niña quiere atención y esa es la forma en que sabe conseguirla. Al parque la mandan con la niñera que se sienta a hablar por teléfono y solo la determina para regañarla.

    Respuesta
  • el 07/04/2011 a las 15:47
    Permalink

    Ayer mismo tuve una experiencia de este tipo. Niños asalvajados que corrían a sus anchas por su territorio infantil mientras sus ausentes mamás miraban hacia otro lado mientras parloteaban entre ellas. Y yo en plan bicho raro al lado de tus hijos. Les dejo que jueguen ellos solitos pero siempre controlando que es nuestra faena. Tampoco es tan agotador, digo yo…

    Respuesta
  • el 07/04/2011 a las 16:58
    Permalink

    Odio los parques, pero a Julito le gustan, por ello todos los dias nada mas llegar a casa, vuelvo a salir rumbo al parque. Yo, si he tenido q llamar la atención a otros niños para q no empujen/ pisen manita/ o tiren arena a la cara a Julito. Si la madre le llama la atención a su hijo no digo ni mu, pero si no lo hace se la llamo yo
    Yo he visto a bebes muy pequeños campando a sus anchas y sus madres bastante alejadas de ellos. Julito tiene 32 meses y no soy capaz de separarme de su lado. Esto me pasa tb en la corrala, en la cual están todos mis vecinos en sus bancos mientras yo estoy ser pie vigilando a Julito. Me da pánico q se pueda hacer daño.
    Ayudas esa jungla llamada parques!

    Respuesta
  • el 07/04/2011 a las 17:06
    Permalink

    Bueno para mi el parque es un sitio donde llevo a mi hija desde que empezó a andar para que sepa que hay niños como ella y que estos no son como los adultos que le solemos hacer bastantes gustos, con los niños a veces tiene que ver que le quieren coger sus juguetes o que ella quiere coger los de los demás y no se puede al no ser que le den permiso.

    Yo soy de las madres que intento que ella en el parque haga sus juegos si quiere que me implique lo hago pero sino realmente prefiero que vaya un poco a su bola, eso si siempre le doy como mucho tres metros de distancia (solo tiene algo mas de 2 años y medio) para jugar solas ya tenemos todo el dia.

    He visto alguna madre que le ha molestado la presencia de mi niña y ella solo queria mirar y sinceramente he pensado que sino quiere relacionarse con otros pues que no vayan al parque (por cierto cuando he observado esta actitud he retirado a mi niña isofacto) en fin que cada uno pensamos de diferentes maneras.

    Respuesta
  • el 07/04/2011 a las 17:24
    Permalink

    ¿Sólo el tema parque? Con mi marido ya nos la vemos venir con el tema colegio… es que lamentablemente hay de todo y ves cada cosa que parece de película (de terror). ¿Aquí les llaman asilvestrados a "ese tipo de niños"? me hace gracia, porque en argentina directamente les llamamos salvajes,jaajaja. Mejor tomarlo a risa, aunque en verdad lo que cuentas es bastante triste e indignante. Un besote.

