Imposible preocuparse por todo

Cuanto más tiempo pasa, más cuenta me doy de que es imposible estar ocupada y preocupada por todo. Uno se volvería loco si tuviera que atender los mil detalles que están implicados en la crianza por lo que, conscientemente o no, elegimos aquellas cosas que más nos interesan para ponerles más énfasis. Y esas elecciones que hacemos no son necesariamente las mismas que los demás.
No es incompatible con ser una persona especialmente preocupada, como lo soy yo. De hecho, no preocuparse por todo, tener áreas de especial pasotismo, probablemente sea una forma natural de mantener cierto equilibrio y cordura. Hay veces que me preguntan, por ejemplo mi madre, “¿no te preocupa…?” y contesto “no, para nada, ya no puedo preocuparme por más cosas, es imposible, no puedo“.
A mi me preocupan cosas como los virus, el respeto a las horas de sueño que necesita el niño, la evolución de su desarrollo… Los virus los combato como puedo diariamente, esquivando niños con mocos verdes y toses de perro, haciendo eslalon con el carro para evitar estornudos y gapazos al suelo, evitando según que ambientes… porque me preocupan y me preocupan mucho, los que pueda coger el niño y los que pueda coger yo. Las horas de sueño las respeto al máximo, adaptando la agenda todo lo que puedo para que descanse lo que necesite, con independencia de si eso me permite o no compatibilizarlo con otras actividades. La evolución de su desarrollo la sigo leyendo, charlando, contrastando información… Mucho trabajo tengo.
También me preocupa la soledad de las madres, la falta de información objetiva a la que podemos acceder, me preocupa no poder volver a ser madre, me preocupa enfermar de alguno de los achaques que me rondan, me preocupa no ser capaz de llevar a cabo todos mis proyectos… Hay días que pienso que son demasiadas preocupaciones.
En cambio, contrastándome con otras madres, me veo muy relajada en muchos otros temas. Por ejemplo, no me preocupa demasiado el tema de la alimentación. Intento que mi hijo coma bien pero no me quita el sueño si come poca verdura, si le gustan demasiado las patatas fritas o si debería ya a estas alturas no tomar su leche con cereales en biberón. Hablando de biberones, no me preocupa nada de nada el Bisfenol A y no hablemos ya de los que difunden teorías acerca del veneno que es la leche de fórmula. 
Tampoco soy especialmente protectora en cuanto a los golpes se refiere. Mi hijo no es especialmente hábil y aunque estoy ahí observando muy de cerca, reconozco que a veces veo venir el golpe y no lo intervengo. El sábado se cayó a la salida del Vips. Salió corriendo emocionado, muy deprisa, la calle estaba un poquito cuesta abajo y se desequilibró hacia delante. Puso las manos pero finalmente la cabeza pesó demasiado. Creo que tanto mi marido como yo lo habíamos visto venir segundos atrás y, cada uno por sus razones, le dejó hacer. Pienso que no le hago ningún favor si evito cada golpe que se pega. Espero que en algún momento se haga más prudente y más hábil para evitarlos y combato los chichones a golpe de Arnidol. 
El tema de la piel no me ha preocupado nunca demasiado. Bien es cierto que mi hijo no ha tenido nunca problemas, se puede decir que tiene una piel agradecida. No soy de las que prescindió del suavizante en la ropa del niño, me pareció innecesario (aunque sí reduje bastante la cantidad) y aunque al principio compraba geles y cremas de farmacia, pronto me pasé a las marcas de supermercado, infinitamente más baratas. 
Hay gente a la que le preocupa mucho el futuro, más o menos inmediato en función de su nivel de preocupación. Hay gente que ya anda pensando en la adolecencia y un alto porcentaje estaría pensando seguro en el colegio. Yo no, casi me cuesta trabajo pensar en el próximo verano y eso que está a la vuelta de la esquina. Trato de vivir el presente que ya bastante intenso es y bastantes preocupaciones tengo ya ahora. No tengo miedo al futuro por mucho que se presente lleno de grandes retos.
Sobre una futura segunda maternidad, siento pánico pensando en no poder tener más hijos, en tener dificultades, en padecer un embarazo problemático, en  no poder atender a mi hijo. Sin embargo, no siento la más mínima inquietud acerca de cómo me apañaría con otro hijo sin tener ninguna ayuda diaria como es mi caso. 
Podría seguir porque la lista es interminable. En definitiva, creo que todos tenemos un cupo de preocupación que no se puede rebasar sin volvernos locos. Un cupo que incluso se puede parcelar, por ejemplo, en el tema futura maternidad, me preocupa tanto la enfermedad, la infertilidad y la incapacidad que pensar más allá me resulta imposible, no puedo ocuparme de tantas cosas a la vez. En el tema de mi hijo, me preocupa tanto su bienestar inmediato en las áreas que considero más básicas que no puedo ocuparme de otras ni pensar en qué será de nosotros dentro de unos meses.
Y gracias a esto puedo decir que soy bastante feliz y bastante optimista, incluso los días en los que la cosa anda tirando a gris oscuro casi negro.

