Encimismo: un nuevo insulto a la crianza respetuosa

Mistress me ha pedido, a través de Formspring, que comente este artículo publicado en El País ayer día 28 de noviembre, titulado “Madres Perfectas”. Está escrito por Elvira Lindo, de quien yo tenía otra imagen… debo decir que me he quedado de piedra.
Comenta la amiga que ha surgido una nueva religión en nuestros tiempos: el encimonismo. Es su forma sarcástica de denominar (demonizar, más bien) a esto que ahora se llama crianza con apego. El artículo está plagado de perlas y confunde churras con merinas como suele ocurrir cuando alguien que no tiene ni idea se pone a hablar de un tema que no conoce y, encima, intenta hacer escarnio.
Dice la amiga Elvira que Angelina Jolie y Madonna son dos grandes exponentes de esta religión, con sus hijos accesorios en brazos aunque tengan edad de correr como conejos. Lo primero, amiga Elvira, no me plagies. Lo segundo, te equivocas de pleno: la crianza con apego está justamente en el extremo contrario a tener hijos como accesorios, a ver si te documentas un poco mejor. Quien siente que sus hijos son lo más importante de sus vidas no puede verlos como un accesorio, porque los accesorios se compran con dinero, se usan una temporada y después de tiran al fondo del armario. 
Continúa diciendo que esta religión exige una estricta entrega: lactancia prolongada y a demanda, respeto de los tiempos de cada bebé y eliminación de cualquier persona que no sea el padre o la madre de la crianza del niño. Y que esta entrega taaaaaaan dura sólo es posible en personas de alto poder adquisitivo porque las mujeres normales no pueden permitírselo. 
Mira Elvira, te lo explico. Eso que tu llamas estricta entrega para mi son premisas normales y corrientes que cualquier padre debería tener claras antes de decirse a tener hijos. Como bien sabrás, tener hijos no es obligatorio. Si cuidarlos como se merecen supone una estricta y durísima entrega, de la que no son capaces las mujeres normales, entonces, simplemente, no tengas hijos. No me parece que respetar el desarrollo individual de cada niño sin forzarle con memeces o procurar una lactancia satisfactoria sea un sacrificio sobrehumano.  Hablas de madres que dan de mamar mientras piensan en esa otra vida que se están perdiendo, ¡madre del amor hermoso!, ¡qué condena tan grande es alimentar a un hijo!, ¡hay tantas cosas más importantes que eso en la vida, ¿verdad?…
En cuanto a la responsabilidad de la crianza, permíteme que te diga que es obligación del padre y de la madre y de nadie más. Una cosa es que para criar a un niño haga falta una tribu y otra bien distinta que podamos diluir esta responsabilidad con todo el que pasa por la puerta. Así nos va, con tantos y tantos padres que delegan en los profesores y en los abuelos toda la educación de sus hijos y se lavan las manos tan ricamente. ¿Eso es lo que te parece a ti bien, Elvira?. Pues nada, felicítate por ser tan moderna y progre, porque yo me quedaré en mi encimismo pero, sobre todo, con mi ejercicio de responsabilidad, asumido con gusto y no como una desgracia.
De paso te indico que yo soy muuuuuuy normalita y he dejado de trabajar, con un marido con un sueldo muy muy normalito también. No sé con qué pauta se mide la normalidad o el alto standing que me presupones, pero cuando quieras te enseño mi mini piso, mi coche-lata de 9 años y mi armario lleno de pelotillas. Para dejar de trabajar en una familia corrientucha sólo hacen falta dos cosas: una hipoteca razonable y ganas de ajustarse el cinturón. Para lo primero hay que tener suerte, para lo segundo, ganas. Pero, claro, ya dice Punset que hay quien invierte más en un coche que en un hijo. A lo que yo añado que todo en esta vida es una cuestión de prioridades.
Como ya sabes la que te va a caer encima, sueltas el clásico ya sé que me van a leer con la escopeta cargada, porque yo defiendo todo esto pero en su justa medida, y me niego a creer que sólo haya una manera de criar a un niño. A mi no me pillas, te he entendido perfectamente. Tu primero te ríes de gente que tiene principios y valores más que loables, como en el instituto se reían de los empollones (¿por qué? ¿por ser listos y sacar buenas notas? vaya, ¡es que es realmente terrible ser inteligente, tener interés por aprender y destacar por ello!), y después, para que no se diga, sueltas aquello de ha sido sin querer queriendo.
Elvira, maja, yo no soy perfecta, ya me gustaría. A mi también me gusta Oscar Mayer y toda la comida basura, aquí de veganos nada. Tu tampoco eres perfecta y no tienes derecho alguno a faltar al respeto a cientos de madres y padres que creemos que la infancia de nuestros hijos merece el respeto que hace unas decádas parecía un sacrilegio proponer si quiera. Me parece deplorable que quieras hacernos pasar por gente que está mal de la chaveta o que han sido abducidos por una secta, ¡qué falta de rigor y de elegancia!.
Te recomiendo que vuelvas a lo tuyo, que es escribir cuentos infantiles, aunque ya es irónico que escribas para niños pensando lo que piensas. Leer para creer.

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

77 comentarios sobre “Encimismo: un nuevo insulto a la crianza respetuosa

  • el 29/11/2010 a las 8:26
    Permalink

    Ojiplática me he quedado con la lista de memeces que esta señora se ha dado el lujo de decir.
    No lo había leído, tengo el periódico en casa, ahora mismo voy a ello.
    Pero y esta señora escribe para niño?????
    Me apena sobremanera que se trate a los niños como ella pretende. Que s olo lo críen el padre o la madre,…., faltaría más !! de quién es responsabilidad el niño sino!!!!!
    En fin, un artículo deplorable, una opinión deplorable y una publicación penosa.
    Menudos medios de comunicación tenemos en este País.

    Respuesta
  • el 29/11/2010 a las 8:31
    Permalink

    Con un permiso, haré un post acerca de esto. Aunque será similar al tuyo, me ha parecido tan mal el tema que no me puedo quedar si decir nada.

    Respuesta
  • el 29/11/2010 a las 9:09
    Permalink

    Vaya, además está mal escrito…que tiene que ver los antibióticos, la comida basura, la crianza con apego, la lactancia…tengo la impresión que detrás del artículo hay un poco de sentimiento de culpabilidad por su parte, sinó porque tanta hostilidad…yo ya le había leído alguna perla a la señora.

    Respuesta
  • el 29/11/2010 a las 9:31
    Permalink

    Dios mío!!! Me has dejado anonadada!!! En serio que esta señora escribe para niños???
    Me parece un artículo deplorable, pero parece ser que poner en entredicho la crianza o la lactancia materna se ha convertido en un reclamo para que hagan dinero los distintos periódicos de nuestro país. Qué vergüenza!!!

    Respuesta
  • el 29/11/2010 a las 10:19
    Permalink

    Me he quedado de piedra, pero esta mujer que se cree que es tener un hijo? seguro que escribe cuentos infantiles? porque es una pésima forma de publicitarse la que está haciendo vamos.
    Y lo de que es una religión o una secta vamos que manía tiene ahora todo el mundo con que todo es una secta, cualquier día saldrá algun@ diciendo que comer es de sectarios también.

    Respuesta
  • el 29/11/2010 a las 10:22
    Permalink

    yo esos articulos paso de leerlos, no me hago mala sangre y punto..
    creo que no hay mayor mayor desprecio que no hacer aprecio

    Respuesta
  • el 29/11/2010 a las 10:40
    Permalink

    Desde luego que no hay como hablar de lo que no se conoce. No merece la pena ni enfadarse. Por desgracia no es la única que piensa así.

    Respuesta
  • el 29/11/2010 a las 10:52
    Permalink

    Di que si, te doy todita la razón!

    Respuesta
  • el 29/11/2010 a las 11:22
    Permalink

    Pretendes ponerme de mala leche a primera hora de un lunes! ya te vale, jeje
    No voy a añadir nada porque tu lo has dicho todo muy bien y he decidido respirar hondo, que si empiezo me salen tres articulos por lo menos
    Pero decir que lactancia materna no es un condena, precisamente el otro dia estaba yo tan tranquila tomndo un cafe con mi cuñada y mi sobrino, mi marido se llevo el coche con la mochilita dentro y solo tenia galletas yo a mano, así que lo que hice es darle pecho, tranquilamente, no lo vio nadie, y mi hijo se quedo tranquilisimo y nosotras mas porque seguimos hablando como si nada!

    Respuesta
  • el 29/11/2010 a las 11:24
    Permalink

    Me parece increíble porque no es la primera mujer que da su opinión en un medio de comunicación y tiene una visión semejante. Parece que si nos dedicamos a nuestros hijos estamos renunciando a la igualdad, a la independencia… ¡Qué manera de confundir términos!

    Respuesta
  • el 29/11/2010 a las 11:38
    Permalink

    Madre mía MamaCC si llego a saber que te iba a cabrear tanto este tema casi no te lo propongo… :))

    Sé que seré la parte discordante de todos tus comentarios, pero a mí no me parece nada mal lo que dice Elvira.

    Creo que todos los extremos no son buenos, es basicamente lo que ella dice, que no hay una forma única y 100% perfecta de criar a un hijo.

    Lo que yo creo esque para muchas personas, (y creo que son a las que se refiere Lindo) se han ido de un extremo al otro. Quiero decir, muchas de nosotras (tu misma creo que lo dijiste) fuimos "niños de la llave" y ahora que teneís hijos no quereís eso, sino todo lo contrario…que ese niño no se sienta solo, que se les respete sus deseos y ritmos etc…

    Esas madres quizá algunas, no todas, miran con aires de superioridad, se dedican a decir que lo suyo "es mejor" y a denostar lo demás. Y lo hacen con una fe inquebrantable a prueba de todo tipo de argumentos…lo hemos leído en debates que se han creado en el blog de "mama en alemania" por ejemplo, o en el foro de CN donde tu misma fuiste duramente criticada por no haber dado el pecho a tu hijo y ser consecuencia de la enfermedad que tuvo. A mí eso me parece simple y llanamente, faltar al respeto y a mis libertades como persona y como madre.

    El problema de todo esto esque tanto una tendencia como la otra intentan decirnos "lo que está bien" y eso a mí no me gusta. No me gusta que me digan que sino colecho y doy teta soy mala madre, porque considero que un niño necesita miles de cosas más que el simple hecho de recibir leche materna o dormir con él.

