El reto de educar

No sucede de golpe, pero a veces nos llega el primer aviso sin darnos cuenta: nuestro bebé ha crecido y aunque aún quedan residuos de esa etapa simbiótica con su figura de apego primario, ante él emerge un nuevo horizonte: el de la niñez, el de la primera infancia consciente. Las necesidades han cambiado, se deja atrás la etapa de maternar puro y duro y se entra en la etapa de educar.

Obviamente Mayor sigue necesitando cuidados, soporte, amor y presencia física y emocional, pero lo que ha arrancado con mucha fuerza es la etapa de educar: de acompañarle mientras descubre el mundo conscientemente, de explicarle todos sus porqués, de ayudarle a discernir lo bueno de lo malo, de formarle un espíritu crítico sin por ello convertirle en un rebelde empedernido, de estimularle para que elija su camino

Pienso mucho en un fragmento de una poesía de mi adorado Pedro Salinas, en La Voz a Ti Debida:

Perdóname por ir así buscándote 
tan torpemente, dentro 
de ti. 
Perdóname el dolor, alguna vez. 
Es que quiero sacar
de ti tu mejor tú (…)

Aunque sea un poema de amor de pareja, siento que expresa lo que siento. A veces me duele el corazón, literalmente, pensando si hago lo correcto, si en esa búsqueda de sacar de él su mejor versión lo hago bien o mal, sintiéndome torpe o abrumada. Si las lágrimas que a veces afloran merecen la pena, si vamos por el buen camino o tenemos que dar la vuelta… Muchas preguntas.

Sabía que esto pasaría y sabía que no tardaría mucho, pero quizá por la sucesión de tantos acontecimientos importantes en tan poco tiempo, o porque la falta de sueño me tiene nublado el juicio, no esperaba que llegara ya mismo…

Aunque nunca me ha gustado la soberbia que demuestran algunas madres con hijos más mayores, reconozco que ahora entiendo a qué se referían algunas de esas veces en que banalizaban ciertas cosas. Cuando son chiquititos nos preocupamos por cada estornudo, por cada vez que se les irrita el culete. Que no son preocupaciones infundadas, pues cada etapa tiene lo suyo, pero las preocupaciones que surgen cuando dejan de ser bebés no tienen nada que ver y no hacen sino crecer en importancia para ya no dejarnos nunca. Eso también hace que la segunda maternidad sea muy distinta; ahora comparo preocupaciones y puedo reordenarlas de otra manera. Cosas por las que me preocupé entonces, ahora, con Bebé, me parecen nimiedades. Pocas cosas me preocupan de Bebé y, en cambio, sí tengo inquietudes con respecto a Mayor. Es la vida, que te enseña.

Educar a mis hijos es un reto, el más importante de mi vida.

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

14 comentarios sobre “El reto de educar

  • el 10/12/2012 a las 10:15
    Permalink

    Con la experiencia se tiende a relativizar muchas cosas, y menos mal porque sí a a dura tarea de educar a un niño (ya no bebé) le sumamos las mil preocupaciones por un bebe cuando somos primerizas, nos volveríamos locas!
    Entiendo perfectamente ese sentimiento abrumador de pensar si lo estamos haciendo bien (con los mayores), porque realmente es algo tan importante, de tantísima responsabilidad y con unas repercusiones de tal magnitud, que quien no se sienta alguna vez así creo que no a entendido que significa ser madre/padre!
    Besiños!

    Respuesta
  • el 10/12/2012 a las 10:22
    Permalink

    Eva, Buenísimo! no podrías haberlo expresado mejor. ¡Gracias! Te veo muy inspirada últimamente! 🙂
    Besos
    Begoña

    Respuesta
  • el 10/12/2012 a las 10:27
    Permalink

    No hay día que no me sienta así un rato u otro y es que el reto de educar es muy grande y a menudo no sabemos si hacemos lo correcto. Gracias por compartir, así no nos sentimos solas delante de tan gran reto 🙂

    Respuesta
  • el 10/12/2012 a las 10:50
    Permalink

    Que difícil es amiga!!, y las preocupaciones por los hijos nos acompañaran toda la vida (eso siempre me lo ha dicho mi madre).. y tienes razón lo que antes nos preocupaba ahora lo vemos como una tontería y lo que ahora nos preocupa nos parece un mundo… y dentro de unos años lo recordaremos con una sonrisa.