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

25 comentarios sobre “Imposible preocuparse por todo

  • el 25/04/2011 a las 9:27
    Permalink

    yo me preocupo por el cole porque empieza el aula de dos añños en septiembre siendo de finales de noviembre y gran prematuro (deberia haber nacido en febrero), por lo que me preocupa que sea el mas pequeñito y se note demasiado.. me preocupa su alimentacion (deformacion profesional), aunque viendo como zampa se me quitan todas las preocupaciones (excepto que salga como mi familia que todos son obesos), me preocupa un segundo hijo, tenerlo y no poder volver al mercadfo laboral y no tenerlo y que mi hijo sea hijo unico
    me preocupa que tenga secuelas de su prematuridad en el futuro (aunque intento no pensar en ello)
    pero lo que mas me preocupa es que sea feliz, y con las carcajadas que se echa se me quitan las preocupaciones del todo

    Respuesta
  • el 25/04/2011 a las 9:47
    Permalink

    A mi en el tema de la comida me pasa como a tí, no me preocupa. No me agobia nada el hecho de que haya días que no quiera ni probar las papillas y tampoco me emociono el día que se come todo. Aunque si que tengo que reconocer que me adelanto a situaciones que todavía falta para que lleguen como es a que cole la vamos a llevar o como se sentirá cuando llegue un hermanito. El tema del segundo embarazo, me tiene preocupada en los últimos tiempos. Aún no tengo la regla y no se cuando volverá, la gorda sigue tomando bastante pecho y no voy a destetarla para quedarme embarazada; aunque si que me gustaria que no se llevaran demasiado… en fin, supongo que con el tiempo iremos viendo como van evolucionando las cosas. Estoy de acuerdo en que no se puede estar preocupada por todo, por nuestra salud mental y por la de nuestros hijos. Un besazo

    Respuesta
  • el 25/04/2011 a las 9:48
    Permalink

    Evidentemente, como dices, no podemos preocuparnos de todo porque nos volveríamos locos o nos deprimiríamos demasiado. Hay que encontrar un equilibrio empleando más energías en lo que nosotras creamos que es más importante.

    Respuesta
  • el 25/04/2011 a las 9:56
    Permalink

    Me ha encantado descubrirte y leerte.
    Sobre mis preocupaciones soy casi de tu punto de vista, no puedo ni quiero preocuparme de todo, bastante tengo ya con cuidar y hacer felices dia a dia de mis mellizos.

    Siempre fui positiba y ahora mas, no me asustan los golpes (no muy fuertes claro!)porque con ello aprenden, no me asustan mucho los virus, se estan criando con una perra, la guarde no me agobia porque no quiero llevarlos, su alimentacion tampoco porque estan creciendo y sanos, que aun no anden, ya lo haran necesitan su tiempo, etc.

    Ahora solo me da miedo lo que les pueda pasar a ellos, pero vuelvo a decir que ni lo quiero pensar, lo que tenga que llegar ya lo aforntaremos lo mejor posible. Hay algo en lo que coincido contigo … el miedo a no tener mas hijos, por mi caso se supone que tendria que volver a tratamiento para ello, pero siempre pense que despues de ellos me quedaria naturalmente, pero esa incertidumbre me corroe …

    Respuesta
  • el 25/04/2011 a las 10:13
    Permalink

    Yo me tengo por despreocupada, la verdad. Bueno, me preocupa su alimentación, que sea variada y equilibrada, y sana y tal. Rozando la obsesión quizás.
    Y como supongo que a todas, me preocupa que sea una niña feliz y con recursos emocionales lo suficientemente estables para afrontar los reveses que, por mucho que yo no quiera, le dará la vida.
    En el resto de asuntos prefiero ir al día… ya me preocuparé en el momento en que se presente el problema, si lo hace. No digo que sea lo mejor, ni lo peor, pero a mí me funciona y, como tú dices, me hace un poquito más fácil la felicidad diaria 🙂