    El vivir este tipo de crianza como un dogma de fe es lo que yo creo que Elvira ha querido destacar, ahora bien, quizá se ha ido por las ramas poniendo ejemplos un poco tontos como el de las hamburguesas veganas.

    Y por último descatar, que si tanto te/os ofende deberéis pensar por qué es…porque sino os sentís reflejadas en las madres neoyorkinas que ella describe no sé por qué tanto alboroto. Es como cuando tu mencionabas el caso de Paz Vega, a mi no me molesta, para mí es como una persona que vive en otra dimensión, circunstancias totalmente ajenas a mí.

    Respuesta
  • el 29/11/2010 a las 12:37
    Permalink

    yo no he leido nada de esta Señora, pero si todas las madres que damos o hemos dado el pecho hicieramos boicot y no compraramos ni uno de sus libros entonces si que tendría razones para hablar. Hala, por lista, yo voy a ser la primera. Que lo que dices, que una persona que piensa así no se como puede escribir libros para los niños.
    Boicoooooooooooooooot!!!!!!!

    Respuesta
  • el 29/11/2010 a las 13:05
    Permalink

    Me he quedado helada!!

    Gracias por tu post, me ha encantado lo que dices 🙂

    Respuesta
  • el 29/11/2010 a las 13:42
    Permalink

    Madre del amor hermoso, qué fuerte!! No digo más porque lo has dicho todo pero es incríble que esta señora se dedique a escribir para niños. Buff!!

    Respuesta
  • el 29/11/2010 a las 13:43
    Permalink

    A mi también me ha sorprendido negativamente el artículo de Elvira Lindo, no sé, tenía otro concepto de esta mujer. Sinceramente cuando leí el artículo pensé que solamente lo ha hecho para crear polémica, esta tipa es perfectamente conocedora de la repercusión que tuvo el artículo "mujer o vaca" que se publicó en El Mundo, y ha querido provocar con un tema que sabe que traerá cola seguro. Una lástima que el ego se le haya inflado tanto como para seguir la estela de temas que sabe que han tenido mucha lectura y repercusión, aunque no tenga ni puñetera idea del asunto.

    Respuesta
  • el 29/11/2010 a las 13:50
    Permalink

    Si tener en brazos a mi niño es un accesorio sera el mas bonito accesorio pero caramba que no tiene precio!!! Me considero una madre normal que cria con apego, tambien trabajo doy pecho a demanda y si lo criamos asi por que es un niño muy feliz asi, y no lo digo yo que soy la madre sino todo el que lo ve, es nuestra manera de criar ni mejor ni peor.
    Que salgan tantas personas a hablar en contra es que bueno , es señal que vamos por buen camino no?
    Quizas solo quizas al criar asi estamos dandonos cuenta que no es necesario la guarderia, la lactancia prolongada quizas solo quizas atenta contra el negociado de las formulas, y el hecho de decidir pasar mas tiempo con los hijos en una sociedad que todo tiene que producir, para los que hacen numeros y se olvidan de los sentimientos es completamente loco no?
    Lo importante aca son nuestros hijos si estan felices vamos por buen camino, los de afuera no cuentan.
    saludos

    Respuesta
  • el 29/11/2010 a las 13:56
    Permalink

    Lo que hay que leer, esta señora no sé donde tiene la cabeza la verdad, y menos mal que ella no tuvo a su hijo en ésta época, querría saber que piensa él…

    Respuesta
  • el 29/11/2010 a las 14:04
    Permalink

    NO sé que decirte. Estoy en estado de shock!

    Me gustaría leer el artículo completo para convencerme de que esta mujer, que yo tenía en otro concepto, ha escrito esa sarta de chorradas.

    Cada día me sorprende más la gente.
    Será como dice Nuria que sólo quiere subirse al carro de la polémica para vender más?.
    En ese caso creo que se ha equivocado de estrategia.

    Realmente, estoy tristemente sorprendida.

    Sra. Lindo, que quede claro, que yo estoy encantada de cargar con mi hijo a todas partes, de darle teta todo el tiempo que me de la gana, que no pertenezco a ninguna secta, que mi nivel económico es muy muy modesto, que mi hijo no es ningún accesorio, que la entrega que exige es no sólo totalmente voluntaria, sino que además soy feliz pudiendo darsela, etc, etc, etc

    Y me considero una mujer lo suficientemente inteligente y responsable como para para saber que si yo fuera a tener la más mínima duda sobre si iba a preferir "la otra vida que me estoy perdiendo" no hubiera decidido tener a mi hijo.

    Flaco favor nos estás haciendo a las mujeres/madres, querida, con estas declaraciones tan erroneas.

    Respuesta
  • el 29/11/2010 a las 14:14
    Permalink

    A mi es que me da la risa… Si prefiere las salchichas Oscar Mayer a las hamburguesas veganas, ole sus narices, ¿pero qué co****nes tiene que ver esto con dar el pecho a demanda o cger a tu hijo en brazos?
    Esta señora ya se retrató también a placer en un artículo sobre el porteo, diciendo que los niños están mucho mejor en su carrito que en la moda esa que se lleva ahora de llevar a los niños en las mochilas (¿einn?)… Así que no me esperaba nada mejor de ella.
    Lo que subyace en el fondo es la culpabilidad… eterna némesis de las madres… hay quien dice "ojalá hubiera sabido yo entonces lo que sé ahora" y hay quien como la linda Lindo prefiere ponerse las orejeras, cerrar los ojos y negar lo que pueden aportar otras formas de crianza.

    Respuesta
  • el 29/11/2010 a las 14:24
    Permalink

    Lo he estado leyendo y entiendo algunas cosas que dice, o más bien que quiere decir, pero lo dice bastante mal a mi parecer. Pero en general lo que no entiendo es por qué se critica cómo educa una mujer a su hijo al que ama. Me refiero a que se puede criticar que una madre pegue a su hijo, que no le alimente, que pase de él, pero que se critique a una madre que quiere a su hijo porque a esta señora le parece que es una moda cierto comportamiento o algo así, ya es de locos.

    Besos

    Respuesta
  • el 29/11/2010 a las 14:30
    Permalink

    Yo había leido algún artículo de esta señora antes y me había decepcionado muchíiiisimo.
    Y se equivoca en lo del poder adquisitivo, yo tengo que trabajar, pero sigo dando el pecho a mi hijo que la semana que viene cumplirá 2 años y estuvo durmiendo con nosotros hasta hace 3 meses.
    Yo sigo criando a mi hijo con apego a pesar del trabajo, del poder adquisitivo y de las opiniones de los demás.
    Como dicen por arriba, también veo algo de culpabilidad,… una pena.

    Respuesta
  • el 29/11/2010 a las 14:43
    Permalink

    Estoy un poco con Mistress. Probablemente Elvira Lindo se haya sobrepasado en sus afirmaciones, pero es cierto que existen "corrientes fundamentalistas" en esto de la crianza de los hijos: pasamos de las adoradoras del señor Estivill a las obsesas de la crianza natural (de las que tú misma fuiste objeto).

    Personalmente opino que la crianza de un hijo es asunto exclusivo del padre y de la madre que, eso sí, deben dedicarle el amor y el tiempo necesarios. La educación y la alimentación no deberían ser objeto de crítica ya que cada caso familiar, cada niño, son un mundo. No existen valores absolutos en esto de la crianza exceptuando el amor, el respeto y el tiempo dedicado.

    La señora Lindo parece haber estado muy desacertada, pero no te enfades tanto. Tú sabes que lo estás haciendo bien a pesar de las críticas que hayan podido lloverte y las que te seguirán cayendo, eso no lo dudes!!

    Un beso guapa

    Respuesta
  • el 29/11/2010 a las 14:57
    Permalink

    No he leído el artículo pero lo haré enseguida para "verlo con mis propios ojos". He leído novelas de esta señora y tenía una idea muy diferente de ella, la verdad.
    Ya tengo un calificativo más: soy encimista. Pero para mí no supone ningún sacrificio, lo hago porque quiero y ya está, porque creo que es lo mejor para mis hijos. Reconozco que hay diversas formas de crianza y que cada uno hace con sus hijos lo que buenamente sabe y puede; por eso no se me ocurriría nunca criticar a otros padres, ¿por qué esta señora sí lo hace? Tampoco miro a quien sigue otros métodos de crianza por encima del hombro; lo cual no significa que me parezcan bien. Yo creo que con ese artículo ha querido crear polémica y que se hable de ella. Muy cercano al artículo de las mamás vacas.

    Respuesta
  • el 29/11/2010 a las 15:26
    Permalink

    Belén, Elvira Lindo ha escrito un poco de todo, pero por lo que más se la conoce es por la serie de Manolito Gafotas, que son un montón de libros. A mi me llama bastante la atención que en la prensa últimamente se está dando tanta caña a este tema de la crianza de los hijos, no sé bien por qué motivo, no sé si es por darse notoriedad, si es por algo de culpabilidad… no lo entiendo.

    Ana, ya lo leeré cuando lo escribas, seguro que estamos de acuerdo.

    Anna, no tiene nada que ver, esta mujer ha oído flautas y no sabe de dónde bien… Me gustaría pensar que no es culpabilidad porque creo que cada cual debe tener madurez para elegir su camino y hacerlo sin remordimientos, pero desde luego me cuesta explicarme qué es lo que a esta señora le molesta de la gente que quiere dedicarse en cuerpo y alma a sus hijos de esta forma que ahora se llama "crianza con apego". Increíble.

    Suu, así me quedé yo. Pues sí, como le he comentado a Belén, esta señora es conocida más que nada por su literatura infantil, por la serie de Manolito Gafotas sobre todo, ahí es nada. Es lamentable que los periódicos nacionales se estén retratando así, me parece un desprecio enorme hacia la infancia.

    Mis chicos y yo, eso me preguntaba yo cuando leía lo de que mientras daban el pecho pensaban en la otra vida que se estaban perdiendo. ¿Qué se cree la gente que es tener un hijo?. A lo mejor esperan que sea parirlo y ala, a seguir con su vida. Pues, bueno, hay gente que lo hace, pero a mi no me paece lo más adecuado. En fin, qué penita.

    Brujilla, a mi me gustaría no leerlos, pero entre que la gente me los manda y que luego no puedo resistirme… pero es alucinante, desde luego.

    Respuesta
  • el 29/11/2010 a las 15:26
    Permalink

    Treintañera con hijo, desde luego que no es la única, qué lástima.

