La cuna grande y sus efectos milagrosos

Hasta el momento había mantenido al niño en su mini-cuna, cerquita de mi lado de la cama. Ya llevaba unas cuantas semanas pensando que se le estaba quedando estrecha y le impedía moverse a sus anchas, pero no quería renunciar a tenerle cerca. Me gusta escuchar su respiración y tenerle a tan poca distancia. Así que estaba dilatando la hora de pasarle a su habitación y a su cuna grande… porque por aquel entonces yo pensaba que esto de pasarle a su habitación era algo que había que hacer sí o sí. ¡Quien me iba a decir a mi que tantos años de colecho vendrían después!

Suele pasar que uno no toma decisiones hasta que las cosas suceden por sí solas y este ha sido uno de esos casos. La semana pasada, cuando la noche del martes al miércoles empecé a devolver a las 01.30h, uno de mis pensamientos fue no pegarle el virus (si es que se trataba de un virus) y, por otro lado, no despertarle con tanto trasiego de la cama al baño y del baño a la cama. Razón por la cual la noche siguiente, con mi marido también fuera de combate, fue mi propia suegra la que se encargó de ponerle el pijama y meterle en su cuna grande.

Lo tomé como algo temporal. En cuanto estuviéramos mejor, volvería a su minicuna y a nuestra habitación unas semanitas más.

Pero nos tuvimos que rendir a la evidencia de que estaba súper contento con su cuna grande. En la minicuna le estaba costando dormir, no tenía sitio para moverse y la meneaba de una forma un tanto peligrosa.  Se inquietaba con cualquier ruido que hiciéramos, con el mismo crujir de las sábanas.

En su cuna de 120 x 60 puede hacer la croqueta a un lado y a otro y en estos días ha caído dormido de una forma asombrosa. Si antes todas las noches se despertaba sobre las 3 o las 4 de la mañana para pedir un biberón, en todas estas noches en su habitación no se ha despertado ni una sola vez.

Lo realmente asombroso es que está durmiendo 9 ó 10 horas del tirón. Se duerme a las 20.30h, más o menos, y no vuelve a despertarse hasta las 6 de la mañana.

El récord lo batimos la noche del sábado al domingo: cayó rendido a las 20.00h  del sábado y no se despertó hasta las 07.15 del domingo. Confieso que no aproveché la noche. En varias ocasiones tuve que ir a visitarle, extrañada de que no pidiera comer, pero viendo lo frito que estaba, le dejé tranquilo hasta que el mismo reclamó el biberón.

De modo que, aunque prefiero tenerle cerca para poder escuchar cada suspiro que hace por la noche, ha quedado instalado definitivamente en su cuarto.

*ACTUALIZACIÓN* Esto fue solo el principio de nuestra historia de sueño infantil. Ya te adelanto que no duró mucho tiempo durmiendo en su cuna ni en su habitación, ni tampoco sus hermanos que llegarían después. Te aconsejo que sigas leyendo los posts sobre colecho para conocer la historia entera de nuestros tres hijos.

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

15 comentarios sobre “La cuna grande y sus efectos milagrosos

  • el 22/02/2010 a las 9:15
    Permalink

    Eva, nosotros, por insistencia de su hermano mayor más que otra cosa, el sábado montamos la cuna de Maite y la pusimos al lado de su cama. Nos hemos dado cuenta de que a Maite le ha encantado desde el primer momento y estas dos noches… también ha dormido de tirón!

    Respuesta
  • el 22/02/2010 a las 10:47
    Permalink

    Existe un problema con esto de cuando llevar al niño a su habitación. En mi caso nosotros teníamos una habitación minúscula, en aquella época y cabía el cuco y con dificultad, como el cuco se le quedó pequeño antes del mes lo pasamos a su habitación y a una cuna enorme (era una cuna cama), le sobraba cuna por todas pares pero vimos que no solo no notó el cambio si no que dormía machismo mejor. La noche de un tirón, con lo pequeño que era. Así que a pesar de tener que oír cosas como "pobrecito, abandonado en su habitación tan pequeño", la realidad es que si el niño se queda en la habitación de los padres es más por necesidad de estos (psicológica, emocional, práctica) que por el niño en sí, que siempre va a dormir mejor solo en su habitación sin que le molesten los ruidos propios de los adultos (ronquidos, movimientos, etc…) Pero en esto de la maternidad, muchas veces pasa que hacemos las cosas por nosotros más que por el peque y al final nos damos cuentas de que es un error. Yo conozco un caso, una mamá de un compañero de mi hijo de cuando fue a la ludoteca (2 añitos) dormía con el niño en la cama y al padre lo tenían durmiendo en la habitación del niño. Según palabras de ella, probaron a dejarlo un fin de semana en su habitación para que durmiera solito, (más que nada porque el padre estaba hasta las narices de vivir segregado) y aunque la madre reconocía que el niño había dormido perfectamente y estaba contento de dormir en su habitación lo había vuelto a llevar a su cama por que "Es que me sentía tan mal sin tenerlo a mi lado". Ya sé que este es un caso para hacérselo mirar la muchacha, pero a veces lo que pensamos que es "abandonar" al niño, no lo es tanto por él, como por nuestro propio sentimiento de culpa como mamá gallina. Ni contamos como puede ser ese sentimiento cuando solo tienes un niño.