    Respuesta
  • el 07/04/2011 a las 20:36
    Permalink

    Totalmente deacuerdo….esta misma sobremesa veníamos del médico, Iván y el papá están malitos, y decidimos parar en el parque, pegando con él hay una terraza de bar y la escena me parecía dantesca, una mamá con una amiga en la terraza haciéndose la manicura la una a la otra y el niño de la edad del mío o mayor, unos 15-18 meses, rubio guapísimo con unos ojos azules enormes, chupete en la boca y sentado en la silla de paseo no dejaba de mirarnos, su madre estaba de tal manera sentada y puesta la silla de paseo que le daba la espalda y no podía ni verle la cara…nosotros también tomábamos un café a la vez que jugábamos con nuestro hijo a recoger hojas de los árboles y ponerlas en la silla, a corretear entre las sillas, a corretear por el parque, etc….y había otra mesa ocupada por otra mamá y otra amiga, en este caso el niño de unos 8 meses también estaba sentado en su silla de paseo y la madre también le daba prácticamente la espalda, no hacía más que reir, mirar a su madre, balbucear, etc…y la madre ni flores, estaba demasiado ocupada con la amiga, y despues del cafe nos encontramos en el tobogán con el padre sargento, con su hijo de unos 4 años dándole ordenes constantes, no cojas hojas del suelo, q haces? no te subas, no te bajes, deja al nene, q tú no puedes, que él sí, llegado el punto en que estaba apunto de explotarme la vena del cuello de la indignación que me provocaba el padre de cómo trataba a su hijo, mi hijo, él niño y yo conseguimos conectar a jugar con las hojas de los arboles en el suelo a ver cómo se colaban por las rendijas de un banco, el padre le prohibia coger las hojas, tirarlas por la rendija del banco, etc…. y yo interactuaba con mi hijo y con el pequeño niño incomprendido y le llevaba la contraria al padre, adivinais lo que hizo el padre? llevárselo enseguida para casa, anda,di adios al nene que nos vamos…por cierto, que mi vecina me preguntaba que cuando bajabamos al parque juntas con los niños, hasta que el día que bajé ella estaba con otras madres hablando en un banco separadas de sus hijos y yo estaba con el mío jugando y participando dentro del recinto….

    Respuesta
  • el 07/04/2011 a las 20:38
    Permalink

    No voy a los parques. Por varias razones:
    – los deberes del mayor no me dan mucho margen para el ocio en el parque con los otros dos.
    – los mayores practican mucho deporte y juegos por las tardes en el colegio pero en ese tiempo el chico duerme siesta
    – vivo en una ciudad donde en invierno hace un frío que pela y en verano un calor que te mueres. No encuentro el día perfecto de parque.Aquí no hay ni primavera ni otoño, de verdad. Y los parques están estrategicamente situados para morir de insolación o de pulmonía.
    – los parques que me pillan cerca de casa están fatal: muy descuidados
    Muchos días opto por irme a casa de una amiga que tiene un terrazón (vive en un ático) y allí el pequeñín se explaya a gusto, y los sábados y domingos procuro llevarmelos al campo con sus triciclos, balones y demás.
    Las situaciones que describes las suelo vivir en cumpleaños o fiestas infantiles del cole, y por lo que veo en todos lados hay la misma "fauna". A veces creo que es difícil encontrar un equilibrio entre el intervencionismo exagerado y el libre albedrío. Yo mientras no molesten a ningún niño les dejo bastante a su aire, pero coincido con madreymas: SIEMPRE pendiente de ellos. Del pequeño por si demanda mi atención y de los mayores para que tengan cuidado con los pequeñines (aunq al tener un hermanito la verdad es que están entrenados)

    Respuesta
  • el 07/04/2011 a las 20:58
    Permalink

    Para mí es habitual que esos niños abandonados acaben jugando conmigo a la arena o con la pelota, pero la verdad es que nunca han intentado pegarme a mí.
    El otro día me dio mucha pena uno que estaba con sus abuelos y vino preguntando si podía jugar conmigo con vocecilla, por supuesto le dije que si y él tan contento y los abuelos sentados en el banco y gritándole todo el rato por cosas que ni siquiera estaba haciendo.

    Respuesta
  • el 07/04/2011 a las 21:14
    Permalink

    Bueno, imagino que hay "padres" y "padres". Yo con mi hija bajo al recinto de mi casa. Allí bajamos todos y los niños juegan mientras nosotros estamos allí, hablando y jugando con ellos. Hay veces que hablamos, hay veces que nos sentamos y hacemos castillos, hay veces que estamos con las motos, pero cuando estamos hablando no siento que la esté abandonando, si lo hago es porque está entretenida con sus amiguitos y no me gustaría que nadie pensara que abandono a mi hija.

    Respuesta
  • el 07/04/2011 a las 21:34
    Permalink

    Yo, que también paso mis tardes primaverales en el parque, me identifico bastante con lo que dices; tengo que decir que, en general, la gente cumple y está pendiente de sus hijos pero siempre encuentras los minisalvajes de turno a los que no te queda otra que llamarles tú la atención porque mamá está fumando fuera con las amigas y pasa de si su hijo llena de arena a medio parque o se dedica a tirar el cubito al cielo y espera a ver en que cabeza cae.
    Sería mejor que se hubiesen comprado un perro… qué coño, un tamagochi!!