    Cartafol, gracias!

    Estanjana, mujer, casi mejor ponerse de mala leche el lunes que no el domingo como me pasó a mi! jaja Yo creo que criar a un hijo no debe ser una condena, si para alguien lo es que se lo haga mirar porque está claro que algo falla.

    Silvia, es que yo creo que lo moderno y lo progre es decir estas cosas. Ya ves que las que pensamos que se pueden hacer las cosas de otra forma terminamos siendo tachadas de abducidas, frikis…

    Mistress, estoy totalmente de acuerdo en que los extremos no son buenos. De hecho, siempre he dicho que en Internet hay grupos/personas/foros/blogs o llámese como quiera que son súper extremistas y que más que ayudar espantan y que no sintonizo con esa línea de pensamiento en absoluto. Ahora bien, si te fijas, ella en el artículo no habla de ese tipo de línea radical, no, ella mete a todo el mundo en el mismo saco y además mezcla unas cosas con otras porque no tiene ni idea!!!!.

    Llevas razón en que determinadas personas (en estos ámbitos que he puesto arriba) parece que dan lecciones de cómo hacer las cosas y terminan mal-tratando a todas las demás madres por criterios muchas veces injustos. Si yo en esto te doy la razón y ya te digo que me espanta. Pero es que no creo que Elvira Lindo se haya referido a esto en su artículo, para nada.

    Yo te explico por qué me cabrea. Básicamente por dos motivos:

    a. Que estoy harta del clásico mujeres contra mujeres. Me aburre y me indigna a partes iguales que una mujer no pueda confiar en todas las demás mujeres porque siempre habrá otra para llamarla loca de la colina, falta de personalidad o lo que sea.

    b. Por desgracia, vivimos en un país donde la gente no reflexiona demasiado, donde muchos se dejan llevar y no digamos ya con el tema de la crianza, que son muchísimas las madres que siguen dejándose aconsejar por sus madres y abuelas y aplicando métodos y conceptos que están más que obsoletos. Es una pena que se sigan diciendo cosas del tipo: "este niño tiene un vicio con la teta horroroso" o "como le metas en tu cama te vas a arrepentir" o "este niño es un tirano". Que en prensa se escriban estos artículos no contribuye a que se cambie esta visión, sino todo lo contrario. Y los que más salen perdiendo son los niños, desde luego.

    Bichito, pues mira, yo no he dado casi nada el pecho, pero te garantizo que no pienso tocar un libro de esta tía.

    Albertina, gracias a ti.

    Arual, increíble!!.

    Nuria, no creo que vayas desencaminada, qué triste.

    Cintiangel2010, pues no sé si vamos por el buen camino o no, no me pillas hoy muy optimista. Pienso que en este "movimiento" hay gente demasiado extremista, que está haciendo mucho daño, y que de eso se están aprovechando en los medios de comunicación y en general en la calle para desdeñar ideas y valores que son muy buenos para todos. En general deberíamos hacer una reflexión de qué está fallando para que se valore mucho más a una mujer que sigue con su vida como si nada tras tener a un hijo frente a otra que lo deja todo para atenderle. ¿Por qué motivo piensa esta señora que estas últimas son tías majaras que han sido abducidas por una secta?. No lo entiendo.

    Ricinhos, buena pregunta!

    La teta reina, sí, parece que se está poniendo de moda escribir este tipo de artículos. Un flaco favor, desde luego, eso es lo que más me preocupa.

    Eloísa, cuando lo leí yo también pensé: ¿así que está mal darle al niño pollo de corral?¿sería mejor darle una hamburguesa del mcDonald's?. Es que es absurdo. No leí lo del porteo ni quiero leerlo. No soy especialmente fan de portear, pero no veo que tiene de malo, así que prefiero no leerlo. Quizá lleves razón en lo de la némesis…

    Ana, eso digo yo! que si fuera pegar a los niños lo entendería, pero vamos, es que criticar que una madre se entregue en cuerpo y alma a sus hijos y intente dar lo mejor de si, vamos, es que no lo entiendo.

    Mónica, es penoso.

    Respuesta
  • el 29/11/2010 a las 15:27
    Permalink

    Mamá Coqueta, te digo lo que le he dicho a Mistress, que yo no comulgo con esas corrientes fundamentalistas y de hecho me encantaría que se fueran un poco a freir espárragos porque creo que se equivocan en las formas y que hacen mucho daño. Pero que haya gente que mete la pata (que la hay en todas partes) no justifica critcar unos valores que están muy bien y son loables y deseables para cualquier familia.

    Laky, estoy totalmente de acuedo contigo.

    Respuesta
  • el 29/11/2010 a las 15:46
    Permalink

    Las que seguis mi blog sabeis que no educo a mi pequeña del modo de crianza natural, pero no por eso considero que no sea correcto educar así. A través de otras madres he conocido esta manera de educar y he empezado a leer sobre ello. Considero que esta señora se ha ido a un extremo y ha exagerado con sus afirmaciones. Criar a un hijo no es fácil y hay que ser un poco más transigente con la manera que cada cual elija.

    Respuesta
  • el 29/11/2010 a las 16:16
    Permalink

    hola guapa, pues eso que en este caso estamos cero de acuerdo, pero qué le vamos a hacer, así es la vida como dice mi hijo… yo siento en mis venas todo lo que dice la Lindo, y no por ello me considero menos madre, vamos que tengo a mi hijo pegado a mi piel y además me encanta, y le educo yo y mi marido, sabiendo perfectamente que el resto no educan pero sí es importante que también estén cerca, a mí me gusta que no pase todo su tiempo con nosotros sino que vea a sus abuelos, a sus primos, en fin que tenga más vida más allá de su papá y su mamá, y estoy obsesionada con la comida sana porque el mundo entero lo está, pero me gusta pensar que no pasa nada porque el finde coman hamburguesas del caprabo y salchichas oscar mayer… y bueno, Elvira Lindo en su columna exagera como siempre hace, porque es una columna de humor y como tal hay que tomársela, no se trata de ridiculizar a nadie sino ciertas posturas extremistas quizá, va en su línea de que hoy en día nos exigen ser perfectas en todo, y por supuesto también en la maternidad, y tienes que pasar los primeros dos años de la vida de tu hijo enganchada a él sin remedio y sin que puedas pensar en otra vida alternativa sin sentirte culpable por sentirte persona además de madre, por tener ganas de salir de fiesta o de acostarte tarde un día sin pensar en el día siguiente o de leer libros todo un fin de semana sin atender a nadie… no digo que eso te tenga que pasar todo el tiempo, porque si has tenido hijos será porque lo deseabas, pero te puede pasar aún a pesar de haberlos tenido, y no por eso eres menos madre, o por ejemplo yo dejé de dar de lactar a los cuatro meses a mi hijo porque tenía que volver a trabajar y también -lo admito- porque necesitaba recuperar mi cuerpo, poderme fumar un cigarrito de vez en cuando, beberme una cerveza y salir sin pensar en que ya habían pasado las tres horas para volver a darle de mamar, y no podría haber dejado de trabajar porque eso me habría vuelto loca, pero bueno que son maneras de ser, y estoy de acuerdo con Elvira en que cada uno elige la que mejor va con su naturaleza, y eso, el sentirte bien en tu papel de madre y de persona también, es lo que hará que tu hijo se sienta feliz a tu lado, habrá quien con ser madre los primeros años tendrá bastante en su vida y eso le colmará todas sus expectativas y habrá quien no… y eso, que no creo que a Elvira haya que tomarla a la tremenda sino que es una exageración en la clave de humor en que discurren todas sus crónicas de los domingos en El País, pero dicho esto me parece perfecto que tú hayas expresado tu opinión al respecto, faltaría plus… desde el cariño…

    Respuesta
  • el 29/11/2010 a las 16:42
    Permalink

    Este es precisamente el artículo de una de esas que se cree supemadre. Si bien ella misma dice que no hay una sóla forma de educar y criar, porqué se toma la libertad de criticar la Crianza con apego, cuando ni siquiera sabe de qué va y en qué consiste. Y para saberlo no hay que leer la wikipedia ni nada por el estilo, simplemente sale del corazón y no concives otra forma de hacer las cosas.
    En mi caso me considero madre, ni mejor ni peor que ninguna otra, madre de mi niña de 26 meses a la que le sigo dando el pecho porque quiero y quiere, a la que llevo encima porque me da la gana y disfruto con ello y a la que meto en mi cama o me voy a la suya cuando me lo pide.
    Y se recoge lo que se siembra. Y cuando se cria con hostilidad, hostilidad te devuelven. Quizá sea ella la que más deba reflexionar sobre su vida.

    Respuesta
  • el 29/11/2010 a las 16:43
    Permalink

    ¡Ostrás! Así que soy como Angelina Jolie, ¿no? Qué ilusión… Me voy a quedar con la anécdota, porque si no me voy a cabrear de verdad.

    Respuesta
  • el 29/11/2010 a las 17:16
    Permalink

    Hola!!!!! Desde hoy, día en el que he descubierto tu blog y el magnífico post del día de hoy, me declaro seguidora tuya total!!!

    Un beso guapa

    Respuesta
  • el 29/11/2010 a las 17:38
    Permalink

    Cuando leí en mi blogroll el título de esta entrada tuve que entrar sin tardar un segundo, y lo cierto es que merecía la pena. Yo también tenía una imagen distinta de Elvira Lindo, después de leer cuentos suyos cuando yo era peque (Este no es mi zoo, por ejemplo).

    No es sino, como ya han dicho varios, una sarta de memeces. Yo estoy completamente harto de oír acerca de madres que se dedican a tener hijos "por cumplir", pero que se niegan luego a darles el pecho por estúpidas razones estéticas, o a procurarles una compañía y una atención que son imprescindibles en esa época de máxima unión a su madre. Así es como niños se convierten en adultos con serios problemas de desarrollo psicológico, o con una elevada incidencia de enfermedades autoinmunes (está científicamente probado que la ausencia de lactancia materna es un factor de riesgo para enfermedades como el Crohn, por ejemplo).

    Sinceramente, no me gusta nada que la gente hable con ese auténtico desprecio de los niños, que para mí son sagrados. Por mucho que embellezca su discurso, lo único que hay tras tanta retórica es desprecio y falta de respeto por los niños… Qué triste.

