Lo Mejor y lo Peor del día

Niños en la cama leyendo

Hace ya un par de años años Valentina de Crecer Juntos con Arte me recordó un consejo que se suele dar frecuentemente a las parejas: no acostarse enfadados, hacer las paces siempre antes de dormir.

No sé si Valentina sabe hasta qué punto me inspiró su mensaje aquel día que hablamos sobre cómo Mayor había encajado tan mal el nacimiento de Bebé, porque de esa conversación entre ambas surgió uno de los momentos más especiales del día y en el que intento reparar con mis hijos todo lo desastroso que haya podido ser el día que está a punto de terminar.

Nuestro momento se llama “Lo Mejor y lo Peor del día” y consiste, como su propio nombre indica, en que cada uno diga lo mejor que le ha ocurrido en su día y también lo peor

Una vez ya en la cama, con la luz apagada, es lo último que hacemos antes de dormir. Reflexionamos unos minutos, hacemos las paces si es necesario y nos damos unos mimitos que quizá no hayamos podido darnos durante el día.

Al principio Mayor no decía mucha cosa, en parte porque era muy pequeño y en parte porque siempre le ha costado mucho expresar sus sentimientos. Así que yo le echaba un cable haciéndole sugerencias de lo que yo creía que había sido destacable para él y aprovechaba para explayarme yo con mi parte, contándole con pelos y señales las cosas del día que no me había gustado y que esperaba que mejoraran al día siguiente.

Al poco tiempo Mayor inició una pequeña treta cuando no tiene ganas de hablar que es decirme que lo diga yo primero y luego copiarse ¡qué listos son los niños!

Pero ya desde hace un tiempo nos funciona muy bien y en ese momento del día suelo averiguar cosas del colegio que normalmente no me cuenta o sentimientos que tiene que de otra forma no saldrían a la luz. Es una labor de pico y pala en un horario en el que está uno ya agotado, pero que merece mucho la pena.

Más allá de obtener información, para mi es una manera de salvar el abismo que a veces siento que se abrió entre nosotros cuando nació Bebé. Mayor lo encajó mal y me culpó de todo y en parte razón no le falta ya que Bebé se expande de tal manera que apenas deja sitio para que los demás respiren. Como ya he dicho más de una vez, Mayor tiene la sensación, aunque sea en el fondo de su ser, de que Bebé le arrebató a su madre, así que compartir este rato conmigo contribuye a sanar algunas heridas.

Además, considerando que muchos de nuestros días son conflictivos porque la combinación de ambos hermanos es altamente explosiva, poder poner punto y final a días que han sido duros de una manera amable, analizando lo que no nos gusta y pidiéndonos perdón, me parece una excelente forma de hacer borrón y cuenta nueva para el día siguiente.

Lo Mejor y lo Peor del día está ya muy interiorizado en casa. Algunas noches nos saltamos el cuento porque estamos agotadísimos pero este momento es sagrado. Primero hablamos Mayor y yo, luego salgo de la habitación y entra su padre. Algunas veces participa también Bebé metiéndose en la cama con su hermano pero como no suele centrarse en el tema sino que se dedica a saltar encima de él e intentar seguir con la marcha, normalmente procuramos que ese sea un espacio exclusivo de nosotros con Mayor.

Es posible que ya hagáis algo parecido en vuestras casas. Si no es así, probadlo. Cuesta menos que el cuento de buenas noches y creo que los resultados son geniales. ¡Ya me contaréis!

Foto | nerissa’s ring en Flickr CC

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

8 comentarios sobre “Lo Mejor y lo Peor del día

  • el 10/03/2015 a las 15:48
    Permalink

    Me super encanta la idea…en cuanto sea mas mayor lo probaremos sin duda!

    Respuesta
  • el 10/03/2015 a las 16:14
    Permalink

    Me gusta la idea, me la apunto. Es una forma muy chula de que tengan un momento de reflexión y también un momento para él solo. A mí me cuesta bastante darles protagonismo por separado a los peques, casi siempre hacemos todo juntos.

    Nosotros los fines de semana antes de dormir hacemos un resumen de lo que hemos visto, aprendido o disfrutado ese día. El fin de semana aprovechamos para hacer excursiones y al acostarnos por la noche, en lugar del cuento, les gusta recordar lo que hemos hecho porque casi siempre es algo especial. Eso sí, como duermen todos juntos, pues lo hacemos entre todos.

    http://dbelulasypiriposas.blogspot.com.es/

    Respuesta
  • el 10/03/2015 a las 17:01
    Permalink

    Yo a esas horas ya estoy para el arrastre. De todos modos, aunque no hacemos eso de lo mejor y lo peor del día, sí nos turnamos mi marido y yo para pasar diez minutos con la mayor. Cada uno le cuenta un cuento en su idioma y hablamos un poco.
    Respecto a ese abismo, daría para un libro el tema…

    Respuesta
  • el 11/03/2015 a las 9:36
    Permalink

    Me parece precioso. Creo que debe haber sido un proceso lento conseguir que se sienta cómodo todos los días como para abrirse así, pero sólo el hecho de ponerle empeño y ganas a esas horas ya dice mucho de ti como mamá. Me inspira mucho tu paciencia.

    ¿A qué edad de Mayor empezasteis? ¿Y qué tipo de cosas le contabas sobre tu día al principio?

    Respuesta
  • el 13/03/2015 a las 21:24
    Permalink

    Me encanta la idea!!! Yo vivo una situación parecida a la tuya…. Con mi bebe y mi nena mayor…¡¡¡enhorabuena por este rincón !!!! Ya te contare como me va a mi cuando lleve a cabo esta genial idea!!! 😉

    Respuesta
  • el 13/03/2015 a las 23:29
    Permalink

    Me parece una idea genial para crear un vínculo más profundo los hijos. Hay pequeñines y adultos a los que les cuesta un poco más exteriorizar sus sentimientos, pero si se establece una rutina seguro que cada vez va resultando más sencillo. ¡Me encantaría hacer algo así cuando tenga ocasión! Yo también me apunto la idea para aplicarla en el futuro.

    Respuesta
  • el 11/04/2015 a las 16:56
    Permalink

    hola! nosotros utilizamos una técnica parecida, nos sirve para expresar sentimientos y contarnos todo aquello que hemos hecho a lo largo del día. Y finalizamos escogiendo tan sólo lo que más nos ha gustado; puede ser una cosa, un momento un sentimiento o varias. Os dejo el enlace al texto que escribí explicandolo. Un abrazo y enhorabuena por el blog. https://osoaaccionintegral.wordpress.com/2015/01/29/contar/

    Respuesta
    • el 15/04/2015 a las 15:37
      Permalink

      Gracias Judith, un saludo!

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com