    Respuesta
  • el 10/12/2012 a las 11:21
    Permalink

    Aix Eva, es tan extremadamente complicado. Y siento decirte que a mayor edad, mayores problemas. Lo único bueno es que sufres desmesuradamente una vez, porque aprendes con el primero y con el segundo (las segundas en mi caso) vas bastante más rodada y facilita mucho las cosas.

    Sólo podemos intentar hacerlo lo mejor que podamos y, siempre, de corazón y convencidas.

    Besazos princess!

    Respuesta
  • el 10/12/2012 a las 12:15
    Permalink

    Es una gran responsabilidad, desde luego, pero seguro que cargada también de momentos muy gratificantes. Supongo que es normal tener esas dudas pero yo cuanto más te leo, mejor me parece que lo estás haciendo. Eres una gran mamá.
    Un beso.

    Respuesta
  • el 10/12/2012 a las 12:16
    Permalink

    A mí esta es la parte que de verdad me impone respeto, porque es lo realmente dificil, y me temía que será como apuntan las que nos van por delante “cada vez más complicado”. Así que sólo puedo decir que te entiendo, vaya si te entiendo… y eso que aún no tengo un segundo, y me falta esa parte de aprender a relativizar, que creo que me vendría muy muy bien. Un beso guapa!

    Respuesta
  • el 10/12/2012 a las 16:37
    Permalink

    Si te sirve de algo, te llevo leyendo desde hace mucho, y por lo que cuentas y transmites, estoy segura de que esto de educar lo vas a hacer muy bien. Y las que vamos por detrás agradeceremos que nos cuentes tus experiencias. Ánimo y un abrazo.

    Respuesta
  • el 10/12/2012 a las 18:58
    Permalink

    Buff, ya te digo…Yo me pregunto cada día si lo estaré haciendo medianamente bien…
    Un besote.

    Respuesta
  • el 10/12/2012 a las 19:40
    Permalink

    A mí siempre me da la sensación de que eres una persona muy reflexiva en lo que se refiere a tu maternidad, así que te animo a seguir como hasta ahora, con tus (seguramente) cientos de errores pero también cientos de éxitos, y sobre todo con el esfuerzo de recapacitar sobre si este es el camino.
    Me ha hecho mucha gracia esta entrada porque mi padre siempre nos dice que los hijos ocupan requieren casi todos tus pensamientos desde que ves el positivo,y siempre te plantean un reto.

    Respuesta
  • el 14/12/2012 a las 10:45
    Permalink

    Desde luego… los mayores son los maestros. Yo siempre lo digo, sigo mucho más pre-ocupada por Marcos que por Lucas, y supongo que será así siempre porque es el que abre camino.
    Y, como decía mi madre, niños pequeños preocupaciones pequeñas, niños grandes preocupaciones grandes, así que la que nos queda… 😉

    Respuesta
  • el 14/12/2012 a las 17:28
    Permalink

    Supongo que cada etapa tiene sus preocupaciones, pero sí, estoy segura de que conforme vayan creciendo ellos, también lo harán ellas. Solo nos queda acompañarles y ayudarles tanto como podamos, y si te sirve de algo, por lo que leo, parece que tú eso lo haces muy bien 🙂

    Respuesta
  • el 05/01/2013 a las 22:26
    Permalink

    no te tienes que preocupar, lo haces genial!! sabes que siempre puedes contar con supernany!!los niños tienen su etapa, los adolescentes otra un poco mas complicada, y luego viene la de mayor compromiso: aceptar que son adultos responsables (no siempre contaran con nosotros para que criemos a los nietos), tienen un buen trabajo y están satisfechos con ello (sea en el extranjero o no, si necesitan irse, por algo sera). está científicamente demostrado que los hijos que son felices con el tiempo colman a sus padres de bondad (de que se sientan orgullosos de tus hijos) y regalos. la clave es educar desde el compromiso del respeto, el cariño y la convivencia, además de inculcarles verdaderos valores humanos. mil besos guapa

    Respuesta
    • el 06/01/2013 a las 21:52
      Permalink

      Muchísimas gracias Isa, un beso grande para ti.

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com