    Respuesta
  • el 29/11/2010 a las 17:48
    Permalink

    Nada decir que es bueno tener opiniones de todas las clases porque de todo se puede aprender y nos obliga a mejorar. Yo por ejemplo desde que te encontré a ti y a partir de aqui leí a otras madres pues afronto las sensaciones como madre de otra manera. Y con estos artículos pasa un poco lo mismo al haber diferentes perspectivas pues también se puede aprender cosas.

    Respuesta
  • el 29/11/2010 a las 17:51
    Permalink

    Queridas madres (y demás):

    Me ha dado pereza leer entero el artículo de la Lindo porque en pocas líneas ya he visto de qué va (o eso creo).

    Tengo 41 años largos, una bebé de 18 meses, trabajo fuera de casa y hago lo que puedo por sobrevivir. No creo en dogmas sobre la crianza sino en instinto, intuición, sensatez y adaptación a las circunstancias que tenemos.

    No practico colecho, llevo a mi hija a una guardería, y muchas veces me las veo y me las deseo para poder atenderla como merece, porque cuando trabajas fuera de casa y se enferma… qué os voy a contar¡¡

    A mí me hubiera encantado poder pedir una excendencia y atender personalmente a mi bebé cada día pero cuando hay que pagar pensiones a hijos de la pareja, dos hipotecas (aunque no se viva en la casa que disfruta el hijo con el que no convivimos) y los dos salarios son poco más que de mileurista, os aseguro que es imposible siquiera una reducción de jornada. Mi familia también es "corrientucha", vivo en un piso tan pequeño que tenemos que compartir la habitación con la peque porque no hay más. Y nuestro coche es de segunda mano.

    No sólo es una cuestión de apretarse el cinturón, como dices, yo vivo con el cinturón ajustado desde que nació mi pequeña. Las circunstancias personales de cada quién hacen que a veces haya que recurrir a medidas que no serían la ideales, como la guardería en mi caso. Y tirar de abuelos y nannys para cuidar a la peque cuando no va a la guarde porque tenemos que currar, no hay de otra, amiga.

    ¿Esto me convierte en mala madre?, ¿significa esto que como no puedo cuidarla yo a tiempo completo no me la merezco?

    Yo me he criado en una familia en que todos trabajaban y nunca he pensado que fueran malos padres por no tenerme lista la merienda al regresar del cole.

    No sé lo que acabará pensando mi peque, pero creo que cuando te mueve el amor y el tiempo que se comparte es de calidad, es lo que importa.

    Respuesta
  • el 29/11/2010 a las 18:04
    Permalink

    Vaya, yo ni sabía quién es esta mujer. Entiendo lo que comenta, o sea a qué se refiere, pero noto también incoherencias, por ejemplo y la que me llamó más la atención, es lo que dice de A.Jolie y madonna… que practican ellas el encimonismo? Si las dos se lo pasan filmando pelis o haciendo giras, a los niños se los crían las niñeras! eso de que los llevan encima es solo para la foto, porque también van con ellas las niñeras detrás, de qué habla?
    Ahora dejo mi opinión sobre el tema, y yo estoy a favor de la crianza a la antigua (aunque lactancia materna no le pude dar a mi bebé más que unos pocos días), pero porque yo lo he elegido y me gusta hacerlo, y de momento puedo hacerlo así.También hay que tener en cuenta que muchas madres sufren porque ya quisieran practicar el "encimonismo", pero no pueden porque tienen que salir a trabajar para poder llevar el pan a su hogar.
    En estos comentarios hay opiniones de lo más variadas y todas muy respetables, y a mí me gustaría agregar mi punto de vista como hija también, y la verdad es que me hubiera gustado que mi mamá me hubiera estado encima todo el día cuando fui pequeña, porque en cuanto tuve 4 años tuvo que salir a trabajar y me quedaba sola con mi abuelo, y yo la echaba muchísimo de menos. Ahora solo trato de darle a mi hijo lo que me faltó a mí, aunque sin descuidarme a mí misma y tratando de tener distracciones y dedicarme también a otras cosas, pero la prioridad es él . Besos.

    Respuesta
  • el 29/11/2010 a las 18:04
    Permalink

    Lulu, realmente no creo ni siquiera en la existencia de una "crianza natural", simplemente creo que hay cosas que pertenecen puramente al instinto, a lo que el corazón nos dicta… y quiero pensar que eso es lo que intentamos hacer casi todas las madres.

    Manuela, puffffff, es que yo creo que cuando se escribe para el gran público hay que tener responsabilidad, no se puede decir cualquier cosa y luego añadir: no, no os enfadeis, que es bromita!!. Me parece pésimo a pesar de que creo que entiendo parte de lo que quiere decir. No se puede insultar gratuitamente a la gente, de ningún modo, pero menos aún si se trata de madres que no hacen daño a sus hijos sino todo lo contrario. No lo comprendo, Manuela.

    Silvia, estoy de acuerdo contigo, al menos yo lo veo así.

    Cristina, pues ya ves, ya ves, sólo nos falta tener sus pelas!!! (bueno, y su pechuga, al menos en mi caso!!) jajaja

    Mónica, muchísimas gracias, un beso.

    BlackZack, yo también leí ese libro y muchos otros, quien me lo iba a decir… Has dicho algo con lo que estoy completamente de acuerdo y es que al final lo que subyace es un desprecio a los niños y a su crianza, como si fuera poca cosa, algo indigno de dedicarle demasiado tiempo o atención.

    Nieves, me alegra que mi blog te haya servido de inspiración, me hace muy feliz.

    Tribeca, como he dicho, la primera premisa para poder reducir jornada, pedir excedencia o dejar de trabajar es tener una hipoteca normal. Matizo que no sólo una hipoteca normal sino un nivel de gastos normal, que claramente no es tu caso. Lo que quiero decir es que todos conocemos de casos de gente con un nivel de consumismo innecesario bestial y que luego dicen, como para excusarse, que es que no se pueden permitir dejar de trabajar. Yo creo, más bien, que quieren seguir currando de sol a sol para mantener su estatus y que eso les motiva mucho más que pasar tiempo con sus hijos. Algo que da mucho que pensar. Por desgracia, en este país los pisos suelen tener unos precios muy altos y los sueldos son muy bajos, por lo que muchas parejas están obligadas a trabajar muchísimo para poder salir adelante y formar una familia. Yo me considero muy muy afortunada por tener una hipoteca muy llevadera, eso ha hecho que pueda permitirme muchas cosas como, por ejemplo, la excedencia que disfruté el año pasado.

    Me gusta mucho eso que has dicho del instinto, la intuición y la sensatez. Eso es para mi la crianza con respeto, más allá de las normas que algunos se infuerzan en atribuirle.

    Gracias por pasarte por aquí y dejarme tu comentario.

    Respuesta
  • el 29/11/2010 a las 18:08
    Permalink

    Adry, a mi también me llamaron la atención los ejemplos que ella ponía pues al fin y al cabo son dos mujeres que trabajan muchas horas y van con sus niñeras a todas partes, no me parece que sean ejemplos "puros" de esa religión que ella dice que profesan.

    Efectivamente, hay muchas mujeres que quisieran pasar más tiempo con sus hijos y no pueden por la situación económica que tenemos actualmente. Pero contar eso no vende, lo que gusta es hablar de la mujer liberada, que entra y sale cuando quiere, trabaja muchas horas y en un gran puesto y gana mucho dinero. La que se reduce la jornada, la que renuncia a cosas, la que se queda en casa, es una pobrecilla que no sabe lo que quiere porque ha sido abducida por una secta puesto que es una insensatez desear dedicarle tu vida a tus hijos. En fin, como he dicho en la entrada: leer para creer.

    Respuesta
  • el 29/11/2010 a las 18:19
    Permalink

    Realmente si entiendo por donde va Elvira con el articulo, y entiendo lo que comenta de la obsesion por tener los niños menos traumados y mas sanisimos e inteligentisimos del mundo.
    Se que puede parecer una brutada pero hay muchas madres que estan obsesionadas con que su hijo sea de tal o cual forma, se crean unas expectativas perfectas sobre como quieren que salga y se obcecan con manuales y tendencias que aseguran y afirman que HACIENDOLO DE ESA MANERA SU NIÑO SERA EL MAS LISTO, MAS SANO, MAS INTELIGENTE, MAS CARIÑOSO Y MENOS TRAUMADO DEL MUNDO.
    Pasa que se olvidan de que el explorar en libertad, el comer de vez en cuando guarrerias, darse porrazos y superar las frustraciones que ya desde pequeños nos pone la vida delante, contribuyen a formar a unas personas integras y maduras.
    Con esto no digo que haya que ignorarlos o criarlos de forma autoritaria et…. sino que una madre debe guiar desde la sombra, dejando respirar al crio, sin agobiarlo con sus neuras pero siempre estando ahi si el enano la reclama pero sin agobiar.
    Por otra parte para que un niño sea feliz, necesita unos padres felices.
    Hay que tener una vida plena,completa y variada para poder seguir aportando tanto a tu hijo como a tu pareja.
    Saber buscar el equilibrio en todas las facetas de tu vida y los roles que tenemos, el de madre es uno mas.
    Y cuando hablo de equilibrio hablo de tambien cultivarte en la medida de lo posible como persona individual que eres, mas alla de tu hijo, no se si me explico.
    Creo que donde vive Elvira, me da la sensacion de que la tendencia CN se vive con mucho mas radicalismo que aqui.
    Entre las mamas supuestamente coolsssss se ha impuesto esa nueva moda o llamemoslo X.
    Creo que viven esa forma de maternidad como si hubieran adquirido una nueva religion que seguir sin plantearse mucho mas , y se aferran a ello de una forma obsesiva para encontrar el sentido a su vida.
    No se puede comparar en cierta manera a la sociedad española.
    Por suerte o por desgracia, las familias españolas no son como las estadounidenses, ni la sociedad, ni las mujeres etc… tampoco creo que sea la totalidad de mujeres que alli viven sino mas bien en NY. Si antes el modelo de mujer a seguir eran las samanthas , carries, etcc… con toda esa forma de vida hueca que mostraban, ahora estas mujeres HAN SIDO MADRES y continuan esa tendencia asi….
    No se, yo creo que si que lo he entendido en la forma que Elvira queria y no me siento ni insultada ni aludida por ello.
    Me siento afin a la CN pero sin obsesiones, unicamente por el respeto que me merece cualquier persona y mucho mas si es una personina que se esta formando y para la que soy su modelo

    Respuesta
  • el 29/11/2010 a las 18:43
    Permalink

    BlackZack me quedo estupefacta ante tu último párrado.