    Respuesta
  • el 07/04/2011 a las 21:45
    Permalink

    Y tanto..que da para hablar!! De esas mades también las hay en los parques a los que llevo a mi peque. A mi lo que me gusta hacer cuando voy al parque es jugar con ella, columpiarla, jugar con ella y sus amiguitos a los lobos a pillar, no sé, me gusta verlos reir y sentir que se lo pasan bien, siempre hay niños de esos que parecen solos y abandonados que vienen a preguntar si pueden jugar y se interesan en lo que haces.
    No hay nada más triste que niños reclamando atención porque sus propias madres están muy ocupadas criticando al resto…

    Saludos.
    Sara.

    paradormiraunelefante.blogspot.com

    Respuesta
  • el 07/04/2011 a las 22:20
    Permalink

    Uffffffff, nosotras estamos descubriéndolo ahora… como cuento hoy en el blog (el buen tiempo nos ha hecho ponernos a todas de acuerdo) mi mayor problema son las abuelas metomentodo!!

    Respuesta
  • el 07/04/2011 a las 22:51
    Permalink

    Martina Serrano ha descrito mi situación. En un pueblo parece que es algo diferente, no hay tanto pasotismo. Yo creo que aquí, más o menos, todas las madres y padres, estamos disponibles. Yo suelto a mis niñas, y si me piden "empújame el columpio" o"jugamos a tal cosa", pues voy para allá (cosa que suele ocurrir al cabo de medio minuto de haberme sentado).

    saludos

    Respuesta
  • el 07/04/2011 a las 23:10
    Permalink

    Irene, no sé, aquí en Madrid es sorprendente porque esto es una gran ciudad, con todos sus peligros, pero yo veo muchísimos niños sólos por la calle y en los parques, sobre todo extranjeros, todo hay que decirlo. Yo quizá sea muy mal pensada para esas cosas pero es que luego pasan cosas…

    Arual, yo también pienso eso. Estoy muy de acuerdo con tu comentario.

    Mamá de un bebote, ahora mismo no sé cómo se puede ser un padre excesivamente intervencionista, creo que son los mismos niños los que te van pidiendo ayuda o independencia según la necesitan. Yo a diario estoy viendo niños que aunque no necesitan que nadie les ayude a subir al tobogán, sí que necesitan compartir con sus padres son historias, sus hazañas, y se encuentran solos.

    Brujilla, yo prefiero las mañanas, sin duda. De eso hablaré otro día.

    Cartafol, ya nos contarás!.

    Siempre mamá, jajaja, te entiendo, porque yo muchos días voy con mi perra y la dejo atada antes de entrar a la zona de columpios y estoy mirando a los dos alternativamente!

    Respuesta
  • el 07/04/2011 a las 23:10
    Permalink

    Nuria, si esa es la cuestión, porque lo de que uno niño se cuele, empuje y demás, eso es normal, son cosas de niños, lo que no me parece tan normal es que no estén ahí sus padres para intervenir.

    Mamá sin complejos, totalmente de acuerdo!

    MadreYMas, creo que esto ya nos ha pasado alguna vez porque ahora te voy a decir que estoy de acuerdo contigo jajaja así que no veo en qué discrepamos. Comparto todo lo que has dicho. Mi hijo tiene 18 meses recién cumplidos, cuando tenga la edad de tu nena no necesitará de mi mano para subirse a ninguna parte, pero si me necesita para otras cosas, ahí me tendrá.

    Eva, al mío de momento no le gusta la arena, parece que le da asco, a ver si sigue así! jajaja. Mundo parque, buff…

    María, a mi marido se le acercan todos los niños del parque, de todas las edades, por algo será, no?.

    Ángela, sí, como bien dices, esto pasa en muchos sitios y no debería!

    Leia, no sé, a mi antes no me pasaba, pero ahora siento pena cuando un nene, aún portándose mal, me demuestra que está falto de atención. Todos los niños son un cielo si alguien les da el amor y la atención suficiente, creo yo.

