Hijo mayor, hijo pequeño

Hasta hace bien poco, cada vez que tenía que referirme a mi niño-bebé, lo hacía como mi “hijo“. Me sonaba raro, porque decir “mi hijo” o “en el embarazo de mi hijo” daba a entender que sólo tengo uno, pero no me salía de otra forma.

Durante la ecografía 4D, la ecografista me preguntó por él y por el desarrollo de aquel embarazo. Parece que, nuevamente, voy a tener un bebé delgadito: la medida de su circunferencia abdominal, igual que ocurriera en su día, es más pequeña que el resto del cuerpo. Entonces le conté toda la historia: que si diagnóstico de feto pequeño para su edad gestacional que luego no fue así, que mi hijo tiene una talla normal (incluso alto) pero es delgado y todo costillas, que por haber hecho el sintotérmico sé de sobra que mi bebé tiene menos días de vida que los que indica la fecha de última regla, etc etc. Creo que fue la primera ocasión en la que dije en todo momento “el mayor“, “mi primer embarazo“, “en el embarazo de mi hijo mayor“… Pero me costó, tuve que hacer el esfuerzo mental de plantearlo así cada vez que abría la boca, por muy natural que en realidad sea.

Desde ese día, me he ido acostumbrando a la expresión. Y también, por qué no, al hecho de que este mico que ahora mismo corretea por la casa es ya mi hijo mayor, todo un hermano mayor, aunque en muchos sentidos siga siendo un bebé.

Durante el primer embarazo son todo incertidumbres porque realmente no sabes lo que te espera ni tienes idea de lo que supone ser madre, pero ahora hay otras nuevas; entre ellas, saberme mamá de dos.

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

26 comentarios sobre “Hijo mayor, hijo pequeño

  • el 21/02/2012 a las 11:01
    Permalink

    Todo cambio supone una adaptación, y cuando se consolidan los cambios, volver a cambiar cuesta…
    Por mi parte, la idea de que Luke ya está a mitad de fabricación (estamos de 22 semanas) está más que consolidada… pero de ahí a darme cuenta de que Luke es “mi hijo”… creo que esa idea es demasiado poderosa como para digerirla así, de pronto. El concepto “mi hijo” es tan profundo y maravilloso que creo que aun no soy consciente de ello. Tengo una pequeña intuición de las implicaciones y me gusta tanto que creo que hay algo dentro de mi que se niega a reconocer que algo así de bueno es para mi.
    No quiero ni imaginar lo que será en realidad, dejaré que sea mamá experiencia la que me muestre el camino.

    Un saludo!!!

    Respuesta
    • el 21/02/2012 a las 11:28
      Permalink

      Efectivamente, tener un hijo, asumir que eres madre (padre en tu caso) es algo muy profundo y sólo puede entenderse cuando finalmente tienes a tu bebé en brazos. En mi caso, creo que me resulta difícil hacerme a la idea porque al haberlo ya vivido, cuesta creer que voy a repetir una experiencia tan profunda y cuesta imaginarse cómo será la vida con un hijo más. ¿Nos lo contamos dentro de unos meses?.

      Respuesta
    • el 21/02/2012 a las 12:22
      Permalink

      Hola Adry, ¡cuánto tiempo! Seguro que sí, un beso.

      Respuesta
  • el 21/02/2012 a las 12:00
    Permalink

    Leyendo tu post me doy cuenta de que es algo en lo que no me había parado a pensar…quizá porque desde muy pronto nos dijeron que era nena y no ha habido lugar a las confusiones, mayor-pequeño, aquí era mi niño, mi niña… Ainssss q ganas de tenerla en brazos!!

    Te quería preguntar, ¿tú tienes más barrigota que el en otro embarazo, igual? Porque yo tenog un tripón impresionante…la gente piesna que estoy a punto de salir de cuentas…y ya ves, hasta el 30/abril…ya no puedo sacar más del elástico del pantalón y eso no lo llegué a hacer en el otro embarazo.

    Qué tal lo llevas?

    Respuesta
    • el 21/02/2012 a las 12:24
      Permalink

      Yo tengo más tripa, ahora mismo ya tengo la que tenía cuando di a luz “al mayor“. Pero tampoco me parece que sea inmensa, por ahí se ven unos tripones que dan miedo. Con él tuve poquísima tripa, el día que entré a la cesárea tenía una tripa de unos 7 meses largos para la media que suele tener la gente.

      Ahora mismo lo llevo regular, se me está haciendo eterno y cada día me cuesta más atender al mayor, cada vez que pienso lo que me queda me dan sudores fríos…

      Respuesta
  • el 21/02/2012 a las 12:27
    Permalink

    Mamá contracorriente, tú que has decidido quedarte en casa y no trabajar fuera de ella, nos encantaría que entrases hoy en nuestra web y nos dieras tu opinión sobre nuestra pregunta de hoy, ¿Nos hace el trabajo peores madres?

    Te dejo aquí el link y te damos las gracias por adelantado. ¡Nos encanta tu blog!

    http://autorretratosdelamaternidad.blogspot.com/

    Respuesta
    • el 21/02/2012 a las 12:29
      Permalink

      Luego me paso. Pero desde ya os digo que el concepto “peor o mejor madre” no me gusta ni un pelo. Creo que cada cual debe hacer lo que considera mejor para sí y para los suyos desde el conocimiento de qué implicaciones trae cada decisión y teniendo claro que cada opción tiene sus pros y sus contras.