    Esta 'aura' de que la LM es la salvadora del universo y la CN la panacea para un mundo feliz me parece precisamente lo que critica Elvira Lindo, ¡¡no hay nada que temer!!, los niños del futuro SÍ sabrán cómo solucionar los problemas que se les presenten ya que no tendrán problemas psicológicos y serán inmunes a enfermedades, no como nosotros, pobrecitos que nos metieron bibes a saco y nuestros papás nos daban un cachete de vez en cuando, ¡¡así hemos salido que está el mundo fatalito!! no?

    Respuesta
  • el 29/11/2010 a las 18:58
    Permalink

    Mi madre si trabajó desde que yo era muy pequeñita y no leyó ningún libro de crianza natural…pero siempre me llevaba con ella a todos sitios, me daba millones de abrazos y besos. Nunca me dijo lo que tenía que hacer, desde siempre sentí que tenia toda su confianza y eso me dio mucho sentido de la responsabilidad. Trabajaba mucho y pasaba muchas tardes sin ella, pero si lo tengo que definir creo que me crió con apego. Por suerte. A mi niña de 6 meses me gustaría criarla igual, si puedo. El trabajo no es el problema, ni dar comida basura, por favor…el tema es como demuestras el amor y que significan tus hijos en tu vida. Ese es el tema clave. El que hace girar el mundo, creo.

    Respuesta
  • el 29/11/2010 a las 19:13
    Permalink

    A estas horas ya solo me queda sumarme al alucine que me ha provocado lo que piensa esta mujer, de la que por otro lado, tenía otro concepto… Qué fácil es opinar según qué cosas para estar en el candelero y que se hable de una…

    Respuesta
  • el 29/11/2010 a las 19:33
    Permalink

    Sólo puedo decirte una cosa MUY BIEN, se puede decir más alto pero no más claro.
    Y alguién se lo tenía que explicar clarito a esta… "tia" ya que tan progre se considera.
    Los hijos son hoy en día de LIBRE ELECCIÓN, nadie te obliga a tenerlos y hay que cuidarlos como se merecen son seres únicos, maravillosos y son hijos hasta el último de sus días.
    Gracias por explicarlo así de bien. Yo soy una mujer inmensamente feliz gracias a mis hijos y vivo por ellos y lo seguiré haciendo el resto de mi vida.
    Un besote guapísima,

    Respuesta
  • el 29/11/2010 a las 20:27
    Permalink

    Chicas,he de hacer un apunte como traductora que soy. Elvira vive en Nueva York, y en Estados Unidos hay una corriente que se llama "Crianza con apego"(ésta sería la traducción literal) que está bastante de moda y sí es fundamentalista a tope, nada que ver con lo que sería Carlos González, sino mucho más extreme por decirlo de alguna manera. Estoy segura de que se refiere a eso por los ejemplos que pone. Personalmente me parece feo lo de "con apego",como si los otros métodos fueran "con desapego"!

    Respuesta
  • el 29/11/2010 a las 21:45
    Permalink

    Mamá contre corriente, creo que te has columpiado en cuanto a este tema, y que has leido el articulo con la escopeta cargada, como ya decia Elvira. No entiendo porque te das por aludida, hable quien hable te sientes ofendida. Y luego siempre sale una legion de defensoras, dispuestas a asentir en todo lo que dices sin pensar muy bien lo que ellas piensan o al menos esa es la sensación que da. Dices que no te gustan las guerras entre mujeres y que te cansan, y por eso arremetes contra Elvira como si ella estuviera criticando a las mujeres. A mi manera de ver critica a una ideologia, que se convierte en una manera de vivir, y que no admite otra. Respalda por mujeres, hombres, medicos, medios de comunicaion, e incluso revistas que hacen negocio con esta ideologia…creo que estais en el mismo barco…en fin, quizas sea yo la equivocada….o no….

    Respuesta
  • el 29/11/2010 a las 22:29
    Permalink

    Ava, yo también estoy de acuerdo en que el término medio está la virtud y no es necesario "estar encima del niño" a cada minuto. Bueno, no sólo no es necesario sino que es contraproducente. Ahora, ella habla de "encimonismo" pero no critica estas cosas que dices tu, es decir, no se le ocurre criticar, pongamos, que las madres pongan la burbuja al carro cada vez que corre la más mínima brisa. No, ella critica otras cosas, mucho más serias y que no me parece que hagan daño a nadie, más bien lo contrario.

    No tengo ni idea de si Elvira vive en NYC o en Tombuctú… entiendo que en contexto que se pueden comprender mejor las cosas que decimos/escribimos, pero esta señora está escribiendo para el País, que se lee en España, y es un periódico con mucha tirada. Debería ejercer su profesión pensando en quien le va a leer, no en las interpretaciones que uno tenga que buscar y rebuscar para intentar justificarla… De hecho, la alusión que hace al final de ciertas mujeres neyorkinas no tiene ni pies ni cabeza fuera del contexto que tu comentas y que para el lector, en principio, es totalmente desconocido. Si quiere escribir sobre lo que pasa en EE.UU., que lo deje claro desde un principio, o que escriba para la gente de allí, ¡digo yo!.

    Mistress, a mi no me gusta nada el aura esa de la que hablas, ya lo sabes tu bien, pero es que lo critica Elvira Lindo realmente son cosas que no son dañinas ni para los niños ni para las madres. El mundo va de cabeza, pero no por que alguien de o no de LM o porque lleve a sus niños en mochila, ya ves tu… yo creo que va de cabeza por muchos otros motivos más serios, como podría ser la crisis de valores en la que estamos inmersos. Pero fíjate que a ella eso no parece preocuparle mucho, debe ser mucho peor para un niño tener unos padres "encimistas" que unos padres sin valores ningunos!.

    Respuesta
  • el 29/11/2010 a las 22:30
    Permalink

    Anna, estoy de acuerdo contigo, me parece muy simplista la generalización que ha hecho esta mujer.

    gem, eso creo yo…

    Australia, muchas gracias, estoy contigo.

    Matafrastida, como le he dicho a Ava, no te digo que eso no sea así, lo desconozco, pero lo que no puede ser que el lector se tenga que molestar en investigar dónde vive esta tía y en qué circunstancias. Yo creo que los de El País han visto campo abierto con el artículo de El Mundo y se han lanzado de cabeza a la piscina, otra explicación no veo.

    LadyA, es interesante como ha pasado de escritora de literatura infantil a "ensayista" sobre la crianza, eh?.

    Descubriendo mi mundo, es imposible que leyera el artículo con la escopeta cargada porque a mi esta mujer no me caía mal, de hecho tenía cierta simpatía hacía ella por los libros suyos que había leído hace años. Cuando vi que era ella la autora pensaba que me iba a encontrar un artículo interesante y amable, te lo aseguro.

    En cuanto a las guerras entre mujeres, yo creo que sí que está ofendiendo a un grupo de mujeres bastante numeroso (cada vez más). Lo que no entiendo de su artículo es qué le molesta a ella de estas mujeres, a ella en qué le afectan. No son madres que estén pegando a sus hijos, ni aplicándoles el método Estivill hasta sus últimas consecuencias, ni envenenándolos… Me encantaría que me lo explicara personalmente porque reconozco que no he entendido la intención de su artículo.

    Yo creo que una mujer que tiene un hijo debería encontrarse con el apoyo suficiente en su entorno como para poder hacer lo que su instinto le mande sin tener que encontrarse con quien le diga que le están sorbiendo el seso las de la secta del apego o que la quieran culpabilizar por pensar cosas que al final no dejan de ser más que escuchar a uno mismo. Eso me parece triste.

    Así que me he sentido aludida primero como mujer y segundo por las aseveraciones que hace con respecto a las mujeres que dejan de trabajar para entregar su vida a sus hijos. No es que hable quien hable me sienta ofendida, es que normalmente aquí comento las cosas que no me gustan, como es lógico.

    Por último, yo creo que aquí nos hemos ido juntando un grupo de personas que tenemos mucha afinidad y compartimos valores y principios en una sociedad donde lo nuestro no está muy de moda. Por ese motivo, es normal que estemos de acuerdo la mayoría de las veces. Precisamente tengo muy claro que todos los que andamos por esta blogsfera maternal somos gente que pensamos muchísimo en todas estas cosas y les damos una importancia vital, si no, nos dedicaríamos a comentar el fútbol o Gran Hermano.

    Respuesta
  • el 29/11/2010 a las 23:04
    Permalink

    Me acaba de venir a la mente una cosa que suelo decir pero no sé si he dicho hoy, creo que no, así que aprovecho.

    A mi los términos crianza con apego/respetuosa/natural no me gustan nada de nada, creo que tienen un trasfondo lingüístico poco elegante. Tampoco me gusta que crianza natural se utilice como sinónimo de lactancia materna prolongada + porteo + colecho porque me parece una visión absolutamente simplista y forzada de algo que no deja de ser mucho más trascendente… y desvirtúa el término.

    Respuesta
  • el 29/11/2010 a las 23:43
    Permalink

    Respeto mucho vuestra manera de vivir la vida y la maternidad, pero desde luego, restáis a vuestros maridos o padres de vuestros hijos una gran oportunidad de participar, ya que os arrogáis una posición exclusiva. Sinceramente, no somos peores madres las que no damos el pecho porque no nos da la gana, ni las que trabajamos fuera de casa. Ah, y el día que nos separamos, no necesitamos suplicar una pensión compensatoria.
    Que le vamos a hacer. Para todo hay gustos.
    Y no os veo nada "contra corriente", os veo tan antiguas como mi abuela. Tanto tiempo luchando por la igualdad, y ahora nos encontramos con que las de la media jornada nos desigualan otra vez…

    Respuesta
  • el 30/11/2010 a las 0:01
    Permalink

    Mira llevo un rato leyendo los coments y preguntandome si contesto o no, pero es que el comentario de la economistadescubierta me ha llegado al alma.

    Para empezar, yo no me identifico con la crianza de apego, ni con ninguna otra crianza. Yo me identifico con lo que yo considero que es lo que quiero y debo hacer, basandome en la decisión libre de tener a mi hijo.