    Mama mimosa, mi hijo sin mi ayuda no podría hacer nada en el parque, todo le queda grande, los escalones muy altos… y ahora han echado 3 toneladas de arena en los parques que eso parece la playa, casi no puede ni andar!. Estoy de acuerdo en lo que has comentado, me parece muy sensato.

    Mama de parrulin, lo mismo te digo, yuju!

    Tricius, yo estoy yendo casi todos los días mañana y tarde pero hay tardes que como lo vea muy lleno o no me convenza el ambiente paso de largo…

    Un lieu avec Allure, si el problema no son los críos, que son niños, son los cuidadores!

    Martina Serrano, será, será… le voy a pasar tu comentario a mi marido, cada vez tenemos más ganas de largarnos de Madrid, no te creas.

    Ana, ya ves!

    Jessica, me suena!!

    Sandra, pienso que forma parte de la experiencia de la maternidad. Yo siempre tuve claro que esto me iba a dar muchas satisfacciones pero también más de un dolor de espalda. A mi el parque no me gusta nada, no me gusta la arena, no me gusta el solazo, no me entusiasman las algaravías de niños y no me va demasiado socializar con personas poco afines pero oye, lo hago casi casi con gusto con tal de que mi hijo pase un buen rato. Personalmente creo que no es un gran esfuerzo y que si ya por ahí vamos mal, ni imaginarme quiero cómo estarán en otros aspectos.

    Mamadejulio, podríamos montar, además del Grupo de Madres, un parque bloguero!!

    Nieves, estoy de acuerdo contigo, genial tu comentario.

    Adry, bueno, yo es que en otras cosas no quiero pensar toda vida. Digo asilvestrados porque realmente no creo que haya malos niños sino padres poco atentos.

    Verónica, puffffffffff ¡tan real como la vida misma lo que cuentas!

    Porfinyomisma, muchas gracias por tu comentario, me ha gustado mucho. Ir al parque no es imprescindible, yo voy porque no tengo alternativa, pero vamos, que no me parece una cosa como para quitar el hipo jaja

    Mis chicos y yo, me lo creo!!!

    Suu, si no hace falta estar todo el rato encima, los niños van indicando, pero va un trecho entre una cosa y la otra, seguro que has visto esto de lo que hablo alguna vez!

    Rockdelgo, no me hables de perros que yo tengo perra y podría hablar largo y tendido de la brigada anti-perros de los parques! jajaja. Mejor un tamagochi, que requiere menos atención y menos cariño. Por cierto, no se puede fumar a menos de 100 metros de los parques infantiles. Todavía no he tenido que llamarle a nadie la atención, pero todo se andará.

    Sara, gracias por tu comentario, eso creo yo, me da mucha pena!

    Lamamadeunabruja, pues mira, yo con las abuelas de momento bastante bien, esto debe ir por barrios! jaja

    Misteriosa, pues lo que le he dicho a ella, que cada vez tengo más ganas de irme a vivir a otro sitio. Qué gusto!

    Respuesta
  • el 08/04/2011 a las 8:45
    Permalink

    Hoy tengo 2 minutos!!! jajajaja
    Siempre das en la diana, lo sabes no? A mí los parques me dan un miedo… siempre he visto lo que cuentas, y me parece tristísimo… el problema es que antes "miraba los toros desde la barrera", y ahora me tocará llevar a nené… y no me hace ni gracia!! Y me temo que voy a tener choques con amistades… Veremos a ver qué me encuentro… Besos!

    Respuesta
  • el 08/04/2011 a las 9:38
    Permalink

    Yo aborrezco el parque me aburro muchiiiiisiiiiimo pero claro al pobre Juan le gusta tanto que por lo menos un ratito intento ir (tengo que reconocer que a veces delego en su papi o en mi madre que lo cuidan por la mañana).

    A veces miro con envidia a esas mamis sentadas en los bancos…yo soy incapaz me da miedo que Juan se caiga, que se agobie, que le peguen o que pegue creo que todavia es muy pequeño… eso si aspiro a saber educarle para dentro de un par de años esar sentada en un banco mirando (mirando y vigilando no pasando del tema) como juega y se relaciona él solito. Lo que comentas de peques solos con con sus hermanos me pone los pelos de punta…

    Respuesta
  • el 08/04/2011 a las 9:59
    Permalink

    El tema parque da mucho juego, pero yo ya tengo uno al que da gusto ir, esta llenito pero de padres jugando con los hijos, aunque si que hay un par como bien los has descrito tu.