    Respuesta
  • el 25/04/2011 a las 10:31
    Permalink

    Yo creo que todas nos preocupamos, pero fingimos que no lo hacemos, o intentamos hacernos creer a nosotras mismas que no nos preocupamos por todo,jajaja

    Respuesta
  • el 25/04/2011 a las 11:04
    Permalink

    La verdad es que una puede enloquecer si se preocupa por todos los futuribles…

    De hecho, en mi caso las preocupaciones en cada miembro de la pareja suelen ser distintas, yo percibo que con mi chico, -quitando lo obvio claro-, nuestras preocupaciones inmediatas son distintas…él por ejemplo se preocupa más de evitar golpes, y ve peligros "físicos" por todas partes….yo paso más..(en el aspecto que explicas tú del Vips), sin embargo, yo empiezo a estar un poco mosca con el tema de que el niño no habla…y mi chico le quita toooda la importancia del mundo y yo parezco una tarada: (pero qué dices exagerada, que el niño entiende todo perfectamente, que cada uno tiene su ritmo…) , me habla de lugares comunes, pero yo como madre me preocupo de esto,de alguna monera tengo ahí la mosca… y sin embargo le dejo jugar con juguetes con piezas pequeñas bajo mi supervisión, …que mi chico cree que el crío se va a tragar todo lo que pille susceptible de ahogarle…(cuando al niño le intentas dar cualquier alimento nuevo en la boca y lo mira y escudriña como si fuera kriptonita antes de abrir la boca…)

    Respuesta
  • el 25/04/2011 a las 11:23
    Permalink

    Pues yo me preocupo por todo, pero no por todo al mismo tiempo, cada día me ronda una cosa distinta por la cabeza y se me olvida la del día anterior, así que nunca estoy agobiada del todo.
    Luego hay cosas de las que no me entero hasta que no me dice algo alguna madre por el parque: cosas de enfermedades, vacunas, alergias y demás.
    Por cierto nunca había oído eso de no usar suavizante…

    Respuesta
  • el 25/04/2011 a las 11:32
    Permalink

    Menos preocupaciones y más disfrutar de lo que tenemos. ¿Habéis visto que bien me se la teoría? Solo me falta ponerla en práctica.
    Es cierto que no podemos llegar a todo y más cierto aún que tampoco es bueno para nuestros peques que todo esté siempre bajo control.

    P.D. Bendito Arnidol

    Respuesta
  • el 25/04/2011 a las 11:35
    Permalink

    Las preocupaciones son inevitables, en mi caso intento valorarlas a su justa medida, aunque no siempre lo consigo. Hay dias y dias, depende de mi estado de ánimo y del entorno (comentarios gente, comparaciones con otros niños..) Hay algunas preocupaciones que parecen más estados de alerta permanentes, como dices tú, en temas de salud y bienestar. Sería muy bueno poder separar la paja del grano -como dicen los payeses,creo, no?

    Respuesta
  • el 25/04/2011 a las 12:07
    Permalink

    Lógico. es que si nos preocuparamos x todo, seguramente no estaríamos escribiendo aquí ahora, estaríamos ingresiadas y con la camisa de fuerza jajajajja

    Luego, también hay que tener en cuenta que hay niveles de preocupación. Yo las llevo todas bien, salvo las más severas que por suerte son muy poquitas y las identifico xq son las que me quitan el sueño. Esas son las más jodidas.

    Como bien dices, cada uno elegimos las nuestras, según nos conviene.
    Coincido contigo en algunas, quito otras y añado alguna nueva 😉

    Respuesta
  • el 25/04/2011 a las 12:40
    Permalink

    Pues yo va por días. Hay cosas del futuro (guarde, desarrollo,…) q me preocupan pero lo pienso un rato y luego lo deshecho de mi cabeza y digo como Scarlett:"ya lo pensaré mañana". Como el peque absorbe todo mi tiempo, carezco de éste para darle muchas vueltas a las cosas. En cuanto a la alimentación, por ahora no preocupa en exceso, además de q come bastante bien, la verdad. Cuando sí que lo paso fatal y me entra una preocupación, irracional, bueno más bien visceral, es si pienso que pueda estar malito o veo que no se encuentra bien. La verdad es que no puedo oírlo llorar ni un segundo. Seguramente soy una exagerada, pero no lo puedo evitar.