    Cada uno se ajusta a las circunstancias que tiene. En mi caso mis circunstancias son que curro 7 horas al día y que no puedo permitir coger ni excedencia ni nada por el estilo.
    Mi hijo tiene 23 meses y sigo con la teta xq es totalmente compatible con el trabajo y practico el colecho xq para mi (egositamente) es más cómodo tener a mi hijo en la cama.
    Le cojo y le he cogido "encima" de mi totdo lo que me ha dado la gana sin importarme lo que diga la gente.
    Eso que ahora se considera una moda, dar teta hasta los tantos, cargar todo el día con él, dormir con él, etc, esa moda, es lo que se ha hecho toda la vida, este bien o esté mal.

    Pero sí que estoy de acuerdo contigo en algo, cuando dices:

    "Tanto tiempo luchando por la igualdad…"

    Y yo te digo, que razón tienes. Tanto tiempo luchando por la iguaoldad…y la libertad y ahora resulta que no puedo hacer lo que me de la gana con mi hijo, que no puedo darle teta hasta que me de la real gana, que no le puedo meter en la cama y que no le puedo llevar encima ni coger xq se acostumbra.
    Creo que comentarios como el de Elvira Lindo, nos hace dar un paso atrás en la igualdad y la libertad de la mujer.
    O es que lo que queremos es ser hombres?.
    Permiteme, pero me da la sensación de que hay un error de base en vuestrapostura.

    Y su padre puede participar en todo lo que el quiera (menos en darle la teta, claro), creo que es un error generalizar de esa manera.

    Respuesta
  • el 30/11/2010 a las 0:04
    Permalink

    MamáContraCorriente,totalmente de acuerdo con lo de la tontería de "con apego" y "respetuoso".
    ¡Lo que no entiendo es por qué te lo tomas todo tan a pecho!Tu post está cargado de rabia,¿por qué?Si estás segura de tu manera de criar y estás contenta con las decisiones que has tomado, no hay razón para ofenderse. En mi caso recibí muchísimas críticas por volver al trabajo a los tres meses de dar a luz(soy empresaria) pero jamás perdí un segundo en ofenderme por ello porque creía en lo que hacía.

    Respuesta
  • el 30/11/2010 a las 0:33
    Permalink

    Estoy de acuerdo con tus reflexiones al respecto.
    Vaya mezcla de conceptos! Es un artículo pésimo, típico de indocumentados!
    Siempre hay gente que escribe de lo que no sabe, también pasa en otros campos como en la literatura científica por ejemplo.
    Hay infinidad de puntos en los que este artículo falla, la mayoría ya se han comentado, pero a mi me ha llamado mucho la atención esta frase, textualmente dice "Eso sin contar con la obsesión histérica por los cuidados prenatales".
    Pues bien gracias a esos cuidados prenatales la morbimortalidad, tanto de las madres como de los recién nacidos, ha descendido de manera muy significativa.Y me parece muy superfluo tratarlo como una "obsesión".
    Yo me preparé con esmero para ser una buena profesional, y llegado el momento también me preparé y me cuidé lo mejor que pude para tener a mis hijos!

    Respuesta
  • el 30/11/2010 a las 0:57
    Permalink

    Laeconomistadescubierta, sin acritud, se nota que has leído poco mi blog, como es normal. Llámalo contra corriente o como quieras, tu misma has dicho que somos unas antiguas. Vale, aceptamos barco. "Nosotras" tan felices y tu también, ¿no?. Yo es que paso de ser moderna y progre por imposición, no va nada conmigo.

    La teta reina, gracias por tu comentario, de verdad. Aunque te diré que a veces creo que no merece la pena entrar a trapo de personas que sólo comentan para sembrar polémica, te lo digo como lo siento.

    Metafrastida, el problema es intentar ponerle nombre a algo que no lo tiene… No te creas que me lo tomo a pecho, me fastidia, pero no me va la vida en ello. Sin embargo, sí te digo que es cansino que haya tantísima gente, sobre todo otras mujeres, que cuando se enteran de que no trabajo porque quiero cuidar a mi hijo en exclusiva me miran como una loca majara y una maruja sin cultura ni beneficio. Es injusto, casino y a veces agotador. En algunas ocasiones incluso creo que esas caras, esos desprecios, son porque en el fondo muchas quisieran hacer lo mismo y no se atreven porque no es moderno, no es cool, no te hace estar en la onda… en fin, para qué seguir…

    Dulce Piruleta, pues es que no he comentado todo lo que ha dicho pero no sé si podría salvar un par de frases sin decir nada al respecto, el artículo es terrible de cabo a rabo.

    Respuesta
  • el 30/11/2010 a las 1:11
    Permalink

    y yo me pregunta ¿ acaso nadie nos ha venido a preguntar a nosotras lo que queríamos ? Porque veo que hay mucha feminista suelta por el mundo que va luchando por ahí por el bien de todas las mujeres… Pero, ¿ quien ha hecho la encuesta ? es que a mi nadie me ha preguntado…
    Yo no creo que sea cuestión de modas, sino de lo que cada uno siente en su interior…Las etiquetas igual son una tontería, pero creo que sirven para definir las cosas, para facilitar el hablar de ello…
    Y lo de que no dejamos espacio a las parejas… bueno, me abstendré a comentarlo….( que calladita estoy más mona…)

    Respuesta
  • el 30/11/2010 a las 1:23
    Permalink

    LadyA, yo creo que no, que nadie pregunta. Se da por hecho que el ideal de mujer moderna es aquella que tiene un súper curro de responsabilidad y gana mucha pasta, vive en una buena casa, con un par de buenos coches y tiene unos niños perfectos a los que lleva a estupendos colegios privados. No se concibe que una mujer pueda desear otra cosa o, si lo desea, se piensa que está loca, que la han engañado, o que es una pobrecilla, con dos dedos de frente (¡o menos!).

    Hace unas décadas era obligatorio que una mujer lo dejase todo para dedicarse a su familia (aquello de la pata quebrada). Ahora es obligatorio tener éxito profesional y económico para que no te consideren una piltrafilla.

    Estoy de acuerdo contigo en que las definiciones facilitan hablar de las cosas, por eso yo suelo hablar también de crianza con apego, natural, etc, pero reconozco que no me gusta emplear el término por las connotaciones que lleva.

    Lo de no dejar espacio para nuestras parejas, a parte de ser un argumento absurdo como pocos, es que además en mi caso ni aplica (entiendo que hablan principalmente de la exclusión del hombre en la alimentación del bebé y, en mi caso, mi marido ha dado un millón de biberones).

    No sigo, podría estar toda la noche argumentando.

    Respuesta
  • el 30/11/2010 a las 10:04
    Permalink

    Siento continuar el hilo, pero el tono de algunas no me gusta. A la señora Lindo le va muy bien la vida y opina sobre las pobres mamás que no han querido trabajar en esos puestos que tanto realizan a la persona, como fregar escaleras, como trabajar los sábados en una tienda, etc…ella desde su pisito de Nueva York decide que son unas hipis, que eso de no querer trabajar es de abuelas…pues nose si es la más indicada, la verdad.
    Entiendo a la gente que no quiere trabajar en un trabajo basura y prefiere estar con los peques. O que pasa de entrar en el juego capitalista (siento ponerme un poco anarquista, pero tengo este punto) y prefiere hacer otras cosas más gratificantes.
    Creo que las mujeres tenemos que tener otras cosas que nos llenen a parte de los hijos, pero no tiene porque ser el trabajo y menos como están las cosas…
    Por cierto, estoy en paro desde hace un año y medio…desde que me quedé embarazada…que hago? me siento mal por la sociedad que nos ha tocado, que no quiere darme trabajo o disfruto de los momentos que tengo con la niña y aprovecho para hacer un montón de cosas que me apetecían. Mejor lo segundo 😉

    Respuesta
  • el 30/11/2010 a las 10:12
    Permalink

    Anna, yo veo las cosas como tu. Por desgracia, hoy día son muchas las mujeres que se encuentran en trabajos poco satisfactorios en lo personal, con sueldos bajos y que implica muchas horas fuera de casa. Aún así, parece que la sociedad no aprueba que decidan, libremente, dedicarse a cosas más gratificantes como es criar a sus hijos, a pesar de la pérdida de poder adquisitivo que ello supone. Parece que la única libertad que se admite es la de querer trabajar.

    Yo creo que la realización personal se compone de muchas cosas (las que uno quiera) pero francamente me sorprende que haya gente que se realice trabajando, salvo que se trate de un proyecto propio. Esto pertenece ya a mi particular visión de mundo, está claro, yo siempre he sido una mercenaria. Desde mi situación personal, puedo afirmar que para mi tomar la decisión de aprovechar que me despedían para no volver a trabajar no fue fácil, en mi caso existía bastante presión ambiental porque quedarse en casa está muy mal visto.

    Efectivamente, yo también creo que es muy cómodo meterse con cierto tipo de mujeres/madres desde la prepotencia que suele dar tener un "buen" curro y una "buena" posición económica(lo pongo entre comillas porque a mi no me camelan con esas historias, prefiero ser pobre y tener calidad de vida, no me da envidia ninguna).

    Gracias por tu comentario, Anna.

    Respuesta
  • el 30/11/2010 a las 10:13
    Permalink

    Mamá contra corriente, no te lo tomes a mal, pero yo que si que leo tu blog, tengo entendido que no trabajas porque, cuando volviste a tu empresa tu puesto de trabajo no existia y te mandaron a casita incluso con el niño yendo ya a la guarde. No lo critico, yo ahora mismo estoy rezando a ver si soy una de las que largan de mi curro para irme a casa con mi pedugo, porque no he tenido el valor de hacerlo por mi misma. Pero la verdad que decir "Sin embargo, sí te digo que es cansino que haya tantísima gente, sobre todo otras mujeres, que cuando se enteran de que no trabajo porque quiero cuidar a mi hijo en exclusiva me miran como una loca majara y una maruja sin cultura ni beneficio" te resta mucha credibilidad. No dudo que hubieras sido capaz de dejar tu trabajo por tu hijo, pero me consta que no lo hiciste, y que ahora te pongas a defender a capa y espada a las que si lo han hecho no tiene logica. Más que nada porque no les hace falta. La verdad que conozco muchiiiiiiisimas madres trabajadoras, que respetan a las que no trabajan, e incluso las admiran como yo, y muy pocas que piensen antes en el curro que en sus hijo y que piensen que las que se quedan en casa son unas antiguas. Y creo que eres tu la que creas estas guerras entre mujeres de las que tanto te quejas, sintiendote atacada por cualquier comentario que sea directamente hacia a tí, o hacia la vecina, te da igual lo coges y creas una guerra.