      Respuesta
  • el 21/02/2012 a las 13:55
    Permalink

    Cuando nació Celia me planteé no tener más hijos porque pensé que no podría querer a nadie como a ella, que era tan perfecta que siempre tendería a compararlos y no me parecía justo, ahora no me lo planteo porque no estoy en ese punto pero dentro de unos meses, cuando empecemos a intentarlo, seguro que vuelvo a darle vueltas a lo mismo, yo tampoco me imagino cómo será nuestra vida cuando venga el/la hermanito/a, pero seguro que será diferente.

    Disfruta estos momentos con tu “ya no hijo único” porque en unos meses ya nada será igual.
    Un besazo.

    Respuesta
    • el 21/02/2012 a las 19:48
      Permalink

      Sí, fíjate que a veces lo pienso, que ahora tengo mucha prisa de llegar ya al final del embarazo pero luego me arrepentiré, debería aprovechar más esos momentos a solas que ahora tenemos y que no volverán!

      Respuesta
  • el 21/02/2012 a las 14:11
    Permalink

    Tiene que ser muy raro pasar de decir “mi hijo” a “mi hijo mayor”, “el grande”, “el hermano mayor” y más cuando aún e sun bebé para nosotras. es un proceso por el que espero pasar dentro de un tiempo y ya sé que me va a costar, pero bueno, nos acostumbraremos. También me preocupa como me apañaré con dos, me encantará leerte para imaginarmelo mejor.
    Besos.

    Respuesta
    • el 21/02/2012 a las 19:47
      Permalink

      Pues ya lo contaré, de momento no me lo imagino, es la pura verdad. Besos!.

      Respuesta
  • el 21/02/2012 a las 14:17
    Permalink

    A mi, no se porque, se me hace raro llamarles “mis hijos”, es como lejano, me sale mejor “mis niños”… ahora son peques, pero seguro que acabo diciendo “mi niño el cuarto, esta terminando de estudiar medicina….” y cosas asi!;-)

    Respuesta
    • el 21/02/2012 a las 19:47
      Permalink

      Eso seguro, ya lo verás!

      Respuesta
  • el 21/02/2012 a las 14:51
    Permalink

    Aisss que potito… Me encanta eso “mi hijo mayor”…

    Respuesta
  • el 21/02/2012 a las 15:22
    Permalink

    Mañana se cumplen dos meses desde que llegamos a casa con la pequeña. Decidimos no llevar al hospital al “mayor” fundamentalmente por temas logísticos, y también porque con catorce meses tal vez no entendiera que tenía que volverse a casa y que su papá y su mamá se quedaran allí con “otro bebé”.
    Nada más entrar por la puerta y verle jugando en el suelo, tras dos días cuidando en exclusiva de una bebé de tres kilos y medio, mi marido y yo nos miramos y nos leímos el pensamiento: ¡Nuestro pequeño se había convertido en un gigante! Nunca me había impresionado tanto mirar a mi hijo.
    Te recomiendo que si tú no puedes, pidas a alguien que grabe el primer momento en que los dos hermanos se conozcan. Sea como sea el encuentro, es un momento irrepetible y seguro emocionante. Yo no me canso de ver el video.

    Respuesta
    • el 21/02/2012 a las 19:46
      Permalink

      No se me había ocurrido lo de grabarlo! Si puedo lo haré, seguro!. Besos.

      Respuesta
  • el 21/02/2012 a las 16:09
    Permalink

    Sigo tu blog desde hace tiempo y aunque a veces no comparto tus puntos de vista, me gusta como expones tus ideas y, la verdad, nunca había comentado, pero la entrada de hoy me ha hecho mucha gracia porque tengo cuatro hijos y es cierto que cuesta hacerse a la idea cada vez que llega uno de que los otros ya no son lo que eran hasta ese momento y verbalizar este hecho, también es un paso importante!! En mi caso, y a partir del segundo lo solucioné con los “ordinales”: el primero, el segundo, el tercero y la cuarta!!!!! Y tranquila, que los quieres a todos igual!!! Te lo aseguro!!!!

    Respuesta
    • el 21/02/2012 a las 19:46
      Permalink

      Me alegra saber que es un sentimiento universal. Es que es complicado imaginarse la vida con un nuevo miembro, ¿verdad?. Gracias por tu comentario, un abrazo.

      Respuesta
  • el 21/02/2012 a las 16:55
    Permalink

    Ahora mismo estoy pasando por un momento parecido y me cuesta mucho, de hecho ayer mismo estuve hablando con elpapadeunabruja de que en un par de años tendríamos que comprar una habitación para laS niñaS y no me parecía oirme a mí misma.
    Me cuesta tanto imaginarme de aquí a unos meses!!

    Respuesta
    • el 21/02/2012 a las 19:45
      Permalink

      Es muy difícil de imaginar, yo por más que lo pienso soy incapaz.

      Respuesta
  • el 22/02/2012 a las 21:10
    Permalink

    Tienes razón! Yo no me haría a la idea de decir “hijo mayor” a mi niño. A este niño que se acurruca en mi pecho a todas horas, que me pide mimtos y besitos, que se duerme dándome la manita… Es que le miro y aún me parece un bebé, grande pero un bebé. Supongo que en tu situación me pasaría como a tí

    Respuesta
    • el 23/02/2012 a las 9:06
      Permalink

      Nos parecen bebés porque lo son, grandotes, pero lo son. Es raro…

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com