    Respuesta
  • el 25/04/2011 a las 13:48
    Permalink

    yo soy doña preocupaciones y eso que me digo mil veces que es mejor ir poco a poco, buscar soluciones, ocuparse de los problemas… poco a poco voy asumiendo que no puedo controlar todo en la vida

    Respuesta
  • el 25/04/2011 a las 13:56
    Permalink

    Todo un makinón, k eres nena !!!
    Tengo tanto en la mente… pero no intento obsesionarme, me volvería loka.
    Aunk más de un@ si k me lo ha llamado, será k me estaré volviendo loki ¿? jijiji

    Respuesta
  • el 25/04/2011 a las 15:43
    Permalink

    Me parece genial que lo tomes todo así, yo sin ir más lejos he estado tan agobiada estos últimos días que hasta me despertaba llorando por las madrugadas, un horror. Tengo que aprender, como haces tú, a llenar el cupo de preocupaciones y hacer stop, porque si no voy a terminar medio loca. Un besote.

    Respuesta
  • el 25/04/2011 a las 15:47
    Permalink

    A mí me preocupa mucho la alimentación. Sobre todo tener algún descuido y darle algo que no pueda comer debido a su alergia o darle a probar alimentos nuevos que puedan ocasionarle alergias. ¡Eso de ma pavor! Tengo muchísimo miedo a darle fresas, melocotón, gambas, recetas que contengan frutos secos…

    Y me da muchísimo miedo que enferme. ¡No lo puedo evitar pero me aterra que se me ponga malito…!

    Y lo del segundo embarazo ya ni hablemos porque me deprimo 🙁

    Respuesta
  • el 25/04/2011 a las 16:10
    Permalink

    uy, estoy contigo en que todas nos preocupamos por cosas, aunque sean distintas según nuestras circunstancias o nuestra forma de ser o de nuestros hijos. A mí con cada uno de mis hijos me preocupa una cosa distinta, pero cómo tú dices aprendes a priorizar y ves que hay cosas que no son tan importantes.
    Aun así hay días en que todo me preocupa y otros que digo "que vuelen los burros…"

    Respuesta
  • el 25/04/2011 a las 16:24
    Permalink

    Coincido contigo en que tenemos un tope con respecto a las preocupaciones, sino enloqueceríamos…

    A mi el tema cole ahora me ocupa gran parte de ese cupo, veremos como se resuelve!! y, al contrario que tu, soy muy miedica con las caidas del peque..es algo que me esfuerzo por cambiar.

    Respuesta
  • el 25/04/2011 a las 17:09
    Permalink

    Yo me preocupo por todo!!
    El tema comidas no me preocupa en absoluto, Julito come perfectamente.
    Pero en el tema caídas me llevo la palma, soy una cagueta, siento pánico y por ello siempre estoy encina. Se q debería dejarle mas a su aire pero es q no puedo evitarlo.
    A mi tb me preocupa no poder volver a ser madre y al contrario q a ti como apanarmelas con dos hijos.

    Respuesta
  • el 25/04/2011 a las 21:58
    Permalink

    Pues yo en el tema caídas hay veces que me preocupo y veces que no yo creo que va en función del nivel de estrés de ese día, y de lo demás pues me pasa igual jejeje, pero más o menos me preocupan y despreocupan las mismas cosas que a tí

    Respuesta
  • el 26/04/2011 a las 11:33
    Permalink

    Vaya, ¡pensaba que había contestado estos comentarios, qué mal estoy!

    Brujilla, me quedo con eso último, es verdad que lo bueno nos quita todas las preocupaciones.

    María, bueno, no sé qué te podrán aconsejar mamis más expertas que yo, porque está claro que sin regla no se puede tener embarazo pero yo estoy segura de que dentro de unos meses tomará menos pecho y te bajará ya pronto. De todas formas, no tengas prisa porque estoy segura de que después lo vas a echar de menos, al final hay tiempo para todo… (te lo dice una que es una prisas!!). Besos.

    Sandra, desde luego que sí.

    Equipo28, me alegra que te haya gustado. Ánimo con tus miedos, vale?.

    Marta, es lo que hay que buscar, ser feliz en el día a día y nada más.

    Cartafol, no sé qué harán los demás, a mi se me da fatal fingir, pero mal mal mal.

    Mamá de un bebote, pues es lo que yo digo, que cada cual se preocupa de unas cosas, a veces muy diferentes de las del otro.