    Respuesta
  • el 30/11/2010 a las 10:22
    Permalink

    Descubriendo mi mundo, es verdad que me vino al pelo que mi empresa me pusiera en bandeja el despido. Hubiera vuelto a currar las 4 horas y media de jornada reducida que solicité muy a pesar mío porque tenía miedo de perder el tren. Me imagino que esto le pasará a todas las que, de una forma u otra, dejan de trabajar. Es evidente que cuando pasas mucho tiempo fuera del mercado laboral la reincorporación es mucho más complicada, es algo cuando menos para pensárselo.

    Si finalmente hubiera dejado el trabajo por mi hijo o no nunca lo sabremos. Trabajar cuatro horas y media hubiera sido muy poquito tiempo fuera de casa, pero como me has leído sabrás que a mi hijo le sentó muy mal la guardería y estuvo muy malito casi todo el tiempo que fue. Hubiera tenido que faltar muchísimo a trabajar, más el sufrimiento de verle malo. No puedo poner la mano en el fuego, desde luego, pero estoy convencida de que hubiera dejado el curro igualmente.

    Defiendo a las mujeres que dejan de trabajar por sus hijos porque yo soy una de ellas. Como sabrás, mi empresa me dió la opción de volver aunque fuera en un puesto de mierda, estoy segura de que muchas se hubieran agarrado a ese clavo ardiendo. También hubiera podido optar por buscar otro trabajo, de hecho he tenido alguna ofertilla, poca cosa, pero si quisiera podría volver a reincorporarme al mundo laboral. Ha sido decisión mía quedarme en casa porque ni me interesa lo que el mercado laboral puede ofrecerme ahora ni quiero llevar de nuevo a mi hijo a una guardería.

    Sobre lo que comentas de las mujeres trabajadoras, lógicamente hay de todo y la mayoría son gente maja. Pero yo no tengo que irme muy lejos (en mi propia familia) para encontrar mujeres que me consideran… de otra división.

    Siento que pienses que cuando comento las cosas que me pasan creo guerras. Quizá debería expresarme mejor cuando escribo porque veo que no me captas mucho y eso, en gran medida, es culpa mía.

    Respuesta
  • el 30/11/2010 a las 11:36
    Permalink

    MamaCC, no hagás caso a comentarios como los de descubriendo el mundo….Igaul que ella tiene derecho a opinar, tu también lo tienes..y de sobras, que para algo es tu blog!!!
    yo no creo que busques guerra, simplemente, que como muchas madres, acabas hastiada de la gente que se cree con derecho a opinar sobre todo el mundo como si su palabra fuera ley.

    Respuesta
  • el 30/11/2010 a las 11:49
    Permalink

    mmm… no tengo mucho tiempo para comentar, porque los que practican el encimonismo radical son mis hijos… 😉 (tampoco me he leído toooodos los comentarios, pero sí algunos).

    Sólo decir que, no sé cómo será en NY, pero lo he visto en Berlín, el encimonismo que critica Lindo (que no lo hará muy allá, pero eso es otro tema) y creo que escribí un post en mi blog que venía, más o menos, a decir lo mismo:

    http://mamaenalemania.blogspot.com/2010/09/rabenmutter.html

    No creo que Lindo esté criticando la crianza con apego en sí, sino una actitud que se hace llamar así (y mal, por cierto)… la de los niños a yoga con 2 años o eres mala madre, la de los niños de la mano (y no en el cochecito) porque si no eres mala madre…etc.

    Creo que llamar a los niños "complemento" aquí no ha sido acertado… Yo lo veo más como "mascota"… o sea, tipo los chiguaguas de Paris Hilton, que están súper bien cuidados y llevan diamantes, pero por ese patrón no se pueden medir al resto de las madres que no nos podemos permitir eso… O sea, creo que esa actitud del encimonismo (o tu hijo es tu muñeco particular) no es lo mismo que la crianza con apego "normal" que defendéis muchas por aquí, sino que, hasta cierto punto, incluso es contraria… No sé si me estoy explicando…

    Respuesta
  • el 30/11/2010 a las 12:15
    Permalink

    LadyA, a final los blogs personales son un cajón de sastre… sobre todo un desahogo. Mi intención siempre es la de compartir cosas que me pasan o que pienso y, como tu dices, al final es un desahogo para ciertas cosas que me resultan agotadoras. De todas formas, el medio escrito es lo que tiene, a veces es complicado que capten el mensaje, sobre todo cuando no se está de acuerdo, eso es aplicable a mi, a la Lindo y a todos los que escribimos en la red.

    Mamá en Alemania, si quiere criticar ese tipo de actitudes, digamos, excesivas, lo suyo sería dejarlo claro… incluso pensar en otro término, ¿no?. Como dije ayer, lo que no comprendo es que tengamos que ser los lectores los que nos pongamos a interpretar el contexto vital de esta mujer para ver qué quiso en realidad decir y así disculpar que lo que ha comentado no tenga ni pies ni cabeza en España… lo veo muy forzado.

    Respuesta
  • el 30/11/2010 a las 12:33
    Permalink

    Bien dicho! Elvira, mejor sigue con los cuentos maja.

    Respuesta
  • el 30/11/2010 a las 12:47
    Permalink

    Propongo que la señora Lindo escriba una columna quejándose del permiso de maternidad asqueroso que tenemos en este país y de la desfachatez del gobierno que, con el cuento de la crisis, a decidido no tirar adelante una ley que ya estaba aprobada para ampliar el permiso de paternidad (a lo mejor lo hacen por nosotras, que así entrando a trabajar tan pronto, nos sentiremos más realizadas, no?). Esto si que es para criticar y no que las mamás duerman con sus hijos, los lleven arrastas, les den comida ecológica o lo que quieran, por favor! Que si esto es ser "progre", tela! Ala, ahora si que me quedo tranquila y ya me callo…besos a todas! 🙂

    Respuesta
  • el 30/11/2010 a las 12:52
    Permalink

    Lo que hace la ignorancia y lo que más me escandaliza es que una mujer piense así.
    Pobrecita! ha caido en las redes de la sociedad de consumo capitalista que llama a las mujeres liberadas porque trabajen fuera de casa, se operen las tetas y se gasten medio sueldo en estar moniisimas e hipersexuales y acambio dejen a sus hijos en guarderías, con abuelos o al cuidado de la playstation.
    Parece que quieren que tengamos hijos igual que nos compramos un coche, para sacarlos a pasear y el resto del día tenerlos aparcados.
    POBRES NIÑOS LO QUE TIENEN QUE PADECER CON GENTE COMO ESTA!

    Respuesta
  • el 30/11/2010 a las 13:53
    Permalink

    Hola mamá contra corriente!
    Hace poco que te sigo, pero me tienes enganchada con tus aventuras de mami!
    Yo también soy mamá, tengo un peque de 15 meses, no trabajo fuera de casa y también tengo blog (aunque es de moda).
    Quiero decirte que te doy totalmente la razón en cuanto al artículo de esta señora, primero se metió con los portabebés, luego con la lactancia materna y ahora con la crianza con apego.
    Que sepas que le has dado en toda la boca, yo no lo podría haber dicho mejor.
    Yo tampoco soy rica, mi marido también tiene un sueldo normalito, lo que pasa es q vivimos en un barrio obrero, en un piso de protección con una hipoteca muy bajita, un coche de segundamano y vestimos de Inditex y H&M, todo es cuestión de prioridades, como dices.
    Y nada más, darte la enhorabuena por el blog y por tu peque.
    Besos!

    Respuesta
  • el 30/11/2010 a las 15:40
    Permalink

    añado otra cosa que dijo Elvira Lindo en otra de sus columnas de hará unos dos años, y era que criticaba a las mamás que siempre llevan a sus niños -aunque hayan pasado los tres años- en el carrito McLaren o en el que sea -no hacía publicidad- y que muchas lo hacían para poder ir más rápido o hablar por el móvil al mismo tiempo con quien fuera, y que a ella le gustaba llevarlos de la mano y andando cuando eran pequeños sus hijos, porque aunque todo fuera más lento el viaje era más aprovechado, podían ir hablando entre ellos y no el niño en un carro y la madre dándole al palique con una amiga al teléfono… es decir que provocaba a que perdiéramos más tiempo acompañando de la mano a nuestros hijos y hablando con ellos, y menos carrito obligatorio… vaya, se metía con una forma de vida que nos obligaba a la prisa para todo, pero -una vez más- no se metía con las madres que se veían presas de ese modo de vida sino que nos llamaba a la reflexión sobre el modo de vida que nos veíamos muchas obligadas a llevar…

    Respuesta
  • el 30/11/2010 a las 16:13
    Permalink

    Lo que tengo clarísimo de este asunto es que El País se sube al carro de la polémica. Polémica que inició el diario El Mundo. Pues señores todos, conmigo no cuenten. Si este artículo ha sido un "encargo" a esta señora, ya les vale, y si la señora Elvira Lindo piensa de verdad lo que dice, que penita que me da.
    Le recomiendo se pase usted señora Lindo por el interesante blog del Señor Punset a ver si se pone al día en esto de la educación de los hijos y la dedicación que los niños merecen.
    http://www.eduardpunset.es/9154/general/a-veces-invertimos-mas-en-un-coche-que-en-un-hijo

    Respuesta
  • el 01/12/2010 a las 9:57
    Permalink

    Es cierto que en este artículo, ´mezcla el tocino con la velocidad, pero hay muchos puntos en los que tiene razón. Sobre todo defiendo la crítica que hace a que los que deben cuidar del niño únicamente son los padres. Esto es imposible hoy en día, por lo menos en mi caso. Y me sorprende mucho que precisamente tú, critiques este punto, ya que si no recuerdo mal, y corrígeme si me equivoco, no dejaste de trabajar, sino que te echaron, además de llevar a tu hijo a una guardería y mantenerlo allí aún sin estar trabajando. Te repito que no te critico por ello, es más entiendo que una madre también es mujer y necesita tiempo para ella misma, pero no me parece bien este punto. Muchas madres dejan a sus hijos en guarderías porque no les queda otra, en mi caso pagar la hipoteca con un solo sueldo es imposible, y te puedo asegurar que nos ajustamos el cinturón.
    Y si es verdad que hay padres que tiene a sus hijos como dioses consentidos,(no hablo de bebés a los que hay que mimar) sino de niños a los que hay que educar y poner normas.

    Respuesta
  • el 01/12/2010 a las 10:46
    Permalink

    Gracias Le!