    Mami Poppins

    Respuesta
  • el 08/04/2011 a las 10:29
    Permalink

    Yo hace tiempo hablé de algo parecido. En nuestro parque, además, hay terrazas de bares donde se sientan las madres, muchas veces de espaldas a los niños.
    Yo no sé ni cómo no pasan más desgracias, la verdad.

    Respuesta
  • el 08/04/2011 a las 11:13
    Permalink

    Y tanto que va a dar mucho que hablar. A mi tienen negra.

    Y además, cada día me cuesta más morderme la lengua. Cualquier día de estos la lío…

    Respuesta
  • el 08/04/2011 a las 13:01
    Permalink

    yo también hice un post sobre esto… da mucho juego. Es totalmente cierto. Es verdad que a veces puedes hablar con una u otra madre, sobretodo lo vivirás cuando sean más grande tu hijo y tu "le molestes" con sus amigos. Pero eso no quita que tus ojos estén sobre él, que lo vigiles, le asistas cuando lo necesite y lo riñas si molesta a los más peques. Y sobretodo, una cosa que no soporto: que respete turno y tiempo de columpio. Que morro algunos! y que me dices de los cubos y palas? nadie lleva, pero todos los niños acaban jugando con los nuestros!!! y ni gracias!!!!!!!

    Respuesta
  • el 08/04/2011 a las 13:13
    Permalink

    Gracias a tu post , entiendo cosas de otra forma! Y intentaré ser mas indulgente con los niños que nos molestan a mi hijo y a mi en el parque! Núnca me lo habia planteado como un abandono!!

    Respuesta
  • el 08/04/2011 a las 14:27
    Permalink

    Viene el buen tiempo y mas una comentais el tema parque. Miedito me está dando.
    Es muy fácil soltar a l@s niñ@s y nosotr@s a nuestro rollo, es una pena.

    Respuesta
  • el 04/08/2015 a las 2:32
    Permalink

    Pues yo asi soy ODIO tener que jugar con mi hija, es algo que nunca me ha apetecido ni en lo mas minimo, prefiero hacer cualquier otra cosa que tener que ponerme a jugar con ella. Ella ya sabe y mejor juega sola, a mi me da lo mismo esa es la mera verdad, considero que en todo lo demas la atiendo bien, le doy de comer con paciencia, le hablo, le visto, le cambio, la tengo bien atendida pero a mi no me pongas a correr detras de ella ni a las munecas ni a nada de nada porque no lo soporto, me siento que se me van las fuerzas como si fuera a desmayarme, quiero salir corriendo y las pocas veces que lo hago no aguanto ni dos minutos y tengo que buscar como safarme.

    Respuesta
  • el 18/07/2016 a las 22:18
    Permalink

    Pensé que yo estaba mal yo no doy de aquí pero vivo hace más de 8 años tengo un niño de 2 años nunca antes me había dado cuenta de los parques a raíz q tengo mi hijo empecé acudir pero intente buscarle algo gratificante pero nada

    Respuesta
  • el 18/07/2016 a las 22:25
    Permalink

    Perdón le di sin.querer se me envió bueno continuo no encuentro nada gratificante y efectivamente muchas madres lamentablemente dejan.a los niños solos y ellas a charlas ni los miran y hacen lo que quieren a mi.hijo el primer día lo.bautizaron hechandole arena el pobre se le quedó mirando y así muchas otras cosas más el fui emocionado los presos días al ver eso niños mal.educados pégones la verdad q ahora no los quiere ni ver pensé que yo era la pesada pero leo muchos comentarios que estoy en.total acuerdo con algunas madres e buscado sitios en.condiciones para llevarlo y no encuentro vivo en.aranjuez eno mi País hay muchos centros para niños divididos por edades lindos sitios aquí no lo hay en buscado y nada espero encontrar algo mejor pero en definitiva los parques nada que ver peor los grandes mi.hijo termina llorando y yo estresada es horrible.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com