    Lamamadeunabruja, sí, hay gente que no usa suavizante en la ropa del bebé porque piensa que puede ser malo… A mi no se me olvidan las cosas del día anterior, a veces se forma una bola súper grande!.

    Marta, yo tengo muchos consejos también, bueniiiiisimos, que luego nunca me aplico! jaja Besos.

    madredemellizos, sería estupendo, desde luego, aunque a mi me cuesta.

    La teta reina, gracias guapa.

    @Mousikh, no me parece que sea exagerada, es que además cada uno es como es, no lo podemos cambiar.

    Tricius, únete al club.

    Virgini@, qué va, ya me gustaría ser un makinón!

    Adry, yo es que si lleno más el cupo voy y reviento y no es plan!

    Silvia, como le he dicho a Tricius, podemos fundar un club jaja

    Porfinyomisma, jajaja!

    Ana, está bien intentar cambiar algunas cosas nuestras pero qué complicado es, eh? A mi este aspecto es el que más me está costando.

    Mamadejulio, pues ánimo!

    Mis chicos y yo, un beso, gracias guapa.

    Respuesta
  • el 27/04/2011 a las 12:54
    Permalink

    Si.. es bueno preocuparse pero tampoco excesivamente.. hay que disfrutar del dia de hoy, y el mañana .. ya vendrá, pero claro se que es complicado no pensar en el futuro. En lo que respecta a los virus.. yo soy de las que piensa que no es bueno tampoco esquivarlos todos, porque es mejor que ellos mismos vayan fabricando sus propias defensas.. para llegar al cole fuertes.. La mia tiene 2 años y medio y bueno el primer año me lo pase esquivando como tu virus.. pero un buen dia llego alguien a casa con gastroineritis.. y no lo dice hasta que .. claro, ya estaba el virus. Y lo cogio.. desde esa no para de tener catarros uno tras otro. Pero me dice la pediatra que de todas formas mejor ahora irse fortaleciendo a llegar al cole y cogerlo todo. Y hablando de otras cosas.. que te parece a ti lo de mandar a los niños tan pequeños al cole? la mia tendria que entrar con menos de tres años.. y como no me apetece, este año no la matriculo(va a la guarde, e ira un año mas.. me parece mejor) Prgunte en el colegio y como no es obligatorio hasta los 6 años me dicen que si no quiero llevarlo a preescolar no estoy obligada, con lo cual.. no la llevo. En el colegio tan pqeuñitos, comiendo en el comedor, pasando la mañana con profesores, despues con el apa por la tarde.. (yo trabajo todo el dia) me parece que es demasiado pequeña..

    Respuesta
  • el 27/04/2011 a las 14:47
    Permalink

    Denenas, yo el tema del cole todavía no me lo ha planteado en serio pero sí que tengo dudas. Realmente no sé qué haré cuando llegue el momento de matricularle la primavera próxima. De momento, para bien o para mal, tengo otras preocupaciones!! En cuanto a mejor ahora los virus que después, no estoy para nada de acuerdo. Creo que los virus cuanto más tarde, mejor. Y también creo que cuantos más virus, mejor, no creo que de igual uno que doscientos.

    Respuesta
  • el 29/04/2011 a las 16:04
    Permalink

    Sabes que? Esa actitud que tienes me gusta. No te veo como una madre irresponsable, que estoy segura muchas personas así lo verían, por cosas como lo de la alimentación, te veo mas bien realista, por que hay muchas mas cosas que no podemos controlar que las que si, y preocuparnos por todo lo que incumbe a nuestros hijos y lo que los rodea es una locura porque perderíamos el tiempo pensando y mortificandonos por cosas que escapan de nuestras manos o que ni siquiera están cerca de suceder porque pensamos en el futuro.

    Yo solía ser de las mujeres que piensa, analiza y controla todo, buscando un cierto grado de perfección en todo lo que hacia, y lo que no también. Mi hijo me ha enseñado que no puedo controlar todo ni hacer todo, sigo analizando las cosas pero ahora con mas calma, sin quitarme el sueño, dejo que las cosas sucedan porque tienen que suceder para que todos podamos aprender y crecer.

    Respuesta
  • el 30/04/2011 a las 23:11
    Permalink

    Faith, estoy totalmente de acuerdo contigo. A mi la maternidad me ha cambiado mucho. Sigo siendo la misma persona, pero me ha templado. Ahora controlo menos y estoy más relajada, lo contrario hubiera sido una locura.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com