    Anna, gracias, estoy de acuerdo contigo.

    Veronica, buufff, el tema que tocas es súper interesante, me imagino que sabrás lo que pienso yo al respecto, no quiero tratarlo aquí y ahora porque daría para mucho, pero estoy completamemente de acuerdo contigo.

    Timeforfashion, gracias por tus palabras y por pasarte por aquí, espero verte más a menudo.

    Manuela, ayer leí un artículo suyo muy interesante contando su historia cuando se quedó embarazada y me quedé… me quedé que pensé que El País le había encargado escribir un artículo precisamente en el tono en el que hizo este porque no entiendo como una persona puede defender en tan corto tiempo una cosa y su contraria.

    Belén, totalmente de acuerdo contigo.

    Mamá por sorpresa, yo creo que cuando no tienes más remedio que criar un hijo sin tribu, te las terminas apañando. Te lo digo porque conozco matrimonios que están solos en una ciudad sin familia alguna y al final se sale adelante. De todas formas, lo que comenta esta mujer yo no lo he entendido así, yo pienso que hablaba en términos de responsabilidad de la crianza y eso es lo que no comparto.

    En relación con lo otro que comentas, no sé si recuerdas mal o lo interpretaste a tu manera. Mi empresa pactó conmigo un despido puesto que de otra forma no hubiera podido hacerlo. De hecho, nunca me dijeron "te vamos a despedir" sino "tu puesto ya no existe, te animamos a que te reincorpores con nosotros pero no sabemos de qué tareas te vas a ocupar, por eso creemos que te puede interesar la opción de pactar un despido contigo". Si tu quieres interpretar eso como que yo no dejé de trabajar, bueno, tu misma. Creo que algunos teneis mucha insistencia en entenderme para mal.

    En cuanto a la guarde, mi hijo empezó en septiembre y yo me iba a reincorporar en octubre porque quería ser yo personalmente la que se ocupara de su jornada de adaptación y que estuviera siempre disponible por si pasaba algo. Cuando pedí la excendencia lo elegí así por ese motivo y para poder recoger la casa y limpiarla a fondo después de muchos meses de imposibilidad para hacerlo. Habrás leído también que mi hijo estuvo casi todo el tiempo malo y que en cuanto firmé el despido saqué a mi hijo de la guardería, pues además cogió un último virus muy gordo y, después de muchas dudas (pues él lo pasaba muy bien allí), se me despejaron todas de golpe.

    A veces pienso que no debería dar tantas explicaciones porque, diga lo que diga, siempre habrá quien me interprete a su manera, siempre para mal, es increíble.

    En mi entrada habrás leído que digo que para dejar de trabajar hace falta, primero, tener una hipoteca razonable. Es evidente que si hubiera hecho falta un sueldo entero de mi casa para que yo no trabajara, me habría agarrado como un clavo ardiendo a lo que me ofrecía mi empresa y nunca hubiera pensado en reducir mi jornada a la mitad (otro de los motivos por los que no les interesaba mi reincorporación). Te pido por favor que leas de nuevo este punto y no me interpretes mal, te aseguro que cada día que pasa tengo más cuidado con lo que escribo e intento cuidarme mucho de que haya cabida a los malos entendidos… está claro que muchas veces no lo consigo, es una pena.

    En cuanto a los niños consentidos, no hay que confundir niños a los que no se educa con niños a los que se mima y trata con la debida atención. Estoy segura de que todos, hasta la señora Lindo, podemos distinguir la diferencia.

    Respuesta
  • el 01/12/2010 a las 11:14
    Permalink

    No te he malinterpretado, simplemente recordé una entrada tuya que te transcribo textualmente:
    "Desde que a principios de mes fui a mi empresa a firmar mi reducción de jornada y me encontré con que me ofrecían el despido"
    otra:
    "Cuando el día 7 de septiembre fui a mi empresa y me encontré con que no querían que me reincorporara, lo primero que pensé fue: cabrones, ya me lo podíais haber dicho antes y no hubiera metido a mi hijo en la guardería.

    Desde entonces, mi cabeza ha sido un hervidero de ideas. Los meses de julio y agosto, sin ayuda ninguna y con un niño inquietísimo habían sido muy duros y los pocos días que mi hijo había ido a la guardería habían sido un respiro para mi. Me había dado tiempo a ordenar algún armario, limpiar un poco más a fondo, hacer comida más elaborada e incluso ir un día a cortarme el pelo y de compras. Por no hablar de la idea, más que real, de buscar alguna actividad remunerada que pudiera hacer desde casa, algo francamente complicado de llevar a cabo con un niño como el mío al lado. Así que decidimos que el niño seguiría en la guardería, que cumplía, en definitiva, el papel de la tribu que no tengo"
    No deberías justificarte, tienes razón, pero deberías ser más consecuente con lo que escribes.

    Respuesta
  • el 01/12/2010 a las 11:20
    Permalink

    Yo creo que el texto que has transcrito deja bastante claro qué es lo que pasó y cuál fue mi reacción. Hay otros trozos mucho más interesantes que podías haber rescatado, pero esos no te interesan, lógicamente.

    Interprétalo como quieras.

    Respuesta
  • el 01/12/2010 a las 11:28
    Permalink

    En general un poco para todos:

    – Cuando se me acabó la baja de maternidad, pedí una excedencia de unos 7 meses. 7 meses sin cobrar. Algo que mucha gente quisiera hacer y no hace por no poder permitírselo o por miedo a tener problemas en el trabajo. Yo lo hice, no soy una valiente por ello, pero yo la pedí porque quería estar con mi hijo.

    – Cuando llegó el final de la excedencia, yo no queria reincorporarme ni a tiros. De hecho, escribí una entrada planteándome si no me había equivocado pidiendo una excedencia tan corta. En numerosas ocasiones expresé mi deseo de que "algo sucediera" porque yo no quería volver a trabajar pero tampoco me atrevía a dar el paso definitivo.

    – Pedí una reducción de jornada de prácticamente el 50% para que fueran las menos horas posibles, que para mi era un paso previo a dejarlo definitivamente.

    – Cuando mi empresa me ofreció o bien el despido o bien reincorporarme sin saber bien para qué, no dudé ni un segundo en pedir lo primero. Fui yo quien dijo, literalmente: quiero el despido. Si alguien está interesado, tengo los mails de mi empresa donde aun habiendoles comunicado que quería mi despido, que aceptaba la oferta que me habían hecho, me decían que la oferta de quedarme en la empresa seguía en pie.

    – Si yo no quisiera dejar de trabajar, si yo quisiera seguir currando, o bien habría aceptado la reincorporación que mi empresa me ofrecía, o bien estaría buscando empleo o bien habría aceptado alguna ofertilla que me ha salido desde entonces. SI NO HE HECHO NINGUNA DE ESTAS COSAS ES PORQUE NO TENGO INTENCIÓN ALGUNA DE REINCORPORARME AL MERCADO LABORAL, al menos, en los próximos años.

    Yo lo veo claro como el agua. Podré haberme expresado mejor o peor en estos meses pero mi experiencia personal es algo que difícilmente admite visiones más allá de la mía, que soy quien lo ha experimentado.

    Respuesta
  • el 01/12/2010 a las 11:40
    Permalink

    Estoy un poco perdida…
    Pero aqui de que se trata de dar la opinión sobre el artículo o de atacarte a ti personalmente

    :S

    Respuesta
  • el 01/12/2010 a las 12:08
    Permalink

    Cuando escribes un blog con opiniones personales te expones a que haya personas que coinciden con tu opinión o no. Eso es lo que enriquece un blog, eso no es atacar. En ningún caso, es un ataque personal, ya que lo que mamacontracorriente hizo, me parece genial, yo hubiera hecho lo mismo. Sólo que me parece que entra en contradicciones. Por otro lado, debo decir que estoy de acuerdo con muchas de sus opiniones, no con ésta. Y lo he expuesto, creo que de una manera no ofensiva y respetuosa. Si no ha sido así, lo siento, porque no era mi intención.

    Respuesta
  • el 01/12/2010 a las 13:34
    Permalink

    La teta reina, muchas veces me hago esa misma pregunta.

    Mama por sorpresa, estoy de acuerdo contigo en que la riqueza de este blog es el diálogo que solemos tener siempre en temas polémicos. En muchos blogs los autores no responden a los comentarios o lo hacen muy por encima, o dos días tarde. Yo siempre procuro contestarlos todos y, los días que el tema es más controvertido, hacerlo todas las veces que sea necesario y con toda la celeridad de la que soy capaz. Me gustaría pensar que se valora eso, el buenísimo debate que se suele tener por aquí, yo al menos lo valoro enormemente.

    Ahora bien, mama por sorpresa, yo creo que muchas veces la argumentación de un tema termina siendo un ataque personal. Para los que me leeis es fácil, teneis mucho material mío a vuestro alcance, pero a mi no me parece ni correcto ni justo realizar interpretaciones libres de cosas que yo he hecho o dicho cuando me teneis aquí a vuestra disposición para hacer todas las aclaraciones que sean necesarias.

    Nunca jamás he tenido ningún problema en que alguien no esté de acuerdo conmigo, todo lo contrario, he aprendido muchas cosas, he abierto mi mente en muchas ocasiones y no tengo problemas para reconocer cuando alguien tiene razón o me expone cosas en las que yo no había caído. Me gustaría pensar que eso también se me valora.

    En este caso, yo he comentado un texto de Elvira Lindo y varias son las personas que han acabado debatiendo conmigo si yo dejé de trabajar o si me despidieron, si soy maruja por obligación o por vocación y demás sutilezas que, por no encajar mucho con el tema que se debatía (si la crianza respetuosa es una religión sectaria o no), más bien parecen ataques personales.

    Sea como sea, te agradezco mucho que me digas que esa no ha sido tu intención, de verdad que sí.

    Ten por seguro que siempre que alguien me pregunte si tal o cual cosa me parece coherente o contradictoria, se lo responderé sin problemas. Gracias.

    Respuesta
  • el 01/12/2010 a las 18:35
    Permalink

    Yo no soy rica precisamente porque he invertido todo lo que tengo y lo que no tengo, en mis hijas. Y no me pierdo nada. Uno de los mayores gozos de la vida real consiste precisamente en esto: poder amamantar a un hijo aunque ganes 100 veces menos que Elvira Lindo y vivas en un barrio de provincias en lugar de en NY.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com