    Respuesta
  • el 22/02/2010 a las 10:49
    Permalink

    Por cierto, sorry por la falta, en vez de machismo quise poner muchísimo, hoy tengo el día tonto. XDDD

    Respuesta
  • el 22/02/2010 a las 11:28
    Permalink

    ¡Pues sí, pues sí, no pensaba yo que iba a estar tan bien en su cuna grande!.

    Lo que también pasa, Tifoidea, tu lo sabes, es que además de acusarte de abandonarlo, te empiezan a hablar de la muerte súbita y, la verdad, ¡terminan poniéndote el corazón en un puño!.

    Respuesta
  • el 22/02/2010 a las 12:07
    Permalink

    Ya, pero a eso acostumbrate, que gente "bienintencionada" la habrá siempre y algunos parece que están deseando ponertelo todo negro. La muerte subita, si ha de venir da igual que el niño duerma a tu lado o en la habitación de al lado, así que no se que tiene que ver, pero además es como lo de los abortos espontaneos, que todo el mundo conoce a alguien a quien le ha pasado, pero luego si miras las estadisticas son muy bajas, así que debe ser que todas esas personas conocen a la misma mujer a la que le pasó y lo acaban multiplicando exponencialmente XDDD. De todas formas no entinedo el placer que saca la gente en meterte el miedo en el cuerpo, y ponerte siempre en lo peor, debe ser por vengarse de que en su día también se lo hicieran a ellos XDDDDDD

    Respuesta
  • el 22/02/2010 a las 12:14
    Permalink

    Pues yo he llegado a pensar que es exactamente eso: vengarse del miedo que, a su vez, les metieron en el pasado. Totalmente de acuerdo con lo de las estadísticas, creo que todos hemos oído el caso de la misma señora, por cierto, aumentado por cada persona que lo va retransmitiendo.

    Respuesta
  • el 22/02/2010 a las 12:15
    Permalink

    9 horas del tirón!!!!! Disfrútalas para dormir, que dentro de poco empezará con los dientes!!!
    algún día tendrías que hablar del "colecho", aunque el tema levantará ampollas seguro.

    Respuesta
  • el 22/02/2010 a las 12:27
    Permalink

    Bueno, con los dientes llevamos dos meses! pero de momento las noches son buenas.

    Respuesta
  • el 22/02/2010 a las 13:06
    Permalink

    Pues enhorabuena por esas buenas noches, todo un lujo. y me alegro que el traslado haya sido tan bueno.

    Respuesta
  • el 22/02/2010 a las 13:06
    Permalink

    Yo la verdad aun no le he pasado a su habitacion, pero si que duerme en su cuna grande que esta al lado de mi cama.
    La verdad es que no le he pasado porque en su habitacion si meto la cuna con la cama él ya no tiene sitio para jugar con sus juguetes así que estoy esperando a que cumpla un añito para pasarle a su cama con la barrera de proteccion para que no se me caiga por el lateral.
    Lo que decis de los abortos, yo estando embarazada tuve a 2 o 3 amigas/conocidas que abortaron en esa epoca y la verdad es que me acojone un monton porque si era gente cercana, no se si la estadistica es muy baja o no, pero lo cierto es q si es tan baja tenia todos los casos a mi lado.

    Respuesta
  • el 22/02/2010 a las 13:13
    Permalink

    Marisa, eso pasa mucho. Que yo sepa, la estadística es baja, lo cual no quiere decir que no pase, todos conocemos algún caso. Pero hay personas a las que se os juntan muchos casos cerca y eso acojona mucho, ¡normal!. En cambio en mi entorno no ha habido ninguno, sólo de oídas. De todas formas, un aborto es mucho más frecuente que la muerte súbita.

    Urggg, ¡qué dos temas tan horribles!.

    Respuesta
  • el 22/02/2010 a las 13:44
    Permalink

    Es normal que no quisieras separártelo, mujer, es lo que tiene que sea tu hijo, jejeje. Pero si está más contento en la nueva cuna, hay que rendirse 😛

    Respuesta
  • el 22/02/2010 a las 13:46
    Permalink

    Hola guapa!me alegro de que ese paso haya sido poco a poco y que tu nene esté tan contento, porque seguro que si lo quieres hacer a posta, habría llorado las primeras noches o algo de eso,besitos guapa!

    Respuesta
  • el 22/02/2010 a las 13:48
    Permalink

    Ah por cierto!me acabo de acordar de que mi primo pequeño(que no es tan pequeño) ya debe tener 6 o 7 años, duerme con mis tios, eso ya me parece fatal, lo tienen super mal educado! es que mis tios no son unos padres ejemplares que digamos…en fin!

    Respuesta
  • el 22/02/2010 a las 22:01
    Permalink

    Yo no tuve cuco, directamente fue a la cuna grande (se perdía el pobrecito), pero en nuestra habitación. Pero mi hijo era de mal dormir, daba igual que estuviese en cuna grande, pequeña, en su habitación, en la nuestra o en la del vecino, no había forma. Hasta los seis meses no consiguió dormir 4 horas seguidas y eso de casuaalidad. La noche entera no la durmió hasta que empezó el cole a los dos años y aún entonces no te creas que dormía bien. Ahora bien, ahora duerme como un lirón!

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com